“Yo, el Señor, les digo que este lugar es como Mi Corazón, aquí caben todos, no teman”

JULIÁN SOTO AYALA, “EL DISCÍPULO” / MÉXICO

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
Jueves, 13 de abril de 2017

Si comprendieran ustedes, queridos hijos, si comprendieran los Secretos que Yo tengo guardados en Mi Corazón, que jamás, nunca en la historia, han sido declarados con tanta claridad como en estos tiempos.

​Mi pueblo sufre violencia, Mis escogidos sufren rechazo, Mis predilectos son despreciados, arrojados y condenados a la oscuridad de la ignorancia, al oscurantismo de la Fe que está llegando a toda la humanidad en todo el mundo sin hacer excepción de ningún lugar.

​He aquí, hijos Míos, que Yo os ofrezco Mi mano para levantarlos de cada una de sus caídas, y cada esfuerzo que vosotros hagáis para ser santos no pasa desapercibido delante de Mis ojos; así como nace el sol cada día y se pone en el ocaso, de la misma manera ya sostengo Mi Promesa con ustedes, estoy con ustedes y les bendigo y espero frutos de ustedes, como aquella higuera de la cual esperaba Yo encontrar frutos para poder alimentarme, pero también para dar una enseñanza a Mis discípulos, le ordené a aquella higuera que se secara, y se secó, así se secará el árbol que no permanece dentro de Mi huerto de Mi jardín, sus hojas caerán y se las llevará el viento y se perderán en la nada, y se convertirán en polvo, pero a vosotros Yo los levanto de cada caída, Yo estoy atento a sus necesidades, no se preocupen, estoy delante de ustedes para abrazarlos y para darles Mi amor y Mi bendición.

​Siéntanse en este momento, queridos por Mi Madre Santísima, bendecidos por Mí, cubiertos por Mi Sangre, llenos de esta esperanza que deposito en sus corazones, sean benditos, hijos Míos; en el Nombre de Mi Padre sean benditos, hijos Míos, con la bendición de Mi Madre, sean benditos, hijos Míos con la bendición del Espíritu Santo.


MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
Sábado, 15 de Abril de 2017
Oratorio de Comunidad San José

…de la Misericordia de Mi Corazón, es la Justicia Perfecta de Mi Padre, que se aproxima rápidamente a vosotros, y no hay nada ni nadie que la detenga.

Cuando este mundo sea purificado Yo levantaré en alto Mi Cruz, para que todos la vean, y encuentren en Ella, el gozo y la alegría perfecta.

Para los pobres de espíritu, es fácil entender que la alegría perfecta consiste en cargar la cruz de cada día sin quejarse.

¿Cuántas oportunidades ha tenido el mundo, cuántas advertencias os han llegado, en cuántos momentos se ha manifestado la gloriosa Presencia de Mi Madre Santísima, en muchas partes de esta Tierra?

¿Cuántos avisos han sido ignorados? ¿Cuántos oídos se han cerrado a las advertencias?, que sólo buscan la glorificación de Mi Padre en esta Tierra, pues olvidados los hombres, las criaturas humanas de su Creador, han pisoteado la honra que Yo gané en Mi Cruz, para este mundo, que Yo había dicho a través de Mi Palabra, quien Me da las gracias, ése  Me honra; recordad, hijos Míos, cómo de aquellos leprosos, de aquellos diez leprosos fueron sanados, solamente uno de ellos, volvió a darme gracias.

¿En dónde están aquellos a los que he curado?, ¿a los que he librado de las garras de la muerte?, ¿a los que he rescatado de la basura, del vicio y del pecado?, ¿en dónde está la justicia perfecta de los hombres? ¡Decidme, hijos Míos!, ¿en dónde está el tesoro de gracias que muchas veces, Yo he regalado a través de Mis advertencias y mensajes a todo el género humano desde cada uno de los puntos cardinales de la Tierra?

Pues bien, cuando esa Justicia que es el culmen de Mi Misericordia se aproxime a vosotros, los pueblos y las naciones temblarán de espanto y de miedo y no se podrán sostener de pie, caerán porque sus rodillas habrán perdido fuerza, quedarán atemorizados al oír el ruido del estruendo de las olas y al ruido del mar y en el cielo señales prodigiosas y la naturaleza cambiando continuamente de un momento a otro, con todo lo que tiene para este momento de transición.

Yo preparo a Mi Remanente Fiel con los frutos espirituales de Mi Palabra; felices ustedes si saben comprender lo que Yo quise decir a través de las Sagradas Escrituras.

Yo estoy hablando constantemente, a través de la Sagrada Escritura, pues Ella es la que nutre el alma, y las almas raquíticas y débiles son aquellas que no se alimentan de Mi Palabra diariamente, y que tienen olvidada la lectura Sagrada y que no meditan cuando leen correctamente lo que leen y por no meditarla correctamente no llega a hacerse vida espiritual en vosotros.

Estos regalos maravillosos están por terminar, dichosos ustedes que tienen oídos para oír, dichosos ustedes que tienen ojos para ver, dichosos ustedes que todavía conservan la fe en Mí, dichosos ustedes que confían plenamente en Mí. Yo, el Señor, les aseguro que no quedarán defraudados porque en Mí han confiado, Yo responderé a cada una de sus necesidades y estaré presente en cada uno de sus problemas, siempre lo hace el Buen Pastor que está al pendiente de las ovejas porque ninguno de los que son Míos se perderá, Yo les he llamado al corazón, y la Voz Mía es tan clara que nadie puede dudar de este llamado ni poner en entredicho este llamado.

Yo, el Señor, espero una respuesta de confianza y de abandono más que mirar con temor el futuro y temer por vuestras vidas y las de vuestros seres queridos, esta confianza a la que Yo les invito, hijos Míos, debe estar tan grande, debe ser absoluta, debe ser total, a esa confianza Yo le quiero agregar otra palabra que se llama RENUNCIA a intereses personales, a todo aquello que resulte para ustedes provechoso, pero finalmente viene siendo perjudicial para el alma.

Dichosos los que aprenden a escuchar a los demás, dichosos los que son misericordiosos, dichosos los que tienen paciencia los unos con los otros, porque los cambios no serán de la noche a la mañana y ya han pasado tantos años que no se han cumplido todavía las profecías totales y completas que han sido dadas a la humanidad a través de Mi Santísima Madre la siempre Virgen María que está aquí con ustedes, junto a Mí, junto a San José, junto a toda la Corte Celestial para transmitir un mensaje de paz y de bendición.

Vuestras ropas han sido lavadas en esta noche por Mi Sangre, vuestras mentes han sido purificadas con la fuerza de Mi Gracia y vosotros os encontraréis nuevamente Conmigo en todas sus necesidades ante Mí.

Yo las resolveré si confían absolutamente en Mí, haré crecer y madurar estos frutos y estas semillas que han llegado aquí, que han sido plantadas por personas de Fe que nunca dudaron su entrega a Mí y finalmente se vieron recompensadas con la Gloria Eterna donde está la Presencia de Mi Padre y en donde están los goces celestiales que pocas almas pueden alcanzar porque no ven más allá de los bienes terrenales que este mundo ofrece para satisfacer sus concupiscencias, para satisfacer los sentidos.

¡Ay!, hijos Míos, pobres de ustedes cuando abandonen Mi Palabra, pobre de ustedes cuando pierdan el sentido de la vida que gira en torno a Mí, en Mí Presencia Eucarística, porque si sigues alimentado del Pan que da la vida, Yo Soy el Pan Vivo que ha bajado del Cielo, no es como el maná que comieron vuestros padres en el desierto y murieron. El que come Mi Cuerpo y bebe Mi Sangre tendrá vida eterna y Yo le resucitaré en el último día y alcanzarán la Gloria de las Bienaventuranzas desde luego, aquí en la Tierra, y finalmente viviendo Conmigo para toda la eternidad en el Cielo después de haber sido satisfecha la Justicia Divina de Mi Padre con vuestros sacrificios, sufrimientos y lágrimas, aquí los tomo en Mi Corazón a todos, aquí les bendice Mi Corazón Sagrado a todos aquellos que se confían y se abandonan en Mí.

Aquellos que Me invocan con sincero corazón, reciban toda la fuerza de Mi Espíritu para contrarrestar los efectos del mal espíritu que ronda alrededor de vosotros como una sombra siniestra que lo empieza a cubrir todo alrededor, porque este mundo ha caído en los errores graves de la mentira, porque este mundo ha caído en los errores graves del desquiciamiento moral y espiritual, porque no han cumplido con los Mandamientos de la Ley Sagrada de Mi Padre.

Renuevo Mi Promesa y Mi Alianza entre ustedes, que aquí no faltará nada porque quien a Mí Me tiene, lo tiene todo.

Quien ha logrado entrar a Mi Corazón conoce los secretos que este Corazón guarda para todos Mis hijos y son palabras de vida, y son palabras de Fe, pero ustedes debéis entregarse más completamente, más plenamente a Mí para que pueda transformarlos para que pueda santificarlos, para que pueda renovarlos, para que pueda limpiarlos de toda mancha y siempre Me alaben con un corazón sincero.

¡Ay!, de aquellos que han ignorado los Mensajes del Cielo, díganles a Mis hijos, los Sacerdotes de todo el mundo.

¡Ay!, de ustedes, hijos Míos, dice el Señor, que permanecieron mudos cuando escucharon sonar la trompeta de la Verdad, cuando escucharon el anuncio a través de Mis instrumentos, a través de Mis almas dóciles por todas partes del mundo.

¡Ay!, de aquellos que mandaron callar las voces que querían salir por las montañas y por las calles.

¡Ay!, de aquellos que ignoraron los lamentos del que es Rey y Señor, que es Alfa y Omega, Principio y Fin, lamento por Mi humanidad, quejas por Mis criaturas, tristeza por Mis consagrados que han callado la Verdad y han sostenido la mentira y la ignorancia entre Mis pobres ovejas que están deseosas de escuchar Mi Palabra, que están hambrientas de alimentarse con Mi Palabra, que creen verdaderamente que Yo tengo el Poder para cambiarlo todo y cuando cada alma asume esta gracia y esa bendición, cumple verdaderamente la Voluntad de Mi Padre, porque Mi Padre y Yo Somos Uno y ustedes, uno Conmigo, y dependen de Mí.

¿De quién queréis depender? ¿Acaso de vuestros conocimientos y capacidades? Dependéis únicamente de la Sangre que Yo he derramado por vosotros como protección, como protección fuerte contra los ataques y contra las maldiciones del enemigo que quiere cada día destruir Mi obra en ustedes. Ustedes serán aquí Mi carta de presentación, cuiden ese lugar, bendigan ese lugar.

Yo les muestro en este momento la importancia de rezar con el corazón el Santo Rosario porque rezáis muchas veces sin meditar las palabras que decís y no os introducís verdaderamente en los Misterios que encierra cada uno de los episodios de Mi Vida, desde la Anunciación hasta que fui Yo subido al Cielo, hasta que instituí la Eucaristía y Sacerdocio, por todos esos momentos en que Yo Me manifesté a las almas santas y dóciles que murieron como almas víctimas, aun así vendré a reclamar lo que es Mío porque satanás no tiene poder, porque él no puede vencer las obras de la Luz, porque él no puede sacarme de sus corazones, el tesoro que Yo he depositado a través de Mi Palabra.

Y vendrán más aquí, vendrán muchos aquí, y bendecirán y glorificarán a Mi Padre y vosotros daréis el abrazo santo para que reciban la Llama Viva de Amor del Corazón de Mi Madre Santísima, los corazones arderán como un fuego interminable e inextinguible, como un fuego que arde en el interior de vosotros para purificar vuestras almas, vuestras mentes y vuestros corazones, porque Yo aquí estoy como El que enseña, porque Yo estoy aquí como Aquél que recibe todas las quejas y todas las cargas que vosotros traéis, sinceramente vosotros sois Mis amigos, vosotros sois Mis discípulos, vosotros sois Mis servidores.

Sirvan de corazón a cada uno de los que vengan aquí, llénenlos de ternura, porque muchos llegan vacíos de esa ternura del Amor de Dios. Esto es el Amor de Dios, tierno maravilloso, Santo y Puro.

Este Jesús que está delante de ustedes y que quiere llenar vuestros  corazones, os pide un abandono en Fe, esperen y confíen.

Yo voy a seguir derramando bendiciones en este pequeño rebaño Mío, pero  tenéis que ser obedientes a Mi Voz, ofreciéndome cada día las tristezas, los sufrimientos, las impaciencias, los dolores, las angustias, los miedos, las necesidades. Cualquier  temperamento Yo lo puedo cambiar en este momento, pidan en este momento lo que quieran pedir, pidan en este momento en su corazón lo que ustedes deseen que su Dios haga por ustedes, porque su Dios desea verlos contentos, llenos de alegría, juntos como dice ese canto tan hermoso cuando inician la Reparación: juntos, como hermanos, miembros de la Iglesia del Remanente Fiel, que pronto se retirarán de las tinieblas del error y vendrá a ser luz de los que se encuentran en tinieblas, éste es el Remanente Fiel.

Yo Soy el Buen Pastor, el Buen Pastor da la vida por Sus ovejas, Yo les hablo por su nombre y ellas Me siguen, porque conocen la Voz de su Pastor, a todas las llamo por su nombre y ellas Me siguen porque Yo les doy el alimento, porque Yo las sostengo fuertemente ante cualquier ataque, ante cualquier insidia del enemigo.

Es tan grande la perversidad y la sutileza de vuestro enemigo que anda como león rugiente buscando a quién devorar y él se esconde entre los matorrales, entre las hierbas y está vigilando. No den entrada en ningún momento en este terreno, en esta comunidad al enemigo. Únanse los corazones formando un muro fuerte, una muralla que resista los embates. Aquí la Luz está surgiendo en este momento, aquí la Fe la estoy derramando en sus corazones y aquí estoy derramando el Don de Conocimiento y voy a hacer grandes maravillas para su corazón, para que crean y confíen en Mi Promesa y en Mi Palabra.

En toda lucha y en todo momento saldréis victoriosos, no hay derrotas para los que confíen en Mí, en Mi Reino. En Mi Reino no hay gente cobarde, sino gente valiente que ha dado un paso en Fe a renunciar con valor y decisión a todo aquello a lo cual estaban atados.

Se han desatado algunas ataduras entre ustedes, hijos Míos, pero continúan otras que mañana Yo romperé con Mi Poder. Yo los voy a sanar. Yo les voy a dar la curación. Yo les voy a dar el alivio a las penas porque Yo he recogido vuestras lágrimas, porque Yo conozco el valor de la renuncia, porque Yo mismo renuncié a todo aquello que el mundo Me ofrecía, que el dueño del mundo Me ofrecía, pero como Mi Reino no era de este mundo, tenía que subir al Padre para ser glorificado y volveré de nuevo con Poder en medio de Mis Ángeles al toque de las trompetas.

Y los que han vivido la vida de gracia, se han vestido con el vestido de la pureza, están contentos y mirarán confiados al cielo, mientras aquellos que despreciaron Mi Voz se arrastrarán sobre el polvo de la Tierra y sus huesos quedarán convertidos en polvo y sus penas y lamentos se perderán en la oscuridad del infierno porque no quisieron escuchar la Verdad de Mi Palabra, ni siquiera se esforzaron por vivir Mi Evangelio, que es el Evangelio de la Salvación, es el Evangelio del Amor.

Sin cruz, Mis pequeños, no hay salvación, olvídense en este momento que alcanzarán la salvación si no aceptan la cruz que Yo les ofrezco en esta noche. He descansado y ha descansado Mi Corazón adolorido. Yo, vuestro Señor, os he hablado con la sinceridad de Mi Corazón y los he unido con lazos fuertes e irrompibles a Mi Corazón para que en cada uno de ustedes se cumpla la Voluntad de Mi Padre, que es Santa.

Esforzaos en cumplir la Voluntad de Mi Padre, aquí, que nadie se queje por el sol, por el calor, por ninguna cosa, que nadie se queje, por el cansancio, que nadie se queje por nada; ante todo, alégrense porque Jesús, su Señor, los bendice y los abraza en todo momento del día.

Vengan, pues, hijos Míos, al regazo de Mi Corazón, al Refugio Sagrado Espiritual para que sean protegidos de las tinieblas del error, porque el impostor pronto saldrá a la luz y se manifestará al mundo, y el mundo lo recibirá, pero ustedes ahora subirán Conmigo a la cumbre del Calvario porque va a llegar la hora de la verdad, porque ha llegado la hora de la prueba final y los que Me honran levantarán su voz en medio de la oscuridad y en medio de aquellos que callan, en medio de aquellos que conocen la Verdad y la ocultan a su prójimo. Ya no es momento, queridos hijos, de ocultar la Verdad, hablen, digan, comuniquen todas estas cosas a todos aquellos que siguen viviendo atados al pecado y atados al pensar y el  sentir del mundo, no hay nada más maravilloso en esta Tierra, Mis pequeños, que el Amor que Jesús derrama en vuestros corazones.

Gracias, gracias, porque estuve confortado y Mi Corazón descansó con la vigilia que se hizo anoche; gracias, hijos Míos, Yo les doy las gracias a ustedes porque hicieron descansar Mi Corazón, Yo les doy las gracias a ustedes, porque confortaron a Mi Corazón, porque Yo Me sentía abandonado y triste, solo, pero aquí he encontrado refugio y vengo a quedarme aquí con ustedes.

Yo vigilaré sus pasos, Yo estaré atento de sus sueños y de sus necesidades y bendeciré a cada niño, a cada niña, a cada adolecente, a cada joven, a cada matrimonio, a cada persona que llegue aquí, recibirá algo muy especial y no se los transmitirán ustedes sino Yo mismo Jesús, a través de Mi Espíritu, los haré sensibles a la Gracia y volverán distintos, y los que se fueron van a volver y vendrán más, no teman porque dicen que no caben aquí, no teman.

Yo, el Señor, les digo que este lugar es como Mi Corazón aquí caben todos, no teman que se vaya a acabar la comida, porque este lugar está lleno del maná espiritual por las bendiciones que vosotros recibís, con esta Misa que cada domingo Me ofrecéis de corazón la he aceptado con agrado, esta Misa espiritual, debéis hacerla con más entrega.

Es una gran belleza que los niños estén rezando aquí en ese idioma, que es el latín, es una bendición para Jesús, en ellos descansa, en los niños descansa la Pureza de Mi Corazón. Trátenlos a todos muy bien, abrácenlos, denles besos, ellos ahora sólo piensan en jugar y divertirse y compartir experiencias y no son como ustedes que son adultos, aprendan de los niños, cómo de pronto discuten, cómo de pronto gritan, cómo de pronto están juntos jugando y ríen y corren, y así quiero que sean ustedes como niños y así lo serán siempre para Mí.

Vuestro Señor, Rey y Salvador, les otorga la bendición del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo.


PRIMERA VISIÓN: PAPA JUAN PABLO II
[Comentario de Discípulo]:

Quiero manifestar otra visión, vi al Papa Juan Pablo II que tenía el Rosario en alto en la mano y dijo estas palabras:

“Con esto que tengo en mi mano yo vencí la resistencia y vencí al demonio, les muestro el arma de la salvación, hijos míos, hagan que muchos recen el Rosario, el arma mortal contra el pecado y contra satanás, y los que lo rezan son míos, y los que no rezan son del adversario, enséñenles a rezar bien, no apresuradamente, el motivo de mi alegría era ver que muchos rezaban el Rosario con gran devoción y con gran fe, yo estoy compartiendo la Gloria de los Santos y esta misma Gloria también se las comparto cuando vosotros rezáis la oración de corazón, que es el Rosario.”


SEGUNDA VISIÓN: LA GUERRA Y CRUZ DE SALVACIÓN
[Comentario de Discípulo]:

En una segunda visión, vi un ejército, lo pude reconocer por sus uniformes, avanzaron con muchas armas, y mujeres y niños huían por el desierto y una voz gritó:

“¡Miren La Cruz!”.

Y había un gran Cruz de Luz y ahí se refugiaron mujeres y niños, personas de la tercera edad y la Cruz despedía una Luz que los hizo invisibles y desaparecieron ante sus ojos, esto quiere decir (oí una Voz) que la Cruz detendrá la guerra y sus horrores.

Esta Cruz Bendita salvará a muchos lugares de la destrucción y la muerte de la guerra, porque está por iniciar y cuando ésta inicie, rezad por las almas que mueran en combate y por aquellos inocentes que no tienen necesidad de morir por los intereses de aquellos que quieren gobernar al mundo y someter a la humanidad.

Otra Voz dijo:

“Miren la Cruz Gloriosa del perdón y póngase de rodillas delante de ella para que puedan ser salvados, esta Cruz os es dada como un regalo maravilloso, como una bendición y no solamente es un adorno de esta comunidad, es el símbolo de Mi protección y ante esta Cruz quedaréis invisibles de vuestros enemigos, ante esta Cruz quedaréis protegidos de todo ataque de Mi enemigo, [—dice Jesús—] ante la Gloriosa Cruz resplandecerán las virtudes y los que están pecando, dejarán de cometer pecados y los que no se han arrepentido de sus pecados se arrepentirán de corazón, y Yo les daré la Gracia del verdadero arrepentimiento, porque el arrepentimiento no consiste en la voluntad humana, en la voluntad de cada ser humano, sino en el querer de Mi Corazón, arrepentíos, hijos Míos, pues; entrad en los tiempos de la tribulación y la purificación con grandes y graves acontecimientos, fortalezcan sus rodillas con la oración, fortalezcan su ánimo, dice el Señor, y tengan Paz. Yo, el Señor, he hablado y bendecido a todos Mis hijos en el mundo que en esta noche han vivido la última Semana Santa.

Amén.”

________________________

Fuente:
APOSTOLADO DE REPARACIÓN Y DESAGRAVIO A LOS SAGRADOS CORAZONES:
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/2017

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/  

Todos los Mensajes de Julián Soto, “El Discípulo”, publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/julian-soto-el-discipulo/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s