“Después del Castigo que Dios envía a las Naciones inicuas, sobrevendrán mil años de paz, de armonía, de amor.”

JULIÁN SOTO AYALA, “EL DISCÍPULO” / MÉXICO 

OCTAVO MENSAJE UNIVERSAL DE LA VIRGEN MARÍA
Dado a “El Discípulo”, el 6 de Octubre de 1998.
En la Basílica de “Nuestra Señora de Guadalupe”, en el Cerro del Tepeyac.  

Tercera Parte:

Discípulo:
La Santísima Virgen, pidió que antes de empezar la lectura de este mensaje y los que están por venir, se rece La Salve, el Memorare o Acordaos, la Oración a San Miguel Arcángel y la Oración al Espíritu Santo.

Discípulo:
Estando yo, en la Capilla del Santísimo de la Basílica de Guadalupe, vi en oración a Nuestro Señor Jesucristo que irradiaba Luz, a Su lado estaba la Santísima Virgen María de Guadalupe, ambos me sonrieron; luego el Señor Jesús, desapareciendo, me dio Su bendición; a un lado del Sagrario, la Santísima Virgen permaneció de pie con un Rosario de Oro en Sus Manos, Ella habló a mi corazón con las más bellas palabras:

Mi pedacito de Corazón, amado niño de tu Madre, ven a Mí, te saludo con el Saludo de Dios. ¡Alabado sea Jesucristo!

Ha llegado la hora final de Mi adiós. Hoy concluyen las series de Mensajes Universales que Dios ha querido se conozcan, por medio de Mi Corazón Inmaculado. Ahora se cumplirán todas las profecías, sueños y visiones. Tienes que estar atento, siempre en oración, porque muchos querrán aprovecharse de Mis mensajes para hacerte persecución.

Como te dije, ha llegado a su término la Hora de la Definición, esperé con paciencia este momento en que tú vinieras aquí, a Mi Casa del Tepeyac, donde tantos hijos Míos Me veneran en el Ayate de Juan Diego. Vuestro Padre escogió este Santuario como una Señal de Predilección. Éste es el Santuario de las Naciones. México, como te dije, es la Cuna Maternal de toda Latinoamérica.

Este momento para Mí es de tristeza y al mismo tiempo de alegría; de tristeza, pues Mis Mensajes encontraron poca acogida entre las almas consagradas. Yo, como buena Madre solícita con vosotros, quise advertirles a todos Mis hijos en la Tierra del inminente peligro que se cierne sobre la humanidad si no se convierten. Estoy compadecida de la miseria humana, por eso les ofrezco remediar los males que los aquejan, quiero que escribas Mi despedida y Mi adiós.

Desde el año pasado les hablé a todos, diciéndoles que Dios se había ofendido demasiado a causa de los grandes males causados por los hombres que viven apartados de la fe y el amor. Mi hijo Jesús, no permitió que Yo te hablara durante los tres meses que pasaron, debido a la incredulidad de muchos. Yo vengo a decirle a toda la humanidad, que tienen un Dios Compasivo y Misericordioso, a la vez Justo y Paciente. Tu Director Espiritual y tu Obispo entenderán, a su tiempo, que nada más quedará, conforme pasa el tiempo, sólo una opción para conservarse en la pureza de vida.

Yo soy María de Guadalupe, y quiero decirles a todos en este Octavo Mensaje Universal, que tengan cuidado con los que niegan la Resurrección. Prepárense con las pruebas que vienen sobre el mundo. Cuando les revelé el Milagro de las Rosas y de las Uvas Bendecidas, Yo no estaba mintiendo; maliciosamente y perversamente, los enemigos de la Iglesia verdadera, introdujeron doctrinas perversas para desacreditar la Palabra narrada fielmente en los Evangelios. Al término del siglo, quiero que nadie se confunda con las doctrinas que atentan contra la dignidad de la Iglesia Santa y Católica y Romana.

La humanidad de este siglo cometió aberraciones terribles en contra de los métodos naturales de procreación. Yo siempre les dije: el aborto es el crimen más horrible que atraerá los Castigos del Cielo. Vienen tiempos muy difíciles para la Fe. Yo les pido, que permanezcan fieles a la Santa Doctrina, que no se impacienten ni entristezcan por el aumento del mal.

Los acontecimientos mundiales sacudirán esta época: si Rusia no vuelve al Cristianismo Católico, habrá una terrible III Guerra Mundial, será la gran Guerra, la última de la Historia de la Humanidad. ¿Cómo puede ser que tantos hijos Míos pasan actualmente los días en completo estado de ignorancia, incredulidad e indiferencia, sin prepararse para lo que les espera?

Si Rusia no se convierte, la Iglesia Católica será prohibida, Obispos y Sacerdotes serán asesinados, torturados, encarcelados. En cambio, si Rusia vuelve a ser cristiana, satanás dejará de reinar en el mundo. Todo su poder se vendrá abajo, será humillado, vencido, encadenado, no acusará más al hombre ni a Dios, vuestro Padre; será arrojado al lago profundo, a lo más profundo del infierno, al lugar solitario y obscuro en donde no seducirá más a las Naciones y a sus gobernantes; en donde su mentira no confundirá la mente ni los corazones de los hombres sencillos que quieren servir honestamente a Mi Santo Hijo Jesucristo. Junto con él, serán arrojados a oscuros lugares, todos los ángeles caídos o espíritus malignos que por su rebeldía y soberbia se merecieron ese castigo.

Tienen que conocer, Mis hijos, que si no se arrepienten y no hacen buenos propósitos de enmienda de vida (conversión), si no dejan de ofender a Dios y Su Santa Ley, si no cumplen con las obras de misericordia, si no comen y beben, en la Eucaristía del Amor, el Cuerpo y la Sangre de Mi Divino Hijo, no tendrán la Vida Eterna de la Salvación.

Por eso, Yo les hablo y les invito, en este Octavo Mensaje, a que se reconcilien con Dios mediante el Sacramento de la Reconciliación, a que estudien la Biblia y recen muchos Rosarios, que esto lo hagan Sacerdotes y fieles; ésta es la petición de Mi Corazón que palpita por todos ustedes con la Ternura y el Amor del Dios Uno y Trino.

La humanidad tiene un destino, una meta: santificarse, purificarse, vivir para siempre en el Amor de Dios. Si desprecian el Amor de Dios Uno y Trino, su futuro será incierto, lleno de dudas y temores; si no viven amando constantemente a Dios, no tendrán amor y compasión por los más débiles. La oración y el ayuno, con el espíritu de renuncia, sacrificio y pobreza, obtendrá la salvación para muchos de Mis hijos que viven alejados del camino de la Gracia.

El mundo va de escándalo en escándalo. Hay almas vacías, carentes de todo afecto, debido a que han abandonado el camino de la oración. El Mensaje que entregué en Fátima, en la Cova de Iría, no es el inminente Fin del Mundo… Quiero que entiendan bien, Mis hijos, al mundo le quedan muchos, muchísimos años más. Hablo del mundo actual, su consistencia, sus elementos, la Creación entera. No tengan miedo si tienen confianza en Mi Intercesión; si confían en vuestro Padre Celestial, estarán seguros.

La Humanidad, la Tierra entera, será Purificada y Regenerada, hablo de un gran Castigo en donde perecerá la tercera parte de la Humanidad, hablo de un Segundo Pentecostés, hablo de una Fuerza de Conversión venida del Cielo, a través de una Señal Milagrosa. Los Pastores de almas, deben enseñar estas cosas para que los hombres se preparen, con una preparación primeramente espiritual.

Yo quiero hablarles en este Mensaje, y escríbelo así, Mi pétalo de rosa: que únicamente hablaré del Evangelio de Mi Hijo. Vivan, por favor, Su Palabra, es el Evangelio de la Cruz, de la Pobreza, de la Rectitud, de la Verdad; todo aquel que desee seguir el Evangelio de Mi Hijo, tiene que renunciar a todo, a sí mismo, a despojarse de honores y riquezas materiales.

Los Pastores tienen que cumplir con la primera obra de misericordia[1]. La unidad en el amor de todos Mis queridos hijos en la Tierra sólo se logrará a través del Espíritu Santo; Él llenará los corazones de amor; todos serán uno viviendo en la Casa del Padre. No pierdan la Misericordia.

Hijo Mío, pedacito de Mi Corazón, estos Mensajes Universales tienen que darse a conocer a través de tu Director Espiritual y de tu Obispo, que son Mis amadísimos hijos en la encomienda. Tú, escribe, tal y como recibes Mis palabras, ni agregues ni quites nada; por temor, quieres cambiar la palabra “Castigo” por “Corrección”, el castigo sí es corrección, en el lenguaje humano así se aplica: “Un padre corrige a sus hijos, los castiga porque los ama y no quiere que se desvíen por el camino del mal”. El que Dios, vuestro Padre, corrija y castigue a Sus hijos, no le quita lo Misericordioso y Paciente, y porque os ama entrañablemente los somete a Juicio para probar su fe y también sus obras; Misericordia y Justicia son sólo un atributo. Mi Papa amado, Juan Pablo II, nos da muestras de confianza.

Tengan un espíritu presto a la oración y a la meditación del Misterio de la Santa Trinidad. Aunque haya muchas tribulaciones, muéstrense amables y alegres. El conocimiento profundo de Dios, en Sus Tres Divinas Personas, Yo, como Madre, nunca estaré en contra del Evangelio verdadero de Mi Hijo Jesucristo.

Yo, para Mis hijos amados, no tengo secretos, a Mis hijos de México les he revelado todo. Esperen con alegría el cumplimiento de las profecías, rezando el Rosario en familia. Me causa gran pesar el saber que muchos de Mis hijos dudan de que todos los Mensajes que le he entregado a la Humanidad sean verdaderos; con ese pensamiento, los ignoran y enseñan a otros sus puntos de vista tachándolos de actitudes catastróficas, relacionándolas con el Fin del Mundo. Quiero que salgan de esa ignorancia, no habrá tal Fin del Mundo, sino una Purificación y Regeneración del género Humano y de la Tierra para prepararlo para un futuro mejor. Da testimonio de Mi Hijo.

En la lucha final contra satanás sucederán, aparte de desastres naturales y contaminación, un sin fin de fenómenos celestes. Por la apariencia de los astros y los planetas ustedes conocerán, queridos hijos, que ha llegado el último segundo, éstos aparecerán indebidamente alterados. Estos fenómenos se darán a conocer a través de sus medios de comunicación, anexándoles su explicación científica. La constelación planetaria será conmovida, el Sol y la Luna, también las estrellas, perderán su brillo; habrá desacuerdos entre los mismos hombres de ciencia, ya que muchos querrán adjudicarse el mérito. La alineación de los planetas producirá verdaderos cambios climatológicos, afectando las especies. Los hijos de los hombres estarán consternados y unos a otros se preguntarán: ¿Quién podrá darnos el significado verdadero?

Cuando esto suceda, el mal estará tan avanzado en la Tierra que ninguna obra de misericordia será realizada en el Poder y el Amor de la Santísima Trinidad. Muchos que profesaron su fe, traicionarán las Trece Verdades contenidas en el Credo. Los siete pecados capitales serán llevados en alto con algarabía; el buen juicio desaparecerá, altos índices de crimen y violencia dominarán en todo el mundo por varias ciudades; será, entonces, normal cometer el pecado pues para muchas conciencias éste (el pecado), habrá desaparecido. Los hombres se traicionarán unos a otros y ni un ápice de amor imperará en la Tierra. El inicuo sistema de cosas hará que muchos busquen los caminos torcidos. Acudirán en masa a oír nuevas propuestas y tomarán como uno, maestros e instructores, de acuerdo a sus concupiscencias.

Queridos hijos, Yo les declaro esto para que se preparen; también deseo en Mi Corazón que la Jerarquía de la Iglesia se prepare para estos acontecimientos. Para que la fatal guerra (Tercera Guerra Mundial) inicie, sólo basta que un líder poderoso en el mundo levante su diestra.

Escribe, niño Mío:

Algunos piensan que será fácil escapar del fuego de la Justa Cólera de Dios. La Justicia Divina llenará la Tierra, así como está llena de Su Misericordia para con los pecadores. El resto de la historia triste se transmitirá a los sobrevivientes que, protegidos por Mi Manto, vivirán en Comunidades de Preservación, teniendo todos sus bienes en común.

¡Ay, Mi pétalo de rosa!, satanás se disfraza de mil maneras, usando mil lenguajes para confundir y dividir. La indolencia y el poco amor de muchos de Mis hijos consagrados (Sacerdotes) hacen Sangrar el Corazón Sagrado de Mi Amado Hijo. El poco amor a la vida espiritual se ha ausentado de muchas Iglesias. La oración contemplativa, por mínima que sea, ante el Sagrario, donde está la Presencia viva y operante de Mi Amado Hijo Jesús (que es vuestro Señor y Rey), es muy necesaria para poder discernir. Sin Mi Hijo Jesús, ¡nada podrán hacer!

Satanás, un día se presentó ante el Trono de Dios con cuerdas, para atar a los hombres, y Dios se lo permitió en la medida que los hombres abandonen el buen juicio y el camino del sacrificio y la oración. El poco tiempo que queda tiene que ser aprovechado: No vivan pensando que Dios es infinitamente Bueno para no castigar las culpas; eso mismo, Mis hijos, pensaban los que ahora están condenados para siempre en el infierno; los que pensaban que Dios no veía ni escuchaba, comparten esa misma suerte.

Cada vez las tinieblas son más fuertes. ¡No Me explico, cómo pueden muchos permanecer indiferentes a la gran cantidad de Gracias del Dios Trino y Uno que se dan al mundo, por medio de Mi Corazón Inmaculado! ¡No entiendo, cómo muchos en la Tierra malgastan inútilmente su tiempo para vivir una vida de desorden y con poco interés por la Salvación! Salgan ya de sus límites, hijos Míos, pues la victoriosa batalla está por terminar. Dios, vuestro Padre, también es infinitamente Justo para castigar todo tipo de desobediencia y rebeldía a Su Santa Ley. Los humanos sólo ven más allá de sus propios caprichos y deseos.

Cuando ustedes vivan, como verdaderos hermanos en la Fe, hagan lo posible por mantenerse fieles, ya que se presentarán ante los tribunales humanos testigos falsos que los denunciarán y querrán someterlos a juicio; entonces, no tengan ningún temor porque en esos momentos el Espíritu Santo hablará a su favor; el Divino Espíritu Santo sólo hablará en favor de la Verdad.

Muchas almas estarán atadas aún a lo material, queriendo conservar su vida y bienes, los perderán. Muchos se entregarán al saqueo y rapiña, el egoísmo se enseñoreará de muchos y algunos serán capaces hasta de matar por conservar sus bienes y adquirir alimentos. El agua y la energía eléctrica serán racionadas, no se podrá comprar ni vender si no se tiene la marca del anticristo.

Ahora, Mi pedacito de Corazón, muchos se escandalizan al oír esto pero Yo, tu Madre, te lo pido, lleva este mensaje y los anteriores, así como los que vendrán después, a tu Director Espiritual y a tu Obispo. ¡Diles que Yo, Santa María de Guadalupe, te lo manda!

Mi Hijo y Yo sólo queremos que se preparen, que vivan los Santos Evangelios, que dejen de pecar, que se conviertan al Verdadero Dios por Quien se vive. Tengan la Paz de Dios, prepárense porque estos tiempos, de los cuales hablo, ya están aquí. Mucha gente vive lo que cree y no todo el tiempo ha vivido según la Verdad. Les vuelvo a advertir: abundarán los sacerdotes malos y escasearán los buenos (y esto no depende de la voluntad humana). Aprovechen, hijos Míos, este Tiempo de Gracia, oren por Mis hijos consagrados (hijos predilectos), los Sacerdotes, pues viene un tiempo en que no se podrán encontrar fácilmente Sacerdotes buenos; vayan a confesarse bien, pues pocos tienen oportunidades de hacerlo. Una buena confesión de pecados puede valer para toda la vida, si hay verdadera conversión. El Sacerdote es el único que puede, en Nombre y en Persona de Mi Hijo Jesucristo, perdonar los pecados, no lo olviden.

Tengan cuidado, Mis hijos: un movimiento llamado “nueva era” está tergiversando el Evangelio. La “nueva era” está envenenando sutilmente el alma de miles y miles de Mis hijos en la Tierra. Aléjense de este movimiento, que es la fuerza de la doctrina del Maitreya. Uno de los malévolos propósitos, es borrar todo lo que se llame Dogma; otro, el de debilitar la Iglesia Católica hasta demolerla.

Los Juicios de Dios son necesarios. En muchos mensajes, ya sea de Mi Hijo y los Míos propios, les hemos dicho lo que le sucederá a la humanidad y la forma de cómo deben prepararse. Me duele mucho Mi Corazón, al ver que muchos de Mis hijos no han creído en los anuncios del Cielo. Más bien, han creído en lo que el mundo les ofrece. Sólo rosas marchitas Me han ofrecido con sus pecados, la obscuridad reinante ha cubierto muchos corazones.

Quiero decirles, Mis pequeños, que el Triunfo y el Reinado de los Sagrados Corazones, será algo sublimemente bello, algo inesperado, un Reino de Luz. La Gracia sobrenatural vendrá sobre la humanidad convertida; de tal manera, que el mundo actual será inmerso en un gran Río de Luz. Todos Mis hijos fieles al Papa Juan Pablo II, despertarán como de un letargo. Los injustos, los que se rebelaron a las Leyes Divinas, andarán entonces como ciegos sin bastón, no podrán ver la Luz porque se resistieron a la Gracia y abandonaron el camino de la oración y el sacrificio. Por eso, Mi pétalo de rosa, te he pedido que no te guardes estos Mensajes. Yo soy vuestra Madre, Mi verdadero Nombre brillará en la obscuridad.

Con grandes estruendos la Tierra será sacudida, habrá densas nieblas, pero el remanente fiel estará tranquilo. Les dije, las tres cuartas partes de la humanidad perecerán, los que se han Consagrado a Mí, no deben tener ningún temor, pues el tiempo que dure la obscuridad tendrán la protección Mía y de San José, además, la de los Ángeles que están destinados a socorrerlos en los días de la tribulación. No tengan miedo cuando estas cosas empiecen a suceder, pues serán avisados previamente por los instrumentos (profetas y videntes) escogidos por el Cielo. Qué terribles serán esos días para los que por desidia no se prepararon, ya que el alimento y muchas cosas necesarias para subsistir escasearán. Más terrible aún para aquellos que se abandonaron a los pecados de la idolatría, lujuria e impureza, verán la Ira de Dios y perecerán porque la Ira de Dios debe de ser contemplada santamente, con mucha reverencia y temor.

El odio de los enemigos de la Cruz explotará con furia satánica, muchos tendrán que huir de su ciudad por querer conservar la vida. El inicuo sistema de las cosas, sistema de ateísmo, será implantado de improviso, cuando nadie lo espera. El terreno está listo y las señales han sido dadas por Mí y por Mis instrumentos.

Habrá una solución para escapar de todos estos horrores. Nadie se negará a recibir la marca de la bestia, los pocos que se resistan, serán llevados al exilio y al cautiverio, serán torturados y asesinados, los que no se sometan serán perseguidos. Yo tendré preparados los refugios necesarios para todos aquellos discípulos de Mi Hijo Jesucristo. Celebrarán clandestinamente. El Santo Sacrificio del Altar será pronto retirado. El plan diabólico fue hábilmente diseñado, de tal manera, que nada ni nadie quede fuera del control absoluto del anticristo.

Todo sucederá rápidamente, parecerá que el tiempo se ha detenido; será para muchos, un cambio a una era de progresismo científico y tecnológico. Dirán: “Hay paz y seguridad”, y las naciones también se aliarán; se proclamará que cada uno es dios, y los hombres ateos se felicitarán unos a otros enviándose regalos. Después de haberse agravado la situación financiera y política de cada país, surgirán los apoyos a escala mundial.

Tengan cuidado, Mis queridos hijos, pues cuando se diga: “Hay paz y prosperidad”, vendrá el fin. La Hora de Dios se habrá manifestado, la Justa Cólera barrerá con las dos bestias y el dragón infernal será atado y arrojado a lo más profundo del abismo.

Crean, hijos Míos, en Mis palabras y no lo tomen a broma pues ya, en breve, ustedes mismos verán el curso de muchos acontecimientos; no se burlen de estas revelaciones ni de Mis escogidos, sino, más bien, tengan cuidado que nadie los engañe.

Lean la biblia, ténganla siempre en casa.

El tiempo destinado por la Divina Providencia se extenderá más a aquellos que leen y creen y ponen en práctica estos mensajes. La bestia negra de la Masonería y la bestia roja del Comunismo, pactaron una alianza para destruir la Iglesia Católica; se han declarado enemigos de Mi Hijo Jesucristo. Han extendido su dominio, han proclamado su autoridad. Por un tiempo se les concede dominar muchos pueblos, lenguas y naciones; satanás, su principal consejero, alimenta su odio contra Mí. La confusión sembrada por satanás, hace que muchos duden de la Fe y de la Verdad. Hagan oración, Mis hijos, así evitarán caer en la seducción y la tentación del mundo contaminado.

En los Evangelios y en el Libro de la Revelación, encontrarán la verdad acerca de estos tiempos y cómo deben ustedes portarse, siendo fieles a los Mandamientos, imitando siempre, en todo, el pensar y el actuar de Mi Hijo Amado Jesucristo. Los que forman la alianza opositora no conocen el Amor de Mi Padre, vuestro Padre Celestial, Su Voluntad (la del Padre) tiene que cumplirse en Su Ley Santa. La Palabra de Mi Hijo, jamás tendrá que pasar, antes pasará el Cielo y también la Tierra, pero nada dejará de cumplirse.

Ustedes no se imaginan siquiera el valor del Santo Sacrificio de la Misa. Deben vivir santamente y oír Misa con devoción; hagan Comuniones Reparadoras a la infinita Justicia del Dios Trino y Uno, no vivan pensando en las cosas de la Tierra porque no entenderán las cosas del Cielo.

Está próximo el tiempo en que en muchos países, el Santo Sacrificio del Altar sea retirado; entonces, el mundo pasará por una grave crisis, la más terrible de todas pues la conciencia habrá sido cauterizada y muchos serán presos de lazos diabólicos, con pecados de impureza. El tiempo de los gentiles ha llegado a su fin, el tiempo que les fue concedido tiene ya cumplimiento, la apostasía de los Consagrados hace Sangrar el Corazón Sagrado de Jesús. La falta de fe será castigada con vara de hierro, pues la humanidad se ha acarreado sobre sí misma grandes males.

Yo soy vuestra Madre y quiero, que todos los pueblos, lenguas y naciones se conviertan y Adoren la Santísima Trinidad. El reflejo de vuestras acciones, será el mejor testimonio de fidelidad; pues la Iglesia toda será sometida, como nunca antes lo fue en la historia, al  flagelo de los que viven sin Dios.

Hijos Míos, el Rey, vuestro Dios, Quien imparte Justicia, no puede equivocarse pues juzga con la Sabiduría; quien es transgresor de la Ley, se hace merecedor de una corrección a fin de que recapacite, se arrepienta y no cometa más falta. De acuerdo a la Promesa hecha a Abraham, Dios hará justicia a los oprimidos y mantendrá, al Pueblo de la Promesa, libre de cualquier tipo de opresión. No porque haya una Promesa tiene que desaparecer la Ley, pues la misma Ley y también la Promesa están basadas en el Amor. Es la Ley de la Gracia y del Amor la que regirá al mundo en el próximo siglo pues todo será renovado, el interior de los hombres, la conciencia, todos conocerán a Dios, tal cual Es.

Mis amados hijos, si este mundo fue purificado por el agua del Diluvio en los días de Noé, en los días Míos y de ustedes, será purificado por el fuego.

Es importante lo que les digo ahora… La Iglesia Católica está pasando por un período crítico de prueba, lo que les dije en La Salette, se cumple. Los mismos Pastores no se ponen de acuerdo, abundan por el mundo los malos pastores, la confusión está reinando y satanás se aprovecha de aquellos que le siguen el juego. Graves cismas se ciernen sobre la Iglesia, horriblemente manos asesinas segregan el Cuerpo Místico de Mi Hijo Jesucristo, mutilan la Verdad Revelada reduciéndola luego bajo conceptos humanos. Muchos han apostatado y otros tantos están perdiendo la Fe. Antes que termine este siglo, miles y miles de Católicos dejarán la Iglesia pues no encontrarán en ella la santidad y la pureza; la corrupción moral se habrá acrecentado, porque es el tiempo del fin.

En el Triunfo y Reinado de los Sagrados Corazones, toda América estará unida, los hombres serán uno y vivirán en una civilización de amor, compartiendo bienes materiales y espirituales, porque la corrección del Cielo (la Justa Cólera) le servirá de lección. Serán muy pocos los que sobrevivan las catástrofes. Por ello, se preservará la raza humana hasta el Día del Juicio Final o el Fin del Mundo. La Creación entera dará a luz una nueva Humanidad de los hijos de las Promesas. La naturaleza material será renovada por la misma Palabra de Dios, que tendrá eficaz cumplimiento. El Poder de la Santísima Trinidad envolverá toda la Tierra y nadie se acordará de sus pecados, nadie jamás volverá a proferir insulto contra su hermano, y Dios Trino y Uno será reconocido, adorado y glorificado.

El tiempo de la espera ya terminó. ¡Levántense, Mis hijos amados! Éste es Mi Octavo Mensaje Universal. Miren a Miguel (Arcángel) enarbolando el Estandarte de los Dos Sagrados Corazones. Ha llegado el momento de vuestra liberación, momento en que el gran dragón será arrojado al abismo. ¡Salgan de las ciudades contaminadas por el pecado porque serán destruidas! Establézcanse en pequeñas comunidades de oración y fraternidad. ¡Yo los protegeré!

Pedacito de Mi Corazón, éste es Mi encargo, no demores en cumplir lo que te pido, Mi niño, Mi pétalo de rosa, mucho tendrás que sufrir debido a las calumnias y críticas. Tú mismo te darás cuenta de la frialdad de los corazones que han abandonado el camino de la santidad. Tus oídos y tus ojos, serán Mis Oídos y Mis Ojos… Mi Corazón Inmaculado será para ti un Oasis, un Refugio fortificado, donde satanás jamás te alcanzará con sus flechas envenenadas.

Éste es el Proyecto de Dios. La Civilización del Amor tendrá eficaz cumplimiento, entonces, el Papa actual habrá cumplido su misión. Polonia cumplió su misión y de ella brillará la Luz del perdón, de la reconciliación de los hombres con Dios.

La civilización Me tendrá como Modelo de toda la Plenitud. Mi Corazón Inmaculado será el instrumento para que Mi Santo Hijo pueda Reinar en las almas. El Nombre verdadero de Dios, vuestro Padre, será glorificado. El Proyecto del Triunfo y el Reinado de los Dos Sagrados Corazones, será realizado por el Papa actual.

Continúa en la Cuarta y última Parte…


OCTAVO MENSAJE UNIVERSAL DE LA VIRGEN MARÍA
Dado a “El Discípulo”, el 6 de Octubre de 1998.
En la Basílica de “Nuestra Señora de Guadalupe”, en el Cerro del Tepeyac.  

Cuarta y última Parte:

Desde América Latina, concretamente desde México será regenerada esta civilización después de la regeneración y purificación de la humanidad; entre lágrimas y sufrimientos se gestará Mi Triunfo que, luego, se convertirá en un  tiempo de paz y prosperidad en Dios, ya que todo lo que tiene como principio a Dios, tiende a la Paz y a la Prosperidad.

El Papa se convierte ahora en un instrumento de Dios para conducir Su Plan. Habrá una primavera floreciente en la Iglesia.

Mis amados hijos, lean la Carta de San Pablo a los Efesios, en el Capítulo 1; allí encontrarán ustedes el Plan definitivo de Dios.

Ayuden al Papa a cimentar las bases de la nueva era del amor. Recen muchos Rosarios, los Sacerdotes junto con sus fieles, para que el Continente Latinoamericano se defina como el Continente de la Esperanza. México está llamado a ser Puerta del Cielo y Casa del Dios Vivo. Es preciso, queridos hijos, que cada una de las familias de México y de toda Latinoamérica se Consagren diariamente a Mi Corazón Inmaculado y porten todos el Escapulario bendito de Monte Carmelo. Habrá gran bonanza en toda la Iglesia y el mundo, si todos cumplen lo que pido; de lo contrario, el Brazo justiciero de Mi Hijo caerá sobre muchas Naciones.

¡El momento que ustedes viven es crucial! Hay que tomar decisiones en Dios, sin miedo, con plena confianza en el Poder de Dios Uno y Trino. La Unidad Eclesial vendrá a vosotros por la Fuerza y el Poder del Espíritu Santo.

¡Sean mártires, almas víctimas, por mantener la fidelidad doctrinal!

La Iglesia de Polonia, tiene que ser tabla de salvación para muchos Obispos. Me hace sufrir mucho, si ellos no cambian, serán víctimas del peor de los males. Polonia Me ama y de ella brotó y seguirá brotando la santidad.

El Título y el Escudo de la Inmaculada Concepción será Señal de Preservación; así como en los tiempos de Moisés fue levantada la serpiente de bronce, así como en el inicio del Tiempo de Gracia, cuando Mi Hijo Jesucristo fue clavado en la Cruz, en este tiempo, los que lleven sobre sí la Medalla Milagrosa, conseguirán grandes Gracias de la Santísima Trinidad y todo será a través de Mi Corazón Inmaculado.

En los tiempos próximos al reinado del antipapa y el anticristo, ocurrirá una gran confusión, sobre todo, dentro del seno de la Iglesia Católica, pues muchos se opondrán al anuncio del Fin de los Tiempos, pues confundidos dirán que es el Fin del Mundo. Y Yo, vuestra Madre Amorosa, les digo nuevamente que el Fin de los Tiempos no es el Fin del Mundo; de ello aún no se puede hablar porque nadie conoce el día ni la hora, tan sólo el Padre lo sabe. No se confundan, Mis hijos, no malgasten su tiempo indagando, haciendo investigaciones. Conversión es lo que pido, que todos se reconcilien con Dios y tengan cada uno un verdadero amor.

Los invito a superar las barreras del miedo y de la incertidumbre. Los invito, a todos Mis hijos en la Tierra, a que amen, alaben, adoren a Jesús, Presente en todos los Sagrarios de la Tierra.

¡Ay, pedacito de Mi Corazón! Dile a los Sacerdotes, por medio de tu Director Espiritual, que se hagan Horas Santas de Reparación y Desagravio; el Corazón de Mi Hijo está lacerado por tanto pecado, por tanta rebeldía de las almas consagradas.

Discípulo:
Aquí me sorprendí, pues vi a la Santísima Virgen toda llena de Luz. Ella se me presentó vestida de negro y Sus manos traían la Corona de Espinas de mi Señor, yo me puse a llorar también.

Mi pétalo de rosa, tu Obispo tiene también que hacer algo para que se conozcan Mis Mensajes; ve con él, dile que no espere señales milagrosas, ora mucho por él pues también está rodeado de enemigos.

No se engañen, Mis niños queridos, pensando que no ocurrirán los días de tinieblas sobre la Tierra, pensando que el tiempo jamás tendrá final. Sí, Mis hijos, les revelo que tendrá un final feliz; después del Castigo que Dios envía a las Naciones inicuas, sobrevendrán mil años de paz, de armonía, de amor. Satanás ya no estará más en el mundo para causarles sufrimiento y males.

Después de mil años, vuestros ojos, que leen este Octavo Mensaje Universal, no verán el acontecimiento final pues todos vivirán en la plenitud espiritual de Dios; siendo todos uno, contemplarán con ojos espirituales y con oídos  espirituales las Maravillas de Dios, ya que los Dos Sagrados Corazones Reinarán en el mundo durante mil años.

Del mundo, purificado de sus males, Dios formará una nueva estirpe, la Raza escogida de Abraham, la reserva santa de Israel, la heredad escogida de la Promesa. No tengan miedo a los que les acusan de fanáticos o locos. No hagan caso de rumores mal fundados, crean en que habrá un Cielo Nuevo y una Nueva Tierra, consideren este tiempo en Gracia y Santidad. Se les brinda a todos una hermosa oportunidad, aprovéchenla y recuerden siempre: de grandes males, vuestro Padre Celestial sabe sacar grandes bienes.

No se aten a las cosas terrenales, huyan de las modas y los modismos que arrastran al fuego infernal. Renuncien ya al odio, al egoísmo y a la vanidad, sean santos, de costumbres sanas, huyan de la corrupción, del servilismo; no malgasten el tiempo preguntándose unos a otros, cuándo y cómo sucederán estas cosas.

Yo soy vuestra Madre y quiero que ustedes y sus familias estén preparadas para afrontar todo tipo de pruebas, salgan de las ciudades contaminadas por el mal y constrúyanse Comunidades de Preservación, refugios, para que puedan sobrevivir.

Lean el Evangelio de San Mateo, Capítulo 24.

Los discípulos de Pedro, Santiago y Juan, querían saber acerca de la Señal del Retorno y del Fin del Mundo. Recuerden, queridos hijitos, las señales que dijo Mi Hijo: Habrá muchos falsos-cristos, y viniendo en su propio nombre se presentarán diciendo: “yo soy el mesías”. Harán prodigios y señales y a muchos engañarán con la zalamería de satanás. Habrá guerras y sediciones en muchas partes, cada vez con mayor intensidad. Así mismo, con más frecuencia e intensidad, habrá hambres y terremotos. Eso sólo será el inicio, después, una persecución muy grande contra los que quieren servir honestamente a Mi Hijo Jesucristo, muchos serán encarcelados y algunos más serán asesinados.

Habrá una gran pérdida de Fe. Habrá odio y traición; el amor se habrá enfriado, el Evangelio será conocido en todo el mundo. Tengan cuidado, Mis pequeños, pues el mundo anunciará paz y seguridad; tengan cuidado, que sus almas no se pierdan por el descuido y la ignorancia, dejen la comodidad y las cosas superfluas y vivan con fe cada día de vuestras vidas. Que los Pastores sean modelos del rebaño llevando santidad y pureza de vida; ésa es una condición indispensable para que sean verdaderos discípulos de Mi Hijo, que no teman ser tratados de retrógrados al conservar la doctrina fiel y auténtica.

¡Ay!, pobrecitos Mis hijos Sacerdotes y Obispos, que descuidan el camino de la oración, la humildad y el sacrificio. El mundo los adopta y les impone costumbres, cuando satanás los hincha de orgullo y de soberbia, les pone un yugo opresor. Mi pétalo de rosa, la humanidad pasará por la criba de la purificación, con mucho dolor y sufrimiento. La Civilización del Amor también tendrá sangre de mártires.

Hijitos queridos, no ignoren estas profecías, el Corazón de su Madre les pide: Tomen con seriedad estas palabras proféticas del Cielo, Yo vengo a darles instrucciones acerca de cómo deben de comportarse, de cómo tienen que prepararse para cuando todas estas cosas empiecen a suceder. Dios, por Mi  medio, está escogiendo amorosamente a los que se han de salvar, Mi Corazón es la Nueva Arca de la Alianza. ¡Quiero tenerlos a todos Conmigo! Pero Me da tanta tristeza pues siento, que muchos no quieren dejar de pecar; reconcíliense ya en un acto de amor con Dios y con vuestro prójimo.

Todo les he dicho ya, falta que todos Mis hijos en el mundo pongan en práctica lo que les pido. Mi Hijo os lo ha advertido: ¡No desprecien la Ley y las Profecías! El Final de los Tiempos será sintetizado en un Castigo que durará tres días y tres noches. Ya todo al respecto les fue anunciado desde tiempos inmemoriales. La Iglesia Católica, tiene las fuentes de la Revelación, a ella deben atenerse. Yo, vuestra Madre, os urjo con una llamada apremiante: ¡Decídanse por Dios y no estén dudando!

Que los Pastores despejen el velo de ignorancia que el diablo ha extendido en todos los sectores de la vida humana. El horrible crimen del aborto, será castigado severamente en los días reinantes del averno. ¿Por qué, muchos de Mis hijos procuran conservar el prestigio, la comodidad o posición social, permitiendo tantas injusticias? A sabiendas, que está a la puerta un acontecimiento grandioso y terrible, solapan el mal y no hablan de misericordia y de conversión. Les pido: “Que nadie oculte la Verdad a su prójimo, arranquen ya, Mis Obispos, el oscuro velo de la ignorancia, de la apatía, la impiedad y la indiferencia”.

El mundo está al borde de un precipicio, de un abismo muy profundo. ¿Por qué, muchos de Mis hijos se tapan los ojos para no ver? ¿Por qué se tapan los oídos para no oír? Hijitos, no vayan siguiendo el camino malo, pidan todos ustedes Sabiduría a Dios para que puedan discernir las Señales de los Tiempos. Pidan al Divino Paráclito Su asistencia para poder separar lo bueno de lo malo. El engaño mayor de satanás en este siglo está cobrando víctimas.

Este Cielo y esta Tierra pasarán, pero las Palabras de Mi Santo Hijo, no dejarán de cumplirse. Las Señales del Fin de los Tiempos y del Retorno de Mi Santísimo Hijo ocurrirán, tal y como ha sido dicho, pero el Fin del Mundo, nadie sabe día ni hora, ni los Ángeles ni los Santos. A Mi Hijo Jesús se le dio potestad, tanto en el Cielo como en la Tierra. Cuando después de la Señal en el cielo, la Tierra sea purificada, prevalecerá la Gracia en los que han sido escogidos, la humanidad preservada disfrutará de un largo período de paz, viviendo bajo la Bandera de los Sagrados Corazones.

Mi Hijo Jesús no vendrá en tiempos inmediatos, Él entregará al final de los mil años el Reino a Su Padre; entonces Le verán a Él y ocurrirá el final del orden temporal en que grandes y pequeños verán a Mi Hijo venir entre nubes, acompañado de muchos Ángeles y Santos, entonces tendrá lugar el Juicio Final y será establecida, en la Ciudad Santa, la Morada de Dios con los hombres.

La felicidad, la alegría reinarán entre los hombres que sobrevivieron a las terribles pruebas. La Gran Tribulación habrá pasado. Habrá una nueva humanidad.  ¡Anímense unos a otros! Yo habré cumplido, entonces, Mi Misión; Mi Corazón Inmaculado habrá triunfado… Ustedes, queridos hijos, vivan en armonía, conscientes de todo lo que va a suceder. Hoy Me despido del mundo, éste es Mi último Mensaje Universal.

San José fue nombrado oficialmente Patrono de la Iglesia Católica. Tomen esto como otra Señal creíble de que llegó el tiempo de la exterminación del dominio del maligno sobre las almas.

Tú, Mi pequeño, recibe de Mi Hijo un don especial para superar con paciencia las pruebas y los sufrimientos que tendrás que pasar para cumplir tu misión. Tu mamita, Mi pequeño pétalo de rosa, no dejará de  cuidarte, ve en la Paz de Mi Hijo. Cumple con diligencia y amor todo lo que te pido.

Digo Mi adiós a todos aquellos hijos Míos que creyeron en Mí, en Mis Mensajes y Apariciones. Fue hermoso para Mí, como Madre de ustedes, el poder comunicarme por medio de este Don del Cielo; llevo en Mi Alma guardados vuestro afecto y cariño, también llevo en Mí, vuestras lágrimas y súplicas.

Les ama eternamente su Madre, Santa María de Guadalupe, vayan en la Paz de Dios.

Shalom.

Discípulo:
Aquí, yo (vidente) estaba angustiado y empecé a llorar, de pronto en medio de una gran fuente de Luz, vi al Niño Jesús en compañía de San José y de San Juan Evangelista. Escuché en la visión a los Ángeles cantar, mientras que de mi vista desaparecía, sonriendo, la Bienamada y Hermosa, Santa María de Guadalupe.
Doy fe de lo que vi y espero que muchos lean, crean y pongan a la práctica estos Mensajes.

________________________
[1] Enseñar al que no sabe.

Fuente:
APOSTOLADO DE REPARACIÓN Y DESAGRAVIO A LOS SAGRADOS CORAZONES:
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/uvmara-8-3a
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/uvmara-8-4a-

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/  

Todos los Mensajes de Julián Soto, “El Discípulo”, publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/julian-soto-el-discipulo/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s