Adoración en Vivo


Sea por siempre bendito y alabado
Jesús Sacramentado. 

(Puede bajar el volumen si le molesta) 

Tantum Ergo

Santo Tomás de Aquino, Italia (1225-1274) 


Tantum ergo Sacraméntum,

venerémur cérnui:
Et antíquum documentum
novo cedat rítui;
præstet fides suppleméntum
sénsuum deféctui.

Genitori, Genitóque,
laus et jubilátio;
salus, honor, virtus quoque,
sit et benedíctio.
Procedénti ab utróque
compar sit laudátio.
Amén.

V:  Les diste Pan del Cielo.
R:  Que contiene en Sí todo deleite.


Oración:
¡Oh! Dios, que en este Sacramento admirable nos dejaste el Memorial de Tu Pasión, Te pedimos que nos concedas venerar de tal modo los Sagrados Misterios de Tu Cuerpo y de Tu Sangre, que experimentemos constantemente en nosotros el Fruto de Tu Redención. Tú, que Vives y Reinas por los siglos de los siglos. Amén.


ALABANZAS DE REPARACIÓN
A JESÚS SACRAMENTADO

  • Bendito sea Dios.
  • Bendito sea Su Santo Nombre.
  • Bendito sea Jesucristo, Verdadero Dios y Verdadero Hombre.
  • Bendito sea el Nombre de Jesús.
  • Bendito sea Su Sacratísimo Corazón.
  • Bendita sea Su Preciosísima Sangre.
  • Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
  • Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
  • Bendita sea la Excelsa Madre de Dios, María Santísima.
  • Bendita sea Su Santa e Inmaculada Concepción.
  • Bendita sea Su Gloriosa Asunción.
  • Bendito sea el Nombre de María, Virgen y Madre.
  • Bendito sea San José, Su Castísimo Esposo.
  • Bendito sea Dios en Sus Ángeles y en Sus Santos.

Señor, danos Sacerdotes.
       — Señor, danos Sacerdotes.

Señor, danos muchos Sacerdotes.
       — Señor, danos muchos Sacerdotes.

Señor, danos muchos Santos Sacerdotes.
       — Señor, danos muchos Santos Sacerdotes.

V:  Alabado sea el Santísimo Sacramento.
R:  Sea por siempre bendito y alabado (Tres veces). Amén.

 

(Puede bajar el volumen si le molesta) 


OFRECIMIENTO

Dios mío y Señor mío:

Creo firmemente que estás Presente en la Santa Eucaristía. Te adoro Oculto bajo las Especies Sacramentales y Te doy gracias por haberme dado a conocer tan profundo Misterio.

Recibe, ¡oh Jesús!, mis homenajes, unidos a los de los Ángeles Custodios de este Santuario. Te  ofrezco,  para suplir la gloria que dejan de tributarte muchas de Tus criaturas, los Esplendores mismos que Tú ocultas. Te ofrezco la eterna gratitud de los Santos por todos los beneficios que proceden de la Santa Eucaristía. Haz, Señor, que sea conocida y honrada en todo el Universo.

Te ofrezco, particularmente, esta hora de adoración, para darte gracias por la institución de este Divino Sacramento; para honrarte en todas las Sagradas Hostias que hay en todos los Altares y Sagrarios del mundo, en reparación de todas las ofensas que se Te infieren diariamente en la Eucaristía con las comuniones sacrílegas, profanaciones, blasfemias, impiedades y herejías.

Y finalmente, Te la ofrezco, para compensar el abandono y pobreza en que la adorable Eucaristía mora en tantas Iglesias. Inunda, ¡oh, Jesús mío!, de Tu Misericordia estos instantes de adoración y conversación Contigo; presérvame de toda distracción en esta hora santa que vengo a dedicarte. Amén.

Bendito y alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar:
En el Cielo, en la Tierra,
en las profundidades del abismo y en todo lugar
(TRES VECES). 
Amén.


Las Siete Estaciones a Jesús Sacramentado

PRIMERA ESTACIÓN:

Soberano Señor Sacramentado,
aquí está un pecador arrepentido
de haber Tus Mandamientos quebrantado,
y Tus Leyes Divinas infringido.
Aquí me tienes, a Tus pies postrado,
y me pesa el haberte ofendido.
Pequé, Señor, he caído en desgracia,
imploro Tu perdón, dame Tu gracia.

  • Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V.  Santísimo Sacramento, seas bendito y alabado.
R.  Y eternamente adorado, ¡oh Soberano Portento!


SEGUNDA ESTACIÓN:

De Tu Misericordia, Dios Piadoso,
perdón espera mi alma arrepentida;
pues sé que eres afable y bondadoso
y Te gozas en verla convertida.
A Ti, Dios compasivo y generoso,
Te prometo la enmienda de mi vida
y me pesa del tiempo que he pasado
ofendiéndote, ¡oh Dios Sacramentad!

  • Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V.  Santísimo Sacramento, seas bendito y alabado.
R.  Y eternamente adorado, ¡oh Soberano Portento!


TERCERA ESTACIÓN:

Misericordia, ¡oh Dios Omnipotente!,
imploro humilde, apiádate de mí.
Y repito otra vez ingenuamente:
Me pesa, ¡oh Dios! cuanto Te ofendí.
A Tus sagrados pies sinceramente
cumplirte ofrezco lo que prometí;
ya ves que está mi corazón contrito
afírmame en Tu Amor, Dios Infinito.

  • Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V.  Santísimo Sacramento, seas bendito y alabado.
R.  Y eternamente adorado, ¡oh Soberano Portento!


CUARTA ESTACIÓN:

En Ti, mi Dios, está mi pensamiento
y absorta contemplándote mi alma,
ilumina, Señor, mi entendimiento,
a mis pasiones dales dulce calma.
De cuanto Te ofendí, ya me arrepiento
y me presento con olivo y palma,
símbolos son, pura fe y concordia:
Misericordia, ¡oh Dios!, Misericordia.

  • Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V.  Santísimo Sacramento, seas bendito y alabado.
R.  Y eternamente adorado, ¡oh Soberano Portento!


QUINTA ESTACIÓN:

Siento un júbilo suave, un gran contento,
postrado ante ese Altar, considerando
que estás, Señor, en ese Sacramento,
que es a mi Dios a quien estoy hablando,
¡Qué grande Majestad! ¡Qué gran Portento!
¡Oh, qué amable Verdad, estoy gustando!
Sacramento Divino, yo Te adoro;
Te venero con fe, Tu gracias imploro.

  • Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V.  Santísimo Sacramento, seas bendito y alabado.
R.  Y eternamente adorado, ¡oh Soberano Portento!


SEXTA ESTACIÓN:

No es posible que exista en este suelo
quien merezca cariño puro y fino
como el que Te consagro, ¡oh Dios del Cielo!
Tú solo eres mi Amor, Jesús Divino.
Tú eres mi Redentor y mi Consuelo;
todo cuanto en Ti veo es peregrino
se enajena mi alma al contemplarte
y siento gran placer al venerarte.

  • Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V.  Santísimo Sacramento, seas bendito y alabado.
R.  Y eternamente adorado, ¡oh Soberano Portento!


SÉPTIMA ESTACIÓN:

Para pagarte, Señor mío, en algo
lo mucho que pecando Te ofendí,
es nada lo que puedo y lo que valgo
mas Te diré que estoy arrepentido;
ya del mal vivir con brío salgo
por Tu gracia, oh Dios, fortalecido
para ayunar, orar y en penitencia,
prestar siempre a Tus Leyes obediencia.

  • Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V.  Santísimo Sacramento, seas bendito y alabado.
R.  Y eternamente adorado, ¡oh Soberano Portento!


OFRECIMIENTO DE LA ESTACIÓN

En memoria, Señor de Tu Pasión,
de Tu Muerte en la Cruz, de Tu Agonía,
porque tanto se aflige el alma mía;
yo Te ofrezco, Señor, esta estación.
¡Ojala que me guíe a salvación!,
pues todos mis sentidos a porfía,
con respeto, contento y alegría
se enajenan en Tu contemplación.

De un pecador contrito y humillado,
dígnate recibir aquí esta ofrenda;
concédeme Tus gracias, Dios amado,
y Tu Misericordia a mí descienda,
pues Te adoro, Señor, con fe sincera
y con fervor mi alma Te venera.

 

(Puede bajar el volumen si le molesta)

1ª Coronilla a Jesús Sacramentado

I

Señor, en Tu Divina Presencia,
me inclino como ante el Rey,
para exaltar Tu Grandeza.

Se repite CINCO VECES:

V:  ¡Viva Jesús Sacramentado!
R:  ¡Viva y de todos sea amado!

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

II

Señor, a Tu Divina Presencia,
regreso como el hijo pródigo,
para implorar Tu Perdón. 

Se repite CINCO VECES:

V:  ¡Viva Jesús Sacramentado!
R:  ¡Viva y de todos sea amado!

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

III 

Señor, a Tu Divina Presencia,
me llego como los Apóstoles,
para escuchar Tu Enseñanza. 

Se repite CINCO VECES:

V:  ¡Viva Jesús Sacramentado!
R:  ¡Viva y de todos sea amado!

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

IV 

Señor, a Tu Divina Presencia,
acudo como el enfermo del Evangelio,
para recibir la salud. 

Se repite CINCO VECES:

V:  ¡Viva Jesús Sacramentado!
R:  ¡Viva y de todos sea amado!

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

V 

Señor, en Tu Divina Presencia,
me postro como la Magdalena,
para llorar por mis culpas. 

Se repite CINCO VECES:

V:  ¡Viva Jesús Sacramentado!
R:  ¡Viva y de todos sea amado!

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.


Oración:
Señor, rendido (a) a Tus Pies imploro clemencia, en desagravio del Santísimo Sacramento y en favor de nosotros, los pecadores; ya que en la Cruz Tú Mismo dijiste: ‘Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen.’ (Lc. 23, 34).


PROFESIÓN DE FE A JESÚS SACRAMENTADO
Santo Tomás de Aquino, Italia (1225-1274)

Te adoro con devoción, Dios Escondido, oculto verdaderamente bajo estas Especies, a Ti se somete mi corazón por completo, y se rinde totalmente al contemplarte.

Al juzgar de Ti se equivocan la vista, el tacto y el gusto, pero basta el oído para creer con firmeza; creo todo lo que me ha dicho el Hijo de Dios: Nada es más verdadero que esta Palabra de Vida.

En la Cruz se escondía sólo la Divinidad, pero aquí se esconde también la Humanidad. Sin embargo, creo y confieso ambas cosas, y pido lo que pidió aquel ladrón arrepentido: ‘Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con Tu Reino.’ (Lc. 23, 42)

No veo las Llagas como las vio Tomás, pero confieso que eres mi Dios: Haz que yo crea más y más en Ti, que en Ti espere, que Te ame.

¡Oh, Memorial de la Muerte del Señor! Pan Vivo, que das vida al hombre: Concede a mi alma que de Ti viva y que siempre saboree Tu Dulzura.

Señor Jesús, Piadoso Pelícano, límpiame a mí con Tu Sangre; de la que una sola Gota puede liberar de todos los crímenes al mundo entero.

Jesús, a Quien ahora veo Oculto, Te ruego que se cumpla lo que tanto ansío: Que al mirar Tu Rostro cara a cara, sea yo feliz viendo Tu Gloria. Amén.


Desde el Santuario de La Divina Misericordia, Polonia

Hacer clic en la imagen para enlazar en transmisión directa


2ª Coronilla a Jesús Sacramentado

I

Mi Jesús Sacramentado,
Padre Divino, Amoroso,
porque Eres tan Generoso
y digno de ser amado,
pésame de haber pecado,
me propongo no ofenderte.
Con toda el alma y la vida
quiero amarte hasta la muerte.

Se repite CINCO VECES:

V:  ¡A Jesús amo, a Jesús contemplo!
R:  ¡Alabado sea el Santísimo Sacramento!

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

II

Jesús en el Sacramento
es nuestro Padre querido,
Dulce, Tierno, Compasivo,
que por salvarnos murió. 

Se repite CINCO VECES:

V:  ¡A Jesús amo, a Jesús contemplo!
R:  ¡Alabado sea el Santísimo Sacramento!

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

III

Que nos perdone amoroso
cuando, ingratos, Le ofendemos,
siempre que humildes lleguemos
a Su Amante Corazón. 

Se repite CINCO VECES:

V:  ¡A Jesús amo, a Jesús contemplo!
R:  ¡Alabado sea el Santísimo Sacramento!

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

IV

Que nos dice cuando viene
a buscarnos con amor,
que las delicias del alma
están en Su Corazón.

Se repite CINCO VECES:

V:  ¡A Jesús amo, a Jesús contemplo!
R:  ¡Alabado sea el Santísimo Sacramento!

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

V

Amémosle reverentes,
adorémosle rendidos,
que no encuentre nuestro olvido
en pago de tanto Amor. 

Se repite CINCO VECES:

V:  ¡A Jesús amo, a Jesús contemplo!
R:  ¡Alabado sea el Santísimo Sacramento!

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Conocido, querido y adorado
sea de todos Jesús Sacramentado,
a Quien Le pido, humilde y reverente,
haga que yo Le alabe dignamente
y el corazón encienda en llama pura,
para sentir del Suyo la dulzura.

Virgen, Reina Soberana,
Madre de toda piedad,
llévale a Jesús mi alma
por toda la eternidad. 

Ofrecimiento:
Te suplicamos, Padre Eterno, por Tu Infinita Misericordia y por los Méritos de nuestro Señor Jesucristo, Te dignes concedernos la Gracia de ganar las indulgencias que, del Tesoro de la Iglesia, han concedido los Sumos Pontífices a los fieles que rezan esta Corona a Jesús Sacramentado, y que hagamos intención de lucrar en satisfacción de nuestros pecados, y por el eterno descanso de las benditas Almas del Purgatorio, prefiriendo las que sean de Tu Divino agrado y de nuestra mayor obligación. Amén.

Alabado, adorado, amado y correspondido
sea a cada momento, el Corazón Eucarístico de Jesús,
en todos los Tabernáculos del mundo,
hasta la consumación de los siglos.
Amén.


Adoración Perpetua Misión por el Amor de Dios
en todo el Mundo

Hacer clic en la imagen para enlazar en transmisión directa.


ACTO DE AMOR Y REPARACIÓN 
A JESÚS SACRAMENTADO

¡Divino Salvador de las almas! Aquí estoy postrado (a) ante Tu Real y Soberana Presencia, adorándote en el Augusto Sacramento, donde Te dignas permanecer como Cautivo de mi amor. Y lleno mi corazón de pena, al pensar en tantos desdichados que por el desprecio de ese Amor, pierden imprudentemente los Frutos de Tu Pasión y Muerte.

Acepta, pues, que una yo en este momento, mis gemidos a los Tuyos, mis lágrimas a las que por tal causa brotaron de Tus Santísimos Ojos, mi compasión a los Dolores que por tan enorme ingratitud desgarran Tu Tierno Corazón; permitiendo al propio tiempo que Te ruegue por los que no Te ruegan, Te bendiga por los que Te maldicen y Te honre por los infieles que Te ultrajan.

Con la mayor energía de mi alma, deseo adorarte y alabarte en todos los instantes de mi vida, y en todos los Sagrarios de la Tierra; y con la suprema intensidad de mis afectos, suba,  Señor,  hasta Ti este doloroso grito de expiación y de arrepentimiento, que el pesar arranca de mi contrito corazón:

  • Por mis pecados, por los de mis pa-dres, hijos, hermanos y amigos, y por los del mundo entero.
         — Perdón, Señor, perdón.
  • Por la profanación de los templos, el abuso de los Sacramentos y los ultrajes al Augusto Tabernáculo.
         — Perdón, Señor, perdón.
  • Por la resistencia a la obediencia de Tu Santa Voluntad.
         — Perdón, Señor, perdón.
  • Por los insultos hechos a Tus Imágenes y a las de la Santísima Virgen.
         — Perdón, Señor, perdón.
  • Por las blasfemias, profanaciones de los días santos y violación de los ayunos.
         — Perdón, Señor, perdón.
  • Por las infidelidades de las almas consagradas a Ti.
         — Perdón, Señor, perdón.
  • Por la tibieza de los justos, y la resistencia a la Gracia, por parte de los pecadores.
         — Perdón, Señor, perdón.
  • Por las murmuraciones y calumnias con que se desgarran las reputaciones ajenas.
         — Perdón, Señor, perdón.
  • Por las mentiras de la prensa impía y blasfema.
         — Perdón, Señor, perdón.
  • Por las horrendas maquinaciones de tenebrosas sectas.
         — Perdón, Señor, perdón.
  • Por el adulterio de los esposos, las negligencias de los padres y las faltas de los hijos.
         — Perdón, Señor, perdón.
  • Por los atracos, estafas, crímenes, abortos, secuestros y guerras.
         — Perdón, Señor, perdón.
  • Por la injusticia social y violación a los derechos
         — Perdón, Señor, perdón.
  • Por la inclinación actual a la homosexualidad, inmoralidades, escándalos y borracheras.
         — Perdón, Señor, perdón.
  • Por el tráfico de drogas, adicción a los juegos de azar, frivolidad y corrupción del mundo.
         — Perdón, Señor, perdón.

Oración:
Perdón, Señor, y piedad para mi pobre alma, tan necesitada de Tu Gracia. Que la Luz de Tus Divinos Ojos no se aparte jamás de mí. Encadena a las puertas de Tu Tabernáculo mi inconstante corazón; hazle sentir los Incendios del Tuyo, y en vista de mis propias ingratitudes y rebeldías que se deshaga de pena, llore lágrimas de contrición y que viva muriendo de amor. Te pido, Jesús, por intercesión de la Santísima Virgen María, que este mundo sea salvado mediante una intervención extraordinaria de Tu Amor Misericordioso. Amén.


Transmisión en directo desde el Santuario de Fátima Oficial

ORACIÓN POR LOS SACERDOTES [1]

Guárdalos, Te pido, Amado Señor.
Protégelos, Jesús, con Divino Amor.
Cada día se ofrecen a Ti sin cesar,
consumiendo su vida ante Tu Altar.

Guárdalos del mundo, Señor, donde están,
pues aún, separados, los persigue Satán.
Si placeres mundanos les llegase a tentar,
Corazón de Jesús, favor de abrigar.

Confórtalos, Dios mío, en pena y dolor.
Disipa de sus almas, angustia y pavor.
En el desaliento y la soledad,
acércate, Jesús, y socorro prestad.

A los Sacerdotes protege y defiende,
cuando solos y tristes se encuentren.
También son humanos y, con ánimo frágil,
su alma se abruma, sintiéndose débil.

Guárdalos sin mancha, cual Hostia sin par,
que acarician a diario en el Santo Altar.
Ahora, dígnate, Señor, bendecir
sus obras, palabras y todo sentir.

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.


SÚPLICAS EN FAVOR DEL CLERO

  • Al Vicario de Cristo, el Papa, llénalo de Tu Gracia, Señor.
  • A los Cardenales y Nuncios Apostólicos, dales Tu Luz, Señor.
  • A los Arzobispos y Obispos, dales Tus Dones, Señor.
  • A los Sacerdotes Párrocos, dales Sabiduría, Señor.
  • A los Sacerdotes Vicarios, guíalos, Señor.
  • A los Sacerdotes Misioneros, protégelos, Se-ñor.
  • A los Sacerdotes Predicadores, asístelos con Tu Verbo, Señor.
  • A los Sacerdotes, Directores de almas, instrúyelos, Señor.
  • A los Sacerdotes Religiosos, hazlos perfectos, Señor.
  • A los Sacerdotes de Seminarios, dales Tu Ciencia, Señor.
  • A los Sacerdotes en peligro, sálvalos, Señor.
  • A los Sacerdotes tentados, líbralos, Señor.
  • A los Sacerdotes en pecado, perdónalos, Señor.
  • A los Sacerdotes tibios, enciéndelos en Tu Amor, Señor.
  • A los Sacerdotes pobres, socórrelos, Señor.
  • A los Sacerdotes débiles, fortalécelos, Señor.
  • A los Sacerdotes turbados, dales la Paz, Señor.
  • A los Sacerdotes aislados, acompáñalos, Señor.
  • A los sacerdotes apegados a las cosas de la Tierra, rompe sus cadenas, Señor.
  • A los Sacerdotes enfermos, sánalos, Señor.
  • A los Sacerdotes ancianos, sostenlos, Señor.
  • A los Sacerdotes difuntos, llévalos a la Gloria, Señor.
  • De toda la Iglesia Militante y Purgante, apiádate, Señor.

¡María, Reina del Clero! Ruega por ellos.

 


Difusión en directo desde La Gruta de Lourdes


[1] Imprimatur: † D. Card. Dougherty, Arzobispo de Philadelphia.

Enlaces a todas las Oraciones en PDF publicadas en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/oraciones/

Anuncios