Ofrenda de Las Santas Llagas, por Santa Brígida

Ofrenda de Las Santas Llagas

LOS SIETE DERRAMAMIENTOS DE LA PRECIOSA SANGRE DE JESÚS
Santa Brígida, Suecia (1302-1373)

Promesas

  • “Las personas que recitaren cada día, durante doce años, siete Padre Nuestros y siete Ave Marías, con las oraciones indicadas tendrán las siguientes Gracias:
  • No irán al Purgatorio. Yo las contaré en el número de los Mártires, como si hubiesen derramado su sangre por la Fe.
  • Yo conservaré en estado de gracia a tres miembros de su familia…
  • Los miembros de su parentela hasta la cuar-ta generación, serán preservados del infierno.”


†  Por la señal de la Santa Cruz.
†  De nuestros enemigos,
†  líbranos, Señor, Dios nuestro.

†  †En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

 El Credo

Creo en Dios, / Padre Todopoderoso, / Creador del Cielo y de la Tierra. / Creo en Jesucristo,  Su Único Hijo, nuestro Señor, / que fue concebido por Obra y Gracia del Espíritu Santo, / nació de Santa María Virgen, / padeció bajo el poder de Poncio   Pilato, / fue crucificado, muerto y sepultado, / descendió a los infiernos / y al tercer día, resucitó de entre los muertos; / subió a los Cielos / y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. / Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. / Creo en el Espíritu Santo, / en la Santa Iglesia Católica, / en la Comunión de los Santos, / en el perdón de los pecados, / en la resurrección de la carne / y en la vida eterna. / Amén.

Oración Inicial

¡Oh, mi Jesús! Recitaré siete veces la Oración del Padre Nuestro, unido (a) al Amor con el cual Tú lo has santificado y hecho perfecto en Tu Corazón.

Recibe estas oraciones de mis labios y hazlas perfectas, a fin de que ellas puedan procurar a la Santísima Trinidad la misma gloria y la misma alegría que Tú Le has dado por esta Oración en la Tierra.

Que este amor se difunda en Tu Humanidad Divina, para la glorificación de Tus Santas Llagas y de la Preciosa Sangre que has derramado. Amén.


1º DERRAMAMIENTO
La Circuncisión del Niño Jesús 

Jesús_circuncision_roelas2

En Tu Inocente Estación
Tu Pura Sangre Sagrada
principió a ser derramada
con la cruel Circuncisión.
Dueño de mi corazón,
mi Jesús, mi Redentor.        

R: Ten piedad de mí, Señor,
por esa Sangre vertida.
Suspende, Dios de mi vida,
Tu Justicia y Tu Rigor.
Dulce Jesús de mi alma,
Misericordia, Señor. 

Padre Eterno, por las Manos Inmaculadas de María y del Divino Corazón de Jesús, yo Te ofrezco las primeras Heridas, los primeros Dolores y la primera Sangre que Tu Hijo Jesús ha derramado, en reparación de los extravíos de mi juventud, y de los del mundo entero. Amén.

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.


2º DERRAMAMIENTO 
El Sudor de Sangre en la Agonía en el Huerto 

Jesús_oración en el Huerto

Afligido y angustiado
has estado en Tu Oración,
Sangre en el Huerto has Sudado:
hasta la tierra ha llegado
lo copioso del Sudor.

R: Ten piedad de mí, Señor,
por esa Sangre vertida.
Suspende, Dios de mi vida,
Tu Justicia y Tu Rigor.
Dulce Jesús de mi alma,
Misericordia, Señor. 

Padre Eterno, por las Manos Inmaculadas de María y del Divino Corazón de Jesús, yo Te ofrezco los intensos Sufrimientos de Tu Hijo Jesús durante Su Agonía en el Huerto y cada Gota de Su Sudor de Sangre, en reparación de mis durezas de corazón, y de las del mundo entero. Amén.

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.


3º DERRAMAMIENTO 
La Flagelación de Nuestro Señor Jesucristo 

Jesús_flagelación

En una columna atado,
y con terrible fiereza,
de los Pies a la Cabeza,
con azotes destrozado,
se ve Tu Cuerpo Llagado,
por el bien del pecador.

R: Ten piedad de mí, Señor,
por esa Sangre vertida.
Suspende, Dios de mi vida,
Tu Justicia y Tu Rigor.
Dulce Jesús de mi alma,
Misericordia, Señor. 

Padre Eterno, por las Manos Inmaculadas de María y del Divino Corazón de Jesús, yo Te ofrezco las innumerables Llagas, los crueles Sufrimientos y la Preciosa Sangre derramada en la Flagelación de Tu Hijo, Jesús, en reparación de mis pecados de la carne, y de los del mundo entero. Amén.

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.


4º DERRAMAMIENTO
La Coronación de Espinas 

Jesús_PasiónCristo_convento-de-santo-domingo

Con penetrantes espinas,
coronaron Tu Cabeza,
y mis culpas con fiereza
rompen Tus Sienes Divinas,
abriéndose así las minas
del Tesoro de Tu Amor.

R: Ten piedad de mí, Señor,
por esa Sangre vertida.
Suspende, Dios de mi vida,
Tu Justicia y Tu Rigor.
Dulce Jesús de mi alma,
Misericordia, Señor.  

Padre Eterno, por las Manos Inmaculadas de María y del Divino Corazón de Jesús, yo Te ofrezco las Llagas, las Torturas y la Preciosa Sangre de la Sagrada Cabeza de Tu Hijo, Jesús, derramada en la Coronación de Espinas, en reparación de mis pecados de orgullo y soberbia, y de los del mundo entero. Amén.

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.


5º DERRAMAMIENTO
La Cruz a Cuestas

Jesús carga la Cruz

Llegas con la Cruz a cuestas
al Calvario, y con presteza
Te quitaron con violencia
la vestidura sagrada;
la Carne salió pegada
a la túnica interior.

R: Ten piedad de mí, Señor,
por esa Sangre vertida.
Suspende, Dios de mi vida,
Tu Justicia y Tu Rigor.
Dulce Jesús de mi alma,
Misericordia, Señor. 

Padre Eterno, por las Manos Inmaculadas de María y del Divino Corazón de Jesús, yo Te ofrezco la Llaga del Hombro, los inmensos Dolores y la Preciosa Sangre derramada por Tu Hijo, Jesús, en Su Camino al Calvario, en reparación de mis pecados de rebeldía y desobediencia a Tus Mandamientos, y de los del mundo entero. Amén.

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.


6º DERRAMAMIENTO
La Crucifixión de Jesús

Jesús_crucifixión

Tus Sagrados Pies y Manos
con duros clavos clavaron,
y en alto Te levantaron,
en el árbol de la Cruz,
quedando, mi Buen Jesús,
sangrando como raudales.

R: Ten piedad de mí, Señor,
por esa Sangre vertida.
Suspende, Dios de mi vida,
Tu Justicia y Tu Rigor.
Dulce Jesús de mi alma,
Misericordia, Señor. 

Padre Eterno, por las Manos Inmaculadas de María y del Divino Corazón de Jesús, yo Te ofrezco a Tu Divino Hijo, Jesús, clavado y luego alzado en la Cruz, las Sagradas Llagas de Sus Manos y Pies, la Preciosa Sangre que derramó por nosotros, Su extrema Pobreza y Su entera Obediencia, todos los tormentos de Su Alma y de Su Cuerpo, Su Muerte Redentora, y la renovación de Su Calvario en todas las Misas de la Tierra, en reparación de las desobediencias a los Votos y a las Reglas Monásticas, y en expiación de mis pecados, y de los del mundo entero. Amén.

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.


7º DERRAMAMIENTO
El Costado de Jesús Traspasado por la Lanza 

Jesús_la lanzada

Un atrevido soldado
aún mirándote ya Muerto,
con una lanza Te ha abierto
Tu Santísimo Costado.
Agua y Sangre ha derramado
para bien del pecador.

R: Ten piedad de mí, Señor,
por esa Sangre vertida.
Suspende, Dios de mi vida,
Tu Justicia y Tu Rigor.
Dulce Jesús de mi alma,
Misericordia, Señor.  

Padre Eterno, dígnate admitir, por las necesidades de la Santa Iglesia, y en reparación de todos los pecados del mundo, la Preciosa Sangre brotada de la Llaga del Corazón de Tu Hijo, Jesús. Sé para nosotros Propicio y Misericordioso.

Sangre Preciosa de Jesús, última Divina Sustancia de Su Sagrado Corazón, lávanos de nuestros pecados conocidos y desconocidos. Agua del Costado de Cristo presérvanos de los castigos merecidos, y extingue para nosotros y para las Santas Almas, las llamas del Purgatorio. Amén.

  • Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Promesas

Por la devoción a Sus Siete Derramamientos, el Señor ha ofrecido por boca de San Juan Evangelista a Santa Brígida, conceder cinco mercedes a quienes la practiquen:

  • Que quince almas de los parientes más cercanos, serán libres de las penas del Purgatorio; y otras quince serán traídas a verdadera penitencia.
  • Que alcanzarán tanto mérito como si derramaran su sangre por amor a Dios en el martirio; y si murieran al otro día de haber empezado esta devoción, les recibe Nuestro Señor cumplidamente como si hubieran reza-do los siete años.
  • Que será su alma atraída a estado de Gracia, y se hallará a la hora de la muerte como el instante en que se bautizó; pero esto se ha de entender si está en Gracia de Dios y ha hecho frutos dignos de penitencia.
  • Que todos aquellos por quienes se rogare justamente en esta vida, serán oídas las peticiones y librados por Dios de todo mal y peligro.
    Que al tiempo de su muerte vendrán Nuestro Señor Jesucristo y Su Madre Santísima, acompañados de Ángeles, para llevar su alma a la Gloria.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s