“Estén abiertos para que lleguen a estar cada vez más en unión con Dios, con sus familias, con sus vecinos”

Mensaje de Nuestra Señora de la Preciosísima Sangre
A Thomas “Mac” Smith 

Fecha: Abril 1, 2017
Lugar: Home of Charles and Betty Barbre, Baton Rouge, Luisiana, USA 

MAC:
It is Mary with Jesus standing beside her and the Trinity overhead. Michael the Archangel is there. Charlene, Padre Pio, St. Theresa of Avila, St. Theresa of the Little Flower and all of the saints are there. I can see over them. There are very many. 

MAC:
Es María con Jesús de pie junto a Ella y la Trinidad por encima de Sus cabezas. El Arcángel San Miguel está allí. Charlene, el Padre Pío, Santa Teresa de Ávila, Santa Teresita del Niño Jesús y todos los Santos están allí. Puedo ver por encima de ellos. Hay muchos. 

OUR LADY:
I come to you today as your Mother knowing you have many sorrows here in this area due to water and other things. Some of you have not even been able to move back into your houses after almost a year. That is hard but there are a lot of people in this world that don’t have a house; don’t have anything to live in. They live on the ground. That is not to say you shouldn’t have a house. It is to let you be reminded of what you had and what you have in contrast to many people, many billion who do not have a house or have one that is made out of grass or ragweed or some other compound. 

NUESTRA SEÑORA:
Yo vengo hoy a ustedes como su Madre, sabiendo que ustedes tienen muchos pesares aquí en esta zona, debido al agua y otras cosas. Algunos de ustedes ni siquiera han podido regresar a sus casas después de casi un año. Eso es duro, pero hay muchas personas en este mundo que no tienen una casa; no tienen nada en qué vivir. Ellos viven en el suelo. Esto no quiere decir que ustedes no deberían tener una casa. Es para que recuerden lo que tenían y lo que tienen en contraste con muchas personas, muchos miles de millones que no tienen una casa o tienen una que está hecha de paja o esterilla, o alguna otra combinación. 

I come to talk to you about your journey. We always have the power of prayer. That is the answer to everything. In order to have the power of prayer, we should have to have a sound attitude, a basic attitude which is to be opened to be healed. Be open to become more and more in union with God, with your family, with your neighbor, and with praying for people who we don’t even know. God takes that prayer and uses it to convert people.

Yo vengo a hablarles acerca de su viaje. Nosotros siempre tenemos el poder de la oración. Ésa es la respuesta a todo. A fin de tener el poder de la oración, nosotros deberíamos tener una actitud sana, una actitud básica que es estar abiertos para ser sanados. Estén abiertos para que lleguen a estar más y más en unión con Dios, con sus familias, con sus vecinos; y con la oración por personas que ni siquiera conocen, Dios toma esas plegarias y las utiliza para la conversión de la gente.

The time for your healing partly, is now. Some of you have been here before. Some of you have been to healing services in Little Rock. You have gotten healing and you want more. Healing is not just for today. I say this all the time. It is a preparation. You need to come back to healing places, not every week but maybe every month or every three months to check yourself out and to get more healing.

El tiempo para su sanación, en parte, es ya. Algunos de ustedes han estado aquí antes. Algunos de ustedes han estado en servicios de sanación en Little Rock. Ustedes han obtenido la sanación y quieren más. La sanación no es sólo por hoy. Yo digo esto todo el tiempo. Es una preparación. Ustedes deben volver a los lugares de sanación, no todas las semanas, pero tal vez cada mes o cada tres meses para revisarse a sí mismos y para conseguir más sanación.

That is going to happen on this earth some time. It is not happening very much or I’ll say at least most of the people aren’t getting healing of any kind. However, there are a lot of people saying prayers, a lot of people going to Mass, a lot of people going to adoration. That is all prayers for healing if you want it to be. What I want from you is a two minute concentration everyday on God, with God, two minutes. You can do what you want with the rest of it. If you give Me two minutes, I will take it and I will convert the world with it.

Eso va a suceder en esta Tierra alguna vez. No está ocurriendo mucho o diré que al menos, la mayoría de las personas no está alcanzando sanación de ningún tipo. Sin embargo, hay mucha gente diciendo oraciones, mucha gente que va a la Misa, muchas personas que van a la adoración. Todo eso son oraciones para la sanación si ustedes quieren que lo sean. Lo que Yo quiero de ustedes son dos minutos de concentración diaria en Dios, con Dios, dos minutos. Pueden hacer lo que quieran con el resto. Si Me dan dos minutos, Yo los tomaré y convertiré al mundo con esto.

Thomas has been ill. God has remade him, He had to go through things but he is remade. All he has to do is build his muscles up now. When he gets that done, which will probably be after June, he will be going full speed ahead. Also he will be starting the awareness of the grotto and the shrine to Me, which will be honored by people from all over the world. Through the hand of God and the people that are behind him he will get what he needs to get it started. We will have Our Lady of the Most Precious Blood and the Sacred Heart of Jesus and those who are important to this ministry in a place of healing prayer.

Thomas ha estado enfermo. Dios lo ha reconstituido, él tuvo que pasar por muchas cosas pero está renovado. Todo lo que tiene que hacer ahora es fortalecer sus músculos. Cuando lo haya hecho, lo que probablemente será después de junio, él estará a toda máquina. También él empezará a sensibilizar sobre la Gruta y el Santuario para Mí, que serán sufragados por personas de todas partes del mundo. A través de la Mano de Dios y de las personas que lo respaldan, Thomas obtendrá lo que necesita para empezar. Tendremos a Nuestra Señora de la Preciosísima Sangre y al Sagrado Corazón de Jesús y aquellos que son importantes para este ministerio, en un lugar de oración de sanación.

But today focus yourself on God. Ask God what it is He wants from you and tell Him what you want from Him. That is all I have to say. Amen!

Pero hoy, concéntrense en Dios. Pregúntenle a Dios qué es lo que quiere de ustedes y díganle qué quieren de Él. Eso es todo lo que tengo que decir. ¡Amén!

________________________
Fuente: http://thebloodofthelamb.net/?page_id=1078

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/

Los Mensajes de Thomas ‘Mac’ Smith publicados en esta página:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/thomas-mac-smith/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

“Esta Gruta será conocida como “Nuestra Señora de la Preciosísima Sangre”. Atraerá a personas de todas partes del mundo.”

Mensaje de Jesús
A Thomas “Mac” Smith 

Fecha: Marzo 23, 2017
Lugar: ST. JOSEPH CATHOLIC CHURCH, PLAISANCE, LUISIANA, USA

JESUS:
I am Jesus Christ, second Person of the Blessed Trinity, Son of God. I speak the words of My Father tonight for I AM, the Trinity is, I AM WHO AM, the Alpha and the Omega. I come to give you words that must be said from the Blessed Trinity, the words the Father has spoken through Me. As always, I have spoken the word of the Father. 

JESÚS:
Yo Soy Jesucristo, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, el Hijo de Dios. Yo digo las Palabras de Mi Padre esta noche pues YO SOY, la Trinidad ES, YO SOY EL QUE SOY, el Alfa y la Omega. Yo vengo a darles las Palabras de la Santísima Trinidad que deben ser dichas, Palabras que el Padre ha hablado a través de Mí. Yo he hablado, como siempre, la Palabra del Padre. 

Thomas Smith is going to receive surgery tomorrow, a surgery which he has needed for three years. This will surly be for a heart pacemaker. Which will give him the strength and the motivation to carry out this ministry in time. Pray for him. He is also going to receive a word from My Mother at Fatima. Pray for him.

Thomas Smith va a recibir cirugía mañana, una cirugía que ha necesitado durante tres años. Esto seguramente será para un marcapasos cardíaco. El cual le dará la fuerza y el impulso para llevar a cabo este ministerio en el tiempo. Recen por él. También él va a recibir una palabra de Mi Madre en Fátima. Recen por él.

Ville Platte and South Louisiana, mainly, will be the cause and the greatness of this ministry. It will take time. There will be people involved who have not even thought about this ministry until it lands right into their laps. Some may not even be from Ville Platte. Ville Platte has an intercessary prayer group appointed by Me to pray not only for Ville Platte but for the whole world. If they say one prayer it will be good enough for the whole world on the day that it is said. They can say private prayers and it will also be for the whole world. That is because I have anointed it. It meets every Wednesday from 9:00AM to 12:00Noon except when something unexpectedly may happen. It is not closed and is open to anyone, however, those to whom I have given this gift will know it and will know what to do with it. The Ville Platte ministry will expand the counseling and soaking prayer.

Ville Platte y el sur de Luisiana, principalmente, serán el motivo y grandeza de este ministerio. Ello tomará tiempo. Habrá personas involucradas que ni siquiera piensan en este ministerio hasta que se hayan visto envueltas. Algunos pueden incluso no ser de Ville Platte. Ville Platte tiene un grupo de oración de intercesión designado por Mí, para orar no sólo por Ville Platte sino por el mundo entero. Si ellos rezan una oración, será lo suficientemente buena para el mundo entero en el día en que se diga. Ellos pueden decir oraciones privadas y también serán por el mundo entero. Es porque Yo la he ungido. Se reúnen todos los miércoles de 9:00 de la mañana a 12:00 del mediodía, excepto cuando algo inesperado pueda suceder. No es un grupo cerrado y está abierto para cualquiera, sin embargo, aquellos a quienes Yo he dado este don lo sabrán, y sabrán qué hacer con él. El ministerio de Ville Platte ampliará el servicio de asesoramiento y la oración de absorción.

In the future a grotto will be built. The water that will flow from the front will be blessed by Me, the Father and the Holy Spirit and My Mother. It will have healing powers. My Mother has told Thomas not to push things; he must let them come as they come from the hand of God. Charlene Richard, who is a saint according to the kingdom of heaven, Padrre Pio, who is with Father Smith always, St. theresa the Little Flower, St. Faustina and St. Theresa of Alvila will all be a part of the grotto. These things will be constructed with God’s power.

En el futuro, se construirá una Gruta. El agua que va a fluir desde el frente estará bendecida por Mí, por el Padre y el Espíritu Santo, y por Mi Madre. Ésta tendrá poderes de sanación. Mi Madre le ha dicho a Thomas que no empuje las cosas; él debe dejarlas llegar como vengan de la Mano de Dios. Charlene Richard, que es una Santa según el Reino de los Cielos, el Padre Pío, que está siempre con el Padre Smith, Santa Teresa la Pequeña Flor, Santa Faustina y Santa Teresa de Ávila serán todos, parte de la gruta. Estas cosas se construirán con el poder de Dios.

This grotto will be known as “Our Lady of the Most Precious Blood”. It will draw people from all over the world. I say these thimgs I know. I AM WHO AM, the Alpha and the Omega. All thingss come thorugh Me from the Father and santified by the Holy Spirit. There are people who love the Holy Spirit very much in this area. People all need the Holy Spirit. You will not get to Heaven without the Holy Spirit because He sanctifies everything. He is the Sanctifier.

Esta Gruta será conocida como “Nuestra Señora de la Preciosísima Sangre”. Atraerá a personas de todas partes del mundo. Yo digo estas cosas, Yo lo sé. YO SOY EL QUE SOY, el Alfa y la Omega. Todas las cosas vienen a través de Mí desde el Padre y santificadas por el Espíritu Santo. Hay gente que ama mucho al Espíritu Santo en esta zona. Todas las personas necesitan al Espíritu Santo. Ustedes no alcanzarán el Cielo sin el Espíritu Santo porque Él lo santifica todo. Él es el Santificador.

There are many suffering souls, many souls not only in South Louisiana but all over the world, hurting souls. Souls, that if they only knew the truth, would absorb it. Then there are souls who no mater what truth they hear they would ot accept it. But prayer they can change.

Hay muchas almas que sufren, muchas almas, no sólo en el sur de Luisiana sino por todo el mundo, almas heridas. Almas que si sólo conocieran la verdad, la asumirían. Luego hay almas que sin importar la verdad que escuchen, no la aceptarían. Pero con oración ellos pueden cambiar.

There is also a statue of MY Mother, Our Lady of Fatima. She is presenting herself at Sacred Heart Church in Ville Platte, All of you need to go by and see her. She is granting special graces and priviliges to those who do. Take someone with you or take someone who can’t go and give them to her.

Hay también una estatua de Mi Madre, Nuestra Señora de Fátima. Ella se está presentando en la Iglesia del Sagrado Corazón en Ville Platte. Todos ustedes necesitan pasar a verla. Ella está concediendo gracias especiales y privilegios a quienes van. Lleven a alguien con ustedes o lleven a alguien que no pueda ir y entréguenlo a Ella.

There will be no healing service in April – only the one at Sheila Miller’s which is the one next week coming up. I want you to think and reflect in prayer where you belong, who you belong to, where you want to go and how far into that you want to get.

No habrá servicios de sanación en abril – sólo uno en casa de Sheila Miller, que será la próxima semana. Quiero que ustedes pienses y reflexiones en oración, dónde debes estar, a quién le perteneces, a dónde quieres ir y qué tanto quieres alcanzar. 

I have come to bear witness to this as the truth with the light of God and the saints. This may seem to supernatural for you. That is where you are wrong. You are already supernatural thorugh your Baptizism. Then you are Confirmed in it. You live it by participating in the Eucharist. You live it in the Sacrament of Matrimony, a sacrament of eternal peace. You are healed and prepared for death with the Anointing of the Sick. You have this and all the angels and saints and the history of the saints and the history of the Church. Why should you worry? You don’t look at the Saints and the History of the Church the way you should. A good thing to read, just a few pages a day, is The Catechism of the Catholic Church. You will see its truth, its apostolic succession, its holiness and its canonistic universality. Become Catholics again. I am calling the human race especially those that get the graces of Jesus Christ, Me, through the Catholic Church. Although I am not condemning any church but if you want the whole truth go to the Catholic Church ad pray that you know the difference between a dogma and a saying.

Yo he venido a dar testimonio de esto como la verdad, con la luz de Dios y de los santos. Esto les puede parecer sobrenatural. Ahí es donde se equivocan. Ustedes ya son sobrenaturales a través de su Bautismo. Y después son Confirmados en ello. Lo viven al participar en la Eucaristía. Lo viven en el Sacramento del Matrimonio, que es un sacramento de paz eterna. Ustedes son sanados y preparados para la muerte con la Unción de los Enfermos. Tienen esto y a todos los ángeles y santos, y la historia de los santos y la historia de la Iglesia. ¿Por qué deberían preocuparse? Ustedes no ven a los Santos y la Historia de la Iglesia de la manera en que deberían. Una cosa buena para leer, simplemente unas pocas páginas al día, es El Catecismo de la Iglesia Católica. Verán su verdad, su sucesión apostólica, su santidad y su universalidad canónica. Vuelvan a ser católicos otra vez. Estoy llamando a la raza humana, especialmente a los que obtienen las gracias de Mí, Jesucristo, a través de la Iglesia Católica. Aunque Yo no estoy condenando a ninguna iglesia, pero si quieren la verdad completa, vayan a la Iglesia Católica y recen para poder reconocer la diferencia entre un dogma y un dicho.

This is a long message I know, but I have given this essage to bear witness of what is goinog to happen. I give My blessing now. Amen!

Sé que éste es un mensaje largo, pero Yo he dado este mensaje para dar testimonio de lo que va a suceder. Ahora les doy Mi bendición. ¡Amén!

MAC:
I am going to have to say something about this. This was an intellectual vision. Mary was standing beside Him and she was dressed as Our Lady of Sorrows because this is Lent. She didn’t have the look of sorrow on her face beause of who is here. She had a look of sorrow because of the people who don’t attend anything. Padre Pio was here. Charlene is here. St. Faustina, St. theresa of Avila, St. Theresa of the Little Flower and St. Theresa of the Andes in Venezuela. This was a message from the Son of God and it is hard but it is good. 

MAC:
Voy a tener que decir algo sobre esto. Ésta fue una visión intelectual. María estaba de pie junto a Él y estaba vestida como Nuestra Señora de los Dolores porque estamos en Cuaresma. Ella no tenía la expresión de dolor en Su rostro por quién está aquí. Ella tenía una expresión de dolor debido a las personas que no asisten a nada. El Padre Pío estaba aquí. Charlene está aquí. Santa Faustina, Santa Teresa de Ávila, Santa Teresa de Lisieux y Santa Teresa de los Andes en Venezuela. Este fue un mensaje del Hijo de Dios y es fuerte, pero es bueno.

________________________
Fuente: http://thebloodofthelamb.net/?page_id=1078

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/

Los Mensajes de Thomas ‘Mac’ Smith publicados en esta página:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/thomas-mac-smith/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

“Os alerto, os avecina gran ruina moral y de fe si no retomáis el camino de Mi Cruz, que es renuncia total y penitencia.”

JULIÁN SOTO AYALA, “EL DISCÍPULO” / MÉXICO

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO,
Recibido por Discípulo. Jueves, 18 de Mayo del 2017 / 1:30 pm
Ciudad de Lobos, Provincia de Buenos Aires, Argentina

“El que es fiel en lo poco, se le confiará aún más.”

Mis Promesas para Mis hijos, son válidas, para todo el que cree en Mí.

Mi Misericordia rompe la barrera y el espacio, no hay límite, pues YO Soy la Omnipotencia Divina y en Mí solo hay Verdad y Justicia.

Dichosos vosotros los que aún podéis discernir estos tiempos.

Yo Soy Jesús, quien dicto este mensaje a todo este país muy amado por Mi Corazón y muy bendecido por el amor del  Corazón puro de Mi  Dulce Madre.

Y tú, Discípulo fiel, escribe:

Éste es el tiempo de la dura prueba que Mi Iglesia tiene que enfrentar con valentía y Fe. El propósito de la renuncia total a todo apego vano que os aleja de Mí, cobra ahora gran valor. Mis profetas de estos tiempos os han hablado con la verdad, la misión de ellos es hablar la verdad, derribando los muros de mentira y discordia que tanto hiere el corazón de este Mi amado país.

Os alerto, os avecina gran ruina moral y de fe si no retomáis el camino de Mi Cruz, que es renuncia total y penitencia.

Sin fe es imposible agradar a Mi Padre que os da cada día este don maravilloso.

Podrán venir ventiscas y borrascas, tornados y huracanes, tormentas y ciclones, pero la fe autentica se preservará en esta tierra.

Encadenaré la Fe auténtica a Mi Corazón Eucarístico, para que los sobrevivientes de esta tierra, al igual que en otras regiones del mundo, vean cumplidas las promesas de Cielo Nuevo y Tierra Nueva.

Este país sufre por falta de amor a Mis Promesas que son justas y verdaderas.

¡Ah…, Argentina, último confín de América Latina, tus hijos lloran por falta de cariño y amor!

Ruega a Mí, nación privilegiada, para que las Gracias que Mi Padre ha derramado sobre ti fluyan, convirtiendo así para los pobres, los ignorantes y los débiles, en torrentes de Agua Viva que se derramen por doquier.

Duro será, para muchos de Mis hijos aceptar la corrección Divina que viene, es necesario que esta nación sea purificada, cribada en el crisol de la desolación.

Si bien, Dios Mi Padre no tuvo compasión de Sodoma y las demás ciudades,  no las perdonó porque el grado más alto de la soberbia fue la desobediencia a Su Santa Ley…

¡¡¡Profetiza, hijo Mío Discípulo, sobre esta nación y di en Mi Nombre!!!

Si las colinas y montes tuviesen oídos para oír y ojos para ver, le reclamarían a esta nación su obstinada falta de fe…

¡Las leyes contrarias a la misma naturaleza de la vida humana, la sangre clama al Cielo!

Sangre de los mártires de los vientres, sangre de justos que lavan las afrentas de este pueblo.

Aquí Mi Sangre protegerá a todo aquel que persevere en la Fe auténtica. Yo, Jesús, deseo bañar y cubrir continuamente esta nación con Mi Sangre Redentora.

Soplará un viento fuerte y frío del Este.

Aquí están los cimientos del mundo, aquí está la fuerza de la profundidad de la Tierra; aquí, sobre vuestras costas, se elevará la espuma del mar y las ondas magnéticas del Polo Sur se invertirán hasta el Norte, cuando suceda la cuarta llamarada del Sol y se ponga en conjunción en el firmamento.

¡Ah, amada nación Mía!, no abuséis de la Misericordia Divina, lo que es lícito a Mis Ojos, lo que es grato a Mis Ojos cumplidlo ya con hechos, pues la vana palabrería se tornará en silencio cómplice.

Clamad ahora y arrepentíos de corazón, haced todas las obras de misericordia que podáis mientras sea de día.

Y tú, Discípulo Mío: Come, descansa y bebe sólo agua y dile a este país que Mi Corazón esta sediento de oír palabras de agradecimiento, de súplica y de verdadera contrición.

Vuelve, pueblo Mío, tus ojos a Mí, que Soy tu Salvador.

IXTUS

________________________

Fuente:
APOSTOLADO DE REPARACIÓN Y DESAGRAVIO A LOS SAGRADOS CORAZONES:
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/2017

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/  

Todos los Mensajes de Julián Soto, “El Discípulo”, publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/julian-soto-el-discipulo/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | 2 comentarios

“En ese lugar habitará el Profeta y habitará el Sacerdote, en ese lugar se alabará y bendecirá Mi Presencia Eucarística”

JULIÁN SOTO AYALA, “EL DISCÍPULO” / MÉXICO

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
Domingo, 23 de Abril, 2017
Oratorio de Comunidad San José 

Yo le transmitía Mis conocimientos a San José, Mi padre, para que fabricara los muebles más hermosos, de esa manera, nunca le faltaba el trabajo a él y Yo y Mi Santa Madre comíamos de su trabajo. Y cansados del trabajo de carpintería íbamos a casa y Mi Madre Santísima tenía preparadas las panelas de queso y miel, con sus manos santas y bonitas hacía los panes que Nosotros, dando gracias al Padre partíamos con felicidad, y José estaba cansado y alegre; así quiero que sean los hombres de ahorita en esta comunidad, que aunque estén cansados estén alegres porque así era Mi padre José aquí en la Tierra.

Qué hermoso es saber que ustedes tienen la protección de Mi padre San José. Él les va a traer el LIRIO DE LA PUREZA a las jovencitas y a las adolescentes y a las niñas, y Él les traerá el LIRIO DE LA PUREZA a los adolescentes, a los jovencitos, y les dará el LIRIO DE LA PUREZA a las parejas también.

Son Mi familia, dice el Señor, ustedes ahora son Mi familia, y puedo contarles muchas cosas, y puedo decirles que aquí en este lugar Soy bien recibido, estoy alegre con ustedes, porque están trabajando con mucho amor y esfuerzo, pero este sol está haciendo bastante daño; entonces, a trabajar en horas tempranas cuando aclare y se puedan ver la cosas. Hay que trabajar muy temprano porque el sol está lanzando rayos que les pueden causar quemaduras en su piel y puede producir cáncer y destruir las células de su cuerpo una a una.

Finalmente, les tengo preparadas grandes y buenas noticias, si son fieles y obedientes a Mí, las daré y las tendréis aquí próximamente, en ninguna parte del mundo las daré sino aquí. Porque aquí quiero estar, porque aquí un día, no muy lejano, ya pronto Estaré, en Mi Presencia Eucarística, porque ya Estoy hablando en estos momentos al corazón del Sacerdote que va a venir aquí, y cuando él venga obedézcanlo en todo porque Yo vengo en él, con sus manos santificará, con su perdón perdonaré Yo, con su amor los amaré Yo. Es un Sacerdote que ama mucho a Mi Madre Santa y es un Sacerdote que Me ama mucho a Mí, y ha sacrificado su vida por conseguir ahora lo que tiene. Y ¿qué tiene? Nada material, únicamente bendición espiritual.

Mis hijos, el Espíritu y el Alma de este Sacerdote, es santa y pura, debe encontrar a esta comunidad en santidad y pureza y en fuerza de oración.

¿Qué más podría dar en este mensaje? Algún recordatorio para la humanidad entera que vosotros guardéis en vuestros corazones: que ya llegó el tiempo del fin de las cosas como se conocen ahora, que los grandes acontecimientos anunciados a través de los siglos por almas dóciles videntes y profetas, ahora encuentra su culminación en la generación bendita de ustedes y sus hijos. Pero, generación perversa que sufrirá rigores de la purificación de la tribulación.

¿Cuánto tiempo he hablado a Mis hijos a través de mensajes y advertencias? ¿Cuántas veces ellos han sido rechazados y expulsados de sus comunidades? Han andado como Elías, con hambre, con sed, y Yo el Señor les he proveído de algo más grande que la comida y el agua, y esto mismo quiero darles a ustedes: Comida y bebida para el alma, que es lo que más le falta al hombre en estos momentos. Por eso hay que alimentar vuestros cuerpos con bebidas, con alimentos preparados aquí mismo con las reservas del Cielo que Mi Madre ha dado y que Yo mismo He dado.

Podéis tener ya acopio para enfrentar los tiempos difíciles, y que no neguéis la ayuda a nadie, menos de aquí de la comunidad.

Quiero amor y respeto para los niños en esta comunidad, quiero amor y respeto para las personas mayores, quiero amor y respeto para Mi instrumento dócil, de esta manera Mi Madre bajará diariamente.

Ella va estar en este lugar que tendréis que adquirir, en esa ladera donde hay tantos… (ilegible minuto 5:17) ahí es el lugar, es Mío, Yo lo quiero, y ustedes lograrán conseguirlo para Mí y ahí vendrá Mi Madre y Mi padre también San José a bendecirlos.

En ese lugar habitará el profeta y habitará el sacerdote, en ese lugar se alabará y bendecirá Mi Presencia Eucarística, pero debéis ser muy prudentes; esta obra urge, Mis hijos, esta obra debe estar pronto, no debe tardar mucho, porque la tardanza ha hecho que muchas cosas se pierdan, que no se hagan, meditando cómo va ser aquello, pensando cómo lograr aquello, pensando cómo lograr; pensando cómo conformar un lugar donde no hay agua, como aquí; un lugar donde no hay energía eléctrica, como aquí, pero…  ¿para qué quieren agua y energía eléctrica? Si Yo Soy más que eso; sí, porque un día tendrán que usar las velas, las linternas y las lámparas de combustible, de petróleo.

Entonces cuando ya se pierda toda esta tecnología, así como están practicando ahora que han aprendido a cocinar con leña, han aprendido a atizar, a amasar la masa para hacer tortillas con la mano, o pan con sus manos, ¡ah, qué bien! Entonces están empezando por un buen principio, pero si no lo han hecho así, háganlo ya porque estos tiempos de ciencia, conocimiento y progreso, han llegado a su fin.

El 13 de Mayo habrá un gran prodigio en el mundo, oren por que se dé, porque esto cerrará la Era de la Misericordia, y abrirá la era del anticristo.

El antipapa se manifestará antes de que termine este año profético, abiertamente y públicamente se le conocerá, pero también He de traer a Pedro Romano, Mi Santo Padre, y le daré las armas y la fuerza y bajo su manto pondré todo Mi remanente fiel. Ya está listo todo, Mis hijos, saldréis pronto de esta Iglesia herética que Me ha ofendido, de esta Iglesia que se ha olvidado de Quién fue su fundador, de esta Iglesia que fue perpetrada por la masonería y que busca finalmente sacarme como si fuera Yo un intruso, como si fuera un leproso, como si fuera un enfermo contagioso.

¡Ay, Obispos! ¡Ay, Cardenales! ¿Qué han hecho de Mi Iglesia? ¿Un depósito de basura? ¿Un depósito de excremento? ¡No! Yo quiero una Iglesia santa y pura, donde Mis Sacerdotes y Obispos observen la Santa Doctrina y no se dejen pervertir por las herejías de satanás, que está promoviendo en el mundo.

¡Ay, del modernismo!, porque ha cavado su propia tumba. Yo, el Señor, Me manifestaré pronto con Mi Corona de realeza, con Mi Cetro de mando y le daré a cada uno según sus obras.

Pobre de aquellos hijos Míos que son como parásitos, que se dejan guiar por las opiniones de otros y que no hacen nada por su santificación personal.

Duéleme en el Alma los matrimonios que están en adulterio o en amasiato o en concubinato, duéleme en el Alma el aborto, la guerra; duéleme en el Alma la persona que sufre hambre, la que tiene sed, el enfermo abandonado, el anciano abandonado, el huérfano abandonado por las calles. Me duele en el alma más que todo ello, de lo que acabo de mencionar, la frialdad de Mis consagrados que siguen como perros mudos. ¿Qué, les tendré que tocar con Mi Vara su cabeza para que despierten?

¡Ay, de aquellos que amontonan riquezas!
¡Ay, de aquellos que se basan en sus conocimientos para predecir el futuro!

Cuando dicen en este mundo esto es lo que vale, Yo les digo: ¡Mentira! Lo que vale es el AMOR DE MI CORAZÓN, y si lo han rechazado y lo han sacado de sus vidas, no tiene sentido que vivan en este mundo, porque este mundo es para ustedes y sus hijos, Mis amados pequeños, Mi Remanente Fiel.

Mi Pedro Romano fiel aquí está. Mi Benedicto fiel, pronto tu sangre lavará las ofensas de Mi pueblo y Yo recibiré tu alma con beneplácito, vendrás Conmigo, vendrás con todos los Santos, porque tu premio aquí lo Tengo en la mano.

Aumentará el número de sacrificios humanos en los montes altos consagrados a satanás.

Pronto habrá una conjugación en el Universo, que la fuerza de gravedad aumentará más y la humanidad entera irá perdiendo poco a poco la fuerza de la comunicación satelital. Las ondas magnéticas que transmiten signos y señales, serán sacadas de Mi Espacio, porque Yo no quiero que contaminen los lugares santos de TRIÁNGULOS DE LUZ, los revestiré a ustedes con una fuerza para que sean protegidos de todas las cosas que provengan del exterior.

Cuando la subliminación final llegue y la declaración del maitreya se dé, sepan ustedes, Mi Remanente Fiel, Mis pequeños hijos que escucháis este mensaje, que ya he protegido vuestra mente con Mi Sangre. Si sois fieles permanecerá esta protección desde ahora, desde este momento para que sus voluntades no sean dañadas, para que las voluntades de ustedes no sean sometidas a los caprichos del detector que quiere usurpar Mi Nombre. Yo tengo que darle su tiempo para manifestar sobre él Mi Poder. Es el espíritu del impío al cual Yo borraré de este mundo con el aliento de Mi boca y el aliento de boca es el Espíritu Santo de Pedro.

Reciban bendición, tras bendición, reciban la fuerza y la gracia, reciban este mensaje en su corazón, que aunque se muevan las montañas y tiemble la Tierra, aunque suceda el terremoto y el cometa se aproxime cada vez más rápido y veloz, cumpliendo así el Aviso que se dio por medio de Mi Santa Madre en Garabandal está llegando, sean ustedes bendecidos, porque nada les dañará, ni a ustedes ni a sus seres queridos si vosotros sois fieles; no se preocupen, voy a traer a algunos para acá, ya convertidos porque Yo quiero ver en esta comunidad gente convertida y convencida de que es Mi Comunidad y que Yo Soy el que debe de estar en primer lugar ¡Amén!

¡Sea benditos en el Nombre de Mi Padre!
¡Sea benditos en el Nombre del Espíritu Santo!
¡Sea benditos en el Nombre de Mi Madre!
¡Sea benditos en el Nombre de José, Mi padre!
¡Sean benditos en los Ángeles y los Santos!

Finalmente, hijos Míos, les recuerdo que San Miguel Arcángel los protege de una manera muy especial, él está aquí también Conmigo.

Al transmitir este mensaje sepan que Yo, Jesús, He hablado y Mis Palabras son fieles y verdaderas; si cumplen Mi Voluntad y son obedientes a Mi Voz, lo tendréis todo. ¿Qué más pueden desear? Mi Protección y Mi Misericordia y todo Mi Amor, para que el día de la tribulación no sufran como aquellos que han rechazado Mi Palabra y han hecho caso omiso de Mis Advertencias y Mensajes.

Reciban de rodillas Mi bendición… En el Nombre de Mi Padre, en Mi Nombre, y en Nombre del Espíritu Santo, seáis bendecidos, seáis bendecidos todos. Amén.

________________________

Fuente:
APOSTOLADO DE REPARACIÓN Y DESAGRAVIO A LOS SAGRADOS CORAZONES:
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/2017

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/  

Todos los Mensajes de Julián Soto, “El Discípulo”, publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/julian-soto-el-discipulo/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | 2 comentarios

“Si permaneces fiel y Me sigues, te enseñaré a conocerme y Me manifestaré a ti.”

A U T O B I O G R A F Í A  
DE  LA  B.  MARGARITA MARÍA ALACOQUE

II

LUCHAS Y TRIUNFOS DE MARGARITA MARÍA
EN SU VOCACIÓN

REANUDANDO mi narración diré, que a medida que crecía, se aumentaban mis cruces. El diablo suscitaba muchos buenos partidos, según el mundo, los cuales me asediaban para obligarme a ser infiel al voto que había hecho. Esto atraía mucha gente a casa, con quien me era preciso tratar, lo que me servía de no pequeño suplicio. Por un lado mis parientes, y sobre todo mi madre, me apretaba en este punto llorando sin cesar y diciéndome que no tenía más esperanza que en mí para salir de su miseria, teniendo el consuelo de retirarse conmigo tan pronto como estuviera colocada en el mundo. Por otro, Dios perseguía con tanto ímpetu mi corazón, que no me concedía momento de tregua; pues tenía siempre delante de mis ojos el voto, al que si llegaba a faltar, sería castigada con horribles tormentos.

El demonio se servía de mi ternura y amor filial, representándome incesantemente las lágrimas que mi madre derramaba, y diciéndome que si me hacía religiosa, la mataría de pena, debiendo responder de ella a Dios por estar completamente abandonada a mis cuidados y servicios. Sentía un tormento insoportable, porque tan tierna y mutuamente nos amábamos, que no podíamos vivir sin vernos. Por otra parte, el deseo de ser religiosa y el horror a la impureza no cesaban de importunarme. Sufría con todo esto un verdadero martirio: no gozaba momento de reposo, y me derretía en lágrimas. No teniendo persona, a quien descubrirme, no sabía qué partido tomar. Finalmente, la ternura hacia mi buena madre comenzó a sobreponerse con la idea de que, siendo aún niña cuando hice el voto, y no comprendiendo lo que era, al hacerlo, bien se podría obtener su dispensa. Además de esto, temía mucho encadenar mi libertad, diciéndome que ya no podría ayunar, hacer limosnas, ni tomar disciplina según mi deseo; que la vida religiosa pedía tan grande santidad en cuantos la abrazaban, que me sería imposible llegar a ella, y me condenaría.

Comencé, pues, a mirar al mundo, y a componerme para agradarle, procurando divertirme lo más que podía. Pero Vos, mi Dios, único testigo de la grandeza y duración del horrible combate trabado en mi alma, y en el cual hubiera sucumbido mil y mil veces sin un auxilio extraordinario de Vuestra misericordiosa Bondad, que tenía designios muy diversos de los que abrigaba mi corazón, me hicisteis conocer en ésta, como en muchas otras ocasiones, que me sería muy duro y difícil luchar contra el poderoso estímulo de Vuestro Amor.

Aun cuando mi malicia e infidelidad me hicieron poner en juego todas mis fuerzas e industrias para resistirle y extinguir en mí todas Sus inspiraciones, fue todo en vano; porque en medio de las reuniones y pasatiempos me lanzaba flechas tan ardientes que traspasaban mi corazón de parte a parte y le consumían, dejándome como transida de dolor. Y no siendo aún esto suficiente para hacer soltar su presa a un corazón tan ingrato como el mío, me sentía como ligada y arrastrada con cordeles con tal fuerza, que al fin me era preciso seguir al que interiormente me llamaba a un sitio apartado, donde me hacía severas reconvenciones por estar celoso de mi miserable corazón, que sufría persecuciones espantosas. Después de haberle pedido perdón con el rostro pegado a la tierra, me hacía tomar una ruda y larga disciplina.

Pasado esto volvía, como antes, a mis resistencias y vanidades; pero luego, cuando por la tarde me quitaba las malditas libreas de Satanás, quiero decir, los vanos adornos, instrumentos de su malicia, se me ponía delante mi Soberano Maestro, todo desfigurado, cual estaba en Su Flagelación, dándome acerbas reprensiones; que era mi vanidad, quien lo había reducido a tal estado; que perdía un tiempo tan precioso, del cual se me pediría una cuenta rigurosa a la hora de la muerte; que le hacía traición y perseguía después de haberme dado tantas pruebas de Su Amor y de Su deseo de hacerme semejante a Él. Estampábase todo esto tan profundamente en mi espíritu y abría tan dolorosas llagas en mi corazón, que lloraba amargamente, y me sería muy difícil expresar cuánto sufría y lo que por mí pasaba.

Ignorando qué cosa era la vida espiritual por no haber sido instruida, ni oído hablar de ella, no sabía sino lo que mi Maestro me enseñaba y me hacía practicar con Su amorosa violencia.

Para vengar de algún modo en mí misma las injurias, que le hacía, y recuperar la semejanza y conformidad con Él, aliviando así el dolor que me oprimía, ligaba con cuerdas nudosas mi miserable y criminal cuerpo, y tan fuertemente las apretaba, que apenas podía respirar y comer. Dejábalas tanto tiempo, que hallándose como enterradas en la carne, la cual llegaba a crecer encima, no podía extraerlas sino con grande violencia y crueles dolores. Lo mismo sucedía con las cadenillas o cilicios de mis brazos, los cuales al desprenderse llevaban consigo el pedazo de carne viva. Después me acostaba sobre una ligera tablita o sobre palos de nudos puntiagudos, con los que hacía mi lecho para reposar un poco, y tomaba además una disciplina procurando hallar algún remedio a los combates y tormentos interiores, en cuya comparación parecíame un refrigerio todo sufrimiento exterior que pudiera sobrevenirme. Pues aunque todas las humillaciones y contradicciones, de las cuales he hablado antes, eran siempre continuas y aumentaban más bien que disminuían, todo esto, repito, lo tenía por un alivio al lado de mis penas interiores, para sufrir las cuales en silencio, y tenerlas ocultas, como mi buen Maestro me lo enseñaba, me hacía tal violencia, que nada se notaba al exterior, sino mi palidez y enflaquecimiento.

El temor de ofender a mi Dios, me causaba aun mayor tormento que todo lo demás, porque me parecían mis pecados continuos y tan grandes, que me admiraba de no ver el infierno abierto bajo mis pies para enterrar en su seno a una pecadora tan miserable. Hubiera deseado confesarme todos los días, y, sin embargo, no podía hacerlo sino raras veces. Parecíanme santos los que empleaban mucho tiempo en confesarse, juzgando no eran como yo, que no sabía acusarme de mis culpas. Este pensamiento me hacia verter muchas lágrimas.

Pasados varios años entre todas estas penas, combates y otros muchos sufrimientos sin otro consuelo que el de mi Señor Jesucristo, el cual se había constituido en mi Maestro y Director, revivió el deseo de la vida religiosa con tal ardor en mi alma que me resolví a abrazarla a costa de cualquier sacrificio. Pero, ¡ay de mí! No pudo cumplirse mi deseo, sino cuatro o cinco años más tarde, durante cuyo tiempo redoblándose por todos lados mis penas y combates, procuraba redoblar también mis penitencias, según me lo permitía mi Divino Maestro.

Pues cambió mucho en Su modo de conducirse, poniéndome a la vista la belleza de las virtudes, y especialmente de los tres votos de pobreza, castidad y obediencia, y diciéndome que practicándolas se llega a ser santo. Hablábame así, porque le pedía en mis oraciones que me hiciese santa.

Como casi no leía otro libro que el de la Vida de los Santos, decíame al abrirle: Me conviene elegir una muy fácil de imitar, para poder hacer lo que hizo, y ser santa como ella; pero me llenaba de desolación al ver que ofendía tanto a mi Dios, y pensaba que los Santos no le habían ofendido como yo, o al menos, que si algunos lo habían hecho, habían después pasado el resto de su vida en la penitencia. Con esto ardía en vivos deseos de hacerla; pero mi Divino Maestro me infundía tan gran temor de seguir mi propia voluntad, que desde entonces juzgué que nada le agradaría aunque pudiese hacerlo, si no lo ejecutaba por amor y obediencia. Me inflamó esto en vivos deseos de amarle, y de reglar por la obediencia todas mis acciones; pero no sabía cómo practicar ni lo uno ni lo otro.

Parecíame un crimen el decir que amaba a Dios, viendo a mis obras desmentir mis palabras. Le pedí me enseñase, e hiciera ejecutar cuanto quería que practicase para agradarle y amarle. He aquí cómo lo cumplió.

Me infundió un amor tan tierno a los pobres, que habría querido no tener más amistad que la suya, y excitó en mi alma una compasión tan tierna de sus miserias, que, a depender de mí, me hubiera quedado sin nada por aliviarlas. Cuando tenía dinero se lo daba a niños pobres, para obligarles a venir a mi lado con objeto de enseñarles el catecismo y a tratar con Dios. Esto hacía que me siguieran, siendo tantos a veces, que en invierno no sabía dónde colocarlos, a no ser en una sala grande, de la cual nos echaban en ocasiones. Mortificábame esto no poco, por el deseo de que nada se conociese de cuanto hacía.

Llegaron a pensar que daba a los pobres cuanto podía haber a las manos; pero no habría osado hacerlo, temerosa de robar. Así, pues, no daba sino lo que era mío, y aun no me atrevía a hacerlo sin la obediencia, viéndome obligada, para conseguir el permiso de dar lo que tenía, a hacer caricias a mi madre, la cual, como me amaba mucho, me lo concedía muy fácilmente. Cuando me lo negaba, permanecía tranquila, y después de un rato volvía a importunarla, porque no me era posible hacer cosa alguna sin permiso, y no sólo de mi madre, sino que me sujetaba a pedírselo también a los que conmigo vivían, lo cual era para mí un continuo suplicio. Pero creía conveniente sujetarme a todos aquellos que me inspiraban mayor repugnancia y obedecerles, para experimentar si podía ser religiosa. Este andar continuamente pidiendo todos esos permisos, me atrajo grandes repulsas y mucha esclavitud, porque les dio tanta autoridad sobre mí, que no podía existir religiosa más sujeta. Mas el ardiente deseo que sentía de amar a Dios, me hacía superar todas las dificultades, y me tornaba cuidadosa de practicar todo cuanto era más contrario a mis inclinaciones, y más repugnancia me causaba, y tan movida me sentía a ello, que me acusaba en la confesión, cuando ocurría, de no haber seguido estos impulsos.

Repugnábame en extremo ver llagas; pero me fue preciso ponerme desde luego a curarlas y besarlas para vencerme, y no sabía cómo arreglarme en esta operación. Mas mi Divino Maestro sabía suplir tan perfectamente todas mis ignorancias, que, aunque fuesen llagas peligrosísimas, las curaba en poco tiempo, sin más ungüento que el de Su Providencia. Más confianza me inspiraba Su Bondad, que todos los remedios exteriores.

Era naturalmente inclinada al amor de los placeres y diversiones; pero no podía ya tener gusto en ninguno, aunque con frecuencia hiciese cuanto dependía de mí para proporcionármelos, porque la dolorosa figura de mi Salvador que se presentaba a mi vista, cual si acabase de ser azotado, me impedía tenerla, pues me hacía estas reconvenciones, que llegaban a herirme el corazón.

«Y bien, ¿querrás gozar de este placer? ¡Yo no gocé jamás de ninguno, y Me entregué a todo género de amarguras por tu amor y por ganar tu corazón! ¿Y querrás ahora, sin embargo, disputármelo?»

Tales palabras producían honda impresión en mi alma; pero confieso con ingenuidad que nada comprendía. ¡Tan grosera y poco espiritual era mi inteligencia! Si hacía bien alguno, era porque con tal fuerza me impulsaba a ello, que no podía resistir.

Éste es el grande objeto de mi confusión en todo cuanto aquí escribo, en lo cual querría poder dar a conocer cuán digna soy del más riguroso castigo eterno por mis continuas resistencias a Dios y oposición a Sus Gracias, y al mismo tiempo hacer ver la grandeza de Sus Misericordias. Parecía, en verdad, haberse empeñado en perseguirme y oponer continuamente Su Bondad a mi malicia, y Su Amor a mis ingratitudes, las cuales han sido el objeto de mi más vivo dolor durante toda mi vida, por no haber sabido reconocer a mi Soberano Libertador, que tan amoroso cuidado había tenido de mí desde la cuna, y ha continuado teniéndolo siempre.

Encontrándome un día en un abismo de estupor, viendo que tantos defectos e infidelidades como en mí hallaba, no eran capaces de causarle náusea, me dijo respondiendo:

«Es porque deseo hacer de ti como un compuesto de Mi Amor y de Mis Misericordias.»

Y en otra ocasión me dijo:

«Te he elegido por esposa y nos prometimos fidelidad, cuando hiciste el voto de castidad. Soy Yo, quien te movía a hacerle, antes que el mundo tuviera parte alguna en tu corazón, porque lo quería enteramente puro, y sin mancha alguna de aficiones terrenales, y para conservármelo así, quitaba toda la malicia de tu voluntad, a fin de que no pudiera corromperle. Y después te confié al cuidado de Mi Santa Madre, para que te formase según Mis Designios.»

Ciertamente, ha hecho conmigo las veces de una buena Madre, y jamás me ha negado Su socorro. A Ella recurría en mis penas y necesidades, y con tal confianza, que me parecía no tener nada qué temer bajo Su protección maternal. También hice voto en este tiempo, de ayunar todos los sábados, de rezar, cuando supiese leer, el Oficio de Su Inmaculada Concepción, y de hacer siete genuflexiones todos los días de mi vida, rezando siete Ave Marías para honrar Sus Siete Dolores: me ofrecí después por Su esclava perpetua, suplicándole no me rehusase este título.

Le hablaba con la sencillez de una niña como a mi buena Madre, hacia la cual sentía desde entonces un amor verdaderamente tierno. Me reprendió severamente, cuando me vio de nuevo dispuesta a sucumbir en la terrible lucha que sostenía en mi interior. Pues no pudiendo ya resistir a las persecuciones de mis parientes y a las lágrimas de una madre tan tiernamente amada, la cual me decía, que a los veinte años debe una joven tomar estado, comencé a inclinarme a ese parecer.

Pues Satanás me decía continuamente: «¿En qué piensas queriendo ser religiosa? Vas a convertirte en la risa del mundo, porque de ningún modo has de perseverar; ¡y qué confusión, dejar un hábito de religiosa y salir de un convento! ¿Dónde podrás después ocultarte?» Me deshacía en lágrimas en medio de tantos asaltos, porque tenía un horror espantoso a los hombres y no acertaba a resolverme; pero mi Divino Maestro, que conservaba siempre delante de mis ojos mi voto, tuvo finalmente piedad de mí.

Un día, después de la comunión, si no me engaño, me manifestó que era el más bello, el más rico, el más poderoso, el más perfecto y cumplido de todos los amantes, y que, siendo Su prometida hacía tantos años, ¿de dónde me venía el querer romper con Él toda amistad, para unirme con otro?

«¡Oh! Entiende que si Me haces este desprecio, te abandono para siempre; pero si Me eres fiel, no te dejaré jamás y Me haré tu triunfo contra todos tus enemigos. Excuso tu ignorancia, porque no Me conoces aún; pero si permaneces fiel y Me sigues, te enseñaré a conocerme y Me manifestaré a ti.»

Infundía con estas Palabras tan grande calma en mi interior, y mi espíritu se halló en paz tan suma, que desde aquel momento me determiné a morir antes que cambiar. Me parecía entonces que mis lazos estaban rotos y que nada tenía que temer, pensando que aun cuando fuese la vida religiosa un purgatorio, me sería más dulce purificarme en ella el resto de mi vida, que verme precipitada en el infierno, tantas veces por mis grandes pecados y resistencias merecido.

Estando, pues, decidida por la vida religiosa, el Divino Esposo de mi alma, temeroso de que me escapara aún de Sus Manos, me pidió que consintiera, ya que soy débil, en que se apoderase e hiciese Dueño de mi libertad. No puse obstáculo en dar el consentimiento, y desde entonces se apoderó tan fuertemente de mi albedrío, que no he gozado más de él en todo el resto de mi vida, y tanto se introdujo en mi corazón desde este momento, que, comenzando a comprenderle, renové mi voto. Le dije que, aun cuando me hubiese de costar mil vidas, no sería jamás otra cosa que monja, y me declaré resueltamente a la familia, suplicando se despidiera a todos los pretendientes, por ventajosos que fuesen los partidos que se me presentaran. Viendo esto mi madre, no lloraba ya en mi presencia; pero lo hacía continuamente delante de todos los que le hablaban del asunto, los cuales no dejaban de venir después a decirme que sería la causa de su muerte, si la abandonaba, y que respondería de ello ante Dios, porque no tenía ella otra persona que la sirviese, y yo lo mismo podía ser religiosa después de su muerte que durante su vida. Uno de mis hermanos me quería mucho, e hizo cuantos esfuerzos pudo por separarme de mi intento, ofreciéndome parte de su hacienda para colocarme mejor en el mundo. Pero mi corazón había llegado a ser insensible a todo esto, cual si fuera una roca; sin embargo, aún tuve que permanecer en el mundo tres años en medio de todas estas luchas.

Me enviaron a casa de uno de mis tíos que tenía una hija religiosa, la cual sabiendo que yo quería serlo, no omitió medio alguno para llevarme consigo. Pero no sintiendo yo inclinación a la vida de las Ursulinas, le decía: «Considera, que si entro en tu convento, lo haré únicamente por amor tuyo, y lo que yo quiero es ir a uno donde no haya parientes, ni conocidos, a fin de ser religiosa por el amor de mi Dios.» Con todo, como no sabía dónde tendría lugar esto, ni qué religión debía abrazar, no conociendo otras, pensé sucumbir aun a sus importunaciones, tanto más, cuanto que amaba mucho a esta prima y se servía ella de la autoridad de mi tío, a quien no osaba resistir, porque era mi tutor y porque me decía que me amaba como a una de sus hijas, siendo éste el motivo de querer tenerme a su lado. Y jamás quiso ya permitir a mi hermano volverme a llevar a casa, diciendo que se juzgaba, como tutor, dueño de mi persona. Mi hermano, el cual todavía no había querido consentir en que fuese religiosa, se indignó mucho contra mí, figurándose que estaba en inteligencia con mi tío en todo esto, para encerrarme en Santa Úrsula, mal de su grado, y sin consentimiento de mis parientes. Pero me hallaba muy distante de pensarlo así; tanto, que cuanto más me impelían, hasta queriendo obligarme a entrar, mayor era mi disgusto. Decíame una voz secreta:

«No te quiero ahí, sino en Santa María.»

Entretanto no se me dejaba ir a la Visitación, aunque había allí muchas parientas, y se me decían cosas capaces de desanimar a los ánimos más resueltos; pero cuanto más hacían por separarme de ellas, más las amaba y sentía crecer el deseo de entrar en aquel convento a causa del nombre siempre amable de Santa María, el cual me daba a conocer era ésta la religión que buscaba. Y viendo un día un cuadro del gran San Francisco de Sales, me pareció que me dirigía una mirada tan paternalmente amorosa, llamándome su hija, que ya no le contemplaba, sino como a mi buen Padre. Pero no me atrevía a referir nada de esto, y no sabía cómo desprenderme de mi prima y de toda su Comunidad, pues tantos testimonios me daban de cariño, que no podía verme libre de ellas.

Estando ya a punto de abrírseme la puerta, recibí la noticia de que mi hermano se hallaba gravemente enfermo y mi madre muriéndose. Esto me obligó a partir inmediatamente para estar a su lado, sin que pudieran impedírmelo, aunque estaba delicada más que de enfermedad, de pena por verme como forzada a entrar en un convento, adonde creía que no me llamaba Dios. Caminé toda la noche, pues hay cerca de diez leguas, y así me libré de esta cruz para volver a tomar otra pesadísima, la cual no especificaré por haber escrito mucho sobre este asunto: baste decir que se redoblaron todas mis penas. Se me hacía ver que no podía mi madre vivir sin mí, pues el breve tiempo de mi ausencia era la causa de su mal, y que respondería a Dios de su muerte. Esto, dicho por eclesiásticos, me causaba crueles penas, por el tierno amor que la profesaba, y el demonio se servía de ello para hacerme creer que sería la causa de mi eterna condenación.

Por otra parte, mi Divino Maestro me instaba con tal fuerza a dejarlo todo para seguirle, que no tenía reposo, y me inspiraba tan gran deseo de asemejarme a Su Vida de Dolores, que cuanto sufría, me parecía nada; por lo cual redoblé mis penitencias. Vez hubo, en que arrojándome a los pies de mi Crucifijo, le dije: «Querido Salvador mío, ¡cuán feliz sería si imprimierais en mí Vuestra Imagen Dolorosa!» Y Él me respondió:

«Es lo que pretendo, con tal que no Me hagas resistencia y cooperes por tu parte.»

Para ofrecerle algunas gotas de mi sangre, me ligaba los dedos e introducía en ellos agujas; y además en Cuaresma tomaba todos los días disciplina, si me era posible, para honrar los azotes de Su Flagelación. Mas por mucho que la prolongase, apenas podía sacar sangre que ofrecer a mi buen Maestro en cambio de la que Él había derramado por mi amor. Y como era en las espaldas donde la recibía, empleaba en ella mucho tiempo.

Los tres días de Carnaval, hubiera querido hacerme pedazos para reparar los ultrajes que hacen sufrir los pecadores a Su Divina Majestad; y en cuanto me era posible, los pasaba ayunando a pan y agua, dando a los pobres lo que recibía para mi alimento.

Pero mi mayor gozo al tratar de separarme del mundo, era pensar que comulgaría con frecuencia, pues no querían permitírmelo, sino rara vez, y me hubiera creído la más feliz de la Tierra si hubiera podido hacerlo muchos días, y pasar las noches sola delante del Santísimo Sacramento. Me sentía allí con una seguridad tal, que aun siendo medrosa en extremo, ni pensar en ello me ocurría desde que me hallaba en aquel sitio de delicias.

Las vísperas de la comunión sentíame abismada en tan profundo silencio, que ni hablar podía, sino violentándome, a causa de la grandeza de la acción que debía ejecutar, y cuando ya había comulgado, ni quisiera beber, ni comer, ni ver, ni hablar, ¡tan grandes eran la consolación y la paz de que gozaba!

Ocultábame cuanto podía para aprender a amar a mi Soberano Bien, el cual tan poderosamente me estimulaba a devolverle amor por amor. Pero no creía poder amarle nunca por mucho que hiciera, si no aprendía a tener oración, pues no sabía sino lo que Él me había enseñado, esto es, abandonarme a todos Sus santos impulsos, cuando podía encerrarme con Él en algún lugar secreto. Mas no se me dejaba bastante tiempo libre para esto, porque me era preciso trabajar todo el día con los criados, y luego a la tarde, no se hallaba cosa, en cuanto había hecho, capaz de satisfacer a los que vivían conmigo. Me daban tales gritos, que no encontrándome con valor para comer, me retiraba donde podía, en busca de algunos momentos de paz, de la cual tenía un ardiente deseo.

Pero, quejándome sin cesar a mi Divino Maestro de que temía no poder agradarle en todas mis acciones —en vista del exceso de propia voluntad, pues hacía las mortificaciones a mi gusto, y no era para mí estimable, sino lo practicado por obediencia.— «¡Ay de mí!, Señor mío, le decía, dadme alguno que me conduzca a Vos.»

«¿No te basto Yo?, —me respondió—, ¿qué temes? Una hija tan amada como tú, ¿podrá perecer entre los brazos de un Padre Omnipotente?»

No sabía qué cosa era la dirección; pero tenía gran deseo de obedecer, y Su Bondad permitió que viniese a casa un religioso de San Francisco y pasase allí la noche para darnos tiempo de hacer nuestras confesiones generales. Hacía más de quince días que tenía la mía escrita; porque, aunque la hiciera cuantas veces hallaba ocasión, siempre me parecía no haber hecho lo suficiente a causa de mis grandes pecados. Me sentía penetrada de tan vivo dolor, que no sólo vertía lágrimas en abundancia, sino también hubiera querido con toda mi alma, en el exceso de mi sentimiento, publicar mis culpas delante de todo el mundo. Y me arrancaba los más profundos gemidos el estar tan ciega, que no las podía conocer, ni explicar lo enormes que eran. Ésta era la causa de escribir cuantas podía encontrar en los libros que tratan de la confesión, poniendo a veces cosas que me horrorizaba sólo de pronunciarlas. Pero decía entre mí: «Quizá las cometí y no lo conozca, ni lo recuerde; muy justo es, por lo tanto, que sienta la confusión de decirlas, para satisfacer a la Divina Justicia.»

Bien es verdad, que si hubiera creído haber hecho la mayor parte de las cosas, de que me acusaba, hubiera estado inconsolable. Y lo hubiera estado después por esta clase de confesiones, si mi Soberano Maestro no me hubiese asegurado que todo lo perdonaba a una voluntad sin malicia. Hice, pues, esta confesión, en la cual este buen Padre me obligó a pasar muchas hojas sin querer permitirme leerlas, aunque le pedí me dejase satisfacer mi conciencia, porque era mayor pecadora de lo que se figuraba.

Esta confesión me dejó en suma tranquilidad. Le dije algunas cosas sobre mi manera de vivir, acerca de lo cual me dio muchos buenos consejos. Pero no osaba decir todo, por creer que era vanidad, de la cual tenía grandes temores por ser mi natural muy inclinado a ella, y pensaba que todo lo hacía por este motivo, no sabiendo distinguir el sentimiento del consentimiento. Esto me hacia sufrir mucho, porque temía en gran manera al pecado, que arrojaba a Dios lejos de mi alma. El buen Padre me prometió instrumentos de penitencia.

Habiéndole dicho que mi hermano me retenía siempre en el mundo, haciendo ya cuatro o cinco años que instaba por ser religiosa, el Padre le hizo tener tan grande escrúpulo, que después el mismo hermano me preguntó si perseveraba en el designio de serlo, y habiéndole respondido que prefería morir a cambiar, me prometió satisfacer mis deseos. En su consecuencia, marchó para tratar la cuestión de mi dote, a verse con aquella buena prima, la cual no cesaba de perseguirme. Mi madre y los demás parientes querían que fuese religiosa en aquel convento.

No sabía yo cómo librarme de esto; mas durante la ausencia de mi hermano, me dirigí a la Santísima Virgen, mi buena Madre, por medio de San Jacinto, a quien dirigí muchas plegarias. Hice también celebrar varias Misas en honor de mi Santísima Madre, la cual me consoló amorosamente diciéndome:

«Nada temas, tú serás Mi verdadera hija, y Yo seré siempre tu buena Madre.»

Tanto me tranquilizaron estas palabras, que no me dejaron duda alguna de su cumplimiento, a pesar de las oposiciones. Estando ya de vuelta mi hermano, me dijo: «Quieren cuatro mil francos; en ti está el disponer, como te plazca, de tus bienes, porque el asunto no está concluido.» Entonces le dije resueltamente: «Ni se concluirá nunca. Quiero ir a las Hijas de María, a un convento muy lejano, donde no haya ni parientas, ni conocidas, porque no quiero ser religiosa, sino por amor de mi Dios. Quiero abandonar por completo el mundo, ocultándome en cualquier sitio retirado, para olvidarle y ser de él olvidada, y no volver a verle jamás.»

Me propusieron muchos conventos sin poder decidirme por ninguno, pero apenas se nombró a Paray, se dilató de gozo mi corazón, y al instante consentí. Mas era preciso hacer una visita a las religiosas, con quienes viví a la edad de ocho años, y tuve que sostener todavía un rudo combate. Me hicieron entrar llamándome su niñita y preguntándome por qué quería abandonarlas, pues me amaban tan tiernamente, que no podían verme entrar en Santa María, sabiendo que no había de perseverar.

Les respondí que quería experimentarlo, y me obligaron a prometer volver a su convento, si salía del otro; porque sabían bien, decían, que jamás podría acostumbrarme a estar allí. Y por mucho que me dijeron, no se conmovió mi corazón, antes se afirmaba más y más en su resolución diciendo: «Es preciso morir o vencer.» Pero omito todos los demás combates, que me vi obligada a sostener, por llegar prontamente al lugar de mi dicha, mi querido Paray.

________________________
Fuente:
http://sacredheartchurchaustin.org/documents/2016/5/1080021338.PDF

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

Comienza la Publicación de la Autobiografía de Santa Margarita Mª Alacoque

Apariciones de Jesús y María

A U T O B I O G R A F Í A  
DE  LA  B.  MARGARITA MARÍA ALACOQUE

COPIADA TEXTUALMENTE DE LA QUE DEJÓ MANUSCRITA ELLA MISMA
POR  ORDEN  DE  SU  DIRECTOR  EL  P.  ROLIN,  S. J.

T R A D U C I DA
POR  EL  P.  ÁNGEL  SÁNCHEZ  TERUEL
DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS

autobiografiasantamargaridamariaSanta Margarita María Alacoque – Autobiografía

AL  QUE  LEYERE

*******

NADIE ignora la deuda inmensa que contrajo la Compañía de Jesús con el Divino Corazón por haberla elegido para defender en primera línea Sus intereses y establecer Su Reinado. Tampoco se desconoce que deben los hijos de San Ignacio mostrarse agradecidos a la Beata Margarita María Alacoque, por haber sido la escogida para comunicarles tan divina elección.

Ahora bien: cumpliéndose en este año de 1890, el 17 de Octubre, dos siglos del glorioso tránsito de Margarita María al cielo, y presentándose con…

Ver la entrada original 3.922 palabras más

Publicado en Mensajes | Deja un comentario

Especial de la Virgen de Fátima en Su Centenario

Apariciones de Jesús y María

13 de Mayo – 100º Aniversario
Año: 1917 / Lugar: Cova de Iría, Fátima, Portugal
Seis Apariciones de la Virgen de Fátima
Videntes: Lucía Dos Santos (1907-2005),[1] Jacinta Marto (1910-1920)[2] y Francisco Marto (1908-1919)[3]

virgendefc3a1tima2_221Especial de la Virgen de Fátima

ANTECEDENTES

LAS APARICIONES DEL ÁNGEL EN 1916:

En Fátima, pequeño pueblo de Portugal, en la primavera del año 1916, tres niños pastores: Lucía Dos Santos de nueve años de edad y sus primos, Jacinta de siete años y Francisco Martos de ocho, habían salido a pastar el rebaño de ovejas.

Ese día había comenzado a lloviznar, por lo que tuvieron que buscar refugio, el cual encontraron en una pequeña gruta oculta entre los árboles. Estaban tan bien allí, que aprovecharon el sitio para almorzar, para rezar el Santo Rosario y para ponerse a jugar.

Mientras jugaban, una fuerte ráfaga de viento les hizo levantar la cabeza… y…

Ver la entrada original 9.144 palabras más

Publicado en Mensajes | Deja un comentario

¿Cómo alcanzar la Indulgencia Plenaria en este Año Jubilar de Fátima?

El Santuario de Fátima anunció la concesión de una indulgencia plenaria por mandato del papa Francisco, durante este año jubilar que inició el 27 de noviembre de 2016 y concluirá el 26 de noviembre de 2017.


AÑO JUBILAR DE FÁTIMA

Concesión de Indulgencia Plenaria

Con el fin de celebrar dignamente el centésimo aniversario de las Apariciones de Fátima, por mandato del Papa Francisco se concede, con la inherente indulgencia plenaria, un Año Jubilar, desde el día 27 de noviembre de 2016 hasta el día 26 de noviembre de 2017.

La indulgencia plenaria del jubileo se concede:

a) a los fieles que visiten en peregrinación el Santuario de Fátima y participen allí devotamente en alguna celebración u oración en honor a la Virgen María, recen la oración del Padrenuestro, reciten el símbolo de la fe (Credo) e invoquen a Nuestra Señora de Fátima;

b) a los fieles piadosos que visiten con devoción una imagen de Nuestra Señora de Fátima expuesta solemnemente a la veneración pública en cualquier templo, oratorio o lugar adecuado, en los días del aniversario de las apariciones (día 13 de cada mes desde mayo a octubre de 2017), y ahí participen devotamente en alguna celebración u oración en honor a la Virgen María, recen la oración del Padrenuestro, reciten el símbolo de la fe (Credo) e invoquen a Nuestra Señora de Fátima;

c) a los fieles que, por edad, enfermedad u otra causa grave, estén impedidos de desplazarse, si, arrepentidos de todos sus pecados y teniendo la firme intención de realizar, tan pronto como le sea posible, las tres condiciones abajo indicadas, frente a una pequeña imagen de Nuestra Señora de Fátima, en los días de las apariciones se unan espiritualmente a las celebraciones jubilares, ofreciendo con confianza a Dios misericordioso a través de María sus preces y dolores, o los sacrificios de su propia vida.

Para obtener la indulgencia plenaria, los fieles, verdaderamente penitentes y animados de caridad, deben cumplir ritualmente las siguientes condiciones: confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Santo Padre.

________________________
Fuente:
http://www.fatima.santuario-fatima.pt/files/upload/subs%C3%ADdios/Indulgencia%20Plenaria_concesion.pdf
https://es.zenit.org/articles/ano-jubilar-de-fatima-el-papa-concede-indulgencia-plenaria/

Publicado en Mensajes | Etiquetado , | 1 Comentario