“¡No más abortos! ¡No más guerras, Mis hijos, no más uniones culpables! Respetad las Leyes Divinas y Sagradas”

JULIÁN SOTO AYALA, “EL DISCÍPULO” / MÉXICO

MENSAJES, ADVERTENCIAS Y PROFECÍAS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
Recibidos por ‘Discípulo’ — 22 al 24 de Mayo, 2017
Córdoba, Argentina. 

El que es fiel en lo poco, se le concederá más.

Vosotros sois los trabajadores de la Última Hora, recibiréis el mismo pago que los que trabajaron primero, soportando la fatiga y el peso del día.

El día es corto y las noches cada vez más oscuras y frías. ¡Oh, humanidad!, no pierdas la fe, Yo Soy la Vid Verdadera, y os pido fidelidad y perseverancia.

Yo Soy el Dios de la Paciencia, la Verdad y el Amor. Yo Soy el Justo Juez.

Alerta, humanidad, hijos Míos, vengo pronto con poder, autoridad y verdad a efectuar un Juicio para todos los pueblos y naciones a la verdad.

Ya el Hacha está sobre la raíz de los árboles. Todo árbol que no dé fruto será cortado con el Hacha de la Justicia de Mi Padre y arderá en el fuego cuando la tierra, el aire, el fuego y el agua se fusionen. Pronto habrá signos más palpables y tangibles.

¡Oh, humanidad!, habéis perdido fácilmente el camino, habéis errado con respecto a la verdad y te has dejado seducir por el progreso material.

¡Oh!, mundo infeliz, que despreciáis Mis Advertencias. Mi Espíritu os da libertad de poder elegir entre el bien y el mal y el Látigo de la Corrección caerá de improviso con la Cruz de Luz que iluminará vuestro cielo.

Os di Mi Vida y Mi Sangre y no la habéis sabido valorar y usar a vuestro favor. El dueño de este mundo ha sido ya condenado y pronto será encadenado con fortísima cadena por Miguel Arcángel y sus Ángeles que combaten contra el dragón y contra el obscuro poder de la mente del anticristo.

¡Ah, Discípulo!, escribe, tú eres Mi escribano: Yo, Jesús, sigo dictándote estos mensajes serios y urgentes. Mis Promesas son verdaderas y Yo, el Señor, Yo mismo las cumpliré. Haceros acreedores de las gracias benditas de la Santísima Trinidad, que la Llama de Amor Trinitaria ardiendo está dentro del Purísimo Corazón de Mi amada y tierna Madre. Yo, Jesús libraré con Mi Sangre Preciosa, donde Ésta es difundida con gran respeto y santo temor, de los anatemas de los pueblos desde Abraham hasta el Día de Mi Nacimiento, y desde el Día de Mi Nacimiento hasta los Días Gloriosos de la Cruz de Luz que iluminará al mundo durante 7 días y 7 noches; luego vendrá sobre cada uno de Mis hijos un juicio particular en vida.

Examinaré las conciencias y las inundaré con Mi Mirada, Mi Santa Faz estará delante de vuestros ojos y cada uno de Mi hijos tendrá conocimiento de todos los pecados cometidos habidos, confesados o no confesados, y os haré ver en vuestra propia alma vuestro destino final.

¡Ah, humanidad!, ¿por qué rechazáis Mi Sangre Protectora? ¿Por qué no limpiáis vuestras culpas con el Poder de Mi Sangre que tiene gracia y luz para la restauración? Decid, vosotros, los que tenéis este Regalo maravilloso místicamente en vuestro dedo pulgar y para sellar y proteger lugares, personas, objetos, y sobre todo vuestras almas. Así os preservaréis de los ataques del anticristo que pondrá su sello y marca imperfecta, su número que es número de hombre 666 y que significa la condenación mediante el pequeño microchip que será —bajo pena de muerte— colocado debajo de vuestra piel y sin el cual no podéis comprar ni vender.

Convoco desde este lugar a todos Mis Sacerdotes, y sobre todo a Mis Obispos a cubrir vuestras propias almas con Mi Sangre, porque es la Sangre también de Mi Madre que protegerá al Remanente Fiel, al resto de Mi pueblo fiel que sostendré en pie en medio de la más fuerte tribulación.

Sostendré a Mis Sacerdotes y a Mis Obispos firmemente con Mi Mano y los levantaré inmediatamente de sus caídas. Le perdonaré a cada uno sus faltas y los ataré a Mi Sacrosanto Corazón Eucarístico.

¡Ah, Discípulo!, sigue y no desistas, porque el Espíritu Santo en este Pentecostés —el último que vas a vivir— os llenará de un celo y un ardor por la Casa Sagrada de la descendencia de Abraham. ¡Oh, descendientes de Leví y de Judá!, ¡oh, descendencia de José y de Melquisedec!, ¡oh, descendencia de Dina!, cuyo vientre se preservó para dar la vida espiritual y consagrada desde el vientre de todas las madres del mundo.

Soy Yo, Jesús, que Soy vuestro Dios, Señor, Redentor y Salvador pudiese por medio tuyo, Mi amado hijo, escribir libros y libros lo haría, aunque para muchos estos libros resultasen cansados y tediosos. Hay Mi Sagrada Escritura donde se resume toda la Ley y los Profetas, desde el Génesis hasta el Apocalipsis; Yo Soy el Libro Sagrado, y quien lo lee me conoce a Mí.

¡Ah, insensata humanidad!, que sólo confías en la ciencia de los hombres, que os llenáis de soberbia intelectual leyendo basura de teólogos modernos y ciencias ocultas con respecto a la cuántica y al espacio sideral.

¡Ah, doctores de las letras!, que todo lo ponderan, llenándose de soberbia, pretendiendo ser maestros os habéis engañado a vosotros mismos dándoles a Mis hijos basuras teóricas que se pierden y se pudren con el tiempo.

Alerta, humanidad, porque el fuego caerá sobre vuestros templos y edificios altos cuya presencia invadió el espacio. Ay, de los gobiernos que producen abortos y decretan leyes injustas, contrarias a la Ley Divina de Mi Sacratísimo Corazón, y ofenden el Corazón de Mi Padre.

Ya el Juicio ha sido decretado y los acontecimientos caerán como rayos. ¡Llenaos, pues, Obispos, Cardenales y Sacerdotes!, porque vuestro conocimiento os está confundiendo. ¿Cómo oráis ante Mí? Pedid, consagrados, el Fuego Divino de Mi Espíritu que purifica y santifica todo.

Hay un mal en el mundo que está en vuestras manos remediar; sacar de la ignorancia y de la miseria espiritual de Mi pueblo que enfermo camina a su destino final: ¡La muerte y la obscuridad! No impidáis la bendición con Mi Sangre, pues ya el dedo de los Ángeles ha señalado los países y los pueblos, y el Ángel de la Muerte está presto a desenvainar su espada.

Vuestra fe se pierde, y si vosotros no dobláis vuestra rodilla ante Mí, la tribulación y la purificación vendrá y un 75 por ciento de esta humanidad de Mis hijos que están dentro de esta generación y esta tierra.

El ‘Katejon’ de este tiempo será removido, y Yo recibiré su espíritu como recibí el espíritu del venturoso mártir Esteban que murió apedreado por aquellos que no aceptaron la sabiduría del Espíritu Santo, que es Dios como Yo y como el Padre Celestial.

Amor es Mi grito y Mi pedido, sólo Soy amor, y Doy amor desde Mi Cruz cuando en la agonía final Mi Cuerpo Místico sube al patíbulo de la Cruz para agonizar, para suspirar por todo Mi Clero en el mundo; almas reparadoras de Eucarístico Corazón, uníos Conmigo desde el madero de la Cruz, pues ya está sobre vosotros ‘el anatema de la abominación total’.

La Fe será cribada, purificada por Mí, y el que está fuera de Mí, el que no Me honra, el que no guarda Mi Palabra será confundido y arrastrado hacia las fauces del dragón infernal, cuyo aliento fétido está ya dentro de las estructuras de Mi Iglesia. Es importante, Mis hijos, manteneros velando en oración perseverante día y noche, reparando y desagraviando a la Divina Justicia de Mi Padre, vuestro Padre Celestial.

Aunque haya divisiones, discusiones, humillaciones y excomuniones sin valor ante Mí, propagad Mi Bienaventuranza. ¡Ah, siervos perezosos!, sacudid vuestros pies y agitad vuestras manos, porque vuestras manos son Mis Manos y vuestros pies son Mis Pies.

Confiad mucho, confiad sin medida en Mí, en el Poder de Mi Sangre, de Mis Llagas y de Mi Cruz. Recibid desde este amado país Mi bendición sobre todos Mis Obispos y Sacerdotes, recibid la bendición del Justo José, Mi padre adoptivo.

Pueblo del Remanente Fiel, estableced las Horas de Desagravio y cumplid Mi Palabra. Yo Soy Jesús, Justo Juez, y Mi Palabra es Vida… “el ladrón sólo viene a ROBAR, MATAR y DESTRUIR.”

Yo he venido para que tengáis vida y vida en abundancia; el que tenga oídos para oír que oiga la Voz del Pastor. Yo Soy el Buen Pastor, el que tenga ojos para ver que vea la realidad de la prueba inminente, estáis a tiempo de bendecir, bendecid en todo tiempo, perdonéis de corazón y sed pacientes cuando la tribulación llegue a vosotros, pues es la Divina Corrección, señal de amor de Mi Padre por el bien y la salud.

¡No más abortos! ¡No más guerras, Mis hijos, no más uniones culpables! Respetad las Leyes Divinas y Sagradas, destruid los altares a los ídolos porque Mi Padre Celestial es celoso de Su Gloria, más bien, canten, alaben; participáis en la alegría de los justos.

Orad, venid a Mí, ¡oh humanidad!, implorad misericordia, ya no hay tiempo, vuestro tiempo ha sido limitado, la Justicia del Justo Juez ya está a la puerta. Yo Soy el Justo Juez, que los bendice a vosotros y a vuestras familias. Shalom.

Ixtus

________________________

Fuente:
APOSTOLADO DE REPARACIÓN Y DESAGRAVIO A LOS SAGRADOS CORAZONES:
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/2017

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/  

Todos los Mensajes de Julián Soto, “El Discípulo”, publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/julian-soto-el-discipulo/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s