“Dejad de lamentaros de vuestra pobreza e incapacidad. Vuestro Huésped es Mi Santo Espíritu.”

Los días 7 de cada mes, desde Julio del año 2014, la vidente Isabel recibe Locuciones de Nuestro Señor Jesucristo, publicadas en el sitio: http://elpastorsupremo.es/

jesus_buen-pastor10MENSAJE 19
7 DE ENERO, 2016

Cuando la noche se acerca, levántate[1], pueblo Mío, que ha llegado tu salvación. La salvación que viene a traer a este mundo el Hijo del hombre[2]. Reuníos, pueblos, batid palmas[3], porque ha llegado vuestra salvación. Un día os dije que vendría a por vosotros, hijos, y os llevaría al Reino de Mi Padre[4]; pues, hijos, preparaos para encaminar vuestros pasos a este mundo nuevo, a este Reino nuevo que os espera.

Nada os turbe ni os inquiete, queridos hijos, más que vuestra salvación; lo demás dejadlo todo en Mis manos que Yo cuidaré de ello[5]. ¿O no os fiáis de Mí?

¡Cuánto tiempo, Israel, he esperado el tiempo de volver a ti! Pues llega la hora, prepárate, querido pueblo Mío, prepárate con todo lo que dejé dispuesto en este mundo para tu salvación, porque llega el Hijo del hombre a regir la Tierra[6].

No os alarméis ni os asustéis, pues Yo estoy con vosotros y nunca os dejaré[7] de Mi mano. Vosotros, sed fieles a Mis Mandamientos; Yo os espero en Mis Sacramentos de amor y de paz. Llenaos de la alegría de Mi Gracia.

Un pueblo bien dispuesto encontraré si cumplís Mis Mandatos y sois fieles a la voz de Mi Gracia, a la voz de Mi Santo Espíritu que vive en vosotros[8] y os alienta sin cesar: Fuente pura y cristalina de la Gracia y el Amor, por siempre. Amén.

Estás triste, pueblo Mío, pues Mi venida te pone frente a ti y tienes miedo. No temas, sólo debes temer a quien te empuja a la condenación[9] eterna cada día, poniéndote agradable e irresistible el pecar. Di: ¡No!, con todas tus fuerzas y voluntad a quien quiere perder tu alma; pero ven a Mí, que Yo te espero para fundirme en un abrazo eterno contigo, pueblo Mío, y vivir eternamente juntos en el cielo de Mi Padre.

Oh, pueblo Mío, si supieras cómo se ha preparado el cielo para Mi llegada a este mundo. Todo está dispuesto y necesito de ti, de tu colaboración para redimir a este mundo del pecado y del mal. Si supieras lo valioso que eres a Mis ojos[10] te pondrías en pie como el ave Fénix[11], que resurge de sus cenizas y vuela; vuela alto, pues en él está la vida. Así os quiero y así os necesito. Dejad de mirar tanto vuestras cosas y lanzaos a ayudarme sabiendo que sois valiosos, únicos y llenos de vida por la Misericordia de Dios; y dejad de lamentaros de vuestra pobreza e incapacidad. Vuestro Huésped es Mi Santo Espíritu[12] y Dios lo puede todo en vosotros si sois fieles a Mis Mandamientos y guardáis vuestra alma en la gracia de Dios. Todo el que está lleno de Mi Gracia tiene en sus manos el poder del Espíritu Santo[13], pues habita en vosotros y sólo quiere vuestra salvación.

Sed cauces de la gracia para vuestros hermanos, dejadme llegar a ellos a través de vosotros.

Es tarde, y las circunstancias adversas de un mundo que empieza a agonizar quieren intimidaros, pero no lo permitáis, pues os dije que os necesito como fuertes soldados aguerridos en la batalla, no miedosos ni desconfiados. Ánimo, que os necesito valientes.

¿Para qué os preocupáis tanto por las cosas de esta vida, si este mundo pasará con todas ellas? No, hijos, no malgastéis tantas energías en cosas vanas que no tendrán ningún futuro. Gastad vuestras energías en buscar Mi Gracia y ayudar a vuestros hermanos a encontrarla en sus vidas. En este Año de Misericordia[14] necesito apóstoles de Mi Misericordia que rieguen este mundo de Mi voz y Mi Palabra, sean valientes[15] y audaces, y se entreguen a Mi Santo Espíritu que los llenará de dones y carismas[16] para llevar la victoria de Mi Reinado a este mundo perdido.

Ánimo, hijos. ¿Os pensabais que os iba a dejar solos y pobres para luchar en este mundo contra el mal de Satanás? No, hijos, ¡aún no Me conocéis! Yo os enriqueceré con el poder y la gloria de Mi Santo Espíritu[17] para luchar a Mi lado en esta batalla final que lidera Mi Madre Santísima a la que debéis mirar y amar, pues Ella es la Estrella radiante que Mi Padre Santo os ha dado para que la Luz de Mi Gracia esté con vosotros.

Animad a vuestros hermanos a leer estos mensajes de Amor y Misericordia. Un día sentiréis el gozo y la gratitud de Mi Sagrado Corazón por traer a Mis hijos alejados y perdidos.

¡Oh, Israel, pueblo Mío, qué cerca está tu liberación![18] Escucha estas palabras que hoy te dirijo y no las olvides mientras vivas, porque una vez hablo y no volveré a hablar a quien no Me quiere escuchar.

Veréis al Hijo del hombre descender del cielo en una nube[19] y el mundo se llenará de la alegría del Espíritu Santo pero antes de esto debéis padecer y acrisolar vuestras almas en la Gran Tribulación que es inminente, y en algunos lugares ha empezado ya.

Rezad por el Papa, pues es objetivo del mal y de los que secundan sus planes. Y ¡ay, hijos, dónde se ha metido el mal! En el lugar que nunca fue reservado para él, pero que él codició desde siempre pues es el Trono de Dios en este mundo. Rezad por él y ofreced ayunos pues sufrirá mucho, por vosotros y en sus propias carnes, el mal y el pecado que anida y se esconde en este mundo, pero que está descubriéndose como nunca ha podido hacerlo, hasta que se hará totalmente visible a los ojos del mundo.

Ojos ciegos[20] que están embotados por las cosas de este mundo para no ver lo que tienen delante.

Oh, pueblo Mío, el cielo mira expectante a sus hijos para ayudarles; pero, pueblo Mío, déjate ayudar. Pide y suplica tu liberación y salvación, y abre tu corazón al perdón y la misericordia de un Dios que murió por ti en la Cruz[21] para darte las llaves de las puertas del cielo.

Oh, pueblo Mío, mírame, mira a tu Dios y Salvador y háblame. Dime qué quieres de Mí, habla Conmigo y pide la Gracia de Mi Espíritu Santo[22].

El tiempo se acerca, el tiempo de Mi Venida Gloriosa para liberar a este mundo de las garras de Satanás.

Os amo y os necesito, queridos amigos, queridos niños de Mi Alma. Mi Padre os mira desde el cielo y os espera para daros un Reino Eterno de Amor a Su lado.

Cuánto tiempo he esperado este momento y ha llegado. Secaré vuestras lágrimas y os daré una nueva mirada; acabaré con la injusticia y la maldad, con el terror y la impiedad; y llenaré todo de una Luz nueva[23], radiante, donde vivan Mis hijos amados en paz y tranquilidad. Donde sientan Mi presencia día y noche, donde todo sea según los designios con los que Mi Padre creó este mundo[24], y todo se pervirtió y se malogró por la serpiente astuta y llena de maldad que corrompió a Mis hijos amados[25].

Ahora todo comenzará y Mis hijos habrán lavado sus manchas de pecado en sus almas en el Agua de Mi Santo Espíritu. Y bañados y purificados en Mi Sangre vertida[26] por Amor en la Cruz, se vestirán con lino blanco[27] y cantarán y batirán sus palmas en honor de su Único Dios y Salvador.

Gloria a Dios en el Cielo y en la Tierra el amor y el orden reinarán, todo se llenará de la Gloria de Dios, hijos amados, pero hasta este momento culminante de la historia de este mundo hay que trabajar y padecer. Disponeos a ello. No combatís con un igual[28], combatís con el mal que sale del infierno, por ello revestíos con las armas del Espíritu Santo[29], sólo así podréis salvar vuestras almas y las de vuestros hermanos.

Oh, hijos, qué poco os queda para estar ante Mí.

Lavad vuestras manchas, purificaos con la oración, el ayuno, y el sacrificio y orad, orad sin cesar[30] porque la noche se acerca llena de maldad para perder a Mis hijos. Aún los elegidos en Mi Amor deberán ser rigurosos y vigilantes del estado de su alma pues a ellos les tocará sufrir y combatir.

Nada está hecho, cada día se hace, pero no temáis porque Yo, Jesús, vuestro Único Dios Y Señor, estoy con vosotros y no os abandono. ¿Podría abandonar una madre a su niño recién nacido? Pues Yo no os abandono[31] y os llevo grabados en las palmas de Mi mano, queridos niños de Mi Alma, hijos de Mi Pasión.

Acudid a la confesión frecuente.

Renovad vuestras promesas bautismales.

Recitad el Credo y esperad el gran día que ha de llegar.

Trabajad, hijos, trabajad en Mi mies[32]. Mi Amor está con vosotros y os cubre de ternura y de Paz.

Yo os protejo, hijos, confiad en Mí, confiad en Mi Amor. Amén. Amén.

Nada volverá a ser como antes, todo cambiará. Preparaos para lo que está por llegar. No os abandono, hijos, no Me abandonéis y seréis salvos.

Poned a salvo a vuestros hermanos, ellos os necesitan en este Año de Misericordia[33]. Luchad, luchad por el Reino de Dios en este mundo, que ya llega. Aleluya.

No tengáis miedo, Yo, Jesús, estoy con vosotros y no os suelto de Mi mano. Os necesito, hijos. Trabajad por la Corona de Gloria que no se marchita[34].

Yo soy vuestro Pastor[35], y cuido de Mis ovejas. Yo os conozco y no dejaré que se pierda ni uno solo de los que el Padre Me ha confiado[36].

Os aliento y os amo, querido pueblo Mío.

La lluvia caerá del cielo, la lluvia que limpiará este mundo de todo mal. Poneos a resguardo cuando llegue este momento. Entended, hijos, entended y leed las Sagradas Escrituras pues es el tiempo del rigor.

Yo estoy aquí, Jerusalén, ciudad de Mi Corazón que apedreas y matas a los profetas[37], Me verás bajar del cielo y creerás en tu Salvador.

Orad, orad sin cesar[38] y trabajad[39].

Yo, Jesús, estoy con vosotros. Amad a Mi Madre, acordaos siempre de Ella, saludadla con el rezo del Ángelus. Ella os mira.

Estad dispuestos a sufrir y a padecer por Mi Amor.

________________________
[1] Is 60, 1
[2] Lc 2, 11 ; Jn 3, 17
[3] Sal 47, 1
[4] Jn 14, 2-3
[5] Mt 6, 33
[6] Sal 96, 13 ; Sal 98, 9
[7] Mt 28, 21 Mt 28, 21
[8] 1 Cor 3, 16 ; 2 Tim 1, 14
[9] Mt 10, 28
[10] Is 43, 4
[11] Esta comparación es relativamente frecuente en los Santos Padres: San Clemente de Roma, Papa, Epístola a los Corintios XXV y XXVI; pero también se halla por dos veces en Santa Teresa de Jesús, Moradas Sextas, 4, nº 5; Libro de la Vida Cap. 39, nº 23: (Un día le vino a la mente en la Comunión el ave Fénix y le dijo el Señor: “Buena comparación has hecho; mira no se te olvide para procurar mejorarte siempre”). Cfr. 1 Cor 15, 44-49. 53
[12] Rm 8, 9
[13] Ef 6, 10
[14] Mensaje 3, 7 sep 2014, p. 1; Mensaje 4, 7 oct 2014, p. 2.
[15] Ef 6, 19-20
[16] Lc 24, 49 ; 1 Cor 12, 4-11
[17] Ef 6, 10-17
[18] Lc 21, 28
[19] Mt 24, 30 y par.; Ap 1, 7
[20] Mt 15, 14 ; Lc 6, 39
[21] 1 Jn 3, 16
[22] Lc 11, 13
[23] Ap 21, 23-25
[24] Mt 6, 10
[25] Gén 3, 1-24
[26] Ap 1, 5 ; Ap 5, 9 ; Ap 12, 11; Jn 1, 29
[27] Ap 7, 13-14
[28] Ef 6, 12
[29] Ef 6, 11 ; Ef 6, 13
[30] Ef 6, 18
[31] Is 49, 15
[32] Mt 9, 37-38 ; Lc 10, 2
[33] 1 Tes 5, 12-15 ; Lc 10, 29-37
[34] 1 Pe 5, 4
[35] Sal 23 ; Jn 10, 11
[36] Jn 6, 39
[37] Mt 23, 37
[38] 1 Tes 5, 17
[39] 1 Cor 15, 10

Nota: El director espiritual de Isabel escribe lo siguiente:
“Conviene tener presente que las citas bíblicas que van a pie de página no forman parte del mensaje, sino que son un añadido posterior: son sólo ilustrativas e indican una concordancia textual entre el mensaje y las mismas. Pero no se pretende demostrar o interpretar la Palabra de Dios a la luz del mensaje.
Al poner a disposición estos mensajes de todo el que quiera conocerlos se hace con la confianza de que un día gocen de alguna aprobación eclesiástica y en el sometimiento al juicio de la autoridad de la Iglesia en cuanto a su origen sobrenatural, pero con la persuasión de que no contienen nada que vaya en contra ni del dogma, ni de la moral de la Iglesia. De momento están acogidos al decreto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe (AAS, 58, nº 16, de 29-12-1966) aprobado por el Beato Pablo VI permitiendo la publicación de escritos de esta índole. Ojalá contribuyan a la nueva evangelización que el Papa Francisco nos propone incansablemente.” http://elpastorsupremo.es/

Fuente:
http://www.elpastorsupremo.es/wp-content/uploads/2016/01/MENSAJE-19.pdf

Mensajes de la vidente Isabel publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/vidente-isabel/ 

Enlaces a todos los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

“Escúchame, hijo, por compasión y acude al sacramento del perdón para que tu alma sea lavada en Mi Sangre”

Los días 7 de cada mes, desde Julio del año 2014, la vidente Isabel recibe Locuciones de Nuestro Señor Jesucristo, publicadas en el sitio: http://elpastorsupremo.es/

jesus_buen-pastor-3-copiaMENSAJE 18
7 DE DICIEMBRE, 2015

El cielo y la tierra pasarán mas Mis Palabras no pasarán[1]. No habrá lugar donde no llegue el resonar de Mis Palabras. Todo rincón del mundo estará lleno de Mi Palabra porque el Señor, Dios del Universo, ha hablado a toda la Tierra[2].

Todos los mares y océanos están llenos de Su Amor y Su Palabra. Todos los hijos de los hombres conocerán Su Palabra.

El Cielo y la Tierra destilarán Su Gloria, porque el Señor del Universo mira a la Tierra. Ha puesto Sus ojos en Sión y el mundo está lleno de Su Amor y Su Palabra.

Oh, hijos del Altísimo, hijos pequeños del Señor, ha llegado la hora de vuestra liberación, porque el mundo conoce Su Palabra. Su Nombre es conocido en el Cielo y la Tierra. Todo ser que alienta[3] responde al Nombre del Señor y va tras Él. Todo se ha cumplido. ¿A qué esperáis para ir tras Él? No aguardéis a que sea demasiado tarde, porque el tiempo se os echará encima y ya nada podréis hacer. Es tarde, hijos, y aún no habéis preparado vuestro equipaje; ya es hora de comenzar. Cuando veáis signos en el cielo, preparaos, porque el Señor llega a instaurar un Reino[4] de Justicia y de Amor como nunca habéis conocido por vuestra maldad.

Es tiempo de vislumbrar los acontecimientos que llegan inexorablemente, y aún pensáis que tenéis tiempo de pensar en el mañana. No, hijos, ya no hay tiempo para pensar en lo que no os aguarda, sino en lo que se os viene encima. Preparaos con Mis sacramentos y acudid a la fuente de Mi gracia que ha sido abierta para vosotros por amor de un Padre[5] que no podéis imaginar, pues nadie le conoce más que el Hijo; pero Yo, hijos, os le he dado a conocer a través de Mis obras[6] y de Mi Sacrificio cruento en la Cruz[7].

El Padre Eterno ha abierto las puertas del Cielo, para que toda la Tierra sea inundada de Su Misericordia.

Hijos, sed agradecidos y luchad en este tiempo de gracia, para que todo hombre sea limpiado de todos sus pecados en ese río de Gracia y de Amor, el agua cristalina y límpida de Mi Santo Espíritu. Y pueda acceder a la Gloria del Cielo.

El cielo está expectante, orante y puestos sus ojos en vosotros, pues nunca el cielo ha derramado esta misericordia en el mundo como ahora, hijos, en este tiempo de gracia. Que ninguno de Mis hijos se quede parado viendo el devenir de los acontecimientos, sino que, como fuertes soldados[8], y aguerridos combatientes a las órdenes de vuestro Capitán, os dispongáis a trabajar por la salvación de vuestros hermanos. Difundid estos mensajes de la Misericordia de Dios, que sean conocidos para mayor Gloria de Dios y bien de las almas. Vosotros, llevadlos a vuestros hermanos, que Yo abriré sus corazones a la luz de Mi Gracia para que den frutos de conversión y, un día, todo se os pagará en el cielo.

Oh, hijos, ¡qué ingratos sois!, si os clamo pidiendo vuestra colaboración a la obra de la redención, y aún estáis parados en vuestras conversaciones. No, hijos, no, prestad atención a estas palabras que os llegan de Mi Corazón, poneos a trabajar en este año de misericordia como si la vida os fuera en ello, la vuestra y la de vuestros hermanos. Ya os anuncié, por Mi querida niña Isabel, este año de gracia[9]; ahora os pido vuestra ayuda para que sea un año de redención, de misericordia para tantas almas que no han conocido Mi Amor, Mi Salvación, y aún andan errantes por caminos de pecado y de condenación eterna. Amad a vuestro Salvador, demostrad vuestro amor por Mí, amando y luchando por la salvación de vuestros hermanos, por los que he muerto en la cruz y he derramado Mi Santa Sangre[10]. Ayudadme a que Mi Sangre vertida dé el fruto precioso de la Redención[11].

Es hora de caminar entre las tinieblas pero no tembléis, no os asustéis, que Mi Amor Misericordioso os acompaña. Vuestra fuerza está en Mi Santo Espíritu[12]; invocadle y Él os ayudará.

Os espero, hijos, en cada hermano que aún no conoce Mis mensajes. Os espero, hijos, en cada alma que aún no conoce Mi Salvación. Os espero en su corazón, aprisionado por sus pecados, venid a liberarme de sus pecados y de sus errores con vuestro amor por Mí y por él.

No dejéis para mañana vuestros quehaceres en Mi mies pues el tiempo se ha acabado y aún hay mucho trabajo que hacer[13].

Vendrán días de tinieblas, donde el príncipe de este mundo soltará toda su rabia sobre este mundo, que ha sido hecho prisionero por él y por todos los que secundan sus planes de terror y maldad. Oh, hijos, ayudadme a liberar a vuestros hermanos de sus garras y planes diabólicos de destrucción y de maldad. No os demoréis, pues el tiempo llegará a su fin y un día os lamentaréis de que muchos de Mis hijos no hayan sido salvados de las garras del mal por vuestra negligencia y falta de obediencia a Mis mandatos en estos mensajes que os hago llegar por Mi Misericordia.

Una ola de maldad se extenderá por todo el mundo, como no ha habido igual. Estad preparados, vigilantes[14], pues deberéis salvar las almas sin tiempo; y poneos a resguardo al mismo tiempo.

Los acontecimientos se sucederán tan rápidamente que, si el cielo no os ayudara, no os daría tiempo a reaccionar. Pero ahora os aviso, y Mis palabras llegan a vuestros corazones. Ánimo, hijos; adelante, hijos, que el tiempo de la Gloria, de Mi Gloria, se acerca en vuestras vidas y seréis salvos por la Sangre del Cordero[15].

Un día os dije que cuando os preparase una morada en el cielo volvería a por vosotros y os llevaría al cielo Conmigo[16]. ¡Hijos, Mis Palabras se cumplen! Se han cumplido para esta generación, que se ha convertido en pasto para Satanás y tiene prisioneros, encadenadas a él muchas almas por las que Yo, vuestro Dios y Señor, he muerto en la Cruz.

Cuántas lágrimas derramadas por Mi Madre por vosotros, hijos, que estáis prisioneros del más cruel enemigo de Mi Salvación. Ahora, hijo, que lees estas palabras, deja el mal y el pecado, y sal corriendo a buscar tu liberación, tu salvación, acude a la fuente de Mi Misericordia y un día te llevaré Conmigo al Cielo, al Reino de Mi Padre que he prometido en Mi Cruz[17] para ti.

Escúchame, hijo, por compasión y acude al sacramento del perdón para que tu alma sea lavada en Mi Sangre[18].

Tú, hijo, que lees Mis Palabras y sabes cuánto mal hay en tu vida, en tu alma, disponte con rapidez para venir a la fuente de Mi Gracia, porque allí te espero para darte todo Mi amor y Mi bendición, estrecharte en Mis brazos y, cuando llegue el momento de desolación a esta Tierra, venir a por ti y llevarte en Mis brazos al Cielo que os espera.

Oh, hijo, nunca Me cansaré de avisarte del mal y darte el bien de Mi Amor y de Mi Gracia donde está tu salvación eterna.

¿Dónde está Mi Gloria? En vuestra salvación, hijos. Apresuraos, que el tiempo se termina y comienza un mundo nuevo donde reinará la paz y la justicia, el amor y el orden. Todo será nuevo[19], porque este mundo pasará con todo su mal.

Escúchame, hijo de Mis entrañas, hijo de Mi Cruz y de Mi Salvación, y no reniegues de quien te dio la vida y te espera en el cielo para una eternidad de amor.

Cuánto tiempo he esperado este momento, para poner fin a tanto mal y tanto sufrimiento como asola la Tierra. Pero todo está en manos de Mi Padre[20], de Mi Padre Santo, que todo lo ordena y lo lleva a la Salvación en la infinita sabiduría de Su Santo Espíritu.

No es tiempo de esperar mirando al cielo, es tiempo de trabajar.

Un mundo nuevo os aguarda; abrid las puertas al Señor, ayudadme a limpiar esta Tierra de tanta maldad vertida por el hijo del mal y la perversión, huid de él agarrándoos a Mi Cruz. Mi Cruz es vuestro asidero, vuestro único asidero para el tiempo que inexorablemente ha empezado: El fin del tiempo de este mundo, que ya ha vertido su última gota de maldad.

Una trompeta[21] está en el horizonte. Está preparada para ser tocada en el momento preciso de la última salvación. Escuchad su sonido y preparaos, pues Mis ángeles han recibido órdenes para vuestra liberación y salvación de este mundo perverso, cuyo único dueño es Satanás.

Mi Reino no es de este mundo. Yo os espero, hijos, para un mundo de amor y de paz.

Nada os inquiete, salvo la pérdida de vuestra alma y la pérdida de las almas de vuestros hermanos.

Éste es un aviso último, pues la maldad del príncipe de este mundo impedirá Mis avisos y Mis mensajes.

Mis ángeles están preparados, el cielo se abrirá y el resonar de las trompetas marcará y señalará la redención de este mundo. Ahora llueve la Misericordia sobre este mundo, bañad vuestras almas en el dulce rocío de Mi agua bautismal y seréis salvos[22].

Mi Santo Espíritu está en vosotros[23], escuchadle, obedecedle.

El cielo y la tierra pasarán mas Mis Palabras no pasarán. Han llegado a todos los rincones del mundo. Vuestra liberación se acerca, estad atentos y vigilantes porque la destrucción de este mundo por Satanás no es el final, sino que dará paso a la instauración de Mi Reino en este mundo.

Escuchad Mis Palabras que os hago llegar por el instrumento elegido por Mi Misericordia, ahora que aún podéis hacerlo, pues ya os dije que un día querréis encontrar estos mensajes y no podréis, pues el príncipe de este mundo impedirá todo lo que viene de Mí, para que no os podáis salvar de sus garras infernales.

Aún es tiempo de Misericordia; aprovechad este tiempo de gracia que es la última oportunidad para un mundo perverso y desagradecido con la Salvación de su Dios, que compró a todas las almas con el precio de Su Sangre[24] ¡Pero en cuántos se ha malogrado la Salvación que vino a traer a este mundo el Hijo del hombre!

Ayudad al Papa en este año de Misericordia. Ayudad a vuestro pastor a reunir a todas las ovejas del pueblo de Israel.

¡Oh, hijos, pronto estaré con vosotros! ¡Aleluya! Preparaos para ese día que ya se acerca.

Avisad a vuestros hermanos, a Mis hijos, por los que derramé Mi Sangre[25].

El Padre os mira atentamente desde el cielo y os aguarda en una eternidad de Amor.

¡Gloria a Dios en el Cielo, y en la Tierra paz a los hombres que ama el Señor![26] No dejéis de cantar y vivir estas palabras en vuestra vida.

Adiós, hijos, trabajad y esperad el Reino de Dios. Aleluya.

________________________
[1] Mt 24, 35
[2] Sal 19, 5
[3] Sal 150, 6
[4] Rom 14, 17
[5] Jn 3, 16
[6] Mt 10, 37 – 38 ; Jn 17, 26
[7] Mt 27, 11 – 50
[8] 2 Tim 2, 3 – 4
[9] Mensaje 3, 7 sept. 2014, p. 1; Mensaje 4, 7 oct. 2014, p. 2
[10] 1 Pe 3, 18 ; Rom 5, 8
[11] Ap 5, 9
[12] Is 11, 2 ; Ef 6, 18
[13] Lc 10, 2 ; Mt 9, 37
[14] 1 Cor 16, 13
[15] Ap 7, 14
[16] Jn 14, 2 – 3
[17] Lc 23, 43
[18] Is 1, 18
[19] Ap 21, 1
[20] Mt 24, 36
[21] Mt 24,31; Ap 8,1–11,19
[22] Mt 3,6.11; Mc 1,4.8
[23] Ef 2, 22 ; 1 Cor 6, 19
[24] 1 Cor 6, 20
[25] 1 Pe 1, 18-19
[26] Lc 2, 14

Nota: El director espiritual de Isabel escribe lo siguiente:
“Conviene tener presente que las citas bíblicas que van a pie de página no forman parte del mensaje, sino que son un añadido posterior: son sólo ilustrativas e indican una concordancia textual entre el mensaje y las mismas. Pero no se pretende demostrar o interpretar la Palabra de Dios a la luz del mensaje.
Al poner a disposición estos mensajes de todo el que quiera conocerlos se hace con la confianza de que un día gocen de alguna aprobación eclesiástica y en el sometimiento al juicio de la autoridad de la Iglesia en cuanto a su origen sobrenatural, pero con la persuasión de que no contienen nada que vaya en contra ni del dogma, ni de la moral de la Iglesia. De momento están acogidos al decreto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe (AAS, 58, nº 16, de 29-12-1966) aprobado por el Beato Pablo VI permitiendo la publicación de escritos de esta índole. Ojalá contribuyan a la nueva evangelización que el Papa Francisco nos propone incansablemente.” http://elpastorsupremo.es/

Fuente:
http://www.elpastorsupremo.es/wp-content/uploads/2015/12/MENSAJE-18.pdf

Mensajes de la vidente Isabel publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/vidente-isabel/ 

Enlaces a todos los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

¿Grave Crisis en la Iglesia?, por el Padre Ángel Mª Rojas, S.J.

p-angel-ma-rojas_garabandal3-copia
¿GRAVE CRISIS EN LA IGLESIA?

Hoy abundan los comentarios alertando sobre una crisis muy seria en la Iglesia.

¿Qué hay sobre esto?

Creo que es cierto. Por lo tanto, en calidad de Director espiritual de algunas personas, me creo en la obligación de proporcionar algunos datos para afrontar correctamente la situación.

Es sabido que hay Fuerzas poderosas (masonería, comunismo, liberalismo, etc.) que quieren acabar con la Iglesia Católica, porque hoy es la Entidad que más defiende a la persona humana, su libertad, la justicia, la verdad, la caridad, y se resiste al Nuevo Orden Mundial, que quieren imponer.

Pero saben que, para poder derrotarla, hay que acabar con el Papado.

Con el Papa Juan Pablo II no pudieron los progres.

A Benedicto XVI le hicieron la vida imposible. Le acusaban de un discurso muy teórico, de estar alejado del pueblo. Aunque sus intervenciones eran muy estudiadas y matizadas, le sacaron punta a todo lo que pudieron. Recordemos Ratisbona (aunque el tiempo le dio la razón). Viendo que con su salud débil no podía hacer frente un ataque tan fuerte, se vio obligado a dimitir.

Los ataques al Papa Francisco comenzaron a las siete y media de la tarde del 13 de marzo de 2013, en el momento en que, desde “el  Balcón de las Bendiciones”, dijo “buenas noches” a toda la gente reunida en la Plaza de san Pedro. Ya ese “buenas noches” fue criticado…

También fue puesta en cuestión su primera decisión: vivir en la Residencia de Santa Marta, para evitar el aislamiento que rodeaba a los Papas anteriores al residir en sus apartados apartamentos pontificios. El Papa Francisco quiere estar pendiente de lo que ocurre a su alrededor y fuera de los muros vaticanos. En el apartamento papal hubiera estado aislado y vigilado, mediatizado, desinformado y a merced de los que quisieran manipularlo.

Como se ve, no había ningún argumento teológico, sino que era, simplemente, ganas de atacarle.

En cuanto el Papa indicó que quería reformar la Curia vaticana, eliminando la pompa, el lujo y la ostentación, los que estaban enquistados en puestos altos vieron peligrar su status y desenterraron las hachas de guerra.

Por ejemplo, les molestó mucho que el Papa Francisco visitara los garajes del Vaticano y, ante tantos cochazos carísimos, recomendara la sencillez y la pobreza.

La Fiscalía romana anticorrupción hizo un importante decomiso de cientos de cajas de documentos que comprometían a las finanzas vaticanas y a importantes eclesiásticos con la “mafia” italiana y gigantescas operaciones de blanqueo de capitales y desvío de fondos de fondos vaticanos en un complicado mecanismo para desaparecer dineros. Este escándalo hizo temblar la ostentosa y lujosa estructura vaticana. La “Masonería Iluminatti”, así como influyentes sectores bancarios, económicos, sectores mafiosos italianos, y la “mafia y el poder vaticano” se sienten en peligro por el decomiso de documentos muy comprometedores por parte de la Fiscalía romana anticorrupción.

Para colmo, ven que el Papa Francisco tiene la intención de sanear y poner controles a las finanzas vaticanas y a todos los negocios sucios que aún rigen en altos poderes dentro del Vaticano.

A la “Mafia vaticana” le preocupa que el Papa Francisco no esté de acuerdo en que “delincuentes con sotana” vivan en terreno vaticano, refugiados, escondidos, evadidos de enfrentar la ley. El Papa dio instrucciones para que todo aquel con cuentas pendientes con procesos o acusaciones penales, salgan de suelo vaticano, ya que no  quiere que en su Pontificado el Vaticano sea santuario de infractores de la ley. Los lobos vestidos de oveja afilan más sus hachas de guerra.

¡LA GUERRA ESTABA DECLARADA! 

Era claro el deseo de cargarse al Papa como fuera, aunque sin argumentos teológicos, porque aún no había hablado apenas. Para algunos, un verdadero TOC (trastorno obsesivo-compulsivo).

En cuanto el Papa empezó a hablar, la “Mafia”, que ve peligrar su cómoda situación, adopta la táctica de atraer a los sectores más conservadores de la Iglesia, mediante la manipulación de los medios de comunicación, sitios webs y redes sociales.

A los Papas anteriores les achacaban un lenguaje difícil y alejamiento del pueblo.

Pero, en cuanto el Papa Francisco empezó a tener intervenciones, se cambiaron las tornas: vieron que el pueblo estaba con él y programaron una nueva táctica: que fueran los tradicionalistas quienes se escandalizaran, achacándole un lenguaje demasiado espontáneo y sin suficientes precisiones teológicas.

A Juan Pablo II y Benedicto XVI los progres les achacaban de tradicionalistas. A Francisco, los tradicionalistas le acusan de progre. ¡Ganas de incordiar!

Yo me pregunto: si hoy viniera Jesús, ¿cómo le trataríamos? Por lo que se otea, creo que sería exactamente igual de lo que hicieron en su tiempo: ¡protestaban de Juan Bautista porque ayunaba y de Jesús porque comía!

* “¿Con quién compararé a esta generación? Se parece a los chiquillos que, sentados en las plazas, se gritan unos a otros diciendo: “Os hemos tocado la flauta, y no habéis bailado, os hemos entonado endechas, y no os habéis lamentado.” Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: “Demonio tiene.” Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: “Ahí tenéis un comilón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores.” (Mt 11,16-19).

* “Los fariseos y sus escribas murmuraban diciendo: «¿Por qué coméis y bebéis con los publicanos y pecadores?» Les respondió Jesús: «No necesitan médico los que están sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a conversión a justos, sino a pecadores.» Ellos le dijeron: «Los discípulos de Juan ayunan frecuentemente y recitan oraciones, igual que los de los fariseos, pero los tuyos comen y beben.» (Lc 5,30-33).

Así ocurre hoy también. Si el Papa actúa como teólogo, le acusan de subido, de distanciado del pueblo sencillo. Si se acerca a la gente y es espontáneo, le acusan de falta de precisión teológica.

Pero la gente de la calle está muy feliz con este Papa, más comprensible y accesible para ellos. Por eso la Mafia ha trabajado eficazmente para sublevar a los teólogos que se dejen manipular.

En una entrevista que le hicieron los periodistas del PAÍS, publicada el pasado 22 de enero, dice el Papa que se siente utilizado, que le cambian el sentido de sus frases. También reconoce que le gusta la espontaneidad: “estoy tratando de que el Evangelio vaya adelante. Pero imperfectamente, porque pego patinazos a veces.”

Hace más de veinte años, don José Antonio Sayés me preguntó si yo opinaba que podría surgir un cisma en la Iglesia. Le respondí que el cisma existía ya, aunque latente. Ya había sacerdotes que predicaban herejías; ya había Obispos abiertamente reticentes con el Papa; ya había Órdenes religiosas que renegaban de sus Fundadores.

Pero hoy ha salido del armario lo que entonces estaba escondido y el cisma es ya patente.

Los que antes criticaban al Papa en corrillos, lo hacen ya públicamente y se esfuerzan por contagiar su odio.


“Tontos útiles”

Esta expresión es originalmente atribuida a Lenin: Полезный идиот (transliterado como Poljeznyj idiot). Describía a los intelectuales y periodistas occidentales que viajaban a la URSS y que regresaban a sus respectivos países de origen hablando de forma entusiasta acerca de los “logros soviéticos en educación y salud, los avances técnicos en agricultura e industria y la construcción de una nueva sociedad”. El término “tonto” se refería a la ingenuidad o credulidad de esos visitantes cuando el gobierno soviético -con visitas guiadas- les hacía ver diversos hospitales, granjas, escuelas y fábricas, cuyas instalaciones habían sido especialmente preparadas o maquilladas con exclusivos fines propagandísticos.

Esta expresión es ahora usada más ampliamente para describir a alguien que es manipulado por un movimiento político o religioso, generalmente de tendencia extremista. 

Las fuertes Mafias que quieren acabar con el Papado están fomentando hoy los “tontos útiles”, que resultan ser precisamente aquellos sacerdotes y movimientos religiosos que pretenden ingenuamente (?) ser más fieles a la doctrina católica.

Tenemos que partir de la base de que la doctrina del Papa Francisco es plenamente coherente con la de sus predecesores, así como con la Escritura y la Tradición de la Iglesia.

La manipulación utiliza la táctica de olvidar el conjunto del texto y fijarse en una frase, desenfocándola y examinándola con una lupa, para poner luego el grito en el cielo.

Los puntos de fricción que han creado son múltiples. Muchos verdaderamente ridículos. Quizás el más frecuentado sea la famosa nota 351 del capítulo octavo de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia.

Este documento es excelente. Si no hubiera existido la campaña anti-Francisco, todo el mundo la hubiera leído con gusto, encontrándola muy provechosa.

Ahora bien, los detractores del Papa poniendo la lupa en las 73 palabras de esa nota, desprecian las 60.753 del resto del documento.

Esa nota, leída con espíritu sencillo, se entiende perfectamente a la luz de la Tradición de la Iglesia. Pero cuando algo se quiere interpretar enrevesadamente, es dudoso que 2 + 2 = 4. Si utilizamos el método quisquilloso con la Sagrada Escritura, ¡la de cosas que podrían salir! Recordemos simplemente Mt 5,32: “Pues Yo os digo: Todo el que repudia a su mujer, excepto en caso de fornicación, la hace ser adúltera; y el que se case con una repudiada, comete adulterio.” ¿Es que Jesús admite el divorcio en caso de fornicación de uno de los cónyuges? Es un texto difícil, con el que aún no se atreven los detractores del Papa. Si fueran coherentes en aplicar su lupa buscadora de textos menos claros, lo harían como lo hicieron los fariseos del tiempo de Jesús. 

Vamos a hacer juntos un experimento.

Hacedme el favor de leer este soneto de Lope de Vega:

¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,
que a mi puerta, cubierto de rocío,
pasas las noches del invierno oscuras?

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío,
si de mi ingratitud el hielo frío
secó las llagas de tus plantas puras!

¡Cuántas veces el ángel me decía:
«Alma, asómate ahora a la ventana,
verás con cuánto amor llamar porfía»!

¡Y cuántas, hermosura soberana,
«Mañana le abriremos», respondía,
para lo mismo responder mañana»

¿Os ha gustado? Eso significa que lo habéis leído bien, como lo hace una persona normal.

¿Qué me diríais de alguien que pusiera el grito en el cielo, quejándose de que al final falta un signo de admiración?

Que es un quisquilloso, ¿no es verdad? Teniendo un soneto tan magnífico, denotaría un espíritu enfermizo dar vueltas a tan pequeño descuido, decir que Lope de Vega es un poeta pésimo, publicar artículos en contra suya… Entendéis la comparación. El Papa Francisco publica la magnífica Exhortación Apostólica Amoris Laetitia, y se levanta una turba de quisquillosos que, olvidando las riquezas teológicas y espirituales del conjunto, se quedan hurgando en un detalle que, por lo demás, se puede entender bien.  

¡Sí, se puede entender bien!

El arzobispo de Baltimore (Maryland, EEUU), Mons. William E. Lori, ha pedido en una carta a sus sacerdotes (16-02-2017) que interpreten «Amoris Laetitia» teniendo en cuenta «Familiaris Consortio» de san Juan Pablo II y «Sacramentum Caritatis» de Benedicto XVI.  

Su carta es coherente con las enseñanzas de los papas Francisco, Benedicto XVI, San Juan Pablo II y el Beato Pablo VI.

El arzobispo anima a leer «Amoris Laetitia», especialmente el capítulo 8, párrafo 305 (y la nota 351 al pie), sobre el acompañamiento a personas en situaciones irregulares, junto con los puntos correspondientes de las exhortaciones apostólicas de San Juan Pablo II «Familiaris Consortio» (#84) y del Papa Benedicto CVI «Sacramentum Caritatis» (#29).

Ambos documentos afirman la necesidad de que los divorciados vueltos a casar por lo civil obtengan la nulidad de su primer matrimonio antes de que se les permita el acceso a los sacramentos. «Esos documentos afirman la indisolubilidad del matrimonio sacramental, pero el último reconoce que quizás haya casos legítimos en que la fe católica pueda, por ejemplo, ser incapaz –en sentido jurídico– de probar que su anterior matrimonio era inválido».

Ésta debe ser la actitud correcta: serena, coherente con el “depositum fidei”, sin exaltarse, alborotarse ni irritarse, que no son estados de ánimo del buen espíritu, según las Reglas de Discernimiento de espíritus de san Ignacio de Loyola.

Desgraciadamente pululan ya Obispos y Superiores religiosos que discrepan abierta y públicamente de la actuación del Papa Francisco. Esto es muy grave porque, teniendo como misión la de fomentar la unidad en la fe, utilizan su autoridad y prestigio para fomentar el cisma entre sus súbditos.[1]

No niego que muchos lo hagan con buena intención subjetiva (“tontos útiles”), pero el perjuicio es real y muy grave. Y en muchos casos irreparable.

No quisiera estar en el pellejo de los que critican al Papa Francisco, cuando ellos mismos sean juzgados por Dios. Recordemos las palabras, bien claras, de Jesús: “No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzguéis seréis juzgados, y con la medida con que midáis se os medirá. ¿Cómo es que miras la brizna que hay en el ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que hay en tu ojo? ¿O cómo vas a decir a tu hermano: “Deja que te saque la brizna del ojo”, teniendo la viga en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces podrás ver para sacar la brizna del ojo de tu hermano.” (Mt 7,1-5).

En una entrevista concedida a la revista alemana Rheinische Post, el 17 de febrero de 2017, el cardenal Müller ha asegurado que no cree que sea «particularmente beneficioso que cada superior comente los documentos papales para explicar cómo entiende subjetivamente el documento». «No puede admitirse que la doctrina universalmente vinculante de la Iglesia, formulada por el Papa, reciba interpretaciones diferentes e incluso contradictorias en cada región. La base de la Iglesia es la unidad de la fe».


¿Cómo está la situación en España?

El estilo del Papa Francisco también levanta ampollas en un puñado de comentaristas y teólogos de tendencia conservadora.

* Recordemos a Francisco José Fernández de la Cigoña.
Laico de setenta y tantos años, abogado, licenciado en Ciencias Económicas. Escribe en su blog para comentar lo que ocurre en la Iglesia, con contento de unos e indignación de otros, diciendo siempre lo que le dé la gana pues no le pueden quitar la parroquia ni tampoco se juega el que no le nombren obispo. Entre sus virtudes no destacan precisamente la justicia, la verdad, la prudencia y la caridad. Tal vez olvida el que Juicio último, verdadero y definitivo es el de Dios y que “con la medida con que midáis, seréis medidos.”

* La página web Infocatolica, tan de derechas que se ha pasado al juego de las izquierdas, torpedea al Papa Francisco “bajo capa de bien” y retorciendo argumentos.

* Lo mismo Infovaticana, medio de información (¿o des-información?) religiosa vinculado a Intereconomía y dirigido por Gabriel Ariza, hijo del empresario Julio Ariza.

Gabriel y su hermano Julen administran varias empresas relacionadas con las compañías de su padre, en las que ha habido intervenciones de la Policía y parece que hay deudas de varios millones de euros con Hacienda, que sospecha actuaciones no limpias. Cristina López Schlichting podría dar más datos…

* Francisco José Delgado, joven sacerdote de la diócesis de Toledo, el pasado 21 de enero publicó (¡en Infocatolica!) un artículo titulado “La obediencia al romano pontífice en el contexto actual”.
Como ha corrido mucho en las redes, comento un par de detalles.
Aparentemente claro, es un texto enrevesado: “Poner el grado supremo de obediencia en aquel ser movido el entendimiento por la devota voluntad en cuanto ésta pueda hacerlo, hace que sea más fácil explicar cuáles son los límites de la obediencia, que distinguen la verdadera y virtuosa de la falsa y viciosa.”
Comienza partiendo de la base de que la Amoris Laetitia está mal y se apoya en interpretaciones tendenciosas. Me pregunto por qué no procura interpretarla con sencillez, según el contexto de la Doctrina de la Iglesia, sin basarse en quienes la malinterpretan: “A los que expresamos posiciones críticas con todo lo que está pasando últimamente en la Iglesia nos suelen recordar que debemos ser obedientes al Romano Pontífice. Pero, ¿en qué sentido hay que ser obediente? ¿es ciega la obediencia? ¿se debe obedecer contra el propio criterio? Siempre he sido defensor de la «obediencia ciega» en sentido ignaciano, por lo que he decidido repasar un poco lo que dice San Ignacio sobre esta obediencia, completando su reflexión con algunas cosillas de Santo Tomás, que me parece que están en consonancia.”
Ya que cita a san Ignacio, sería bueno que aplicara lo que este santo escribe al comienzo de los Ejercicios Espirituales:

Se ha de presuponer que todo buen christiano ha de ser más prompto a salvar la proposición del próximo, que a condenarla; y si no la puede salvar, inquiera cómo la entiende, y, si mal la entiende, corríjale con amor; y si no basta, busque todos los medios convenientes para que, bien entendiéndola, se salve.” [EE 22].

También se sirve de santo Tomás, pero a la inversa. Santo Tomás suele comenzar sus tesis enunciando los argumentos contrarios a la fe, para luego defender los que están en pro de la doctrina de la Iglesia. En cambio, Paco-Pepe, como le llaman, primero defiende la obediencia al Papa, para después utilizar toda su artillería en atacarla.
Para no perder tiempo con sus enrevesados argumentos, vayamos a la conclusión:Para que se dé la obediencia que da unidad y armonía al orden en el que se constituye el cuerpo Místico de la Iglesia no sólo es necesario que los súbditos sepan obedecer, sino también que los superiores sepan mandar.” Tras muchas disquisiciones sobre si se debe obedecer, termina sugiriendo que el Papa Francisco manda mal. ¡Haber empezado por ahí, soltando su rencor al Papa, y nos habríamos ahorrado tiempo!

También existen, evidentemente, teólogos y superiores que saben interpretar las cosas con sencillez, sensatez, paz y en concordancia con el resto de la Doctrina de la Iglesia. Creo que constituye la mayor parte que, como es callada, no hace ruido.

Señalo solamente a uno: el Padre Santiago Martín. Contradice en vídeos, artículos y charlas la interpretación sesgada de los medios de comunicación y de teólogos desviados, tales como José Ignacio González Faus o Andrés Torres Queiruga. Demuestra que el Papado de Francisco no es rupturista y que nunca ha dicho ni propuesto las cosas que le atribuyen los m.c.s. “El Papa no ha tocado ni una coma de la doctrina”, repite.

El 13 de mayo del año 1981, el turco Mehmed Ali Agca disparó contra el Papa Juan Pablo II, con el propósito de asesinarle. Gracias a Dios, parece que la Virgen desvió el recorrido de la bala y la herida no fue mortal.

Hoy, los que le disparan con artículos, conferencias, webs…, no son los turcos, sino los que se llaman “sus amigos”

El Corazón de Jesús dijo a santa Margarita María de Alacoque que lo que más le duele es que sean los consagrados a Él quienes estén fríos espiritualmente. ¿Qué será si esos consagrados, además, le disparan abiertamente? 

Hoy se hace realidad aquella famosa profecía de san Juan Bosco, del 26 de mayo de 1862, en la que vio cómo “muchas naves, dispuestas en orden de batalla, armadas de cañones, cargadas de fusiles y de armas de diferentes clases; de material incendiario y también de libros, se dirigen contra otra embarcación mucho más grande y más alta, intentando clavarle el espolón, incendiarla o al menos  hacerle el mayor daño posible.” Es la nave del Papa.

“Las naves enemigas se disponen a asaltarla, haciendo lo posible por hundirla. Unas con los escritos, otras con los libros, con materiales incendiarios que intentan arrojar a bordo; otras con cañones, con fusiles, con los espolones: el combate se torna cada vez más encarnizado. Los enemigos, encendidos de furor comienzan a luchar empleando el arma corta, las manos, los puños, las injurias, las blasfemias, maldiciones, y así continúa el combate.”
Cuando el Papa logra amarrar su nave a las dos columnas, que tienen las imágenes de la Eucaristía y de la Virgen, “todas las naves que hasta aquel  momento habían luchado contra la embarcación capitaneada por el Papa, se dan a la huida, se dispersan, chocan entre sí y se destruyen mutuamente.”

Cuando estuve con el Papa Francisco, hace unos meses, comentando que probablemente él era el Papa anunciado por san Juan Bosco, se dio por aludido.[2]

Ahora bien, si él es ese Papa, hay que preguntarse quiénes son los que le atacan, insultan, persiguen.

Tengo pena de ellos: san Juan Bosco vio que todas esas naves atacantes se hundían…

Volvemos a preguntarnos: ¿Hay crisis en la Iglesia?

Es evidente que sí. Y grande.

¿Tienen la culpa los Papas?

Echemos una ojeada a la Historia, que nos lo aclarará fehacientemente.

Ha habido épocas en la Iglesia en que los Papas han sido modelos de perversión.[3]

Recordemos dos casos:


1º.- Juan XII
(955-964).-

Alberico, gobernante absoluto de Roma, tanto en lo religioso como en lo civil, impuso un juramento a los nobles romanos, para que su hijo Octavio fuera elegido Papa. Efectivamente, a los 18 años, Octavio fue Papa y adoptó el nombre de Juan.

El nuevo Papa era una persona inmoral, de tal modo que del palacio Lateranense, donde vivía, se hablaba como de un burdel.

Le agradaba más la guerra que el gobierno de la Iglesia.

Mató a un cardenal, castró a otro y durmió con su madre y con las prostitutas de su padre.

Fue convocado en San Pedro un sínodo compuesto de cincuenta obispos. Juan XII fue acusado de sacrilegio, simonía, perjurio, asesinato, adulterio, e incesto.  

El Papa se vengó sangrientamente. A un Cardenal le inhabilitó su mano derecha. El Obispo Otgar de Speyer fue azotado. Un alto oficial palatino perdió nariz y orejas.

Juan murió ocho días después de haber sido, según los rumores, atacado por la parálisis en el momento de un adulterio.

La Iglesia entera conocía la situación de Juan XII, pero los “fieles” no perdían el tiempo en disquisiciones ni críticas, buscando los defectos ajenos, sino que se dedicaban a alcanzar la santidad. Bajo el Pontificado de Juan XII hubo un buen abanico de santos: Abón de Fleury, Adalberto de Praga, Atanasio de Athos, Bruno de Querfurt, Bruno I de Colonia, Dunstán, Edith (santa), Gebardo de Constanza, Gerardo de Brogne, Gerardo de Toul, Adalberto de Magdeburgo, Matilde de Ringelheim, Nilo de Rossano, Olga de Kiev, Pedro Orseolo, Rosendo, Simeón el Nuevo Teólogo, Teodora de Rossano, Ulrico de Augsburgo, Vladimiro I de Kiev, Wolfgango de Ratisbona, Wulfrida, etc.


2º.- Alejandro VI (1492-1503).-

Rodrigo de Lançol y Borgia, nació en Játiva, Valencia, en 1431. Pertenecía a la familia de los Borgia y era bisabuelo de san Francisco de Borja.

Hizo una rápida carrera eclesiástica a base de intrigas, bajo la protección de su tío y padre adoptivo, el papa Calixto III (Alfonso Borgia).

Ascendió al trono papal con sobornos. Tenía fama de vida inmoral (había tenido cuatro hijos con su amante más conocida, Vanozza Catanei, entre los que figuraban César y Lucrecia Borgia).

Alejandro VI era conocido por la cantidad de amantes que tenía (niñas entre las edades de 15 años), con quien tenía relaciones dentro del Vaticano. Como resultado de estas orgías, el Papa se convirtió en padre de varios hijos.

Utilizó los bienes de la Iglesia para enriquecer a su familia y situar a sus ocho hijos ilegítimos.  

Pero, aunque todo el mundo conocía la vida disoluta y escandalosa de Alejandro VI, los “fieles” no se dedicaban a criticarle, sino a alcanzar ellos la santidad. De ahí que tengamos un elenco de santos de primera categoría durante su Pontificado: Francisco de Paula, Pedro de Alcántara, Ángela de Mérici, Basilio el Bendito, Catalina de Génova, Cayetano de Thiene, Gennadi de Nóvgorod, Ignacio de Loyola, Jerónimo Emiliani, Juan de Dios, Juan Fisher, Juana de Valois, Serapión arzobispo de Nóvgorod, Tomás Moro, Tomás de Villanueva, etc.

Por lo tanto, aun habiendo Papas abiertamente inmorales, la Iglesia ha continuado y, durante sus Pontificados, han brotado santos de primera categoría. Por lo tanto, la causa de la crisis no estaba en los Papas.

En estos últimos 170 años, Dios ha concedido a la Iglesia (y al mundo) unos Papas de una categoría excepcional: beato Pío IX, León XIII, san Pío X, Benedicto XV, Pío XI, Pío XII, san Juan XXIII, beato Pablo VI, Juan Pablo I, san Juan Pablo II, Benedicto XVI, Francisco… ¡Podemos estar orgullosos!

Por lo tanto, si hay crisis, no es por los Papas, sino por los “fieles” (¿o “in-fieles”?) que se dedican a denigrarlos, faltando por lo menos a la justicia, a la verdad, a la prudencia, a la caridad…

No, la grave crisis de hoy no es por Papas malos, sino por fieles “infieles”.
En síntesis, y para terminar, creo que lo mejor es que nunca busquemos los hipotéticos defectos de los demás, sino los nuestros, que probablemente tendremos bastantes más que aquellos a quienes criticamos Además, Dios no nos va a pedir cuenta de los fallos ajenos, sino de los propios.

Y, en lo que respecta al Santo Padre, “dulce Cristo en la tierra”, como le llamaba santa Catalina de Siena, nuestra obligación es acompañarle con nuestro afecto filial y con nuestra constante oración.

Oh Dios misericordioso y eterno, nuestro Pastor y Guía, mira con amor a Francisco tu siervo, a quien elegiste como sucesor de san Pedro y pastor de tu grey.
Escucha, Señor, la plegaria de tu pueblo y haz que nuestro Papa, Vicario de Cristo en la tierra, confirme en la fe a todos los hermanos, para que toda la Iglesia se mantenga en comunión con él por el vínculo de la unidad, el amor y la paz.
Concédele valor, sabiduría y amor a tu pueblo, para que sirva con fidelidad a todas aquellas personas a quienes tú le has confiado sus cuidados y lleve a tu Iglesia unida en la fe, de corazón y voluntad, mientras procuramos llevar a su pleno cumplimiento la misión de tu Hijo, Jesucristo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

P. Ángel Mª Rojas, S.J.

________________________
[1] También habría que considerar que, cuando un Superior de la Iglesia falta gravemente a su misión, como es el tema de que hablamos ahora, los súbditos tienen obligación en conciencia de corregirlo. San Agustín escribe en su Regla: “No os compadezcáis sólo de vosotros mismos, sino también del Superior, que corre mayor peligro cuanto más alto puesto ocupa. Pero la corrección fraterna es obra de misericordia. Luego también los superiores deben ser corregidos.” San Pablo reprendió a san Pedro cara a cara y delante de todos (Ga 2,11ss) porque se consideraba igual a él de alguna manera en la defensa de la fe. Pero amonestar privadamente puede y debe hacerlo también un súbdito. Por eso, escribiendo a los Colosenses (4,17) pide San Pablo reprender al superior: “Decid a Arquipo: cumple tu ministerio.” Es más, en el caso de que amenazare un peligro para la fe, los superiores deberían ser reprendidos incluso públicamente por sus súbditos, como explica santo Tomás (Summa theol., II-II, 33, 4c). Por eso San Pablo, siendo súbdito de San Pedro, le reprendió en público a causa del peligro inminente de escándalo en la fe. Y como dice la Glosa de San Agustín: Pedro mismo dio a los mayores ejemplo de que, en el caso de apartarse del camino recto, no desdeñen verse corregidos por los inferiores.

[2] Recordemos que Jorge Mario Bergoglio estudió de joven con los salesianos, por lo que conocía bien este famoso sueño de san Juan Bosco.

[3] Esto es una prueba de que la Iglesia está mantenida por Dios. A pesar de tantos fallos en algunos Papas, la Iglesia ha subsistido a través de tantas persecuciones…

Publicado en Mensajes | Etiquetado | 1 Comentario

“Rezad a Dios cada día y cada noche por la salvación de este mundo perdido y sin rumbo.”

Los días 7 de cada mes, desde Julio del año 2014, la vidente Isabel recibe Locuciones de Nuestro Señor Jesucristo, publicadas en el sitio: http://elpastorsupremo.es/

jesus_buenpastor3SÉPTIMO MENSAJE
7 DE ENERO, 2015

¡Oh Jerusalén, oh Sión[1]! ¿Dónde estabas cuando Yo sufría los agravios de este pueblo rebelde[2]?

El mundo está en tinieblas por culpa del pecado. De oriente a occidente hay un pueblo rebelde que no reconoce Mi Nombre[3], que vive según sus gustos y apetitos, que no ha descubierto la luz en sus vidas, que clama y pide pero no reconoce a su Dios, al único Dios verdadero sobre la Tierra. ¿Y quieres que tenga compasión de ti, Israel, pueblo Mío? ¡Cuánto tiempo te he esperado[4], cuántas noches en vela!, pero tú, pueblo Mío, no venías a refugiarte en Mis brazos, brazos de Amor y Misericordia. Una cosa tengo contra ti, pueblo Mío: que no quieres a tu Dios, a tu Salvador, al que murió por ti en la Cruz; y tú gimes y lloras por cosas vanas y materiales, pero no por tu Salvación; no clamas pidiendo Mi Santo Espíritu[5]. Clamas por cosas inútiles y vanas y quieres que Yo te lo conceda como prueba de tu fe, una fe vacía e inútil porque Yo no estoy en ella[6], una fe de un niño caprichoso y egoísta que sólo quiere su propio provecho, satisfacer su egoísmo, pero no busca el bien, no busca el amor, no Me busca a Mí; y os enfadáis contra Mí porque no respondo a vuestros egoísmos.

¿Dónde está tu fe, la fe en tu Salvador? La fe es amor, es compasión, es mirar hacia el cielo y buscar el Amor del Padre, es saber que amanece después de la noche, que todo está en Mis manos, que todo está en Mi Calvario, en Mi Pasión y que todo lo Mío es tuyo, y Mi Padre te escucha, y te dará lo mejor para ti y para tus hermanos[7]. Es velar con alegría, con paciencia y con fortaleza en las pruebas cotidianas, porque te sabes sostenido por el Único que puede sostener[8]. Es saber que te caes y no te vas a hacer daño, porque Yo estoy contigo para recogerte antes de que tu cuerpo se haga daño contra el suelo, porque te amo.

¿Dónde está tu fe, niño Mío, si no sabes que tu Padre te ama y vela y te cuida y te dará lo mejor para ti? ¿Dónde está tu fe si no sabes esperar Mi Misericordia, si coges rabietas como los niños que no conocen el amor de su Padre y sólo están pendientes de satisfacer sus deseos? Éste es Mi Pueblo, un pueblo seco porque no bebe en la única Fuente donde saciaría su sed, en la Fuente de Mi Corazón Santísimo, en la Fuente de Mis Heridas, caudal inagotable de Gracia y de Amor[9]. Quiero, deseo, necesito un pueblo fuerte, un pueblo robustecido por la fe y el Amor, un pueblo que espera en Mi Palabra, en Mi Amor por él.

¿Dónde iré con este pueblo, si Me abandona en la más pequeña encrucijada que se encuentra, si no conoce el Amor de un Padre que entrega a Su único Hijo por Amor[10] a él, que no mira el corazón maternal de Mi Madre, que no aviva su fe? ¿Dónde iré con este pueblo Mío, cuando llegue el tiempo de los dolores? ¿Dónde iré con este pueblo infantil y egoísta? ¡Despierta a la Luz, al Amor, a la Misericordia, a la entrega por amor, a la fe de los fuertes y robustos que dieron su vida por amor a Dios y a los hombres! Una fe que mueve montañas[11], que salva vidas y almas, porque reconocen a Su Maestro. Él es su guía, su protector en el peligro[12], de Él reciben toda enseñanza y no se dejan llevar por las modas de este mundo caduco que vaga sin sentido y sin rumbo, y que no podrá enfrentarse a lo que está por venir con su fe débil y enfermiza, con su fe hecha por ellos, no dada por su Hacedor.

¿Dónde vas, pueblo Mío, tú solo, sin rumbo, pensando que llevas la Luz de tu Salvador y sólo llevas una pobre luz propia que se apagará al mínimo soplo de las circunstancias dolorosas?

¡Despierta, pueblo Mío, a la fe de los fuertes, de los valientes, de los osados por El Evangelio, de los que llevan Mi Luz, irradian la Luz de la Gloria de su Dios! Son centellas ardientes que iluminan a su paso las tinieblas de la noche, porque Yo estoy con ellos, vivo en ellos, amo en ellos, son Míos y los amo, están en Mi Corazón[13].

Dad pasos valientes, no temáis, porque Yo estoy con vosotros y os protejo de todo mal. No tengáis miedo[14] de nada y de nadie, porque Yo, vuestro Dios, estoy con vosotros[15] y vengo para reinar y hacer justicia al pobre y al desvalido que ama la Luz y odia las tinieblas, que clama al cielo por amor y compasión de Mi Padre; él recibirá su salario, un salario de amor y de paz y en el cielo de vida Eterna. Pero, ¡ay de vosotros si os apartáis de la Luz!, porque las tinieblas ahogarán vuestra vida y, lo que es peor, ahogará vuestra alma para la eternidad[16].

No os dejéis embaucar por los charlatanes y vendedores de felicidad. ¡Sólo hay una Luz, una Luz, una Luz, una Verdad y una Vida!, y está en Mí, en el que murió por amor en la Cruz para salvar y redimir a todos los que vagaban en este mundo, presa del pecado y del mal, a todos los hombres que habían sucumbido al pecado y al mal. ¡Sólo en Él está la Luz!, en el Hijo del hombre[17] que vino al mundo y el mundo no le reconoció[18] porque vive ensimismado en él mismo, en un egoísmo que abre cada día las puertas del infierno a sus almas para tragarlas en el fuego eterno. ¡No, hijos!, no sigáis su camino, que en ese camino está vuestra perdición. ¡Sólo hay un Camino![19] Os lo repito, sólo hay un Camino y es el camino de la Cruz, donde está vuestro Salvador.

No temáis porque Yo estoy con vosotros, y no Me alejaré nunca de vosotros, porque os amo en un Amor Eterno. Preparad el camino al Señor[20], porque viene y ¿qué encontrará? Un pueblo sumido en el mar de las tinieblas, egoísta y borracho de sí mismo. ¡No, hijos!, no abandonéis a este pueblo Mío, luchad por él con las armas de la oración y el sacrificio y sed valientes para proclamar Mi Nombre entre aquellos que os odian por Mi causa[21].

Mirad que estoy a la puerta[22] y ¿qué encontraré? ¿Dónde está la cosecha[23] de Mi Sangre? ¿Dónde está vuestra fe en el Salvador?

Mirad que el tiempo se acaba y no hay cosecha. Las puertas del infierno se abren cada día para los que renegarán de Mi Nombre, y vosotros ¿qué haréis? ¿Dónde está vuestro trabajo en Mi mies? Yo os espero día y noche en vuestra oración[24], para daros luz y advertiros de los peligros que vendrán por causa del mal y del pecado. No abandonéis a vuestros hermanos[25], no los dejéis que sean tragados por la víbora infernal, no los dejéis desamparados y no hagáis las paces con el mal, ¡nunca! Siempre decid la verdad[26], sin miedo, con amor, con gratitud al que os sacó a vosotros de las mismas tinieblas en las que ahora se encuentran ellos. Hablad a todos[27] de Mi Salvación, de Mi Amor por todas las almas.

¿De qué Me sirve advertir, si no llegan a todos estos mensajes? ¿Es que acaso es sólo para vosotros, ovejitas de Mi rebaño[28]? No, es para todos los hombres, para los que se encuentran en valles de tinieblas y sombras de muerte[29]. Este mensaje será luz para ellos y cambiaré sus vidas. No temáis en sufrir por Mi Nombre, Yo os daré el consuelo y la paz y después en el cielo la Vida Eterna. Uníos a Mí cada día más, en un Amor eterno e insondable. Yo os amo tiernamente, sois Mi delicia y Mi amor y Mi consuelo, por vuestro corazón entregado por amor. Pero aún debéis vencer vuestras reticencias al miedo a ser criticados, reprobados por Mi Nombre.

Yo os digo: no tengáis miedo, porque vuestro Dios está con vosotros, y os ama, y os necesita porque sois Mis hijitos amados, los que Me consolaron en la Cruz porque vi el amor que un día tendrían en su corazón por Mí. Cómo deciros que os amo tan tiernamente, que ni una madre puede sentir este amor por su pequeño hijo recién nacido[30]. Cómo deciros el Amor de un Padre[31], que vela por vosotros con un Amor tierno y fuerte, que os ampara en todo momento. Cómo deciros, cómo hablaros de un Amor que no conocéis, porque sólo en el cielo os será revelado[32], pero aquí en vuestra vida mortal ya ha sido manifestado. Fiaros de Mí, confiad en Mí, confiad en Mis Palabras[33]. Un día Me veréis cara a cara[34], y comprenderéis lo que os digo; pero ahora debéis confiar en Mí. El Amor no se puede manifestar con palabras, pero vosotros ya habéis recibido la primicia de lo que un día viviréis en el cielo. Vivid en El Espíritu Santo. Él os guiará hasta la Verdad plena y os dirá todo lo que está por venir[35]. Sed obedientes a sus Santas Inspiraciones, sed dóciles a Su Soplo de Amor. Dejaos llevar por Él como pluma al viento; no pongáis resistencia, porque os necesita así: obedientes y dóciles.

Vuestra vida entregada es primicia de salvación[36] para los que viven en las tinieblas; no los privéis a ellos de lo que vosotros alcanzasteis por la Misericordia de vuestro Dios y Salvador.

Sed fieles a Mis Mandamientos; no os saltéis ni una tilde de ellos, porque en ellos está el Amor de Dios y vuestra salvación es vivir según el Amor de Dios. La paz está en vuestro corazón. Si hacéis lo que os digo, esa paz florecerá en vuestras vidas, porque tendréis el descanso del siervo que dijo: siervo inútil soy, sólo he hecho lo que debía hacer[37].

Yo estoy con vosotros: adelante con vuestra misión, nunca os dejaré solos. Dad a conocer los mensajes para que cuando venga en Gloria y Majestad encuentre un pueblo bien dispuesto. Llevad la Luz de la que sois depositarios por Mi Misericordia. Amén. Amén.

No os olvidéis nunca de vuestra Madre[38], cogeos fuertemente de Su mano. En Sus ojos brilla la dulce ternura del Amor que lleva en Su Corazón por vosotros, Sus hijos tan amados.

Rezad a Dios cada día y cada noche por la salvación de este mundo perdido y sin rumbo. Y para que el Padre atenúe todo lo que está por venir a este mundo por culpa del pecado y de la maldad de Satanás, príncipe de este mundo[39], que sólo quiere la perdición de todos los hombres, porque no soporta el Amor de Dios a un hombre frágil y pecador, pero tan amado por Dios que no se reservó a Su Único Hijo[40] y Le ofreció para la Salvación de todos los hombres.

¡Ánimo!, Yo os animo a luchar por Mi Nombre. Revestíos de la Luz y el Amor del Padre y el Espíritu de Dios. Nunca os faltará Mi Santo Espíritu: Él hará Su obra en vosotros.

Sois Mis hijos amados, no tengáis miedo. Que la paz de Dios que rebasa todo conocimiento mortal esté con vosotros y os aliente en vuestro camino, hasta que un día estéis Conmigo en la Vida Eterna. Yo os llevaré de Mi mano al Padre. Mis hijos tan amados: confiad en Mi Amor, dejaos conducir por Mi Santo Espíritu. Estoy con vosotros y os allanaré el camino porque os amo y ésta es Mi obra para la Salvación del Mundo.

Id y proclamad Mis Mensajes, para que el Mundo sepa de Mi Amor y Mi Salvación. Yo os guío y voy delante de vosotros, Mis hijos tan amados. Dejad que os ayuden, y ponedlo todo siempre en Mis manos.

Es tiempo de Salvación: la última Salvación, pues el tiempo se acaba.

Yo os consolaré en vuestras dificultades y sufrimientos.

Miradme en la Cruz y encontraréis la Fuerza que necesitáis para vuestra misión. Alegraos porque Yo he vencido al mundo[41] y os llevo en la Palma de Mi mano[42].

Los Ángeles os ayudarán en vuestro camino; no dejéis de invocarlos, es su misión, dejad que ellos la realicen. Confiad a ellos vuestros obstáculos y preocupaciones de vuestro camino.

Los santos interceden por vosotros, ellos conocen vuestro camino pues un día fue el de ellos.

En la vida y en la muerte sois del Señor[43], Único y Verdadero, dadle Gloria a Dios con vuestra vida, con vuestra misión que Yo os he asignado por Mi Misericordia. En la Cruz está la Gloria, la Gloria de los hijos de Dios.

Yo os llamo a predicar Mi Palabra y a difundir Mis mensajes. Este pueblo necesita de vuestra entrega, el pueblo que Yo he engendrado con Mi Sangre. No abandonéis a Mi pueblo, y honraréis Mi Sangre[44] vertida por Amor a los hombres.

El día está cerca: preparad los caminos al Señor porque Él vendrá vestido de Gloria y de Majestad a regir la Tierra, y ¿qué encontrará? Trabajad, trabajad, que está cerca la recolección, trabajad para que el Señor encuentre a Su pueblo despierto y preparado, para Gloria del que todo lo dio en la Cruz, para Aquel que entregó a Su Único Hijo por la Salvación de todos los hombres; para la Gloria del que día y noche clama con gemidos inefables[45] dentro de cada hombre por su salvación.

Trabajad y encontraréis vuestro descanso. Yo os espero. ¿De qué le sirve al hombre ganar todo si pierde su alma[46]? Trabajad por el alma.

________________________
[1] Jerusalén, Sion o Israel se refiere a la Iglesia, el nuevo Israel, y, en general, a todos los hombres, como se deduce del siguiente párrafo.
[2] Is 53, 3
[3] Jn 3, 19
[4] Éx 34, 6
[5] Rom 8, 5 y 26 ; Lc 11, 13
[6] Mt 7, 21-23
[7] Mt 7, 11
[8] Sal 46, 12 y Sal 54, 6 ; Gén 26, 24 y Gén 28, 15 ; Is 41, 10 ; Jer 1, 19 ; Hch 18, 10
[9] Jn 4, 10 y 14
[10] Jn 3, 16
[11] Mt 17, 20
[12] Sal 23, 1-6 ; Sal 46, 2
[13] Mt 13, 43
[14] Is 41, 10 y 13
[15] Dt 31, 6
[16] Lc 11, 35
[17] Jn 17, 3
[18] Jn 1, 10
[19] Jn 14, 6
[20] Mc 1, 3 ; Mal 3, 1-2
[21] Mt 5, 11-12
[22] Ap 3, 20
[23] Ap 14, 18 ; Mt 13, 39
[24] Mt 6, 6 ; Lc 11, 1-4
[25] Jn 13, 34-35
[26] Sal 45, 4-5 ; Sal 119, 30 y 43 ; Ef 4, 25 ; Jn 8, 32
[27] Mc 16, 15
[28] Jn 10, 27
[29] Sal 23, 4
[30] Is 49, 15
[31] Os 11, 4
[32] I Cor 2, 9
[33] Sal 146, 3 y 6
[34] III Jn 14
[35] Jn 16, 13 ; Jn 14, 26
[36] Lc 11, 33
[37] Lc 17, 10
[38] Jn 19, 26 -27
[39] Ap 12, 10
[40] Jn 3, 16 ; I Jn 4, 9-10
[41] Jn 16, 33
[42] Is 49, 16
[43] Rom 14, 7-8
[44] I Pe 1, 2
[45] Rom 8, 26
[46] Mc 8, 36

Nota: El director espiritual de Isabel escribe lo siguiente:
“Conviene tener presente que las citas bíblicas que van a pie de página no forman parte del mensaje, sino que son un añadido posterior: son sólo ilustrativas e indican una concordancia textual entre el mensaje y las mismas. Pero no se pretende demostrar o interpretar la Palabra de Dios a la luz del mensaje.
Al poner a disposición estos mensajes de todo el que quiera conocerlos se hace con la confianza de que un día gocen de alguna aprobación eclesiástica y en el sometimiento al juicio de la autoridad de la Iglesia en cuanto a su origen sobrenatural, pero con la persuasión de que no contienen nada que vaya en contra ni del dogma, ni de la moral de la Iglesia. De momento están acogidos al decreto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe (AAS, 58, nº 16, de 29-12-1966) aprobado por el Beato Pablo VI permitiendo la publicación de escritos de esta índole. Ojalá contribuyan a la nueva evangelización que el Papa Francisco nos propone incansablemente.” http://elpastorsupremo.es/

Fuente:
http://www.elpastorsupremo.es/wp-content/uploads/2015/02/S%C3%89PTIMO-MENSAJE.pdf

Mensajes de la vidente Isabel publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/vidente-isabel/ 

Enlaces a todos los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | 2 comentarios

“Acércate a Mí en la Eucaristía para recibirme en gracia y lleno de amor, porque éste es el camino de tu salvación.”

Los días 7 de cada mes, desde Julio del año 2014, la vidente Isabel recibe Locuciones de Nuestro Señor Jesucristo, publicadas en el sitio: http://elpastorsupremo.es/

jesus_buen-pastor-5-copiaMENSAJE 17
7 DE NOVIEMBRE, 2015

Yo te convoco hoy, pueblo Mío, a escuchar Mi santa voz[1]. Hace tiempo espero el momento de estar junto a ti, pueblo Mío; ven, y escucha Mi voz. Ahora y por siempre escucharás a tu único Dios y Salvador[2]. Respetarás lo que aquí está escrito para ti. Hoy es el día de furor del único Dios verdadero, porque hablo a un pueblo rebelde que no ha querido escuchar la voz de su Dios[3].

Oh, pueblo Mío, siempre he estado buscándote pero tú no Me reconoces. ¡Cuánto tiempo he deseado este momento de estar junto a ti! Hoy es el día, ese día esperado por Mi Santo Corazón. Ven, acércate a Mí, que voy a hablar contigo.

El tiempo de la Justicia ha llegado. El tiempo del Amor está aquí, porque te alejaste de Mí, preferiste seguir tus caminos a los caminos que Yo había preparado para ti en Mi infinito amor por ti.

Escucha, siéntate a Mi lado que voy a conversar contigo. Hijo de Mi alma, escucha Mi voz[4] en el silencio de tu corazón: arrepiéntete[5] de todos tus pecados, haz un serio examen de conciencia de tu vida. Pon en orden tu vida y ven, ven a Mí en la Santa Misa y acércate a Mí en la Eucaristía[6] para recibirme en gracia y lleno de amor, porque éste es el camino de tu salvación.

Hoy te hablo con seriedad y con rigor porque no Me haces caso, pueblo Mío, sigues banqueteando y divirtiéndote a tu gusto y has olvidado a lo que hoy te insto: A arreglar tu alma, tu corazón, tu vida para Mi Venida[7].

Ven, siéntate a Mi lado, vamos a conversar juntos, como amigos, como hermanos, siéntate con tu Dios y Señor, con tu Rey y Salvador y mírame. Mírame y escucha Mis palabras: ¡Oh, hijo, si supieras lo que sufrí por ti[8] en Mi Calvario, en Mi Agonía, en Mi Cruz! ¡Si supieras el dolor no sólo moral, también físico y angustioso que padecí, unido al dolor de Mi Espíritu y al dolor de ver a Mi Madre a Mis pies, sumida en el dolor más hondo y profundo que existe! Yo vi, veía su dolor, su desamparo, su agonía junto a la Mía[9]. Oh, pueblo Mío, ¿qué te he hecho, en qué te ofendí[10] para que nos trates así? Hoy ese dolor puede ser consolado por ti, por tu amor. Únete a Mi dolor, al dolor de Mi Madre por ti, y repara, repara ese dolor con tu obediencia a Mis palabras. 

Un mundo nuevo está por venir pero ahora, aún, hay que sufrir un poco. Prepárate hijo, prepárate con amor, porque estoy a la puerta y llamo[11]. ¿Me abrirás? La puerta se abrirá con tu diligencia en la obediencia a Mis palabras.

Ven, hijo, ven que te espero en la confesión de tus pecados. Yo soy el que está esperándote, Yo escucho tus pecados, Yo te abrazo en el momento de la absolución, Yo lavo tus manchas, enjugo tus lágrimas y curo tus heridas; te doy fuerza para continuar el camino y te preparo con Mi Gracia para recibirme en la comunión.

El sacerdote es Mi ministro pero él nada puede sin Mí; el don es dado por Mí para tu salvación. Él es un hombre pecador como tú, que también deberá acercarse al sacramento para pedir perdón por sus pecados.

¡Oh, hijos, qué poco os queda y qué despistados estáis! No avanzáis como espero para poder hacer Mi obra en vosotros; porque, hijos esto no es sólo para vosotros, es para todas las ovejas descarriadas del pueblo elegido de Israel[12].

Poneos a trabajar, que no hay tiempo, que se acaba el tiempo. Poned en orden vuestra vida para estar disponibles, para trabajar en Mi mies[13]. Las cosas de este mundo os embotan la mente y os ocupan todo el tiempo y apenas dejáis nada a Mi servicio. No, hijos, no, ya os dije que debéis estar dispuestos a ser dóciles[14] a Mi voz, libres y ligeros del equipaje de las cosas de esta vida que lo ocupan todo. Como pluma al viento, libres para trabajar y obedecer las santas inspiraciones de Mi Santo Espíritu[15]. No os dejéis engañar por el gran embaucador que os liga a este mundo de modo que no os podéis soltar de él.

Estad preparados para escuchar la voz de vuestro Capitán como fieles y firmes soldados pues la batalla ha comenzado.

Vendrán días de rigor a este mundo como no habéis conocido y vosotros, hijos, elegidos de Mi alma, deberéis cumplir Mis órdenes. Órdenes de amor y fuerza para luchar contra el enemigo infernal que pretende apoderarse de todos los poderes de este mundo: civil, eclesiástico y militar; y así dar la batalla al pueblo de Dios hasta exterminarlo de la faz de la Tierra. Pero Mi ejército liderado por Mi Madre Santísima le presentará batalla dura y feroz, que nunca podrá ganar y él lo sabe, por eso estos días de batalla él intentará hacer todo el daño que pueda a Mi santo pueblo, porque sabe que su derrota es segura y cierta; su rabia es incontenible y su poder de destrucción limitado, dará la gran batalla al mundo en el que morirán las dos terceras partes de la humanidad[16]. No os asustéis pues la Vida debe comenzar después de que este mundo sea limpiado con lejía de lavandero de todo lo sucio y corrompido, de tanta crueldad y maldad como se ha extendido por las fuerzas del mal y ha llegado a todos los rincones de este mundo que yace agonizante esperando su resurrección[17].

Sí, hijos, escuchad Mis palabras pues estoy formando Mi ejército, el ejército de Cristo, del Bien y de la Bondad, de los sufridos y de los pobres que siguen Mi Santo Evangelio hasta dar la vida por Él si es necesario.

¡Cuánto tiempo he esperado este momento en el que el cielo y la tierra se unen en el camino de la salvación como nunca, hijos, ha ocurrido! Mis santos ángeles bajarán como un inmenso ejército liderados por Mi santo ángel Miguel y os ayudarán en la batalla. Como nunca sentiréis su protección y su ayuda, su compañía y su asistencia. Nunca han sido enviados al mundo como serán enviados ahora, pues necesitáis la ayuda del Cielo para esta batalla final.

Es hora de recoger el ganado, de cerrar el aprisco, de mirar el cielo, de sentaros en un lugar tranquilo y poner en orden vuestra vida, vuestra alma. Sois un todo, alma y cuerpo, también vuestra vida debéis atender en orden a Mi llegada, vuestra alma necesita la paz de una vida en orden.

Es tarde, la noche se acerca y los poderes del mal tomarán posesión de este mundo. Estad preparados, venid junto a Mí. Yo os necesito para salvar tantas almas como andan perdidas, errantes por caminos de pecado y condenación.

No os alarméis por las malas noticias pero vivid alerta. No tengáis miedo, pero estad unidos a Mí[18], pues fuera de Mí no tendréis salvación y vuestro sufrimiento será tan espantoso que no podréis sufrirlo. ¿Qué padre ama a su hijo y no le advierte del mal y de los peligros? Es Mi deber advertiros del mal que va a sufrir la Tierra, porque os amo y os llevo en Mi Santo Corazón. Sois Míos y por vosotros entregué Mi vida en la Cruz[19]. No olvidéis Mis advertencias, Mis avisos, y poneos a trabajar en el camino que os aguarda de lucha, pues ya ha comenzado este mundo a ser tragado por el enemigo infernal. No os dejéis seducir por sus errores y mentiras, sed fuertes y esgrimid siempre Mi Santo Evangelio como respuesta a sus errores y herejías. En Mis Palabras está la Luz[20], fuera de ellas está la oscuridad y el mal.

Compadeceos de los que han abandonado Mis Santas Palabras y van por el camino del mal, algunos de ellos conocieron Mi Gracia y fueron llamados por Mi Santo Corazón a servirme pero Me han abandonado y se han dejado embaucar, engañar, seducir, por la víbora infernal y, como hijos del mal, secundan todos sus planes de luchar contra Mi pueblo. Se han vuelto vuestros verdugos los que fueron vuestros ministros de Dios, compadeceos de Mi Santo Corazón, porque es el flagelo que más hiere y hace sangrar Mi Santo Corazón, es el beso de la traición que recibo tantas veces.

Consoladme vosotros con vuestro respeto y obediencia a Mis Mandamientos y Mi Santo Evangelio escrito por el Espíritu Santo a través de Mis santos profetas[21] y de Mis propios amigos, los que vivieron en este mundo a Mi lado. ¡¡¡Son Mis Palabras!!! Y nunca serán borradas[22] por los que persiguen la destrucción de Mi pueblo, al que amo día y noche con un amor infinito, sin medida, y defenderé por Mi honor. Y serán juzgados los que arruinaron la vida de Mis hijos, con severidad y justicia, no habrá lugar donde puedan esconderse, Yo los encontraré y recibirán los golpes que dieron a Mi santo pueblo; se volverá contra ellos todo el daño que hicieron a Mi pueblo Santo. ¡Oh, ese día será un día oscuro y negro para los que abatieron y descarriaron a Mi Santo pueblo! ¡Oh, qué día de tristeza y negrura vivirán! Más les valdría no haber nacido, se las prometen felices ahora destrozando a Mi pueblo, pero llegará el día que sus ojos no verán la luz por el mal que hicieron habiéndose unido a las huestes de Satanás.

Yo defenderé a Mi pueblo como a Mi Gloria y le daré un Reino de Amor, de Paz y de Justicia[23]. Vivirá junto a Mí en un mundo limpio y lleno de amor.

Yo haré Justicia a Mi pueblo santo, al pueblo que sigue Mis caminos, que sufre y llora las injusticias y la crueldad de este mundo, pero que no se suelta de Mi mano, porque su corazón está junto a Mí, Me ama y da gloria a Dios con su vida. Amén. Amén.

Prepárate, pueblo Mío, para ser conducido por tu Rey y Señor. No dejes que tu mano se suelte de la Mía. Te amo y te defenderé. Sellaré tu frente[24] y serás respetado cuando envíe la calamidad a este mundo, porque te conozco: sé de tus sufrimientos, sé de tu firmeza por seguir junto a Mí, por ser de Mí, y Yo premiaré tu fidelidad. Estás en Mi mano y nadie te arrebatará de ella[25], no te alcanzará el mal, ni la peste funesta porque Mis ángeles te reconocerán y te protegerán[26].

¡Oh, día glorioso en el que Mis hijos quedarán sellados[27] para ser liberados de todo mal y protegidos de todo mal! ¡Oh, día glorioso en el que ellos verán a su Dios, con sus túnicas lavadas en la Sangre del Cordero[28]!

¡Oh, día glorioso en el que sus oídos escucharán el coro de Mis ángeles! Hijos, la gloria que os espera es infinitamente mayor que el mal que vais a sufrir[29]. ¡Ánimo! Merece la pena el sufrimiento que debéis pasar con tal de alcanzar la gloria eterna[30]. ¡Aleluya!

¡Oh, día glorioso en el que tú, pueblo Mío Israel, reconocerás la venida de tu Mesías! Porque estuve en tus calles, en tus casas, oré en tu templo, Me crucé contigo y no Me viste, no Me reconociste[31]; llega la hora que mirarás al cielo y temblará tu corazón en un hondo acongojamiento, pues no Me reconociste cuando vine a ti.

Invocad siempre al Espíritu Santo, pues deberá fortalecer vuestras rodillas vacilantes[32].

Amad a Mi Madre y uníos a Ella cada día más.

No permitáis que el mal os toque.

Acudid a la confesión frecuente de vuestros pecados y recibidme siempre en gracia.

Leed Mi Santo Evangelio y vividlo. No hay nada nuevo bajo el sol, no sigáis nuevas doctrinas que os llevarán a la perdición.

Cantad, orad y reuníos en Mi Nombre para alabar y dar gracias a Dios.

Adorad Mi Santísimo Cuerpo en un profundo silencio de vuestro corazón. Yo os hablaré y os diré todo lo que está por venir[33]. Sí, hijos, que pongo en vuestros corazones Mis Santas Inspiraciones[34].

Leed este mensaje y sentaos Conmigo, a Mi lado, con vuestro Dios y Señor, que quiero estar con vosotros, pueblo Mío, y consoladme obedeciendo las palabras que aquí están escritas por Mi Misericordia.

Yo, Jesús, estoy con vosotros y os llevo en Mi Corazón, querido pueblo Mío, amor de Mis entrañas. Amén. Aleluya.

Rezad el rosario en familia, poned vuestros ojos en Mi familia, en la familia de Nazaret[35].

________________________
[1] Sal 78, 1
[2] Dt 15, 5 ; Dt 6, 4
[3] Is 30, 9
[4] Sal 50, 7
[5] Lc 15, 11-31
[6] Lc 22, 14-20
[7] Mt 24, 48-51
[8] 2 Co 1,5; Col 1,24; 1 Pe 1,11; 4,13; 5,1
[9] Jn 19, 25
[10] Miq 6, 3
[11] Ap 3, 20
[12] Mt 15,24
[13] Lc 10, 2
[14] Rom 8, 14
[15] 1 Tes 5, 19 ; Heb 3, 7-8
[16] Zac 13, 8
[17] Rom 8, 19-22
[18] Jn 15, 5
[19] Is 53 ; Jn 10, 17-18
[20] Sal 119, 105 ; Jn 1, 4-5.9 ; 8, 12
[21] 2 Tim 3, 16-17 ; 2 Pe 1, 21
[22] Mt 24, 35
[23] Rom 14, 17
[24] Ap 7, 4
[25] Jn 10, 28-29
[26] Sal 91, 10-11 ; Sal 34, 8
[27] Ap 9, 4
[28] Ap 7, 14
[29] Rom 8, 18
[30] 1 Cor 9, 25 ; 2 Tim 4, 7-8
[31] Jn 1, 10-11
[32] Hch 1, 7-8 ; cf. Is 35,3
[33] Jn 16, 13
[34] Jn 14,16-17. 21. 23
[35] Lc 2, 41-52

Nota: El director espiritual de Isabel escribe lo siguiente:
“Conviene tener presente que las citas bíblicas que van a pie de página no forman parte del mensaje, sino que son un añadido posterior: son sólo ilustrativas e indican una concordancia textual entre el mensaje y las mismas. Pero no se pretende demostrar o interpretar la Palabra de Dios a la luz del mensaje.
Al poner a disposición estos mensajes de todo el que quiera conocerlos se hace con la confianza de que un día gocen de alguna aprobación eclesiástica y en el sometimiento al juicio de la autoridad de la Iglesia en cuanto a su origen sobrenatural, pero con la persuasión de que no contienen nada que vaya en contra ni del dogma, ni de la moral de la Iglesia. De momento están acogidos al decreto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe (AAS, 58, nº 16, de 29-12-1966) aprobado por el Beato Pablo VI permitiendo la publicación de escritos de esta índole. Ojalá contribuyan a la nueva evangelización que el Papa Francisco nos propone incansablemente.” http://elpastorsupremo.es/

Fuente:
http://www.elpastorsupremo.es/wp-content/uploads/2016/09/III%C2%AA-EDICI%C3%93N-LIBRO-MENSAJES-DEL-DIA-SIETE.pdf

Mensajes de la vidente Isabel publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/vidente-isabel/ 

Enlaces a todos los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

3er. Domingo de San José: La Circuncisión del Niño Jesús a los 8 días.

Los Siete Domingos de San José comienzan el Primer Domingo de Febrero y terminan
el Tercer Domingo de Marzo antes de la Fiesta de San José, el 19 de Marzo.


Invocación a San José

¡San José, Guardián de Jesús y casto Esposo de María! Tú empleaste toda Tu vida en el perfecto cumplimiento de Tu deber. Tú mantuviste a la Sagrada Familia de Nazaret con el trabajo de Tus manos. Protege bondadosamente a los que se vuelven confiadamente a Ti. Tú conoces sus aspiraciones y sus esperanzas. Ellos se dirigen a Ti porque saben que Tú los comprendes y proteges. Tú también supiste de pruebas, cansancio y trabajo. Pero aun dentro de las preocupaciones materiales de la vida, Tu Alma estaba llena de profunda paz y cantó llena de verdadera alegría debido al íntimo trato que gozaste con el Hijo de Dios, que Te fue confiado a Ti a la vez a María, Su tierna Madre. Amén.


San José dice:
Agosto 3/2009 (6:30 am)

san-jose_circuncision-nino3º Dolor y Gozo:
El Nacimiento del Niño Jesús
en Belén (y Su Circuncisión
a los 8 días)

Carísimos hijos, a los ocho días del Nacimiento del Niño Jesús, dando cumplimiento a la Ley de Moisés, circuncidé al Recién Nacido. Mi Corazón naufragó en el dolor, porque por fidelidad a los Mandatos Divinos tuve que cortar un pedazo de Carne al Divino Niño. Niño que derramó por primera vez Su Sangre Preciosa. Niño que lloró desconsoladamente ante Su primer sufrimiento. Niño que sería holocausto de Amor Divino para toda la humanidad. Niño que llevaría sobre Sus delicados Hombros un gran peso: la salvación de los hombres. Niño que, a medida que iba creciendo, crecía en Gracia y en Sabiduría. Niño que en el momento de la circuncisión cercenó Mi Corazón; Sus Lágrimas purificaban aún más Mi Alma; Su llanto retumbaba en Mis oídos; Sus gemidos quebrantaban Mi espíritu; Su impotencia Me llevó a amarle con frenesí, a adorar Su Sangre Preciosa; Sangre que lavaría al mundo de todo pecado; Sangre que purificaría la Tierra entera de toda iniquidad; Sangre que blanquearía cada corazón como copo de nieve; Sangre que embriagaría a toda creatura en deseos de santidad; Sangre que arrebataría a todos Sus hijos hacia el Cielo. El Inmaculado Corazón de María fue traspasado por una espada de dolor, Sus Lágrimas fueron bálsamo sanador para el Niño Jesús; Su Regazo Maternal alivianó Su sufrimiento; Sus besos cicatrizaron la Herida de Su Circuncisión; Herida que manaba una fragancia de nardo purísimo de celestial perfume; perfume que seduciría a muchos para seguirle; perfume que eclipsaría de amor a la mayoría de los hombres; perfume que arrasaría con el olor putrefacto del pecado.

Después de este dolor desgarrador Mi Corazón se inundó de gozo; gozo al escuchar el dulcísimo Nombre de Jesús. Nombre que perduraría por años sin fin. Nombre al que toda rodilla se doblaría. Nombre que haría eco en el corazón de los hombres humildes, sencillos. Nombre que atraería a muchísimas almas a seguirle. Nombre que sería dulce miel y encanto para las almas vírgenes. Nombre que os llamaría a vosotros para haceros Sus mensajeros y Sus heraldos. Carísimos hijos, vivid en plenitud las Santas Leyes de Dios. Sed sumamente celosos en el cumplimiento de Sus Preceptos, porque en la obediencia se halla la santidad.

Oración del Papa León XIII

A Ti, bienaventurado José, acudimos en nuestra tribulación, y después de implorar el auxilio de Tu Santísima Esposa, solicitamos también confiadamente Tu Patrocinio. Por aquella caridad que con la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, Te tuvo unido y por el paterno amor con que abrazaste al Niño Jesús, humildemente Te suplicamos que vuelvas benigno los ojos a la herencia que con Su Sangre adquirió Jesucristo, y con Tu poder y auxilio socorras nuestras necesidades. Protege, oh providentísimo Custodio de la Divina Familia, la escogida descendencia de Jesucristo; aparta de nosotros toda mancha de error y de corrupción; asístenos propicio desde el Cielo, Fortísimo Libertador nuestro, en esta lucha con el poder de las tinieblas; y como en otro tiempo libraste al Niño Jesús de inminente peligro de la vida, así ahora defiende la Iglesia Santa de Dios de las asechanzas de sus enemigos y de toda adversidad, y a cada uno de nosotros protégenos con perpetuo Patrocinio para que a ejemplo Tuyo y sostenidos por Tu auxilio, podamos santamente vivir, piadosamente morir, y alcanzar en los Cielos la eterna bienaventuranza. Amén.


ROSARIO DE SAN JOSÉ

Agustín del Divino Corazón – Manizales, Colombia

La Coronilla se compone de OCHO grupos de cuentas de Padre Nuestro.
Cada grupo tiene SIETE cuentas de jaculatorias,
en honor a LOS 7 DOLORES Y 7 GOZOS DE SAN JOSÉ,
y su gloriosa muerte en brazos de Jesús y María.


Promesas de Jesús al Rosario de San José
[1]

A los que practiquen el Rosario de San José, os doy las siguientes Promesas:

  1. Vuestra conciencia gozará de paz.
  2. Quitaré de vosotros todo vicio en vida.
  3. Alcanzaréis, después del camino de vuestra vida, gozar de los resplandores de la Gloria Celestial.
  4. Huiréis de las ocasiones peligrosas, alejando de vuestro corazón todo ídolo de afecto terreno, para ocuparos en servir a Jesús y a María.
  5. Jamás perderéis a Jesús con culpa grave y, si por desgracia lo perdieseis, lo buscaréis, con sumo dolor para hallarlo particularmente en vuestra muerte.
  6. Os daré la Gracia de conservar sin mancilla, la pureza de vuestro cuerpo y alma.
  7. Adelantaréis en la virtud y alcanzaréis una santa muerte.
  8. Os proveeré del alimento corporal, dándoos paciencia en los trabajos de vuestra vida, para que atesoréis riquezas para la eternidad.


CORONILLA DE SAN JOSÉ
[2]
Modelo y Patrono de los amantes del Sagrado Corazón de Jesús.

La Señal de la Cruz

†  Por la Señal de la Santa Cruz,
†  de nuestros enemigos,
†  líbranos, Señor, Dios nuestro.

†  En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


Se contemplan Ocho Misterios:

  1. El Anuncio del Ángel, de que lo Concebido en María es Obra del Espíritu Santo.
  2. La búsqueda de posada en Belén.
  3. El Nacimiento del Niño Jesús en Belén y Su Circuncisión a los 8 días.
  4. La Presentación del Niño Jesús en el Templo, ofreciendo un par de tórtolas o dos palomas.
  5. La huída a Egipto con Jesús y con María.
  6. El regreso de la Sagrada Familia a Nazaret.
  7. La pérdida y hallazgo del Niño Jesús en el Templo.
  8. La gloriosa muerte de San José en brazos de Jesús y de María.


En las cuentas pequeñas del Ave María se repite SIETE VECES:

  • San José, Custodio y Protector de los Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María.
  • Inflama mi corazón para que en él sólo reine mi Dios Jesús, como reinó en Tu Santo Corazón.


En lugar del Gloria:

  • Jesús, José y María, les doy el corazón y el alma mía.


Al final del Rosario se repite TRES VECES:

  • San José, Modelo y Patrono de los amantes del Sagrado Corazón de Jesús.
  • Ruega por nosotros.


LETANÍA DE SAN JOSÉ

Señor, ten piedad de nosotros.                             
       —Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.                            

       —Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.                         

       —Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, óyenos.                             

       —Cristo, escúchanos.
Dios, Padre Celestial.              

       —Ten piedad de nosotros.
Dios, Hijo Redentor del mundo.            

       —Ten piedad de nosotros.
Dios, Espíritu Santo.               

       —Ten piedad de nosotros.
Santísima Trinidad, Un Solo Dios.         

       —Ten piedad de nosotros.

  • San José.
         —Ruega por nosotros.
  • Insigne Descendiente de David.
         —Ruega por nosotros.
  • Lumbrera de los Patriarcas.
         —Ruega por nosotros.
  • Esposo de la Madre de Dios.
         —Ruega por nosotros.
  • Custodio Purísimo de la Virgen.
         —Ruega por nosotros.
  • Padre y Defensor del Hijo de Dios.
         —Ruega por nosotros.
  • Jefe de la Sagrada Familia.
         —Ruega por nosotros.
  • José Justísimo.
         —Ruega por nosotros.
  • José Castísimo.
         —Ruega por nosotros.
  • José Prudentísimo.
         —Ruega por nosotros.
  • José Fortísimo.
         —Ruega por nosotros.
  • José Obedientísimo.
         —Ruega por nosotros.
  • José Fidelísimo.
         —Ruega por nosotros.
  • Espejo de Paciencia.
         —Ruega por nosotros.
  • Amante de la pobreza.
         —Ruega por nosotros.
  • Modelo de obreros y artesanos.
         —Ruega por nosotros.
  • Gloria de la vida doméstica.
         —Ruega por nosotros.
  • Custodio de las Vírgenes.
         —Ruega por nosotros.
  • Amparo de las familias.
         —Ruega por nosotros.
  • Consuelo de los pobres.
         —Ruega por nosotros.
  • Esperanza de los enfermos.
         —Ruega por nosotros.
  • Patrono de los moribundos.
         —Ruega por nosotros.
  • Terror de los demonios.
         —Ruega por nosotros.
  • Patrono de la Santa Iglesia.
         —Ruega por nosotros.
  • Padre de nuestra familia.
         —Ruega por nosotros.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
       —Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
       —Escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
       —Ten Misericordia de nosotros. 

  • Le nombró Administrador de Su Casa
  • Y Príncipe de toda Su posesión.


Antigua Oración a San José
[3]

Promesas

  1. “Los que leyesen esta Oración serán premiados; igualmente se premiará a los que la escuchasen al ser leída, o si la llevasen en su persona.
  2. A todas estas almas se les promete que no morirán repentinamente, ni se ahogarán, ni serán afectados por el veneno.
  3. No caerán en manos de sus enemigos; ni serán consumidos en ningún incendio; ni aún derrotados en la batalla.”

¡Oh, San José! Cuya protección es tan grande, tan poderosa y eficaz ante el Trono de Dios: En Tus manos entrego todos mis intereses y mis deseos. ¡Oh, San José! Asísteme con Tu Poderosa Intercesión. Obtén por mí de Tu Divino Hijo, nuestro Señor, todas las Bendiciones espirituales que necesito, a fin de que habiendo conseguido aquí en la Tierra la ayuda de Tu Poder Celestial, pueda ofrecer mi gratitud y homenaje al Padre más amoroso.

¡Oh, San José! Nunca me cansaré de contemplarte con el Niño Jesús dormido en Tus brazos. No me atrevo a acercarme mientras que el Niño reposa sobre Tu Amantísimo Corazón. Abrázale fuertemente en mi nombre; y de parte mía, besa Su Divina y Sagrada Cabecita. Luego, suplícale que me devuelva ese beso a la hora de mi último suspiro. Amén.


Promesa de San José

“Rendidme tributo durante Siete Domingos consecutivos, ofreciendo la Eucaristía en Mi honor, que Yo abogaré por vosotros y os ayudaré en el momento de vuestra muerte, cuando ya estéis a punto de exhalar vuestro último suspiro. Os invito a contemplar Ocho Misterios que un día se os dio a conocer, que hacen alusión a Mi vida. Meditadlos con profundidad y descubriréis riquezas.”[4]

________________________
[1] Agustín del Divino Corazón, Libro 1, ‘En las Fuentes de Mi Divino Corazón I’. Octubre 10/2007.
[2] Agustín del Divino Corazón, Libro 1, ‘En las Fuentes de Mi Divino Corazón I’. Mensaje de Santa Margarita Mª Alacoque, en fecha: Octubre 16, 2007.
[3] Esta oración fue descubierta en el año quincuagésimo (0050) de nuestro Señor Jesucristo. Imprimatur: Rverendísimo Jorge W. Ahr, Obispo de Trenton.
[4] Agustín del Divino Corazón, Libro 1, ‘En las Fuentes de Mi Divino Corazón I’. Mensaje de San José, en fecha: Septiembre 1º, 2007.

Fuente:
https://aparicionesdejesusymaria.files.wordpress.com/2011/06/9_maria-madre-de-la-iglesia-may-ago-2009.pdf
https://aparicionesdejesusymaria.files.wordpress.com/2011/06/1_en-las-fuentes-de-mi-divino-corazon-i-mar-oct-20071.pdf

Publicado en Mensajes | Etiquetado , | Deja un comentario

“El juicio le corresponde al Hijo del hombre por la Voluntad de Mi Padre Santo.”

Los días 7 de cada mes, desde Julio del año 2014, la vidente Isabel recibe Locuciones de Nuestro Señor Jesucristo, publicadas en el sitio: http://elpastorsupremo.es/

jesus_buen-pastor-4MENSAJE 16
7 DE OCTUBRE, 2015

Oh, amados hijos, oh hijos de Mi Alma ¡Cuánto tiempo esperando este momento en Mi Santo Corazón y por fin ha llegado!

Ha llegado el día de nuestro encuentro; preparaos, hijos, para recibir al Dios del Cielo porque llega a este mundo con amor y con pasión. Un día estaré en vosotros como nunca habíais ni imaginado, será un día de rigor y de amor. ¿Quién lo podrá soportar? Estar ante el Hijo del hombre y ver pasar vuestra vida ante Mí, toda vuestra vida, cada instante de vuestra vida, desde que fuisteis engendrados hasta ese momento en el que estaréis ante Mí. Será un día de Amor y de Justicia, de Misericordia y de Paz y de un inmenso dolor en vuestros corazones por cada una de las ofensas de vuestra vida a vuestro Dios y Señor.

Preparaos, hijos, que un día os alegraréis de vivir estas palabras en vuestra vida. Que no os coja desprevenidos. Contemplaréis el Amor del Padre en el designio[1] amoroso de vuestra vida, y una respuesta de pecado en vuestro corazón a tanto amor, a un designio del amor más hermoso que existe. Pero ánimo, hijos, que os sostendré con Mi Misericordia.

El Cielo espera expectante este momento: el momento de gloria de las almas que, arrepentidas de tanto dolor causado al Corazón de Dios por sus pecados, llorarán, y en un mar de lágrimas lavarán todos sus pecados con el agua bautismal de la gracia del don de lágrimas[2]. Si supierais en vuestros corazones el dolor que causaron vuestros pecados a vuestros hermanos y a vuestras almas; porque, hijos, el pecado hiere[3] todo lo santo y todo lo creado por Amor de vuestro Padre que está en los Cielos.

¡Cuánto dolor causasteis en el Corazón de Mi Padre Santo con vuestros pecados! ¡Cuánto dolor causasteis en las vidas de vuestros hermanos! ¡Y Cuánto dolor para vuestra alma, creada para el amor[4] desde toda la eternidad!

Preparaos con la confesión frecuente y ese día os será más llevadero. Cada confesión que hagáis disminuye el dolor de ese día en el que vuestra alma comparecerá ante el Tribunal de Dios. Estad preparados. Será un día de Gloria para el Hijo del hombre, pues vuestras lágrimas y arrepentimiento le dará la Gloria merecida a Su sacrificio en la Cruz.

Preparaos con la comunión frecuente, pues la gracia del Sacramento restablece en vosotros la inocencia bautismal.

¡Cuánto dolor por las almas que no se prepararán por la incredulidad que ha puesto en sus almas el león rugiente[5] que sólo quiere vuestra perdición! Acudid a Mis sacerdotes santos y pedidles los consejos que necesitáis para prepararos para el juicio particular de vuestras almas. Ellos os llevarán a Mi Santo Corazón con sus sabias[6] instrucciones que reciben de Mi Santo Espíritu para vosotros, y serán cauce de Mi Gracia para vuestras almas y el día que comparezcáis ante Mí, día que se acerca, os será más llevadero y aún encontraréis el consuelo de vivir en vuestras almas la Misericordia infinita de Mi Santo Corazón.

El juicio le corresponde al Hijo del hombre por la Voluntad de Mi Padre Santo[7], y el Espíritu Santo, que habita en vosotros[8], os iluminará vuestras conciencias, y así veréis todo como en el mismo instante que lo vivisteis en vuestras vidas.

No os preocupéis de ese momento, si os preparáis con rigor y con dulzura, pues estar ante el Hijo de Dios será lo más grande y hermoso de vuestras vidas. Estar ante El que tanto os amó, que dio su vida[9] por vosotros. Vuestros ojos se llenarán de la Luz de Dios y de Su infinito Amor por vosotros. Será ese infinito Amor el que os hará vivir un arrepentimiento y un dolor en vuestros corazones por vuestros pecados como nunca pensasteis que podía existir tanto dolor.

Yo os aviso, queridos hijos del alma, por Mi querida niña del alma, escuchadla porque lleva Mi mensaje de salvación a un mundo que no quiere escuchar la suave voz de su Dios[10] que le avisa con rigor y con amor del final de unos días que sembrarán el terror y el pánico en este mundo y en vuestras vidas, por la maldad de Satanás que ya está en este mundo como nunca ha podido hacerlo. Pero, hijos, no temáis, porque Yo estoy con vosotros[11] y no os suelto de Mi mano[12].

No temáis a quien puede haceros daño en el cuerpo y daros la corona de gloria que no se marchita[13] por vuestro testimonio de fe y de amor por vuestro Redentor[14]. Y temed al que puede perder el alma[15] y llevarlo a la condenación eterna.

Yo os aviso, queridos Míos, que escucháis Mis palabras y las ponéis en práctica. Escuchad Mis palabras, que lleguen a vuestro corazón y echen raíces y se conviertan en un árbol frondoso en el que aniden las aves perdidas y cansadas de este mundo de horror y de injusticia, y en vosotros encuentren la luz y el amor que necesiten para volver a Mí y encontrar lo mismo que vivís vosotros por Mi Misericordia.

Invitad a vuestra oración a vuestros hermanos. Me es agradable veros reunidos en Mi Nombre, en torno a Mi Santísimo Cuerpo y en presencia y con la asistencia de Mis sacerdotes santos, los que no se saltan ni una tilde de Mi Santo Evangelio y cuidan con infinito amor y delicadeza Mi Santísimo Cuerpo. Me alegra veros ir a confesar vuestros pecados con arrepentimiento y alegría. Yo estoy con vosotros.

Ánimo, hijos, no os asustéis de las malas noticias que os quieren impedir vivir Mis palabras. Yo os sostengo y os llevo de Mi mano[16] y no os dejaré, por muy mal que se pongan las cosas. ¿O pensáis que os puedo instar a hacer lo que luego no voy a proteger para que lo podáis vivir? Tened fe y confianza en vuestro Dios. Haced todo lo que esté en vuestras manos y después dejadlo todo en las Mías[17], que Yo cuido de vosotros y de todo lo que aquí está escrito para vosotros.

No temáis, pequeñuelos de Mi Alma, y sonreíd por el amor y la gracia que estáis viviendo, no os pongáis tristes, queridos niños de Mi Alma.

Cuidad al Papa con vuestras oraciones y sujetad vuestras críticas a Mi Santa Iglesia; no hacéis ningún bien a Mi plan de salvación hiriendo a la cabeza. Todo el cuerpo[18] es Santo porque Yo le vivifico y Mi Gracia está en ella. Perdonad y dejadlo todo en Mi mano. Rezad por los que blasfeman y cometen herejías[19] con sus palabras y obras, y están al frente de Mi Iglesia. Rezad y no os escandalicéis[20], pensad que todo esto tenía que pasar pues el pecado está en todos los hombres y aún más atacados son los que más peso tienen de responsabilidad en Mi Santa Iglesia, pero nunca sigáis lo que sabéis, por Mis Mandamientos, por el Evangelio y por la Luz de Mi Gracia, que no es de Mí[21]. Nunca, nunca lo sigáis pues la Iglesia deberá purificarse con rigor, con lejía de lavandero, y los corazones de todos Mis hijos deberán ser probados[22]. Para que en este mundo se haga justicia deberán verse las injusticias y las crueldades que hay en el interior de los hombres[23].

No os alarméis, seguid siempre unidos en torno al Papa y rezad por él, pues todo ocurrirá, pero Mi Santo Espíritu[24] nunca abandonará a Mi Santa Iglesia, siempre estará con ella hasta el final del mundo.

Sufriréis la desunión en la familia de los hijos de Dios. Sufriréis la ignominia de Mis amigos. Sufriréis la ruptura entre los hijos de Dios pero Yo estoy con vosotros y el que sigue Mi Camino siempre andará en la Luz de Mi Gracia. No os confundirán si no queréis ser confundidos, no seréis arrastrados por el mal si no queréis ser arrastrados, pero para esto no debéis separaros de los Sacramentos y de la Luz del Evangelio[25]. No hagáis nunca ni una sola concesión, pues después de una viene otra y así hasta acabar separándoos de Mí sin daros ni cuenta. No, hijos, no, que vienen días de rigor y de confusión a este mundo.

Los Sacramentos y el Evangelio. Sed firmes en la fe[26] que habéis recibido.

Vuestra Madre del Cielo vela por vosotros a cada instante. No temáis, Ella tiene el dominio pues lo ha recibido del Padre para liderar este combate final, pero siempre que la obedezcáis en Sus palabras: “Haced lo que Él os diga”[27]. Sólo así podréis estar agarrados fuertemente de Su mano. El que hace su voluntad y se separa de Mis palabras se suelta de Su mano irremediablemente y cae en el precipicio de las tinieblas y la oscuridad y allí es pasto de los ángeles caídos que buscan esas almas que andan errantes en medio de la oscuridad de sus pecados. ¡Y qué pecado hay en el hombre cuando rechaza Mi Santa Voluntad, Mis Palabras! Es el pecado que lleva a la condenación eterna, porque cuando no están Mis palabras en vuestras vidas están las del mundo, las de vuestras pasiones, las de Satanás. No hay término medio: No podéis vivir el Evangelio y vuestra voluntad que está inclinada al pecado y a la concupiscencia.

Ánimo, hijos, que todo esto es para vuestro bien[28] y un día seréis felices Conmigo en el Cielo. Aún un tiempo más, pero después veréis como todo ha sido para el bien de las almas que aman y amarán a Dios. Pues ése es vuestro trabajo en Mi mies, no sólo preocuparos de vuestra salvación, sino también de la salvación de vuestros hermanos. Almas que aún no Me aman, Me amarán. Bendito trabajo y esfuerzo del que lleva a Mi Gracia una sola alma[29] para que arrancada de las garras de Satanás viva en el Paraíso, por el esfuerzo y la oración, el sacrificio y la penitencia del que trabaja incansablemente en Mi mies.

Ánimo, hijos, que se acerca el día en que seréis felices Conmigo. Ánimo, hijos, que os llevo en Mi Corazón y no os abandono. Siempre estaré con vosotros[30].

Es hora de trabajar, de luchar y de amar Mi Salvación por encima de todo lo que os ofrece el mundo. No hagáis caso a los que os hablan de miedos[31], ellos no han abierto su corazón aún a Mi Misericordia en estas palabras que os hago llegar por Mi instrumento. Compadeceos de su incredulidad y de la gracia que no están aprovechando en sus vidas, y rezad por ellos con amor, con piedad.

La casa se quedará vacía, las maletas estarán en la puerta, el corazón se llenará de alegría porque un nuevo mundo está por venir y estáis llamados a vivir en él. Partid con alegría aunque de momento tengáis que sufrir un poco[32].

No abráis la puerta al enemigo, al enemigo de vuestra salvación, él no quiere que partáis hacia Mí, quiere que os quedéis en este mundo agarrados a él.

“Partid hacia Mí” significa desapegaros de todo lo que os rodea para prepararos y vivir pendientes del día en el que Yo, Jesús, he de venir. “Ven, Señor Jesús”[33] esté en vuestros corazones.

Agarraos fuertemente a Mí, a Mi Cruz, en ella está la salvación[34] de vuestras almas.

No tengáis miedo al león rugiente pues Yo, Jesús, le he vencido en Mi Cruz[35] y por Mi Sangre sois salvos[36].

Es tiempo de penitencia, de preparación para todo lo que está por venir, que está ya viniendo a vuestras vidas.

No os alarméis, pensad que todo tenía que suceder y debéis vivirlo con paz, con la paz del niño que sufre, pero está cogido de la mano de su padre y esa confianza en Su Amor le consuela y le da tranquilidad de que Él está y nada malo pasará.

Sólo hay un mal que debéis temer: La pérdida de las almas[37]. Temedlo, hijos, como el peor mal, el mal eterno. Todo lo demás: los dolores, el sufrimiento de un mundo convulso y perdido, sufridlo con paciencia en vuestras vidas porque os hará daño, pero ¿qué es el dolor de la cruz comparado con una eternidad de amor al lado del Hijo del hombre?

Os quiero, os amo, Mis queridos niños, tened fe en Mi Amor, tened confianza en Mi Amor[38]. No os alarméis, no tengáis miedo porque Yo, Jesús, estoy con vosotros y os amo como no podéis imaginar. Un día conoceréis el Amor Eterno, Insondable que hay en Mi Corazón por cada uno de vosotros. Ese día seréis sostenidos por Mi Misericordia para que vuestra débil condición humana pueda ver, conocer, el Amor de Dios por vosotros, queridos hijos de Mi Alma. 

¿Qué pasa en vuestro corazón que no esperáis con alegría Mi llegada sino con temor? ¿Cómo no esperáis el gran día que ha de llegar con esperanza, con amor y con alegría como se espera a quien se ama? Desead estar ante Mí porque se acerca vuestra liberación[39]. Tened presente Mi Amor en cada instante de vuestra vida y vuestra vida se llenará de alegría aún en medio de la prueba.

Esperadme, hijos, esperadme, que llego pronto a ti, querido pueblo Mío, Israel, amor de Mis entrañas.

Nunca os dije que fuera fácil, pero siempre estaré con vosotros.

Paz, paz a vosotros[40], querido pueblo Mío, os llevo tatuados en las palmas[41] de Mi mano. Aunque una madre se olvide de ti, Yo nunca me olvidaré de ti[42].

Sed como corderos en medio de lobos[43]. Aprended de Mí que soy Manso y Humilde de corazón[44].

“En[45] el horizonte hay una luz, ya llega, es el Hijo del hombre que viene a regir la Tierra[46]. Amén. Amén. Le veréis vestido de Gloria y Majestad[47]. Suyo es el poder y el juicio de este mundo. El juicio le ha sido entregado por el Padre Eterno porque Él se sometió a la Voluntad Del que rige el Cielo y la Tierra y el Abismo, y murió en la Cruz[48] en el acto Perfecto y Sagrado de obediencia al que da la Vida y la Muerte. Y muriendo nos dio la Vida, nos redimió del pecado y abrió las puertas del Paraíso[49] para los hijos de Dios. Él es el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin[50]. Fue insultado, abofeteado[51], maltratado y crucificado[52] por los hombres que no reconocieron al Hijo de Dios[53]. Pero ahora viene, viene a juzgar[54] el mundo por Su Sangre vertida, derramada para expiar nuestras culpas[55].
Llega con Poder, entre nubes[56], con la Gloria y Majestad que le es debida. Ya no habrá más muerte, ni lágrimas[57] porque todo el pecado y el mal han sido vencidos por la Sangre del Cordero[58] y he aquí que viene para redimir al hombre de su cautiverio e instaurar el Reino de Dios[59] en el mundo. Le visteis crucificado, Le veréis Glorioso con el Bastón de Mando para juzgar a todas las naciones[60]. Le visteis ensangrentado, desfigurado, Le veréis en una Belleza y Hermosura que irradiará el Bien y la Luz a todo el Universo.
He aquí que llega, preparad vuestro corazón, hijos, al Altísimo porque llega Jesucristo, nuestro Dios y Señor. Aleluya. Amén.
Le visteis cargado con la Cruz, el signo de la cruz[61] Le precederá en el cielo y anunciará que ya llega El que murió en ella por todos. Es el signo, fue Su trono de inmolación para salvar este mundo, ahora Le veréis en el trono de Gloria rodeado de Sus ángeles y de la Majestad y Gloria que hará temblar los cimientos del orbe. Aleluya.
Hijos de los hombres, está anunciado en vuestros corazones. Esperad al Rey de la Gloria. ¡Aleluya!
Abrid vuestros corazones a este anuncio de Gloria. Amor Le es debido al Rey de la Gloria. ¡Aleluya! Gloria al Rey. ¡Aleluya! Hijos de los hombres, que se acerca, que ya llega vuestro Rey y Señor, como alegres vasallos preparaos para recibir al Rey de la Gloria. Amén.
Aleluya. Preparaos para escuchar al coro de los ángeles, al cielo que se viste de gloria.”

Hijos[62], pensad en este día que se acerca para Mi gloria y Mi alegría de llevaros Conmigo al Reino de Mi Padre[63], que está en los Cielos.

________________________
[1] Ef 1, 1-14 ; Rom 8, 28-30
[2] Lc 22,61-62
[3] Is 59, 2
[4] 1 Pe 3, 8-9
[5] 1 Pe 5, 8
[6] Jer 3, 15
[7] Jn 5, 26-27
[8] Rom 8, 9 ; 1 Cor 3, 16
[9] 1 Jn 3, 16
[10] Dan 9, 11.14
[11] Mt 28, 21
[12] Jn 10, 28-29
[13] 1 Pe 5, 4
[14] Lc 23,41-43
[15] Lc 12, 4-5
[16] Jn 10, 28-29
[17] Mt 11, 28 ; Prov 16, 3
[18] 1 Cor 12, 27 ; 1 Cor 12, 13
[19] Hch 20, 29-30 ; 1 Tim 4, 1
[20] Jn 16, 1-3
[21] 2 Jn 9-11
[22] Ap 2, 10
[23] Jn 16, 8
[24] Jn 16, 13-15 ; 1 Cor 2, 12-13 ; Rom 8, 26-27
[25] Sal 119, 105
[26] 1 Cor 16, 13 ; 1 Pe 5, 9
[27] Jn 2, 5
[28] Rom 8, 28
[29] Sant 5, 19
[30] Mt 28, 21
[31] Jer 1, 17
[32] 1 Pe 5, 10 ; Ap 2, 10
[33] Ap 22, 20
[34] 1 Cor 1, 18
[35] Col 2, 13-15
[36] Rom 5, 9 ; Ap 5, 9
[37] Mt 10, 28
[38] Prov 3, 5
[39] Lc 21, 28
[40] Jn 20, 21
[41] Is 49, 16
[42] Sal 27, 10 ; Is 49, 15
[43] Mt 10, 16
[44] Mt 11, 29
[45] En este momento nota Isabel que no es el Señor quien habla, cuya voz le es familiar.[46] Sal 96, 13 ; Sal 98, 9
[47] Mc 13, 26 ; Ap 1, 7
[48] Rom 5, 8
[49] Lc 23, 43
[50] Ap 1, 8; 22, 13
[51] Mt 26, 67
[52] Mt 27, 35
[53] Jn 1, 10-11
[54] Sal 98, 9 ; 2 Tim 4, 1
[55] Mt 26, 28
[56] Lc 21, 27 ; Ap 1, 7
[57] Ap 21, 4
[58] 1 Pe 1, 18-19
[59] Ap 11, 15
[60] Mt 25, 32
[61] Mt 24, 30
[62] La persona que recibe este mensaje advierte que es de nuevo la voz del Señor quien le habla.
[63] Jn 14, 2-3 ; Sant 2,5

Nota: El director espiritual de Isabel escribe lo siguiente:
“Conviene tener presente que las citas bíblicas que van a pie de página no forman parte del mensaje, sino que son un añadido posterior: son sólo ilustrativas e indican una concordancia textual entre el mensaje y las mismas. Pero no se pretende demostrar o interpretar la Palabra de Dios a la luz del mensaje.
Al poner a disposición estos mensajes de todo el que quiera conocerlos se hace con la confianza de que un día gocen de alguna aprobación eclesiástica y en el sometimiento al juicio de la autoridad de la Iglesia en cuanto a su origen sobrenatural, pero con la persuasión de que no contienen nada que vaya en contra ni del dogma, ni de la moral de la Iglesia. De momento están acogidos al decreto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe (AAS, 58, nº 16, de 29-12-1966) aprobado por el Beato Pablo VI permitiendo la publicación de escritos de esta índole. Ojalá contribuyan a la nueva evangelización que el Papa Francisco nos propone incansablemente.” http://elpastorsupremo.es/

Fuente:
http://www.elpastorsupremo.es/wp-content/uploads/2016/09/III%C2%AA-EDICI%C3%93N-LIBRO-MENSAJES-DEL-DIA-SIETE.pdf

Mensajes de la vidente Isabel publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/vidente-isabel/ 

Enlaces a todos los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

Apostolado de la Preciosa Sangre: Reparación Febrero 2017 – Tercer Viernes de Mes.

VIDENTE BERNABÉ NWOYE / OLO, ESTADO DE ENUGU, NIGERIA
(Con Aprobación Eclesiástica)

cordero_sagrario1-copiaA continuación presentamos el Programa de Peregrinación y Reparación,  correspondiente al mes de Febrero de 2017, —Tercer Viernes de Mes—, en Tierra Santa de Adoración y Renovación, Estado de Enugu, Nigeria, y que ha sido pedido por la Santísima Virgen y Nuestro Señor Jesucristo a Bernabé Nwoye, como Día de Reparación y como parte de la Devoción a la Preciosísima Sangre. 

Cada Programa de Oración tiene Mensajes distintos y el horario se puede adaptar  para realizar la Reparación de la mejor manera desde nuestros hogares  o parroquias. La Virgen le dijo a Bernabé el 15 de enero de 2004:

“Que todas las rodillas se doblen en reparación. Que todas las manos se levanten en reparación. Hijos, la reparación es su esperanza de supervivencia…”

“Bernabé, selecciona tres Mensajes para cada etapa. Empieza en la etapa uno con el llamado al arrepentimiento y en la última etapa con la llamada a la perfección. Las lecturas de cada mes deberán ser diferentes y seguir un orden de crecimiento.” 


PEREGRINACIÓN / REPARACIÓN DE FEBRERO DEL AÑO A.
TEMAEs la Reparación, es la Penitencia. Es el Sacrificio.

APOSTOLADO DE LA PRECIOSA SANGRE DE JESUCRISTO
DIÓCESIS CATÓLICA DE ENUGU
TIERRA SANTA DE ADORACIÓN Y RENOVACIÓN, UJE-IMEZI OLO

EZEAGU L.G.A, ESTADO DE ENUGU, NIGERIA
P. M. B. 01080 ENUGU, ESTADO DE ENUGU, NIGERIA
Teléfonos: 0803 345 0253/07089396555/08082222155
Correo:
agonisingconsoler@gmail.com
Pagina Web: www.preciousblood95international.com

“Escuchen, oh criaturas de Dios, oh aquellos redimidos por la Preciosa Sangre de Jesucristo, la voz que está llorando de dolor, la voz de una Mujer en pena, la voz de una Madre que está buscando a Sus hijos perdidos. Ella llorando te dice: ¡Reparación! ¡Reparación!! ¡Reparación!!! ¡Reparación!!!! ¡Reparación!!!!! ¡Reparación!!!!!! ¡Reparación!!!!!!! – Es la esperanza de su supervivencia.”
La Santísima Virgen María, el 15 de enero de 2004.


PROGRAMA DE REPARACIÓN / PEREGRINACIÓN

JUEVES:                                                                                

  • Llegada /Registro: 10:00 am
  • Oraciones de Apertura / Exposición en la Fuente del Calvario: 12:00 Mediodía
  • Himnos al Espíritu Santo, Coronilla de la Preciosa Sangre / Oraciones de Consuelo, etc.
  • Primera Lección a los peregrinos en la Fuente: 03:00 pm
  • Meditación – 15 Minutos
  • Meditación / resumen                                 
  • Himnos / Recogimiento
  • Ángelus: 06:00 pm
  • Descanso y cena: 06:00 – 8:00 pm
  • Confesión: 08:00 – 9:00 pm
  • Santa Misa para Getsemaní en el Crucifijo Agonizante: 09:30 pm
  • Procesión al Jardín de Getsemaní: 11:30 pm
  • Vigilia de Getsemaní: 11:30 – 3:00 am
  • Descanso

VIERNES:

  • Levantarse / Aseo: 06:00 am
  • Oraciones en el Crucifijo Gigante: 06:30 am
  • Misa matutina en el Crucifijo Gigante: 07:00 am
  • Desayuno: 09:00 – 10:00 am
  • Segunda Lección a los peregrinos / Resumen / Meditación en el Jardín: 10-11:30 am
  • Himnos para dar la bienvenida a las Siete (7) Horas ininterrumpidas de Reparación: – 30 minutos
  • Hora: 12:00 Mediodía – 1era hora
    Mensaje: (Rezar un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria después de la lectura de los mensajes por el Derramamiento de la Preciosa Sangre en la Circuncisión de nuestro Señor).

    Oración: Santo Rosario.
    Intención: Por la conversión de los pecadores y la renovación de la Faz de la Tierra.
  • Hora: 1:00 pm – 2da hora Mensaje: (Rezar un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria después de la lectura de los mensajes por el Derramamiento de Sudor de Sangre en el Jardín de Getsemaní). Oración: Coronilla de la Preciosa Sangre. Intención: Por el perdón de los pecados y la gracia de la pureza en el mundo.
  • Hora: 2:00 pm – 3ra hora
    Mensaje: (Rezar un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria después de la lectura de los mensajes por el Derramamiento de Su Sangre en la Flagelación en la columna).

    Oraciones: Oraciones de Consuelo y Adoración.
    Intención: Para apresurar el Reino de Gloria en la Tierra.
  • Hora: 3:00 pm – 4ta hora
    Mensaje: (Rezar un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria después de la lectura de los mensajes por el Derramamiento de Su Sangre por la Coronación de Espinas).

    Oración: Vía-Crucis
    Intención: Por la liberación de las almas en el Purgatorio y por la conversión de los pecadores empedernidos.
  • Hora: 4:00 pm – 5ta hora
    Mensaje: (Rezar un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria después de la lectura de los mensajes por el Derramamiento de Su Sangre camino al Calvario).

    Oración: 1era a la 4ta Súplica de Angustia.
    Intención: Por el Papa y las necesidades de la Iglesia.
  • Hora: 5:00 pm – 6ta hora
    Mensaje: (Rezar un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria después de la lectura de los mensajes por el Derramamiento de Su Sangre durante Su Crucifixión).

    Oración: 5ta a la 7ma Súplicas de Angustia y la Oración de la Corona de Espinas.
    Intención: En expiación por los pecados cometidos contra la Preciosa Sangre.
  • Hora: 6:00 pm – 7ma hora
    Mensaje: (Rezar un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria después de la lectura de los mensajes por el Derramamiento de la Sangre y Agua de Su Sagrado Costado al ser traspasado con la lanza).

    Oración: Coronilla de la Renovación / Letanías del Espíritu Santo.
    Intención: Por nuestras necesidades personales.
  • Quema de peticiones a los Pies de la Cruz: 07:00 pm
  • Descanso / Cena: 07:30 – 9:00 pm
  • Santa Misa: 09:30 pm
  • Beso de la Cruz / bendición a los Peregrinos / Indulgencia plenaria: 11:00 pm
  • Descanso y fin de la Reparación.

SÁBADO:

  • Programa en la Tierra Santa de Adoración y Renovación.
  • Misa Matutina: 05:00 am
  • Partida.

¡Sangre Preciosa de Jesucristo, sálvanos a nosotros y al mundo entero!

*******

PRIMER MENSAJE DE LA PRIMERA LECCIÓN

7 de Enero de 2000 / Hora: 1:50 pm
Lugar: Parroquia de Nuestra Señora de Lourdes 

HIJOS, SEAN SABIOS EN REUNIR TODAS ESTAS BENDICIONES DEL CIELO.

Durante esta hora, tuve una visión de Nuestra Señora y una multitud de Querubines Celestiales sosteniendo rosas blancas. Nuestra Señora se nos acercó y dijo:

“Recibe de Mí esta Rosa Blanca. Que siempre te recuerde tu santidad.”

Ella trajo otra flor, esta vez una Rosa Roja y dijo:

“Mi Hijo quiere que te ofrezca esta Rosa, para que sea para ti un llamado a la mortificación.”

Luego, Ella nos la ofreció y dijo:

“Que siempre les recuerde su llamado a mortificar siempre su vida.”

Los Querubines lanzaron sus rosas hacia nosotros. Inmediatamente, una nube descendió y cubrió todo el lugar. En la nube apareció Nuestro Señor, vistiendo una túnica roja con una Corona de Espinas sobre Su Sagrada Cabeza. Él tenía consigo muchas coronas de espinas, que tomó y movió hacia nosotros. Él coronó algunas cabezas de entre nosotros con esa corona sin decir palabra.

Al rato, una nube descendió y cubrió todo el lugar. El Santo Rostro de Jesucristo Agonizante se apareció y dijo:

“Hijo Mío, sean sabios en reunir todas estas bendiciones dadas a ustedes por el Cielo. Raramente verán esta oportunidad nuevamente antes que el enemigo llegue. Pídanlas todas con fe. Mis apóstoles que han rechazado este llamado, no tendrán parte en esta bendición dada a ustedes. Aun cuando la deseen con lágrimas, no la obtendrán de nuevo. Sean cuidadosos en seguirlo bien en las escasas horas que quedan. Su enemigo se esforzará en engañarlos. Sean sabios en reconocer cuando él llegue. Resístanle, él huirá.

Hijos, bendeciré las Coronas de Espinas que ustedes tienen a través de Mi Sacerdote a las 3:00 am de esta noche. Deben traerlas a este Santo Santuario y ponerlas en el suelo de Mi altar hacia las 12:00 de esta medianoche. Hacia las 3:00 am, las bendeciré a través de Mi Sacerdote. Hacia las 2:00 am de esta noche, les daré a todos las Promesas que tengo para aquellos que tengan esta corona, aquellos que Me están ofreciendo esta reparación y aquellos que Me adoran a través del Crucifijo que les he dado. 

Escuchen, y oigan cómo terminará esta reparación. Terminarán todo hacia las 12:00 del mediodía de mañana. En esa hora, ustedes habrán dicho sus oraciones de bendición. Mi Sacerdote tomará el Santísimo Sacramento y bendecirá al mundo. Todos estarán postrados por 10 minutos. Él se moverá desde el altar hacia donde están todos ustedes postrados. Nunca olviden de ofrecer incienso encendido durante esta hora. Bernabé, te mostraré la partida de los visitantes celestiales.

En ese momento, les concederé todo lo que ustedes Me pidan de acuerdo a Mi Divina Voluntad. No deben olvidar de dar testimonio cuando vean Mis grandes obras hacia ustedes. Después de este momento, todos ofrecerán un himno de alabanza a la Santísima Trinidad. Vayan en paz y hagan conocer Mi Voluntad al mundo entero.

Hijos, no olviden de compartir sus sentimientos con el resto de los apóstoles alrededor del mundo, al igual que a Mis discípulos alrededor del mundo.

Dejen que Mi Preciosa Sangre, que brota de Mi Sagrada Cabeza, caiga sobre ustedes y les dé la Paz. Amén.

Yo Soy Jesucristo Agonizante. Los bendigo.”

Inmediatamente la visión terminó.

+++++++

SEGUNDO MENSAJE DE LA PRIMERA LECCIÓN

8 de Enero de 2000 / Hora: 2:00 am
Lugar: Capilla de la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes, Imezi Owa 

DEBEN SABER QUE ÉSTA ES UNA GRAN BATALLA.

Durante esta hora, tuve una visión del Rostro de Jesucristo Agonizante que emergía del Santísimo Sacramento expuesto en el Altar. Mientras veía, una nube descendió del Cielo y cubrió todo el lugar. Jesucristo, con Su Cabeza coronada de espinas y Su Rostro bañado en Sangre, calmadamente dijo:

“Hijos Míos, grande es la batalla a la que están por entrar. ¿Cuántos de ustedes, después pelear hasta el final, se mantendrán firmes en sus posiciones?

Grande es la batalla que viene. Mientras se preparan. El maligno, el hombre de iniquidad y sus agentes también están preparándose para encontrarse con ustedes. Ellos están ayunando e invocando los poderes de la oscuridad, ellos seriamente están guardando sangre en sus bancos de sangre esperando cuando llegue el tiempo. Ésta es la sangre de las personas de la Tierra que están bajo el poder de la oscuridad. Pero regocíjense, hijos Míos, porque sólo una rociada de Mi Preciosa Sangre puede secar un millón de tanques de sangre del maligno. Es por esto, por lo que urjo a todos los hombres a invocar Mi Preciosísima Sangre y luchar contra su enemigo.

Hijos, la batalla es grande. ¡Miren! Su número es tan grande, el número de Mis adversarios; ellos son muchos, su número es incontable, pero Mis soldados son tan poquitos en cantidad. Es por esto, por lo que los llamé a ustedes y a todos Mis soldados alrededor del mundo, para darles poder con Mi Preciosísima Sangre y revestirlos con toda la Armadura Celestial.

Ellos no están dormidos. Ellos están trabajando día y noche, porque ellos saben que les queda poco tiempo. Hijos, ustedes deben saber que ésta es una gran batalla. Levántense y manténganse firmes, su enemigo, el maligno, está alrededor de ustedes, viendo una oportunidad para atraparlos.

Este llamado de Reparación es para prepararlos para encontrarse con el maligno y vencerlo.

Para prepararlos para la batalla, les di Mi Agonizante Crucifijo. Prometo proteger a cualquiera que tenga esta Cruz contra las fuerzas malignas. A través de esta Cruz, Yo liberaré a muchos del cautiverio. Cuando ustedes levanten esta Cruz contra los poderes enemigos, Yo abriré el Cielo y dejaré que Mi Preciosa Sangre se derrame para dominar el poder del mal. Dejaré que Mi Preciosa Sangre se derrame de todas Mis Sagradas Heridas y cubra a todos los que veneren Mis Llagas y Sangre a través de este Crucifijo. Yo prometo proteger cualquier casa donde esté este Crucifijo contra cualquier poder destructor en la hora de la oscuridad.

Hijos, a través de este Crucifijo, Yo venceré. Este Crucifijo pronto será un Crucifijo victorioso.”

ACERCA DE LA CORONA DE ESPINAS.

“Sanaré las heridas de los corazones de aquellos que adoren Mi Sagrada Cabeza a través de esta Corona. Consolaré a aquellos que Me consuelen a través de esta Corona. Abriré el Océano de la Divina Misericordia a aquellos que adoren las Heridas de Mi Sagrada Cabeza a través de esta Corona. A todos aquellos que adoren Mi Preciosísima Sangre de Mi Sagrada Cabeza a través de esta Corona recibirán la Gracia de la Divina Sabiduría. Yo protegeré sus cinco sentidos. Cuando toquen esta Corona con amor, permitiré que una gota de Mi Sangre se derrame sobre sus cabezas. Renovaré el amor de un pecador arrepentido que pueda misericordiosamente adorar Mi Sagrada Cabeza con esta Corona.

Hijos, siempre hay un rocío de Mi Preciosísima Sangre donde quiera que esté esta Corona de Espinas. No estoy lejos; estoy cerca. Yo coronaré su cabeza con una corona victoriosa a cualquiera que a través de esta Corona, adore Mis Sagradas Heridas y la Sangre de Mi Sagrada Cabeza.

Hijos, cuando la Oración de Reparación sea dicha con amor, Yo prometo convertir a los doce pecadores más empedernidos del  mundo. Yo permitiré que Mi Preciosa Sangre se derrame en cada alma que oiga esta Oración. Su amor por Mí crecerá. Yo perdonaré los pecados de una nación que se vuelva a Mí a través de esta Oración. Ellos no sufrirán el peso de la maldición por sus pecados.

Hijos, Mi camino es duro, pero es fácil para aquellos que Me muestran amor. Muchos de ustedes se enfriarán cuando vean la puerta estrecha que los lleva a su hogar de paz.

Los amo a todos. Yo quiero que todos ustedes Me muestren amor. Esto fue lo que Me motivó a darles estos regalos Celestiales. Hijos, bendigo estas Coronas con Mi Preciosa Sangre: En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Finalmente, prometo mostrarles Mi Sagrada Cabeza un día antes de que mueran, a todos los que amaron su corona y adoraron Mi Sagrada Cabeza a través de ella, para que tengan perfecto conocimiento y arrepentimiento de sus pecados. Los bendigo a todos. Permanezcan en Paz.”

Inmediatamente la visión terminó.

+++++++

TERCER MENSAJE DE LA PRIMERA LECCIÓN

8 de Enero de 2000 / Hora: 11:50 am
Lugar: Capilla de la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes, Imezi Owa 

LA BENDICIÓN FINAL

Hoy, siendo el último día de nuestra peregrinación de cinco días de reparación, y cumpliendo con todas las órdenes que Nuestro Señor nos había dado, durante la bendición con el Santísimo Sacramento, como fue dicho por el Señor, nos postramos para recibir la bendición final de Él.

Luego, tuve una visión de la Santísima Trinidad. Jesucristo Agonizante estaba sangrando de todas las Heridas de Su Sagrado Cuerpo, especialmente de Sus Cinco Llagas. La Preciosísima Sangre se derramó sobre todos nosotros. Sobre la Cruz, estaba el Padre Eterno que estaba bendiciendo al mundo entero y a nosotros. El Espíritu Santo nos bañó con Su Luz. La Unción de Dios se derramaba sobre nosotros.

Al pie de la Cruz, estaba Nuestra Señora arrodillada rezando por el perdón de los pecados y pidiendo bendiciones para el mundo. Al mismo tiempo, vi una multitud de Ángeles Celestiales y Santos partir de nuestro encuentro con gran gozo.

La visión continuó hasta que los visitantes Celestiales ascendían en la nube. Luego, toda la visión se desvaneció.

+++++++

PRIMER MENSAJE DE LA SEGUNDA LECCIÓN

2 de Marzo de 2000 / Hora: 12:00 de mediodía
Lugar: Mi Altar de Reparación, Awka

QUE TODOS LOS HOMBRES ENTREN CONMIGO EN LA HORA DE GETSEMANÍ.

Durante esta hora de reparación, vi el Santo Rostro de Jesucristo Agonizante bañado con Sangre, Él calmadamente me dijo:

“Hijo Mío, acércate a Mí, Mi Corazón está en gran agonía. Consuélame ahora. Quiero que digas ahora las Oraciones de Consuelo. Hijo Mío, tengo muchas cosas que decirte acerca de la Hora. Tengo mucho que enseñarte, pero sólo lo haré a través de tu mortificación. Necesito mucha mortificación para este llamado.

Hijo Mío, quiero que todos Mis hijos Me sigan. Dejen que todos los hombres entren Conmigo en la Hora de Oración de Getsemaní, cada medianoche de jueves a viernes. Éste es un llamado a la santidad y a la mortificación. Quiero que todos los hombres recen y velen Conmigo.

Escuchen, hijos Míos, es por este tiempo peligroso y por la hora terrible que se aproxima, que no quiero que ninguno se pierda. Esto fue lo que Me motivó a llamar a todos los hombres a entrar Conmigo en la Hora de Oración de Getsemaní. Deben saber que las cosas creadas serán sacudidas y purificadas para que las cosas que no puedan ser sacudidas, permanezcan.

Hijos, esta hora es muy aterradora. Muchos perderán su fe. Muchos están confundidos. Muchos están espiritualmente ciegos. Ellos no pueden entender la hora. Ellos tienen ojos, pero no pueden ver. Tienen oídos, pero no pueden oír. Su entendimiento es carnal. Ellos no pueden entender los asuntos espirituales. Ellos están nadando en este mundo lleno de iniquidad. Ellos se dicen a sí mismos: “Todas las cosas van bien. ¿Cómo puede Dios destruir al mundo? Ningún Castigo vendrá.” Ellos disfrutan del mundo corrupto y lleno de soborno. Hijos, muchos serán decepcionados. Muchos están en camino a la perdición.

Deben saber todos ustedes, hombres carnales y arrogantes, que su felicidad pronto se convertirá en gran pena. Su día pronto se convertirá en oscuridad. Su pecado pronto los tomará como una trampa. Ustedes no escaparán cuando la Hora llegue. Ustedes dicen que no habrá Castigo; y Yo les digo, comenzaré el Castigo con ustedes. Querrán ver la hora. El tiempo llega en que todas las cosas gloriosas que ven en el mundo, serán destruidas por el fuego. Nada permanecerá. Entonces, el Nuevo Mundo Glorioso aparecerá, la generación de Mi Reino Glorioso.

Felices aquellos que entrarán en la Hora de Mi Reino Glorioso. La segunda muerte no tendrá poder sobre ellos. Todos los que permanezcan Conmigo en Getsemaní, recibirán de Mí, una gracia especial para soportar las duras pruebas. Yo prometo sostenerlos con una gracia especial de fe y amor. Durante su hora de pruebas, Yo los consolaré, porque ellos ahora Me consuelan que estoy en agonía.

Los amo. Los bendigo a todos. Permanezcan en Mi Paz.”

+++++++

SEGUNDO MENSAJE DE LA SEGUNDA LECCIÓN

3 de Marzo de 2000 / Hora: 12:00 de mediodía
Lugar: Mi Altar de Reparación, Olo 

LOS HE ELEGIDO ENTRE LOS ELEGIDOS. MUÉSTRENME MÁS AMOR.

Mientras rezaba durante esta Hora del Sello, una nube descendió y me cubrió. Tuve una visión de Jesucristo Agonizante colgado vivo en la Cruz. La Preciosa Sangre se derramaba de todas las Heridas de Su Sagrado Cuerpo. Nuestro Señor se mantuvo por un rato en silencio y finalmente dijo:

“Hijos Míos, Yo los llamo Mis elegidos. Yo los he elegido entre los elegidos. Quiero que ustedes Me muestren más amor. Llamo a todos los hombres a seguirme a la Hora de Oración de Getsemaní. Entre ellos, los he escogido a ustedes a venir más cerca de Mí, a velar y rezar Conmigo. Mis elegidos, ¿por qué no pueden venir y velar Conmigo al menos una hora? El sueño no se los permite. Despiértense, Mis amantes. ¿Qué creen ustedes que los otros discípulos harán? Ellos están en un profundo sueño. ¿Quién entonces consolará a Su Maestro Agonizante, si no lo hacen ustedes?

Mis elegidos, cómo deseo que entiendan la Hora y se vuelvan a Mí. Su frialdad, descuido y negligencia Me duele mucho, más que otras agonías que sufro. Mis elegidos, recuerden que los amo y que los elegí entre los elegidos. Miren el Rostro del que más los ama. Miren lo que sus pecados le han hecho. Por su bien, Él está Herido, Flagelado, Coronado de espinas y abofeteado en el Rostro. Él cargó una Cruz pesada y fue arrastrado sin misericordia a una tierra llamada Gólgota. Fue despojado de Su vestidura y quedó desnudo a la vista de una gran multitud. Fue acostado para ser clavado en la Cruz.

Todos los hombres Me abandonaron y Me criticaron cruelmente. Finalmente, colgué tres horas en la Cruz y morí. Hijos, aun cuando otros Me rechacen, ¿ustedes también Me abandonarán?

(Silencio).

Yo quiero que ustedes Me muestren más amor. Despiértense y ayuden a despertar al resto de los elegidos. Que todos los hombres recen y velen siempre, para que su fe no desfallezca. Yo Soy Aquél que más les ama, Jesucristo Agonizante.

Hijo Mío, ¿por qué estás retrasando el proyecto que te di? ¿Qué has hecho sobre eso…? ¿Por qué no puedes llevar a cabo el proyecto antes de la hora…?

Escucha, Yo estaré más complacido si terminas este proyecto antes del mes de Julio y lo distribuyes como sigue: El Primer Crucifijo que se haga, será enviado con los Mensajes y la Coronilla a Mi amado Papa Juan Pablo II. Él lo bendecirá y propagará antes de la hora…

Luego, el segundo grupo de Crucifijos será enviado a todos los Obispos de este país con los Mensajes y la Coronilla.

Todos Mis apóstoles tendrán el suyo. Finalmente, lo propagarán por todo el mundo. Esta Cruz renovará el conocimiento de Mi sufrimiento en los corazones de los hombres. Lleven a cabo esta orden como se las he dado. Bendeciré a todos los que ofrezcan su tiempo, destrezas y dinero para este llamado. Escucharé sus suplicas.

Hijos, los llamaré para otro Programa de Reparación al final de este proyecto, y bendeciré el Crucifijo de ustedes a través de Mi Sacerdote.

Ustedes son Mis elegidos, quiero que Me muestren más amor. Los bendigo a todos.”

+++++++

TERCER MENSAJE DE LA SEGUNDA LECCIÓN

7 de Marzo de 2000 / Hora: 12:00 de mediodía
Lugar: Mi Altar de Reparación, Olo 

RETIREN LA ESPADA

Mientras decía el Ángelus, vi a Nuestra Señora sosteniendo una Corona de Espinas en Sus Manos. Se me acercó y me puso la Corona sobre mi cabeza y dijo:

“Hijo Mío, siente Mi tristeza. Yo soy la Madre de Jesucristo Agonizante. La espada de dolor está atravesando Mi Corazón. Quiero que tú retires la espada, haciendo que este Mensaje sea conocido por Mis hijos.

Bernabé, tu Madre está muriendo de dolor.”

Yo le dije: “Madre, qué puedo hacer yo por Ti, ¿cuál es la causa de Tu tristeza? Estoy dispuesto a obedecer Tus órdenes. Quiero consolarte.” Nuestra Señora dijo:

“Hijo Mío, el enemigo y sus agentes están teniendo éxito en su plan en contra de Mi Movimiento. Mi Movimiento Sacerdotal Mariano, en esta nación y en algunas otras partes del mundo, prontamente se dividirá en tres partes. Dos de ellas lucharán en contra de la tercera. El pequeño grupo sufrirá muchísimo. Pero a través de ellos, Yo venceré a Mi adversario y restauraré la verdadera Devoción en la Iglesia. Luego, vendrá el Triunfo de Mi Inmaculado Corazón y el Reino Glorioso de Mi Hijo Jesucristo.

Los Obispos de esta nación, excepto uno, apoyarán a los dos grupos que pelearán en contra del Grupo Remanente. El Obispo y algunos Sacerdotes defenderán a Mi Hijo y a Mí, contra los errores que están atacando la raíz de la Santa Iglesia. Ésta es la causa de la guerra y de la confusión.

Los dos grupos, aunque sus creencias no son las mismas, pondrán su flecha en contra del Grupo Remanente. Ellos pensarán que están haciendo lo correcto. Pero es a Jesucristo al que ellos están persiguiendo.

Hijo Mío, esta guerra comenzará entre los Sacerdotes de Mi amado Hijo, los Pastores del rebaño. Entonces, todo el rebaño se esparcirá.

Estoy aquí para pedirte, y a todos Mis amantes, con Lágrimas de dolor, que recen mucho por la fe del Grupo Remanente. Recen para que su fe no les falle. Yo prometo estar con ellos. Yo estoy entre ellos siempre. Hijos, sus oraciones aumentará su número.

Cuando todas estas cosas comiencen a suceder, sepan también que la hora del Triunfo de Mi Inmaculado Corazón está cerca, y el Reino de Gloria también está cerca.

Finalmente, cuando la hora de la paz llegue, ustedes verán a los dos grupos peleando entre ellos. A través del sufrimiento del Grupo Remanente, Yo obtendré la Gracia de la Paz para ellos. Sus ojos se abrirán para conocer la verdad. Ellos regresarán y se unirán al Grupo Remanente.”

+++++++

PRIMER MENSAJE DE LA PRIMERA HORA

10 de Marzo de 2000 / Hora: 12:00 de mediodía
Lugar: Mi Altar de Reparación, Olo 

NO ME OFREZCAN LA AYUDA DE SIMÓN (El Cirineo)

Durante esta hora, mientras rezaba por el Sello de la Santísima Trinidad, tuve una visión de Jesucristo Agonizante herido en la Cruz sangrando incesantemente. Él me dijo:

“Hijo Mío, muchos de Mis elegidos Me están ofreciendo la ayuda de Simón. Ellos no están dispuestos a ayudarme por amor. Ellos se sienten obligados a cargar Mi Cruz. Lo hacen por dos razones: Una, por el honor, y lo que esperan obtener de ella. Segundo, ellos comprenden bien el pensamiento cruel de los judíos de clavarme vivo. Ellos no querían verme morir camino al Calvario. Ellos querían verme vivo en el Monte Calvario, para que viera con Mis propios Ojos la crueldad de sus torturas y sus actos lamentables y vergonzosos sobre Mí.”

Yo pregunté: “Mi Señor y Salvador, ¿cuál es la ayuda de Simón que te estamos ofreciendo? Estoy dispuesto en hacer Tu Voluntad conocida al mundo.” Nuestro Señor respondió:

“Hijo Mío, estoy verdaderamente adolorido, y sufro más que nunca cuando uno de Mis elegidos Me abandona. Los elegí para que Me mostraran más amor porque los amo, pero ustedes Me abandonan y Me rechazan. Ustedes siguen al mundo que los odia. Ustedes aman más al mundo. Ustedes están dispuestos a vivir por él. Hijos Míos, ¿por qué no pueden amar a Aquél que más los ama? Escuchen, Mis elegidos, a menos que ustedes Me amen más a Mí de lo que aman al mundo y a ustedes mismos, no podrán ser Mis elegidos. 

Hijos Míos, ustedes no están aquí porque Me aman, sino porque son buscadores de milagros. Si los milagros se detienen, ustedes también se retirarían.

Ustedes no Me siguen como aquellos que quieren conocer Mi Voluntad. Ustedes odian Mi Cruz por encima de todo lo que han visto en la creación. Ustedes sólo se apegan para obtener favores personales. Ustedes quieren que Yo los bendiga y los haga ricos como a Simón que pidió un pago por la ayuda que Me ofreció. Si su deseo fracasa, así también ustedes.

Ustedes no quieren ser pobres de espíritu. Ustedes no quieren ser rechazados por el mundo. Ustedes no quieren ser abandonados por el mundo. Ustedes quieren que todos los hombres los vean y los alaben en su pequeño esfuerzo. Ustedes están recibiendo vanagloria. Hijos, es así como ustedes Me ofrecen la ayuda de Simón.

Hijos Míos, porque ustedes quieren que Yo sufra, ustedes renuentemente cargan la Cruz hasta el final como Simón. Esto no lo hacen porque Me aman, sino porque Me odian, y quieren que Yo sea clavado vivo. Esto es por lo que ustedes, después de haber escuchado Mis Mensajes y advertencias, permanecen sin cambiar. Ustedes aún están entre Mis amantes y respondiendo como Mis elegidos, aquellos que sí pertenecen a este camino. Hijos, ustedes Me están ofreciendo la ayuda de Simón.

Hijos Míos, apártense de sus vidas pecadoras. Desapéguense de todos los tesoros de este mundo y sepan hoy que los insultos ofrecidos a los ungidos, a los elegidos, son de mayor valor y por su bien, que todos los tesoros de este mundo. Yo Soy Jesucristo Agonizante, que más los ama.”

Yo finalmente recé y pregunté: “Señor, Tu Palabra es verdad. Enséñame siempre los Misterios de Tu agonía, sufrimientos y muerte. Los tendré en cuenta. Señor, ¿qué debemos hacer acerca de la Cruz? El primer artista ungido no pudo hacerlo tan pronto como nos indicaste. ¿Debemos ungir otro artista? Deseamos hacer Tu Voluntad.” Nuestro Señor respondió:

“Hijo Mío, quiero que el trabajo lo haga el primer artista. Si él no puede hacerlo, entonces ungirán al segundo. Él será el último. Si el segundo no puede hacerlo, regresa al primero. Sólo rótalos. Es Mi trabajo solamente elegir.

Ustedes deben obedecer esta orden. El resto de los artistas que harán esta Cruz, la copiarán del primer artista que elegí. Ellos no pueden agregar o quitar nada de la Cruz elegida. Su trabajo debe ser idéntico. Prometo estar cerca de todos los artistas que hagan esta Cruz. Pondré Mi Espíritu en ellos. Ellos harán como Yo ordeno. Yo aumentaré las bendiciones a todos aquellos que ofrezcan su amorosa ayuda por la propagación de esta Devoción. Yo los consolaré, porque ellos Me han consolado. Yo Soy Jesucristo Agonizante. Los bendigo a todos.”

+++++++

SEGUNDO MENSAJE DE LA PRIMERA HORA

17 de Marzo de 2000 / Hora: 11:30 am
Lugar: Capilla de la Iglesia de San Antonio, Gbaja, Surulere, Lagos 

YO QUIERO QUE RECONOZCAN SIEMPRE MI PRESENCIA EN SUS ALMAS.

Mientras oraba, tuve una visión de Jesucristo Agonizante bañado con Sangre por todo Su Cuerpo que calmadamente me dijo:

“Hijo Mío, no puedo ni siquiera encontrar descanso en el corazón de Mis elegidos. Yo estoy siendo abandonado. Hijo Mío, quiero vivir en tu corazón de una comunión a la siguiente. Te suplico que hagas de tu corazón un Sagrario Vivo para Mí, pero ninguno de ustedes está dispuesto a escuchar Mi llamado de angustia, ninguno, ni siquiera entre los elegidos. Hijos, les he dicho esto antes, y se los estoy diciendo de nuevo, con gran dolor en Mi Corazón, soy grandemente torturado cada vez que entro en el Santuario de sus almas a través de la Santa Comunión. Sus pecados Me atan, y sin misericordia Me tiran fuera después de golpearme cruelmente.

Mis amantes, ¿no pueden hacer de sus corazones un Sagrario Vivo para Mí? Si otros Me rechazan, ¿ustedes también Me rechazarán?

Mis amantes, es por el amor que les tengo lo que Me motivó a llamarlos para hacer Mi morada en ustedes. Hijos Míos, es por su propio bien, es para que no estén secos cuando la gran hora de la sequedad llegue.

Hijos, el Sagrario que le di a la Iglesia dejará de existir en el último día pero el sagrario que he construido en su alma, como Mi Gran Sello, permanecerá por siempre. Quiero que siempre reconozcan Mi Presencia en su alma. Quiero que sepan, que estoy verdaderamente viviendo en sus almas. 

Hijos, Me duele grandemente como ustedes Me tratan con el pecado. El maligno entra en su alma inmediatamente después que Me expulsan, porque la Gloria de Dios se ha retirado de Su santuario, que es su alma.

Hijos, ¿qué creen que el maligno hará en ese santuario? Él lo arruinará con toda clase de maldades. Es por ello, por lo que siempre dan frutos malos.

Mis amantes, quiero renovar la Iglesia a través de ustedes, y apresurar Mi Reino Glorioso en sus corazones. Dejen que Mi Reino venga a sus almas. Dejen que Mi Reino venga. Mis elegidos, no estoy llamando al mundo ahora, sino a ustedes, que escogí para que fueran Mis amantes. Yo les estoy dando a conocer Mi Corazón porque ustedes son muy queridos por Mí, pero sus corazones no Me pertenecen. Si ustedes responden a Mi llamado, Mi Reino vendrá pronto.

Bernabé, que Yo reine en tu alma. Que Yo reine durante toda sus vidas: Yo Soy Jesucristo Agonizante, cruelmente torturado por ustedes. Los bendigo a todos.

Permanezcan en la Paz del Cielo.”

+++++++

TERCER MENSAJE DE LA PRIMERA HORA

24 de Marzo de 2000 / Hora: 12:00 de mediodía
Lugar: Mi Altar de Reparación, Olo 

VENGAN A GETSEMANÍ Y PIDAN POR LAS GRACIAS DE LA RESISTENCIA Y LA FE

En mi oración de reparación durante esta Hora del Sello, tuve una visión de Nuestro Señor Jesucristo colgado en la Cruz. Él me miró fijamente. Después de un rato, una nube descendió y cubrió todo el lugar. En la nube, vi al Santo Rostro de Jesucristo Agonizante bañado con Sangre. Nuestro Señor calmadamente dijo:

“Hijo Mío, vengo a contarles sobre la negación de Pedro y cómo se manifestará en las vidas de Mis elegidos de hoy.

Hijo Mío, muchos ya Me han negado. Un gran número de personas Me está negando ahora. Yo te digo, muchos más Me negarán y dirán que no Me conocen. Sólo muy pocos lucharán arduamente y permanecerán firmes.

Hijo Mío, cuando le advertí a Pedro sobre sus futuras pruebas, Pedro juró que Me seguiría incluso hasta la muerte. Él no Me pidió ninguna Gracia, ni siquiera cuando los llevé Conmigo a rezar en Getsemaní. Los urgí a que rezaran para que su fe no desfalleciera; pero ellos no pudieron velar Conmigo ni siquiera por una hora. Ahora, les estoy advirtiendo a ustedes sobre las pruebas venideras que serán más fuertes; pero, ¿cuántos se reconciliarán luego con lágrimas después de haber caído como Pedro?

Ahora escucha, hijo Mío, eran exactamente las 12:00 de la medianoche cuando una de las sirvientas del Sumo Sacerdote vio a Pedro sentado alrededor del fuego con otras personas, porque el fuego de Mi Amor se había enfriado en él. Él se había sentado con ellos para calentarse con el fuego de Mis enemigos. Su fervor interior decayó y él comenzó a buscar consuelos y deleites externos, y entonces una sirvienta le dijo: “¿No eres tú uno de los discípulos de este Hombre?” Luego, observándolo más de cerca y viéndolo con mayor atención y cuidado, lo afirmó diciéndole a Pedro: “Tú eres Su seguidor.” Pedro lo negó por primera vez diciendo: “No lo soy, yo no lo conozco, mujer. Yo ni lo conozco ni entiendo lo que tú estás diciendo.”

Escuchen, Mis elegidos, hacía poco que Pedro había dicho: “Yo no Te negaré, aun si todos se escandalizan, yo te seguiré, aunque me cueste mi vida.”

Ahora, “¿cómo es esto, oh Pedro, que tu coraje falló por tan solo una pregunta que te hiciera una esclava? El Gobernador romano no te estaba examinando. El Sumo Sacerdote judío no te estaba haciendo ninguna pregunta; los soldados no te estaban maltratando. Y, sin embargo, tú no supiste responder a la pregunta de la pequeña esclava.” Hijo Mío, Pedro Me negó por primera vez.

Exactamente a las 3:00 am de ese Viernes, Pedro aún seguía cerca del fuego cuando todos los que estaban alrededor del fuego le preguntaron: “¿No eres tú también uno de los discípulos de este Hombre?” Y él lo negó diciendo: “No lo soy.” Pero uno de ellos, mirándolo atentamente, lo confirmó diciendo: “Sin duda, tú eres también uno de ellos.” Pedro respondió: “Déjenme en paz, oh hombre, porque no lo soy.” Más aún, juró no conocerme.

Una hora después, exactamente a las 4:00 am, Pedro Me negó por tercera vez e hizo un juramento aun mayor, que ni Me conocía ni había hablado Conmigo.

Hijos, recuerden que Pedro es la cabeza de Mis Apóstoles. Él fue uno de los testigos de Mi Transfiguración. Él fue el que Me reconoció como el verdadero Hijo del Dios Vivo. Él había escuchado la Palabra de Vida, y Me había seguido toda Mi vida. Él había comido y bebido Conmigo. Ahora, él Me negó porque no había pedido la Gracia de vencer en la prueba.

Hijos, les estoy pidiendo a todos ustedes que vengan y velen Conmigo siempre cada noche de jueves a viernes. Vengan a Mí en Getsemaní. Vengan y pidan por la Gracia de la resistencia y de la fe. Multipliquen la Hora de Getsemaní en cada una de Mis Iglesias, en grupos y en familias. Yo estoy con ustedes. Yo estoy en Getsemaní con ustedes para ayudarles. El que devotamente cumpla esta Hora de Oración de Getsemaní no escandalizará como Pedro.

Si Me niega, debido a su infidelidad a Mis advertencias, Yo obtendré para él la gracia del perdón. Él tendrá verdadera contrición por sus pecados y pedirá perdón. Yo no lo rechazaré. Yo le daré la misma Promesa que espera a Mis hijos cuando los días malvados lleguen a ustedes. Apártense de toda ocasión de pecado si no quieren caer. Corran a Getsemaní. Recen siempre por los elegidos. Mis elegidos, escuchen ahora y corran por sus vidas. Yo Soy su Maestro Agonizante que les ama. La Paz sea con ustedes.

Los bendigo.”

+++++++

PRIMER MENSAJE DE LA SEGUNDA HORA

31 de Marzo de 2000 / Hora: 1:30 pm
Lugar: Mi Altar de Reparación, Olo 

YO VOY A MORTIFICAR Y PURIFICAR SU NATURALEZA PECADORA.

Durante esta hora, estaba rezando cuando tuve una visión de Jesucristo Agonizante. Su Cabeza estaba coronada con espinas. Su Preciosísima Sangre brotaba de las Heridas causadas por las espinas y bañaba todo Su Rostro. Me miró fijamente por un tiempo sin decir ni una palabra y luego dijo:

“Hijo Mío, he escuchado tu oración sobre tu vida y tu mortificación. Soy Yo quien te está motivando en tu meditación para que dejes tu pueblo y estés unos días y noches en el desierto de Monte Carmelo, Olo, sin comer ni beber. Yo iré contigo. Yo estaré contigo.

Allí, Yo mortificaré y purificaré tu naturaleza pecadora, tus palabras, pensamientos y obras. Quiero que Me ofrezcas todo tu ser como un sacrificio vivo. Quiero que tú y todos Mis amantes estén siempre cerca de Mí. Sepan que están viviendo en la hora de la oscuridad. Se le ha dado poder a la oscuridad de reinar.

Recuerden Mis llamados a ustedes, hagan de su corazón un Sagrario Vivo para Mi morada.

Yo te estoy llevando al desierto para enseñarte mucho acerca del Santuario que quiero que todos los hombres hagan en sus corazones para Mí. Te daré al Espíritu Santo. El Espíritu abrirá tu corazón y te dará más luces sobre lo que es el Santuario. Tú debes escribir la inspiración que pondré en ti a través del Espíritu Santo. Esto será dado a Mi Sacerdote, tu director espiritual, para que le haga la edición final. Después de todo esto, te diré a quién debes dárselo para la aprobación de la Iglesia y su propagación. Luego, lo publicarás y propagarás por todo el mundo junto con la Devoción a Mi Preciosísima Sangre.

En el desierto, te enseñaré una Oración de total Consagración a Mí. La oración será usada para la Consagración de todos los apóstoles a Mi Preciosa Sangre y todos los que aman ser Mis consoladores. Con la oración, ellos continuamente renovarán su Consagración a Mí una vez cada tres años, para que su amor sea renovado.

Yo vendré y te instruiré mucho acerca de Mi Amor, la Hora y Mi Reino Glorioso. Yo siempre estoy contigo. Cuando te sientas seco, mira Mi Rostro Sangriento y refréscate. Prometo llenarte con Mi Amor. Tus ojos y mente se abrirán para las cosas espirituales y Divinas. Te llenaré con poder. Bernabé, recuerda que Aquél que te llamó es Jesucristo Agonizante.

Te amo. Me debes amor. Te bendigo.”

Inmediatamente la visión terminó.

+++++++

SEGUNDO MENSAJE DE LA SEGUNDA HORA

2 de Abril de 2000 / Hora: 2:00 pm
Lugar: Desierto de Monte Carmelo, Olo 

ESTOY BUSCANDO A AQUELLOS QUE AMO

Hoy, siendo mi día de llegada al desierto, durante mi oración, Luz Divina me iluminó como un rayo. Inmediatamente fui elevado espiritualmente. Luego, tuve la visión de mi Salvador Agonizante colgando vivo y sangrando en la Cruz, sin ningún consuelo.

Yo me acerqué a la Cruz y le ofrecí mi pobre oración de consuelo pidiéndole que soportara la agonía. Le prometí que lo consolaría toda mi vida; que viviría mi vida en la Tierra, siendo el consolador de Mi Jesús que está en agonía.

Inmediatamente después de mis oraciones, una nube descendió y cubrió todo el lugar. En la nube apareció el Santo Jesucristo Agonizante que calmadamente dijo:

“Hijo Mío, te doy la bienvenida en esta Tierra Santa. Estoy contigo. Estoy aquí para expresarte Mi Amor por ti y por el mundo entero. Estoy buscando a aquellos por los que Mi Amor tomó Mi Divinidad y se hizo Hombre. Estoy ansiosamente buscando a aquellos, que por el amor que les tengo, Me hicieron Encarnar en el mundo. ¡Su Dios nacido como Hombre! ¿Dónde están aquellos por quienes nací en un pesebre? Hijo Mío, tu Dios, a Quien todos los Ángeles del Cielo adoran, Quien por siempre está recibiendo alabanzas gloriosas y la adoración de los Ejércitos Celestiales, está ahora acostado en un pesebre sin ayuda y abandonado por amor a ustedes.

Hijo Mío, sufro grandemente por esta generación. Sufrí más por ustedes, y todavía estoy sufriendo lo peor. Nadie le importa tomarse el tiempo para ver el Rostro de su Amante Agonizante.

Es por ustedes por lo que sudé Sangre en el Huerto de Getsemaní. Mirando a esta generación, mirándolos a ustedes, vi cuán desleales eran. Entre los fieles que Me siguen día y noche, y aquellos que Me alaban en el Templo, no encuentro consuelo. Ellos han llenado el Templo con abominaciones. Su sacrificio no es más que un latigazo para Mí. Hijo, ¿qué ganaría Yo con el sacrificio de ladrones y asesinos cuyas manos están llenas de sangre de inocentes? ¿Qué placer puedo obtener de los sacrificios de los sirvientes que odian y son malvados, que no pueden  perdonar a su vecino en su pequeño malentendido? Sus corazones están llenos de espinas esperando a que Yo entre. 

Iniquidad, iniquidad, iniquidad ha llenado Mi Santo Templo. Nadie está dispuesto a consolarme. Nadie está dispuesto a defenderme y a sacar estos malhechores fuera de Mi Templo. Mi Templo no es una cueva de ladrones sino una Casa de Oración.

A nadie le importa la abominable moda en Mi Santo Templo. A nadie le importa la absoluta falta de reverencia en Mi Santo Templo. A nadie le importa la iniquidad política que destruye el Santo Templo de su Dios. A nadie le importa el comercio dentro del Santo Santuario. Nadie está dispuesto a importarle estos hábitos inicuos en el Santo Templo como el robo, el adulterio y la fornicación, la idolatría y las llamadas prácticas de cultos que llenan Mi Santo Santuario.

Hijo, han llenado el mundo entero con desastrosa abominación, colocándola dentro de Mi Santo Templo, alejando a su Dios fuera de Su Santo Santuario. Hijo, si Mi gente no regresa a Mí y remueve todos estos hábitos inicuos que alejan a su Dios de Su Santuario, y viven continuamente en pecado, la Gloria de Dios se retirará de Su Santo Templo. Entonces, la armada árabe, el enemigo de Mi Santa Muerte, el maligno marchará contra el Templo para destruirlo. Ustedes verán con sus propios ojos los días cuando no habrá más Sacrificio ni en la mañana ni en la tarde. Luego, la gente de Sion llorará amargamente y sin consuelo por el Santo Santuario, el Templo del Dios Vivo. En esos días, ustedes entenderán plenamente Mi llamado a ustedes, hagan de sus corazones un Santuario Vivo para Mi morada.”

Mi Clero ha guardado silencio en todas estas cosas que aumentan Mi Agonía. Ellos están durmiendo mientras que el enemigo se acerca rápidamente. Hijo, mira como ellos serán atrapados y llevados al exilio donde ellos se afligirán por sus vidas y por el Santo Templo, atrapados como estaban durmiendo mientras debían estar alerta.

Luego de todos los favores que he hecho por ustedes, todos Me rechazan y Me abandonan. Yo Soy el que los eligió y llamé aparte para que sean Mis Apóstoles. Les he enseñado Mi Gloriosa Transfiguración. Les enseñé a todos, lo que he aprendido de Mi Padre. Les he enseñado Mi sencillez y obediencia. Los he ungido, y finalmente he derramado Mi Sangre por amor a ustedes. He visto que Mi Ley y Verdad estén escritas en sus corazones. Mi Espíritu, el Consolador, está presente en sus almas para enseñarles. Pero en todos estos favores, ustedes Me pagan con descuidos y abandono. Su voluntad es su voluntad. Nadie se las puede quitar.

Hijos Míos, ¿por qué no pueden hacer la Voluntad de Aquél que murió de amor por ustedes? Si Me aman, hagan conocer Mi Voluntad al mundo entero. He llorado amargamente por Mi Santo Templo, Mi Santuario. Aún continúo llorando por ustedes hasta que su destructor venga a destruirlos.

Yo Soy Jesucristo Agonizante, al que ustedes abandonan. Permanezcan en Mi Paz. Los bendigo.”

Inmediatamente la visión terminó.

+++++++

TERCER MENSAJE DE LA SEGUNDA HORA

3 de Abril de 2000 / Hora: 12:00 de la medianoche
Lugar: Desierto de Monte Carmelo, Olo 

LES PERMITO SER PROBADOS PARA QUE CONOZCAN Y EXPERIMENTEN LO QUE SIGNIFICA SER TOTALMENTE ABANDONADO

Hoy experimenté total abandono. Aprendí lo que el Señor quería decir cuando dijo que Él fue ABANDONADO y no había nadie que lo consolara. Diré que la gracia que me asistía ayer, me fue quitada. Lo que permaneció en mí fue mi fe y mi voluntad en elegir qué hacer.

Al levantarme en este segundo día, me pareció como si hubiera escapado de la muerte. Estaba muy cansado e indefenso. Me pareció como si hubiera estado allí ya 10 días. Miré hacia el cielo, estaba todo nublado como a punto de llover. Al poco tiempo, comenzó a caer la lluvia, yo vi alrededor y vi mi Rosario, lo agarré y comencé a rezar. A pesar de todo esto, le ofrecí a Dios todas mis dificultades y le hice una promesa sincera a Dios que no dejaría el desierto hasta que no pasaran los 7 días. La intención de mi Rosario fue: “Señor, que se haga Tu Voluntad”. Al rato, las nubes desaparecieron.

Alrededor de las 8:00 am, el calor del sol era intenso. Esto hizo que dejara la montaña hacia mi campamento. Para este momento, estaba sofocado y débil.

Sin saberlo, mi primer campamento estaba cubierto con hormigas negras. Con descuido y debilidad, me tiré al suelo cuando llegué a mi campamento para descansar un poco. Sentí que algo me picó, y quise saber qué era cuando sentí otra picada. Entonces vi que era una hormiga negra. En ese momento, ya estaban todas encima mío. 

Mientras intentaba escapar, sentí en mi interior espinas que cubrían casi todo el lugar donde me había caído. En mi lucha contra las hormigas y las espinas, aprendí lo que Nuestro Señor quería decir con Su Flagelación y Coronación de espinas. Luché y luché por cerca de 5 minutos en salir de las espinas y escapar de las hormigas. Al final lo logré y dejé inmediatamente ese campamento para conseguir otro lugar.

Encontré otro campamento, la tierra era suave y firme. Con gran debilidad me recosté para descansar de nuevo. Al rato, me recordé de las hormigas y miré alrededor y vi que termitas obreras habían cubierto mi camisa. Recordando las hormigas y las espinas, volví a dejar ese campamento al instante.

Este incidente hizo que decidiera caminar dentro del desierto. Luego, vi un bellísimo árbol de mango, que estaba un poco lejos de donde yo estaba parado. Pensé en mi interior que allí tendría una buena sombra. Así que caminé hasta allá a pesar de mi debilidad y sufrimiento.

Cuando logré llegar, me pareció que ya iba a descansar. Pero aquí recibí una tentación del maligno. Al poco tiempo, miré hacia arriba y vi siete hermosos y maduros mangos encima del árbol. No estaban muy altos. Podía trepar el árbol y alcanzar con facilidad los mangos si hubiera querido. Para este momento, estaba muy sediento y hambriento. El maligno me recordó que aún faltaban muchos días. Éste fue mi segundo día, aún me faltaban 5 días y 5 noches.

Inmediatamente que vi estos mangos, supe que satanás estaba alrededor. Yo sonreí y simplemente grité: “Satanás, estás derrotado.” Finalmente dejé ese campamento para el que sería mi campamento final.

Cuando llegué a mi campamento final, me sentí más relajado y cómodo. Pero al rato, la condición automáticamente cambió. El viento frío se volvió un viento muy árido que me quemaba. El árbol no era más frondoso. La intensidad del calor ahora me penetraba profundamente. A pesar de estos inconvenientes, pude quedarme allí y decir mis oraciones y leer libros espirituales hasta el atardecer.

Regresé a la montaña en la tarde. Estaba agotado por mi largo estrés del día, así que decidí descansar y dormir pero no lo lograba. Parecía como si me iban a avisar que el reino de los mosquitos vendría a atacarme. Esto no me había ocurrido ayer que dormí normalmente y me sentía relajado.

Los mosquitos continuaron molestándome hasta las 12:00 de la medianoche, cuando tuve una visión de Nuestro Señor colgado vivo de la Cruz que me dijo:

“Cálmate, ya terminó.”

Inmediatamente, una nube cubrió todo el lugar y el Santo Rostro de Jesucristo Agonizante apareció y me dijo:

“Bernabé, permití que fueras probado para que conocieras y experimentaras lo que significa ser totalmente abandonado por Dios, por la naturaleza, y por todas las criaturas. Esto es lo que he sufrido por ustedes. Todos Me rechazaron por su causa. Incluso, Mi Padre no podía oír la Voz de Su Unigénito porque Él quería que sufriera y sufriera al extremo el dolor de la Agonía y Muerte como un hombre mortal. Ciertamente, lo sentí y sufrí. Aún hoy sufro muchísimo por ustedes. 

Hijo Mío, fui dejado solo para que sufriera. Mi Divinidad Me fue quitada por Mi Padre, dejando que el peso de Mi débil carne recayera sobre Mí. Busqué a alguien que Me consolara y no lo encontré. Estaba abatido hasta que llegó el Ángel de Mi Consuelo y Me ayudó a ver la pequeñez de ustedes. Me ayudó en ver cómo vendrían a obtener la plenitud del conocimiento de la Voluntad de Mi Padre, y cómo consolarían con sus vidas al Cordero del Sacrificio. Yo fui consolado y los nombré Mis elegidos.

Cuando llegó la hora de que nacieran a este mundo terrenal, Yo estaba gozoso en el Cielo porque Mis elegidos estaban viniendo al mundo para ayudarme a renovar la faz de este mundo pecador. Hijo Mío, pero mira cuántos de ustedes Me están abandonando por segunda vez. Éste segundo abandono Me es más doloroso que el primero. Regresen a Mí, Aquél que les ama los está llamando. Estoy buscándolos para que Me consuelen.

(Silencio).

Bernabé, te enseñaré la Oración de Consagración que te dije, hoy hacia las 3:00 pm. En el día de mañana, pondré Mi inspiración en ti. Al levantarte, comienza a escribir como te indiqué. 

Duerme bien. La Paz sea contigo. Te bendigo.”

Inmediatamente la visión terminó. Una brisa fría cubrió la montaña. Lo escribí y descansé.

+++++++

PRIMER MENSAJE DE LA TERCERA HORA

4 de Abril de 2000 / Hora: 3:00 pm
Lugar: Desierto de Monte Carmelo, Olo 

SU ABANDONO ME DEJÓ EN GRAN AGONÍA DURANTE LOS ÚLTIMOS AÑOS.

Durante esta hora, tuve una visión de Nuestro Señor Jesucristo colgado vivo en la Cruz en la montaña. Yo estaba parado en el valle de la montaña viendo a la cima de la montaña donde brillaba la Luz de Jesucristo Crucificado.

Un Ángel del Señor vino y me llevó hacia la montaña donde vi un gran número de Ángeles y Santos adorando al Cordero del Sacrificio.

Al poco tiempo, una nube cubrió todo el lugar. Aparecieron un Ángel y el Santo Rostro de Jesucristo Agonizante, y podía escuchar de lejos la oración y los cantos de los Ángeles. Ellos se unieron a nosotros en oración mientras decíamos la Oración de Consagración a la Preciosísima Sangre de Jesucristo. La repetimos tres veces.

(Largo silencio).

El Ángel me advirtió de seguir en mi corazón todas las respuestas. Luego, Nuestro Señor finalmente dijo:

“Mi amados hijos, Mis elegidos, los estoy buscando. Los busqué en las colinas montañosas y en las tierras bajas. Los busqué en las regiones norteñas y sureñas y no los pude encontrar. Fui hacia el Este y al Oeste y no los pude hallar. Los busqué en todos los valles hacia los grandes ríos y océanos, y aún no podía verlos. Estoy sediento por Mis ovejas perdidas. Cuán feliz estoy en verlos regresar. Mis elegidos, su abandono Me mantuvo en gran agonía durante estos últimos años. ¿Dónde estaban Mis amantes?

El Ángel y yo respondimos: “Mi Señor, Mi Salvador, perdóname, porque estaba perdido en el mundo. Verdaderamente, he pecado contra el Cielo y la Tierra. No soy digno de estar ante Tu Presencia y pedirte perdón. Si Tu Misericordia me es concedida, que yo sea uno de tus pobres esclavos. Yo he perdido mi amor por Ti, mi Jesús. El poder de la oscuridad me sobrecogió. No podía ver la luz, sólo la oscuridad. En la oscuridad, el enemigo me mostró los placeres y glorias de este mundo. Yo fui arrastrado por los placeres malignos para nadar en el océano de iniquidad y fui encadenado en el mundo de los muertos. Aprendí allí que la promesa del mundo no es más que muerte. Busqué ayuda pero sólo encontré desamparo. En mi pena por mi cautiverio, yo grité: “¿Quién me liberará?” Qué feliz estaba cuando Te recordé a Ti, mi Jesús. Recordé Tu Amor por mí, que Te costó Tu Vida. Grité otra vez: “Jesucristo, sálvame.” Tu Nombre, Jesús, rompió mi yugo y me liberó. Aquí estoy, Señor, vengo a hacer Tu Voluntad.” Nuestro Señor dijo:

“Mis elegidos, añoro ver su regreso. Yo he estado sediento por ustedes desde hace tiempo. Vengan y abracen Mi Amor. Mis amantes, ¿están sinceramente regresando a Mí para hacer Mi Voluntad, para nunca dejarme otra vez?

El Ángel y yo respondimos: “Sí, mi Señor y mi Salvador. Nosotros estamos sinceramente de regreso para hacer Tu Voluntad. Yo, (nombre), un pecador sin fe, me arrojo a Tus Pies para implorar Tu Misericordia. Yo renuevo y ratifico hoy los votos de mi Bautismo, cuando prometí hacer Tu Voluntad. Yo renuncio para siempre al hombre de iniquidad, satanás, sus pompas y sus obras, y me someto enteramente a Tu Divina Voluntad. Oh, mi Jesús, mi Salvador, estoy dispuesto a seguirte a donde quiera que vayas. Hazme conocer Tu camino.” Nuestro Señor respondió:

“Ahora, te mostraré Mi camino. Mi camino es un camino estrecho, muy áspero y seco. Hombres poderosos abandonaron este camino; pero es fácil para aquellos que Me aman a Mí, Jesús, su Salvador. ¿Estás dispuesto a seguir este tipo de camino?”

El Ángel y yo respondimos: “Sí, mi Señor, mi Jesús, yo estoy dispuesto. Yo Te amo. Nunca Te dejaré otra vez.” Nuestro Señor respondió:

“Mi camino es el Camino Regio de la Cruz. Todos los que quieran seguirme renunciarán a todo lo mundano, luego cargarán sus cruces y Me seguirán. Aquellos que traten de salvar sus propias vidas la perderán, pero quienes la pierdan por Mi causa y el Evangelio la tendrán en abundancia. Hijos, ¿qué los apartará otra vez del amor de su Salvador, su Dios, o del amor a la Cruz?”

El Ángel y yo respondimos: “Mi Señor y mi Salvador, nada me apartará de mi amor por Ti. Yo lo he dejado todo y Te he seguido. Mi cruz está sobre mis hombros. Yo estoy decidido a seguirte. Mi voluntad es hacer Tu Voluntad. Oh, Misericordioso Jesús, dame la Gracia de amarte siempre.” Nuestro Señor finalmente dijo:

“Hijos, he escuchado su fuerte promesa hacia Mí. La he escrito en Mi Corazón con Mi Sangre. ¡Escuchen Mi instrucción! Ustedes serán tentados para rechazarme, para abandonarme, para traicionarme, para negarme y para crucificarme otra vez. Pero cuando regresen a Mí para renovar esta Consagración, pidan perdón y más Gracia de amor. Yo los perdonaré. Yo los perdonaré y bendeciré más. Yo les digo, no se desesperen. Reciban Mi Bendición.”

Poniendo Sus Manos sobre nosotros Él dijo:

“Concédeles Tu Salvación, oh Señor, y ten misericordia de estos hijos infieles Tuyos. Mira la Sangre que Tu Hijo Unigénito derramó por su salvación y perdónales sus pecados. Limpia las iniquidades en sus corazones. Renueva y ratifica sus almas. Pon en sus corazones el Sello de Tu Salvación. Que sus corazones sean santuarios vivos para Ti. Que el Reino de Tu Gloria venga a estos corazones. Padre, que Tu Reino fluya a través de estos corazones hasta los confines de la Tierra.

Padre, Yo Te ruego que ellos amen a Tu Hijo y reconozcan el valor del Sacrificio de Su Muerte. Que ellos Lo defiendan en contra de Su enemigo que está luchando contra Su Iglesia. Dales la fe para hacer Tu Voluntad, que está escondida de la vista del mundo.”

La bendición:

“Que el poder de la obediencia y la sencillez los cubra. Que la Gracia del verdadero amor y del verdadero fervor llene sus corazones. Que todos ustedes estén unidos en el Amor Trinitario con el Santo Vicario, el Papa, junto con los Ángeles y Santos, Yo los bendigo en el NOMBRE del PADRE, y del HIJO, y del ESPÍRITU SANTO. AMÉN. Reciban esta Insignia. Yo la bendigo en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. Que les recuerde su Consagración y la Sangre Preciosa que cubre todo el mundo.

(Entonces, Él me dio la Insignia, inmediatamente me cayó un rocío y me dio frío).

Luego, Él tomó un “Cristo Agonizante” que tiene las Heridas y Sangre por todo el Cuerpo y dijo:

“Recibe de Mí este Crucifijo. Lo bendigo en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén. Que renueve tu amor por Mí, tu Salvador. Ésta es tu Armadura. A través de ella ustedes vencerán. Permanezcan en la Paz del Cielo.”

Inmediatamente, la nube se sacudió, la visión terminó. Fui dejado solo mientras escuchaba los hermosos cantos de los Ángeles. Al poco tiempo, Nuestro Señor se apareció de nuevo y dijo:

“Bernabé, con esta Oración, esta Consagración se renovará una vez cada tres años. Esto deberá hacerse en una Misa Votiva de Mi Preciosa Sangre dentro de la Misa. Me complacería mucho que se hiciera en Tercer Viernes entre las 12:00 del mediodía y las 3:00 pm. Estoy listo para darles la bienvenida cada vez que vengan.

Mañana, te daré una visión de Mis siete seguidores que siguieron este Camino Regio de la Cruz. Verás su fracaso y al único sobreviviente. Trata de describirlo bien. Yo te ayudaré. Te bendigo.”

Inmediatamente la visión terminó.

+++++++

SEGUNDO MENSAJE DE LA TERCERA HORA

5 de Abril de 2000 / Hora: 3:00 pm
Lugar: Desierto de Monte Carmelo, Olo 

EL QUE QUIERA SEGUIRME, QUE CARGUE SU CRUZ Y ME SIGA.

Durante esta hora, tuve una visión de Nuestro Señor Jesucristo caminando solo en el desierto. Luego, se acercó a cierta ciudad y se sentó sobre una roca a unas millas de ella. Él permaneció allí y rezó por largo rato. Cuando terminó de rezar, entró a la ciudad y predicó a la gente la Buena Nueva del Reino del Cielo.

Al final, sólo siete personas lo siguieron. Ellos salieron de la ciudad y bajaron hacia el valle de la montaña no muy lejos de la ciudad. En el valle, vi que había muchas cruces, demasiadas para ser contadas. Jesús les dijo:

“Éstas son las cruces rechazadas que su gente no pudo cargar. El que quiera seguirme, cargue su cruz y sígame. Él negará al mundo, se negará a sí mismo, cargará su cruz y Me seguirá. El camino que lleva a la felicidad es un camino estrecho. Es un camino desértico, muy árido y difícil de avanzar. El que camine Conmigo no andará en oscuridad. Yo cambiaré sus tristezas en alegría, sus dolores en gozo. Aquellos que Me aman, encuentran que Mi Cruz es liviana y Mi camino es fácil de seguir. Hijos, quien quiera salvar su propia vida la perderá, pero quien pierda su vida por Mí, la encontrará.”

Los siete hombres dijeron a una sola voz: “Nosotros hemos dejado todo y te hemos seguido. Muéstranos Tu camino, cargaremos nuestras cruces y Te seguiremos.”  Nuestro Señor los miró por un momento y les dijo que fueran y les comunicaran a sus familiares y amigos su decisión y luego regresaran. Todos se fueron de una vez, dejando solo a Jesús. Él se sentó sobre una roca y bajó Su Cabeza en silencio.

Más tarde, todos regresaron y el viaje comenzó. Jesús empezó dándoles sus cruces para que las cargaran. La primera persona se quejó de lo pesada que era su cruz. El Señor le ordenó escoger una entre las demás cruces. Cuando empezó a cargarlas, se dio cuenta de que las demás cruces eran más pesadas que la suya. Sin saber, regresó y tomó aquella en particular que Nuestro Señor le había dado de primero y dijo, “Sí, ésta es la mía.” El Señor lo miró y calmadamente le dijo: “¿No es ésa la que Yo te había dado?” Todos tomaron sus propias cruces y el viaje comenzó.

Ellos cantaron y rezaron mientras caminaban cargando sus cruces. Jesús tomó la delantera. Era un viaje muy serio. Nadie volvió a mirar atrás. Ellos pasaron por colinas y llanuras. Escalaron montañas y atravesaron valles. Ellos sufrieron la aridez del caliente desierto. En un punto, la fe de algunos de ellos empezó a fallar.

El viaje era lento y firme, pero aun así, algunos no pudieron mantener el paso. Algunos hombres estaban cinco millas detrás de Jesús, otros tres; otros dos millas. En ese momento, algunos empezaron a sufrir tentaciones de libre albedrío. Vi a dos de los hombres cortar sus cruces en la base mientras que el viaje aún continuaba. En la tarde del primer día, ellos llegaron a un gran río. Nuestro Señor Jesucristo llegó primero. Él se agachó, colocó su propia Cruz sobre el río y caminó sobre ella hasta el otro lado. Los demás hicieron lo mismo, a excepción de los dos hombres más débiles que habían cortado sus cruces. Ellos midieron sus cruces y se dieron cuenta de que no podrían cruzar el río. Entonces se sentaron, se lamentaron y lloraron ante Jesús, pero nadie se atrevió a escucharlos o a verlos. Ellos fueron dejados allí mientras los demás continuaron su viaje. Esto sucedió el primer día tal y como lo vi en la visión.

El segundo día, ellos continuaron el viaje día y noche. Pasaron todo el día en el desierto y sufrieron más severamente que el primer día. Vi que otros dos hombres pensaron que no habría ningún otro río para atravesar, entonces, cortaron sus cruces como los primeros dos hombres.

Cuando la tarde del segundo día llegó, ellos fueron abandonados como los primeros. Los tres restantes y Jesús, Nuestro Salvador, continuaron su camino. Ellos soportaron el frío de la noche, y entraron al tercer día.

En el tercer día, ellos llegaron a una montaña. Nuestro Señor se quedó allí y les señaló su destino final, una tierra de felicidad y descanso. Pero antes que pudieran llegar a ella, debían pasar cierta ciudad. Nuestro Señor les advirtió que era una ciudad pecadora. Nada santo se podía encontrar allí. Les indicó que no se detuvieran en esa ciudad, que no comieran ni bebieran nada allí. Los pecados de esa ciudad se habían acumulado demasiado alto hacia el Cielo esperando por la Ira de Dios y su destrucción. Nuestro Señor dijo,

“Los estoy dejando para ir a buscar a la oveja perdida de Israel. Pero estaré allí para darles la bienvenida al final.”

Inmediatamente se desapareció de su vista. Los tres hombres se encontraron solos, pero tuvieron coraje y continuaron. Eventualmente ellos entraron en esa ciudad, aquella ciudad pecadora.

Ellos vieron su gloria y sus placeres. Ellos fueron muy tentados con todos los placeres de esa ciudad. La gente se burló vergonzosamente de ellos. Después de un tiempo, dos de ellos se rindieron y se unieron a la gente.

El que quedó, quien fue más grandemente tentado que los otros, perseveró en su fe, cargó su cruz y entró en la tierra de felicidad y descanso.

Instantáneamente, una nube bajó y cubrió toda la Tierra. Yo vi a Nuestro Señor Jesucristo sosteniendo una corona dorada mucho más brillante que el sol, bajando de las nubes con Ángeles, demasiado numerosos para ser contados.

Ellos vinieron para dar la bienvenida al único sobreviviente. Nuestro Señor colocó la corona sobre su cabeza y le hizo ver, otra vez, todo el viaje que él había hecho, todos los sufrimientos de la tierra y a sus amigos caídos. En pocos minutos él olvidó los sufrimientos del largo viaje y la pesada cruz. Instantáneamente, la visión terminó. El Santo Rostro de Jesucristo Agonizante se apareció y me dijo,

“Hijo, has visto. Es así como los que Me siguen se quedan en el camino. Sólo unos pocos luchan hasta el final. Luchen para entrar en la tierra de la felicidad. El camino es duro, pero aquél que persevere hasta el final será salvado.

Esta visión será dada a conocer a Mis apóstoles en su día de Consagración y renovación de su Consagración. Yo prometo darles el Espíritu de Sabiduría para abrir su corazón para tener un mayor entendimiento. El Espíritu derramará Luz dentro de la oscuridad de las almas y renovará sus corazones.

Yo Soy Jesucristo Agonizante quien los ama. La Paz esté con ustedes. Los bendigo.”

Inmediatamente la visión terminó. Me desperté, y eran exactamente las 6:00 pm. Así que la visión duró 3 horas completas. Cada hora representaba un día, como lo vi en la visión. Regresé en mí y lo escribí.

+++++++

TERCER MENSAJE DE LA TERCERA HORA

6 de Abril de 2000 / Hora: 3:00 pm
Lugar: Desierto de Monte Carmelo, Olo 

DILE A MIS APÓSTOLES QUE LOS HE PERDONADO: QUE LOS QUIERO DE REGRESO.

En mi oración durante esta hora, tuve una visión del Santo Rostro Agonizante. Nuestro Señor con Su Santo Rostro bañado con Sangre calmadamente dijo:

“Hijo Mío, ve y diles a todos Mis rebeldes apóstoles que los he perdonado. Que los quiero de regreso. Ellos Me han causado muchas penas y heridas en el Corazón, pero los he perdonado. Ellos Me han crucificado varias veces, pero los he perdonado. Los quiero de regreso. Yo aún los amo. Estoy sediento de verlos regresar.

Diles que regresen a su trabajo que se quedó ocioso estos años desde que se fueron. Yo Soy Misericordioso. Yo perdono. No recordaré más sus pecados. Les devolveré su porción de Mi Gloria. Los bendeciré.

Cuán feliz, hijo Mío, de ver a Mis ovejas perdidas regresar para unirse con Mi rebaño. Te digo, habrá gran alegría entre Mis Ángeles y Santos. Muchas Heridas sanarán en los dos Corazones de Amor, los Corazones de la Madre y del Hijo.         

Qué terrible será para la oveja que permanezca reacia a regresar luego de este llamado amoroso. Lamentará cada Palabra de Mi llamado amoroso. Cuando llegue la hora, no tendrá descanso en el mundo. Aun el reino de la iniquidad no la retendrá. Todo la rechazará. Ella será entregada a los espíritus malignos para que la torturen. Esto será así, porque tendrá la Marca de Mi Sello, que siempre le recordará Mi Amor por ella. Ve y busca a Mi oveja perdida. Tráemela de regreso.

Yo Soy Jesucristo Agonizante. Permanece en Paz. Te bendigo.”

Inmediatamente la visión terminó.

+++++++

PRIMER MENSAJE DE LA CUARTA HORA

7 de Abril de 2000 / Hora: 3:00 pm
Lugar: Desierto de Monte Carmelo, Olo

VUÉLVANSE A MÍ CON AMOR. LES ENSEÑARÉ EL CAMINO A LA SALVACIÓN.

Durante mi oración en esta hora, vi a Nuestro Señor colgado vivo en la Cruz. Su Preciosa Sangre se derramaba de todas Sus Heridas. Él permanecía en silencio y en agonía. En corto tiempo una nube descendió y cubrió todo el lugar. El Santo Rostro Agonizante apareció y dijo:

“Ellos tienen ojos pero no pueden ver. Ellos tienen oídos pero no pueden oír. Sus mentes y su entendimiento son carnales por lo que no pueden entender la Hora.

Hijo Mío, ¿qué es lo que aún debe ocurrir y qué están esperando escuchar o ver antes que entiendan el tiempo y corran por su vida?

El Maligno ha llegado. Ellos han introducido sus errores en el mundo. La desastrosa abominación ha llenado la Iglesia, estableciéndose en el Lugar Santo. Modas demoníacas han sido introducidas en el mundo. Las encarnaciones de satanás pueden verse por todo el mundo. Ustedes pueden ver el reino de satanás en el mundo, donde las personas se exhiben desnudas sin vergüenza. Ustedes han visto los tiempos peligrosos, las horas difíciles en que las personas serán egoístas, avaras, calumniadoras, violentas, crueles y no piadosas. Están viviendo en el mundo que encadena la Verdad y permite que la mentira fluya. Ustedes han visto la persecución de la Verdad.

¿Qué más falta para que entiendan la Hora? Ustedes pueden predecir el tiempo cuando ven la condición de las nubes. Entonces, ¿por qué no conocen el significado de este tiempo presente?

Mi Madre ha venido muchas veces para advertirles a ustedes sobre esta Hora. Ella vio la destrucción que viene sobre ustedes. Ella lloró por ustedes. Ella lloró incluso Lágrimas de Sangre por ustedes; sin embargo, ustedes no pueden comprender la Hora. Y Yo sudé Sangre en gran agonía por ustedes. Yo también derramé un torrente de Lágrimas y Sangre por amor a ustedes. Sin embargo, aún no pueden comprender estos tiempos.

Hijos sin fe, ustedes están esperando escuchar un trueno antes de comenzar a correr lejos del mortal rayo que mata sin avisar. Corran ahora o les llegará el día y no estarán preparados. 

Vuélvanse a Mí con amor. Yo les mostraré la salida que lleva a la salvación. Yo les mostraré la salida. Ustedes escaparán de la tierra de destrucción para que no compartan el destino de esta ciudad pecadora.

Hijos, renuncien a este mundo pecador. No compartan de su pan sucio y de su bebida de iniquidad. Corran por sus vidas. Entiendan que sus días en la Tierra están contados, el día en el que olerán la gran Ira de Dios. Yo estoy llamando a toda la Casa de Israel para que corra por sus vidas.

Sigan el camino desierto para alcanzar la Tierra Prometida. Hijos, cuando conozcan esto, lo entenderán.

Yo Soy Jesucristo Agonizante. Yo los bendigo a todos.”

+++++++

SEGUNDO MENSAJE DE LA CUARTA HORA

8 de Abril de 2000 / Hora: 12:00 del mediodía
Lugar: Desierto de Monte Carmelo, Olo 

USTEDES SON MIS APÓSTOLES DEL REINO GLORIOSO. QUE YO PUEDA ENCONTRAR CONSUELO EN USTEDES.

Hoy, siendo el séptimo día de mi desierto, el último día de mi programa de mortificación, fui tentado a quedarme por más tiempo, pero ésa no era la Voluntad de Dios. Yo estaba en oración cuando vi la Gloria del Señor descender de la nube. En la nube, yo vi a Jesucristo Agonizante con Sus Manos atadas y Su Cabeza coronada de espinas. Él vestía un manto rojo con una vara de hierro en Su Mano, al descender de la nube se sentó en Su Trono. 

Yo fui elevado en el espíritu a la altura del Trono. El Señor levantó la mirada y dijo:

“En el día en que Mis Manos atadas queden libres y se eleven triunfantes para gobernar, en el día en que esta Corona de Espinas sea reemplazada por una Corona Gloriosa y el manto bañado en Sangre sea reemplazado por un Manto Real, el mundo entero verá Mi Reino de Amor, Mi Reino de Paz. Felices aquellos que están llamados a ver este momento. Cuando venga esta Hora, ya no habrán más dolores, ni sufrimientos, ni preocupaciones, todas estas cosas del pasado habrán terminado. Sólo existirá una Verdadera Iglesia y una Verdadera Fe. El mundo entero reconocerá el valor del Sacrificio de Mi Muerte. Mi Preciosa Sangre reinará para siempre.

Hijos, ¿cómo llegará este momento? Este momento vendrá pronto a través de ustedes. Yo los he llamado para que apresuren la Hora. Ustedes son los apóstoles de Mi Reino Glorioso. Que Yo pueda encontrar consuelo en ustedes. Hijos, aun si el mundo entero se vuelve contra Mí, que ustedes Me defiendan.

Ustedes serán perseguidos. El mundo entero los odiará por Mi causa. Ustedes sufrirán muchas desilusiones porque ustedes quieren hacer Mi Voluntad. Ustedes dejaran pasar muchas oportunidades porque son del mal y no pueden hacerlas. Todo esto será lo que ustedes sufrirán para apresurar la Hora.

Hijos, ustedes no estén apurados en ver esta Hora, sino que entréguense completamente a la Voluntad de su Dios. Sólo Él sabe la Hora. Su total rendición a Su Voluntad, hará mayor bien para apresurar la hora que sus preocupaciones y ansiedades. Ustedes son hombres ciegos de mente y ojos. ¿Cómo puede un ciego ver algo que está lejos de su alcance? Él ve con la vista de su mente lo que toca o siente. Del mismo modo, ustedes no verán lo que está por encima de ustedes porque son asuntos Celestiales. ¿Cómo puede la corrupta mente del hombre entender la incorruptible Mente de Dios Santísimo? El modo del Cielo no es el modo del mundo. Poco a poco, Yo estoy revelando Mi camino a Mis pequeños hijos.

No se permitan caer en la confusión o volverse locos pensando cómo el Cielo llevará a cabo Su plan. Ningún ser humano comprenderá completamente ni podrá explicar bien cómo sucederá. Hijos, Yo les digo que está fuera de su entendimiento. Lo que ustedes pensarán siempre será que ocurrirá más pronto de lo que creen.

Hijos, lo que Yo necesito de ustedes es que se abandonen a la Divina Voluntad. De ese modo, ustedes no tropezarán en la oscuridad. Todo terminará un día que ustedes no conocen ni conocerán. Entonces, Mi Reino vendrá. Aquél que persevere hasta el final se salvará.

Bernabé, estoy contento de ver que has cumplido este llamado. Recibe Mi bendición.”

Él rezó silenciosamente por un corto tiempo y dijo:

“Te bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. VE Y HAZ CONOCER MI VOLUNTAD al mundo. La Paz permanezca siempre contigo.”

Inmediatamente, toda la visión terminó. Yo estaba lleno de fortaleza. En la tarde regresé a casa.

+++++++

TERCER MENSAJE DE LA CUARTA HORA

18 de Abril de 2000 / Hora: 12:30 am
Lugar: Desierto de Monte Carmelo, Olo

BERNABÉ, TE ENVIARÉ A SANTA TERESA ABAKPA, ENUGU.

Durante esta hora, tuve una visión del Santo Rostro de Jesucristo Agonizante que me miró por un tiempo y luego dijo:

“Bernabé, te enviaré a la Parroquia de Santa Teresa Abakpa, en Enugu, este Jueves Santo. Estoy allí esperando por ti en Getsemaní. Te estoy llamando a ti y a todos los hombres a que vengan y velen Conmigo. Hablaré a Mi gente a la medianoche de este jueves. Te mostraré Mi Agonía. Te expresaré Mi Agonía.

Hijo Mío, deja que Mi Voluntad sea conocida a través de ti. Deja que Mi Voluntad se haga en la Tierra.”

(Silencio).

Le pregunté: “Mi Señor y mi Salvador, ¿cómo puedo informárselo al Párroco si es tan cerca? Nuestro Señor respondió:

“Hijo Mío, sólo sométete. Yo haré Mi trabajo. Ríndete completamente a Mi Voluntad. Tú verás la puerta de la salvación abrirse a la humanidad.

Este trabajo es sólo Mío. Sólo di SÍ a la Divina Voluntad. Mi gozo será completo en ti. Yo Soy tu Maestro Agonizante, que te ama. Permanece en Mi Paz. Te bendigo.”

+++++++

PRIMER MENSAJE DE LA QUINTA HORA

20 de Abril de 2000 / Hora: 12:00 de la medianoche
Lugar: Parroquia de Santa Teresa Abakpa, Enugu 

MUÉSTRENLE AL ENEMIGO QUE ME AMAN.

Durante esta hora, tuve una visión de Nuestro Señor solo en Getsemaní. Él estaba allí llorando amargamente y al mismo tiempo sudando Sangre. En gran agonía y angustia, Él se lamentó fuertemente, tanto, que pude oír Su llanto amargo.

Inmediatamente, se cayó a la tierra. Pareció como si estuviera muerto. Mientras veía, una nube descendió y cubrió todo el lugar. El Santo Jesucristo Agonizante apareció bañado Su Rostro de Sangre y calmadamente dijo:

“Hijos Míos, les doy la bienvenido a todos en la Hora de Oración de Getsemaní. Estoy feliz de verlos a todos aquí. Les doy la bienvenida. Vengan, vengan y consuélenme.

Hijos Míos, vengo para compartir con ustedes Mi agonía y sufrimientos, los dolores, que sus pecados Me causan. Hijo, ¿sabías que satanás se ríe de Mí por causa de ustedes? Yo estoy aquí llamando a Mis elegidos para que escuchen la más grande agonía que sufrí por ustedes.

Escucha, hijo Mío, cuando estuve solo y totalmente abandonado, tanto por el hombre como por Dios. El día que estuve primero en Getsemaní, ustedes fueron Mi único consuelo. El maligno Me mostró Mi total abandono y la falta de fe de este mundo. En gran agonía y pena, sudé Sangre por amor a ustedes. El Ángel de Mi consuelo, Me consoló mostrándome a ustedes. Hijos Míos, verdaderamente los vi, Yo conocía sus nombres. El Ángel Me repetía Sus nombres. Yo los llevaba en Mi Corazón.

Cuando las penas de Mis sufrimientos aumentaron, Yo repetía sus nombres y era consolado. Cuando ustedes estaban por nacer en el mundo, Yo lo sabía y estaba feliz porque Mis elegidos venían a ayudarme a renovar la faz de la Tierra.

Hijos, ¿ahora dónde están? El enemigo se ríe de Mí por su causa. El enemigo dijo que él nunca los vería a ustedes hacer Mi Voluntad. Muchos han seguido los caminos del mal. El abrió la oscuridad y muchos lo siguieron. El enemigo introdujo la moda, todos lo siguieron. Él les dio una ley para no obedecer a Dios, ustedes le obedecieron.

Hijos, ¿por cuánto más tiempo los llamaré para que regresen a Mí? ¿Por cuánto tiempo más los llamaré para que sean fieles al Único que los ama? Hijos, ustedes Me deben amor, que Yo les muestro. Yo estoy siempre en Getsemaní esperando por ustedes a que vengan y Me consuelen pero raramente vienen con verdadero amor.

Hijos, ustedes deben saber que están viviendo en la hora de la oscuridad, cuando el poder de la oscuridad domina. Aquellos que están en la Luz pueden ver las encarnaciones del demonio en el mundo. Pero aquellos que viven en la carne, nadan en el océano de iniquidad con el maligno.

Sepan hoy, que esta hora es la hora de la separación. Aquellos que están en la Luz Me siguen y reciben Mi Sello. Pero aquellos que están en la oscuridad, siguen al maligno y reciben la marca de la bestia, el 666.

Hijos, Yo estoy rogando con ustedes que con sumo amor conviertan Mi vergüenza en honor, Mi tristeza en felicidad, a través de su forma de vida. MUÉSTRENLE A MI ENEMIGO QUE ME AMAN. Pruébenle que son Mis elegidos. Yo los bendeciré con una Gracia especial de amor. Yo haré puros sus corazones. Los protegeré de la desesperación. Hijos, Yo Soy el Cordero abandonado.

Permanezcan en esta Hora de Oración de Getsemaní. Recen siempre y nunca se den por vencidos. Los estoy preparando para una persecución que viene pronto. Si permanecen en Mí, no estarán confundidos. Mi Paz permanecerá en ustedes.

Los amo a todos. Los bendigo a todos. Miren y vean Mi Agonía.”

Inmediatamente vi a Jesús de nuevo en Getsemaní sudando Sangre por amor de nosotros. Yo lloré. Nuestro Señor se levantó, Me tocó y regresé en mí.

+++++++

SEGUNDO MENSAJE DE LA QUINTA HORA

19 de Mayo de 2000 / Hora: 12:00 de medianoche
Lugar: Mi Altar de Reparación, Olo 

¿POR QUÉ ME ESTAN ABOFETEANDO TAN CRUELMENTE?

Hoy, siendo el Tercer Viernes de Reparación por los pecados del mundo entero, me desperté para decir mis oraciones de medianoche, cuando tuve una visión del Jesucristo Agonizante colgado vivo en la Cruz. Me miró fijamente sin decirme una palabra. Al poco tiempo, una nube descendió y cubrió todo el lugar. En la nube, apareció el Rostro de Jesucristo Agonizante que calmadamente dijo:

“Mis elegidos, ¿por qué Me están abofeteando en la cara? ¿Qué mal les he hecho? Si no He hecho nada, ¿por qué Me abofetean? Mis elegidos, ¿es por haberlos escogido y ponerlos aparte para que sean Mis consoladores? ¿Es porque los amo y Mi Corazón está en ustedes? ¿Por lo que han introducido toda la maldad en ustedes? Ustedes han conocido Mi Corazón porque ustedes son los hijos de Mi Corazón. Les he dado Mi Corazón y ustedes eligen traspasarlo en vez de consolar Mi Corazón Agonizante.

Con su frialdad y despreocupación Me abofetean como recompensa por todos Mis actos benevolentes hacia ustedes y hacia todos los hombres. El ver la frialdad en ustedes crea en Mí una doble agonía de penas y sentimientos dolorosos. Estoy sobrecargado, cada vez que recuerdo que todavía están lejos de la Luz. Cuando Yo los llamo a que regresen y les pido a que ayuden a la oveja perdida de Israel, ustedes Me responden con una amarga bofetada. ¿Qué les he hecho a ustedes, Mis elegidos? Si no les He hecho nada, ¿por qué Me abofetean tan cruelmente?

Mis elegidos, los escogí de la nada y les di su existencia para que fueran los hijos de Mi Corazón. Entre aquellos que redimí con Mi Sangre, Mis Ojos están en ustedes porque Mi Sello de Amor está en ustedes. Yo los conocía antes que existieran. Ustedes son aquellos que el Ángel Me mostró en el Jardín, los hijos de la Luz. Desde ese día, sus nombres fueron escritos en Mi Corazón. Yo no los he olvidado. Yo he cuidado de ustedes desde el momento de su concepción hasta ahora. Yo vi que nada les hiciera daño. Yo los he liberado de las manos del enemigo. Mi Preciosa Sangre es su salvación. Cuando ustedes estaban creciendo, Yo les mostré la Luz de Mi Salvación. Yo los guié y los hice caminar por el Jardín de la Verdad. Ustedes probaron la dulzura del fruto de Mi Jardín. Ustedes han conocido la verdad, pero ahora están negando su poder. Mis elegidos, ¿qué He hecho para merecer su amarga bofetada?

Mis elegidos, ¿han enviado Mis Mensajes y esta Devoción a aquellos que les pedí?

(Silencio).

Ustedes están esperando por el hombre malvado, para que les cierre la puerta antes que ustedes la toquen. Verdaderamente les digo, muy pronto, será muy tarde. El poder de la oscuridad dominará con toda su fuerza. En ese momento, entenderán lo que Me están haciendo. Mis Lágrimas de Sangre tocarán sus corazones.

Mis elegidos, ¿han hecho el Crucifijo que les pedí?

(Silencio).

Yo respondí: “No Señor, ten Misericordia de nosotros.” Nuestro Señor continuó:

“Hijo, mira cómo Me abofeteas. Es así como Me pagan por Mi regalo amoroso a ustedes. No los llamaré a otro Programa de Reparación hasta que vea que Mi trabajo se está llevando a cabo. Aún si llega la hora cuando la fundación del mundo esté siendo sacudida, no serán llamados a otro Programa de Reparación al menos que obedezcan. Sepan ustedes, Mis elegidos, que este segundo llamado es mucho más importante que el primero. Si no se unen, serán dispersados en la primera aparición de la Bestia. El enemigo entonces ganará ventaja sobre ustedes. Los estoy llamando a que se unan y a darles Paz.

Conozco su debilidad y su nada. Los he llamado para que Me lo ofrezcan. Eso es suficiente para Mí. Yo les estoy exigiendo su pequeñez. Ofrézcanla. Esto es suficiente para Mí. Hijo Mío, le estoy hablando a Mis elegidos, que estuvieron abofeteándome sin misericordia. Estoy hablando a Mis amantes. ¿Cuándo entenderán el tiempo? Verdaderamente les digo, los días están contados:

Hijo Mío, su pequeñez y frialdad Me duelen mucho porque los amo. Multipliquen su amor por Mí. Detengan sus manos abofeteadoras. Miren el Rostro de Aquél que los ama. Yo Soy Jesucristo Agonizante.

La Paz sea con ustedes. Los bendigo a todos.”

Inmediatamente la visión terminó.

+++++++

TERCER MENSAJE DE LA QUINTA HORA

16 de Junio de 2000 / Hora: 1:00 am
Lugar: Parroquia de Nuestra Señora de Lourdes, Imezi Owa 

ESTE MES, ESTOY ABRIENDO EL OCÉANO DE MI SANGRE PARA OFRECER MI MISERICORDIA Y DAR LA SALVACIÓN. EL VALIOSO TIEMPO SE ESTÁ ACABANDO.

En mi oración de preparación para el retiro que planeé para Oturukpo, tuve una visión de Jesucristo Agonizante en la Cruz sangrando. Me miró fijamente y calmadamente me dijo:

“HIJO MÍO, EL VALIOSO TIEMPO SE ESTÁ ACABANDO, el día terrible se acerca rápidamente. En ese día, los hombres se arrepentirán de cualquier valioso segundo que no fue bien utilizado. Yo ruego con ustedes, Mis amados hijos, para que usen bien sus valiosos momentos. MANTENGAN CADA SEGUNDO DE SU VIDA SANTO Y UTILÍCENLO BIEN. Estos segundos son valiosos. Ustedes no volverán a tener el momento que pasó.

Debes saber, hijo Mío, que estoy pasando por Mis segundos de agonía. Los segundos en que estoy perdiendo a Mis amados, a aquellos que redimí con Mi Sangre. Estoy buscando quien Me consuele, pero no encuentro a nadie. Mientras los días corren, te encontré. Te reconocí como Mi elegido. Estaba feliz de verte de nuevo. Hijo, pero incluso ahora, el valioso tiempo está pasando sin ser bien utilizado. MUCHOS SE ESTAN PERDIENDO, PORQUE NO HAY QUIEN RECE POR ELLOS, QUIEN LES ENSEÑEN EL CAMINO, Y QUIEN LES ENSEÑEN LA LUZ. Tú te has retenido Mis advertencias y Mis llamados para el mundo sellados contigo, mientras que los valiosos segundos están pasando. Y no volverás a verlos.

Hijo Mío, te escogí para ser pescador de almas. Consuela Mi Corazón a través de tu esfuerzo en salvar almas. Estoy esperando el día cuando Mi segundo de agonía se convertirá en un segundo de felicidad. En ese día, todos los que sufren con el Hijo del Hombre reinarán con Él para siempre.

Bernabé, ¿por qué están retrasando Mis enseñanzas al mundo? Claramente, escribe la inspiración que te di en el desierto y entrégaselo al Padre Christopher Enem para su Nihil-Obstat, luego que haya tenido la edición final por tu director espiritual. Después, dáselo al Padre Fidelia Omuta, quien lo enviará a tu Obispo. La fuente no será dada a conocer, pero la verdad se le revelará cuando te reúnas con él y le des la información. Entonces, lo publicarás y darás a conocer al mundo entero. El título será: “EL SANTUARIO VIVO EN NUESTRAS ALMAS – EL GRAN SELLO”.

Estas cosas deben hacerse antes del segundo llamado para reparación. Deben saber que los valiosos segundos se están acabando. He visto su pequeño esfuerzo hacia la hechura del Crucifijo. Te daré la fecha para la segunda reparación, el 25 de este mes. Te explicaré el Programa durante las Novenas del mes de Julio. El valioso tiempo se está acabando. No se retrasen como antes, les ruego nuevamente.

Informa a Mi gente sobre la gran Novena del mes de Julio. Que se haga en familias, en grupos y en la Iglesia. He elegido al mes de Julio como un gran mes para Mi Preciosa Sangre. Estoy abriendo el Océano de Mi Sangre en este mes para derramar Mi Misericordia y dar la Salvación. Yo Soy Jesucristo Agonizante, el Cordero Sin Mancha.

Los amo. Los bendigo.”

Inmediatamente la visión terminó.

+++++++

PRIMER MENSAJE DE LA SEXTA HORA

25 de Junio de 2000 / Hora: 3:00 pm
Lugar: Parroquia de Nuestra Señora de Lourdes, Imezi Owa 

FIESTA DEL CUERPO Y LA SANGRE DE JESUCRISTO.

Durante la Hora de Misericordia, vi a Nuestro Señor sangrando mientras estaba colgado vivo en gran agonía en la Cruz. Él lloró en gran angustia y pena. Todo Su Cuerpo estaba cubierto con Heridas y Sangre.

El Sagrado Corazón apareció fuera de Su cavidad torácica y Sus Rayos Divinos brillaban sobre mí. Mientras veía, una nube descendía y cubría todo el lugar. En la nube, vi una mano que sostenía un cáliz y escuché una voz que me dijo: “Beban, ésta es la Sangre de tu Salvador Jesucristo, el Cordero del Sacrificio. Beban, el viaje es muy largo.” Entonces, tomé y bebí.

Inmediatamente, mis ojos se abrieron, vi al Rostro Glorioso de Jesucristo Agonizante bañado en Sangre, que calmadamente dijo:

“Hijo Mío e hijos Míos, les doy la bienvenida a todos a esta gran Fiesta de Mi Iglesia, la Fiesta de Mi Cuerpo y de Mi Preciosa Sangre. He visto al gran número de Mi pueblo que se ha reunido en el mundo entero para adorar Mi Presencia en la Santa Eucaristía. Aprecio su adoración, estoy siendo consolado. Cuánto hubiera deseado que las oraciones que les enseñé, se hubieran dado a conocer al mundo entero, para que Mi gente Me adorara con las palabras que les enseñé. Les hago de nuevo el llamado: Hagan conocer Mi Voluntad a todos los hombres.

Bernabé, en estos días, cuando la Iglesia te perseguirá y traspasará tu corazón con la flecha de su boca, te abandonaré pero no te desilusionaré. También les quitaré a todos los que te defienden, la Gracia de la Divina Sabiduría. Algunos huirán y te acusarán, y rechazarán la verdad que ahora conocen, mientras que muchos se verán decepcionados. Sólo aquellos que están llenos de Mi Amor, permanecerán. Sufrirán enormemente, pero su consuelo vendrá más pronto que a otros. Quiero que reces más fuertemente. Sólo las oraciones recortarán los días o los eliminarán por completo.

Los llamo a rezar, hasta ahora no han rezado lo suficiente.

Hijo Mío, estoy llamando a todos Mis apóstoles a estudiar las lecciones de la Iglesia. Eso les ayudará a conocer la verdad y ver con criterio Mis enseñanzas a ustedes, ahora que tienen suficientes Gracias. Si Mis enseñanzas son verdaderas, síganlas. Mis enseñanzas y advertencias no contradecirán las enseñanzas de la Iglesia. La Iglesia es Mi Cuerpo, ¿cómo puedo luchar contra Mí mismo? Aquél que defiende la verdad no tiene nada que temer. Él no morirá, él vivirá para siempre.

Estoy llamando a todos Mis apóstoles, les digo a Mis apóstoles que están propagando esta Santa Devoción a Mi Preciosa Sangre, a un segundo Programa de Reparación. Comenzará el 11 de Septiembre y terminará el 16 de Septiembre de este año 2000. Comenzará a las 12:00 del mediodía y terminará a las 12:00 del mediodía del 16 de septiembre de 2000. Éste es un gran llamado a la Reparación. Explicaré el Programa en detalle durante la Novena del mes de Julio.

Bernabé, algunas personas carnalmente “sabias” te preguntarán: ¿Por qué hay heridas en Mi Sagrado Costado en el Crucifijo que te di, si todavía estoy colgando vivo? Pero Bernabé, Me haces enfadar. ¿Por qué no puedes narrar lo que viste? Ésta es la Cruz Mística de Mi Agonía. Su Cristo, que murió 2000 años atrás, está todavía sufriendo místicamente las penas y varias crucifixiones debido a los pecados del mundo entero. Mi Corazón que sufrió místicamente el dolor de las espinas, así como Mis Heridas, están todavía sangrando por amor de este mundo necesitado. Este Crucifijo es la Cruz de tu Maestro Agonizante por más de 2.000 años. Mi Sagrado Corazón Agonizante estará en la Cruz como tú viste.”

Luego pregunté: “Señor, no me has corregido desde hace tiempo. El artista pudo haber terminado el trabajo.” Nuestro Señor respondió:

“Te dejé para que pudieras tener el conocimiento después de aprender. Aprende ahora y reza mucho. Cuando los artistas terminen la Cruz tráemelas para Mi aprobación. Trae suficientes cruces para ti y para todos aquellos a quienes debes enviárselas antes del día de Reparación. Si continuas retrasándote hasta el día de la reparación, te detendré.

Este Crucifijo será grandemente criticado y rechazado por muchos, pero Mis amantes lo acogerán.

Utilizaré tu analfabetismo para enseñar sobre Mi misteriosa Agonía al mundo. Ríndete a Mi Voluntad. Tu humildad Me consuela mucho.

Yo Soy Jesucristo Agonizante. Los amo. Los bendigo.”

Inmediatamente la visión terminó.

+++++++

SEGUNDO MENSAJE DE LA SEXTA HORA

1ero de Julio de 2000 / Hora: 7:30 pm
Lugar: Parroquia de Nuestra Señora de Lourdes, Imezi Owa 

HIJOS MÍOS, USTEDES SON VALIOSOS PARA MÍ.

Hoy, siendo el primer día de la Novena de nueve días en el mes de Julio, vi a Nuestro Señor colgado vivo en la Cruz y sangrando. Allí, también vi que habían doce caminos, que me parecía representaban a las doce tribus de Israel, estaban caminando hacia el Cordero Agonizante en la Cruz. Mientras veía, una nube descendió y cubrió todo el lugar. En la nube, apareció el Rostro de Jesucristo Agonizante bañado en Sangre. En gran angustia y pena, Él calmadamente dijo:

“Hijos Míos, ustedes son valiosos para Mí. Les doy a todos la bienvenida a este gran mes de Julio, que he dedicado a Mi Preciosa Sangre. Estoy contigo siempre. Estoy feliz de verte de nuevo.

Hijos Míos, ustedes son valiosos para Mí. Mis Ojos están siempre en ustedes. Yo los cuidé para que nada los dañara. Yo los protegí, especialmente sus almas que son tan valiosas para Mí. Mi Sangre, que derramé para redimirlos, permanece Su protectora y salvadora. Yo estoy derramando Mi Preciosa Sangre sobre ustedes para ver que ustedes sean protegidos y escudados. Estoy siempre cerca de ustedes porque ustedes son valiosos para Mí.

Mis amantes, sólo muy pocos reconocen Mi cuidado amoroso sobre ustedes, sólo muy pocos sienten Mi cercanía. Hijos, sepan hoy que estoy viviendo plenamente entre Mi gente, porque la guerra espiritual ha alcanzado su punto culminante. Así como Yo estoy cerca de ustedes, el enemigo de Mi muerte también está cerca de ustedes. Estoy llorándole a sus almas para que vean la Luz, pero ustedes escasamente Me oyen. Prefieren oír las engañosas palabras del maligno y seguir la oscuridad.

Hijos, ustedes son valiosos para Mí. Yo Soy Aquel que estoy suplicándoles a ustedes por la santidad en sus almas. Si pudieran calmadamente escuchar su alma, ustedes escucharían Mi doloroso llanto de amor. Pero ahora el enemigo se los impedirá.

Hijos, ésta es la hora de la temida separación. Estoy buscando a Mis amados hijos. Estoy cerca de ustedes porque ustedes son valiosos para Mí. Como un Buen Pastor, estoy cuidándolos para que los animales salvajes no les hagan daño. Hay muchos lobos en la selva. Todos los que escapen de Mi Protección no sobrevivirán. Los lobos los agarrarán y los matarán.

Estoy llamando a todos Mis hijos a que se acerquen más a Mí. Yo Me acercaré más a ellos. DEJEN QUE TODOS LOS HOMBRES CONSAGREN SUS VIDAS A MI PRECIOSA SANGRE. Deben conocer, Mis amados hijos, la Voz de su Buen Pastor. Corran a Él cuando los llame. Obedezcan la orden de Su Voz. Síganlo a donde Él vaya.

Hijos Míos, ustedes son valiosos para Mí. El amor que tengo por ustedes Me motivó a venir y compartir con ustedes estas amorosas Palabras. Sus oraciones del día de mañana se ofrecerán por todos los jóvenes seminaristas del mundo entero. Al enemigo se le ha dado un corto tiempo para actuar. Mis elegidos en los seminarios y conventos están sufriendo enormemente. Muchos han sido expulsados. Aquellos que tienen poca paciencia, están abandonando su llamado. Éste es un gran trabajo del enemigo. Les ruego que recen por ellos. Recen mucho por ellos, para que tengan buenos Sacerdotes que los guíen por la verdad. A través de sus oraciones, Yo escogeré para Mí, un buen número de buenos Sacerdotes que cumplirán Mi Voluntad en el mundo. Yo los llamo a que se Consagren a Mi Sangre.

Ustedes son valiosos para Mí. Estoy siempre cerca de ustedes para protegerlos. Sientan Mi Presencia y muéstrenme amor. Recen por ellos. Hagan conocer Mi Voluntad a todos los hombres. Yo Soy Jesucristo Agonizante. Estoy siempre con ustedes. Los bendigo a todos.”

Inmediatamente la visión terminó.

+++++++

TERCER MENSAJE DE LA SEXTA HORA

2 de Julio de 2000 / Hora: 7:30 pm
Lugar: Parroquia de Nuestra Señora de Lourdes, Imezi Owa 

HIJOS, USTEDES ME MUESTRAN AMOR PARCIAL.

Hoy es el segundo día de la Novena de nueve días en el mes de Julio. Mientras me acercaba al Santo Santuario, vi el Rostro Glorioso salir del Santísimo Sacramento en el Altar. Rayos Divinos se posaban sobre mí. Inmediatamente, una nube descendió y cubrió todo el lugar. En la nube apareció el Santo Rostro de Jesucristo Agonizante que calmadamente dijo:

“Mis hijos, ustedes Me muestran amor parcial. Deben saber hoy, que ustedes son la causa de Mi mayor Agonía. Estoy sufriendo su infidelidad, su impureza, su frialdad y su negligencia. Recuerden, Mis pequeños amantes, que Yo los conozco. Les digo, sus nombres están escritos en Mi Corazón. Yo siempre Me los repetía cuando los dolores y el peso de los pecados del mundo recaían sobre Mí. Yo recordaba sus nombres. ¡Yo pronunciaba sus nombres! Yo los miraba buscando su consuelo. Muchas veces, vi que no merecían ser Mis consoladores. Muchos de ustedes redoblaban Mi agonía cuando los veía. Yo Soy Jesús que los ama. Yo los llamo amantes, pero ustedes Me muestran amor parcial.

Hijos Míos, miren en el mundo, ustedes verán las encarnaciones del demonio, los hijos de la oscuridad. Ellos se visten desnudos y dan a conocer la moda infernal, y caminan por las calles de los pueblos y ciudades sin pena alguna. Ellos conocen y entienden los tiempos, así que trabajan día y noche en contra de sus almas. Ciertamente que ganan muchas almas. Hijos Míos, ¿pueden ver ustedes que ellos aman mucho a su maestro? Ellos muestran completo amor a su malvado maestro, que les dijo: “trabajen arduamente, ganen almas para mí, tenemos poco tiempo. Yo los compensaré con la gloria del mundo.” Hijos Míos, los hijos de la oscuridad le dieron sus vidas al malvado maestro y finalmente perdieron. ¿Por qué no Me pueden ofrecer sus vidas y vivir? Ustedes sólo eligen mostrarme amor parcial.

HIJOS, ¿POR QUÉ NO PUEDEN ENTENDER LA HORA AHORA? ¿Por qué ahora no pueden reconocerlo y trabajar por su salvación? Ganen muchas almas para Mí. Llévenlas con ustedes y corran por sus vidas. Yo les prometo el Cielo. Mi Promesa es verdadera. Yo nunca cambio.

Hijos, Mi Agonía debería ser su preocupación. Te envié Mi Ángel para enseñarte Mi Oración Agonizante. Ustedes rezaron por la unidad de nuestros corazones, que ustedes sintieran lo que Yo siento; pero aun ahora, Mi Agonía no toca su corazón. Hiere profundamente Mi Corazón, su infidelidad, su frialdad y su negligencia, pero esto agrada a su corazón. Hiere profundamente Mi Corazón, las modas malignas del mundo, pero esto agrada a sus corazones. Ustedes se ríen cuando lo ven, pero su Maestro está en gran agonía. A veces, ustedes lo siguen. Ustedes los imitan.

Hijos, conozcan hoy que un solo pecado venial puede retener a un alma millones de años en el fuego purificante del Purgatorio, mientras que un solo pecado mortal llevará a un alma al fuego eterno del Infierno. ¿Cómo pueden pensar entonces que ustedes escaparán? Aprendan ahora y corran por sus vidas. Hieren grandemente a Mi Corazón que ustedes se avergüencen de ustedes mismos porque ustedes son Mis seguidores. Ustedes quieren vivir como los hijos de la oscuridad para evitar las críticas de los trabajadores del enemigo. Ustedes se avergüenzan de Mí y de Mis enseñanzas en estos días impíos y malvados. Ahora, ustedes están rechazando el Cielo. Pronto lo buscarán. Todos los que son candidatos del Cielo deberían imitar a los Seres Celestiales, ya que ustedes ven, hijos Míos, que los hijos de la oscuridad están imitando a los demonios del Infierno que se visten desnudos y viven en iniquidad. Hay belleza Celestial y belleza terrena.

Hijos, ruego con ustedes que escojan la belleza Celestial. Comprendan la hora y corran por sus vidas. Hijos, no promuevan el trabajo del maligno. Hay muchos símbolos del maligno en el mercado mundial. Estos no son para ustedes. Sean sabios en entender los astutos caminos del maligno, ya que ellos son sabios para comprender sus caminos. Hijos, hagan esto para que puedan completar su amor por Mí. Yo les muestro gran amor. Ustedes Me muestran amor parcial.

Ofrezcan sus oraciones mañana, principalmente por la pureza de Mis Sacerdotes. El enemigo ha obtenido gran ventaja sobre su santidad. Un gran número, les digo, un gran número está perdiendo el estado de Gracia. Pidan por ellos la Gracia Santificante. Estoy muy descontento como ellos ofrecen el Sacramento de la Penitencia.

Hijos, el mayor de los Ángeles del Cielo no tiene el poder de perdonar ni el más pequeño pecado venial. Sin embargo, les he dado este poder a meros hombres mortales, Mis Sacerdotes, para que lleven a cabo este ministerio a Mi Pueblo. Deben saber ustedes, Mis Sacerdotes, que el poder más sencillo de perdonar un pecado mortal es mayor al poder que usé en la Creación. Necesito su mortificación. Necesito de su santidad. Les recomiendo que se pongan su estola cuando administren este gran Sacramento.

Yo Soy Jesucristo Agonizante, Quien los escogió y los hizo Mis Sacerdotes. Exijo de ustedes lo que YO SOY.

Ustedes son la causa de Mi mayor sufrimiento. Los amo inmensamente. Los bendigo.”

Inmediatamente la visión terminó.

+++++++

PRIMER MENSAJE DE LA SÉPTIMA HORA

3 de Julio de 2000 / Hora: 8:30 pm
Lugar: Parroquia de Nuestra Señora de Lourdes, Imezi Owa 

HIJOS, SU INFIDELIDAD OBSTACULIZA A MI REINO GLORIOSO.

En nuestras Oraciones de Adoración en la Novena del mes de Julio, tuve la visión del Santo Cáliz rodeado con espinas. Mientras veía, una nube se sacudió y cubrió todo el lugar. En la nube apareció el Santo Rostro de Jesucristo Agonizante que calmadamente dijo:

“HIJOS MÍOS, SUS VIDAS NO PERMITEN MI REINO GLORIOSO EN LA TIERRA. Yo les digo, sus vidas están obstaculizando el Reino de Paz en la Tierra. Estoy esperando ver que maduren, pero lo que siempre encuentro es su infidelidad. Cada vez que veo su infidelidad, Mi Corazón se debilita. Hijos, ustedes prolongan Mis días de agonía.

Los llamé para que apresuraran Mi Reino Glorioso en la Tierra. Muchos viven como si Me amaran pero su vida demuestra lo contrario. Ellos son enemigos de Mi Santa Muerte. Hijos, estas personas incluso llegan a seguirme y alabar Mi Santo Nombre, pero realmente rechazan la Verdad de Mis enseñanzas. Ellos siguen sus propios caminos como Judas Iscariote que Me traicionó. Por esto digo que son los Judas de esta última era.

Hijos, estoy esperando ver el corazón arrepentido de María Magdalena de nuevo entre Mi pueblo. Estoy esperando ver una amorosa hija como ella. Aparte de Mi amorosa Madre, ella fue la primera hija en apresurar Mi Glorioso Reino en la Tierra. Hijos, cuando ella vio a su amado Maestro llorar de dolor, cuando Mi día de Agonía se acercaba, ella Se Me acercó y Me consoló. Ella fue la primera hija que ungió Mi Sagrada Cabeza y Pies. Ella sintió la cruel tortura de Mi Sagrada Cabeza. Cómo los hombres malvados lacerarían y desfigurarían el Templo de la Divina Sabiduría, ella se dolió y adoró al Cordero del Sacrificio. Hijos, ciertamente, ella levantó Mi Mano cansada. Ella consoló Mi Corazón Agonizante. Ella apresuró Mi Reino Glorioso. Aún en el momento de ser criticada por Judas Iscariote, ella permaneció firme. Ella se mantuvo Mi consoladora. Oh, ¿cuándo Mis Ojos verán a una amorosa hija como ella? ¿Cuándo veré en ti el verdadero arrepentimiento? ¿Cuándo irás como ella y no pecarás más?

Hijos, su infidelidad impide Mi Reino Glorioso. Vuélvanse a Mí con verdadero arrepentimiento. Aprendan de Mí que Soy Manso y Humilde de Corazón. Escojan para sí el Camino Regio de la Cruz. Olvídense de ustedes mismos. Crucifiquen en la cruz su ser terrenal. Luego, carguen su cruz diaria y síganme. Mientras más pronto respondan a Mi llamado, más rápido aceleran la hora de Mi Paz a través de su santidad, mientras que su infidelidad impide el día y prolonga Mis días agonizantes.

Hijos, ustedes ofrecerán mañana sus oraciones principalmente por el bienestar de la Ciudad del Vaticano. Mi agonía aumenta mientras el día se acerca. Mi Corazón sufre enormemente mientras él (el Papa) siente acercarse el terrible día. Sufran con el Papa la agonía de la última batalla. 

Hijos Míos, no teman, cuando ustedes sientan o escuchen sobre una terrible confusión o gran desobediencia en la Ciudad del Vaticano. No deben correr. No deben desobedecer. Permanezcan obedientes. Estaré cerca para ayudarlos y guiarlos. Ustedes entenderán más durante esa hora. La hora no será tan grave y terrible para ustedes como lo será para el mundo. Mi Paz permanecerá en ustedes. El Inmaculado Corazón de Mi Madre los protegerá. Les he dicho esto antes para que cuando llegue la hora su corazón no se aflija.

Hijos, respondan cuando los llame. Recuerden que sus vidas obstaculizan Mi Glorioso Reino en la Tierra. Todos ustedes que esperan con flojera el día de la gran Tribulación, tropezarán cuando el día llegue. Yo Soy Jesucristo Agonizante que han mantenido en una oscura prisión de gran agonía. Los llamé para que apresuraran Mi Reino en la Tierra. Los amo a todos. Los bendigo a todos.”

+++++++

SEGUNDO MENSAJE DE LA SÉPTIMA HORA

4 de Julio de 2000 / Hora: 7:30 pm
Lugar: Capilla de Nuestra Señora de Lourdes, Imezi Owa.

LOS LLAMÉ PARA FORMARLOS Y LLENARLOS CON PODER.

Durante nuestra Oración de Adoración, tuve la visión de Jesucristo Crucificado, colgado vivo en la Cruz, sangrando por amor a nosotros. Al rato, una nube descendió y cubrió todo el lugar. En la nube apareció el Santo Rostro de Jesucristo Agonizante que calmadamente dijo:

“Hijos Míos, ustedes son Mis guerreros de los últimos tiempos. Los llamé para formarlos y llenarlos con poder, para que ustedes puedan encarar al enemigo y vencerlo. Los he llamado para vestirlos con toda la Armadura Celestial, para que el arma del enemigo no los dañe. Acérquense a Mí y reciban Mi Gran Sello. Hagan bien estas Novenas para que reciban la plenitud de Mi Bendición.

Este año ya será el cuarto año desde que les di este gran favor, el mes de Julio, el mes en que Mi Bendición y Misericordia fluyen como ríos a las almas sedientas. Yo los estoy llamando a todos a Mi lado para que sientan Mi amoroso cuidado y escuchen Mis enseñanzas. Los estoy llamando para formarlos, para que no sean derrotados cuando llegue la hora. Les digo, hijos Míos, que todos los que participaron completa y devotamente en estas grandes Novenas del mes de Julio, estén seguros de ser protegidos en sus vidas y en la hora terrible del venidero Castigo. Los vestiré con la Armadura Celestial. Los llenaré con poder. Les asignaré a los Guerreros Celestiales para que los custodien. Hijos, llamo este mes un gran Mes porque las Lágrimas de Sangre de Mi Madre han obtenido para Sus hijos grandes favores en este mes. Sus propios ojos también verán una gran cosa en este gran mes. Los estoy llamando a todos para formarlos y alistarlos para cuando llegue la hora. La hora terrible que les he predicho.

Aprendan todas las enseñanzas que les estoy dando. No crezcan como Barac que tenía poca confianza y fe en Mis Palabras. Aun cuando después fue a la batalla, ya no tenía gracia por su trabajo. Tengan confianza, confíen en Mis Palabras como Mis siervos Moisés, Josué y David, que guiaron a Mi pueblo a través de grandes batallas y ganaron en Mi Nombre. Yo les digo, hijos Míos, que deberá ser como fue en tiempos de Elías. Habrá una gran batalla entre Mi pueblo y los hijos de Baal, la bestia roja. La malvada Jezabel vendrá de nuevo. Yo les digo, una que actuará como la antigua Jezabel vendrá. Ella obligará a todos los hombres a adorar a Baal, Me refiero a la malvada bestia roja. Muchos de Mis profetas serán martirizados. Una gran cantidad de Mi pueblo adorará la bestia y se perderá para siempre.

La hora será tan temible. ¿Quién sobrevivirá sin la adecuada preparación? Yo guié a Mi hijo Elías, en su mortificación de 40 días en el desierto sin comida ni bebida, para que él fuera capaz de luchar y ganar la batalla. Ciertamente recibió Mis enseñanzas y fue llenado con poder. De modo que ganó la batalla. Los estoy llamando a todos, hijos Míos, para que se llenen con el mismo Espíritu que le di a Elías en el desierto. Aprendan mucho de Mi hijo Elías. Confíen como él, en Mi Poder. Luchen en contra del maligno profeta de Baal con total confianza en Mí, como lo hizo él. Les daré la victoria como lo hice en aquel tiempo a Elías.  

Hijos, la venidera batalla será tan grande. Sólo los fuertes guerreros pelearán la batalla y permanecerán firmes. Reciban ahora de Mí toda la Armadura necesaria para la batalla. Ahora se las estoy dando. Les digo, reciban de Mí este gran mes de Julio.

Hijos, mañana ofrecerán sus oraciones por los días de exilio de Mi afligido Papa. Si al final, esta hora llega, sepan que están en el exilio. En ese momento, ustedes comprenderán plenamente a lo que Me refería cuando les dije: Dejen que su corazón (alma) sea un Sagrario vivo para Mi morada.

Estén listos para encontrarse con la hora. Tomen ventaja de Mis entrenamientos y enseñanzas. Recen siempre y nunca se den por vencidos.

Yo siempre estoy con ustedes. Los amo a todos. Los bendigo a todos.”

Inmediatamente la visión terminó.

+++++++

TERCER MENSAJE DE LA SÉPTIMA HORA

5 de Julio de 2000 / Hora: 7:30 pm
Lugar: Parroquia de Nuestra Señora de Lourdes, Imezi Owa 

¿QUIÉN ME OFRECERÁ DE BEBER?

En nuestra Oración de Adoración durante la Novena, tuve la visión de Nuestra Señora arrodillada a los pies del Crucificado Jesucristo, que estaba colgado vivo y sangrando en la Cruz. Mientras veía para escuchar Sus Palabras de consuelo en Su Oración, una nube descendió y cubrió todo el lugar. En la nube apareció el Santo Rostro de Jesucristo Agonizante bañado con Sangre y llorando mientras dijo:

“¿Dónde están Pedro y sus hermanos para ofrecerme una bebida? ¿Dónde están? ¡Estoy sediento! ¡Estoy sediento! ¡Estoy sediento! ¿Quién Me ofrecerá una bebida? Hijos, estoy sediento de amor por ustedes.

Hijos Míos, estoy sufriendo una gran sed por amor a ustedes. Estoy como estuve el día de Mi Crucifixión. Estoy en Mi Cruz Mística Agonizante por más de 2.000 años, igual como estuve en la Cruz por tres horas, suplicando Me dieran de beber. Les digo, estoy sediento. Si Pedro estuviera cerca Me ofrecería una bebida. ¿Qué hay de Santiago? ¿Dónde está Andrés? Mis Apóstoles Me han abandonado. Simón, aun tú, que Me debes gran amor. Cuando te encontraste Conmigo teniendo lepra, te aferraste a Mí. Yo te sané y te purifiqué. Simón, ahora que ves que estoy como un leproso suplicando una bebida, tú Me rechazas. Tú Me abandonas. Simón, tú Me debes gran amor.

Cuando miré y vi a Juan sosteniendo a Mi Madre Dolorosa, fui consolado. Ciertamente, fue el único Apóstol que Me dio de beber. Detrás de él, estaban las mujeres discípulas que lloraban por Mí. Verdaderamente, ellas Me consolaron. Me ofrecieron de beber.

Hijos, estoy buscando ver un apóstol, tan amoroso como Juan. Su corazón casi se rompía al escuchar a su amado Maestro llorar en gran agonía y pidiendo de beber. Él pensó en cambiar sus lágrimas en un rio caudaloso para que su Maestro moribundo tuviera que beber antes de pasar a la eternidad. Mi pobre Juan no tenía nada que ofrecerme. Pero el amor le hizo comprender que la mirada de Mi Madre Dolorosa saciaría Mi sed. Entonces, Me ofreció a Mi amorosa Madre. Yo bebí, fui saciado y dije: “Todo está cumplido.”

Hijos, ustedes son Mis apóstoles de los últimos tiempos. Vengan más cerca de Mí en la Cruz. Vengan y escuchen Mi Súplica Agonizante. Estoy sediento. Estoy sediento. Mi Lengua se ha secado. La dulzura de Mi agonía Me ha secado mucho. No Me abandonen como lo hicieron Pedro y sus hermanos. Vengan cerca de Mí como Juan y las mujeres discípulos. Ofrézcanme a Mi Madre Dolorosa. Hijos, Me deben mucho. Les digo, ustedes Me deben más que Simón.

Ustedes son el grupo de leprosos que vi en el punto de su muerte. En ese momento, habían perdido toda su fuerza. Ya no podían ver o conocer a aquellos que venían a verlos. Ustedes estaban condenados y abandonados, pero Yo los vi. Yo los abracé. Yo los besé. Yo los sané. Ahora, ustedes Me ven a Mí como a un leproso y Me abandonan. Estoy llorándoles pidiéndoles Me ofrezcan algo de beber. Ustedes Me escucharon y dijeron: “¿Cómo puedo comunicarme con ese hombre leproso?” Me ven y huyen. Hijos, ustedes Me deben gran amor.

Estoy sediento por el gran número de almas que se está perdiendo. Estoy sediento de la verdad, que ustedes han abandonado. Estoy sediento por las grandes abominaciones que se están colocando en el Lugar Santo. Estoy sediento por el doloroso llanto de los niños abortados. Estoy grandemente sediento por su infidelidad. Su temor en hacer las cosas buenas Me secan. Ustedes temen como Pedro y sus hermanos. Ustedes no pueden defenderme. Yo Soy Jesucristo Agonizante, que exige de ustedes “algo de beber”.

Hijos, mañana ofrecerán sus oraciones en reparación por los pecados cometidos en contra de su Salvador en el Santísimo Sacramento. Ustedes están ahuyentando a su Dios fuera de Su Santo Santuario. Sepan hoy, hijos Míos, que en el día en que Mi segunda bestia se monte en la Silla más alta de Mi Santa Iglesia, la Gloria de su Dios se irá. Entonces, verán con sus propios ojos los horribles días, cuando no habrán Sacrificios ni en la mañana ni en la tarde. En ese tiempo, entenderán lo que quería decirles cuando les dije: ¡Sean sellados!

Les he dicho esto antes, lo estoy lamentando de nuevo con Lágrimas; teman la Presencia de su Dios en el Santísimo Sacramento. Acérquense a Él con temor y amor. Ninguna persona no calificada tiene el derecho de participar en la Fiesta del Único Cordero de Dios Sacrificado. Todos los que comen y beben el Cuerpo y la Sangre de la Nueva Alianza en estado de pecado están ya condenados. Sólo los Levitas tienen el derecho de cargar el Arca de la Nueva Alianza. Sólo Mis Sacerdotes tienen el derecho de trabajar en Mi Lugar Santísimo. Pero, hijos, ustedes tienen su voluntad. Su voluntad es su voluntad. Yo estoy sediento. Estoy sediento por ustedes. Cuando aparezca la segunda bestia, lo entenderán.

(Silencio).

Hijos, mañana les daré el Programa para la segunda Reparación. También les enviaré a ustedes a Santa Cecilia para que les enseñen la Oración de Reparación con la Corona de Espinas, el 14 de este mes. Ella les enseñará bastante.

Estoy cerca para ayudarlos. Los amo a todos. Los bendigo a todos.”

Inmediatamente la visión terminó.

________________________
Fuente: http://preciousblood95international.com/  

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/  

Todos los Mensajes de Bernabé Nwoye publicados en este sitio:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/bernabe-nwoye/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario