En Preparación para la Vigilia de Pentecostés

ROSARIO DEL ESPÍRITU SANTO
Este Rosario tiene 7 Misterios y 7 cuentas en cada Misterio.

“Profetiza al Espíritu, profetiza, hijo de hombre. Dirás al Espíritu:
Así dice el Señor Yahveh: Ven, Espíritu, de los cuatro vientos,
y sopla  sobre estos muertos para que vivan.”
(Ez. 37, 9)

La Señal de La Cruz

 Por la Señal de la Santa Cruz,
 de nuestros enemigos,
 líbranos, Señor, Dios nuestro.

 En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

El Credo

Creo en Dios, / Padre Todopoderoso, / Creador del Cielo y de la Tierra. / Creo en Jesucristo,  Su Único Hijo, nuestro Señor, / que fue concebido por Obra y Gracia del Espíritu Santo, / nació de Santa María Virgen, / padeció bajo el poder de Poncio   Pilato, / fue crucificado, muerto y sepultado, / descendió a los infiernos / y al tercer día, resucitó de entre los muertos; / subió a los Cielos / y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. / Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. / Creo en el Espíritu Santo, / en la Santa Iglesia Católica, / en la Comunión de los Santos, / en el perdón de los pecados, / en la resurrección de la carne / y en la vida eterna. / Amén.


VEN, ESPÍRITU CREADOR 

Ven, Espíritu Creador,
de los Tuyos, la mente a visitar,
a encender en Tu Amor los corazones,
que de la nada Te gustó crear.

Tú, que eres el gran Consolador
y Don Altísimo de Dios;
Fuente Viva y Amor,
Fuego Ardiente y Espiritual Unción.

Tú, tan Generoso en dádivas,
Tú, Poder de la Diestra Paternal;
Tú, Promesa Magnífica del Padre,
que el torpe labio vienes a soltar.

Con Tu Luz ilumina los sentidos,
los afectos inflama con Tu Amor;
con Tu Fuerza invencible fortifica
la corpórea flaqueza y corrupción.

Lejos expulsa al pérfido enemigo,
danos pronto Tu Paz;
siendo Tú nuestro Guía,
toda culpa logremos evitar.

Denos Tu Influjo conocer al Padre;
denos también al Hijo conocer,
y en Ti, Santo Espíritu del Uno y Otro,
para siempre creer.

A Dios Padre, alabanza, honor y gloria,
con el Hijo que un día Resucitó,
y a Ti, Abogado y Consuelo del Cristiano,
por los siglos se rinda admiración.
Amén.


1º MISTERIO
El Espíritu Santo hizo Inmaculada a María
desde Su Misma Concepción,
y La Santificó con la Plenitud de la Gracia:

“A lo largo de los siglos, la Iglesia ha tomado conciencia de que María, ‘Llena de Gracia’ por Dios, había sido redimida desde Su Concepción. Es lo que confiesa el Dogma de la Inmaculada Concepción, proclamado en 1865 por el Papa Pío IX…”  (Catecismo de la Iglesia Católica, 491).

En las cuentas grandes del Padre Nuestro:

R:  ¡Padre, Padre! Envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor Jesucristo.

En las cuentas pequeñas se repite SIETE VECES:

V:  ¡Ven, Espíritu Santo! Llena los corazones de Tus fieles.
R:  Y enciende en ellos el Fuego de Tu Amor. (En la séptima invocación se añade): Envía Tu Espíritu para darnos nueva vida. Y renovarás la faz de la Tierra.

  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo… (Inclinando la cabeza)


2º MISTERIO
Jesús es Concebido por Obra del Espíritu Santo
en el Seno de María Virgen:
 

“El Espíritu Santo vendrá sobre Ti y el Poder del Altísimo Te cubrirá con Su Sombra; por eso, el que ha de Nacer será Santo y será llamado Hijo de Dios.”  (Lc. 1, 35).

En las cuentas grandes del Padre Nuestro:

R:  ¡Padre, Padre! Envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor Jesucristo.

En las cuentas pequeñas se repite SIETE VECES:

V:  ¡Ven, Espíritu Santo! Llena los corazones de Tus fieles.
R:  Y enciende en ellos el Fuego de Tu Amor. (En la séptima invocación se añade): Envía Tu Espíritu para darnos nueva vida. Y renovarás la faz de la Tierra.

  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo… (Inclinando la cabeza)


3º MISTERIO
Jesús es Consagrado Mesías por
el Espíritu Santo
en el Jordán:

“Jesús, ya bautizado, se hallaba en oración, cuando se abrió el Cielo, bajó sobre Él el Espíritu Santo en forma corporal, como una paloma; y llegó una Voz del Cielo: ‘Tú eres Mi Hijo; hoy Te He Engendrado.’ ” (Lc. 3, 21-22).

En las cuentas grandes del Padre Nuestro:

R:  ¡Padre, Padre! Envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor Jesucristo.

En las cuentas pequeñas se repite SIETE VECES:

V:  ¡Ven, Espíritu Santo! Llena los corazones de Tus fieles.
R:  Y enciende en ellos el Fuego de Tu Amor. (En la séptima invocación se añade): Envía Tu Espíritu para darnos nueva vida. Y renovarás la faz de la Tierra.

  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo… (Inclinando la cabeza)


4º MISTERIO
Jesús da a los Apóstoles el Espíritu Santo,
para
el perdón de los pecados:

“Jesús les dijo otra vez: ‘La paz con vosotros. Como el Padre Me envió, también Yo os envío.’ Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: ‘Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedarán perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.’ (Jn. 20, 21-23).

En las cuentas grandes del Padre Nuestro:

R:  ¡Padre, Padre! Envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor Jesucristo.

En las cuentas pequeñas se repite SIETE VECES:

V:  ¡Ven, Espíritu Santo! Llena los corazones de Tus fieles.
R:  Y enciende en ellos el Fuego de Tu Amor. (En la séptima invocación se añade): Envía Tu Espíritu para darnos nueva vida. Y renovarás la faz de la Tierra.

  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo… (Inclinando la cabeza)


5º MISTERIO
El Padre y Jesús envían el Espíritu
Santo en Pentecostés:

“Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del Cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas…” (Hch. 2, 1-4).

En las cuentas grandes del Padre Nuestro:

R:  ¡Padre, Padre! Envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor Jesucristo.

En las cuentas pequeñas se repite SIETE VECES:

V:  ¡Ven, Espíritu Santo! Llena los corazones de Tus fieles.
R:  Y enciende en ellos el Fuego de Tu Amor. (En la séptima invocación se añade): Envía Tu Espíritu para darnos nueva vida. Y renovarás la faz de la Tierra.

  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo… (Inclinando la cabeza)


6º MISTERIO
El Espíritu Santo desciende por primera
vez sobre
los paganos:

“Estaba Pedro diciendo estas cosas cuando el Espíritu Santo cayó sobre todos los que escuchaban la Palabra. Y los fieles circuncisos que habían venido con Pedro quedaron atónitos al ver que el don del Espíritu Santo había sido derramado también sobre los gentiles, pues les oían hablar en lenguas y glorificar a Dios.” (Hch. 10, 44-45).

En las cuentas grandes del Padre Nuestro:

R:  ¡Padre, Padre! Envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor Jesucristo.

En las cuentas pequeñas se repite SIETE VECES:

V:  ¡Ven, Espíritu Santo! Llena los corazones de Tus fieles.
R:  Y enciende en ellos el Fuego de Tu Amor. (En la séptima invocación se añade): Envía Tu Espíritu para darnos nueva vida. Y renovarás la faz de la Tierra.

  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo… (Inclinando la cabeza)


7º MISTERIO
El Espíritu Santo guía a la Iglesia de todos los tiempos,
dándole
Sus Dones y Carismas:

“A cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu Santo para provecho común… Pero todas estas cosas las obra un mismo y único Espíritu, distribuyéndolas a cada uno en particular según Su Voluntad.” (1 Co. 12, 7. 11).

En las cuentas grandes del Padre Nuestro:

R:  ¡Padre, Padre! Envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor Jesucristo.

En las cuentas pequeñas se repite SIETE VECES:

V:  ¡Ven, Espíritu Santo! Llena los corazones de Tus fieles.
R:  Y enciende en ellos el Fuego de Tu Amor. (En la séptima invocación se añade): Envía Tu Espíritu para darnos nueva vida. Y renovarás la faz de la Tierra.

  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo… (Inclinando la cabeza)


En las tres últimas cuentas del Rosario se reza:

¡Ven, Espíritu Santo! Ven por medio de la Poderosa Intercesión del Inmaculado Corazón de María, Tu Amadísima Esposa. (TRES VECES).


La Salve

Dios Te salve, Reina y Madre de Misericordia, vida y dulzura y esperanza nuestra, Dios Te salve. A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
Ea, pues, Señora, Abogada nuestra, vuelve a nosotros esos Tus ojos misericordiosos; y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de Tu vientre.
¡Oh, Clemente! ¡Oh, Piadosa! ¡Oh, siempre Dulce Virgen María!

L:  Ruega por nosotros Santa Madre de Dios,
R:  Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo. Amén.

Oración:
¡Divino Espíritu Santo! Yo Te ofrezco todas las Oraciones de la Santísima Virgen y de los Apóstoles reunidos en el Cenáculo, y a éstas, uno todas mis oraciones, suplicándote que Te apresures a renovar la faz de la Tierra. Amén.


LETANÍA DEL ESPÍRITU SANTO

Señor, ten piedad de nosotros.
         Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.

         Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.

         Señor, ten piedad de nosotros.
Padre, Todopoderoso.

         Ten piedad de nosotros.

Jesús, Hijo Eterno del Padre y Redentor del mundo.
         Sálvanos.
Espíritu del Padre y del Hijo, Vida infinita de Ambos.

         Santifícanos.
Santísima Trinidad.

         Escúchanos.
Espíritu Santo, que procedes del Padre y del Hijo.

         Entra en nuestros corazones.

Promesa de Dios Padre.
         Ten piedad de nosotros.
Rayo de Luz Celestial.

         Ten piedad de nosotros.
Autor de todo lo bueno.

         Ten piedad de nosotros.
Fuente de Agua Celestial.

         Ten piedad de nosotros.
Fuego consumidor.

         Ten piedad de nosotros.
Caridad Ardiente.

         Ten piedad de nosotros.
Unción Espiritual.

         Ten piedad de nosotros.
Espíritu de Amor y de Verdad.

         Ten piedad de nosotros.
Espíritu de Sabiduría y de Entendimiento.

         Ten piedad de nosotros.
Espíritu de Consejo y de Fortaleza.

         Ten piedad de nosotros.
Espíritu de Ciencia y de Piedad.

         Ten piedad de nosotros.
Espíritu de temor de Dios.

         Ten piedad de nosotros.
Espíritu de Gracia y de oración.

         Ten piedad de nosotros.
Espíritu de Paz y de Mansedumbre.

         Ten piedad de nosotros.
Espíritu de Modestia y de Inocencia.

         Ten piedad de nosotros.
Espíritu Santo Consolador.

         Ten piedad de nosotros.
Espíritu Santo Santificador.

         Ten piedad de nosotros.
Don de Dios Altísimo.

         Ten piedad de nosotros.
Espíritu que llenas el universo.

         Ten piedad de nosotros.
Espíritu de adopción de los hijos de Dios.

         Ten piedad de nosotros.

Espíritu Santo.
         Inspíranos horror al pecado.
Espíritu Santo.

         Ven y renueva la faz de la Tierra.
Espíritu Santo.

         Derrama Tu Luz en nuestras almas.
Espíritu Santo.

         Graba Tu Ley en nuestros corazones.
Espíritu Santo.

         Inflámanos con la Llama de Tu Amor.
Espíritu Santo.

         Enséñanos a orar bien.
Espíritu Santo.

         Ilumínanos con Tus celestiales inspiraciones.
Espíritu Santo.

         Inspíranos en la práctica del bien.
Espíritu Santo.

         Concédenos el mérito de todas las Virtudes.
Espíritu Santo.

         Haznos perseverar en la justicia.
Espíritu Santo.

         Sé Tú nuestra Recompensa Eterna.

  • Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.
             Envíanos Tu Espíritu Santo.
  • Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.
             Derrama en nuestras almas los Dones del Espíritu Santo
  • Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.
             Concédenos el Espíritu de Sabiduría y de Piedad.

L:  Ven Espíritu Santo y llena los corazones de Tus fieles.
R:  Y enciende en ellos el fuego de Tu Amor.

Oremos:
Concede, ¡oh, Padre Misericordioso!, que Tu Divino Espíritu nos ilumine, inflame y purifique, que Él pueda penetrar con Su Rocío Celestial y nos haga fecundos de buenas obras, por Nuestro Señor Jesucristo, Tu Hijo, quien vive y reina Contigo, en la unidad del mismo Espíritu, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.


CONSAGRACIÓN AL ESPÍRITU SANTO 

I

¡Ven, Espíritu Santo, Divino Consolador y Huésped de mi alma! Yo Te adoro, Te alabo y Te bendigo. Y me Consagro hoy de nuevo a Ti, para que me invadas con Tu Gracia, ordenes mis facultades y sentidos, me ilumines, fortalezcas, me serenes y bendigas. Amén.

II

Recibe, ¡oh Santo Espíritu de Amor!, la Consagración perfecta y absoluta que Te hago de todo mi ser en este día, para que Te dignes ser en adelante, en todos mis trabajos y en cada una de mis acciones, mi Director, mi Luz, mi Guía, mi Fuerza y todo el Amor de mi corazón. Yo me abandono sin reservas a Tus Operaciones Divinas, y deseo ser siempre dócil a Tus Santas Inspiraciones.

¡Oh, Santo Espíritu! Dígnate formarme por María en Cristo, Sacerdote y Víctima, a fin de dar consuelo a Su Sagrado Corazón, extendiendo Tu Reinado de Santidad para la Gloria del Padre en la salvación de los hombres. Amén. 


SECUENCIA DE PENTECOSTÉS

Ven, Espíritu Divino,
manda Tu Luz desde el Cielo.
Padre Amoroso del pobre,
Don, en Tus Dones Espléndido,
Luz que penetras las almas,
Fuente del mayor consuelo.

Ven, Dulce Huésped del alma,
Descanso de nuestro esfuerzo,
Tregua en el duro trabajo
Brisa en las horas de fuego,
Gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma,
Divina Luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre,
si Tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado,
cuando no envías Tu Aliento

Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas, infunde
calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.

Reparte Tus Siete Dones,
según la fe de tus siervos;
por Tu Bondad y Tu Gracia,
dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse
y danos Tu Gozo eterno.
Amén.


 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a En Preparación para la Vigilia de Pentecostés

  1. pajares95 dijo:

    (Por su vital Importancia y dado los momentos tan aciagos que vive Venezuela, se publica el presente mensaje) MENSAJE DE NUESTRA SEÑORA DE LA PURA Y LIMPIA CONCEPCIÓN DEL RÍO DE LUJÁN PARA VENEZUELA.

    PEDIDO URGENTE

    Dado a Gustavo Velazquez Buenos Aires, Argentina. (30/05/2017)

    Mi pequeño niño. Tomad nota y escribid para toda Venezuela.

    Deseo que mi mensaje sea público y llegue a todos los rincones de mi amada nación. Que nadie quede sin conocer mi maternal pedido y del riesgo que corren vuestras almas de mi amado país.

    El demonio busca que os confrontéis en arduas luchas y pasiones volcadas en violencia de hermanos contra hermanos. Todos contra todos, pero esta Madre os ruega con lágrimas en sus ojos a los niños venezolanos: ¡BASTA MIS NIÑOS! ¡NO LUCHÉIS Y OS MATÉIS MAS ENTRE USTEDES!.

    Esta Madre hace sus últimos esfuerzos para detener la matanza entre ustedes. Más bien luchad contra quien busca la perdición del alma, luchad con el Rosario en vuestras manos contra el enemigo invisible, Satanás, que ha contaminado el corazón de Venezuela en egoísmos y contiendas por el bien material dejando de lado el bien primario del alma: DIOS ETERNO.

    Esta Madre Inmaculada ruega desde la tierra de la Inmaculada Concepción del Río de Luján que volváis al camino del arrepentimiento, doblad vuestras rodillas e implorad misericordia al Dios Piadoso. Levantad la mirada y todos unidos en una sola voz decid: “Señor pequé contra Ti, ten misericordia de mi”. No cerréis los oídos del alma, si no escucháis mi pedido, un mal mayor al actual os acechará.

    ¿Deseáis la paz y la libertad hijos míos?. ¿Deseáis culminar con vuestro suplicio?. Entonces no demoréis mas en caminar con Mi Hijo Sacramentado por todas las calles de Venezuela. Con broncas, rencores, odio y violencia no se contrarresta y vence al mal, se lo vence con amor y misericordia, con el perdón, oración y humildad.

    Orad y amad a vuestros enemigos. Quien ama a Dios y vive en Su Corazón no hay lugar para contiendas, sino para el Amor de Dios y con el deseo infinito de hacer saber a sus hermanos cuanto os ama.

    Mis hijos predilectos de toda Venezuela, hace tiempo que vengo pidiendo que expongáis al Corazón Sacratísimo y Eucarístico de Mi amado Jesús en repetidas procesiones por la paz de vuestra nación. Nuevamente os pido que no demoréis en llevar a cabo Mi solicitud maternal, llamad al pueblo a la paz y a la reconciliación, caminad por las calles sin miedos, sed valientes porque mis hijos son verdaderos soldados de la Capitana Celeste que nada temen, porque saben que junto a ellos están el Señor y la Señora que no os desamparan nunca. Debéis ser como Mi Hijo Sumo Sacerdote: Ofrenda Verdadera y Pura que en cada misa se inmola por toda la humanidad. Sed sacerdotes y pastores dispuestos a dar la vida por cada una de sus ovejas en perpetua inmolación junto al Cordero Pascual en el sacrificio perpetuo. Caminad junto a Mi Hijo Jesús, Sol que expulsa la espesa noche de las almas, secundado por Vuestra Madre de Coromoto y de la Inmaculada Concepción del Rio de Luján y de todos mis niños venezolanos.

    ¿Preguntáis que tiene que ver con Venezuela Mi advocación de Argentina?. Todo será develado a su debido tiempo. Solo hacedlo y veréis como la paz vuelve a sus vidas. Os ruego hijos predilectos no entréis en disputas porque el demonio busca que ingreséis en un terreno pantanoso donde tiene dominio. Se lo vence con silencio y oración como lo hizo el Señor en la Pasión. Amad a todos y no excluyáis a nadie, amad a los que os persiguen. Si amáis con amor verdadero transformaréis los corazones de granito en diamantes.

    Llamad a todo el pueblo. Llamad a todos vuestros padres, sacerdotes y llevad mi pedido a cada parroquia, a cada iglesia, buscad los otros credos a uniros en tan magnánima misión. Esta Madre no desea dejar a nadie afuera. Llevad mi pedido a vuestros gobernantes y a vuestro Presidente. Es vuestra Madre quien os habla. Llevadme junto con cada gobernante y decidle que temáis a Dios por su Justicia pero no temáis por Su Infinita Misericordia. Dios por medio de esta Madre e Hija Suya os llama a todos a la unidad y a soltar toda pelea que solo conduce a una nación sufriente y dividida para convertirse en una presea del anticristo.

    Pueblo venezolano caminad junto a Mi Jesús y moved a vuestros pastores a llevar a cabo mi recado. Orad en procesión a las tres de la tarde y consagrad vuestras vidas y a toda Venezuela a los Sagrados Corazones de Jesús y de María. Consagradme vuestras vidas, familias y al país todo en el día de Pentecostés; y desde ese momento os prometo que la paz lentamente comenzará a ser visible.

    Caminad con Jesús Sacramentado todos los días orando el Santo Rosario hasta que la Paz del Señor triunfe totalmente sobre el príncipe del odio y de la mentira.

    Os ruego nuevamente, escuchad Mi pedido amoroso que recorra cada camino, cada pueblo, cada ciudad, toda Venezuela y el Espíritu Santo dador de Vida devolverá vida en abundancia para Gloria de Dios. Escuchad Mi solicitud no la tiréis a la basura. Es vuestra Madre la que implora a sus hijos. Detened la mano de Justicia de Dios, arrepentíos de todo mal que Dios Eterno es lento para el enojo e infinitamente misericordioso. Haced conocer Mi mensaje que en definitiva es el Señor Eterno quien me envía. Ruego por cada uno de mis niños. Vuestra Madre e Inmaculada pura y limpia Concepción del Río de Luján, María Siempre Virgen.

    Que todo niña y niño Mío sea verdadero mensajero del Señor… si es necesario empapelad las calles con la buena nueva que os traigo.

    Gracias mi pequeño por darme un tiempo de tu descanso, Mi Señor os dará las fuerzas necesarias para que mañana, durante la jornada laboral, no sintáis el cansancio por la falta de sueño. Siempre estáis en mis brazos.

    ________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s