“La herejía más grande que los descubrirá será el desacuerdo total con el Vicario de Mi Santo Hijo”

JULIÁN SOTO AYALA, “EL DISCÍPULO” / MÉXICO

SÉPTIMO MENSAJE UNIVERSAL DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
Dado a “El Discípulo”, en Caborca, Sonora, durante la Velada de Oración.
El 24 de Mayo de 1998.  

Primera Parte

Discípulo:
La Santísima Virgen, pidió que antes de empezar la lectura de este mensaje y los que están por venir, se rece La Salve, el Memorare o Acordaos, la Oración a San Miguel Arcángel y la Oración al Espíritu Santo.

Escribe, Mi pétalo de rosa:

Esta generación, necesidad tiene de Sacerdotes santos, el mundo no ha sabido apreciar el don maravilloso de Dios en el Sacerdocio, la dignidad más alta, más hermosa. Mi niño: Tenéis en el Sacerdote otro Cristo, ante una señal de su mano, los pecados os serán perdonados, quedando así el Cielo abierto, abiertas las Puertas Eternas. Mi Hijo amado viene a habitar entre vosotros, baja a vosotros por la palabra viva del Alma Sacerdotal.

Los Sacerdotes son los dadores de las Cosas Sagradas, un apóstol, un discípulo igual que Pedro, igual que Juan, igual que Santiago.

Discípulo:
¿Por qué los Sacerdotes no son santos?

Pedacito de Mi Corazón, porque no se han mirado de pies a cabeza a sí mismos, en alma y cuerpo; si se miran bien, se encontrarán hechos semejantes a su Madre del Cielo, que con Mi “Fiat” obtuve, por la Gracia del Todopoderoso, traer a Dios Mismo hecho Carne en Mi vientre. Sí, Mi pequeño, si se miran a sí mismos, encontrarán que son semejantes al humilde Pesebre de Belén, a la Cruz del Sacrificio del amor humilde y callado, casto y puro, pequeño, amoroso, en brazos de Su Madre.

El Sacerdote tiene un oficio más alto que el de los Ángeles, Dios escucha sus oraciones y les puede dar cuanto Le pidan, en bien de su pueblo. El Sacerdote que ora y hace sacrificios por su pueblo, tiene el poder de familiarizarse con Dios para aplacar Su Cólera con el pueblo rebelde.

¡Ay, cuando Dios esté enojado con Su Pueblo!

Mi pequeño, di a tu Obispo, que los Sacerdotes deben apreciar la dignidad de su estado, que no se conviertan de Pastores a psiquiatras, sociólogos, psicólogos y maestros de ciencias humanas. Que aprecien ellos esos Poderes que Dios les dio: Absolver y Consagrar, que cuiden ser hombres de Dios, como los profetas Elías y Eliseo.

En este Séptimo Mensaje, el antepenúltimo, después de Mi adiós, quiero que Mis hijos en la Tierra, los que os dedicáis al rezo devoto del Santo Rosario, que pidáis por vocaciones sacerdotales y que recéis, los fieles consagrados a Mi Corazón Doloroso e Inmaculado, por los Sacerdotes, sobre todo, por su santidad y fidelidad. La Palabra misma de vuestro Creador es que a la vez, suavísima exigencia dolorosa y amarga, es sobre todo, la Cruz que purifica y sana.

Discípulo:
Aquí, vi en visión, un Ángel mostrando grabado en un trozo de tela muy fina, esta cita Bíblica:
“Os he dicho estas cosas para que tengáis paz en mí. En el mundo viviréis atribulados; pero tened buen ánimo: yo he vencido al mundo.” (Juan 16, 33)

Hijito Mío, falta algo a la Pasión de Mi Hijo, algo que con vuestro sacrificio debéis, en breve, completar. Se aproxima veloz, muy rápido, el tiempo más grande de prueba para los Católicos; la Fe Católica será perseguida como algo que debe desaparecer, como algo que estorba a los planes de los que dirigen las Naciones.

Discípulo:
Aquí, vi a Nuestra Madre Santísima acompañada de nuevo por el Apóstol Juan; siete estrellas luminosas rodeaban esta visión. La Virgen se inclinó al suelo y comenzó a Orar; de pronto, vi aparecer las siete estrellas y aparecieron siete hermosos Ángeles, San Juan Apóstol se postró rostro en tierra y adoró a Dios.
Uno de los Ángeles escribió en un libro, estas palabras:

“GRACIA, PAZ Y MISERICORDIA”

Luego, cerró el libro y me lo entregó. Yo, Discípulo, me puse muy triste porque se me ordenó no abrir el libro.
La Santísima Virgen prosiguió con una Voz dulce, pero a la vez triste:

La Gracia de Dios y el celo por las almas os hará salir victoriosos. Yo, la Madre del que Todo lo puede, he recibido la Misión de derrotar al enemigo infernal. Y ustedes luchan a Mi lado, Mi Corazón Doloroso y el Corazón Sacratísimo de Jesús, Gobernarán y Reinarán en el mundo.[1]

Queridos hijos, pronto tendréis que buscar la forma de permanecer fieles ante todo ataque por descristianizar a la humanidad. Dios dispondrá de la sangre de los Mártires para llevar a cabo Su obra; y por último, cuando todo parezca que no tenga solución, cuando sea inminente el triunfo del infernal dragón, brillará en el firmamento la Luz de la Justicia Divina. El Trueno, el Rayo de la Tempestad, el Fuego de la Cólera Santa de Dios, os hará exclamar extasiados: 

“¡Bendito el que viene, el Rey Poderoso, el Único Señor Misericordioso, el Rey de la Gloria, Quien merece todo Poder, todo Honor y toda Gloria, por los siglos de los siglos! Amén.”

La Tierra se sacudirá y las almas de los infieles caerán al mar. Fuego y granizo, humo, llanto amargo, tristeza y dolor. Día grande, el Día en que el Señor Dios juzgará a las acciones pecaminosas de los hombres.

Sacerdote Mío: amonesta, corrige, instruye con la Sabiduría pero sé cauteloso, porque tras de ti están las víboras al acecho. Sé astuto, muy astuto, porque el enemigo anda como león rugiente, buscando a quién devorar. Se acerca el Triunfo total, la derrota total del dragón infernal.

Hijos amados, retomen el camino de la oración. El mundo está pendiendo de un hilo muy delgado; un gravísimo peligro se cierne sobre la humanidad.

Yo, la Madre de Jesús, os lo pido, os lo suplico, os lo ruego: Den a conocer Mis mensajes a cuantos pudieren y por los medios que estén a su alcance. Mi Alma de Madre Medianera, está triste por vuestra actitud.

Discípulo:
Aquí, la Madre me transmitió una tristeza tan grande que comencé a llorar, Ella me ordenó:  

Sigue escribiendo, pedacito de Mi Corazón, aunque muchos no crean en los mensajes.

La humanidad corre desenfrenadamente al abismo de su propia condenación, el diablo los azuza, cual furioso lobo rapaz a su guarida de eterna condenación.

¡Ay, Mi niño! Emite esta queja, y que Mis Obispos las conozcan, una jauría de perros hambrientos se ha desatado con el propósito de acabar con el Culto Sagrado de la Santa Misa (desacralización), la abominación más grande, la ofensa más terrible, la difamación a los hombres de Dios, la falta de respeto al Santo Padre, todo, Mi pequeño, es parte del macabro y terrible plan.

El clero masónico se quita la piel de oveja, los ateos se mofan y hacen guerra al cristiano. El mundo ha sido entregado en mano de los instrumentos de flagelo; todo el poder político y social está en manos de los enemigos de Dios. El gobierno inicuo de las Naciones, hará la guerra a la Iglesia de Dios, persiguiéndola, difamándola.[2]

¡Ved, Obispo Mío, la sutileza del espíritu del mal! Primero, mina la fuerza de la Iglesia y luego, trata de levantarla a fuerza de sus caprichos. Miles de comunistas han salido de los seminarios ya, portando las vestiduras santas del sacerdocio; habiendo recibido órdenes sagradas, dan los últimos toques imperceptiblemente para la aparición del que se nombra a sí mismo “Maestro de Maestros”, el Maitreya.[3]

Discípulo:
Aquí, la Santísima Virgen me transmitió el Dolor de Su Corazón. 

Mi niño, los grupos de presión hacen sufrir mucho al Santo Padre. Él carga una cruz bastante pesada y Tú, Mi pequeño, tienes que ofrecer Comuniones Reparadoras por Él. Yo sé todo lo que acontece con tu Director Espiritual, haz lo que él te diga y sométete al Obispo, conviene así a Mis planes. Te comunico la tristeza de Mi Corazón por las almas que le hacen guerra al Santo Padre.

La gente teme hablar del CASTIGO DIVINO, pero es mejor hablar del Castigo del Cielo que de la suerte que correrán las almas en el fuego eterno de la condenación. La indiferencia, la apatía y el escepticismo minan la voluntad de Mis consagrados. Ya te dije, pequeño Mío, Mis mensajes son como una piedrecita, como una nubecita. La suerte que correrán Mis mensajes por todo el mundo, será la de lograr la conversión de muchos penitentes. El Sagrado Corazón de Jesús Reinará.

Pedacito de Mi Corazón, no puede una Madre pedir o desear castigo para los hijos que se portan mal, antes bien, pide clemencia y soporta con paciencia el tormento al cual Sus hijos le someten. ¡La Cruz, Mis hijitos, la cruz del dolor y del sufrimiento nadie la quiere llevar; la Cruz del sacrificio y la renuncia, nadie la acepta!

¡Esta Generación cansa a Mi Hijo con la cruz de sus desórdenes y pecados!  La causa de Mi Llanto, de Mis Lágrimas, es por la incredulidad a Mis palabras… Por las almas de los jóvenes que se dejan llevar por el criterio del mundo, de lo que dicen y hacen los demás.

Con respecto a estas revelaciones, Mi pequeño, no temas al recibir la censura, sino confía en Mi Corazón Doloroso e Inmaculado. Tú sabes que constantemente doy mensajes a Mis hijos, a Mis instrumentos dóciles y los preparo a cada uno solícitamente con el amor de Mi Corazón Maternal.

Muchos quieren comprender estos mensajes de forma meramente humana y los que están puestos en la Iglesia para discernir lo que concierne a los Planes de Dios, no quieren entenderme o tal vez Me entienden, pero no Me comprenden; sus apreciaciones las manifiestan erróneamente. Los hay de los que hablan del iluminismo, del tremendismo, del espiritismo y de un milenarismo con la presencia visible de vuestro Señor. Los ataques que Mis instrumentos y mensajes reciben, lastiman Mi Corazón y son también causa de Mis Lágrimas.

¿Cómo, Obispo Mío, entenderéis el Reinado Espiritual de los dos Sagrados Corazones? ¡La Misericordia, también es Justicia, porque Dios es también Justicia y Misericordia! ¿Quién se opone a los Planes de Dios…? ¿No está escrito de que Dios puede hacer hablar a los niños de pecho y hasta las piedras de los cimientos y las paredes de los templos?

¡Apóstoles de los Últimos Tiempos, estamos en el Año de la Gracia! ¡El Espíritu Santo ilumina los corazones y los conduce ya a la Verdad Total!

¿No habéis leído que Yo, la Madre de Jesús, recibí la Misión de aplastar la cabeza del dragón infernal? ¿No habéis leído que soy Señal en el Cielo, Señal de Victoria, no de derrota? No, Mis hijos, Yo no soy señal de duelo y muerte, sino Señal de Victoria y de Triunfo. Vosotros lucháis Conmigo y Mi Triunfo, será también vuestro triunfo. Pese a todo, Reinarán los Dos Sagrados Corazones.

Dejad de lado vuestras preocupaciones y estad como el centinela: ¡Alertas en toda eventualidad! Ya cayó, Mi pequeño, la manecilla del Reloj de la Misericordia. La Quinta vuelta del Reloj de la Justicia Divina. Escribe, Mi pequeño, las cosas que trae consigo la Quinta Hora, lee tu Biblia, ora, no temas. Yo estoy contigo.

Escribe, Mi niño:

La sangre de los Mártires clama al Cielo por justicia. Pide cuentas esa misma sangre a los habitantes de la Tierra; el tiempo que esperan las almas de los que dieron su vida y su sangre por el Reino, empieza a tener cumplimiento[4] Dios viene a enjugar toda lágrima, Mi Hijo Jesucristo Reinará por siempre. Los que ultrajan Su Nombre, los que persiguen a la Iglesia Santa llorarán y harán duelo porque la Hora de la llegada de Mi Amado Hijo traerá conversión, gracia y paz. Su Fuego devorador y su celo, purificarán TODO.

¡Ay, pedacito de Mi Corazón! La vuelta de la manecilla del Reloj de la Misericordia se inició y no habrá séptima, ni octava, ni nona. Después de haber concluido ésta, se establecerá un Nuevo Reino, una Alianza Santa de Dios con Su Pueblo; después de la tristeza, el asombro y el dolor, vendrá el nacimiento de una Nueva Raza sobre la Tierra.

La Tierra se sacude ya, tiembla, a causa de los dolores del parto (como cuando una mujer va a dar a luz). La Iglesia toda será renovada y no habrá ministro o jefe de Nación que no consulte a su Dios a través de Sus “Ministros”, la angustia habrá pasado y nadie se angustiará por necesidades materiales pues Dios hará, por medio de Su Espíritu, florecer los desiertos, hacer fértil lo que no es fértil. El Don de la Caridad será un sol brillante y nadie andará a tientas ni en tinieblas; los ciegos abandonarán su bastón y a su lazarillo, las fieras compartirán con las aves y ambas con el Hombre, que con la Sabiduría de Dios hará que la Tierra entera sea una continua alabanza a Dios.

Escribe, Mi pétalo de rosa: La mentira y el engaño, el fraude y el error, no existirán más. Dios habitará en la Tierra regenerada, purificada. El Reino de los Sagrados Corazones será visible y San Miguel estará al cuidado de los hombres, quienes agradecidos darán Gloria al Rey Universal.

La Quinta vuelta del Reloj corresponde al Quinto Sello y la Sexta y Última, al fin de toda la Historia. Escribe, no es el fin del mundo, trae acá tu Biblia y lee: Apocalipsis 6, 12-17.

El humo negro de satanás se disipará como una espesa niebla al calor del sol. El impuro, el rebelde, el perezoso verán la luz de la Fuente de la Gracia y si se convierten, tendrán parte en el Reino de los Sagrados Corazones.

Los Ángeles de Dios están sobre la Tierra, continuamente suben y bajan del Trono del Cordero y visitan, en sueños y en santas mociones, los corazones de los hombres. Los Ángeles ejecutores cumplirán su misión.

El Plan Misterioso de Dios se cumplirá, tal como fue esperado y anunciado por los profetas. A raíz de todos los males que el hombre se acarrea a sí mismo, satanás no pierde tiempo en cribar, como el trigo, a los elegidos de Dios.

Viene una tormenta de confusiones, los santos ideales serán reducidos, de tal manera, que parecerán haber sido arrancados de la Tierra; donde haya mayor pecado, sobreabundará la Gracia.

Varios personajes harán su aparición en el mundo, afirmando ser enviados del Altísimo Dios. Querrán, hijo Mío, implantar normas y doctrinas extrañas, totalmente ajenas al Plan Divino; con la seducción de satanás, atraerán o arrastrarán tras de sí a los hombres de ciencia, de política y de la religión; esto, hijo Mío, será en este mismo año. Es necesario hacer mucha oración…, mucha oración.

Discípulo:
Aquí, la Santísima Virgen suspira…

Los dos olivos y las dos antorchas que permanecen ante el Señor[5], cumplirán su misión profética. Yo soy la Madre del Segundo Adviento, vengo a decir al mundo, que abandone la idolatría, las malas obras; que se arrepientan los hombres de sus crímenes, de sus brujerías, de la impureza sexual, de las corruptelas y robos…

Amados hijos, el Plan Misterioso de Dios, anunciado por Mis instrumentos, procederá, y se establecerá un orden, no temporal sino eterno. Oren, Mis amados hijos, Mis Mensajes Universales tienen que ser conocidos, tal como los hombres dan a conocer fechas importantes.

Mi adiós de Madre haga reflexionar a los Obispos y Cardenales. A vosotros, que leéis Mis mensajes, os pido que elevéis el perfume de vuestras oraciones, como el incienso agradable en el Altar de Dios.

Nada ni nadie podrá detener el Juicio inminente de Dios. Hoy es el Año del Espíritu Santo, vivan con Fe Mis mensajes: La Quinta vuelta del Reloj traerá consigo grandes cambios. Yo, como Mamá de ustedes, como Mamá de Cardenales y Obispos, os pido en este Séptimo Mensaje, que observéis los acontecimientos como una prueba irrefutable de todo lo anunciado por Mis instrumentos.

¿Por qué no lleváis vosotros la santidad de vida? ¡Oh, dulce reproche…!

La Madre no desea ser pesimista pero, de cierto, que ha llegado la hora de tomar muy en serio Mis advertencias. ¿Qué más puedo hacer por vosotros? ¡Todo lo que Me pidáis! Yo soy vuestra Madre y a vosotros os protejo como Mis tesoros más amados.

A ti, pequeño Mío, te digo la presión que hay sobre ti, que no tengas miedo si actúas como un bebé sin malicia, dejándote llevar por Mí, en Mis brazos, junto a Mi corazón; transmite fiel y dignamente Mis palabras a tu Obispo y a tu Director Espiritual. ¡Satanás nada tiene que ver con respecto a Mis advertencias! Os pido, amados hijos, que respetéis al Espíritu Santo que ha sido puesto en vosotros como sello de especial predilección.

¡Recen muchos Rosarios!

¡Vuelve, pueblo Mío, al camino de la oración y del ayuno!

Las almas están siendo transformadas por medio de Mi Llama de Amor. Jesús os ama; eso deben ustedes sentirlo en vuestros corazones. Vivan con paciencia y humildad Mis mensajes. Busquen la santa piedad y el verdadero Temor de Dios. No tengan miedo. ¡Que las críticas, los rechazos, las burlas, no os opaquen el ánimo!

Rezad por el Santo Padre… ¡No os canséis de hacerlo!

Hijito Mío, Yo soy el Reflejo de la Trinidad Santísima, Yo os muestro la Bondad y Misericordia de un Dios amante de la Verdad, de la Rectitud, de la Justicia y la Paz. Hoy, en este tiempo, son muchos los que se oponen a Mis mensajes maternales; es grande el campamento de los que se oponen a la Causa Santa.

¡Ay, Obispo Mío! Cayeron en desuso costumbres santas, la pureza ha huido de las conversaciones de los hombres. Sacerdote Mío, el silencio es signo de complicidad.

Pedacito de Mi corazón, cuídate de retocar Mis mensajes con palabras elegantes. Mi pueblo verá el gran Renacimiento Espiritual de la Iglesia Católica. Judíos, herejes, ateos y protestantes buscarán de nuevo reencontrarse con Dios, a través de la Confesión y la Eucaristía.

El Santo Padre deberá elaborar una Encíclica de Pastoral de Retorno, porque muchos volverán a la Iglesia, como hijos pródigos, a la Casa del Padre.

Amados hijitos, el tiempo destinado para la conversión, con la Quinta vuelta de la manecilla del Reloj de la Misericordia Divina, habrá concluido. ¿Por qué se espera una Señal visible? ¿Por qué, amados Míos, no os convertís ahora? Ésta es la Hora del Espíritu Santo.

¡Ya se está renovando la Faz de la Tierra!

¡Ay, pedacito de Mi Corazón! Si tengo predilección por algunos, es por las Almas de los Sacerdotes; deben pedir paciencia y sabiduría. ¡Ay, de aquellos, que abandonaron el camino de la piedad; de aquellos, que cambiaron el camino de la cruz y del sacrificio, por el camino de la comodidad!

Obispo Mío, la sana piedad ha huido de los confesionarios, las ovejas buscan a los Pastores y los Pastores no están. Yo soy María, la Madre de la Iglesia, y como Mamá deseo que todos estén unidos a Mi Corazón Maternal.

Mi pequeño, esta generación tiembla de miedo ante castigos y amenazas, casi se convierten pero no; esta generación se apartó voluntariamente del camino de la Gracia, siguiendo sus propias inclinaciones.

Éste es el tiempo, escríbelo:

Discípulo:
Aquí, veo a la Santísima Virgen en la advocación de Nuestra Señora de Fátima; en Su mano derecha muestra al mundo, Su Corazón Hermoso, rodeado por una corona de espinas. 

¡Todo lo que predije en Fátima se cumplirá! Yo soy la Madre del Corazón Doloroso e Inmaculado. Mi niño, Mi pétalo de rosa, no tengas miedo de dar a conocer esto.

Viene una prueba terrible, el Santo Padre, Mi amado Papa, ¿qué mal hace en el mundo o qué mal le hace al mundo? La Iglesia toda será sacudida, sus bases se moverán pero no caerá; pobre y perseguida, encontrará refugio en Mi Corazón Doloroso e Inmaculado, tiempo vendrá en que esto pasará y vendrá sobre la Tierra la purificación de todos sus males.

Los días, que están por venir, serán terribles. Dios, por medio de Su Ángel, mandó cerrar el Cielo. Las nubes han recibido órdenes de permanecer alejadas, vendrán del mar cuando esta generación comprenda la urgente gravedad de Mis mensajes.

Pido conversión, escríbelo así, Mi pétalo de rosa, el mundo duerme en una falsa paz. Los hombres han ofendido a Dios con su actitud; han edificado una nueva Torre de Babel rindiéndose honores unos a otros, tomando el papel de Dios y jugando a ser Dios a través de la ciencia y de la técnica, encaminada a dar poder, saber, riqueza a unos cuantos.

Sacerdote Mío, la humanidad será humillada en su propio saber; a ti, pequeño Mío, te acusarán de retrógrado, de pesimista, todos creerán que habrás perdido el sano juicio y la memoria, pero tendrás conocimiento de las cosas que sucederán en breve.

Discípulo:
Aquí, me vino una visión:
El Arcángel San Rafael (que significa Medicina de Dios), me mostró un pergamino que era como una lista de graves faltas; terminaba con las palabras:

“Misericordia quiero, no sacrificios”.

Esto es lo que vi escrito:

¡Arrepiéntete, humanidad, vuelve al camino de Dios a través de la conversión, la penitencia y la oración!

Arrepiéntete de:

  • No santificar las fiestas.
  • De decir mentiras a tu prójimo.
  • De las conversaciones impuras.
  • De la sexualidad libre.
  • Del horrible vocabulario.
  • De asesinar a los niños en sus vientres.
  • De la hechicería.
  • De la envidia.
  • De la calumnia y la difamación de los hombres de Dios.
  • De profanar los templos.
  • De no darle honor, la gloria y la alabanza que Dios se merece.
  • De cometer infidelidad y adulterio.
  • Del homosexualismo.
  • Del robo y la violencia.
  • De tu falta de piedad.

La Santísima Virgen prosiguió:

Arrepiéntanse y conviértanse. Es Mi último y angustioso llamado, el tiempo de la Misericordia para esta generación ha llegado a su etapa final.

Continúa…

SÉPTIMO MENSAJE UNIVERSAL DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
Dado a “El Discípulo”, durante la Velada de Oración.
El 24 de Mayo de 1998.

Segunda Parte:

Dios prepara a la humanidad a través de Mis mensajes, la prepara para que reciba al que Ha de Reinar por los siglos de los siglos.

Sí, Mis pequeños, Jesús viene con gran Poder, nada pecaminoso soportará Su Presencia, la maldad será borrada de la faz de la Tierra y los que sobrevivan del terrible Castigo Divino, tendrán la dicha de reinar en el Reino de los Dos Sagrados Corazones; ustedes no se pueden imaginar cómo será todo esto. Pero sí que tengo más que decir a los que estén dispuestos a oír… 

¿Habrá algún Sacerdote que enfundado en su sotana, quiera pasar por lo menos una hora delante del Santísimo Sacramento, hablando con Jesús con intimidad, con familiaridad? ¿Habrá algún Párroco que pida por su feligresía, por las almas pecadoras? Los métodos de apostolado que no estén movidos e inspirados por Mi Divino Esposo, el Espíritu Santo, que no estén bajo la amorosa custodia de San José, fracasarán, no habrá frutos. Los Sacerdotes tienen que invocar la protección de San Miguel Arcángel para toda acción destinada a la conversión.

Hijito Mío, ofrece tu comunión diaria por tu Párroco, por tu Obispo y por el Santo Padre. Jesús aumentará tus sufrimientos, de manera que podrás ofrecerlos por los pobres pecadores. El demonio está tratando de interferir en Mis Planes, nadie podrá descubrir sus perversos planes, sino con la oración y el ayuno.

Pedacito de Mi Corazón, Mi adiós se aproxima. Después del Octavo Mensaje, harás un resumen, tu Obispo se opondrá a algunas cosas pero tú le harás llegar sucesivamente los Mensajes Secretos por medio de tu Director Espiritual.

Hijitos queridos, Dios es Paz, Dios es Luz, Mi hijo Jesucristo quitará el velo de la injusticia y de impiedad de todo ojo humano, muchos querrán probar a Dios. Él, que Es rico en Su Sabiduría, les abrirá el entendimiento y el gran campamento de los que se oponen, se vendrá abajo.

El Santo Escapulario del Carmen será el distintivo de los habitantes de la Ciudad Santa.

Amados hijos, rezad el Rosario de rodillas. ¿Cuándo lo harán los Sacerdotes, junto con sus fieles, ante Jesús Sacramentado? Ciertamente que los mismos Ángeles vendrán a rezar con vosotros. La Santísima Trinidad se sentirá honrada y podrán liberar a muchas almas del Purgatorio, si rezan el Rosario haciendo Desagravio a los Dos Sagrados Corazones, muchos se convertirán y serán salvados de la eterna condenación. A satanás no le parece bien esto y tratará de impedir de mil maneras todo esto; la masonería atea destruirá las iglesias, pero jamás podrá arrancar de vuestros corazones el Amor de la Madre del Cielo. ¡Ay, Mi pequeño…, tengo compasión y pena por las almas pecadoras!

Es la Hora Nona, ved las Sagradas Escrituras, cabalga el jinete sobre la Tierra, se da el Quinto toque, y se abre el Quinto Sello Apocalíptico. El Dragón hará la guerra a Mis hijos Consagrados, a los que son fieles al Cordero, a los que no les será hallada ninguna culpa.

Oíd esto, la verdadera furia de satanás será la de una gran fiera herida que se resiste a morir, todos los recursos habidos y por haber serán puestos en marcha para acabar con la Santa Iglesia Católica, pero el Primado de Pedro no será removido. Obispos y Cardenales se opondrán a todo lo que se llame fidelidad al Santo Padre.

La Iglesia será gobernada, desde fuera, por el enemigo de las almas; y el Divino Querer de Dios, tratará de gobernarla desde dentro. Muchas doctrinas heréticas serán aceptadas y propagadas, muchos serán confundidos, los hombres serán entregados a los flagelos de satanás y los verdaderos hombres de Dios, muchos tendrán que sufrir.

Esto te dirán, pequeño Mío: “Por supuesto, que no puede oírse de labios de la Virgen”; o por supuesto, “no es de Dios”. Pero ten por cierto, que Yo te lo ordeno, escribe y da a conocer esto.

Algunos pastores están ávidos de riqueza y poder, olvidan a las pobres ovejas enfermas y no las atienden adecuadamente. El mundo tiembla por la infidelidad y ninguna alma consagrada se atreve a denunciar el pecado de la idolatría; el permisivo anhelo de las prácticas secretas y la adoración al príncipe de las tinieblas, seduce a la humanidad, adormeciéndola, incapacitada para defenderse, atada con cadenas de hierro, con fuertes grilletes. Si no hacéis oración y sacrificios, no podéis ver el inminente peligro; el futuro de Salvación de millares de millares de almas está en juego.

¡Nadie quiere tomar en serio Mis Advertencias!

A Jesús le duelen las espinas crueles de la indiferencia y la apatía de las almas consagradas. ¡Ay, hijitos!, la Madre de Jesús no habla nada más por hablar, deseo que escuchen la Voz de su Madre y reflexionen. En estas cosas conocerán a Mis enemigos, Yo soy María, la eterna enemiga de satanás, que al fin de esta década aplastará para siempre la cabeza de la fatal serpiente. Todos Mis enemigos, son los enemigos de Jesús y de Su Iglesia. Es hora de identificarlos, y huir de ellos, como se huye de una peste maligna; no os contaminéis con ellos porque vosotros, queridos hijitos, no podéis compartir dos mesas, ni la Mesa del Amor (La Sagrada Misa), ni la mesa de los demonios acusadores. Pues no hay ninguna concordancia entre los hijos de las tinieblas y los hijos de la Luz.

Obispo Mío, sólo escucha la Voz de tu Dulce Madre, Mi Corazón Inmaculado te lo dice al oído: En esto reconoceréis a los lobos disfrazados de ovejas:

  • ¡Ay!, han hecho tanto daño, tratarán de darle un significado abstracto a la Eucaristía, para ellos no será Viva Presencia sino una comida fraternal, un signo de unidad, eso, nada más.
  • Evitarán así, todo Culto de Adoración y Santa Veneración a Jesús en el Sagrario, no atacándolo directamente, sino haciendo que los fieles se olviden de la importancia de Adorar y Desagraviar a Jesús Eucaristía. Mi Hijo sufre mucho por eso, las almas insensibles, frías, no lo perciben, más bien, consciente o inconscientemente se gozan de ello; hacen que Mi Corazón Inmaculado sufra también las espinas dolorosas de la indiferencia. ¡Muchos Sacerdotes son el motivo y la causa de Mis Lágrimas!
  • Otro signo visible de los enemigos del Reino de los Sagrados Corazones es, precisamente, hacer que se olviden Pías Devociones, sobre todo, las de los Primeros Viernes y los Primeros Sábados de cada mes. Hacer que caiga en desuso la veneración a San Miguel Arcángel y retirar sus imágenes o estatuas de los Templos. También introducirán la novedad de retirar las estatuas de los Santos, sobre todo, la del Señor San José y de San Francisco de Asís.
  • En el final de esta década, ellos se propondrán tenazmente en ridiculizar todo objeto de Culto Sagrado, ciertas tendencias a barrer de los feligreses las Tradiciones del Jueves de Corpus y hacer desaparecer la tierna devoción del Ángelus, que tanto alivio causa a Mi Corazón Doloroso e Inmaculado. La Devoción al Rosario, la barrerán de los Templos y se incomodarán ante todo tipo de piedad popular.
  • Por último, escribe, pedacito de Mi Corazón, la herejía más grande que los descubrirá (porque todo no lo harán abiertamente), será el desacuerdo total con el Vicario de Mi Santo Hijo y los Obispos de acuerdo con él.

Vosotros tenéis un Papa dulce y suave, como el Corazón de la Madre, un Papa según el Sacratísimo Corazón de Mi Hijo Jesús. Reza mucho por Él, humíllate ante quienes lo aborrecen.

Sigue escribiendo, hijito Mío:

Dios está muy enojado, muy ofendido, pero… ¿A quién le importan los enojos de Dios? o ¿quién podrá calmar Su enojo? Todos los hombres corren unos y otros buscando egoístamente su propio bien. Nadie hace el bien si no espera recibir otro bien. Nadie perdona, nadie hace la caridad de corazón a los que no tienen con qué pagar. No es tu sentir hijo Mío, son las palabras de la Madre del Verbo Eterno. Espero consolación de Mis hijos, espero a los hijos ausentes, a los hijos que con ingratitud desobedecen las Leyes Santas de Dios.

Tanta ofensa a Dios, exige una inmediata Reparación, casi nadie va al Templo a Reparar y a Desagraviar a Jesús Eucaristía; si van, sólo están un poco de tiempo y salen aprisa, acosados por la angustia de la carencia de los bienes temporales, pensando en qué comprar o vender, en qué invertir, en qué divertirse. El amor al sacrifico de la Cruz y la renuncia a los bienes temporales se escapó de la mentalidad de los hombres de este tiempo. ¿Osa, acaso, alguna alma preguntar, en qué hemos ofendido a Dios?

Este siglo ofende a Dios en su manera de vestir, el vestido deshonesto aumenta los pecados de la carne. La música y los bailes modernos son creación de satanás, se motiva la sensualidad, existen más lugares de perdición, de prostitución, de consumo de alcohol y drogas; más, que Templos y Capillas, los días Santos no son santificados.

El comercio religioso convierte a la Casa de Dios en cueva de ladrones y avaros, los padres les enseñan a los hijos el lenguaje obsceno, impuro, se denigra el Ministerio Sacerdotal con programas en los medios de comunicación, los líderes que ocupan cargos en el gobierno han abrazado la corrupción. La idolatría es común en la Tierra. Alguno de Mis hijos quiere preguntar: ¿Por qué Dios está tan ofendido?

Se han levantado modernos altares a los baales. Se prefiere a la lectura de libros sacrílegos, en vez de la Sagrada Escritura; se asesina indiscriminadamente a millones de niños, son arrancados con violencia animal de los úteros maternos. Tratan de legalizar leyes contra la vida, los enfermos y los ancianos; los presos, las viudas y los huérfanos crecen día a día en mayor número.

Discípulo:
Aquí, la Santísima Virgen estaba de rodillas llorando, la vi vestida de negro.

Así como este manto (negro), está la humanidad actual. Sostengo el Brazo justiciero de Mi Hijo, que amenaza caer sobre el mundo. Son Mis Lágrimas y Mis súplicas, unidas a las oraciones limpias, los que impiden que la Divina Justicia caiga sobre la Tierra.

¡Ay, Mi pequeño! Hay un pecado gravísimo: la hechicería y todas las formas gnósticas, esto atrae maldición sobre los pueblos y las naciones; es igual que afanarse trabajando en el Día de Dios Padre (el Domingo). Viene una ruina moral y material sobre las naciones y pueblos que olvidan el Día del Señor, ya está la ruina espiritual, la apostasía y la falta de Fe, porque los hombres en vez de asistir a Misa, con toda su familia, se dedican a trabajar, pensando en ganar más dinero.

Hijito Mío, el tiempo que tenía que venir sobre la Tierra, está aquí. Habrá una gran sequía en algunos lugares de la Tierra, la gente asustada mirará al cielo esperando encontrar, por lo menos, una pequeña nube, el mar habrá capturado en su seno la esencia del vapor y los científicos buscarán por todos los medios de hacer llover con medios artificiales.

Si un pueblo se convierte y deja de hacer todas las cosas descritas como abominación a Dios, si se entregan a una vida piadosa y santa, el mar dejará libre la esencia del vapor con el Soplo de Dios, con el Aliento de Su Boca les enviará un fresco rocío, una brisa que calmará la sed de los animales y las plantas del campo.

Obispo Mío, Sacerdote Mío, Mi pequeño, las cosas son más serias de lo que se piensa.

¡Qué nadie oculte la verdad a su prójimo!

En la medida que Dios encuentre favorable respuesta en esta Hora del Espíritu Santo, en esta Hora Última, destinada a la Conversión, en esa misma medida os colmará de Sus Favores…, Justicia de la Divina Providencia. Pedid, os dijo Mi Hijo Santísimo: “Pedid (al Padre), en Mi Nombre, y recibiréis abundancia de Dones, la Gracia, la Vida Eterna y el Don sublime, hermoso del Amor”.

Las impugnaciones, contradicciones que originen los Mensajes Celestiales y quienes fueron escogidos como instrumentos para darlos a conocer, serán testigos del inminente Juicio de Dios.

EL CIELO SOLICITA:

  • Almas reparadoras, almas víctimas, almas oblativas, almas sedientas de amor y de ser amadas; almas que renunciando a todo bien y comodidad temporal, abracen la Cruz del Martirio en el recogimiento interior.

Ahora decidme, los que leéis, en oración, estas comunicaciones: ¿A quién servís?, ¿al Único Dios Verdadero o al príncipe de este mundo?

Bien, hijos Míos, hablen del Reino de Vida, del Reino triunfal de los Sagrados Corazones.

Pedacito de Mi Corazón, sé que te cuesta cada vez más trabajo escribir, el cansancio es prematuro, Yo tomo tu mano, escribe sin temor, Mi Corazón Inmaculado y Doloroso te guía, no corrijas nada, ni releas lo escrito tratando de buscar algún error; satanás está también dando mensajes al mundo y sus mensajes están llenos de errores, porque sus instrumentos están en la obscuridad. Tu Director Espiritual sufrirá también contigo. Yo también Me manifestaré a él, como Madre Amorosa. Arde, Mi pequeño, en ti, el deseo de transmitir con fidelidad lo que tu Madre del Cielo te pide. Mi Hijo Jesús, también te hace sentir Su Presencia, Él te reconfortará. Los estados de tu alma tan volubles, son normales, sé más dócil, sé más atento, soporta todo, paciencia y bondad y que nada turbe tu corazón. ¿Qué temes? ¿No es el Triunfo, de los que tienen Fe?

Anuncia al mundo entero lo que sucederá antes de Mi partida; te repito, dejaré una Señal visible y palpable en los Lugares donde he Aparecido: El Tepeyac, Fátima, Lourdes y Medugorie, entre otros. El mundo será testigo de este Gran Milagro de Fe, que dejaré sobre todos como una Prueba Real de Mis Comunicaciones en todos los pueblos de la Tierra. Este Milagro será el último, luego vendrá el final de la Historia humana, no lo confundas, Mi niño, con el fin del mundo.

Dios, vuestro Jesús Misericordioso, quiso servirse de Lucía (Sor Lucía) para dar a conocer la Devoción a Mi Corazón Doloroso e Inmaculado, terminada esta encomienda, Lucía irá al Cielo, en donde la esperan Mis adorables Jacinta y Francisco. Ella no presenciará corporalmente las grandes pruebas con que Dios purificará a la humanidad porque ha sufrido demasiado, al ver la indiferencia de tantas almas con respecto a los Mensajes de Cova de Iría, en Ajustrel, junto al pozo.

¿Qué más puedo decirte, si ya está dicho todo?

El Padre Gobi, que recibió la Luz de la Santísima Trinidad, también cumplió Mi propósito pues si algunos no creían por la palabra de un seglar o laico, quizá reconocerían la veracidad de Mis mensajes, por medio de un Sacerdote Consagrado a Mi Corazón. Si acaso no creyó esta humanidad por la voz de un niño, quizá creerá por medio de una persona adulta.

Te digo más, pedacito de Mi Corazón: Voy a derramar el Efecto de la Gracia de la Llama flameante de Mi Corazón, el Poder de la Santísima Trinidad, en todos los Santuarios del Mundo donde Me he Aparecido. El Efecto, es la conversión de las almas. Voy a sensibilizar a las almas para hacerlas aptas de recibir la Llama de Amor de Mi Corazón. En el último esfuerzo del Cielo por salvar el mayor número de almas, Mi Llama de Amor irá a donde nunca ha ido…

Discípulo:
Aquí, la Santísima Virgen, me mostró la visión siguiente:
Estaba yo de pie, mirando a todos los países de la Tierra, sobre los océanos, vi cruzar diferentes rayos de Luz que tenían un objetivo específico; sin chocar unos con otros iluminaron toda la Tierra, de tal manera que todo se asemejaba a muchas luces encendidas; luego, el Mundo mismo ardía en llamas sin consumirse, luego una Cruz enorme apareció encima de la Tierra, y sobre ella, un Cáliz y una enorme Hostia que resplandecía. La Luz que yo miraba, y que cruzaba los océanos, descendía del Cáliz y de la Hostia que miraba sobre la Cruz.

Entiende, Mi niño, que esto lo hago ahora porque llegó el momento de la prueba final, no lo entiendas como fin del mundo.

Queridos Hijos:

El tiempo destinado a la conversión, termina de improviso, vendrán los días de oscuridad sobre la Tierra, todos los que se burlan de Dios, de Su Iglesia y de Sus Santa Leyes, si no se convierten, serán exterminados, vendrán a ser polvo y ceniza. Este breve tiempo de Gracia, no lo desaprovechen. Vosotros desperdiciáis el tiempo en vanas elucubraciones con respecto a los Mensajes del Cielo.

¡Ah, Mi pequeño! Ésta es una noche memorable, pidan por la unidad de Mi Iglesia, Yo, como Madre, os instruyo pero a ustedes les toca ser emprendedores.

En la Señal Apocalíptica, aparecí en el Cielo con la Luna bajo Mis pies. A Santa Catalina revelé el designio de Mi Corazón: Derramar Gracia y Bendición de Dios para que la humanidad del Siglo XX reflexionara acerca de la Luz que brotó de Mis Manos.

Os entrego la Señal visible de los Dos Sagrados Corazones, unidos en el Amor de la Santa Trinidad, unidos para perdonar y santificar a todos los hombres de la Tierra; vuestra Fe Católica, la que vosotros profesáis es Tesoro de incalculables riquezas. La gran Señal es el símbolo de la Victoria Total, la cruenta lucha, la feroz guerra de satanás ha llegado a su fin. Ateos, cismáticos, judíos, herejes comprenderán el Misterio tan grande de la Fe Católica, y Jesús será reconocido y recibido como Rey Universal de las Naciones.

Pido a todos los que leen y ponen en práctica Mis mensajes, que en este mes lleven a cabo la Novena de Comuniones (nueve viernes consecutivos) Reparadoras al Sagrado Corazón de Jesús, por la santificación de los Sacerdotes.

Éste es el tiempo de la Profecía:

Roma y Francia serán aniquiladas. Dios os preservó del inicio de la tercera guerra mundial pero, ciertamente, existe la amenaza y la posibilidad de que inicie en el Pontificado de Mi amado Papa Juan Pablo II.

La estrella “Mara”, que precede al Sol, se acerca velozmente y en su roce con la Tierra ocasionará el efecto del invernadero, enfriando el planeta en plena época de verano ardiente. El cielo se iluminará y los hombres no tendrán necesidad de luz artificial, la Tierra se sacudirá y los volcanes no podrán contener la fuerza del fuego que bulle en su interior. Los ejércitos enemigos se lanzarán, como jauría de lobos hambrientos, sobre la Ciudad Santa de Jerusalén. Satanás ha obtenido permiso para obsesionar a los hombres con ideas criminales.

Los reinos poderosos de la Tierra se vendrán abajo, con un gran estrépito, a tierra. Manos criminales al servicio de su perverso amo, segarán la vida de muchos Consagrados, la sangre cubrirá las calles de las ciudades alemanas y americanas.

Para una Madre dulce y amorosa, cáusame gran pesar el hablar de esta forma, ni Me complace hacerlo, pero urge que todos los habitantes de la Tierra conozcan de los acontecimientos por venir, y se preparen para ello, con mucha oración y Sacramentos.

¡Ay, hijitos!, creció el número de las armas nucleares, las pruebas atómicas han contaminado el aire, la tierra, el agua; el efecto de la radiactividad se dejará sentir en los lugares de mayor vegetación. Velen en oración, para que puedan sobrevivir ante este tipo de acontecimientos.

Mi adversario se desencadenará contra el Santo Padre, y vosotros debéis sostenerlo con oración, amor y fidelidad. Se acerca el término de la Purificación. Es la Plenitud del Tiempo, termina la etapa final del Segundo Adviento. Ya se va a manifestar el misterio de la iniquidad, pero viene la Era de Gracia y Santidad.

Éste es el año del anticristo, el año de lucifer. Un falso-cristo y una falsa-iglesia están por manifestarse abiertamente, sin censura, sin preámbulo, sutilmente. Ya va a concluir, pequeño Mío, la Purificación. También el período de apostasía, la Gran Tribulación se hará presente en un mundo dividido por las incomprensiones, el odio, las guerras.

Mis verdaderos hijos, Mis pequeños Consagrados, enfrentarán la hostilidad, las luchas y las persecuciones. Es el tiempo en que la Masonería Eclesiástica resurgirá desde el seno de Mi Iglesia, de la Iglesia de Jesucristo.

A vosotros, queridos hijos, os pido fidelidad a los principios de los Votos de Pobreza, Obediencia y Castidad. Tú, Mi pequeño, di a Mis amados Sacerdotes, que al final de esta década tendrán eficaz cumplimiento las profecías, revelaciones y mensajes.

Os invito, en este Séptimo Mensaje, a la oración sincera y profunda. Os repito, las Casas de Desagravio os acarrearán Bendición.

Ahora Mi niño, pedacito de Mi Corazón, reza la Corona de la Misericordia y pon estos Escritos en Mi Presencia para Bendecirlos.

Discípulo:
Aquí, la Santísima Virgen, antes de Bendecir los Escritos con la Señal de la Cruz, me permitió ver al Niño Jesús, quien sonriendo me dio Su Bendición. Amén.

________________________
[1] Gn. 3, 15 – Ap. 12, 1 ss…
[2] Cf. Ap. 13, 11-12, en la Exégesis al P. Stefano Gobbi, del Movimiento Sacerdotal Mariano, Op. “A Mis Hijos Predilectos”.
[3] Cf. “Complot contra la Iglesia”, de Maurice Pinay, Editado en Venezuela.
[4] Apocalipsis 6, 9
[5] Apocalipsis 11, 4-6

Fuente:
APOSTOLADO DE REPARACIÓN Y DESAGRAVIO A LOS SAGRADOS CORAZONES:
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/uvmaria-7-1a
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/uvmara-2a

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/  

Todos los Mensajes de Julián Soto, “El Discípulo”, publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/julian-soto-el-discipulo/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a “La herejía más grande que los descubrirá será el desacuerdo total con el Vicario de Mi Santo Hijo”

  1. LOURDES dijo:

    QUISIERA HACER DE UNA CASA DE DASAGRAVIO PERO POR TRABAJO NO PUEDO HACERLA A LAS 3 DE LA TARDE
    QUISIERA SABER SI ES POSIBLE HACER LA HORA DE DESAGRAVIO EN OTRO HORARIO

  2. pajares95 dijo:

    Reblogueó esto en Espacio de angelica.

  3. pajares95 dijo:

    AMIGA ADELANTE CON ETAS REVELACIONES. DIOS TE BENDIGA POR ELLO ANIMO SI. SIGUE ASI

    ________________________________

  4. Pingback: LA HEREJIA MAS GRANDE ES ESTAR EN DESACUERDO CON EL PAPA. | MENSAJES DE DIOS PARA LOS SACERDOTES.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s