Especial de la Virgen de Fátima en Su Centenario

13 de Mayo – 100º Aniversario
Año: 1917 / Lugar: Cova de Iría, Fátima, Portugal
Seis Apariciones de la Virgen de Fátima
Videntes: Lucía Dos Santos (1907-2005),[1] Jacinta Marto (1910-1920)[2] y Francisco Marto (1908-1919)[3]

ANTECEDENTES

LAS APARICIONES DEL ÁNGEL EN 1916:

En Fátima, pequeño pueblo de Portugal, en la primavera del año 1916, tres niños pastores: Lucía Dos Santos de nueve años de edad y sus primos, Jacinta de siete años y Francisco Martos de ocho, habían salido a pastar el rebaño de ovejas.

Ese día había comenzado a lloviznar, por lo que tuvieron que buscar refugio, el cual encontraron en una pequeña gruta oculta entre los árboles. Estaban tan bien allí, que aprovecharon el sitio para almorzar, para rezar el Santo Rosario y para ponerse a jugar.

Mientras jugaban, una fuerte ráfaga de viento les hizo levantar la cabeza… y encima del arbolado que se extiende al pie del cerro, vieron dibujarse en el aire a una ESTATUA BLANCA que se movía y avanzaba, como llevada por el viento hacia ellos y que a medida que se acercaba iban distinguiendo cada vez mejor sus facciones, que eran las de un JOVEN de unos quince años y de sobrehumana belleza.

Naturalmente, temblaban llenos de estupor mas aquél, llegado junto a la gruta, los tranquilizó con una sonrisa diciéndoles:

“No tengáis miedo. Soy el Ángel de la Paz; orad conmigo.”

Y, arrodillándose, dobló la frente hasta tocar con ella el suelo, repitiendo TRES VECES con devoción profunda y apacible:

“Dios mío, yo creo, adoro, espero y Te amo. Y Te pido perdón por aquellos que no creen, no adoran, no esperan y no Te aman.”

Instintivamente los tres pastorcitos se habían arrodillado e iban repitiendo cada una de las palabras de la angélica invocación.

Inmediatamente después, el Ángel se levantó y añadió:

“Rezad así. Los corazones de Jesús y María están atentos a las voces de vuestras súplicas.”

Y dicho esto, desapareció…

La SEGUNDA APARICIÓN se dio por el mes de agosto del mismo año. Ése día, los tres niños se hallaban jugando juntos en el huerto de LUCÍA, cuando de pronto vieron surgir junto al pozo, muy cerca de ellos al misterioso personaje, el cual les dijo:

“¿Qué estáis haciendo?… Orad, orad mucho. Los Santísimos Corazones de Jesús y de María, tienen sobre vosotros Designios de Misericordia… Ofreced continuamente al Señor oraciones y sacrificios en reparación por tantos pecados con que se Le ofende, y como súplica por la conversión de los pecadores.

Tratad así, de atraer la paz sobre vuestra patria. Yo soy el Ángel Custodio de Portugal. Sobre todo, aceptad y soportad con sumisión los sufrimientos que el Señor quiere enviaros.”

La TERCERA y última APARICIÓN ocurrió dos o tres meses después. Ése día, el Mensajero Celestial estaba extraordinariamente resplandeciente, como vestido de Luz; en la mano llevaba un CÁLIZ con una HOSTIA encima, de la cual destilaban GOTAS DE SANGRE…

angel-de-postugal-y-videntes-de-fatima1

CÁLIZ y HOSTIA permanecieron prodigiosamente suspendidos en el aire en medio de una aureola deslumbrante, mientras el Ángel se arrodillaba con los niños y les invitaba a repetir por TRES VECES:

“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo: Yo os adoro profundamente y os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, Presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes con que continuamente es ofendido; y por los Méritos infinitos de Su Santísimo Corazón, y por la intercesión del Inmaculado Corazón de María, os pido la conversión de los pobres pecadores.”

Terminada la triple plegaria, se levanta y toma de nuevo el CÁLIZ y la HOSTIA en sus manos, dándole la Hostia prodigiosa a Lucía que la recibe llena de emoción; luego toma el Cáliz y les da de beber su contenido a Francisco y Jacinta, diciendo al mismo tiempo:

“Tomad y bebed el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, horriblemente ultrajado por la ingratitud de los hombres. Reparad esos crímenes y consolad a vuestro Dios.”

Acto seguido, el Ángel se postra de nuevo en tierra y repite con los niños tres veces más la misma oración: “Santísima Trinidad…”

Luego se aleja, y la fulgurante Luz se apaga… ¡Ya no volverá!


virgen de fatima_apariciones-2PRIMERA APARICIÓN DE LA VIRGEN:
Cova de Iría, Domingo, 13 de Mayo de 1917

Habla la vidente Lucía: Estando jugando con Jacinta y Francisco en lo alto, junto a Cova de Iría, haciendo una pared de piedras alrededor de una mata de retamas, de repente vimos una luz como de un relámpago. —Está relampagueando— dije.  Puede venir una tormenta. Es mejor que nos vayamos a casa. -¡Oh sí, está bien! contestaron mis primos.

Comenzamos a bajar el cerro, llevando las ovejas hacia el camino. Cuando íbamos por mitad de la pendiente, cerca de una encina, que aun existe, vimos otro relámpago, y habiendo dado algunos pasos más vimos sobre la encina una Señora vestida de blanco, más brillante que el sol, esparciendo luz más clara e intensa que un vaso de cristal lleno de agua cristalina atravesado por los rayos más ardientes del sol. Estábamos tan cerca que quedamos dentro de la luz que Ella irradiaba.

Entonces la Señora nos dijo: 

“No tengáis miedo. No os hago daño.”

—Yo le pregunte: ¿De dónde es usted?

“Soy del Cielo.”

¿Qué es lo que usted me quiere?

“He venido para pediros que vengáis aquí seis meses seguidos, el día 13, a esta misma hora. Después diré quién soy y lo que quiero. Volveré una séptima vez.”

—Pregunté entonces: ¿Yo iré al Cielo?

“Sí iras.”

¿Y Jacinta?

“Irá también.”

¿Y Francisco?

“También irá, pero tiene que rezar antes muchos Rosarios.”

Entonces me acordé de dos amigas de mi hermana que habían muerto hacía poco.

¿Está María de las Nieves en el Cielo?

“Sí, está.”

¿Y Amelia? de 18 ó 20 años

“Estará en el Purgatorio hasta el fin del mundo.”

Y entonces dijo:

“¿Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que Él quisiera enviaros como reparación de los pecados con que Él es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores?”

Sí, queremos.

“Tendréis, pues, mucho que sufrir, pero la Gracia de Dios os fortalecerá.”

Diciendo esto la Virgen abrió Sus Manos por primera vez, comunicándonos una Luz muy intensa que parecía fluir de Sus Manos y penetraba en lo más íntimo de nuestro pecho y de nuestros corazones, haciéndonos ver a nosotros mismos en Dios, más claramente de lo que nos vemos en el mejor de los espejos. Entonces, por un impulso interior que nos fue comunicado también, caímos de rodillas, repitiendo humildemente:

Santísima Trinidad, yo Te adoro. Dios mío, Dios mío, yo Te amo en el Santísimo Sacramento.

Después de pasados unos momentos Nuestra Señora agregó:

“Rezad el Rosario todos los días para alcanzar la paz del mundo y el fin de la guerra.”

Acto seguido comenzó a elevarse serenamente, mientras la Luz que la circundaba parecía abrirle el camino.

Virgen de Fátima_aparición 13deJunio1917

Pintura representando la Aparición del 13 de junio de 1917 (Hermana Mª de la Concepción ocd)


SEGUNDA APARICIÓN DE LA VIRGEN:
Cova de Iría, Miércoles, 13 de Junio de 1917

Después de rezar el Rosario con otras personas que estaban presentes (unas 50) vimos de nuevo el reflejo de la Luz que se aproximaba, y que llamábamos relámpago, y en seguida a Nuestra Señora en la encina, todo como en Mayo.

¿Qué es lo que quiere? —pregunté.

“Quiero que vengáis aquí el día 13 del mes que viene, que recéis el Rosario todos los días y que aprendáis a leer. Después diré lo que quiero además.”

Le pedí la curación de una enferma. Nuestra Señora respondió:

“Si se convierte, se curará durante el año.”

Quisiera pedirle que nos llevase al Cielo.

“Sí, a Jacinta y a Francisco los llevaré en breve, pero tú te quedarás algún tiempo más. Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y amar. Quiere establecer en el mundo la Devoción a Mi Inmaculado Corazón. A quien la abrazare prometo la salvación y serán queridas sus almas por Dios, como flores puestas por Mí para adornar Su Trono.”

¿Me quedo aquí solita? —pregunté con dolor.

“No, hija. ¿Y tú, sufres mucho por eso? ¡No te desanimes! Nunca te dejaré. Mi Inmaculado Corazón será tu Refugio y el Camino que te conducirá a Dios.”

En ese momento abrió las Manos y nos comunicó por segunda vez el reflejo de la Luz inmensa que la envolvía. Jacinta y Francisco parecían estar en la parte de la Luz que se eleva hacia el Cielo y yo en la que se esparcía sobre la Tierra. Delante de la palma de la Mano derecha de nuestra Señora estaba un Corazón rodeado de espinas que parecían clavarse en él.

Entendimos que era el Corazón Inmaculado de María, ultrajado por los pecados de la humanidad, y que quería reparación.

Francisco muy impresionado con lo que había visto, me pregunto después: —¿Por qué es que la Virgen estaba con un Corazón en la Mano, irradiando sobre el mundo aquella Luz tan grande que es Dios? Tú, Lucía, estabas con Ella en la Luz que bajaba a la Tierra y Jacinta conmigo en la que subía al Cielo. Le respondí: —Es que tú, con Jacinta, iréis en breve al Cielo. Yo me quedo con el Corazón Inmaculado de María en la Tierra.


TERCERA APARICIÓN DE LA VIRGEN:
Cova de Iría, Viernes, 13 de Julio de 1917

Virgen de Fátima_aparición-Pastorcitos

Momentos después de haber llegado a Cova de Iría, junto a la encina, entre numeroso público (4.000 personas) que estaban rezando el Rosario, vimos el rayo de Luz una vez más y un momento más tarde apareció la Virgen sobre la encina.

¿Qué es lo que quiere de mí? —pregunté.

“Quiero que vengáis aquí el día 13 del mes que viene, y continuéis rezando el Rosario todos los días en honra a Nuestra Señora del Rosario, con el fin de obtener la paz del mundo y el final de la guerra, porque sólo Ella puede conseguirlo.”

—Dije entonces: Quisiera pedirle nos dijera quién es, y que haga un milagro para que todos crean que usted se nos aparece.

“Continuad viniendo aquí todos los meses. En Octubre diré quién Soy y lo que quiero, y haré un Milagro que todos han de ver para que crean”.

“Sacrificaos por los pecadores y decid muchas veces, y especialmente cuando hagáis un sacrificio: ¡Oh, Jesús, es por Tu amor, por la conversión de los pecadores, y en reparación de los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María!”

Al decir estas últimas Palabras abrió de nuevo las Manos. El reflejo de la Luz parecía penetrar la tierra y vimos como un mar de fuego y, sumergidos en este fuego, los demonios y las almas como si fuesen brasas trasparentes y negras o bronceadas, de forma humana, que fluctuaban en el incendio llevada por las llamas que de ellas mismas salían, juntamente con nubes de humo, cayendo hacia todos los lados, semejante a la caída de pavesas en grandes incendios, pero sin peso ni equilibrio, entre gritos y lamentos de dolor y desesperación que horrorizaban y hacían estremecer de pavor.

Los demonios se distinguían por sus formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero trasparentes como negros tizones en brasa. Asustados y como pidiendo socorro levantamos la vista a nuestra Señora, que nos dijo con bondad y tristeza:

Habéis visto el infierno, donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la Devoción a Mi Inmaculado Corazón. Si hacen lo que Yo os digo se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra terminará, pero si no dejan de ofender a Dios, en el reinado de Pío XI comenzará otra peor.

Cuando viereis una noche alumbrada por una luz desconocida, sabed que es la gran Señal que Dios os da de que va a castigar al mundo sus crímenes, por medio de la guerra, del hambre, de la persecución de la Iglesia y del Santo Padre. Para impedir eso, vendré a pedir la Consagración de Rusia a Mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora de los Primeros Sábados. Si atienden Mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones de la Iglesia: los buenos serán martirizados; el Santo Padre tendrá que sufrir mucho; varias naciones serán aniquiladas.

Al final, Mi Inmaculado Corazón Triunfará. El Santo Padre Me Consagrará a Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz. En Portugal el dogma de la fe se conservará siempre…[4]  Esto no lo digas a nadie. A Francisco sí podéis decírselo.

Cuando recéis el Rosario, decid después de cada Misterio: “Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva todas las almas al Cielo, especialmente las más necesitadas.”

Y como de costumbre comenzó a elevarse en dirección a Oriente.


CUARTA APARICIÓN DE LA VIRGEN:
Valinhos
, Domingo, 19 de Agosto de 1917

La Aparición no se realizó el día 13 de Agosto en Cova de Iría, porque el Administrador del Consejo apresó y llevó a Vila Nova a los pastorcitos, con la intención de obligarles a revelar el secreto. Los tuvo presos en la Administración y en el calabozo municipal.

Les ofreció los más valiosos presentes, si descubrían el secreto. Los pequeños videntes respondieron:

No lo decimos ni aunque nos den el mundo entero.

Los encerró en el calabozo. Los presos les aconsejaron: —Pero decid al Administrador ese secreto. ¿Qué os importa que esa Señora no quiera?

¡Eso no, respondió Jacinta con vivacidad, antes quiero morir!

Y los tres niños rezaron con aquellos infelices el Rosario, delante de una medalla de Jacinta colgada en la pared.

El administrador para amedrentarlos, mandó preparar una caldera de aceite hirviendo, en la cual amenazaron asar a los pastorcitos si no hacían lo que les mandaban. Ellos, aunque pensaban que la cosa iba en serio, permanecieron firmes sin revelar nada.

El día 15 de agosto, Fiesta de la Asunción, los sacó del calabozo y los llevo a Fátima.

Virgen de Fátima_apariciones-3Nos narra Lucía lo que sucedió en esta Aparición:

Estuvimos con las ovejas en un lugar llamado Valinhos, Francisco y su hermano Juan, acompañándome, y sintiendo que algo sobrenatural se aproximaba y nos envolvía, sospechando que Nuestra Señora se nos aparecería y temiendo que Jacinta se quedaría sin verla, pedimos a su hermano Juan que le fuese a llamar.

Entre tanto, Francisco y yo vimos el reflejo de Luz que llamábamos relámpago y al instante de llegar Jacinta vimos a la Señora sobre la encina.

¿Qué es lo que quiere usted?

“Deseo que sigáis yendo a Cova de Iría en los días 13, que sigáis rezando el Rosario todos los días. El último mes haré el Milagro para que todos crean.”

¿Qué es los que quiere usted que se haga con el dinero que la gente deja en Cova de Iría?

“Hagan dos bolsas, una para ti y Jacinta, para llevarla dos chicas más, vestidas de blanco, y otra que la lleve Francisco con tres niños más. El dinero de las bolsas es para la Fiesta de Nuestra Señora del Rosario, y lo que sobre es para ayuda de una capilla que se debe hacer.”

Yo quisiera pedirle la curación de algunos enfermos.

“Sí, a algunos curaré durante el año.”

Y tomando un aspecto muy triste, la Virgen añadió: 

“Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, porque muchas almas van al infierno por no tener quien se sacrifique y rece por ellas”.

Y la Virgen empezó a subir hacia Oriente, como de costumbre.


Virgen de Fatima_aparición01QUINTA APARICIÓN DE LA VIRGEN:
Cova de Iría, Jueves, 13 de Septiembre de 1917

Al aproximarse la hora fui a Cova de Iría con Jacinta y Francisco entre numerosas personas (30.000) que con dificultad nos dejaban pasar. Los caminos estaban apiñados de gente; todos nos querían ver y hablar.

Mucha gente del pueblo venía a pedirnos que presentáramos sus necesidades a Nuestra Señora. Otros, no pudiendo llegar junto a nosotros, clamaban de lejos. Oíamos… -¡Pidan que me cure a mi hijo invalido!… a mi hijo ciego… a mi hija muda… que me traiga a mi esposo que está en la guerra… que me convierta a un pecador… que estoy tuberculoso… etc. Allí aparecían todas las miserias de la pobre humanidad y algunos gritaban subidos a los árboles.

Por fin, llegamos a Cova de Iría, y al alcanzar la encina comenzamos a decir el Rosario con la gente. Un poco más tarde vimos el reflejo de Luz y acto seguido, sobre la encima, a nuestra Señora, que dijo:

“Continuad rezando el Rosario para alcanzar el fin de la guerra. En Octubre vendrá también nuestro Señor, Nuestra Señora de los Dolores y del Carmen, San José con el Niño Jesús para bendecir al mundo.

Dios está contento con vuestros sacrificios, pero no quiero que durmáis con la cuerda puesta, llevadla durante el día.”

(La cuerda la llevaban atada a la cintura). Era una de las más dolorosas mortificaciones que ofrecían por la conversión de los pecadores. También no comían meriendas, dejaban de tomar agua. Pero mayores eran los sacrificios que exigía la misión que la Virgen les encomendó: las vejaciones, curiosidad, molestias de la gente, interminables visitas, preguntas, persecución, ridículo, prisión, etc.

“Curaré a algunos enfermos, pero no a todos. En Octubre haré el Milagro para que todos crean.”


SEXTA APARICIÓN DE LA VIRGEN: EL MILAGRO DEL SOL
Cova de Iría, Sábado, 13 de Octubre de 1917

Había gente en masa (70.000) bajo una lluvia torrencial. Por el camino, las escenas del mes pasado, más numerosas y conmovedoras. Ni el barro de los caminos impedía a la gente arrodillarse en actitud humilde y suplicante.

Llegando a Cova de Iría, junto a la encina, pedí al pueblo que cerrasen los paraguas para rezar el Rosario. Poco después vimos el reflejo de Luz y en seguida a la Virgen sobre la encina.

¿Qué es lo que usted quiere?

“Quiero decirte que hagan aquí una Capilla en honor Mío, que Soy la Señora del Rosario, que continúen rezando el Rosario todos los días. La guerra está acabándose y los soldados pronto volverán a sus casas.”

¿Curará a los enfermos?

“Unos sí y otros no; es preciso que se enmienden; que pidan perdón de sus pecados.”

Y tomando aspecto más triste dijo:

“Que no se ofenda más a Dios, Nuestro Señor, que ya es muy ofendido.”


Virgen de Fátima_ultima_aparicionEL MILAGRO DEL SOL

Y abriendo Sus Manos las hizo reflejar en el sol y, en cuanto se elevaba, continuaba el brillo de Su propia Luz proyectándose en el sol.

Y exclamé que todos mirasen al sol. Se da entonces el milagro del sol, prometido tres meses antes, como prueba de la verdad de las Apariciones de Fátima.

La lluvia cesa y el sol, por tres veces, gira sobre sí mismo, lanzando a todos los lados fajas de luz de variados colores. Parece a cierta altura desprenderse del firmamento y caer sobre la muchedumbre. Todos están atónitos. Los periodistas de los periódicos seculares que habían acudido incrédulos a desprestigiar las Apariciones, tomaron fotos y dieron testimonio de aquel milagro en la prensa. Al cabo de 10 minutos de prodigio, el sol toma su estado normal.

Los tres niños eran favorecidos con otras visiones: Vimos al lado del sol a San José con el Niño y a Nuestra Señora de los Dolores. El Niño Jesús parecía bendecir al mundo de la misma forma que San José. Después se disipó esta visión y aparece Nuestra Señora del Carmen.

*******

________________________

Virgen de Fatima_Jacinta_Francisco_Lucia

Virgen de Fátima_Lucia_de_Jesus[1] Lucía de Jesús dos Santos: Nació en Aljustrel, una pequeña población junto a Fátima, Portugal, el 22 de Marzo de 1907. En 1921, con 14 años de edad y 4 años después de las Apariciones de la Virgen en Fátima, ingresó en el colegio de las Hermanas Doroteas, en la localidad de Vilar, cerca de Oporto, y en 1926 se trasladó al convento de esta orden en Tuy, Galicia, España. En 1946 volvió a Portugal, y en 1948 decide ingresar en el Carmelo de Santa Teresa de Coimbra, en régimen de clausura, profesando votos al año siguiente. Su nombre como religiosa fue, Hermana María Lucía de Jesús y del Inmaculado Corazón O.C.D., carmelita descalza, mejor conocida como Sor Lucía. Murió en Coímbra, Portugal, el 13 de Febrero de 2005, a los 97 años de edad, donde vivió en clausura sus últimos 46 años.

Virgen de Fátima_JacintaMarto[2] Beata Jacinta Marto: Nació en Aljustrel, Fátima, Portugal, el 11 de Marzo de 1910. Tenía siete años cuando se les Apareció la Santísima Virgen. Fue víctima de la gran epidemia de gripe española, enfermó de neumonía en 1918, un año después de la Aparición de la Virgen, estuvo hospitalizada en el hospital de Vila Nova de Ourém. Posteriormente fue trasladada al hospital Doña Estefanía de Lisboa, donde falleció, el 20 de Febrero de 1920, a la edad de diez años.

Virgen de Fátima_FranciscoMarto[3] Beato Francisco Marto: Nació en Aljustrel, Fátima, Portugal, 11 de Junio de 1908. Junto a su hermana Jacinta y a su prima Lucía dos Santos, fue uno de los tres pastorcitos a los que se Apareció la Santísima Virgen, en la Cova de Iría, Fátima. También sucumbió a la epidemia de la gripe española que barrió Europa en 1918. Francisco murió en casa, el 4 de Abril de 1919, a la edad de once años.

[4] Aquí comienza la ‘Tercera Parte del Secreto de Fátima’, escrita por Sor Lucía entre el 22 de Diciembre de 1943 y el 9 de Enero  de 1944. La tercera parte del Secreto de Fátima se mantuvo en secreto hasta el Año Jubilar del 2000. Su promulgación fue anticipada el 13 de Mayo del 2000, al final da la Santa Misa en Fátima, cuando el Papa Juan Pablo II beatificó los niños videntes Francisco y Jacinta. Finalmente fue dado a conocer por la Santa Sede, el 26 de Junio del 2000, junto con varios comentarios.


Apariciones de Jesús y la Virgen María, en Pontevedra, Galicia, España
10 de Diciembre de 1925 – 15 de Febrero de 1926
Vidente, Sor María Lucía de Jesús

sor-lucia-de-fatima

Después de acariciar por algún tiempo el deseo de convertirse en religiosa, en 1925 Lucía, de dieciocho años, empezó con las Hermanas Doroteas. Ella ingresó como postulante, en el convento de la Orden en Pontevedra, España, donde Nuestra Señora, como lo había prometido en 1917, fue a revelarle la primera parte del Plan de Dios para la salvación de los pecadores en nuestro tiempo de rebelión contra Dios: La Comunión reparadora de los Primeros Sábados de mes.

Lucía, refiriéndose a ella misma, describe el encuentro en tercera persona:

El día 10 de Diciembre de 1925, se le Apareció la Santísima Virgen y al lado, suspenso en una nube luminosa, un Niño. La Santísima Virgen, poniéndole una mano en el hombro, le mostró al mismo tiempo un Corazón que tenía en la otra Mano, cercado de espinas. Al mismo tiempo le dijo el Niño:

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre que está cubierto de espinas que los hombres ingratos continuamente le clavan, sin haber quien haga un acto de reparación para arrancárselas.”

Enseguida dijo la Santísima Virgen:

Virgem-de-Fatima2“Mira, hija Mía, Mi Corazón cercado de espinas que los hombres ingratos Me clavan continuamente con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme y di que todos aquellos que DURANTE CINCO MESES, EN EL PRIMER SÁBADO, se confiesen, reciban la Santa Comunión, recen la tercera parte del Rosario y Me hagan 15 minutos de compañía, meditando en los 15 Misterios del Rosario, con el fin de desagraviarme, Yo prometo asistirles en la hora de la muerte con todas las Gracias necesarias para la salvación de sus almas.”

Luego, Lucía hizo lo que ella podía para hacer conocido este nuevo pedido de Nuestra Señora. Se lo dijo a su Madre Superiora, a su confesor en el convento, e incluso escribió a su antiguo confesor. Ambos confesores tuvieron reservas y aconsejaron esperar.

A pesar de las reservas de sus confesores, pronto Lucía se vería urgida a continuar trabajando para hacer conocido este pedido. Ella nos dice,

El día 15 Febrero de 1926, andaba yo muy ocupada con mis oficios y ya no me acordaba de aquello casi nada; y, yendo a arrojar un cubo de basura fuera de la propiedad, donde algunos meses atrás había encontrado a un niño, le había preguntado si sabía el Ave María; me había respondido que sí; le dije que la dijeses para oírla yo; más como no se resolvía a decirla solo, la dije yo con él tres veces.

Al final de las tres Ave Marías, le pedí que la dijese solo; pero se calló y no pudo decirla solo; le pregunté si sabía cuál era la Iglesia de Santa María; me respondió que sí; le dije que fuese allí todos los días y que dijese así: ‘oh, Madre mía del Cielo, dadme a Vuestro Niño Jesús.’ Le enseñé esto y entré en casa.

En ese día, pues, el 15-2-1926, volviendo yo allí como de costumbre, encontré un niño que me pareció ser el mismo; y le pregunté entonces: —¿Has pedido el Niño Jesús a la Madre del Cielo?

Niño JesúsEl niño se vuelve hacia mí, y dice:

“¿Y tú, has propagado por el mundo aquello que la Madre del Cielo te pedía?”

Diciendo esto, se transforma en un Niño resplandeciente; conociendo que era Jesús, dije:

—Jesús mío, Vos sabéis bien lo que mi confesor me dijo en la carta que os leí; me decía que era necesario que aquella visión se repitiese; que hubiese hechos para que fuese creíble; y que la Madre Superiora sola, para propagar ese hecho, nada podía.

“Es verdad que la Madre Superiora sola nada puede, pero con Mi Gracia lo puede todo; y basta que tu confesor te dé licencia y que tu Superiora lo diga, para que sea creído; aun sin saberse a quién fue revelado.”

—Pero, mi confesor decía en la carta que esta Devoción no hacía falta en el mundo, porque ya había muchas almas que os recibían en los Primeros Sábados en honra de Nuestra Señora y de los quince Misterios del Rosario.

“Es cierto, hija Mía, que muchas almas los comienzan, pero pocas los acaban; y que las que los terminan, es con el fin de recibir las gracias que a eso están prometidas; pero Me agradan más las que hagan los Primeros Sábados con fervor, y con el fin de desagraviar el Corazón de tu Madre del Cielo, a aquellas que hagan los quince, tibios e indiferentes.”

Presentó a Jesús las dificultades que tenían algunas almas de confesarse en sábado y pidió que fuese válida la confesión de ocho días. Jesús respondió:

“Sí, puede ser de muchos días más todavía, con tal que, cuando Me reciban, estén en gracia y tengan la intención desagraviar al Inmaculado Corazón de María.”

—Jesús mío, ¿y las que olviden tener esta intención?

“Pueden hacerla en otra confesión siguiente, aprovechando la primera ocasión que tuvieran de confesarse.”

 Después de eso, el Niño Jesús desapareció sin decir nada más.

La parte más notable de la primera Aparición en Pontevedra es la promesa incomparable hecha por Nuestra Señora a todos aquellos que hagan la Devoción Reparadora de los Cinco Primeros Sábados, bajo las condiciones requeridas: “Yo prometo asistirles en la hora de la muerte con todas las Gracias necesarias para la salvación de sus almas.”

Esta gracia asombrosa, de la cual incluso las almas más santas no pueden estar seguras, se promete incondicionalmente a todos aquellos que hagan esta Devoción. Esto sirve como indicación del gran poder de intercesión que Dios ha otorgado a la Santísima Virgen para la salvación de las almas.

El confesor de Lucía le hizo más tarde una serie de preguntas sobre las Apariciones de Pontevedra. Una de las preguntas fue: ¿Por qué cinco sábados y no nueve o siete, en honor de los Dolores de Nuestra Señora? Luego de recibir las preguntas, ella pidió a Nuestro Señor la ilustrara sobre las respuestas, que unos pocos días más tarde ella dio a su confesor. Esto es lo que ella le escribió:

Cuando estaba en la capilla con Nuestro Señor, parte de la noche del 29 al 30 de Mayo de 1930, (nosotros sabemos que tenía el hábito de hacer una hora santa de once de la noche hasta la medianoche, especialmente la noche de los jueves, de acuerdo a los pedidos del Sagrado Corazón en Paray‑le‑Monial). Le hablé sobre las preguntas cuatro y cinco, y repentinamente me sentí más íntimamente dominada por la Presencia Divina y, si no estoy equivocada, esto es lo que me fue revelado:

“Hija Mía, la razón es simple. Hay cinco tipos de ofensas y blasfemias cometidas contra el Inmaculado Corazón de María: 

  1. Blasfemias contra la Inmaculada Concepción.
  2. Blasfemias contra Su Virginidad Perpetua.
  3. Blasfemias contra Su Divina Maternidad, al rechazar al mismo tiempo, reconocerla como la Madre de los hombres.
  4. Las blasfemias de aquellos que tratan de sembrar públicamente en los corazones de los niños indiferencia o desprecio o aun odio por esta Madre Inmaculada.
  5. Las ofensas de aquellos que la ultrajan directamente en Sus Santas Imágenes.

“Allí, hija Mía, está la razón por la que el Inmaculado Corazón de María Me inspiró a pedir este pequeño Acto de Reparación y, en consideración a él, a mover Mi Misericordia para perdonar a las almas que han tenido la desgracia de ofenderla. En cuanto a ti, procura incesantemente, por tus oraciones y sacrificios, mover Mi Misericordia con esas pobres almas.” 

Nosotros tenemos, en esta comunicación de Nuestro Señor, una de las ideas más importantes en el Mensaje de Fátima: Desde que Dios decidió manifestar Su Plan de Amor, cual es otorgar Sus Gracias a los hombres por la mediación de la Virgen Inmaculada, resulta que su rechazo a someterse con docilidad a esa Voluntad Divina es un pecado que hiere particularmente Su Corazón, y por el cual Él ya no encuentra en Sí mismo ninguna inclinación a perdonar. Ese pecado aparece imperdonable, pues no hay, en cuanto a lo que a Nuestro Salvador se refiere, ningún crimen más imperdonable que despreciar a Su Santísima Madre y ultrajar Su Inmaculado Corazón, que es el Santuario del Espíritu Santo.


Apariciones de Jesús y la Virgen María, en Tuy, Galicia, España
13 de Junio de 1929
Vidente, Sor María Lucía de Jesús

Sor Lucía-Aparición-tuy

En 1926, la Hermana Lucía dejó el convento en Pontevedra para entrar en el noviciado de las Doroteas en Tuy, una ciudad española cercana a Pontevedra. Ella tomó el hábito el 26 de Octubre de 1926, y pronunció sus primeros votos el 3 de Octubre de 1928. Fue allí, en Tuy, donde Nuestra Señora cumplió la promesa contenida en el Mensaje del 13 de Julio de 1917:  “…Vendré a pedir la Consagración de Rusia…”

La Hermana Lucía describe la comunicación:

13 de Junio de 1929. Había pedido y obtenido licencia de mis superioras y del confesor, de hacer la Hora Santa de once a medianoche, de los jueves a los viernes.

Estando una noche sola, me arrodillé entre la balaustrada, en medio de la capilla, postrada para rezar las oraciones del Ángel. Sintiéndome cansada, me incorporé y continué rezando con los brazos en cruz. La única luz era la de la lámpara [del Santuario].

De repente, se iluminó toda la capilla con una Luz sobrenatural y sobre el altar apareció una Cruz de Luz que llegaba hasta el techo. En una luz más clara se veía, en la parte superior de la Cruz, un Rostro de un Hombre y Su Cuerpo hasta la cintura. Sobre Su Pecho había una Paloma igualmente luminosa. Y clavado en la Cruz, el Cuerpo de otro Hombre. Un poco por debajo de la cintura [de Cristo en la Cruz], suspendido en el aire se veía un Cáliz y una Hostia grande, sobre la cual caían unas gotas de Sangre que corrían a lo largo del Rostro del Crucificado y de una Herida en el Pecho. Escurriendo por la Hostia, estas gotas caían dentro del Cáliz.

Bajo el brazo derecho de la Cruz estaba Nuestra Señora: (Era Nuestra Señora de Fátima, con Su Inmaculado Corazón… En la Mano izquierda… sin espada ni rosas, pero con una corona de espinas y llamas…) Bajo el brazo izquierdo [de la cruz], unas letras grandes, como si fuesen de agua cristalina, que corrían hacia el altar, formaban estas palabras: ‘Gracia y Misericordia’.

Comprendí que me era mostrado el Misterio de la Santísima Trinidad y recibí luces sobre este Misterio que no me es permitido revelar.

Sor Lucía_convento de Tuy

Convento de las Doroteas en Tuy, donde el 13 de Junio de 1929 Nuestra Señora pidió la consagración de Rusia.

Luego Nuestra Señora me dijo:

“Ha llegado el momento en que Dios pide al Santo Padre que haga, en unión con todos los Obispos del mundo, la Consagración de Rusia a Mi Inmaculado Corazón; prometiendo salvarla por este medio. Son tantas las almas que la Justicia de Dios condena por pecados cometidos contra Mí, que vengo a pedir reparación; sacrifícate por esta intención y reza.”

Di cuenta de esto a mi confesor que me mandó escribir lo que Nuestra Señora quería que se hiciese.

Más tarde por medio de una comunicación íntima, Nuestra Señora me dijo, quejándose:

—No han querido atender Mi petición… Al igual que el rey de Francia[1] se arrepentirán, y la harán, pero ya será tarde. Rusia habrá esparcido ya sus errores por todo el mundo, provocando guerras, persecuciones a la Iglesia: el Santo Padre tendrá que sufrir mucho.

El pedido de Tuy fue especialmente diferente de los demás, por el rol que los Obispos de la Iglesia, y especialmente el Santo Padre, iban a tener en el Plan de Dios para la paz. En las otras Apariciones de Fátima, habían sido los fieles los instruidos en su rol de oración y sacrificio. En Tuy, sin embargo, se da al Papa la responsabilidad primera por la paz futura: “Dios pide al Santo Padre…” En 1917, el Santo Padre había pedido a la Santísima Madre obtener la paz para el mundo, y como Madre amantísima, Ella de buena gana lo consintió, pero bajo la condición de la cooperación del Santo Padre y de los fieles de la Iglesia en Su Plan.

________________________
[1] En 1689, un año antes de su muerte, Santa Margarita María intentó, con varios medios e iniciativas, hacer llegar al ‘Rey Sol’, Luis XIV de Francia, un mensaje del Sagrado Corazón de Jesús, con cuatro peticiones: grabar el Sagrado Corazón de Jesús en las banderas reales; construir un templo en Su honor, donde debía recibir homenaje de la Corte; el Rey debía consagrarse al Sagrado Corazón; y debería servirse de su autoridad ante la Santa Sede para obtener una misa en honor del Sagrado Corazón de Jesús. Sin embargo, nada se consiguió. Incluso parece que este mensaje no llegó al conocimiento del Rey. Sólo un siglo más tarde la familia real respondería, en la medida de lo posible, a este mensaje. Luis XVI, en 1792, concibe la idea de consagrarse al Corazón de Jesús, pero esto lo realiza ya en la prisión del Templo, prometiendo cumplir todos los pedidos comunicados por Santa Margarita María, después de su liberación. Era ya demasiado tarde para la Providencia Divina: Luis XVI fue decapitado el 21 de enero de 1793.


Revelaciones de Jesús, en Rianjo, Galicia, España
Agosto de 1931
Vidente, Sor María Lucía de Jesús

sor lucia_pontevedra

En agosto de 1931, debido a una enfermedad, la Hermana Lucía estaba pasando una temporada en una casa amiga en Rianjo, España, una pequeña ciudad marítima cercana a Pontevedra, para descansar y recobrarse. Fue en la capilla de allí que la Mensajera de Fátima iba a recibir una vez más una comunicación del Cielo.

Nuestro Señor se quejó a la Hermana Lucía por la tardanza de Sus Ministros, quienes demoraban la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María, como había pedido Nuestra Señora de Fátima el 13 de Junio de 1929, dos años y dos meses antes. La Hermana Lucía informó a su Obispo la importante revelación:

29 de Agosto de 1931. Señor Obispo: Mi confesor me manda que participe a V. Ex.cia lo que hace poco ocurrió entre mí y Nuestro Buen Dios: pidiendo a Dios la conversión de Rusia, de España y Portugal, me pareció que su Divina Majestad me dijo:

“Me consuelas mucho pidiéndome la conversión de esas pobres naciones. Pídelo también a Mi Madre, diciendo muchas veces: Dulce Corazón de María, sed la salvación de Rusia, de España y de Portugal, de Europa y del mundo entero.

Y otras veces: Por vuestra Pura e Inmaculada Concepción, oh María, alcanzadme la conversión de Rusia, de España, de Portugal, de Europa y del mundo entero.

Participa a Mis Ministros que, en vista de que siguen el ejemplo del rey de Francia[1], en la dilación de la ejecución de Mi Petición, también lo han de seguir en la aflicción. Nunca será tarde para recurrir a Jesús y a María.”

El 13 de junio de 1929 Nuestra Señora ya le había dicho:

“No han querido atender Mi Petición… Al igual que el rey de Francia[2] se arrepentirán, y la harán, pero ya será tarde. Rusia habrá ya esparcido sus errores por el mundo, provocando guerras y persecuciones a la Iglesia. ¡El Santo Padre tendrá que sufrir mucho!”

Sor Lucía_Papa Pío XII

Para cumplir el encargo de Nuestra Señora, el Papa Pío XII consagró, el 31-10-1942, todo el género humano al Corazón Inmaculado de María.

________________________
[1] Nuestro Señor estaba haciendo aquí una referencia explícita a los pedidos del Sagrado Corazón, hechos el 17 de Junio de 1689, al Rey de Francia, por intermedio de Santa Margarita María de Alacoque.
[2] Se refiere al rechazo del rey Luis XIV (1638-1715) —al igual que el rechazo, tanto de su hijo como de su nieto, los reyes Luis XV (1710-1774) y Luis XVI (1754-1793)— a consagrar públicamente a Francia al Sagrado Corazón de Jesús, como fue pedido por el Cielo. Ya el rey Luis XIII (1601-1643), había esbozado una forma de Consagración de Francia a la Virgen de Notre Dame, aconsejado por su confesor, el Padre Caussin, y en noviembre de 1637, el texto finalmente se presentó al Parlamento que fue firmado por el Rey, el 10 de febrero de 1638, conocido como el famoso voto de Luis XIII. El padre Caussin, propuso al rey promulgar la consagración de Francia tan pronto como no haya duda sobre el embarazo de la reina (del futuro rey Luis XIV). El 17 de Junio de 1789, Fiesta del Sagrado Corazón, exactamente a cien años del día en que Santa Margarita Mª Alacoque había escrito el gran designio del Cielo para el rey de Francia, se alzó el Tercer Estado (el pueblo llano) y se proclamó una Asamblea Nacional, despojando al rey Luis XVI de su poder legislativo. El 21 de enero de 1793, Francia decapitó, como si fuera un criminal, a su rey cristiano Luis XVI, llamado por los revolucionarios, Luis el Último o Luis Capeto.


Declaraciones de Sor Lucía de Fátima
Por el Padre Joaquín María Alonso
26 de Diciembre de 1957

sor lucia_1947

Sor Lucía en Febrero de 1947 en el jardín del Colegio de las Hermanas Doroteas con un modelo de la estatua del Inmaculado Corazón de María tallado por el padre Thomas McGlynn, O.P.

Texto original en español, de las «Declaraciones de Sor Lucía al Padre Agustín Fuentes». Imprimatur a este texto, de S. E. R. Mons. Sánchez, Arzobispo de Santa Cruz, Méjico. Estas declaraciones de Sor Lucia al Padre Fuentes, investigador oficial del Vaticano, están reconocidas por S. S. Pio XII, y fueron publicadas en con licencia eclesiástica, en la revista “Fátima Findlings”, Junio 1959; en el “Messaggero del Cuore di María”, Septiembre de 1961; y después en muchas publicaciones. El Padre Fuentes habla de un mensaje “recibido de los labios mismos” de Sor Lucía: “Quiero contaros la última conversación que tuve con ella, fue el 26 de Diciembre del año pasado (1957). La encontré en su convento muy triste, pálida y demacrada; y me dijo:

«Padre, la Santísima Virgen está muy triste, porque nadie hace caso a Su Mensaje, ni los buenos ni los malos. Los buenos, porque prosiguen su camino de bondad; pero sin hacer caso a este Mensaje. Los malos, porque no viendo el castigo de Dios, actualmente sobre ellos a causa de sus pecados, prosiguen su camino de maldad, sin hacer caso a este Mensaje. Pero, créame, Padre, Dios va a castigar al mundo, y lo va a castigar de una manera tremenda: El castigo del Cielo es inminente. ¿Qué falta, Padre, para 1960; y qué sucederá entonces? Será una cosa muy triste para todos; y no una algo alegre, si antes el mundo no hace oración y penitencia.»

«No puedo detallar más, ya que es aún secreto que, por Voluntad de la Santísima Virgen, solamente pudieran saberlo tanto el Santo Padre como el señor Obispo de Fátima. Ambos no han querido saberlo para no influenciarse. Es la tercera parte del Mensaje de Nuestra Señora, (Tercer Secreto), que aún permanece secreto hasta 1960.»

«Dígales, Padre, que la Santísima Virgen, repetidas veces, tanto a mis primos Francisco y Jacinta, como a mí, nos dijo, que muchas naciones de la Tierra desaparecerán sobre la faz de la misma, que Rusia sería el instrumento del castigo del Cielo para todo el mundo, si antes no alcanzábamos la conversión de esa pobrecita Nación.» Sor Lucía me decía también:

«Padre, el demonio está librando una batalla decisiva contra la Virgen; y como sabe qué es lo que más ofende a Dios, y lo que en menos tiempo le hará ganar mayor número de almas, está tratando de ganar a las almas consagradas a Dios, ya que de esta manera también deja el campo de las almas desamparado, y se apodera más fácilmente de ellas.»

«Dígales también, Padre, que mis primos Francisco y Jacinta se sacrificaron porque vieron siempre a la Santísima Virgen muy triste, en todas Sus Apariciones. Nunca se sonrió con nosotros, y esa tristeza y angustia que notábamos en la Santísima Virgen, a causa de las ofensas a Dios y de los castigos que amenazaban a los pecadores, nos llegaban al alma; y no sabíamos qué idear para encontrar en nuestra imaginación infantil medios para hacer oración y sacrificio.» …

«Lo segundo que santificó a los niños fue la visión del infierno. … Por esto Padre, no es mi misión indicarle al mundo los castigos materiales (catástrofes), que ciertamente vendrán sobre la Tierra, si el mundo antes no hace oración y penitencia, no. Mi misión es indicarles a todos el inminente peligro en que estamos, de perder para siempre nuestra alma, si seguimos aferrados al pecado.»

«Padre —me decía Sor Lucía—, no esperemos que venga de Roma una llamada a la penitencia, de parte del Santo Padre, para todo el mundo; ni esperemos tampoco que venga de parte de los señores Obispos, en sus diócesis; ni siquiera de parte de las Congregaciones Religiosas. No. Ya Nuestro Señor usó muchas veces estos medios, y el mundo no le ha hecho caso. Por eso ahora, que cada uno comience por sí mismo su reforma espiritual; que tiene que salvar no sólo su alma, sino salvar a todas las almas que Dios ha puesto en su camino.»

«Padre, la Santísima Virgen no me dijo (textualmente), que nos encontramos en los ÚLTIMOS TIEMPOS del mundo, pero me lo dio a demostrar por tres motivos: Primero: porque me dijo que el demonio está librando una batalla decisiva con la Virgen, y una batalla decisiva, es una batalla final; donde se va a saber de qué partido es la victoria, de qué partido es la derrota. O somos de Dios, o somos del demonio; no hay término medio. Segundo: porque me dijo, tanto a mis primos como a mí, que dos eran los últimos remedios que Dios daba al mundo: el Santo Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María. Y, al ser los últimos remedios, quiere decir que son los últimos, que ya no va a haber otros. Y tercero: porque siempre en los planos de la Divina Providencia, cuando Dios va a castigar al mundo, agota antes todos los demás medios; y cuando ha visto que el mundo no le ha hecho caso a ninguno de ellos, entonces, como si dijéramos a nuestro modo imperfecto de hablar, nos presenta con cierta angustia el último medio de salvación, Su Santísima Madre.»

«Si despreciamos y rechazamos este último medio, ya no tendremos perdón del Cielo; porque hemos cometido un pecado, que en el Evangelio suele llamarse pecado contra el Espíritu Santo; que consiste en rechazar abiertamente, con todo conocimiento y voluntad, la salvación que se presenta en las manos.»

«Y también porque Nuestro Señor es muy buen Hijo. … Y no permite que ofendamos ni despreciemos a Su Santísima Madre; teniendo como testimonio patente la historia de varios siglos de la Iglesia que, con ejemplos terribles, nos indica cómo Nuestro Señor siempre ha salido en defensa del honor de Su Santísima Madre.»

«Dos son los medios para salvar al mundo, —me decía Sor Lucía—, la oración y el sacrificio. … Y luego, el Santo Rosario. Mire Padre, la Santísima Virgen, en estos ÚLTIMOS TIEMPOS en que estamos viviendo, ha dado una nueva eficacia al rezo del Santo Rosario. De tal manera que ahora no hay problema, por más difícil que sea, temporal o sobre todo espiritual, … personal de cada uno de nosotros; o a la vida de nuestras familias, sean familias del mundo o Comunidades Religiosas; o la vida de los pueblos y naciones. No hay problema, repito, por más difícil que sea, que no podamos resolver ahora con el rezo del Santo Rosario.»

«Con el Santo Rosario nos salvaremos, nos santificaremos, consolaremos a nuestro Señor, y obtendremos la salvación de muchas almas; y luego, la Devoción al Corazón Inmaculado de María, Santísima Madre, poniéndonosla como Sede de la Clemencia, de la Bondad y el Perdón; y como Puerta segura para entrar al Cielo. Esta es la primera parte del Mensaje referente a Nuestra Señora de Fátima; y la segunda parte, que, aunque más breve, no es menos importante, se refiere al Santo Padre.»

Sor Lucía_pablovi_sorlucia_1967

El Papa Pablo VI y Sor Lucía en 1967


 

El Tercer Secreto de Fátima Revelado
Tomado del Vaticano, 26 Junio, 2000

Traducción Oficial del Manuscrito de Lucía:
« J.M.J.

Virgen de Fátima_3ºSecreto1

Virgen de Fátima_3ºSecreto2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Virgen de Fátima_3ºSecreto3

Virgen de Fátima_3ºSecreto4

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tercera parte del secreto revelado el
13 de julio de 1917 en la Cueva de Iria-Fátima.

Escribo en obediencia a Vos, Dios mío, que lo ordenáis por medio de Su Excelencia Reverendísima el Señor Obispo de Leiria y de la Santísima Madre vuestra y mía.

Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz:

¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz que es Dios: «algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él» a un Obispo vestido de Blanco «hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre».

También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles, cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios.»

Antonio Yagüe_101

Representación de la tercera parte del secreto de Fátima según las indicaciones de la Hermana Lucía (Julio Gil)


“Un camino bajo la Mirada de María — Biografía de la HERMANA
María LUCÍA de Jesús y del Corazón Inmaculado”
Carmelo de Santa Teresa, Ediciones Carmelo, Coimbra, 2013.

Sor Lucía - Um caminho sob o olhar de Maria

En 2013, el Carmelo de Coimbra, donde vivió sus últimos años y murió la Hermana Lucía (1907-2005), publicó un libro oficial titulado, “Un camino bajo la mirada de María”. Se trata de una biografía de la vidente de Fátima, recogido por sus hermanas del Carmelo.

Un documento inédito de la Hermana Lucía incluido en el libro, y que ha tenido muy poca difusión, se inserta en el conjunto profético de Fátima. Este documento revela cosas nuevas y pasmosas sobre el desenlace de la crisis del mundo.

En diciembre de 1941, cuando Sor Lucía era monja en el convento de las Hermanas Doroteas en Tuy (Galicia), ella ya había escrito por orden superior las dos primeras partes del secreto de Fátima (la visión del infierno y los avisos y predicciones de la Virgen), pero dejó pendiente la tercera parte.

El obispo de Leiría —la diócesis de Fátima— la instaba reiteradamente a redactar también ese “tercer secreto”; pero como la Virgen le había mandado guardar reserva, ella se abstenía de hacerlo.

En esas circunstancias, cuenta la Hermana Lucía, alrededor de las 16 horas del día 3 de enero de 1944, rezando en la capilla del convento delante del Tabernáculo, le pidió a Jesús que le hiciese conocer Su Voluntad. Y entonces, ella escribe:

“Sentí entonces, que una mano amiga, cariñosa y maternal me toca en el hombro, levanto la mirada y veo a la querida Madre del Cielo.

—“No temas, quiso Dios probar tu obediencia, fe y humildad; está en paz y escribe lo que te mandan, pero no lo que te es dado a entender de su significado.”

El efecto de estas palabras sobrenaturales es así descrito por la vidente:

“Y sentí el espíritu inundado por un Misterio de Luz que es Dios y en Él he visto y oído:

—La punta de la lanza, como una llama que se desprende, toca eje de la Tierra.

Ella se estremece: montañas, ciudades, pueblos y aldeas con sus moradores son sepultados.

El mar, los ríos y las nubes salen de sus límites, se desbordan, inundan y arrastran consigo, en un remolino, moradas y gente sin número que no se puede contar, es la purificación del mundo por el pecado en el cual está inmerso.

¡El odio, la ambición provocan la guerra destructora!

Después sentí, en el palpitar acelerado del corazón y en mi espíritu, el eco de una Voz suave que decía:

—En el tiempo, una sola Fe, un solo Bautismo, una sola Iglesia, Santa, Católica y Apostólica. ¡En la eternidad, el Cielo!

Esta palabra Cielo llenó mi alma de paz y felicidad, de tal forma que casi sin darme cuenta, quedé repitiendo por mucho tiempo: —¡El Cielo! ¡El Cielo!”

Fue así que la religiosa recibió fuerzas para escribir el Tercer Secreto.

La edición del Carmelo de Coimbra reproduce además, en la página 159, la fotocopia de las páginas del manuscrito de la Hermana Lucía donde se encuentra el presente texto.

Sor Lucía_manuscrito

La hermana Lucía concluye el texto arriba citado con la frase: “Apenas pasó la mayor fuerza de lo sobrenatural fui a escribir y lo hice sin dificultad, en el día 3 de enero de 1944, de rodillas, apoyada sobre la cama que me servía de mesa.”

La Santísima Virgen le había dicho:

—Después de escrito, mételo en un sobre fechado y lacrado y escribe por fuera, «que sólo puede ser abierto en 1960, por el Sr. Cardenal Patriarca de Lisboa o por el Sr. Obispo de Leiría.»

La carta con ese texto llegó a su destino, según lo confirma el recibo de recepción, mas no recibió respuesta.

LA CONSAGRACIÓN DE RUSIA AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA FUE ACEPTADA POR EL CIELO.

El mismo libro también dice que la Hermana Lucía creía, basada en comunicaciones con la Santísima Virgen, que la Consagración de Rusia al Corazón Inmaculado no fue cumplida totalmente por el Papa Pío XII en 1942 —conforme a lo solicitado en Fátima—, ni tampoco la primera ceremonia del Papa Juan Pablo II en 1981. En cambio, la segunda Consagración realizada por San Juan Pablo II, el 25 de marzo de 1984, (el cual después de ser baleado en 1981, el día de la fiesta Fátima, quedó intensamente involucrado con los Mensajes de Fátima), fue de hecho aceptada por la Santísima Madre.

Sor Lucía-y-Juan-Pablo-II

Rusia fue mencionada explícitamente por la Virgen de Fátima, el 13 de Julio de 1917:

“… vendré a pedir la Consagración de Rusia a Mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora de los Primeros Sábados. Si atienden Mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones de la Iglesia: los buenos serán martirizados; el Santo Padre tendrá que sufrir mucho; varias naciones serán aniquiladas.

Al final, Mi Inmaculado Corazón Triunfará. El Santo Padre Me Consagrará a Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz…”

Y doce años más tarde, el 13 de Junio de 1929, cuando Sor Lucía ya había pronunciado sus primeros votos en el noviciado de las Doroteas, en Tuy, ciudad española cercana a Pontevedra, la Santísima Virgen le dice:

“Ha llegado el momento en que Dios pide al Santo Padre que haga, en unión con todos los Obispos del mundo, la Consagración de Rusia a Mi Inmaculado Corazón; prometiendo salvarla por este medio…”

Inmediatamente después de la Consagración de Juan Pablo II, en 1984, fue que el comunismo cayó en las naciones del bloque del Este y luego —increíblemente— en la propia Rusia.

Las monjas del Carmelo dicen que la Hermana Lucía estaba alternativamente divertida y molesta por aquellos que argumentaban que la parte formal del Tercer Secreto, que se le dio en 1917, no había sido revelada por el Vaticano en el año 2000. Ella les dijo en repetidas ocasiones que sí lo fue.

“El secreto fue revelado plenamente en 2000, como la Hermana Lucía escribió y lo envió en un sobre cerrado al Obispo José Correia da Silva”, —dice el libro.

“Ella misma confirmó su autenticidad varias veces frente a testigos antes de su revelación al público, el 13 de mayo 2000, en Fátima. Ella incluso confirmó su escrito varias veces en presencia de testigos después de recibir la noticia de que su autenticidad fue cuestionada. Luego, en diciembre de 2003, Su Eminencia el Cardenal Bertone la visitó y otra vez ella le dio la respuesta: el secreto ha sido revelado plenamente. Luego agregó: ¡Algunas personas nunca son felices! Eso no importa”.

Añadieron las monjas:

“Fue doloroso para la Hermana Lucía escuchar la insistencia de algunos de que la tercera parte del Secreto no se reveló plenamente. Ella se lamentó: ‘Si tan sólo vivieran lo que es más importante de lo que ya se ha dicho… Ellos sólo se preocupan por lo que queda por decir, en lugar de cumplir con la petición de oración y penitencia’.”

De hecho, la petición de Nuestra Señora de la devoción del Primer Sábado —transmitida en los secretos— rara vez es mencionada o seguida.

Esclarecedor video de Antonio Yagüe explicando el Tercer Secreto de Fátima y la relación de la visión escrita por Sor Lucía el 3 de enero de 1944, con el Aviso.

________________________
Fuente:
Memorias de la Hermana Lucía
http://www.fatima.org/span/essentials/facts/ponteapariciones.asp
http://www.fatima.org/span/essentials/facts/tuyapariciones.asp
http://www.fatima.org/span/essentials/facts/rianjoapariciones.asp
http://www.tradicionyaccion.org.pe/spip.php?article303
http://forosdelavirgen.org/92023/sorprendentes-nuevas-revelaciones-sobre-las-apariciones-de-fatima-de-las-monjas-que-convivian-con-sor-lucia/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Especial de la Virgen de Fátima en Su Centenario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s