Armadura Espiritual

ARMADURA ESPIRITUAL


Las Armas de Dios
(Cf. Ef. 6, 11-12. 14-17)

Me revisto de las armas de Dios, para poder resistir a las acechanzas del Diablo. Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas…

¡En pie, pues! Me ciño la cintura con la VERDAD y me revisto de la JUSTICIA como coraza; me calzo los pies con el CELO POR EVANGELIO DE LA PAZ. Tengo a la mano el escudo de la FE para poder apagar con él todos los encendidos dardos del Maligno. Por último, uso el casco de la SALVACIÓN, y empuño en todo momento la Espada del Espíritu, que es la PALABRA DE DIOS.


Salmo 91 (90)
A LA SOMBRA DEL OMNIPOTENTE

Tú que habitas al amparo del Altísimo,
     que vives a la sombra del Omnipotente,
     di al Señor: “Refugio mío, Alcázar mío.
     Dios mío, confío en ti.”

Él te librará de la red del cazador,
     de la peste funesta.
     Te cubrirá con Sus plumas,
     bajo Sus alas te refugiarás:
     Su Brazo es escudo y armadura.

No temerás el espanto nocturno,
     ni la flecha que vuela de día,
     ni la peste que se desliza en las tinieblas,
     ni la epidemia que devasta a mediodía.

Caerán a tu izquierda mil,
     diez mil a tu derecha;
     a ti no te alcanzará.

Tan sólo abre tus ojos
     y verás la paga de los malvados,
     porque hiciste del Señor tu refugio,
     tomaste al Altísimo por defensa.

No se te acercará la desgracia,
     ni la plaga llegará hasta tu tienda,
     porque a Sus Ángeles ha dado órdenes
     para que te guarden en tus caminos;

te llevarán en sus palmas,
     para que tu pie no tropiece en la piedra;
     caminarás sobre áspides y víboras,
     pisotearás leones y dragones.

“Se puso junto a Mí: lo libraré;
     lo protegeré porque conoce Mi Nombre,
     Me invocará y lo escucharé. 

Con él estaré en la tribulación,
     lo defenderé, lo glorificaré;
     lo saciaré de largos días,
     y le haré ver Mi Salvación.”    


Augusta Reina de Los Cielos
Venerable Luis Eduardo Cestac, Francia (1801-1868)
[1]

¡Augusta Reina de los Cielos, Soberana Señora de los Ángeles! Tú, que desde los comienzos recibiste de Dios el Poder y la Misión de aplastar la cabeza de Satanás, Te suplicamos humildemente:

Envíanos Tus Legiones de Ángeles, para que bajo Tus Órdenes y Poder combatan a los demonios, donde quiera repriman su audacia, y los persigan hasta precipitarlos a los abismos.

‘¡Quién como Dios!’ Santos Ángeles y Arcángeles, defiéndannos y guárdennos.

 ¡Oh, Buena y Tierna Madre! Tú serás siempre nuestro Amor y nuestra Esperanza. ¡Oh, Divina Madre! Envíanos los Santos Ángeles para defendernos y rechazar lejos al demonio, nuestro mortal enemigo. Amén.

________________________
[1]En 1863 un alma… sintió su mente elevada hacia la Santísima Virgen, quien le dijo que efectivamente, los demonios andaban sueltos por el mundo, y que había llegado la hora de rogarle como Reina de Los Ángeles pidiéndole las Legiones Angélicas para combatir y aplastar los poderes infernales.” (Venerable Luis Eduardo Cestac, fundador de la Congregación de las Siervas de María). No está de más advertir que, durante la primera impresión, las máquinas se rompieron dos veces; sin embargo, la oración a la Reina de Los Ángeles se extendió rápidamente y fue aprobada por muchos obispos y arzobispos.

 

ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL
Papa León XIII, Italia (1810-1903)

¡San Miguel Arcángel! Defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. ¡Reprímale, Dios! —Pedimos suplicantes—. Y Tú, Príncipe de la Milicia Celestial, lanza al infierno con el Divino Poder a satanás y a todos los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas.  Amén.


Coraza de la Sangre del Redentor
Enoch – Profeta de Colombia. 

¡Oh, Coraza de la Sangre del Redentor! Protégeme en todos mis caminos y batallas espirituales; cubre mis pensamientos, potencias y sentidos con Tu Coraza Protectora; reviste mi cuerpo con Tu Poder.  Que los dardos incendiarios del maligno no me toquen, ni en el cuerpo, ni en el alma-mente; que el veneno, ni el hechizo, ni el ocultismo me hagan daño; que ningún espíritu encarnado o  descarnado me perturbe; que satanás y sus huestes del mal huyan de mí al ver la Coraza de Tu Sangre Protectora.

Libérame de todo mal y peligro, Gloriosa Sangre del Redentor, para que pueda cumplir la misión que me ha sido encomendada y dar gloria a Dios. Me consagro voluntariamente y Te consagro mi familia al Poder de Tu Sangre Redentora. ¡Oh, mi buen Jesús! Libérame a mí, a mi familia y seres queridos de todo mal y peligro. Amén.


Poderosa Oración de Sellamiento
Enoch – Profeta de Colombia. 

Señor Jesús: Sella con Tu Sangre, mi cuerpo, mi alma-mente y mi espíritu.
Cubre con Tus Llagas, mi cuerpo, mi alma-mente y mi espíritu.
Y lava, con el agua de Tu Costado, mi cuerpo, mi alma-mente y mi espíritu,
para que este día sea de victoria en Ti, y me libres a mí y a mi familia
de las asechanzas del enemigo del alma, en cualquiera de sus manifestaciones.
AMÉN, SEÑOR (3 VECES).


Jaculatoria
Enoch – Profeta de Colombia. 

La Sangre de Nuestro Señor Jesucristo tiene Poder y con Ella voy a vencer. La Sangre de Nuestro Señor Jesucristo me cubre, me lava, me sana y me libera, por dentro y por fuera. ¡Huyan de mí, potestades enemigas, porque la Sangre del Cordero Divino es mi defensa y mi salvación!


Por la Liberación del Árbol Genealógico
Enoch – Profeta de Colombia. 

Ofrecer 33 Santas Misas, en honor a los años de vida de Jesucristo en este mundo, pidiéndole al Padre Celestial por la sanación y liberación de nuestro árbol genealógico. No olvidar que las Santas Misas deben ser seguidas, sin interrupción. En el momento sublime de la elevación, se debe entregar al Padre, por los Méritos de la Pasión, Muerte y Resurrección de Su Amadísimo Hijo, nuestras generaciones paternas y maternas para que sean sanadas por el Poder de la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.


El Sello de la Sangre de Cristo
Julián Soto, El Discípulo – Profeta de México. 

Con el dedo pulgar en alto y el índice por detrás en forma de cruz, hacer una Cruz diciendo:

¡Sangre Preciosa de Jesucristo!

↓   Cúbrenos.
← 
Libéranos.
→ 
Protégenos.
←  
Sánanos.
↓    
Sálvanos.


Comunión Espiritual
Julián Soto, El Discípulo – Profeta de México. 

Jesús mío, yo creo que estás realmente Presente en el Santísimo Sacramento. Te amo sobre todas las cosas y deseo que vengas a mi alma. No pudiendo recibirte ahora Sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. Como si ya hubieses venido, Te abrazo y me uno todo (a) a Ti; no permitas que jamás me separe de Ti.

Padre Eterno, yo Te ofrezco la Sangre Preciosísima de Jesucristo, en expiación de mis pecados y por las necesidades de la Santa Iglesia. Amén.

 


San Rafael, Acompañante en el Camino

Por sendas de paz y justicia
nos dirija el Señor Omnipotente y Misericordioso,
y el Arcángel Rafael nos acompañe en el camino
para que con gozo, paz y libertad
volvamos a nuestro Hogar.
Amén.


CONJURO DE LOS SANTOS ÁNGELES

Oración Inicial

¡Dios Todopoderoso y Eterno, Uno en Tres Personas! Antes de conjurar a los Santos Ángeles, Tus Servidores y de llamarlos en nuestro socorro, nos postramos delante de Ti y Te adoramos: Padre, Hijo y Espíritu Santo. ¡Bendito y alabado seas por toda la eternidad! Que todos los Coros de Ángeles y los hombres que has creado, Te adoren, Te amen y Te sirvan: ¡Dios Santo, Dios Fuerte, Dios Inmortal!

Y Tú, María, Reina de los Ángeles, Medianera de todas las Gracias, todopoderosa en Tu Oración, recibe bondadosamente la oración que les dirigimos a los Ángeles, Tus Servidores, y hazla llegar hasta el Trono del Altísimo, para que obtengamos de Él Su Gracia, Su Salvación y Su Auxilio. Amén.

ÁNGELES GRANDES Y SANTOS,
DIOS LOS ENVÍA A USTEDES,
PARA PROTEGERNOS Y AYUDARNOS:

  • Los conjuramos en el Nombre de Dios, Uno en Tres Personas.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Los conjuramos en el Nombre Todopoderoso de Jesús.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Los conjuramos en el Nombre de María, Madre de Dios y Madre nuestra.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Los conjuramos en el Nombre de María, Reina del Cielo y de la Tierra.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Los conjuramos en el Nombre de la Preciosa Sangre de nuestro Señor Jesucristo.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Los conjuramos en Nombre de la Fidelidad de Dios para con nosotros tan pobres.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Los conjuramos en Nombre de la Misericordia de Dios para con nosotros tan pobres.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Los conjuramos en Nombre del Amor de Dios para con nosotros tan pobres.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Los conjuramos, por todas las Heridas de nuestro Señor Jesucristo.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Los conjuramos, por todos los Sufrimientos de nuestro Señor Jesucristo.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Los conjuramos, por el Sagrado Corazón de nuestro Señor Jesucristo.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Los conjuramos, por la Santa Palabra de Dios.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Los conjuramos, por la propia Felicidad de ustedes.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Los conjuramos, por la propia Fidelidad de ustedes.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Los conjuramos, por sus propias Fuerzas combativas por el Reino de Dios.
         — Vuelen en nuestro socorro.

   Los conjuramos: Cubran a ____ con sus escudos.
   Los conjuramos: Protejan a ____ con sus espadas.
    Los conjuramos: Iluminen a  ____  con su luz.
    Los conjuramos: Abriguen a ____ bajo el Manto de María.
  Los conjuramos: Encierren a ____ en el Corazón Inmaculado de María.
  Los conjuramos: Depositen a ____ en las  Manos  de  María.
    Los conjuramos: Muéstrenle a ____ el  camino  hacia  la  Puerta  de la  Vida,  el Corazón Abierto de  nuestro Señor Jesucristo.
   Los conjuramos: Conduzcan a ____ seguros hacia la Casa del Padre Celestial.

  • Todos los Coros de los Espíritus Bienaventurados.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Ángeles de la Fuerza de la Palabra de Dios.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Ángeles de la Caridad Ardiente.
         — Vuelen en nuestro socorro.
  • Ángeles que Dios nos atribuye, especialmente, como Compañeros.
         — Vuelen en nuestro socorro.

 Porque hemos recibido en herencia la Sangre de nuestro Señor y Rey.
     — Vuelen en nuestro socorro, los conjuramos.
 Porque hemos recibido en herencia el Corazón de nuestro Señor y Rey.
     — Vuelen en nuestro socorro, los conjuramos.
 Porque hemos recibido  en  herencia  el Corazón Inmaculado de María, la Virgen Purísima y Reina de ustedes.
     — Vuelen en nuestro socorro, los conjuramos.


ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL

¡San Miguel Arcángel! Tú eres el Príncipe de las milicias celestiales, el Vencedor del dragón infernal; has recibido de Dios la fuerza y el poder para aniquilar, por medio de la humildad, el orgullo de los poderes de las tinieblas. Te conjuramos, suscita en nosotros la auténtica humildad del corazón, la fidelidad inquebrantable para cumplir siempre la Voluntad de Dios, la fortaleza en el sufrimiento y en las necesidades. ¡Ayúdanos a subsistir delante del Tribunal de Dios!

¡San Miguel Arcángel:
Lucha a nuestro lado con tus Ángeles!


ORACIÓN A SAN GABRIEL ARCÁNGEL

¡San Gabriel Arcángel! Tú eres el Ángel que anunció la Encarnación, Mensajero Fiel de Dios: Abre nuestros oídos para que podamos captar hasta las más suaves sugerencias y llamadas de la Gracia, nacidas del Corazón Misericordioso de Jesús. Permanece siempre con nosotros, te conjuramos, para que comprendiendo la Palabra de Dios y Sus Inspiraciones, sepamos obedecerla, cumpliendo bien y dócilmente lo que Dios quiere de nosotros. ¡Haznos vigilantes en la espera, del Señor para que no nos encuentre dormidos cuando llegue! Amén. 

¡San Gabriel Arcángel:
Lucha a nuestro lado con tus Ángeles!


ORACIÓN A SAN RAFAEL ARCÁNGEL

¡San Rafael Arcángel! Que eres Flecha del Amor Divino: Te conjuramos, hiere nuestro corazón con un amor ardiente a Dios y no dejes que esta herida se cierre jamás, para que permanezcamos sobre el camino del amor, en la vida diaria, y venzamos todos los obstáculos por la fuerza de este Amor.
Tú, que eres Bálsamo de Dios, defiéndenos de las potencias del Mal y de las enfermedades; acompáñanos en los viajes y en las calles; sé nuestro consuelo en las dificultades y fortalécenos en el desánimo y en la depresión. Amén.

¡San Rafael Arcángel:
Lucha a nuestro lado con tus Ángeles!


Oración Final
 

Ayúdennos, Ángeles del Cielo, Hermanos grandes y Santos, servidores como nosotros delante de Dios. Protéjannos contra nosotros mismos, contra nuestra cobardía y tibieza, egoísmo y avaricia; contra nuestra envidia y desconfianza, suficiencia y comodidad; contra nuestra soberbia y deseos de ser apreciados.
Deslíguennos de los lazos del pecado y de toda atadura al mundo. Quiten la venda que nosotros mismos hemos anudado sobre nuestros ojos, la cual nos impide ver la verdad que nos rodea; que podamos mirar nuestro propio yo sin incomodarnos y con benevolencia.
Claven en nuestro corazón el aguijón del Santo Temor de Dios, para que no cesemos jamás de buscar al Señor con pasión, arrepentimiento y amor.
Busquen en nosotros la Sangre de Cristo que se derramó por todos los hombres; busquen las Lágrimas de nuestra Reina, vertidas por nuestra causa; busquen la Imagen de Dios, a la cual Él quiso asemejarnos por amor; imagen destrozada y deteriorada en nosotros.
Ayúdennos a reconocer a Dios, a servirlo, amarlo y adorarlo. Ayúdennos en la lucha contra los poderes de las tinieblas que nos rodean y nos oprimen solapadamente; protéjannos para que ninguno de nosotros se pierda y para que, un día, gozosos, podamos reunirnos en la Felicidad eterna. Amén.


ORACIÓN AL ÁNGEL DE LA GUARDA

Ángel de mi Guarda,
dulce Compañía,
no me desampares
ni de noche, ni de día,
no me dejes solo (a)
que me perdería,
porque el Señor que me creó,
a ti me encomendó
para que me libres siempre
de todo peligro.
Amén.

________________________
Fuente:
http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/armaduraespiritual.pdf  

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s