Devocionario de Reparación y Desagravio a Los Sagrados Corazones

JULIÁN SOTO AYALA, “EL DISCÍPULO” / MÉXICO

DEVOCIONARIO
de Reparación y Desagravio
a Los Sagrados Corazones


CASAS DE DESAGRAVIO
PROMESAS DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
POR CADA HORA DE DESAGRAVIO
[1]

  1. Mil días de indulgencias.
  2. La protección continua, para vosotros durante los días calamitosos.
  3. La salvación eterna de las almas de vuestros parientes que no se han convertido.
  4. Liberación de mil almas del Purgatorio.
  5. La anulación de hechizos y conjuros mágicos, ritos satánicos en perjuicio de vosotros y de vuestros familiares.
  6. La asistencia personal Mía, de Jesús y San José en el día de vuestra muerte.
  7. La Promesa de la Bendición que sólo los Santos encuentran, tanto en el Cielo como en la Tierra.
  8. El conocimiento inmediato de vuestros pecados, a fin que os enmendéis y os confeséis ante el Sacerdote.
  9. La curación de los enfermos, de los cuales Dios disponga en Su Misericordia restablecer la salud.
  10. La aceptación de la Divina Voluntad en todo lo que Dios os enviare, con ello vendrá la purificación de todos vuestros males y la santificación de vuestras almas.
  11. Conocimiento profundo de las cosas celestiales mediante el don de la Fe.
  12. La gracia para perseverar y vencer en los ataques del anticristo.

Un segmento del Cuarto Mensaje Universal, donde la Virgen hace otras Promesas por la Hora de Oración de Reparación y Desagravio:

Si hacéis una buena confesión y recibís con frecuencia a Jesús Sacramentado:

  • Recibiréis conocimiento interior para discernir lo que viene del maligno.
  • Recibiréis palabras para instruir en la Fe Católica a cuantos se os acercan con propósitos de conversión. Y por último:
  • El premio de la consolación que Dios entrega a las almas dóciles y humildes, pero debéis hacer, de vuestra Hora de Desagravio, una hora de amor y de fe.


PETICIONES DE LA SANTÍSIMA VIRGEN
PARA LAS CASAS DE DESAGRAVIO

  1. Que las Casas de Desagravio se promuevan en todos los Movimientos de la Iglesia.
  2. Que haya multitud de ellas, y que cada una esté reportada con el párroco que le corresponda.
  3. Que la oración, principalmente los días jueves o viernes, sea iniciando a las 3:00 de la tarde, Hora de la Divina Misericordia.
  4. Que haya una pareja responsable de esa casa: matrimonio o dos personas de la misma familia.
  5. La oración tendrá que ser diaria por las Siete Espadas que atraviesan Mi Corazón Inmaculado.


EL ORDEN PARA REZAR LAS ORACIONES

  1. Trisagio a la Santísima Trinidad.
  2. Comunión espiritual.
  3. Lectura del Evangelio del día.
  4. Oración de San Miguel Arcángel.
  5. Oración al Ángel de la Guarda.
  6. Letanías de los Santos Ángeles.
  7. Consagración a la Preciosa Sangre.
  8. Corona de la Misericordia.
  9. Invocación a San José.
  10. Alabanza de Desagravio.

DURANTE LOS 7 DÍAS DE LA SEMANA, EN RECORDATORIO DE MIS 7 DOLORES Y EN EJERCICIO DE LAS 7 PALABRAS DEL OFICIO DEL VIERNES SANTO, EMITIDAS POR MI SANTÍSIMO HIJO:

OFRECERÉIS UNA HORA DE REPARACIÓN Y DESAGRAVIO A LOS 2 SAGRADOS CORAZONES. LO HARÉIS POR LOS SACERDOTES Y LAS BENDITAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO.


MEDITACIÓN Y OFRECIMIENTO

PARA CADA DÍA DE LA SEMANA 

Las 7 Palabras de Nuestro Señor Jesucristo
en la Cruz y los 7 Dolores que padeció
Nuestra Madre, la Virgen María.

LUNES

1° Dolor:
La Profecía del anciano Simeón cuando le dijo: “Una Espada de Dolor atravesará Tu Corazón.”

“Mientras a ti misma una espada te atravesará el alma.” (Lucas 2, 35)

Meditar en silencio y rezar un Ave María.

Un inmenso dolor invadió Tu Corazón al oír estas palabras de Simeón.
“Madre Santa, haz que Te ame cada día más y enséñame a imitar Tus Virtudes.”

1ª Palabra:
“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.” (Lucas 23, 34)

  • Meditar en silencio y rezar un Padre Nuestro.

Con esta frase y con el “Padre Nuestro”, Tú nos enseñas a perdonar.
“Señor, Te pido la gracia de que ésta sea nuestra sincera actitud, para que no arranquemos en cólera, ante las ofensas que recibimos.”


MARTES

2° Dolor:
La huida a Egipto, escapando de la persecución de Herodes que quería matar al Niño:

“Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto, donde estarás hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.” (Mateo 2,13)

  • Meditar en silencio y rezar un Ave María.

“Madre mía, concédeme un corazón atento para huir de toda ocasión de pecado, y que la Sagrada Familia sea en mi hogar el ejemplo a seguir.”

2ª Palabra:
“En verdad te digo, hoy estarás conmigo en el paraíso.” (Lucas 23, 43)

  • Meditar en silencio y rezar un Padre Nuestro.

Con Dimas, nos mostraste que el arrepentimiento de corazón logra Tu perdón, por más pecadores que hayamos sido.
“Gracias, Señor, por Tu Infinita Misericordia.”


MIÉRCOLES

3° Dolor:
La búsqueda de Jesús durante tres días, cuando se perdió en Jerusalén:

“Y al cabo de tres días lo encontraron en el Templo, sentado en medio de los doctores a quienes interrogaba.” (Lucas 2, 46)

Meditar en silencio y rezar un Ave María.

Cuánto sufrieron Tú y San José, por haber perdido al Niño Jesús. Tres días vivieron una gran angustia buscándolo hasta encontrarlo.
“Madre, guíanos y guárdanos, para que no nos perdamos eternamente.”

3ª Palabra:
“Mujer, ahí tienes a Tu hijo.” “Ahí tienes a tu Madre”.” (Juan 19, 26-27)

  • Meditar en silencio y rezar un Padre Nuestro.

No solo nos diste hasta la última gota de Tu Preciosa Sangre, sino que también nos haces hermanos Tuyos, al darnos por Madre a Tu Santísima Madre.
“Gracias, Señor, cómo podremos pagar Tu Infinita Bondad.”


JUEVES

4° Dolor:
Encontrarse con Jesús, camino al Calvario:

“Tomaron, pues, a Jesús y Él, cargando su Cruz salió para el lugar llamado Cal-vario, en hebreo: Gólgota.” (Juan 19,17)

Meditar en silencio y rezar un Ave María.

¡Oh, Señora!, cuánto dolor Te causó ver a Tu Divino Hijo, tan malherido y extenuado.
“Madre, guíame para que de hoy en adelante, yo sea para Tu Jesús, otro Cirineo.”

4ª Palabra:
¡Elí, Elí!, ¿lemá sabactaní? Esto es: ¡Dios Mío! ¡Dios Mío!, ¿por qué me has abandonado?” (Mateo 27, 46)

  • Meditar en silencio y rezar un Padre Nuestro.

“Señor, que cuando sienta que todo está perdido, siga Tu ejemplo, para que mi corazón y mi voz clamen al Cielo.”


VIERNES

5° Dolor:
Asistir a Su Hijo Jesús en Su bárbara Crucifixión y Muerte:

“Jesús muere en La Cruz.” (Juan 19, 25-30)

Meditar en silencio y rezar un Ave María.

Madre Dolorosa, que dolor tan profundo Te invadió al ver a Tu Divino Hijo, morir por nosotros en la Cruz. Enséñanos a aceptar con amor, todas las cruces que nos toque vivir y a ofrecerlas, todas ellas, siempre por Tus intenciones particulares.

5ª Palabra:
“Tengo sed.” (Juan 19, 28)

  • Meditar en silencio y rezar un Padre Nuestro.

Te dieron a beber vinagre y hiel.
“Haznos, Señor, que siempre tengamos sed de Ti y que Te amemos hasta la muerte, como Tú nos amaste.”


SÁBADO

6° Dolor:
Recibir el Cuerpo de Jesús cuando fue bajado de la Cruz y depositado en Sus brazos:

“Bajan el cuerpo de Jesús y lo ponen en brazos de Su Madre, todo lleno de heridas.” (Juan 19, 40-41)

Meditar en silencio y rezar un Ave María.

“Madre fuerte y dolorosa, enséñanos a ser fuertes como Tú. Sé nuestra fortaleza, para que seamos capaces de orientar con amor y verdad a quienes acudan a nosotros.”

6ª Palabra:
“Todo está consumado.” (Juan 19, 30)

  • Meditar en silencio y rezar un Padre Nuestro.

Señor, Tu Redención estaba cumplida. El hombre, nueva-mente podía aspirar al paraíso, al pagar Tú, a tan alto precio, nuestras ofensas y pecados.
“¡Perdón, Señor! ¡Perdón! Gracias por Tu infinito y eterno Sacrificio. Haz que no sea inútil para toda la humanidad.”


DOMINGO

7° Dolor:
Contemplar a Su Divino Hijo acostado en el Sepulcro:

“Jesús es depositado en el sepulcro.” (Marcos 15, 46-47)

Meditar en silencio y rezar un Ave María.

“Madre del Amor Eterno, cuán inmensa Tu tristeza al separarte de Jesús, pero también llena de gran paz, al saber que iba al encuentro con Su Padre Eterno.”

7ª Palabra:
“Padre, en Tus manos en-comiendo Mi Espíritu.” (Lucas 23, 45)

  • Meditar en silencio y rezar un Padre Nuestro.

“Señor, que siguiendo Tus enseñanzas, nuestros labios y corazón pronuncien esta frase, antes de partir al encuentro con el Padre Eterno.”


TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Guía: En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Todos: Amén.

Guía: Gloria a Dios Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra.

Coro 1: Al Rey de los siglos, Inmortal e Invencible, a Dios y sólo a Dios: honor y gloria, por los siglos de los siglos.

Coro 2: ¿Quién como Dios, que habita en las alturas?

Coro 1: ¿Quién como Cristo, que está a la diestra del Eterno Padre?

Coro 2: ¿Quién después de Dios, como María Santísima, Virgen y Madre de Dios?

Todos: Que Te alaben, Señor, todos los pueblos, que todos los pueblos Te den gracias. ¡Alábenle los Cielos y la Tierra, el mar y cuanto bulle en él!

Guía: Bendito sea por siempre Su Glorioso Nombre y llénese de Su Gloria toda la Tierra.

Coro 1: Al que está sentado en el Trono y al Cordero: la bendición, el honor, la gloria y el imperio, por los siglos de los siglos. Amén.

Coro 2: A Él sea la gloria en la Iglesia y en Cristo Jesús, en todas las generaciones, por los siglos de los siglos. Amén.

Todos: ¡Santo, Santo, Santo! ¡Señor, Dios de los Ejércitos! ¡Llenos están los Cielos y la Tierra de Tu Gloria! ¡Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo!

(Puede ser cantado).

Guía: Gloria a Dios Hijo, Redentor del mundo.

Coro 1: Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros y hemos visto Su Gloria, Gloria del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.

Coro 2: Cristo Jesús, siendo Dios, se anonadó tomando la figura de siervo y en la condición de hombre, se humilló, hecho obediente hasta la muerte y muerte de Cruz; por la cual, Dios lo exaltó y le otorgó un Nombre, sobre todo nombre, para que al Nombre de Jesús, toda rodilla se doble en los Cielos, en la Tierra y en el abismo del infierno, y toda lengua confiese que Jesús es el Señor, para Gloria de Dios Padre.

Coro 1: ¿Quién cómo Cristo Jesús, Dios y Hombre verdadero, que murió por el linaje humano? Gloria a ti, Cristo Jesús, que Te has manifestado en nuestra carne mortal, que has sido justificado por el Espíritu, mostrado a los Ángeles, predicado a las naciones en Tu gloria.

Coro 2: Gloría a Cristo Jesús, Hijo de Dios, anunciado por los profetas, nacido de la descendencia de David según la carne, constituido Hijo de Dios, poderoso según el Espíritu de Santidad por Su Resurrección de entre los muertos, para gloria de Su Nombre en todas las naciones.

Coro 1: Gloria a Cristo Jesús, Hijo de Dios, Rey de reyes y Señor de los que dominan.

Coro 2: Cristo vence, Cristo reina. Que al Nombre de Jesús, toda rodilla se doble en el Cielo, en la Tierra y en el abismo del infierno.

Guía: Que toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para Gloria de Dios Padre. Alabanza a Ti, ¡oh, Cristo, Rey de la Gloria!

Todos: ¡Santo, Santo, Santo! ¡Señor Dios de los Ejércitos! ¡Llenos están los Cielos y la Tierra de Tu Gloria! ¡Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo!

Guía: El Espíritu del Señor llena el orbe de la Tierra y por tanto, abarca todas las cosas y tiene conocimiento de sus voces.

Todos: ¡Gloria a Dios, Espíritu Santo Creador! ¡Gloria a Dios, Espíritu Santo Consolador! ¡Gloria a Dios, Espíritu Santo Santificador! Luz de las almas, Fuente de Agua Viva, Fuego de Amor, de Caridad. Unción espiritual.

Guía: Envía, Señor, Tu Espíritu Creador y se renovara la faz de la Tierra.

Todos: ¡Santo, Santo, Santo! ¡Señor Dios de los Ejércitos! ¡Llenos están los Cielos y la Tierra de Tu Gloria! ¡Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo!

Todos: ¡Oh, Dios! que ilustraste los corazones de Tus fieles con las luces del Espíritu Santo, concédenos que guiados por ese mismo Espíritu, obremos rectamente, y que por siempre gocemos de Sus Divinos Consuelos. Te lo pedimos, en el Nombre de Jesucristo, Nuestro Señor.

Guía: ¡Oh, Padre Eterno!, en unión con Tu Divino Hijo y el Espíritu Santo, y por la intercesión del Doloroso e Inmaculado Corazón de María, Te suplicamos, destruyas el poder de los espíritus malignos.

Coro 1: Te rogamos, los arrojes al abismo del infierno y los encadenes ahí, para siempre.

Coro 2: Toma posesión de Tu Reino, pues ha sido creado por Ti y muy justamente Te pertenece.

Guía: Padre Celestial, concédenos el dominio Reinante del Sagrado Corazón de Jesús y del Doloroso e Inmaculado Corazón de María.

Todos: Acepta, Señor, cada uno de los latidos de mi corazón y cada respiración mía, como una repetición de esa plegaria.


ACTO DE CONTRICIÓN

Todos: Yo confieso, ante Dios Todo Poderoso y ante ustedes, hermanos: que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión, por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los Ángeles, a los Santos y a ustedes hermanos, que intercedan por mí ante Dios, Nuestro Señor. Amén.


† LECTURA DEL SANTO EVANGELIO DEL DÍA †


COMUNIÓN ESPIRITUAL

Consiste en un ardiente deseo de recibir a Jesús Sacramentado, y se puede hacer interiormente, siempre y en cualquier lugar que nos hallemos. He aquí una fórmula fácil de retener en la memoria:

Todos: Jesús mío, creo que estás realmente Presente en el Santísimo Sacramento.
Te amo sobre todas las cosas y deseo que vengas a mi alma.
No pudiendo recibirte ahora Sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón.

(Aquí, como si realmente hubieses recibido a Jesús Sacramentado en tu corazón, detente algunos instantes para hacer actos de amor y confianza y pedirle las gracias que más necesites).

Como si ya hubieses venido Te abrazo y me uno todo (a) a Ti; no permitas que jamás me separe de Ti.
Eterno Padre, Te ofrezco la Sangre Preciosísima de Jesucristo en expiación de mis pecados y por las necesidades de la Santa Iglesia.


ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL

Todos: San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra la perversidad y las acechanzas del demonio, que Dios manifieste sobre él Su Poder, es nuestra humilde súplica.
Y tú, ¡oh, Príncipe de la milicia celestial!, con la fuerza que Dios te ha conferido: ¡Arroja al infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas! Amén.


ORACIÓN DEL ÁNGEL DE LA GUARDA

Todos: Ángel Santo, que velas por mi pobre alma y por mi vida, no me dejes, soy pecador, no me desampares a causa de mis manchas.
No dejes que se me acerque el mal espíritu, y dirígeme poderoso preservando mi cuerpo mortal. Toma mi mano débil y condúceme por el camino de la Salvación. Amén.


LETANÍA DE LOS SANTOS ÁNGELES

Señor, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, óyenos.
Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.
Cristo, escúchanos.

Dios Padre, Creador de los Ángeles.
Ten piedad de nosotros.

Dios Hijo, Señor de los Ángeles.
Ten piedad de nosotros.

Dios Espíritu Santo, vida de los Ángeles.
Ten piedad de nosotros.

Santísima Trinidad, delicia de todos los Ángeles.
Ten piedad de nosotros. 

  • Santa María.
    Ruega por nosotros.
  • REINA DE LOS ÁNGELES.
    —Ruega por nosotros.
  • LOS NUEVE COROS DE LOS ESPÍRITUS BIENAVENTURADOS.
    Rueguen por nosotros.
  • SANTOS SERAFINES.
    Rueguen por nosotros

• Ángeles del amor.
Rueguen por nosotros.

  • SANTOS QUERUBINES.
    Rueguen por nosotros.

• Ángeles de la Palabra.
Rueguen por nosotros.

  • SANTOS TRONOS.
    Rueguen por nosotros.

• Ángeles de la Vida.
Rueguen por nosotros.
• Ángeles de la Adoración.

Rueguen por nosotros.

  • SANTAS DOMINACIONES.
    —Rueguen por nosotros.
  • SANTAS POTESTADES.
    —Rueguen por nosotros.
  • SANTAS VIRTUDES.
    —Rueguen por nosotros.
  • SANTOS PRINCIPADOS.
    —Rueguen por nosotros.
  • SAN MIGUEL ARCÁNGEL.
    —Ruega por nosotros.

• Vencedor de lucifer.
—Ruega por nosotros.
 Ángel de la fe y de la humildad.

—Ruega por nosotros.
 Preservador de la Santa Unción.

—Ruega por nosotros.
 Patrono de los moribundos.

—Ruega por nosotros.
 Príncipe de los Ejércitos Celestiales.

—Ruega por nosotros.
 Compañero de las almas de los fieles difuntos.

—Ruega por nosotros.

  • SAN GABRIEL ARCÁNGEL.
    Ruega por nosotros.

• Poder de Dios.
Ruega por nosotros.
 Santo Ángel de la Encarnación.

Ruega por nosotros.
 Fiel Mensajero de Dios.

Ruega por nosotros.
 Ángel de la Esperanza y de la Paz.

Ruega por nosotros.
 Protector de todos los siervos y siervas de Dios.

Ruega por nosotros.
 Guardián del Santo Bautismo.

Ruega por nosotros.
 Patrono de los Sacerdotes.

Ruega por nosotros.

  • SAN RAFAEL ARCÁNGEL.
    Ruega por nosotros.

• Medicina de Dios.
Ruega por nosotros.
 Ángel del Amor Divino.

Ruega por nosotros.
 Vencedor del enemigo malo.

Ruega por nosotros.
 Auxilio en la gran Tribulación.

Ruega por nosotros.
 Ángel del dolor y de la curación.

Ruega por nosotros.
 Patrono de los médicos, de los caminantes y de los viajeros.

Ruega por nosotros.

  • GRANDES ARCÁNGELES SANTOS.
    —Rueguen por nosotros.
  • SAN URIEL ARCÁNGEL, FUEGO DE DIOS.
    —Ruega por nosotros.
  • SAN JEHUDIEL ARCÁNGEL, GLORIA DE DIOS.
    —Ruega por nosotros.
  • SAN SALATIEL ARCÁNGEL, ORACIÓN DE DIOS.
    —Ruega por nosotros.
  • SAN BARAQUIEL ARCÁNGEL, BENDICIÓN DE DIOS.
    —Ruega por nosotros.
  • SANTOS ÁNGELES AL SERVICIO ANTE EL TRONO ALTÍSIMO.
    Rueguen por nosotros.
  • SANTOS ÁNGELES AL SERVICIO DE LOS HOMBRES.
    Rueguen por nosotros.
  • SANTOS ÁNGELES CUSTODIOS.
    Rueguen por nosotros.

• Auxilio en nuestras necesidades.
Rueguen por nosotros.
 Luces en nuestra oscuridad y defensa, ante todo peligro.

Rueguen por nosotros.
 Exhortadores de nuestra conciencia.

Rueguen por nosotros.
 Intercesores ante el Trono de Dios.

Rueguen por nosotros.
• Escudos defensores contra malignos enemigos.

Rueguen por nosotros.
 Constantes compañeros nuestros.

Rueguen por nosotros.
 Segurísimos conductores nuestros.

Rueguen por nosotros.
 Fidelísimos amigos nuestros.

Rueguen por nosotros.
 Sabios consejeros nuestros.

Rueguen por nosotros.
 Ejemplos de obediencia y seguro consuelo en el abandono.

Rueguen por nosotros.
 Espejos de humildad y de pureza.

Rueguen por nosotros.

  • SANTOS ÁNGELES DE NUESTROS SACERDOTES Y PASTORES.
    —Rueguen por nosotros.
  • SANTOS ÁNGELES DE NUESTRAS FAMILIAS.
    —Rueguen por nosotros.
  • SANTOS ÁNGELES DE NUESTROS NIÑOS.
    —Rueguen por nosotros.
  • SANTOS ÁNGELES DE NUESTRA TIERRA Y PATRIA.
    —Rueguen por nosotros. 
  • SANTOS ÁNGELES DE LA SANTA IGLESIA.
    Rueguen por nosotros.

• Todos los Santos Ángeles:
Asístanos en la vida.
 Todos los Santos Ángeles:

Asístanos en la muerte.
 A todos los Ángeles:

En el Cielo se los agradeceremos.

  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
    Perdónanos, Señor. (Con golpe en el pecho)
  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
    Escúchanos, Señor. (Con golpe en el pecho)
  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
    —Ten misericordia de nosotros Señor, y del mundo entero. (Con golpe en el pecho)

Todos: Rueguen por nosotros, Santos Ángeles de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Guía: Dios mandó a Sus Ángeles, que cuiden de ti, los cuales te guardarán en todos tus caminos.

Todos: Amén.


CONSAGRACIÓN A LA PRECIOSA SANGRE DE JESÚS

Todos: Consciente de mi nada y de Tu Grandeza, Misericordiosísimo Salvador, postrado (a) a Tus Pies, Te agradezco por tantas gracias que has regalado a mí, criatura ingrata; principalmente, por haberme rescatado del poder de las tinieblas satánicas. Por medio de Tu Preciosísima Sangre, Tú nos has trasladado a Tu Reino.

En presencia de la Madre de Dios, de mis Ángeles Custodios, de mis Santos Patronos y de toda la Corte Celestial, yo me consagro a Tu Preciosísima Sangre, con la que redimiste al mundo del pecado, de la muerte y del infierno.

Yo prometo, con el auxilio de Tu gracia y según mis fuerzas, hacer revivir la Devoción a Tu Preciosa Sangre, la cual derramaste hasta la última gota, por nuestra Redención, y propagarla a fin de que Tu Adorable y Preciosa Sangre sea honrada, venerada y glorificada por todos.

De esta manera, quiero reparar mis infidelidades hacia Tu Preciosa Sangre y expiar así, las profanaciones de que ha sido objeto, el más alto Precio de nuestra Redención. Ojalá, fuese posible volver como no cometidos todos mis pecados, mis frialdades y todas las irreverencias- con las que Te he ofendido a Ti, mi Señor y mi Dios.

Mírame aquí, mi Jesús, postrado (a) ante Ti: yo Te ofrezco el gran amor y las oraciones ofrecidas por Tu Santísima Madre, por Tus Discípulos fieles, por todos Tus Ángeles y Tus Santos, a Tu Preciosa Sangre. No recuerdes más mi frialdad y perdóname todas las ofensas que he cometido contra Ti.

Rocíame y cúbreme, ¡oh, Divino Salvador!, con Tu Preciosa Sangre, para que Te ame ardientemente desde ahora y para siempre, y así procure ser digno (a) del Precio tan grande que pagaste por nuestra Redención. Amén.


CORONA DE LA DIVINA MISERICORDIA

La Señal de la Cruz

† Por la Señal de la Santa Cruz,
† de nuestros enemigos,
† líbranos, Señor, Dios nuestro.

† En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Todos: Rezan un Padre Nuestro, un Ave María y el Credo.

Credo de Nicea

Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra, de todo lo visible y invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos; Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho, que por nosotros los hombres, y nuestra salvación bajó del cielo, y por obra…

(A las palabras del Credo “y por obra…”, se hace genuflexión)

…del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato, padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su Reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas.

Creo en la Iglesia, que es Una, Santa, Católica y Apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

UTILIZANDO UN ROSARIO, SE DICE AL INICIO DE CADA DECENA EN LUGAR DEL PADRE NUESTRO:

Todos: “Padre Eterno, yo Te ofrezco el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, de Tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, como propiciación por nuestros pecados y los pecados del mundo entero.”

EN LAS 10 CUENTAS EN LUGAR DEL AVE MARÍA SE REZA:

Guía: Por la Pasión Dolorosa de Jesús.

Todos: Ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

NO SE REZA EL GLORIA AL TÉRMINO DE CADA DECENA.

PARA CONCLUIR, SE REZA 3 VECES:

Todos: “Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal: Ten misericordia de nosotros y del mundo entero.”

Y CON LA ÚLTIMA CUENTA DEL ROSARIO ORAMOS:

Todos: “¡Oh, Sangre y Agua, que brotaste del Sagrado Corazón de Jesús, como una Fuente inagotable de Misericordia infinita para nosotros! ¡Jesús, yo confío en Ti!”


INVOCACIÓN AL SEÑOR SAN JOSÉ

SANTO PATRONO DE LA IGLESIA UNIVERSAL

Coro 1:

A ti recurrimos en nuestras Tribulaciones, ¡oh, bienaventurado Señor, San José! Y después de implorar el socorro de Tu castísima Esposa, a ti, encarecidamente y con absoluta confianza, pedimos tu eficaz patrocinio. Te lo suplicamos, por aquella caridad que te unió con la Inmaculada siempre Virgen María, Madre de Dios y Madre Nuestra y por el paternal amor con que abrazabas al Niño Jesús. Humildemente te rogamos mires benigno la herencia de Jesucristo, adquirida con el precio infinito de Su Sangre Preciosa y socorras nuestras necesidades de alma y cuerpo con tu poder y amparo.

Coro 2:

Protege, ¡oh, providentísimo Custodio de la Sagrada Familia!, la estirpe escogida por Jesucristo. Aparta de nosotros, amadísimo Padre, toda mancha de error y corrupción. Asístenos propicio desde el Cielo, fortísimo libertador nuestro, en esta dura lucha que sostenemos contra el poder de las tinieblas y así como libraste en otro tiempo al Niño Jesús, del inminente peligro de perder la vida, así, ahora, defiende a Su Santa Iglesia de todas las asechanzas del enemigo y de toda adversidad. Cúbrenos perpetuamente con tu patrocinio para que animados por tu ejemplo y auxilio, podamos santamente vivir, piadosamente morir y alcanzar así la bienaventuranza eterna. Así sea.

Guía: Señor San José, Patrono de la Iglesia Universal.

Todos: Ruega por nosotros.


ALABANZA DE DESAGRAVIO

(Si hay un Sacerdote, el rezará esta parte e impartirá la bendición con el Santísimo).

Todos repiten lo que ha dicho el Sacerdote o el guía, después de cada bendición:

  • Bendito sea Dios.
  • Bendito sea Su Santo Nombre.
  • Bendito sea Jesucristo, Verdadero Dios y Verdadero Hombre.
  • Bendito sea el Santo Nombre de Jesús.
  • Bendito sea Su Sacratísimo Corazón.
  • Bendita sea Su Preciosísima Sangre.
  • Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
  • Bendito sea el Espíritu Santo Paráclito.
  • Bendita sea la Excelsa Madre de Dios, María Santísima.
  • Bendita sea Su Santa e Inmaculada Concepción.
  • Bendita sea Su Gloriosa Asunción a los Cielos,
  • Bendito sea el Nombre de María, Virgen y Madre.
  • Bendito sea San José, Su castísimo Esposo.
  • Bendito sea Dios, en Sus Ángeles y en Sus Santos.

Guía: En los Cielos y en la Tierra sea para siempre alabado.

Todos: El Corazón Amoroso de Jesús Sacramentado.

Guía: Les diste el Pan del Cielo.

Todos: Que contiene en Sí, todo deleite.

Guía: ¡Oh, Dios!, Que en este Admirable Sacramento, nos dejaste el Memorial de Tu Pasión Santísima: Te rogamos, nos concedas venerar los Sagrados Misterios de Tu Cuerpo y Sangre, de modo tal, que el fruto de Tu Redención, lo experimentemos constantemente en nosotros. Tú, que Vives y Reinas, por los siglos de los siglos. Amén.


CONSAGRACIÓN A LOS SAGRADOS

CORAZONES DE JESÚS Y DE MARÍA

Todos:

Sagrados Corazones de Jesús y de María, postrados ante Vuestra Augusta y Real Presencia queremos nosotros, pecadores infieles, renovar y ratificar los votos y promesas de nuestro Bautismo y Primera Comunión: Renunciamos al mundo, a satanás y a todas sus obras y seducciones. Consagramos y entregamos nuestras personas y familias, total y enteramente a Ustedes, ¡oh, Sagrados Corazones! Es nuestra plena voluntad, entregarnos en calidad de esclavos por amor a Ustedes, dispongan de nuestra alma y nuestro cuerpo, de nuestros bienes interiores y exteriores y del valor y mérito de nuestros propósitos y obras; confiriendo a Ustedes el pleno derecho sobre nuestra familia y sobre cada uno de sus miembros, para que dispongan de todo lo que nos pertenece.

LAS SIGUIENTES JACULATORIAS SE REZAN POR 3 VECES:

Guía: Corazón Sacratísimo de Jesús:

Todos: Sed mi camino y mi Luz.

Guía: Corazón Doloroso e Inmaculado de María:

Todos: Sed mi defensa y mi guía.

ORACIÓN FINAL:

Todos: ¡Ven, Espíritu Santo!, que Tu Presencia renueve la faz de la Tierra; que todo sea hecho nuevo. Purifica al mundo con Tu Celeste Fuego, en el Amor del Padre y el Hijo.

¡Oh, Luz de los Sagrados Corazones!, sed por siempre fortaleza y salvación del alma mía, y a la hora de la muerte, sea esa Luz, mi dulce y eterna compañía. Amén.

________________________

[1] Julián Soto Ayala “El Discípulo”, Sonora-México. Las oraciones de este Devocionario cuentan con la Aprobación Eclesiástica del Obispo de Ciudad Obregón, Ms. Juan Manuel Mancilla Sanchez, 30 de Enero de 2008.
https://media.wix.com/ugd/7ef519_e541a60e17fa436d9ff4ca452a14951d.pdf 

 

Fuente:
APOSTOLADO DE REPARACIÓN Y DESAGRAVIO A LOS SAGRADOS CORAZONES:
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/devocional-oraciones 

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/  

Todos los Mensajes de Julián Soto, “El Discípulo”, publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/julian-soto-el-discipulo/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Devocionario de Reparación y Desagravio a Los Sagrados Corazones

  1. Marisol ramos lopez dijo:

    Donde puedo conseguir el devoción ario de desagravio a los corazones. .

  2. Olga Cecilia henao dijo:

    Infinitas gracias al dicipulo por ser nuestro puente con tan hermosas oraciones para agradar a Dios

  3. Pingback: DEVOCIONARIO DE REPARACION. IMPORTANTES PROMESAS. – ORACIONES DEL CIELO

  4. muy buenas oraciones muy muy buenas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s