“Los falsos pastores ya se están levantando ávidos de dispersar el rebaño fiel al Vicario de Cristo en la Tierra.”

JULIÁN SOTO AYALA, “EL DISCÍPULO” / MÉXICO 

TERCER MENSAJE UNIVERSAL DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
Jueves, 27 de Noviembre de 1997 

URGENTE LLAMADO, LLAMADO SUBLIME DEL CIELO: ¡ABRID LAS PUERTAS DE LOS TEMPLOS A LA MADRE DE JESÚS! OÍD EL GRITO ANGUSTIOSO, LLENO DE DOLOR, DE UNA MADRE QUE SUFRE PORQUE SUS HIJOS DESPRECIAN LAS ADVERTENCIAS DEL CIELO. HORA ESTAMOS, EN LA DE LOS ACONTECIMIENTOS ANUNCIADOS POR MEDIO DE LA PROFECÍA SANTA.

Mis queridos hijos:

Los hombres de este tiempo se equivocan al interpretar erróneamente las Sagradas Escrituras. Oren para que los Sacerdotes de Dios tengan criterios de discernimiento y visión pastoral. Oren al Sagrado Corazón de Jesús para que dentro del Clero Diocesano los señores Obispos tengan a bien preocuparse por directores espirituales entendidos y capacitados en el don de la ciencia y de la profecía, y en forma general sobre los dones y carismas con que el Espíritu Santo está proveyendo a la Iglesia para las luchas internas y externas próximas a enfrentar. Si los señores Obispos no toman medidas adecuadas ahora, luego habrá un caos y confusión en el seno de la misma Iglesia. Los falsos pastores ya se están levantando ávidos de dispersar el rebaño fiel al Vicario de Cristo en la Tierra. Tomen en cuenta estas advertencias, pues a los únicos que les corresponde la censura de sus Sacerdotes es a ustedes, a vosotros, amados Obispos, vuestros Sacerdotes os están sujetos por la santa obediencia, es por eso que Jesús os juzgará con mayor severidad que a ellos. Os pide la Madre de Cristo, que permanezcáis orando y vigilando sobre vuestros Sacerdotes; a vosotros, que os ha concedido por gracia de Dios y no por méritos propios pastorear el rebaño de Mi Santo Hijo, os pide la Madre de Jesús evitar las fatales equivocaciones y desviaciones en contra de la teología dogmática, la moral y la Fe. Instruid con sabiduría al pueblo, de las señales de los tiempos inmediatos a la parusía; instruid al pueblo sobre el valor del sufrimiento, sobre el Signo de la Redención, sobre la existencia del Cielo, el infierno y el Purgatorio; sobre la actividad de satanás; sobre el valor de los Sacramentos y los sacramentales; sobre la conversión, la oración, el ayuno y la penitencia. Si no cumplen lo que os pido habrá confusión y caos, vuestras iglesias quedarán vacías, y aun los instrumentos escogidos por Dios serán tentados por satanás para hacerlos desistir del empeño de salvar almas.

Escucha con atención, pedacito de Mi Corazón: Hay una crisis grave de Fe; en Mis advertencias, en el adiós de la Madre, pocos sienten cómo se desgarra Mi Corazón al encontrarse tanta incredulidad con respecto a Mis mensajes. Ten por entendido: Dios va a abandonar a muchos al espíritu del error, que creará desconfianza en las revelaciones del Cielo. Tened mucho sumo cuidado, amados hijitos, ya están en el mundo los falsos mesías que inducirán a muchos a creer en supuestos mensajes de tipo cósmico. La proclamación del milenio proclamado por Cerinto es lo que abrirá a la humanidad el camino para adorar al Maitreya (en sánscrito: el iluminado). En un tiempo corto, con la ayuda de doce maestros espirituales y con el poder de satanás, tratará de imponer la justicia y la paz, será reconocido por los judíos como “el mesías esperado”. Los gobiernos capitalistas serán sus aliados, con el látigo del comunismo ateo se lanzará sobre los servidores auténticos de la Iglesia en terrible persecución a todos los que se opongan a sus ideales. Habrá muchos mártires, muchos santuarios profanados, muchas iglesias cerradas al culto público. Los auténticos católicos, fieles al Santo Padre, continuarán sólidamente unidos a través de la oración y el Santo Rosario. Si los fieles no atienden Mis advertencias, la división en las familias aumentará. Gran cantidad de demonios disfrazados de ángeles de luz harán la guerra al alma, en coalición con el aumento de las bajas pasiones. ¡Ay, Mis hijos!, les digo esto para que estén prevenidos. “Por los frutos se conoce el árbol”. Y todo esto tiene que suceder para que se cumplan las profecías entregadas a la humanidad desde el año de 1830. El cumplimiento de las profecías culminará con el Reinado de los Sagrados Corazones. Cuando los hombres digan: “Hay paz y prosperidad”, será como una clave. Entended, que aparecerá en el cielo la Señal que todo ojo en la Tierra verá; luego, el soplo del Aliento de Mi Divino Hijo acabará con todos los que obraron el mal. Muchos querrán decir aquel día: “Maestro, ten piedad de nosotros”. Pero Jesús les dirá: “¡Apartaos de Mí, no os conozco, obradores de maldad!” Y todos los hombres que no se conviertan por medio de la oración y el sacrificio serán borrados con todas sus obras de la faz de la Tierra, y de sus acciones nadie se acordará más. Entended que el tiempo está llegando, es inminente, es tiempo de dar a conocer esto. Si antes os dije: que faltaban cinco minutos para las doce, ¡alerta, Sacerdote Mío!, pues ahora os digo: sólo faltan tres. Se termina la segunda mitad del siglo XX. Dichosas las almas justas que ya se fueron al Cielo.

Mis amados Sacerdotes y Mis queridos Obispos, amados hijitos, Mi pétalo de rosa, ¿habéis entendió la enseñanza del trigo y la cizaña, lo del lobo y el cordero, lo de la oveja y el pastor? ¿Verdad que poco bien? Mediten el Salmo 7. Como en los días de la torre de Babel, los hombres hablan un mismo lenguaje: el lenguaje de la soberbia y el pecado, construyen torres edificadas en la arena, la idolatría y la impureza sexual, junto con los que las practican y las promueven perecerán para siempre. No necesito deciros esto con detalle, todo está ante vuestros propios ojos; o estáis ciegos o padecéis de amnesia, ¿es preciso que os recuerde? ¿Aparentáis acaso de ceguera, os habéis convertido en cómplices de estas cosas? ¡Oh, Mis hijitos!, no os calléis. Hablad de esto, de la necesidad de la penitencia y la oración, porque Mi amado Hijo viene, y viene como rayo en tempestad. ¡No os durmáis! Estad atentos, los enemigos de la Iglesia y del Santo Padre harán grandes estragos en la Fe y en la unidad de muchos.

Discípulo
Aquí, vi en el cielo una copa grande, era un cáliz. Luego una voz me dijo:

“Lo que contiene este cáliz es hiel mezclado con vinagre, la copa amarga que le es concedida a los santos, dichosos los que puedan beberla.”

El auténtico Magisterio de la Iglesia perseverará desde un lugar que muy pocos conocerán. La auténtica Iglesia de Cristo será gobernada, Jesús estará con ella hasta el fin del mundo, pues jamás faltará a Su Palabra ni dejará de cumplir Su Promesa.

El día en que el mundo sea purificado por medio del fuego, los teólogos que han desviado el camino querrán cambiar la opinión de sus proposiciones y deponer lo que con tanta seguridad afirmaron, pero la misma Sagrada Escritura, el Magisterio y su Tradición auténtica les reprocharán sus errores. Si se convierten, pueden alcanzar la misericordia de Mi amado Hijo; la Madre de Jesús os espera con Su Corazón amoroso. ¡Ay, Mi pequeño!, muchos de Mis sufrimientos son causados por algunos de ellos.

El Día grande el cielo estará muy gris, luego todo estará obscuro, el abismo mantendrá abierto sus fauces para tragarse a los perezosos, a los blasfemos, a los cismáticos, a los herejes, a los hechiceros, a los masones y a los satánicos, a los homosexuales, lesbianas y prostitutas, a los avaros, a los que promueven y usan la droga, a los que pervierten la mente de los jóvenes y de los niños, a los que guían sus vidas por el horóscopo y el tarot, a los injustos y a todos los que obran el mal. A todos ellos os dice la Madre de Jesús: “Aún pueden obtener la Misericordia de Dios si se convierten, oran y hacen penitencia”. Hoy es la decisión, queridos hijitos, Dios quiere aún salvaros por medio de Mi Doloroso e Inmaculado Corazón. ¡OÍD EL GRITO ANGUSTIOSO, LLENO DE DOLOR, DE UNA MADRE QUE SUFRE PORQUE SUS HIJOS DESPRECIAN LAS ADVERTENCIAS DEL CIELO! Hoy, Sacerdote Mío, hoy y no mañana es la conversión y el firme propósito de no ofender más a Jesús en la Sagrada Eucaristía. A ti, Sacerdote Mío, que tienes esa impureza en tu alma.

Discípulo
Aquí veo a Jesús con Su Pies sangrantes, y a Nuestra Santísima Madre casi ahogada por el llanto, esto me impresiona tanto, y creo que nadie puede ver esta visión sin conmoverse. Nuestra Madre ama a Sus hijos y sufre por los más descarriados.

Cuando la humanidad sea purificada de sus males, muy pocos estarán rezando. ¡Reza, Mi pequeño, suplica la Omnipotencia Divina! Pronto, muy pronto, ya no estaré con ustedes. Mis Manos están juntas, estoy orando por Mis hijos, Mis ojos se elevan al Cielo de donde soy, vengo como Madre tierna y amorosa. Pide, Mi niño, que esta obra sea consumada, que el número de los santos y mártires sea completado, que la gran liberación en el Purgatorio tenga eficaz cumplimiento, pidan todas estas cosas a Dios Padre, por medio de las Santas Llagas de Mi Santísimo Hijo, consagrándoos a cada una de ellas.

Para nadie es extraño, sino que es permisible que casi todas las mujeres de la Tierra perdieron y siguen perdiendo el pudor arrastradas por la fuerza de las pasiones, la vanidad y la envidia, promovidas por programas televisivos impuros que tanto ofenden a Dios. Queridas hijas: “Haced penitencia y oración porque las bajas pasiones hacen que muchas mujeres de la Tierra cometan actos vergonzosos; las palabras recato y modestia ahora son cosas anticuadas, la falta de oración y de Fe hace que la boca de las mujeres sea un sepulcro abierto, los pecados de la lengua dividen la familia, difaman al prójimo, promueven infidelidades. El vestir decentemente y el hablar bien corresponde a las santas mujeres. ¡Vosotras, procurad la santidad!, hoy está más cerca que nunca de vosotras. Yo también soy Mujer, queridas hijas, Yo también soy Esposa, Yo también soy Madre, soy Hija, soy vuestra Madre; hacedme un lugar junto a Jesús en vuestro corazón. Así como tenéis vestimenta para fechas y ocasiones especiales, tened vestimenta apropiada, sencilla para participar en el Santo Sacrificio Eucarístico. Sobre la manía de vestir como hombre: a las mujeres y a los hombres, es bueno que lean la Sagrada Escritura en Deuteronomio 22, 5; ya lo repetí en el año de 1400.

Queridos hijitos, la ciencia actual olvida su papel y juega a ser Dios. Dios va a llamar a cuentas a todos aquellos que se prestaron a denigrar el valor de la fecundidad en la mujer, los métodos anticonceptivos y contraceptivos atentan contra el ciclo natural y la procreación humana. Las vacunas aplicadas a las niñas en algunos países fueron con fines esterilizantes. En los modernos laboratorios, en aras del progreso científico, el hombre es utilizado como conejillo de indias por el propio hombre. En 1975 los gobiernos mundiales decidieron por unanimidad realizar un control de la reproducción humana contrario a los planes de Dios. Las leyes naturales de la reproducción de la vida fueron alteradas rebajando hasta lo más profundo el respeto del milagro de la vida en el vientre materno. Las leyes de la naturaleza están sujetas a la Ley misma de Dios, el atentar en contra de ella es atentar contra la Santísima Trinidad. ¡Por ello la humanidad no quedará sin castigo! La humanidad está en rebeldía con respecto a la Ley Divina. Los hombres están urgidos de un mayor conocimiento de Dios, que es un Dios de Amor. Las obras de este siglo están delante de Dios acusándolos en la Presencia de la Trinidad Santísima, la astucia y la mentira, la rebeldía y la malsana pasión serán castigadas con azote; por el alejamiento de la Ley de Dios sobrevienen las calamidades, en este tiempo se decretará la Santa y Justa Cólera de Dios.

Los que se dicen inspirados por Dios y no lo están van a delirar, pues sus predicciones auguriosas se volverán en contra de ellos. Los falsos profetas caerán en sus redes porque anuncian mentiras, fatuos sin conocimiento de Dios con el sano juicio extraviado, alejados de la gracia de los Sacramentos. Así como es el pecado será también la ruina universal en el momento de la Santa y Justa Cólera Divina. Dios, en justo proceder y en pleno derecho, multiplica hoy las visiones y los sueños en los ancianos y en los jóvenes. Los apóstoles de los últimos tiempos sois vosotros: los que creen, ponen en práctica y difunden los mensajes del Cielo. Tanto prodigio, satanás no lo puede resistir. El prodigio de este siglo para México, Ecuador y el mundo entero es la Llama de Amor de Mi Corazón Doloroso e Inmaculado; 22 Naciones de Latinoamérica, incluyendo Estados Unidos y Canadá conocerán el Fuego del Amor que como chispa incandescente brota de Mi Corazón Inmaculado. Tanta efusión de Gracias, satanás no la puede concebir ni soportar y por eso se lanza en furiosa persecución en contra de los que promueven los mensajes, en contra de la unidad de las almas escogidas y las de sus propias familias.

¡Sacerdote Mío!, tienes que reconocer esto: la obra del demonio no es irreconocible, él quiere dividir en opiniones y acciones lo que tanto trabajo cuesta a las almas sufrientes y sacrificadas conseguir, él lanza el aguijón de la duda, de la desconfianza; por eso os pide la Madre de Jesús: No dejéis de lado el ayuno del Carmelo. Recordad, que los ángeles ejecutarán en la Tierra la sentencia final. Los altares en los montes altos dedicados a satanás y los que sirven en ellos perecerán, no habrá misericordia, serán reducidos a nada. No hay sinceridad ni conocimiento de Dios, los que juran en falso, los que mienten, los que asesinan, los que hurtan y practican la violencia, el adulterio y la usura, si no se arrepienten, si no vuelven a Dios sufrirán la Justa y Santa Cólera del Cielo a todo lo que acontecerá. Cuando la densa brisa cubra la Tierra, es entonces que aparecerá la Señal, entonces terminarán todos los dones de ciencia y de profecía porque ya no tendrán razón de ser. Mis hijos creerán que están soñando, pero será todo real, tal como lo he predicho. Los que ahora se burlan de Mis advertencias, los que conociéndolos no los lleven a la práctica, ese día llorarán y morirán de miedo al contemplar la Santa y Justa Cólera de Dios.

Sacerdote Mío, Dios arde en celo por Su Casa y por Sus escogidos. Esta humanidad se divide en dos bandos: los que conocen Mis Mensajes, los que los niegan y ocultan y los que los ignoran; creedme, hijo predilecto, que serán juzgados con menos rigor los que no los conocen que los que los conocen, los niegan y los ocultan. Sacerdote Mío, El que creó todas las cosas, que hizo el ojo y el oído, ¿no verá ni oirá? El que creó el cerebro, ¿no conocerá los pensamientos? El que creó el corazón, ¿no sufrirá por la indiferencia? Acaso, El que te creó a ti, ¿no conoce las intenciones de tu corazón? ¡Por eso, procede con rectitud!, a esa rectitud aderézala con la cautela y la paciencia. Sé prudente y sensato porque el diablo quiere atarte con cadenas difíciles de romper, vigila con gran celo sobre ti mismo, Jesús se vale de ti para sanar y convertir a muchos. Sacerdote Mío, tu Madre del Cielo te dice: cuida tus pensamientos, tus palabras y tus obras, lo que tienes que hacer hazlo sin quejarte y sin menospreciar el don de Dios que por la imposición de manos se te entregó. Conforta, anima, motiva a tu pueblo; instrúyelos en el Santo Temor de Dios, reza y ayuna con ellos, sé modelo de virtud y de piedad; no temas a tu fragilidad, ante la adversidad invócame como Madre, ¡estás dentro de Mi Corazón Inmaculado!

Mis ejércitos, unidos estrechamente al Santo Padre, Obispos y Sacerdotes, y llenos del Santo Temor de Dios están librando una decisiva batalla; y ustedes, Sacerdotes Míos, son los responsables de miles de almas; ustedes, Obispos Míos, son los Pastores que deben conducirlos por caminos de santidad, justicia y paz.

Amados hijos, oren para que estén más unidos a Mi Corazón, la Fe sin oración disminuye y desaparece. El mucho afán por las cosas temporales y las vanidades de este mundo aparta a las almas de la oración. A través de la oración ustedes pueden percibir el Amor de Dios: el Amor de Dios, queridos hijitos, es medicina para las almas enfermas, pero sin la oración no podrán aprovecharse de la infinidad de Gracias que se reciben por medio de Mi Corazón Inmaculado. La pereza, la gula y la lujuria son males fuertes que llevan a la ruina, no solamente espiritual sino también a la ruina moral y social de una persona, un pueblo, una ciudad y hasta un país entero.

El siglo de satanás ya está llegando a su fin, los elegidos de Dios forman ya reducidos ejércitos, los escogidos marchan ya junto con San Miguel Arcángel a la victoria total. Satanás jamás se reconciliará con Dios, sus fortalezas se cimbran y se desmoronan cuando los Sacerdotes, junto con sus fieles, proclaman el poder de la jaculatoria: “Derrama el efecto de la Gracia de Tu Llama de Amor sobre toda la humanidad”, el reino del príncipe de este mundo se bambolea. Amados hijos, que muera el pecado y viva la Gracia porque sois paladines de un nuevo Reino, “El Reino de los Sagrados Corazones”.

Un día como éste (Jueves): durante 72 horas, la humanidad entera conocerá el gran Poder de Dios que se manifestará a grandes y pequeños, a ricos y a pobres, a ignorantes y doctos; para unos será motivo de santo temor, de adoración verdadera a la Santísima Trinidad; para otros será motivo de muerte, de duelo y desesperación. Todo será confusión y oscuridad, todo será repentino, nadie de Mis hijos debe estar desprevenido. ¡Faltan tres minutos para las doce! Una brisa invadirá la Tierra, los hombres se maravillarán del prodigio. Los entendidos, los que se encuentren en estado de gracia conocerán interiormente que se acerca el momento en el cual la humanidad será purificada; para entonces Yo, su Madre del Cielo, no estaré con ustedes, pero tendrán a los profetas de los últimos tiempos y las instrucciones de la Madre de la humanidad para que puedan sobrevivir. ¿Queréis, en verdad, la paz? Venid, pues, al Sagrado Corazón de Jesús, es el remedio para los males de este siglo; venid a las gradas del Altar, haced oración de reparación ante el Santísimo Sacramento, orad mucho por los Sacerdotes, los Religiosos y por los grandes pecadores; no seáis perezosos en el cumplimiento de vuestras tareas, sobre todo en la gran labor de salvación de las almas.

Queridos hijos, también en el comer se pueden hacer sacrificios, el ayuno y la abstinencia les harán más fuertes en la Fe, cuando vosotros ayunáis hacedlo por aquellos que anhelan un mendrugo de pan. Los avaros dados a la usura especulan, mienten y pecan contra el más grande y santo Mandamiento, vosotros debéis conformaros con tener lo necesario para vuestro sustento y el de vuestras familias, que los bienes adquiridos en la Tierra no sean carga pesada que os impida alcanzar el Cielo. Si la Divina Providencia os socorre, dad con alegría al pobre, al huérfano y a la viuda; sí, que es del agrado de Dios, haciendo esto bendecirá vuestras casas, ciudades y países.

Escribe, pedacito de Mi Corazón: Los enemigos de la Iglesia y del Santo Padre pretenden opacar, disminuir y destruir el plan de Dios. La humanidad navega como por un mar embravecido cuyas corrientes la arrastran hacia su propia destrucción. ¡Hagan oración y velen! La humanidad es como un barco sin vela y sin timón, un viento huracanado está próximo a hundirlo sin remedio.

A causa de que en muchos pueblos no se hace la velada de los días 13 de cada mes, muchos son atraídos por la vida licenciosa del mundo a través de programas nocivos que los medios de comunicación lanzan a diestra y siniestra: bailes obscenos, lenguaje de doble sentido, lecturas profanas, publicidad subliminada.

Los enemigos de la Iglesia y del Santo Padre están en coalición, Mis amados hijitos, ¡oren por el Santo Padre! Las modas actuales son una provocación a Dios. Estamos en el tiempo de la consumación de las advertencias, el tiempo central de la profecía. El Arcángel Gabriel (mensajero de Dios) lleva también este mensaje, como los dos anteriores, a todos los rincones de la Tierra en todas las lenguas, escogiendo a las almas más pobres, las más sufridas, las menos inteligentes, las más sencillas, para entregar estos avisos a la humanidad. Queridos hijitos, unan espiritualmente sus vidas a través de la oración y por medio de Mi Corazón Doloroso.

Discípulo
Aquí tuve una visión: Vi un cielo de un azul muy intenso y en lo más alto, un grande y hermoso Corazón coronado por el medio con rosas de color blanco; luego, un Ángel apareció y en alta voz dijo:

“Corazón Doloroso e Inmaculado, sed la salvación de las almas.”

Aquí pide la Santísima Virgen María:

Si este Tercer Mensaje se está compartiendo en grupo se rece, antes de continuar con la lectura: El Memorare, la Salve y la oración de San Miguel Arcángel.

Discípulo
Y ha prometido rezar junto con nosotros.
Me vino una segunda visión: Vi a San Miguel Arcángel con su espada levantada en alto, en la punta de la espada estaba manchada de sangre, luego me dijo:

“Mira, el gran dragón está herido, esta espada será purificada con el ardiente deseo de salvar almas; vuestras oraciones y sacrificios os son gratas delate del Altísimo Dios, multiplicad vuestras oraciones, consolad el Doloroso e Inmaculado Corazón de la Madre de Jesús. Ahora el espíritu del cisma y la herejía serán combatidos. Vosotros seáis bienaventurados los que leéis y practicáis estos mensajes, bienaventurados los que luchan por el Triunfo de la Santa Causa de los Sagrados Corazones. Si perseveráis hasta el final os está reservada una corona de gloria, el Reino de los Dos Sagrados Corazones de Jesús y María ya está aquí y os pertenece.”

Vi entonces a muchos Ángeles que acompañándose de instrumentos musicales alababan a Dios con sus cánticos, esto es lo que cantaban:

¡Gloria a Dios! ¡Hossana!
¡Gloria al Espíritu de Amor!
¡Gloria al Rey de la Naciones!
Para siempre jamás.
Preparad el camino con palmas y olivos,
postraos ante el Rey,
pues Su Reino es un Reino de grandeza.
¡Hossana! ¡Gloria al Rey del Universo!
Para siempre jamás.
Amén. Amén. Amén. 

La Santísima Virgen prosiguió:

Mis Apariciones, amados hijitos, son signos visibles de los últimos tiempos. Las familias tienen que estar muy unidas, que cada familia tenga el altar familiar, que enseñen los padres a rezar a sus hijos; usen las familias adecuadamente los signos sacramentales; Dios os ha dado, queridos hijos, para vuestra protección, protejan con ellos vuestras personas y vuestros hogares. Pedid a los Sacerdotes de Dios que os bendigan imágenes, sobre todo las que pedí en el Primer Mensaje sean entronizadas en vuestros hogares. Que vuestros hijos, al mudarse de casa o al salir por cuestiones de estudios, casamientos o trabajos, reciban de rodillas la bendición de sus padres, Mi Hijo Jesús os bendecirá por conducto de los padres de familia. Que las familias acostumbren poco a poco a agradecer a Dios por el don de la vida; muy pocas familias rezan antes de probar sus alimentos. Mi Corazón se contenta cuando toda la familia asiste a la Misa dominical. La Misa dominical es el más hermoso regalo que Dios os da. En estas fechas, las fiestas ruidosas y el comer y el beber en exceso para muchos, se ha convertido en una especie de competencia, mientras que para otros muchos se convierte en motivos de tristeza y sufrimiento a causa de la pobreza y de carecer de lo más necesario. Con el festejo del Nacimiento de Mi Hijo Jesucristo, las familias deben de recuperar el sentido espiritual y católico de estas fiestas. Cuando Dios, siendo Dios, se hace hombre y viene a nacer en un humilde pesebre rodeado de los Ángeles y pastores, y confiado a Mi maternal cuidado, así también os cuido a vosotros, Mis pequeños bebés. Huid del ruido del mundo y su vanidad, Jesús sufre también por los excesos cometidos en estas fiestas, por los que pierden sus vidas y mueren en pecado mortal. ¡Ay, Mis hijos!, las fiestas en estos días enlutan los hogares. Causan pesar y tristeza las conductas licenciosas de los hijos con sus padres. Estos días son de renacimiento, de esperanzas fallidas, extraviadas en el ir y venir de un mundo violento y sin Dios. Renovaos, queridos hijos, en vuestra manera de pensar y de vivir, la Fe Católica debe ser el eje central y fuente de la unidad familiar; mantened vuestras velas encendidas, también vuestras lámparas, sed como las vírgenes prudentes del Evangelio. En vuestro altar familiar reuníos toda la familia a dar gracias a Dios por un año que termina, rezad cuanto sea posible, porque sobreviene el año nuevo con cosas que vosotros ni vuestras familias imagináis. Lean la Carta a los Efesios 5, 16-21. Renovad, toda la familia, vuestra Consagración a los Dos Sagrados Corazones, consagrad a vuestra familia y también vuestras pertenencias.

Yo soy Santa María de Guadalupe: Cargad con la cruz del sufrimiento, la cruz de los tiempos ha sido rechazada por muchos porque implica un compromiso en fe que supera los límites de la razón, sin embargo posee una cualidad excepcional para la conversión de las almas. He rogado al Padre que os conceda la gracia de poderos ofrecer como víctimas expiatorias a fin de obtener la gracia de la conversión de los más grandes pecadores; a vosotros, sólo os basta el anhelo por la salvación de las almas. Todo sacrificio que hagáis hacedlo por amor al Reino, hacedlo con alegría, confiados en Mi maternal cuidado, no publiquéis vuestros sacrificios ni os vanagloriéis, haced sacrificios con humildad aceptando todo cuanto Dios os envíe sin quejaros; no tenéis necesidad de pedir el martirio moral o espiritual porque Dios sabe a quién ofrecerlo, cada uno de vosotros recibirá en la medida de vuestra disponibilidad y capacidad; Él, en Su infinita Misericordia, no os dará cosas superiores a vuestras fuerzas, y si así lo hiciere conforme a Su Voluntad, Él mismo os dará la fuerza y gracia de Dios. Vendrán también las proposiciones malsanas de satanás, hábilmente disfrazado, Dios permite que también seáis tentados para purificar en vosotros Sus gracias y que seáis aptos instrumentos en Sus Manos. Pero os digo, amados hijitos: Soportad con paciencia, rechazad las insidias del malo, él huirá avergonzado y humillado al no obtener de vosotros la victoria. No tengáis miedo, Yo soy vuestra Madre, y una Madre atiende a tiempo los llamados de Sus hijitos queridos.

Ante el Santísimo Sacramento rezad, pues un gran Castigo se cierne sobre esta generación infiel, las almas estarán atribuladas a causa de los desastres naturales, las guerras, las enfermedades y la hambruna. La venganza impera entre los hombres, el amor y la compasión humana serán reducidas en gran manera, la ley de la selva, la del más fuerte, la ley del talión. Las almas sufrientes producirán, en medio de todo esto, delicados aromas de santidad, la santidad entonces será un gran reto. Observen entonces, que una de las señales será: que en el lecho de los arroyos no beberá más el cervatillo, el lirio se marchitará y el cactus del desierto cambiará de piel, la ballena gris no bogará en altas corrientes y la Luna se rodeará de una pequeña aureola luminosa, la estrella de la mañana resplandecerá más de los normal, la codorniz y el águila emigrarán, el gallo cantará a deshoras y en el Oriente podéis observar pequeñas nubes de un blanco casi resplandeciente. Estad atentos, rezando siempre, orando siempre, viviendo en estado de gracia.

¿Por qué sois tan faltos a la caridad? ¿Por qué sois tan tardíos en perdonar? Rectificad el camino, mirad cuánto Amor y Misericordia os demuestra el Padre; sois hijos legítimos, no bastardos, poseéis el don de Dios, no seáis de Él una imagen caricaturizada, sed el reflejo de Su Bondad, el reflejo del esplendor de Su Gloria.

Ahora soy Madre Reconciliadora, vengo a decirles que Dios, pequeños Míos, os espera con los brazos abiertos. Estad alertas, prestad atención a Mis palabras. Quizá, Mi pétalo de rosa, alguno se preguntará: ‘¿Por qué tanta palabra, tanto mensaje tan extenso?’; alguien más dirá: ‘Está muy bien copiado’. Tú, no te preocupes, pues Mis mensajes y advertencias que entrego a la humanidad son como cartas póstumas, que una persona lee en vida. Mis mensajes son instructivos, llamados de alerta; sobre todo, forman parte de un don maravilloso de amor de Dios, daos tiempo para leerlos así como os dais tiempo para comer y para dormir. EL OBJETIVO: SALVAR UN MAYOR NÚMERO DE ALMAS.

Sacerdote Mío, tanto trabajo te turba, estás enfermo y ni te has dado cuenta, has dejado pasar el tiempo y no te has ocupado de ti mismo, has dejado el gusto por la oración, te muestras apático a ciertas cosas, en tu corazón falta el fuego del amor, la Llama de Amor de Mi Corazón desea encenderse en ti, pero no tienes tiempo para ella, ¿cómo serás luz de las gentes?, ¿cómo serás sal de la tierra? ¿Cómo serás profeta y pastor? ¿Cómo serás puente entre las almas y Dios? ¡Ay, Obispo Mío!, tu indisponibilidad no Me es ajena, es un dulce reproche de la Madre de Jesús, medita en tu corazón el Salmo 20. El pastor que no se cuida a sí mismo puede errar el camino, no penséis: “esto no puede suceder conmigo”; recuerda las Palabras de Jesús: las torres más altas y encumbradas caen al suelo y no hay poder humano que se atreva a levantarlas, de Dios es hacer y deshacer. No confíes ni en tus méritos ni en tus fuerzas, confía en el raudal de Gracias que por medio de Mi Corazón Doloroso e Inmaculado Dios está derramando en toda Su Iglesia. ¡URGENTE LLAMADO, LLAMADO SUBLIME DEL CIELO, ABRID LAS PUERTAS DE LOS TEMPLOS A LA MADRE DE JESÚS!

Al final de esta década habrá falsas visiones, tengan cuidado, Mis hijos, nadie puede adjudicarse un don del Espíritu Santo para provecho personal. Un espíritu al servicio de satanás inducirá a muchos a creer que tienen revelaciones y poder para hacer milagros. Si no oran y piden ayuda, caerán en la desobediencia, en la vanidad y en la soberbia del diablo. Este espíritu de error, al servicio del mal, también coaligado con el pensar del mundo modero y el aguijón de la carne producirá: falsos éxtasis, visiones, sueños, aromas y sensaciones sutiles. Piensen en todo esto, Mis hijos: si no oran, ayunan y hacen penitencia se exponen a todo esto. Yo, como Madre, vengo a ustedes para decirles que no dejen de lado el visitar a Jesús Sacramentado, recíbanlo a Él en la Eucaristía, vivan con Él y para Él, así la paz que se entrega al mundo por medio de los Sagrados Corazones vendrá a ustedes con la gracia suficiente para perseverar en la lucha contra los tres enemigos del alma (demonio, mundo y carne). Los directores espirituales: sacerdotes, religiosos y laicos encargados por mandato del Cielo para conducir a las almas escogidas para transmitir las revelaciones de los últimos tiempos, recibirán el don de Conocimiento interior para discernir adecuadamente todo tipo de manifestaciones extraordinarias, la obediencia a los señores Obispos será determinante. Yo, la Madre de Jesús, pido que los fieles al servicio de los Sagrados Corazones, obedezcan a sus Sacerdotes en todo, y estos a su vez, obedezcan a sus Obispos. A Mis amados Obispos, estrecha unidad y obediencia al Santo Padre Juan Pablo II. A los Obispos y Sacerdotes, les pide la Madre de Dios hecho Hombre, “la obediencia y la unidad al Santo Padre, cabeza visible de la Iglesia”; a los que han apostatado les ruego: volved a la casa paterna, no destruyan la unidad de la Iglesia. De nuevo repito: “Faltan 3 minutos para las 12”.

Muchos demonios tomarán forma de mujeres que, con labios melosos y palabras seductoras movidas a compasión, en coalición con los enemigos de la Iglesia Católica, intentarán en este tiempo seducir a los consagrados, harán pecar a los sacerdotes haciéndoles perder la gracia del celibato. Mi pétalo de rosa, diles a todos Mis hijos en la Tierra que: Jesús desea que recen los quince Misterios del Rosario, los fieles junto con sus Sacerdotes, y que hagan sacrificios para impedir esto, Mi Corazón Doloroso e Inmaculado os ayudará. ¿Entenderás esto, pedacito de Mi Corazón? Cuando un niño está atemorizado va en busca de sus padres; en cambio, si es el niño quien está en  peligro, sus padres van en pos de él para brindarle auxilio. Mis Mensajes son el Auxilio venido del Cielo, ¡entended, pequeños Míos!

La humanidad padece una fatal y grave amnesia, muchos hombres fueron sometidos a un lavado de cerebro, muchos se olvidaron de los Mandatos de Dios, Sus Promesas. Vengo a denunciar a Mis hijos en la Tierra: un espíritu de tibieza y conformismo, la preocupación material cobra millares de víctimas. Invoquen, Mis hijos, con confianza a la Divina Majestad de la Divina Providencia de Dios, no pongáis tristes a sus Ángeles ni a los Santos que piden por la salvación de vuestras almas. ¡Da la voz de alerta, Mi pequeño!, un mar de almas te lo agradecerá, los hombres de estos tiempos reviven los días de Noé: hoy viajan, compran y venden, se casan y planean negocios, trabajan demasiado y no hacen oración. No los justificará, ante la venida de Mi Hijo Jesucristo, sus comilonas y festejos, ni la satisfacción de las bajas pasiones. Dos delitos terrenales ofenden a Dios: la difamación y el abuso de confianza, el hombre calumnia egoístamente a su hermano y se ha tomado libertades pensando que Dios no lo va a castigar. Así, escribe, pedacito de Mi Corazón, estas palabras: “La Santa Cólera y la Justicia de Dios asolarán la Tierra porque Dios es un Dios celoso y Su lealtad perdura para siempre, Él no puede faltar a Su Promesa, y Su Ira no es como la ira de los hombres, Su Santa Justicia reclama venganza porque Su promesa de una Tierra Nueva y un Cielo Nuevo no tarda en cumplirse. ¡Este mundo será purificado con el Fuego del Poder y el Amor de Dios! Dichosos los que permanezcan en Mi Doloroso e Inmaculado Corazón hasta el final. Los ángeles encargados de señalar, con índice de fuego, a las Naciones traen el Sellos de Dios para sellar a los hombres que en estos últimos tiempos serán preservados para el Día grande, para Triunfo total de los Sagrados Corazones. Las Naciones pagarán justamente, cada una por separado, el precio de sus delitos, Dios no admitirá sobornos de ninguna clase ni se dejará conmover por los desesperados ruegos de aquellos que no quisieron convertirse. Ustedes, Mis pequeños, sigan orando y rezando para que muchas almas se conviertan a Dios; rueguen en las parroquias, sobre todo, por los Sacerdotes, Religiosos y los más grandes pecadores. La corrupción y el engaño no existirán más, porque el Espíritu de la Verdad y del Amor, el Espíritu de Mi Hijo que procede del Padre, va a purificar las almas de los hombres.

Mi Corazón Inmaculado sufre y llora, el Sagrado Corazón de Jesús derrama gotas de Sangre cuando es ultrajado a través de los sacerdotes católicos que juegan con los sentimientos de las almas nobles y puras, de aquellos que faltan a la caridad pisoteando los votos de castidad, pobreza y obediencia; de aquellos que usan lenguaje de doble sentido, de los que cometen actos de pillaje. Pide por los que están hinchados de orgullo por el saber humano, por los que cometen impurezas ocultos a las miradas de los hombres, por los que son seducidos por las ganancias injustas; sobre todo, pidan por aquellos que celebran el Santo Sacrificio del Altar por rutina y de una manera superficial, ésta es la más grave ofensa al Sagrado Corazón de Jesús, celebrar el Santo Sacrificio del Altar sin fe, demasiado aprisa, sin amor, sin gracia. Repito, Mi pétalo de rosa, como en el tiempo de la Torre de Babel, los hombres de este siglo hablan un mismo lenguaje: el del pecado, la arrogancia y la soberbia. Si no rezan el Rosario, confundidos, tropezarán unos con otros, sus pastores los llevarán por caminos desviados, y sus gobernantes los tendrán como esclavos. Entiendan la señal, Mis queridos hijos, los demonios se disfrazarán para actuar, como un actor se disfraza y se pone maquillaje, provocarán divorcios y divisiones en las familias; disputas entre los mismos grupos de oración; acabarán poco a poco con los valores, con la moral y con el sano criterio del Evangelio, ellos serán los enemigos de la cruz, los amos del error y la desobediencia, los marcados por satanás para el día del castigo final. No duden, amados hijos, que durante los tiempos de la obscuridad en los que el fuego de la Santa y Justa Cólera de Dios se vengan sobre la Tierra, estos mismos demonios harán morir a muchos de horror, su aspecto repugnante hará enmudecer los labios, pero Yo soy Madre de ustedes y ese día estarán bajo Mi Manto, no teman porque la Madre de Dios protegerá a aquellos que invocaron el Santo Nombre de Jesús y guardaron los Mandamientos de Dios. Hijitos queridos, Mi sufrimiento es grande porque no toman en serio Mis mensajes, es por eso lo de Mis Lágrimas, Lágrimas de una Madre que se marcha pronto de entre vosotros.

Discípulo
Aquí veo llorar a la Virgen, Sus Lágrimas se convierten en un suave rocío que veo caer sobre una rosa blanca y marchita.

Mis hijitos, acostúmbrense cada uno a escuchar música cristiana, el mundo ofende mucho a Dios con canciones eróticas y obscenas de doble sentido, en los hogares católicos debe predominar la música cristiana. Que las familias acostumbren a dar gracias al iniciar y al terminar el día; si Me obedecen, bendeciré el descanso nocturno, San José, el casto Esposo también velará por ustedes.

Oren por la conversión de las prostitutas y los homosexuales. El SIDA es un castigo de Dios por los pecados de impureza, las víctimas inocentes también pueden salvarse. Si las lesbianas enmiendan sus conductas también pueden salvarse por la Misericordia de Mi Hijo Jesús. Que los jóvenes no participen en los bailes obscenos, el corazón de un joven es para Mi Hijo Jesús como una flor que se abre al rocío de la Bondad de Dios. Que las jovencitas respeten su cuerpo cuidando el don de la virginidad, don que Dios premiará con la fecundidad, ya sea en el matrimonio o en la vocación religiosa.

Discípulo
Aquí vi el Rostro de la Santísima Virgen María iluminarse de una manera especial.

Amo a los niños, el suspiro de vuestras almas, les encargo que derramen ternura sobre ellos; ellos tendrán a su tiempo los destinos de una nueva humanidad. Traten a los niños como flores delicadas, ellos alegran Mi Corazón de Mamá.

Hijitos amados, los que rezan y promueven la jaculatoria de la Llama de Amor[1], recibirán una gracia de conocimiento interior para comprender y entender cada uno de estos ocho Mensajes. El infierno tiembla de impotencia cuando Mis hijos rezan con devoción el Ave María con la jaculatoria de Mi Llama de Amor.

Pronto, grandes acontecimientos cimbrarán las estructuras del mundo, algunas Naciones del Medio Oriente convergerán en la batalla (guerra). La desacralización en la Iglesia llegará a su punto más abominable. El odio contra la Iglesia explotará como la erupción de un gran volcán. Surgirán de improviso dos testigos de diferente nacionalidad que denunciarán el pecado de las Naciones, la voz de ellos será como de trueno y fuego, pero serán martirizado después de haber cumplido su misión entre los hijos de la Tierra. Cuatro plagas asolarán grandes partes, se vivirán los días de José en Egipto. Las Naciones poderosas se unirán para establecer el reino del 666, los portavoces del reino del anticristo, del anti-papa y del maitreya han terminado de preparar a la humanidad para el día de la declaración final. Profanados los lugares santos se levantará Miguel, el gran Príncipe custodio de los Sagrados Corazones, y junto con sus Ángeles convocarán a los que recibieron el poder de castigar a la Tierra. Del Norte y del Sur, del Oriente y el Poniente, se juntará el gran ejército que con Rosario en mano derrotará a las fuerzas del anticristo, a los enemigos de Jesús y de Su Iglesia. Estos son los últimos avisos del Cielo. Se acerca la conversión de Rusia, Jerusalén será cubierta de gloria, las miradas de las Naciones estarán fijas en ella pero eso será muy breve, pues será totalmente destruida al igual Roma, París y Marsella. Francia sufrirá una gran derrota jamás igualada, jamás conocida; esto no ha sucedido porque Dios oyó el clamor de los justos. Muchas cosas de la Sagrada Escritura aún tendrán cumplimiento. En la Nueva Jerusalén no habrá luz de sol, Isaías 60, 19-20; el Señor, que es Rey de Justicia, será su Luz y su Verdad. A algunos de Mis hijos se les concederá ofrecer su vida mediante el martirio, tal como su Maestro. Obraré un Milagro por medio de Mi Doloroso e Inmaculado Corazón: muchos de Mis hijos que no conocen a Dios recibirán el don de la fe, pero debéis rezar muchos Rosarios por ellos para que el diablo no los llene de vanidad. Jesús quiere que ustedes sean los servidores de los últimos tiempos, “honrando Mi Corazón como Doloroso e Inmaculado de María”.

El diablo está usando muchos medios de disipación para hacerles perder el gusto por la oración, abran las puertas de los templos (corazones) a la Madre del Cielo, formen muchos grupos de oración, quiero almas vivenciales de niños y jóvenes. Mis hijos no deben esperar un llamado oficial por parte de la Iglesia para ponerse a trabajar. ¡Ayúdenme, ayúdense mutuamente y háganse ayudar!, nunca es tarde para empezar; la impenitencia final es otro objetivo del diablo. La vida de los religiosos y los consagrados no debe ser puesta a tono con las exigencias de esta época plagada de errores y desacatos.

Discípulo
Aquí veo a la Virgen muy triste, veo Su Corazón traspasado por una espada.

Si los hombres conocieran el horror de la realidad del infierno, harían oración y penitencia.

¡La guerra se aproxima! El gran dragón abre su hocico y vomita fuego. Una gran hambruna asolará una región de la Tierra. El Santo Padre recibirá una humillación que le pondrá muy triste.

Amados hijos, os pido en este mensaje:

  • Que oigan y cumplan la Palabra de Dios.
  • Que os confeséis con santa piedad, enmendando vuestras vidas con santo temor.
  • Que hagáis oración con el corazón (con fe).
  • Que participéis de la Eucaristía con santo temor.

El diablo gobierna el desarrollo de los acontecimientos mundiales, tiene bajo su dominio a muchos dirigentes de Naciones. Está también seduciendo la mente de los hombres de ciencia. Voy a hacer una señal de conocimiento: Que una noche muy obscura aparecerá una gran luz que, en forma de Cruz, iluminará la Tierra y será visible, todos permanecerán orando unidos a Mi Corazón Inmaculado. México es la cuna maternal para Latinoamérica.

Ahora, Mi pequeño, pon estos escritos en Mi presencia para bendecirlos. Los amo, queridos hijos, y os doy Mi bendición.

Discípulo
Aquí, la Santísima Virgen como en otras ocasiones bendijo estos escritos trazando sobre ellos la Señal de la Cruz.

________________________
[1] “Derrama el efecto de la Gracia de Tu Llama de Amor sobre toda la humanidad.”

Fuente:
APOSTOLADO DE REPARACIÓN Y DESAGRAVIO A LOS SAGRADOS CORAZONES:
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/u-v-m-1-2-y-3-doc

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/  

Todos los Mensajes de Julián Soto, “El Discípulo”, publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/julian-soto-el-discipulo/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Los falsos pastores ya se están levantando ávidos de dispersar el rebaño fiel al Vicario de Cristo en la Tierra.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s