Testimonio Completo de Gloria Polo


 

Anuncios
Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

Carta de un alma condenada – Carta del más allá

Mi Diario Católico

Este texto, fuerte y conmovedor, nos lo envia un Sacerdote Jesuita amigo, quien lo acompaña con la siguiente introducción:

Este material no es del gusto actual, de la sociedad moderna, por supuesto del gusto mundano, ni lamentablemente de muchos entre los llamados fieles cristianos. Debemos prestar atención hoy día a esta realidad y verdad de fe definida en la Iglesia Católica, acerca de la existencia del infierno y de su duración eterna. Tristemente, el abandono consciente o inconsciente de su consideración, está llevando a muchos a negar su existencia, con consecuencias más que lamentables en la conducta y en su ineludible juicio Divino. Lo que sigue, guste o no, no es argumento para adoptar la conocida actitud llamada del avestruz, de esconder la cabeza bajo las alas.

Este texto no configura ninguna definición eclesiástica, sino que es sólo un escrito privado que goza de licencia eclesiástica, para que pueda imprimirse…

Ver la entrada original 6.180 palabras más

Publicado en Mensajes | Deja un comentario

“Que todas las leyes que aprueban el aborto y las que van en contra de natura, sean derogadas para siempre.”

VIDENTE ENOCH / COLOMBIA

¡OS HAGO UN LLAMADO, HABITANTES DE MI AMADO MÉXICO, SI PERSISTÍS EN VUESTRO PECADO, VUESTRA NACIÓN SEGUIRÁ DE LUTO!
SEPTIEMBRE 21, 2017 / 1:10 pm 

Llamado urgente de Dios Padre a Su amada Nación Mexicana.

Mi Paz sea con vosotros, Mi amado pueblo de México.

Soy vuestro Padre Yahvé, Señor de las Naciones, y Me dirijo a vosotros, Mi amado pueblo de México, a través de Mi mensajero. Os pido que le prestéis atención a las palabras contenidas en este mensaje y las pongáis en práctica; porque de continuar el pecado, la maldad, los bajos instintos, la aprobación del execrable crimen del aborto, el sincretismo religioso y las leyes que aprueban los matrimonios entre parejas del mismo sexo; con sumo dolor tendré que deciros, que si esto continúa y no os arrepentís de corazón, los elementos de Mi creación seguirán azotando vuestra nación hasta que Mi Justicia restablezca el orden y el derecho en vuestra tierra.

Pueblo Mío, estos pecados son una afrenta a vuestro Padre, y por ellos es por lo que vuestra nación hoy está sufriendo. Yo corrijo a los que amo, y vosotros bien sabéis que llevo grabada en la palma de Mi Mano vuestra nación. Os he llamado con insistencia a través de Mis profetas para que os convirtáis, pero habéis hecho caso omiso a Mis llamados. Hoy os lamentáis por la desolación en que se encuentra vuestra nación y muchos de vosotros Me culpáis por vuestras desgracias. No soy Yo el culpable de vuestro dolor, es vuestro pecado y quebrantamiento de Mis Preceptos, el causante de vuestra tragedia.

Amado pueblo de México, enderezad vuestro caminar y seguid el ejemplo de la ciudad de Nínive, que se convirtió por la predicación de Jonás. Haced vosotros lo mismo, apartaos del pecado y la maldad; haced oración, ayuno y penitencia en vuestra nación; decretad, gobernantes, tres días de duelo por todas las víctimas y damnificados. Que toda Mi Nación Mexicana durante estos 3 días, ore, ayune y haga penitencia; y lo más importante, se comprometa a no quebrantar más Mis Preceptos; que todas las leyes que aprueban el aborto y las que van en contra de natura, sean derogadas para siempre.

Yo Soy vuestro Padre, vuestro Dios Uno y Trino, y sólo a Mí rendiréis culto y adoración. Que toda la idolatría, hechicería y sincretismo religioso, sea abolido de vuestra Nación. Sólo a Mí debéis de adorar, porque no hay más dioses fuera de MÍ. Si os comprometéis de corazón a cambiar y a cumplir Mis Preceptos, os aseguro que detendré el paso de Mi Justicia por vuestra Nación. Acordaos, no Me complazco con vuestro dolor ni con la muerte del pecador. Soy más Padre que Juez, y como Padre es Mi deseo que volváis a Mí, con corazones contritos y humillados. Soy Amor, Perdón y Misericordia, pero también Soy Justo Juez. Sólo obro con Mi Justicia, cuando el pecado se ha arraigado en el corazón de los hombres haciendo que quebrante Mis Preceptos y pongan en peligro Mi creación. Y esto es lo que está sucediendo al presente en vuestra Nación.

Convertíos de corazón, habitantes de Mi amada Nación Mexicana; abandonad vuestro camino de pecado y volved a Mí que soy vuestro Padre, con corazones contritos y humillados. Sólo así, detendré el paso de Mi Justicia por vuestra Nación. No quiero veros sufrir ni quiero ver destruida vuestra Nación, porque bien sabéis que os amo, criaturas. Acoged, pues, el llamado que os estoy haciendo, porque necesito con urgencia la conversión de vuestra Nación para que pueda llevar a cabo, junto a Colombia y a las otras Naciones elegidas que muy pronto purificaré, Mi Plan de salvación para estos últimos tiempos.

Despertad de vuestro letargo, Mis Naciones elegidas; acogeos a Mi Misericordia; atended a Mis llamados a la conversión, para que sea Mi Misericordia y no Mi Justicia, la que enderece vuestro caminar. OS HAGO UN LLAMADO, HABITANTES DE MI AMADO MÉXICO, SI PERSISTÍS EN VUESTRO PECADO, VUESTRA NACIÓN SEGUIRÁ DE LUTO.

Vuestro Padre Yahvé, Señor de las Naciones.

Dad a conocer Mi mensaje en todos los rincones de Mi amada Nación Mexicana.

________________________

Fuente:

MENSAJES DE SALVACIÓN DE JESÚS EL BUEN PASTOR A ENOCH
http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/

Mensajes de Jesús El Buen Pastor a Enoch publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/enoch/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

Especial de la Virgen de La Salette en su Día

Apariciones de Jesús y María

19 de Septiembre – 170º Aniversario
Año: 1846 / Lugar: La Salette, Francia
Aparición de la Virgen Lacrimosa de La Salette
Videntes: Melanie Calvat (1831-1904), de 15 años y Maximino Giraud (1835-1875), de 11 años.

virgen-de-la-salette_originalEl Secreto Completo de La Salette Narrado por Melanie Calvat

El Secreto Completo de La Salette
Narrado por Melanie Calvat 

La Aparición de la Virgen en la Salette narrada por Sor María de La Cruz, Víctima de Jesús, nacida Melanie Calvat, Pastora de la Salette. Castellamare, 21 de Noviembre de 1878.[1]

I

El 18 de Setiembre, víspera de la santa Aparición de la Santa Virgen, me encontraba sola, como de costumbre, cuidando las cuatro vacas de mis amos. Hacia las once de la mañana vi venir hacia mí un muchachito. Al verlo, me asusté, pues me parecía que todo el mundo debía ya saber que yo huía toda clase de compañía. El niño se…

Ver la entrada original 9.224 palabras más

Publicado en Mensajes | Deja un comentario

“Estoy aquí para ti, pero no Me oyes, no Me escuchas; tus oídos están atentos a otros dioses, dioses de barro”

Los días 7 de cada mes, desde Julio del año 2014, la vidente Isabel recibe Locuciones de Nuestro Señor Jesucristo, publicadas en el sitio: http://elpastorsupremo.es/

MENSAJE 30
7 DE DICIEMBRE DE 2016 

Mírame en la Cruz, pueblo Mío. Mírame. Mira Mi Dolor y Mi Sangre[1] vertida por ti, por tu salvación, por tu amor. No reniegues de Quien te dio la vida, de Quien murió[2] por ti, por tu amor.

Escucha, pueblo Mío, escucha Mis Palabras de amor y no te arrepentirás; porque estoy a la puerta[3] y llamo y necesitas escuchar lo que se avecina a este mundo que ha renegado de su Dios, de su Salvador. Estoy a tu puerta, hijo, y no Me abres; Me dejas aquí solo, a la intemperie, no te apenas por Mí, por Mi grito de amor y de ternura a tu corazón. ¡Corazones duros y obstinados[4], duros como las piedras, secos como el yermo! Sí, hijo, que tu Salvador está gimiendo y llorando por ti, por tus pecados y tú te obstinas en mirar a otro lado, en no hacer caso de Mis advertencias, advertencias de Amor, y de avisarte de los peligros que hay en tu camino para la salvación de tu alma.

Estoy aquí para ti, pero no Me oyes, no Me escuchas; tus oídos están atentos a otros dioses[5], dioses de barro[6] que no oyen tus gemidos, tus gritos de salvación, de libertad, de amor; no los oyen y nunca los oirán, porque están sordos, tienen oídos y no oyen, tienen labios y no hablan, y tú esperas sus palabras; no, hijo, no te hablarán, el único que te hablará por ellos es el príncipe de la mentira, él si te hablará por los dioses que no hablan, y sólo llegarán a tus oídos mentiras y traiciones para perder tu alma.

Hoy, hijo, hoy Me acerco a ti con Mi grito de amor, Mi súplica de conversión[7] de tu alma. Óyeme. Óyeme en unos minutos de silencio de tu vida, porque cada vida, cada alma, tiene un camino distinto y necesita escuchar lo que es propio de él. Vuestros pecados están ante Mi vista y no guardo rencor por ellos, pero necesito vuestra conversión, vuestro arrepentimiento para hacerlos desaparecer de la faz de la Tierra. Sin vuestras lágrimas y vuestro arrepentimiento, vuestros pecados permanecen aunque os hayáis confesado de ellos. Sólo el corazón arrepentido es depositario de Mi Misericordia. La Misericordia de vuestro Dios necesita vuestro arrepentimiento sincero de todas vuestras faltas y pecados. Un día los veréis ante Mí, y vuestras lágrimas lavarán las manchas de vuestras almas en el arrepentimiento más sincero y más grande que jamás habéis conocido. El Amor de vuestro Dios llenará de arrepentimiento vuestro corazón por haberle ofendido y haber sido tan ingratos con Él, que vino a traeros la Salvación[8].

¡Oh, hijos!, que el tiempo se acaba, el tiempo de vivir como si nada pasara, como si nada fuera a pasar. ¡Oh, hijos!, que no estáis haciendo la Voluntad de vuestro Dios, que sólo quiere vuestro bien y la Salvación de vuestras almas.

Un arrepentimiento[9] sincero mueve las montañas y, el que merecía el infierno por sus pecados, es acreedor de Mi Misericordia, y tendrá la corona de Gloria[10] que no se marchita.

Arrepentíos[11], arrepentíos, y heredaréis el Reino de los Cielos. No puedo hacer Mi Obra de Misericordia en vosotros sin vuestro arrepentimiento. Es inútil la Redención sin vuestro “sí” a ella.

Yo, Jesús, estoy aquí clavado en la Cruz para ti, para tu Salvación. ¡Oh, pueblo Mío!, mírame en la Cruz y medita Mis dolores[12] y Mis sufrimientos por ti. No temas ver a tu Dios como un pobre, bajo la ignominia del griterío y el escándalo de un pueblo que no reconoció a su Dios y la grandeza de su Salvación. No, mírame como Me miraba el Padre: con el infinito Amor y Ternura de Quien está entregando Su Vida siendo Dios[13], por ti, por tu amor, y no te avergüences de Mí cuando Me ves tan dolorido y ensangrentado, clamando a ti por tu arrepentimiento y tu conversión. Abre tu corazón a Mi grito de Amor, y comprende hasta dónde llega el Amor más grande que existe, el Único Amor que existe: Que el mismo Dios entregó a Su Único Hijo[14] por la Salvación del mundo, de todos los hombres, de todos los que, queriendo ser salvados, se acogen a Mi Cruz.

¡Oh, pueblo Mío!, una Cruz brilla en el horizonte: la Cruz de los elegidos, para dar Gloria a Mi Nombre.

Una trompeta está a punto de ser tocada, para avisar al mundo del paso del Hijo del hombre por cada alma.

Una lágrima está a punto de ser vertida por todos los que no querrán la Salvación y renegarán de ella, presas del enemigo infernal, el dragón[15] que acabará en el lago de fuego[16], la serpiente mentirosa y nauseabunda que ha pervertido a tantas almas con sus engaños y seducciones y está entre vosotros y no la tenéis miedo, la escucháis, y vais tras ella, y dejáis que vuestros hijos alegremente vayan tras ella, y no les avisáis ni les advertís. Si supierais el castigo que tendrán vuestras almas sabiendo el mal que os circunda y que está dentro de vuestras casas y no hacéis nada para evitar caer en él, y que caigan vuestros hijos y hermanos que están a vuestro alrededor. Si lo supierais, hijos, seríais valientes y osados y arriesgaríais la misma vida para clamar en el desierto de las almas perdidas que vuelvan al redil, al redil del Buen Pastor[17]; pero no, preferís la comodidad de mirar a otro lado, de no incomodar a los que amáis por el temor de perderlos, no son vuestros, son de vuestro Dios y estáis permitiendo que sus almas acaben en el infierno cuando vosotros deseáis ir al Cielo. ¿Queréis, entonces, estar separados de ellos para toda la eternidad y ver sus almas retorciéndose eternamente en el fuego del infierno? Poneos a trabajar en orden a la salvación de sus almas porque, hijos, la Verdad sólo es una y estáis enajenados de ella; el mundo[18], el demonio[19] y la carne[20] ha hecho presa en vosotros, tenéis miedo a aquellos que deberíais amonestar seriamente para impedir su condenación eterna.

Ánimo, hijos, que Yo estoy con vosotros y os asisto con Mi Santo Espíritu[21] en cada instante.

Veréis bajar al Dios del Universo Glorioso[22] entre nubes y con Sus Ángeles. Y ese día todos los que hayan odiado el mundo por Mi causa serán llenos de gozo y alegría rebosante en sus corazones. No améis el mundo. Amad a vuestro Dios que venció al mundo en Su Cruz.

Es tarde y la noche de los tiempos se acerca, se acerca en vuestra vida. ¿Estáis preparados? ¿Estáis firmes en la fe?[23] ¿Os quedan cosas por hacer? Pues adelante, poneos a trabajar en vuestras almas y suplicad a todos la conversión. Gritad en el desierto de sus corazones, atenazados por el miedo y la vergüenza de sus vidas, sus rencores y egoísmos, avaricias y codicias, sensualidad y desenfreno, por su apostasía; y reclamad que sus almas vuelvan a Quien es depositario y Autor de las mismas: su Creador.

No hay tiempo para entreteneros en planes de conversión, no, es tiempo de gritar[24] en el desierto y llevar una vida de penitencia. Este tiempo es un tiempo de rigor, de salvación y urge la conversión porque el príncipe de este mundo vendrá con sus secuaces y llenará de terror y desolación este mundo, ya no podréis hacer la misión que hoy os encomiendo.

Sólo avergonzaos de vuestro pecado pero no de hablar de Mi Salvación, porque el tiempo apremia y no hay tiempo, y las almas de tantos pecadores abocadas al infierno os necesitan, necesitan vuestra fidelidad a las palabras del envío de vuestro Dios que os hago llegar por Mi querida niña del alma. Escuchadla, pues sus palabras son Mías. Amén. Amén.

Un día os alegraréis de escucharme y de hacer lo que os digo cuando llegue el día de vuestra liberación y esas almas de vuestros seres queridos estén con vosotros en el Cielo. No consintáis que ellos se pierdan mientras que vosotros trabajáis en vuestra salvación.

Escucha, hijo, a tu Dios, que te clama desde la Cruz: Arrepiéntete, llora[25] tus pecados, abraza Mi Salvación, abraza Mi Cruz y un día estarás Conmigo en el Paraíso[26]. Grita a los corazones: Arrepentíos de vuestros pecados y volved[27] al Único Dios de todo Amor y de todo consuelo que vertió hasta la última gota de Su Sangre por ti, por tu Salvación, por tu amor. Arrepiéntete, hijo de Dios, arrepiéntete de todos tus pecados y abraza al Señor de señores en la Cruz, donde murió por ti, por tu amor, y un día estarás con Él en el Paraíso.

¡Oh, hijos!, escuchad Mi Voz de ayuda, escuchadme pues hay almas que con vuestra ayuda podrán salvarse y no hay tiempo. No esperéis a que ocurran milagros, el mayor milagro es la obediencia y la fidelidad a Mis Palabras.

El día está declinando, se oyen armoniosas voces de los Ángeles que cantan, el Cielo se está preparando pues el Gran Día está al llegar.

Estad preparados, hijos, y ayudad a vuestros hermanos. Éste es el apostolado que ahora necesita el mundo, la urgencia de decir a todos la verdad: Arrepiéntete o morirás[28] en el fuego que no se extingue.

Aleluya, hijos de los hombres, alabad a vuestro Dios. Poneos las sandalias y recorred el camino desierto de la conversión de vuestros corazones y del corazón de los que un día puse a vuestro lado por Mi Misericordia, en un designio eterno de Salvación.

No hagáis oídos sordos a Mis Palabras, es urgente la llamada a la conversión. Ahora, aún es tiempo, están Mis Sacerdotes santos entre vosotros esperando que acudáis a la Fuente[29], a la mayor Fuente del Amor y la Misericordia: el perdón de vuestros pecados. Acercaos al Sacramento de la Penitencia y arrodillaos pidiendo perdón a vuestro Dios y Señor, de todos vuestros pecados. Recibid la absolución entre gozos y alegrías porque vuestra alma haya sido limpiada de todos los pecados, todas las ofensas que clavaron[30] a vuestro Dios y Señor en la Cruz más cruel que aún, hijos, no habéis llegado a saber.

Perdonaos[31] unos a otros porque el tiempo de la recolección se acerca. Disponeos en paz para esperar[32] Mi llegada.

Os pediré cuentas de la salvación de vuestros hermanos porque habéis sido elegidos para trabajar en Mi mies[33], y el tesoro de vuestra elección es para Gloria de Dios y la Salvación de todas las almas[34]. Aleluya. Amén. Amén.

Os espero, hijos, esperadme vosotros también que el tiempo se acerca.

No temáis, cogeos de la mano de Mi Madre y escuchad[35] Su susurro de amor en vuestras almas para que hagáis lo que Yo, Jesús, os digo por vuestra Salvación.

________________________
[1] Ef 1, 7
[2] 1 Cor 15, 3
[3] Ap 3, 20
[4] Is 46, 12
[5] Lev 26, 1
[6] Éx 20, 3-5 ; Sal 135, 16-17
[7] Hch 17, 30
[8] Lc 19, 10
[9] Hch 26, 20
[10] 1 Pe 5, 4
[11] Mt 3, 2 y 4, 17
[12] Mt 26 y 27
[13] Flp 2, 6-11
[14] Jn 3, 16
[15] Ap 20, 2
[16] Ap 20, 10
[17] Sal 23 ; Jn 10, 11
[18] 1 Jn 5, 19
[19] Jn 8, 42-44
[20] Rom 7, 25
[21] Jn 14, 26
[22] Mt 24, 30 ; Ap 1, 7
[23] 1 Cor 16, 13
[24] Is 40, 3 ; Jn 1, 23
[25] Mt 5, 4 ; Lc 7, 37-38
[26] Lc 23, 43
[27] Jl 2, 12-13 ; Zac 1, 3
[28] Lc 13, 3
[29] Sal 36, 6-11
[30] 1 Pe 2, 24
[31] Mt 6, 12
[32] Heb 9, 28
[33] Mt 9, 37-38 28 Lc 13, 3
[34] Sal 36, 6-11
[35] 1 Pe 2, 24

Fuente:
http://www.elpastorsupremo.es/wp-content/uploads/2016/12/MENSAJE-30.pdf

Mensajes de la vidente Isabel publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/vidente-isabel/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

“Preparaos, hijos, porque llega el calvario y la Cruz redentora a este mundo, que no quiere hablar del dolor”

Los días 7 de cada mes, desde Julio del año 2014, la vidente Isabel recibe Locuciones de Nuestro Señor Jesucristo, publicadas en el sitio: http://elpastorsupremo.es/

MENSAJE 29
7 DE NOVIEMBRE DE 2016 

No temas, Israel, estoy contigo. No Me aparto de ti, ni de día ni de noche. Te conozco y sé de tus ansias de salvación.

Escucha[1], Israel, escucha a tu Señor; escucha, pueblo Mío, a Quien debe darte la Salvación de tu alma, de tu vida. Cógete de Mi Mano y no te sueltes más, no te sueltes de la mano de tu Salvación; porque no hay Salvación fuera de Mí[2].

Vendrán días, ¡oh Israel!, oráculo del Señor, en que desearás encontrarme como ahora Me tienes, pero no estaré. El príncipe de este mundo echará el cierre a todas las Iglesias y a todo lo santo porque busca su gloria.

Nada te turbe, pueblo Mío, Yo estaré contigo en tu corazón y en todas las almas que viven en Mi Gracia. Los Santos Ángeles bajarán del Cielo y os confortarán en el sufrimiento más grande que ha vivido la Tierra. ¡Oh, pueblo Mío!, no descansa Mi Santo Corazón hasta que no estés Conmigo en el Reino de Mi Padre. Los peligros te acechan día y noche pero tú vives tranquilo y confiado, y no estás en guardia. No, pueblo Mío, tus ojos deben estar vigilantes pues el león rugiente[3] busca a quien devorar y tu alma debe estar protegida por Mis Sacramentos. No echéis en saco roto lo que una y otra vez os digo para vuestra Salvación.

Mi Venida es inminente, está cercana en los días y las horas; pero tú, pueblo Mío, sólo buscas el conocimiento de las cosas que sólo corresponden a Dios. Prepara tu alma, prepara tu corazón, prepara tu vida porque llego, llego a ti, pueblo Mío. El hombre busca sabiduría de este mundo y conocer los secretos que nunca le han sido revelados, pero no persigue en igual manera la Salvación.

No es tarde para empezar pero, pueblo de Mis entrañas, el momento culminante se acerca y no estáis preparados. Una tormenta solar, un terremoto, signos en el cielo y toda clase de prodigios en el cielo y la Tierra veréis. Todo es de vuestro Dios: El Cielo y la Tierra, y todo os anunciará que llego. Llego a ti, pueblo Mío, para lavar tus manchas del pecado que has cometido en este mundo perdido y sin rumbo. Vengo a ti para darte la Salvación. El Castigo es inminente, porque llega la Salvación, y no hay Salvación sin Justicia y sin la última oportunidad de la Salvación: el dolor y el sufrimiento. Ésta será la última oportunidad: Un Castigo permitido por vuestro Dios para la Salvación de vuestras almas.

Sin el dolor y el sufrimiento os lo prometéis felices y os olvidáis de vuestro Creador, de vuestro Redentor, de vuestro Santificador. Os olvidáis de la Cruz y os perdéis en el pecado y en todos los males de este mundo, os creéis dioses y no necesitáis la ternura y la mano Misericordiosa de vuestro Dios. Por eso vengo como Juez de Justicia y como Amor de Misericordia[4]; no puede ser sólo amor de misericordia, pues no hay justicia sin misericordia y no hay misericordia sin justicia.

Un Juez Justo viene a por Su pueblo redimido con Su Sangre[5], redimido con Su Amor, redimido con el Dolor y el Sufrimiento de Mi Cruz[6].

¿Dónde está tu cruz? ¿Dónde están tus lágrimas[7] que te llevan a implorar el Amor de Mi Santo Corazón? En los días venideros se oirán campanas de Gloria y gritos y lágrimas de dolor y de justicia porque este mundo se ha apartado de la Cruz[8] y a la cruz la llaman castigo, pero no redentor, sino castigo cruel y sin sentido, y por ello, poco a poco, se van apartando del sentido del dolor y el sufrimiento. En los campos de concentración, en las guerras y terremotos se han salvado almas que de otra manera no lo hubieran hecho. El Señor lo permite para el bien de las almas, como el Padre Eterno permitió Mi Cruz[9] para vuestra Salvación.

Desde que el orgulloso y soberbio[10] ángel desafió al Dios del Universo y se apartó de Él con sus ángeles malvados y engreídos, el mundo tiene una condena por seguirle y adorarle, y esa condena tendrá un justo Juicio y Castigo.

¡Oh, pueblo Mío!, tu Señor te revela los acontecimientos venideros[11]; tú, hijo, medítalo en el silencio de tu vida, busca momentos de silencio y escucha a tu Señor que te habla, que te grita: Ponte a trabajar en el camino de tu salvación.

La Cruz es el puente entre el Cielo y la Tierra. Deberás pasar por este puente para ir al Cielo.

Déjate clavar en la Cruz de tu Redentor, en ella está Mi Sangre que lavará todos tus delitos.

Sé constante en la oración y verás Mis Palabras a la Luz del Espíritu Santo y entenderás, entenderás Mis Palabras y Mi grito de Salvación a tu corazón. Sé fiel en acercarte a la Confesión, un alma en estado de Gracia entiende con más sabiduría Mis Palabras y el sentido de Mi Cruz, del dolor y del sufrimiento.

¡Oh, pueblo Mío!, cuántas almas en su cruz se han salvado y fuera de ella se hubieran perdido y hubieran sido presa fácil de las garras de Satanás y hubieran acabado en el mismo infierno. Ama tu cruz porque vendrán días de dolor y de purificación. Mira al cielo y piensa que el dolor termina, pero la Vida Eterna[12] será para siempre. Vale la pena sufrir para alcanzar tan gran Don. Ánimo y adelante en vuestra lucha contra los poderes de este mundo[13] que sólo buscan vuestra perdición.

Habladme, hijos, habladme en vuestra oración, en vuestro silencio y escuchad Mi Voz en vuestro corazón que os dice: Os amo, os quiero; venid Conmigo al Paraíso, dejad que Mi Salvación entre en vuestra vida como el Tesoro más grande. No despreciéis este momento de Salvación en vuestra vida.

Coged vuestra cruz cada día y preparaos para sufrir, sufrir para gozar del Cielo, de la Vida Eterna. Mis caminos[14] son vuestros[15] caminos, os dije; sí, hijos, mirad Mi camino, meditad en él, porque es el vuestro. ¿Qué discípulo no quiere ser como su maestro? Pues si rechazáis Mi camino, rechazáis vuestra salvación. Mi camino fue obedecer la Voluntad de Mi Padre[16] que está en el Cielo y rige los destinos de todo lo creado para el bien y la salvación de todo lo que ni conocéis. Todo entra en el plan de Salvación, nada quedará fuera.

Preparaos, hijos, porque llega el calvario y la Cruz redentora a este mundo, que no quiere hablar del dolor, sólo de la alegría vana y perversa, porque os ata a este mundo y os hace olvidar vuestra condición de peregrinos, que camináis hacia la casa definitiva, eterna. Yo os espero para que lavéis vuestras manchas de pecado y os encaminéis en esta recta final. Cogeos fuerte de Mi Mano, y no os soltéis pase lo que pase; fiaros de vuestro Salvador, confiad en Mi Amor por vosotros, hijos de Mi alma.

La desconfianza hiere Mi Santo Corazón, como la lanza que abrió Mi Costado[17]. No seáis desconfiados y pensad que el dolor y el sufrimiento vividos en la obediencia a la Voluntad de Mi Padre es vuestra Salvación. Cuántas almas, hijos, han encontrado la verdadera alegría en el dolor aceptado con humildad y con paz, sabiendo que si Dios Padre lo permite es para el bien[18], para un bien inconmensurable en sus almas y en las almas de todos los hombres.

¡Oh, hijos!, el valor del dolor y el sufrimiento se está perdiendo, diluyendo en este mundo de placer y de sólo querer dar las noticias que desean escuchar vuestros oídos de pecado. No, hijos, que el dolor purifica y alegra el alma cuando se ofrece al Padre unido a Mí; en la Santa Cruz que trajo el Bien y la Gracia, la Redención[19] a un mundo que estaba abocado a la condenación eterna de todos los hombres.

Sin la Cruz ningún alma se hubiera salvado. Mi Madre Santísima fue redimida en Mi Santa Cruz y elegida desde toda la eternidad sin mancha ni pecado para colaborar en la Redención del mundo. Fue elegida desde la Redención de Su Alma como todas las criaturas de Dios Padre.

Mi Cruz salva[20], redime. Unid vuestra cruz a la Mía en un acto de amor y de confianza. No desconfiéis del Amor de Dios, cuando veáis morir a vuestros hermanos, niños, ancianos; no, no desconfiéis, ellos están en Mis Manos como vosotros, y, si su hora ha llegado, alegraos de que dejen este mundo de pecado; sólo preocupaos de que las almas estén en Gracia en el momento de morir, que se acojan a Mi Salvación en el último instante si han vivido alejados de Mí, pero no desconfiéis del Amor de Dios. Un día comprenderéis, entenderéis, porque la muerte, lejos de ser un mal, es una puerta que os lleva a Mí y a una Eternidad de Amor, si el alma quiere y acepta Mi Salvación. Desead la paz y la gloria en la que viven Mis almas salvadas y redimidas, que han aceptado y querido la Salvación de Mi Cruz. Hijos, preparaos para vivir la cruz; la Cruz que Redime y Salva en la purificación del dolor y del sufrimiento.

Almas de Mi Padre, coged vuestro cayado y uníos a Mí en el último rescate de este mundo; id a por las ovejas perdidas porque ya no habrá más tiempo para vivir este apostolado. Después el mundo quedará abocado a la perdición y sólo las almas que quieren Mi Salvación encontrarán esos resquicios de Luz y de Gloria que serán su oportunidad de Salvación. El Espíritu Santo gime[21] en cada alma por vosotros hasta el final.

Rezad por el Santo Padre. Rezad por Mi Iglesia, tantas veces perdida y sin rumbo y presa de Satanás. Pero no temáis, Yo estoy con vosotros y las puertas del infierno no prevalecerán sobre ella, pero será limpiada con rigor de todas sus manchas. Ay del que extravíe[22] a Mis ovejas, a Mi pueblo, más le hubiera valido no haber nacido[23] porque la Justicia de Dios Omnipotente caerá sobre él con un rigor que no podéis conocer pues excede todo conocimiento mortal. Más le hubiera valido no nacer al que lleve al infierno una sola alma de Mi Padre, porque el castigo será tan cruel como el de esa pobre alma que fiándose de sus perversas palabras se aparta del camino de Dios; las dos caerán en la fosa pero os aseguro que el que extravía a un alma sufrirá los tormentos más crueles del infierno y para toda la eternidad. ¡Oh, el dolor que causan al Corazón de Mi Padre Santo! ¡Oh, el dolor que causan a Mi pobre Corazón tan lastimado por sus ofensas e ingratitudes! No hay demonio más cruel que los hijos de los hombres por los que he vertido Mi Sangre y en su camino extravían a las ovejas de Mi pueblo, Israel. Qué ingratos y crueles, más les hubiera valido no nacer que causar este dolor a Mi Santo Corazón. Os aseguro que no habrá piedad para los que lleven a la perdición a una sola alma. Rezad por Mi Iglesia, tan perseguida; rezad sin desfallecer. Un día se os pagarán todos vuestros desvelos en el Cielo que os he prometido[24].

Es tiempo de lavar las manchas, de purificar este mundo con el rigor y la justicia. Nada es para siempre, sólo la eternidad; poneos en camino para alcanzar tan gran Don: el Cielo.

Yo os espero. Venid a Mí, ovejitas de Mi rebaño[25]; venid a Mí, no os soltéis de Mi Mano.

Coged Mi Cayado[26], en él está Mi Mano; ayudadme a recoger a las últimas ovejas descarriadas. Amén. Amén.

Preparaos para el dolor y el sufrimiento, vividlo siempre desde Mi Cruz; nunca solos, no tendréis fuerzas.

El Espíritu Santo os consolará[27] y en Él encontraréis la fuerza y la paz para vivir el calvario, la purificación de este mundo y de vuestras almas.

Mirad la Gloria de Dios, hacia Ella camináis. No os apartéis del camino de vuestro Salvador.

Yo, Jesús, estoy con vosotros y os aliento y os animo en vuestro caminar. Miradme en la Cruz y encontraréis vuestra fuerza.

Ánimo, hijos, que estoy con vosotros[28] y no Me aparto de vosotros.

________________________
[1] Dt 6, 4
[2] Is 43, 11 ; Hch 4, 12 ; 1Tim 2, 5
[3] 1Pe 5, 8
[4] Sal 89, 15
[5] Ef 1, 7
[6] Mt 26 y 27
[7] Mt 5,5
[8] Mt 5,10-12
[9] Mt 26, 39
[10] Mt 25, 41 ; Ap 12, 7-9.
[11] Jn 16, 12-15
[12] Dan 12, 2
[13] Ef 6, 12
[14] Jn 14, 6
[15] Jn 15, 18-20; CICat 677.
[16] Flp 2, 8-11
[17] Jn 19, 34
[18] Rom 8, 28
[19] 1Jn 2, 2
[20] 1Pe 2, 24
[21] Rom 8, 26-27
[22] Lc 17, 1-2
[23] Mt 26,24
[24] Jn 14, 2-3
[25] Jn 10, 11
[26] Sal 23
[27] Jn 14, 16-17
[28] Mt 28, 21

Fuente:
http://www.elpastorsupremo.es/wp-content/uploads/2016/11/MENSAJE-29.pdf

Mensajes de la vidente Isabel publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/vidente-isabel/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

Programa de Reparación Nacional en Nigeria para la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz y Nuestra Señora de los Dolores.

Apariciones de Jesús y María

VIDENTE BERNABÉ NWOYE / OLO, ESTADO DE ENUGU, NIGERIA
(Con Aprobación Eclesiástica)

Invitación a los devotos de la Preciosa Sangre a seguir de la mejor manera que podamos, desde nuestros hogares o parroquias, el Programa de Reparación Nacional en Nigeria para la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz y Nuestra Señora de los Dolores, comenzando especialmente a la medianoche del 13 al 14 de Septiembre con la Oración de la Corona de Renovación como lo pidió la Virgen, el 7 de Junio de 2003.

PROGRAMA DE REPARACIÓN NACIONAL
del 13 al 16 de Septiembre

Para la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz
y Nuestra Señora de los Dolores

Quinto Llamado Reparación de Septiembre

13 DE SEPTIEMBRE:

Notas:         

  1. “Ya te he dicho que el resto del mundo se te unirá el 13 de Septiembre.
  2. Debes agrupar a todo el que venga el 13, en doce. Debes hacer…

Ver la entrada original 36.291 palabras más

Publicado en Mensajes | Deja un comentario

Corona de Renovación para las Vísperas de la Exaltación de la Santa Cruz.

Apariciones de Jesús y María

Corona de Renovación

Las Rosas del Reino Glorioso[1]
(Bernabé Nwoye – Nigeria) 

CORONILLA DE RENOVACIÓN PARA RECIBIR EL ESPÍRITU DE PENTECOSTÉS 14 SEPTIEMBCoronilla de Renovación

La Coronilla se recita sobre las cuentas de un Rosario de Cinco Misterios.

7 de Junio de 2003
Mensaje de Nuestra Señora:

“Yo vengo a ofreceros, a vosotros y al mundo entero, otro gran don de Manos del Padre Eterno. Es un don de alegría para todos los corazones que han recibido el Reino de Dios, y también un don de verdadero arrepentimiento para todos aquellos que lo reciban con esperanza. Es el don de las Rosas del Reino Glorioso… Esta Oración será usada para dar la bienvenida a la Fiesta del Glorioso Reino, a la Medianoche del 13 al 14 de Septiembre[2]; y para cerrar el día, hacia las 11:00 pm, del 14 de Septiembre, antes del beso de la Cruz, a la medianoche. La Oración será cantada y ofrecida en…

Ver la entrada original 4.327 palabras más

Publicado en Mensajes | Deja un comentario