“El Papa de Mi Secreto está sufriendo mucho, la presión y amenazas contra su vida lo obligarán a huir del Vaticano.”

JULIÁN SOTO AYALA, “EL DISCÍPULO” / MÉXICO 

OCTAVO MENSAJE UNIVERSAL DE LA VIRGEN MARÍA,
Dado a “El Discípulo”, el 6 de Octubre de 1998.
En la Basílica de “Nuestra Señora de Guadalupe”, en el Cerro del Tepeyac.  

Primera Parte:

Discípulo:
La Santísima Virgen, pidió que antes de empezar la lectura de este mensaje y los que están por venir, se rece La Salve, el Memorare o Acordaos, la Oración a San Miguel Arcángel y la Oración al Espíritu Santo.

Escribe esto, pedacito de Mi Corazón:

Vendrá una época nueva para la humanidad, época que no hubo ni habrá en la historia de los habitantes de la Tierra. En ese tiempo, los hombres se olvidarán de su pasado y vivirán un presente para siempre, nadie se inquietará por lo que habrá de venir en el futuro, ni por sus trabajos para agenciarse un salario, ya que la tierra producirá por sí sola y no necesitará de la mano del hombre.

La tierra no necesitará estimulantes ni siquiera buey, yunta ni arado ni máquina moderna, pues la tierra antigua habrá pasado; todos los habitantes serán como uno, habitando en la misma Casa del Padre, nadie considerará de su propiedad cosa alguna pues todos tendrán el conocimiento y la bondad de Dios que inundará sus corazones. Se establecerán en pequeñas comunidades que sobrevivirán a los grandes Castigos; ni el mar, ni la peste, ni la guerra, ni el terremoto, ni siquiera el fuego venido del cielo los destruirá, pues tendrán como signo de pertenencia total y absoluta a la Santísima Trinidad de Dios, la Cruz grabada en sus frentes con tinta celeste, invisible e infalsificable por satanás, intransferible, pues será puesta por dedos angelicales. No existirá salario, ni patrón, ni médico, ni astrólogo, ni adivino, cada uno recibirá en su corazón la fuerza del Amor de Dios, Uno y Trino, y nadie se levantará ni acostará pensando en hacer el mal.

Las mentes estarán renovadas y tendrán pensamientos puros, un gran amor invadirá la Tierra y cada uno tendrá conocimiento acerca de su pertenencia o lazo sanguíneo a través de las pasadas generaciones, a cuál de las Doce Tribus de Israel pertenece, pues todas contemplarán la Ciudad Celeste descendiendo del Cielo y al Hijo del Hombre sentado en un Trono excelente, hermoso, radiante, poderoso.

Entonces, los Jefes de las Naciones (sólo existirán doce en ese tiempo), que poblarán la Tierra, tendrán cada uno un rey o gobernante que gobernará con el Consejo de los Sacerdotes y nadie oprimirá más a su prójimo, no se corromperá más el hombre en la Tierra; los Sacerdotes que haya en ese tiempo serán muy pocos, podrán hablar claramente con Dios y tomarán en cuenta Su parecer en cualquier acción o ley que se emprenda. Los Sacerdotes serán provistos de un profundo Conocimiento de la Mente de Dios, conocerán a profundidad el Misterio de la Santísima Trinidad.

Por un tiempo, habrá un Jefe de la Iglesia a nivel universal, y ya no será llamado Papa, sino Portavoz del Señor. La riqueza material habrá desaparecido y ocupará su lugar la riqueza espiritual, las escuelas habrán desaparecido y ya no habrá enseñanza porque todo se conocerá a través de la Fe, todos tendrán una sola lengua o idioma, así como tendrán un solo pensar y un solo sentir, llegará el fin de la Religión y ya no habrá envidia, el león se acostará con el cabrito y las armas de guerra no existirán ya más. De las “Casas de Oración” (así se llamarán los templos) habrá desaparecido la inmoralidad y la corrupción, nadie jamás volverá a apostatar de la Fe. Las enfermedades habrán desaparecido y nadie necesitará ya de médico. Habrá desaparecido la calumnia y la crítica, también la tristeza. Se hablará un vocabulario santo; muchos Santos habrán vuelto a la vida y caminarán en medio de los pueblos hablando de la Sabiduría Suprema, ellos serán los consejeros de los Sacerdotes. Las mujeres darán a luz en forma natural y no padecerán dolor alguno, los hombres santificarán la tierra con oraciones sinceras y alabanzas al Dios que Vive y Reina, por los siglos de los siglos. Amén.

Los hombres han cometido graves faltas, pero Dios no ha retirado Su Misericordia.

Una gran confusión universal vendrá al final de esta década, será el cumplimiento de una de Mis muchas advertencias, y una de las señales del Triunfo de los Sagrados Corazones. Abundarán en la Tierra los falsos profetas, que con sueños ilusorios y pretendidas revelaciones inquietarán a muchos, con sus augurios infundirán el temor y la desesperación, de tal modo que muchos hombres ya no sabrán ni qué pensar, ni en quién confiar. Una gran falta de Fe se enseñoreará de muchos, los criterios para distinguir el mal del bien habrán desaparecido y cometer pecado será normal. Los avances científicos y tecnológicos asegurarán comodidad y confort.

Muchos de Mis hijos, arrojando su cruz, escogerán el camino fácil, abiertamente se manifestará el espíritu del mal hábilmente disfrazado, para confundir a los que ocupan cargos de liderazgo en todas las áreas de la sociedad.

Un humanismo filantrópico invadirá los ambientes. La santa piedad huirá de los conventos, y las catedrales serán visitadas por altos funcionarios de la política. Ya son muchos millones de hijos Míos que están siendo engañados por las doctrinas esotéricas anunciadas para un nuevo milenio.

Ya no está muy lejano el día en que los astros aparecerán indebidamente alterados. Los científicos lo explicarán todo basándose en sus conocimientos, observaciones y experimentos. Sus métodos de enseñanza alejarán a los hombres del concepto de la Creación, y las leyes naturales que son regidas por la Mente de Dios que en Su Sabiduría Infinita, dispuso todo para beneficio y provecho del hombre.

Los propósitos de los enemigos de Dios y de Su Iglesia aparentemente triunfarán, satanás se creerá dueño del cosmos y del actuar humano. Se posesionará de puestos estratégicos. La voz de Mi amado Papa se perderá en el mundo obscurecido por la maldad y la falta de Fe. Su martirio será la causa por la que sus perseguidores no cesarán de limitarlo en sus funciones. La propaganda anticlerical se pondrá abiertamente en contra de los Dogmas de Fe, y los medios de Comunicación contribuirán enormemente a ello. Finalmente aparecerá el inicuo con el poder del demonio para dominar las almas y las conciencias débiles.

Grandes acontecimientos ocurrirán desde el Medio Oriente hasta el Asia, el Este y Europa, América del Norte y otras regiones más, pero los hombres ni aún viendo estos acontecimientos se convertirán.

El Triunfo de Mi Inmaculado Corazón culminará con la Señal luminosa, la Cruz que aparecerá en el firmamento con los astros en conjunción. Entonces, el Sagrado Corazón de Jesús derramará gracia y virtud en los hombres de buena voluntad, entonces vendrá el tiempo conocido como el Tiempo de la Verdad, y el conocimiento de muchos será iluminado. Multitudinarias conversiones habrá, y la Iglesia Católica será reestructurada después de haber pasado por la criba de la purificación, por la persecución y la infamia.

Hijos Míos, los invito a prepararse mental, espiritual y hasta físicamente para las duras pruebas que tendrán que pasar, confíen en Mí que soy su Madre y sólo quiero enseñarles el mejor camino. Alejen sus corazones de los vicios y las bajas pasiones, honren interiormente al Sagrado Corazón de Jesús y llenen sus  corazones de amor, porque el amor es la única fuerza que los mantendrá unidos a Jesús y a Mí.

Son los Tiempos de Restitución, el Restablecimiento del Reino. El tiempo y el momento, Dios, vuestro amoroso Padre, lo fijó con gran autoridad sobre el mundo. Dios nunca cambia, la humanidad vivirá el gran Adviento bajo Mi Sello Maternal; los Ángeles marcarán, al Final de los Tiempos, con la Señal de la Cruz, la frente de los hijos de Dios para protegerlos. La Señal del Hijo del Hombre es la Cruz, entonces los hijos de Dios serán separados de los hijos de los las tinieblas, serán tomadas en cuenta las obras de misericordia de cada uno y serán, cada uno, medido según su amor, por cuántas Santas Misas habéis oído y por cuántas Santas Comuniones habéis recibido; sus Ángeles serán sus testigos; por eso, queridos hijos, tomen muy en cuenta el valor infinito de la Celebración Eucarística, santifiquen el Día del Señor con suma reverencia y gran piedad, porque ya está entre vosotros el Tiempo de la Restitución.

El Tiempo de los Secretos ha llegado a su fin, que nadie oculte la verdad a su prójimo, el Brazo poderoso de Jesús vendrá en el momento más ignorado, menos esperado, sólo una intervención directa de Dios, podrá cambiar este mundo que irremisiblemente avanza a su propia ruina total.

Pedacito de Mi Corazón, toda causa tiene por sí misma un caudillo, muchos no conocen Mis mensajes, por eso te he pedido que los des a conocer sin demora. Muchos no son capaces de entender Mis mensajes por sí solos, porque en sus corazones no vive el amor de Dios. Muchos, al oírlos, se angustian pensando en lo material, no pueden renunciar a muchas cosas porque no han superado el egoísmo y sus corazones están fríos e insensibles; otros, apegados aún a sus propias pasiones que los esclavizan, cometen toda clase de impureza en el cuerpo y en el alma, rindiéndole culto a los ídolos. Los ateos esgrimen sus razones sin razón, censurando cada una de Mis Palabras, pero sin disposición para el amor de Dios.

Mis hijos, hagan un alto en sus vidas y reflexionen, pues ya está aquí el momento de Dios, y el mal será extraído de la Tierra. Ya no vivan pensando en  que este momento, del cual les hablo, no ocurrirá; ya no ofendan a Mi Santo Hijo. Conversión, eso es lo que pido para todos Mis hijos, es necesario convertirse ahora porque, al término del cumplimiento de todo lo que está profetizado, vendrá el fin y ya no habrá medios de Salvación.

Mis mensajes son avisos para que se preparen y no sean confundidos por el diablo. Yo sólo quiero la salvación de sus almas, y esto se los pido con Lágrimas en los Ojos.

Yo vengo del Cielo a  traerles el Mensaje del amor y de la reconciliación, y Mis propios hijos Me vuelven la espalda. Es el porqué de Mis Lágrimas. Quiero decirles que al momento de la prueba, Sacerdotes y fieles sufrirán juntos el rigor de la Justicia Santa.

¡Ay, Mis pequeños! No esperen más, han recibido ya los mensajes suficientes, pongan en práctica todo lo que les he pedido, no descuiden el más mínimo detalle, grande es el campamento de los que se oponen. Ustedes, queridos hijos, vivan como verdaderos cristianos, hablen de Mis mensajes con libertad, sin miedo, den testimonio del Amor de Dios que vive en vuestros corazones.

Despierten, hijos queridos, abran ya los ojos del alma para que puedan contemplar y recibir los grandes ríos de Luz, que del Sagrado Corazón de Jesús se derraman sobre la Tierra, recuerden que los insensatos serán confundidos en su misma ignorancia.

Ustedes, los que leen o escuchan de Mis advertencias, no pueden permanecer sin hacer nada, no tengan miedo, ni se angustien pensando en el inminente fin del mundo. Hablar ahora del fin del mundo[1], significa seguir el juego de satanás que busca crear confusión, él quiere que las almas no encuentren el camino de la Luz. No sigan a aquellos que fatalistamente anuncian el fin del mundo, ni se dejen seducir. Ellos ignoran aún la Misericordia y la Bondad de Dios, que pondrá en el cielo la Señal del Hijo del Hombre (La Cruz); ignoran aún que Mi Corazón ya está Triunfando y es el mismo Triunfo del Sagrado Corazón de Jesús, y que al final ambos Reinarán, después de la Restitución; ellos ignoran que San Miguel y un ejército grande está preparándose para enfrentarse a los ejércitos del anticristo.

Toda la Iglesia será sacudida, pero no sucumbirá, las altas esferas serán conmovidas, el Espíritu del Amor de la Santa Trinidad renovará todo, y lo malo caerá con gran estrépito junto a aquél que lo sostiene.

Ánimo, Mis Sacerdotes, la gloria del olivo reinará y después de la tribulación brillará un Nuevo Sol y una Nueva Luna para los elegidos de Dios, un rocío celestial de agradables perfumes invadirá al mundo entero, y de entre las ruinas surgirá la nueva civilización del amor, esto será una gran primavera, todos poseerán el Conocimiento de la Fe y cada uno amará a su prójimo de corazón, será suprimida el arma de guerra y la alegría será, poder libremente alabar a Dios, Sumo Creador, que Vive y Reina por los siglos de los siglos.

Entonces al Rey Único e Inmortal, Le será rendida adoración y gloria. Ahora es necesario que se hagan oraciones comunes, los Sacerdotes con sus fieles delante del Santísimo Sacramento, pueden rezar el Rosario.

Queridos hijos, los invito en este mensaje a redescubrir el valor del Viacrucis, vivido con fe y con amor. Nunca digan que les falta tiempo, Dios quiere rectitud y santidad, sin la oración común, poco entenderán de Mis Palabras. No se preocupen de los que ponen fechas, con respecto a los acontecimientos profetizados por Mí en los mensajes aunque digan que provienen del Cielo. Las cosas llegarán de un momento a otro; por eso, les invito a estar preparados, se sucederán en cadena llegando así a feliz término con el Triunfo de los Sagrados Corazones, vean los acontecimientos, procuren santidad de vida. ¡Que los Ministros de Culto, lo hagan con sus fieles!

Venzan el mal a fuerza del bien, Mis Mensajes Universales no son amenazas sino llamados amorosos a que todos conozcan el Amor Divino de la Santísima Trinidad y lo vivan; pidan la Gracia del Cielo, háganse acreedores a ella, mediante sacrificios y buenas obras, tienen que vivir ya como hermanos y no como enemigos en su propia casa, no como extraños; por eso, quiero que se Consagren diariamente a Mi Corazón y al Sagrado Corazón, vosotros y vuestras familias. Yo les prometo la salvación de sus almas, pero ustedes también deben de velar y orar Conmigo. No tengan miedo a las tentaciones, ya que Dios no permitirá que sean tentados más allá de lo que sus fuerzas puedan resistir, Él mismo les dará la Gracia y la fuerza para que puedan salir triunfantes.

“El Secreto de Fátima”.

El mundo entero está viviendo ya el Tercer Secreto que predije en la Cova de Iría. La Iglesia no quiso hacerse responsable de garantizar la veracidad de las palabras que comuniqué, a los humildes pastorcitos. Roma se negó, en el principio, a aceptar en el momento indicado por el Cielo el texto donde estaba la Tercera Parte del Tercer Secreto. Ni Pío XII, ni Juan XXIII, menos el Papa Pablo VI.

Juan Pablo I pensaba darlo a conocer, pero no le alcanzó su tiempo. El Secreto, en su Primera Parte, fue la visión del infierno, confirmando la eternidad del lugar del castigo donde van todos los pecadores que no quieren convertirse. Hablé allí, también del gran remedio de Mi Corazón Inmaculado, para que la humanidad quedase protegida de todos sus males. “Quien tuviera verdadera Devoción a Mi Corazón Inmaculado alcanzaría, por ese medio, la Vida Eterna.

La Segunda Parte del Secreto fue la Declaración de la Conversión de Rusia si la humanidad atendiera Mis ruegos; si no obedecía Mis súplicas, vendría el Castigo, el flagelo de Dios a la humanidad. Mis ruegos suplicantes, con dolor y Lágrimas, fue: La Comunión Reparadora de los Primeros Sábados y la Consagración de Rusia a Mi Corazón Inmaculado; de haber hecho caso a Mis ruegos, Dios, vuestro Padre, concedería una Paz milagrosa al mundo.

La Consagración de Rusia no fue tal y como lo pedí, y Rusia continuó esparciendo sus errores al mundo. El Obispo que recibió permiso para leerlo, no quiso aceptar ninguna responsabilidad; luego, el Santo Oficio de Roma, se negó a recibirlo en el tiempo preciso de la Consagración. Los enemigos de Mi Hijo y de Su Iglesia, interpusieron toda clase de sucias maniobras y la Tercera Parte del Secreto se calló en un archivo muy secreto, muy profundo, donde nadie jamás vuelve a saber de ellos (los documentos allí depositados). El Castigo del Secreto, (la parte no revelada), empezó en el año de 1960 y aún no ha terminado; la Consagración de Rusia a Mi Corazón Inmaculado no se hizo como fue requerida por Dios; esto debió hacerse por iniciativa del Papa Pío XII, en unión con todos los Obispos del mundo, antes del año 1940.

Queridos hijos, esta era es mala, y ustedes sin el poder de Dios, son débiles. Pidan la fuerza de Dios a través de la oración; únicamente el poder de Dios, los mantendrá de pie. La corriente diabólica atraviesa al mundo, las almas están siendo cegadas, muchos en este tiempo son incapaces de ver su error. ¡Están siendo engañados! El diablo domina sutilmente la mente de los sabios; el error de este siglo es que muchos de Mis hijos, sobre todo, Sacerdotes, Religiosos y  Religiosas, aún mucho peor, Obispos y Cardenales, incurren en la gran falta abandonando la oración eficaz y reparadora.

Hijitos Míos, retomen ya el camino de la oración, de la penitencia y la conversión, es verdaderamente triste que Sacerdotes, Religiosos y Religiosas, Obispos y Cardenales, hayan abandonado el camino de la reparación a través de la oración.

¡Oh, almas engañadas y descarriadas, qué pena ver en la Iglesia tanta confusión! Los ciegos quieren guiar a los demás. ¡El mal está disfrazado con apariencia de bien! Pobre Hijo Mío que, tan poco, es servido; que, tan poco, es amado, qué poco se Le entiende. En Europa la Fe está agonizando, la Iglesia está en una crisis terrible; entiéndelo así, pedacito de Mi Corazón            

Ha llegado el momento del gran Cisma, la separación entre el trigo y la paja, la cizaña será quemada en el fuego que nunca se apaga. ¡Ay, de Mis hijos Sacerdotes, que equivocaron el camino! ¡Ojalá aún pudieran darse cuenta del peligro que corren sus almas! Por eso llora tu Madre, pequeño Mío, esto causa gran pesar al Sagrado Corazón de Mi Hijo Jesucristo y hay algunos de ellos (Sacerdotes) que ni se dan cuenta, no se imaginan cuánto dolor humano, cuánto dolor espiritual y moral costó la Redención del género humano. Despreciar la Cruz Redentora es aventajarse en el camino al infierno.

El Papa  de Mi Secreto está sufriendo mucho, la presión y amenazas contra su vida lo obligarán a huir del Vaticano. Mi pobre Papa irá con el corazón lleno de tristeza y dolor, pero Yo le consolaré hasta el último momento, Yo estaré con él para brindarle protección y apoyo, él es una Señal de los Últimos Tiempos. Cuando muera, los Ángeles lo llevarán al Seno de Abraham. Él es pieza clave del rompecabezas que señala el Fin de los Últimos Tiempos, acomodada en su lugar donde debe de ir, completará el tiempo de las profecías; el Papa lleva el Escudo del Triunfo de la Victoria total de Mi Corazón Inmaculado; por eso es de gran importancia que todos Mis hijos eleven súplicas y ruegos fervientes para que sus palabras encuentren eco en los corazones endurecidos.

Pon atención y escribe todo esto, algunos (solamente algunos) Cardenales y Obispos han cavado la tumba de algunos profetas, lo han hecho a hurtadillas, en secreto, en lugares secretos que sólo ellos conocen; frecuentemente se reúnen, sus intenciones no son buenas, algunos pertenecen a las Logias Secretas de la Hermandad Blanca. Pretenden tapar el Sol de la Justicia y la Verdad con un dedo; en su soberbia y torpeza, han dejado al descubierto parte de su plan. Siempre han querido destruir la Fe de la gente sencilla, pero su mayor herejía es negar el poder del Santo Sacrificio de la Misa, degradándola, minimizando el Poder de Mi Hijo Jesucristo en la Sagrada Eucaristía. Hacen eso a propósito. Algunos de ellos han logrado ocupar cargos importantes en la Jerarquía. ¡Tienen podredumbre del malo en sus entrañas! Un espíritu de error está en sus corazones, su lujuria y su codicia les cegó el espíritu, ya no son capaces de concebir la Divina Voluntad en su entendimiento; en ellos se cumplen las Palabras de Mi Santo Hijo: “Tienen oídos para oír y no oyen, ojos para ver y no ven, su corazón está lejos de Mí”. Su corazón está cerca del príncipe de las tinieblas. Hay verdaderas cloacas de impureza en algunas órdenes religiosas, el espíritu del amor a la Verdad, ha huido de muchos lugares santos destinados a la oración. Un humo negro sube como columna, como testimonio de la presencia del mal.

Esta crisis o apostasía de los consagrados es en todo el mundo, sobre todo, en el Oriente, y Europa los países del Este, también en toda América Latina, grupos de sacerdotes se reúnen a espaldas de Obispos fieles para comentar todo tipo de actos impuros.

Hay formadores en los seminarios que dan rienda suelta a sus bajos y depravados instintos, se ríen de las confesiones hechas con humildad, se burlan del Papa y de su Obispo, se van  de vacaciones sin permiso, visten a la moda y les gusta mucho el dinero y que hablen bien de ellos, que los fieles los admiren, carecen de vida espiritual, no rezan el Rosario, ni portan en sus cuellos el Escapulario del Monte Carmelo, sus homilías son vacías, como vacías son sus almas.

Tengan cuidado con ellos, dentro de poco tiempo, Mi pétalo de rosa, la oración de intercesión no tendrá poder para convertir almas, pues muchas se habrán obstinado en el camino malo; es entonces, que un poder vendrá de la Señal que aparecerá en el cielo. Una intervención milagrosa, directa de Dios, obrará el Gran Milagro y los llamados los predilectos, los escogidos para el día final, para la sobrevivencia en Comunidades de Preservación y Casas de Desagravio se reunirán con los judíos conversos, el Milagro ocurrirá y las almas se llenarán de Luz, recibiendo un perfecto Conocimiento, se les revelarán sus pecados en sus conciencias, se convertirán inmediatamente, sus corazones quedarán rebosantes de amor.

Serán el trigo bueno que quedará en el granero hasta el Día Grande del Señor, se evocará el Nombre de Dios con gran piedad; luego, el fuego del cielo, en medio de la obscuridad que abrasará la Tierra pondrá a prueba la Fe. Obscuridad y fuego será la destrucción total del mal, y los hombres en la Tierra saldrán purificados, renovados, llenos de Temor de Dios, la Creación entera será purificada. Empezará una Tierra Nueva, con una mentalidad según el Amor de Dios. El odio y el egoísmo serán desterrados y todos tendrán una alegría permanente perfecta.

Continúa…

OCTAVO MENSAJE UNIVERSAL DE LA VIRGEN MARÍA
Dado a “El Discípulo”, el 6 de Octubre de 1998.
En la Basílica de “Nuestra Señora de Guadalupe”, en el Cerro del Tepeyac.  

Segunda Parte

Te decía, Mi niño, que un gran Cisma acaecerá ya, pronto… Ahora conviven juntas, una iglesia falsa y una verdadera, con un solo nombre, bajo un solo Papa, pero ya no pueden seguir unidas[2]. La Iglesia falsa ha cobrado un gran poder, pues tiene el poder de satanás y está aliada con la Masonería Civil[3]. Los gobiernos ateos han inmunizado a millones de jóvenes contra la Fe a través de los sistemas ateos de educación. Los inventos modernos, la ciencia y la tecnología actual separó al hombre de Dios; los enemigos de la verdadera Iglesia (que están junto a la verdadera Iglesia) se han apoderado de los medios de comunicación, de las tribunas públicas y se han dedicado a confundir, aún más, a la gente de este tiempo. La proliferación, en los mismos medios, de consultas astrológicas, metafísica, control mental (técnicas subliminales) producen daños irreversibles en aquellos que no tienen amor por la vida de oración y sacrificio. El mundo les ofrece, por muchos medios, la idea ilusoria de un mundo ideal, moderno, de espejismos, de seducciones diabólicas que dan pie a graves herejías en contra de la Fe Católica.

Yo soy su Madre y les digo todo esto, además, pueden leer en la Biblia: “El que se hace amigo del mundo se constituye enemigo de Dios”, y los enemigos de Dios y de Su Iglesia irán al lugar del eterno castigo, donde será el llanto y la desesperación. El diablo siempre ha estado trabajando para destruir a la Iglesia. ¡Ay, de Mis Sacerdotes, que se dejan conducir por él!, pues serán juzgados con severidad. ¡Ay, de los que provocan la Ira de Dios, enseñando el error a los hombres!

Yo, como Madre previsora, les aviso que si descuidan el camino de la vida espiritual, la oración reparadora del Vía Crucis y el Rosario, la Adoración a Jesús en el Santísimo Sacramento, sufrirán el Castigo del fuego y del agua destinado a purificar al mundo de sus grandes males.

La llaga maligna del comunismo se extendió, alcanzando grandes porciones de la Iglesia; un maligno cáncer la tiene postrada en cama, no hay medicina humana que pueda curarla, sólo una intervención directa del Poder de Dios para curar sus heridas infectadas; algunos de sus Pastores han preferido la comodidad, el placer, el dinero, el poder y no quieren perder su posición; han apostatado, han traicionado al Cuerpo Místico de Jesús, y lo más triste, la han mutilado; el mundo los ha llamado, las corrientes del pensamiento moderno los han subyugado, han olvidado que Jesús dio Su Sangre, Su Vida por ella (la Iglesia); ese abandono, esa apatía, esa indiferencia clama venganza del Cielo, pues descuidaron la verdadera enseñanza de humildad, pobreza y santidad.

Queridos hijos, Dios hará de nuevo Su Iglesia, santificándola, purificándola de sus males, entonces todos podrán confiar en ella, todos los hombres se dejarán conducir por ella; ahora reina la desconfianza y la confusión, ahora se rinden honores los unos a los otros, mientras los cautivos, los sedientos y hambrientos gimen en la orfandad; la Iglesia, en muchos lugares, ha dejado de ser madre y maestra y ha aceptado las manchas contaminadas de ateísmo práctico. “Han cambiado la imagen de Dios”.

Pedacito de Mi Corazón, Mis Mensajes no deben ignorarse. Toma muy en cuenta que la ignorancia ha causado muchos males. La ignorancia solapada, el control total, la autoridad, invaden las estructuras de la Iglesia.

En este mundo gobernado por fuerzas obscuras, la serpiente se ha deslizado dejando su fétido aliento; aliento seductor que hace proferir a los hombres de este siglo herejías, amenazas y blasfemias en contra de los Santos de Dios.

Mis Mensajes se están cubriendo de polvo, muchos no quieren darlos a conocer por miedo, no quieren reconocer que todo sucederá tal y como  fue anunciado; que se cuiden del maligno los que no tomen en serio las advertencias del Cielo.

La Hora de los Santos y de los Mártires ha sonado, la Iglesia toda será sacudida por satanás; muchas torres y pilares de base se vendrán abajo para asombro de los que pusieron la confianza en el poder, el saber humano y las riquezas desmedidas.

Pequeño Mío, ésta es la segunda parte del Mensaje Universal. Yo quiero instruirles en el Amor a Dios; que todos vivan el amor, que lo experimenten interiormente, que se perdonen las infidelidades y que haya reconciliación en las familias, los pueblos y las naciones.

Soy la Reconciliadora de las Naciones, les anuncio un nuevo despertar de conciencia. Dios ha permitido que Yo venga del Cielo, tal y como fui llevada, para anunciarles lo que en breve puede ocurrir si no cambian de vida, de manera de pensar, de la forma de relacionarse los unos con los otros; que vuelvan a casa los ausentes. Ésta es la invitación de la Madre, las puertas se van a cerrar, muchos llamarán a la puerta queriendo entrar, cuando los acontecimientos se desencadenen tal y como fueron anunciados. ¿Cuál será vuestra respuesta?

Acuérdense, queridos hijos, que la oración eficaz y reparadora los mantendrá unidos y de pie delante del Hijo del Hombre, el temor y la angustia no se enseñoreará de Mis hijos porque confían en Mí, que soy su Madre, Madre de profetas, Madre de los hijos de la nueva estirpe, de la raza escogida, de la heredad preservada dentro de Mi Corazón Inmaculado.

Hijos Míos, no den marcha atrás; si vuelven atrás, corren el riesgo de perderse, pues el mal corre velozmente; huyan de la falsa comodidad, de la pereza y del egoísmo, propaguen Mis Mensajes. Sí, Mi deseo es que los Pastores hablen de los tiempos inmediatos a la Parusía, el mundo será sacudido, los Ángeles del Cielo ya terminan su labor.

Miren, hijos Míos, el tiempo de la cosecha ya llegó, abran sus corazones al Amor de Dios, abran los ojos del alma y contemplen, con gran respeto y reverencia, la Justa y Santa Ira de Dios que purificará a los hombres y al mundo entero de sus males. No vivan pensando ya, en ustedes mismos, queridos hijos; más bien, piensen en el premio que recibirán por herencia al permanecer fieles a los Mandamientos de la Ley de Dios.

Mis Comunidades de Preservación formarán parte del pueblo elegido; los habitantes del orbe contemplarán la Señal, el Sagrado Corazón de Mi Hijo, Jesús derramará Fuego y Luz en todas las regiones de la Tierra. Hijos queridos, abandonen ya (es urgente que así lo hagan) su vida pecaminosa, vayan a la reconciliación, retomen el camino de la oración eficaz y reparadora, los invito a tener absoluta confianza en el Amor de Dios y el Poder de Dios, Uno y Trino.

Las Comunidades de Preservación serán custodiadas por Ángeles, y en los momentos de la Tribulación, en el reinado del anti-papa y el anticristo, gozarán de los privilegios celestes concedidos sólo a las almas puras y fieles que viven según el Plan y la Voluntad del Cielo. No serán una forma de vida egoísta sino una invitación abierta a vivir la Santidad de Dios. Por eso, hijos Míos, es importante que estos Mensajes circulen por el mundo.

Ojalá, Mis hijos Obispos y Sacerdotes optaran, con gran sabiduría y amor, enseñar de esto a Mis hijos en todo el mundo, su conocimiento teológico y autoridad delegada por Dios, ayudaría mucho a cambiar los corazones. Ojalá así se decidieran, ojalá retomaran de nuevo el camino de la oración eficaz y reparadora, la humildad, la sobriedad y la sencillez. Es por eso que vivo, hora tras hora, esperando ese momento. Ruego por ese momento, hijos Míos, cuídense de la arena que satanás está arrojando a los ojos de las familias, a los ojos de los Seminaristas, Sacerdotes y Religiosas; satanás divide y confunde, propicia el crimen, el odio, todo él es maldad, no se fíen de él.

Ustedes, con el Escapulario del Monte Carmelo y el Rosario, pueden (unidos a Mi Corazón), cambiar el destino de muchas almas que van por el camino ancho de la perdición. ¿Por qué se traicionan entre hermanos? ¿Por qué se acusan unos a otros? Mis hijos, vean lo difícil que es para que la Fe sobreviva en estos tiempos, háganse responsables del Evangelio de la Cruz, no profanen más la Alianza que Jesús Selló con Su propia Sangre, dejen que el Amor de Dios, Trino y Uno, llene sus corazones hasta el borde, no pongan ningún límite; así estarán hermosos para la venida de Jesús. Para los hombres es difícil sostener y cumplir sus promesas (de los hombres) pero para Dios nada hay imposible ni difícil.

Sometan, de una vez y para siempre, sus corazones y sus mentes a Dios. No desprecien lo que dicen los profetas, no ignoren las Escrituras Sagradas, dejen que la Santa Misa se convierta en lo principal de vuestra existencia. Mis Mensajes Universales son un grito oportuno; su Madre quiere que estén alertas y que queden protegidos de todos los peligros, cuiden que el Santo Sacrificio de la Misa se celebre dignamente, hagan que vuestras familias participen devotamente y, libres de todo pecado, reciban a Jesús en sus corazones. Cuiden las manos de sus Sacerdotes para que estén limpias. Hagan ayunos, oraciones y sacrificios por sus Pastores.

Ahora, en este tiempo, si no alcanzan a discernir a través de la oración de corazón, quizá será demasiado tarde y habrán seguido a un lobo feroz disfrazado de pastor; los habrá guiado al camino de la perdición y la condenación eterna, tengan cuidado en eso, Mis hijos. Piensen en eso, siempre, y cuando estén vigilantes en oración, no permitirán en ustedes ni las dudas ni las divisiones; por lo demás, es bueno que ustedes tengan pruebas, no tengan miedo, pues la mirada de Dios está cuidándolos en todas partes.

Escuchen los consejos de su Madre: Es el tiempo que requiere de la Confesión Sacramental individual cada mes. Prefieran el Sacramento de la Reconciliación individual. El único que puede impartirlo es el Sacerdote (en persona de Cristo); la Gracia que les confiere este Sacramento los hará puros en pensamientos, palabras y obras. Los que no conocen a Dios desconocen este Tesoro.

Si alguno os preguntare: ¿Cuál es el centro de la Fe Católica? Ustedes digan: El Sacrificio Vivo de la Santa Misa, que no es un símbolo, ni un signo, ni un banquete, sino Mi Hijo Jesús, Presente, Vivo, Resucitado en Su Alma, Cuerpo y Divinidad, la Víctima Propicia que recibió el castigo que la humanidad merecía por sus pecados.

Hijitos Míos Obispos, Sacerdotes Míos, enseñen al pueblo que la Santa Misa es Jesús que se inmola de nuevo como Víctima, como un Holocausto agradable ofrecido al Padre Eterno, en el cual no hay ocaso ni principio. Celebren dignamente (portando dignamente los ornamentos). Hagan saber al pueblo, que Jesús vive, que está allí siempre en el Sagrario; celebren Horas Santas con gran piedad y fervor, con luces, con flores adornen el Monumento Eucarístico; con cánticos hermosos alaben juntos, con el Coro de los Ángeles, el Poder Indivisible de Dios, Uno y Trino. Es urgente, que en este tiempo se realicen jornadas de oración delante del Santísimo Sacramento, Horas Santas de Reparación, de Oración Contemplativa. Yo rezaré con ustedes. Yo siempre rezo con ustedes.

También pido en este Mensaje, que hagan oración y ayuno por los que viven sin Fe, sin conocer a Dios; sin Fe es imposible salvarse. La Fe está a punto de desaparecer, y oro al pie de la Cruz para que todos Mis hijos en la Tierra vuelvan a tener Fe; es imposible sostenerse de pie ante los embates del enemigo, sino a través de la Fe. Satanás pretende destruir la Fe y lo está logrando, porque la humanidad descuidó el ayuno y la oración.

La gente sencilla que vive en regiones montañosas, en campos y valles de cultivo, está siendo engañada con respecto a los Dones de Dios y el conocimiento de la verdadera Fe Católica. Para protegerlos, es preciso recordarles a ustedes, queridos hijos, (que leen y escuchan este Mensaje) que se conserven en la Fe en que fueron Bautizados, en las Tradiciones y enseñanzas de los Santos Padres y Doctores de la Iglesia, pues muchos no recibieron enseñanza adecuada y están dejando los Sacramentos; a los humildes y sencillos, hombres y mujeres que viven una vida natural lejos de la contaminación de las grandes ciudades, les espera una suerte mejor; cuando el mundo sea purificado de males actuales, ellos recibirán primero el Conocimiento de Dios a través de la Fe infusa; luego, lo recibirán los ateos, los que pertenecen a otros credos, los protestantes y demás; por último, se convertirá el pueblo Judío. De unos y otros, no todos permanecerán hasta la Venida del Señor, pues a muchos se les pedirá su sangre y su vida como testimonio, delante de Dios, para la total conversión de los judíos. Así mismo, no todos los judíos se convertirán, pues muchos recibirán con entusiasmo a aquél que habrá de reinar (el Maitreya) durante un tiempo de 1.360 días.

Escribe esto, Mi pequeño, y di a tu director espiritual que es preciso que se dé a conocer (…ilegible…); se habrá firmado un tratado internacional de paz, ese tratado será falso, sin embargo, será tenido como verdadero; en su tiempo, será roto y la tribulación asolará a los judíos, la sangre de los inocentes correrá por las calles, este acontecimiento será mundial, los buenos Sacerdotes serán asesinados en las plazas públicas; entonces Roma será destruida, la masonería civil y eclesiástica (los hombres más poderosos de la Tierra) controlarán acontecimientos mundiales.

Una sola moneda circulará en la Tierra y los hombres se identificarán con una marca o sello especial[4]. El Novus Ordo, implantado a sangre y fuego, pretenderá establecer el dominio de satanás en la Tierra, casi lo habrá conseguido, de no ser por el Brazo poderoso y justiciero de Dios que caerá sobre el mundo en forma de Agua y Fuego. Las Naciones impías del Novus Ordo serán aniquiladas y jamás se tendrá memoria de ellas.

El progresismo científico invadirá al mundo. En ese tiempo, se habrá multiplicado la maldad, el cinismo y la depravación. La Tierra entera pasará por una gran confusión, las estructuras del mundo serán removidas. El Cielo, en muchos lugares, parecerá haberse cerrado; en algunos países, Dios negará la lluvia debido a la multitud de pecados y la obstinación de sus habitantes. En otros, el Cielo desencadenará su furia contra los yugos opresores, grandes aguaceros, fuertes tornados arrancarán poblados enteros y destruirán, en grandes cantidades, los cultivos de temporada. Los buenos sufrirán junto con los malos, pero la Divina Providencia no abandonará jamás a aquellos de Mis hijos que fueron previsores y cumplieron todo lo que el Cielo ha pedido a través de los profetas y videntes.

Los astros serán conmovidos, la luz de la Luna será opacada; nadie podrá viajar de noche ni comprar ni vender, tendrán temor, y buscarán la protección de Mi Corazón Maternal. En la noche triste, Mi Corazón iluminará a la humanidad, Mis Ángeles habrán concluido su misión de sellar con la Señal de la Cruz, la frente de los escogidos. Cuando ocurran todos estos acontecimientos empezará la destrucción de adivinos y hechiceros; habrá iniciado el Juicio de Dios sobre las Naciones ateas.

Escribe, hijo Mío, no te detengas:

Rusia intentará dominar a través de la guerra, los amontonamientos de cadáveres presentarán un patético testimonio del orgullo y la soberbia humana; el aire estará contaminado y en muchos lugares de la Tierra las epidemias incurables brotarán, plagas de insectos (ya se han desarrollado) acabarán con todo lo que se llama vida vegetal. Un gran desequilibrio ecológico y la inestabilidad de los programas por conservar la flora y la fauna, propiciará que la economía de los países pobres se venga al desastre total, el abasto de alimentos será difícil.

Por eso, Yo vengo a pedir en Mis Mensajes, que se abastezcan de todo. Sobre todo, tengan suficiente agua bendita para uso familiar; en las comunidades de preservación todo será comunitario. Queridos hijos, no demoren más tiempo, satanás aprovecha cada minuto del día para trabajar, no olviden que el Escapulario del Monte Carmelo y el rezo del Rosario los mantendrán firmes, nada les conmoverá, estarán seguros bajo Mi protección.

Los reyes de la Tierra o jefes de las Naciones tendrán permanente consejo para decidir sobre situaciones especiales, sus fallos serán inadecuados, porque no actúan según el Querer de Dios.

“La supresión de la Santa Misa o Eterno Sacrificio”.

El colmo de los males será retirar el Santo Sacrifico de la Misa[5]. El mundo no podrá sobrevivir sin el Santo Sacrificio de la Misa. Entiendan bien esto, negar que los Mensajes y Profecías entregadas a los Santos y Santas de Dios no tendrán cumplimiento, es negar Su Palabra; la gente sin Fe no alcanza a comprender el significado de las profecías, todo lo que está escrito se cumplirá al pie de la letra; por eso, Yo, que soy vuestra Madre, insisto, hagan oración y ayuno por los sin Fe, conviértanse, cambien sus vidas.

Hijos queridos, vuelvan a la Casa del Padre, por el Corazón de Su Madre… ¡Vuelvan a la Casa Paterna! La Humanidad se ha atraído sobre sí misma un anatema; los hombres de este siglo no buscan la santidad ni buscan su perfección, hacen lo que le desagrada a Dios. El amo de este mundo se cree estar en posesión de todo lo que Dios ha creado con Su infinito Poder; los hombres de este siglo no buscan honestamente a Dios; la causa de sus males está en sus pecados, no se imaginan que de un momento a otro, los Cielos se abrirán y vomitarán fuego; nadie escapará de la Justa y Santa Cólera de Dios, Su Santa Mano caerá sobre los hombres rebeldes e inicuos, no quedará nada de la moderna civilización, el orgullo imponente de las grandes construcciones se vendrá abajo. Dios frenará con Su Voz Poderosa, todo lo que la ciencia vacía de Dios, logró establecer en la Tierra.

Sí, queridos hijos, los buenos perecerán junto con los malos, grandes y pequeños sufrirán calamidades previstas para el Fin de los Tiempos. No demoren más tiempo, den a conocer Mis Mensajes, que todos Mis hijos se preparen, Dios no está jugando ahora. Yo vengo a decirles que hablo en serio, que todos Mis hijos deben volver por el camino del sacrificio, la renuncia, la oración, el ayuno y la mortificación a la Casa del Padre.

Yo nada podré hacer dentro de poco, pues la humanidad vive en gran confusión, el error domina en todas partes; para muchos de Mis hijos es difícil discernir entre lo que es bueno y lo que es malo, pues ambos (lo bueno y lo malo) están juntos como la cizaña sembrada en el trigo por manos enemigas.

¿Por qué no entienden Mis palabras, hijos Míos? ¿Por qué no se reconcilian con Dios? Mi Hijo Jesucristo tendrá Piedad, Compasión y Misericordia de aquellas almas que quieran venir a Él.

¡No piensen que Dios, a causa de la maldad, borrará Sus Promesas…! Si Dios ha hablado de grandes Castigos, tengan por seguro que no faltará a Su Palabra, pues el Justo Castigo es un acto justo de Su Misericordia. Los males que aquejan a la humanidad serán destruidos por medio del fuego. Las enormes ciudades del mundo serán asoladas, sólo se salvarán Mis hijos que hayan hecho, del soporte espiritual, un modo de vida; el soporte espiritual que les doy para este tiempo es un Detente de la Justa y Santa Cólera. Salven sus ciudades de la ruina total, santifiquen sus vidas y no sigan cometiendo pecados.

Los chacales rabiosos han sido liberados, los rebaños se están dispersando porque los pastores fueron heridos de ceguera. Tengan cuidado… hoy en la Tierra reina de un continuo, el mal, el diablo está engañando a muchas almas consagradas; el mundo con sus acechanzas y tentaciones está rindiendo culto y gloria al hombre sin fe. No dejen, queridos hijos, que el diablo destruya la Fe de las personas. Ustedes, piensen que la fe destruida es el camino por el cual satanás arrastrará las almas tras de sí, y nada ni nadie podrá librarlas de la condenación. La confusión es cada vez más grande, la pérdida total de Fe vendrá sobre aquellos que niegan la Cruz de Cristo, aquellos que blasfeman, aquellos que permanecen tibios e indiferentes.

Yo, como Madre que soy de los hombres, no Me cansaré de llamar (hasta donde se Me permita).

¡Queridos hijos Míos, vuelvan a la Casa de su Padre…!

Reciban Mi bendición.

Continúa…

________________________
[1] Nota del MIDP: “Fin de los Tiempos” y “Fin del Mundo” son dos cosas y sucesos diferentes. Después del gran Castigo y el establecimiento del Reino de la Paz, habrá un periodo de mil años más, y vendrá entonces el Fin del Mundo —cfr. Apocalipsis—.
[2] Ap 13, 11-12
[3] Ap 13, 11-12
[4] Ap 13, 15-17
[5] Dn 8, 8-11; Ap 13, 2-8

Fuente:
APOSTOLADO DE REPARACIÓN Y DESAGRAVIO A LOS SAGRADOS CORAZONES:
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/uvmaria-8
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/uvmara-8-2a-

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/  

Todos los Mensajes de Julián Soto, “El Discípulo”, publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/julian-soto-el-discipulo/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s