“Llama hoy Mi Corazón Doloroso, como llamó Noé en su tiempo a los hombres de su generación: ‘Es Tiempo de Definición’.”

JULIÁN SOTO AYALA, “EL DISCÍPULO” / MÉXICO

QUINTO MENSAJE UNIVERSAL DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
Dado al Profeta “El Discípulo”, el 25 de Febrero de 1998.

Discípulo:
La Santísima Virgen, pidió que antes de empezar la lectura de este mensaje y los que están por venir, se rece La Salve, el Memorare o Acordaos, la Oración a San Miguel Arcángel y la Oración al Espíritu Santo.

Queridos Hijos:

Será día de juicio y castigo para los incrédulos; de misericordia y alegría, para los que viven una fe práctica, se avizora como un gran advenimiento para la humanidad. Y la tristeza de la Madre es por el dolor que Me causa el mirar que miles de Mis hijos viven y actúan como si Dios no existiera, ajenos a las cosas que pronto van a suceder.

Con respecto a Mi adiós, ya te dije, Mi pequeño que Mi presencia será retirada de ustedes. El diablo está lleno de furor, porque sabe que queda poco tiempo y se le ha dado permiso para atacar con toda clase de males a los habitantes de la Tierra.

Oren, hijos Míos, conviértanse en su corazón a Dios, corrijan su conducta. Los que cumplen los Santos Mandamientos de la Ley de Dios y son fieles al testimonio entregado por Jesús, recibirán grandes ataques; porque el diablo, al no conseguir derrotarme, estará furioso y querrá exterminarlos a todos: “A los que deben ir presos, se los llevarán presos y los que deban morir a filo de espada, a filo de espada los matarán”[1]. Durante 1.260 días[2], el que usurpará el lugar de Dios, hablará lleno de arrogancia cosas ofensivas contra Él y Su Santuario[3].

Escribe, pedacito de Mi Corazón: Quiero que entiendan que las auténticas revelaciones entregadas por Mí y por Mi Santo Hijo a la humanidad, están en completa armonía y no se contradicen unas a otras; es como una enorme pieza de ajedrez, como un rompecabezas que se forma: cada pieza en su lugar, ninguna faltante, ninguna sobrante, formada y dada a la humanidad por el Creador de todas las cosas, el Único Dios Indivisible, Uno y Trino, que conserva en el amor, la sabiduría y el poder, la Esencia misma de la Divinidad en Sus Tres Divinas Personas.

Mi  pétalo de rosa, estás viviendo en una época muy difícil, dado que multitud de mensajes y profecías falsas, circulan por el mundo, ocasionando dudas y confusiones. La clave para entender Mis mensajes es: la Oración confiada y el abandono en Dios, una docilidad al Espíritu Santo y una gran devoción a Mi Corazón Doloroso e Inmaculado. La clave para vivirlos: es un muy necesario amor ilimitado a Jesús Eucaristía, adorándole ante el Sagrario y recibiéndolo dignamente en la Sagrada Comunión; fuera de esto, no hay otra forma de entender y vivir Mis mensajes.

Satanás está confundiendo a muchos, el amo de este mundo ha recibido potestad para tentar a los escogidos. Sin la oración y el sacrificio, muchos caerán en sus propias debilidades. Hijos amados Míos, tienen que estar muy atentos y vigilantes, despiertos, porque estos tiempos de desidia y apatía son malos. Si supieran Mis hijos en la Tierra cuánto duele en Mi Corazón, las objeciones y las discusiones de los que se empeñan en deformar o minimizar la importancia de Mis mensajes entregados por Mí y por Mi Santo Hijo, desde tiempos inmemorables a través de los instrumentos escogidos para darlos a conocer.

Discípulo:
Aquí veo a la Santísima Virgen vestida de negro mostrando Su Corazón traspasado por siete espadas.         

¡Ay!, hijos Míos, Me voy de vosotros como una Madre ignorada, despreciada y abandonada por sus propios hijos.

Discípulo:
Aquí, la Santísima Virgen señala en el reloj de la Misericordia:

Ya no os restan tres minutos, sino dos, para el Tiempo de la Justicia. ¿En dónde están vuestras buenas obras hechas sin fe? ¿En dónde, la caridad hecha a los pobres con amor y espíritu de fe? ¿En dónde, vuestros rezos muertos y tradiciones de ritos inútiles? Busco, y encuentro en todas partes la insensibilidad, la frialdad. A esta generación, ¿el diablo la volvió insensible, inconmovible? El hombre actual actúa inconscientemente, como adormecido por una droga fatal; ya no puede valerse por sí mismo, ha perdido el tacto y los demás sentidos en el falso oropel de la soberbia, el placer y la vanidad.

Discípulo:
Aquí, la Santísima Virgen me comunica Su Dolor en mi corazón; veo una Lágrima correr por Su mejilla que, al caer en la tierra, se convierte en una gota de Sangre.

La humanidad se ha atraído sobre sí misma el inminente Juicio de Dios, a causa de sus rebeldías y falta de conversión. Ve, hijo Mío, ve y diles a Mis hijos, que la Madre continúa llorosa con Sus manos juntas implorando aún Misericordia, hasta que el Octavo Mensaje sea revelado. Diles, Mi pequeño, que ya todo es demasiado; que el Corazón de la Madre está derramando gracia, amor y poder de la Santísima Trinidad para lograr el efecto de la conversión sincera a cuantos lean estos mensajes. ¿No veis en ellos el cumplimiento de las profecías? El temor y la duda imperan en todas partes, ¿por qué no hacéis propósitos firmes en esta Cuaresma?

Hijos Míos, os he pedido consagrar y entronizar vuestros hogares con las imágenes bendecidas de los Sagrados Corazones; os he pedido establecer Casas del Desagravio, unidad, amor, caridad fraterna, entre vosotros. Os he repetido en estos mensajes lo dicho a tantas almas escogidas.

Discípulo:
Aquí, sentí un agudo dolor en mi corazón.

No tengan miedo, no se acobarden, porque a partir de este mensaje, se clarifica el tiempo de la definición[4].

A causa del Nombre de Mi Amado Hijo y de Su Iglesia, ustedes serán odiados y tenidos en nada. ¡Cuídense, hijitos, de no dar marcha atrás! Porque he aquí el tiempo de los tiempos llegando a su final, la Misericordia de Dios tiene un límite: el límite que ponen los hombres a causa de su poca fe y de su rebeldía. El que no se mantenga firme, caerá. Vigilen sobre ustedes mismos, porque muchas de Mis palabras, para muchos, fueron muy pesadas, difíciles de creer. ¿Acaso una madre puede ocultar, por mucho tiempo, la verdad a sus hijos? ¿No se estremecerá su corazón y suavizará luego sus palabras? ¿Qué madre hay que no sufra por la incomprensión de sus hijos? Y, ¿qué no harán las madres de la Tierra por defender y buscar la unidad, aún a veces, a través de correcciones severas? No tomen a mal, queridos hijitos, la forma de expresarme a veces tan repetitiva, tan sin sentido.

¡Ay, pedacito de mi Corazón! La mente humana no piensa como Dios. ¿Por qué entienden mal? Los hombres de esta época actúan según su pensar y no en el pensar de Dios, en lo que está de moda, aún las cosas Santas de Dios. ¡Queridos hijos, tengan el mismo pensar de Mi Hijo Jesús!

El planeta será regenerado, una nueva generación se avizora: La Generación Triunfal de los Sagrados Corazones.

La Bondad y la Justicia de Dios, adornará la Tierra, pero antes tienen que sobrevenir los dolores necesarios del parto. La gran purificación de la humanidad se aproxima. ¡Ya está aquí!

Llama hoy Mi Corazón Doloroso, como llamó Noé en su tiempo a los hombres de su generación: “Es tiempo de definición”. La humanidad avanzó voluntariamente en sus pecados atrayendo sobre sí misma la justa paga por sus culpas; por favor, lean y entiendan Mateo 12, 22-36.

Amados hijos:

Los tres días de obscuridad que se avizoran son también una señal para los incrédulos, ojalá que todos entiendan estas cosas, porque la definición es una separación de lo mundano y lo carnal, para abrazar la vida de fe y de gracia que estoy derramando por medio de Mi Corazón Doloroso e Inmaculado. El pecado más grave ha sido olvidado por esta generación actual; el diablo calumnia al Espíritu Santo, porque él no guarda ningún respeto ni ningún temor hacia Dios y quiere, en su obstinada maldad, hacer que los hombres le secunden en su perversidad.

Mi pequeño, no te preocupes por corregir el estilo de redactar Mis palabras, los expertos todo lo examinan, todo lo cuestionan; tú, preocúpate solamente de cumplir lo que te he pedido. ¡Cuídate de los hombres que no aman la verdad, porque ellos te harán la guerra! El trigo y la hierba mala han crecido juntos, los sencillos y humildes sabrán distinguir los signos y señales de los tiempos. No os afanéis por cosas vanas, ni os hagáis amigos del mundo, porque quienes se hacen amigos del mundo, no pueden tener amistad con Dios.

San José es el Patrono de la Humanidad, cuán pocos acuden a Él; a Él le fue concedida la paternidad visible de la humanidad. Siendo puro, casto, inocente, sin mancha, os entrega la inocencia y la sabiduría, el amor a la justicia. ¡Decídanse a aprovechar su eficaz protección! No lo olviden ningún día el próximo mes; por su intercesión, serán ustedes castos, santos y puros en justicia y en verdad. Él los librará de la vanidad y de la impiedad del mundo; de la ira de los perseguidores de la Causa Santa de los Dos Corazones. Él y el Niño Jesús, bendecirán por última vez a la humanidad para que, todos los que  leyeron, creyeron y pusieron en práctica Mis OCHO MENSAJES, encuentren sosiego en medio de las tribulaciones que están prontas a venir sobre la Tierra. A quienes den a conocer, fervorosa y piadosamente, estos Mensajes Universales, recibirán todos de San José, el Lirio Blanco de la pureza de alma, el cual resplandecerá en la obscuridad final.

La definición será una selección especial de los justos que, en medio de un mundo de injusticia y rebeldía, pasarán por un período de prueba, tentaciones, calumnias y persecuciones, por medio de las cuales serán purificados. Todo cuanto hagáis por el Triunfo de Mi Corazón Doloroso e Inmaculado, os será retribuido en gran medida con el gozo y la gloria de los Santos.

¡Lloren, naciones paganas! Lloren por Roma, por Francia, pues multitud de profecías confusas las confunden; lloren por los herejes y cismáticos, por los idólatras, por los que dicen: “no hay hambre, hay paz.”

¡Ay, de ustedes, hijos Míos!, si no os volvéis a Dios con lamento y sincera contrición, pues los días fríos vienen, días de obscuridad y no de luz.

¡Lloren, naciones paganas, por los Estados Unidos y Alemania! Allí, el adiós a la Madre de Jesús quedará marcado con una gran luz.

¡Ay, de aquellos que profetizaron mentira!, de los que prefieren los honores y las riquezas, pues su alma fue comprada a precio de sangre y ha revendido su miseria al espíritu del mal.

Una fuerza sacudirá la Tierra, será como un gigante que se despierta encolerizado, temblando de furor, vomitando azufre y lava, devorando con fuego inextinguible a toda pecaminosidad.

Las obras de los justos brillarán en aquel día terrible, pues la cólera de Dios es Santa y ante Él, nada de lo que es impuro permanecerá en pié. Las mujeres de Jerusalén no lloraron por Mi Hijo Jesucristo, sino por sus propios hijos. Y los ojos de los incrédulos se desbordarán al ver con gran espanto la tenebrosa danza de la Tierra.

¡Ay, de los que protegen la falsa gloria del anticristo!
¡Ay, de los que se llaman videntes y mensajeros por sí mismos!
¡Ay, de los que dudan de las Verdades medulares de la Fe!
¡Ay, de los que denigran y minimizan el valor de la Santa Misa!
¡Ay de los que omiten el uso del agua bendita!

Discípulo:
Aquí, volví a tener la visión de Nuestra Santísima Madre María, pero ya no en la advocación de La Dolorosa, sino de Santa María de Guadalupe:

¡Mi México, Mi amado país! Las naciones tienen celos de ti; ojalá tuvieran celo por honrar a Jesús en la Eucaristía.

¡Ay, de los videntes y mensajeros que buscan ganar fama y aprecio en el mundo pues el mismo mundo los hinchará de orgullo y vanidad porque son del mundo, escuchan a los que son del mundo, y los que son de Dios, escuchan a los que son de Dios.

Hijitos queridos, no confundan en relación a estos Mensajes Universales la expresión: “Fin de los últimos tiempos” con “El fin del mundo”; algunos, con mal intencionada idea, los presentan como tal, confundiendo a no pocos consagrados sino a muchos. ¿Dónde  está la verdad? ¡En Mi Corazón Doloroso e Inmaculado! Si no entráis en él, no podréis comprender: ¿Quién os desorienta? ¡Quien busca auto-justificarse delante de Dios Uno y Trino, Omnisciente, Omnipotente y Omnipresente!

¿Habéis entendido la expresión: “Heriré al pastor y las ovejas se dispersarán”? ¿Cómo habrá un solo rebaño y un solo pastor?

Próximamente tendréis nuevo Papa, todos los pueblos de la Tierra lo conocerán; esto que queréis ocultar, todo el mundo lo sabrá, de boca en boca se comunicará. Todo lo que parezca imposible de creer, se creerá en un acto temerario de fe. La sangre de sacerdotes será derramada y aun los que se creen justos, pecarán de sensatez.

Las Casas de Desagravio serán sostenidas, y os sustentaréis de la Gracia de Dios a través de Mi Corazón Doloroso e Inmaculado.

Os he dado los medios para salvarse, hijitos Míos, hagan buen uso de ellos.  Sólo los hombres de buena voluntad heredarán el Reino de Paz. La historia apresura el curso de los acontecimientos. Recen de corazón y devotamente el Santo Rosario, porque eso librará a vuestras familias y ciudades de grandes males. ¿Cuándo lo harán los Sacerdotes consagrados con los fieles, en un acto de amor y reparación?

¡Ésta es la hora de los santos! Hagan lo que Jesús les diga; ésta es la hora de los Ángeles, hagan muchos actos de humildad, en el silencio abnegado de vuestras luchas y pruebas, clamad la protección de vuestro Ángel Guardián.

No seáis conformes con la gracia recibida, aspirad a mayores gracias. La Doctrina de la Iglesia debe de preservarse auténtica y fiel al Evangelio; todos Mis hijos católicos tienen que dejar la ignorancia con respecto a las cosas santas, a las cosas sagradas. Vienen duras pruebas para los católicos. ¿Como pensáis aún continuar con la indiferencia? Vuestra fe será sacudida; si no está firme, se vendrá abajo.

Es por eso, queridos hijitos, que de nuevo pido con Mi amor de Madre de la Iglesia: que hagáis de nuevo la Jornada Mundial de Oración, que sea promovida mundialmente, no sólo por los Cenáculos de Oración, sino por todos los movimientos de la Iglesia este 24 y 25 de Junio. Quiero que todos Mis hijos os reunáis en oración y ayuno, en hacer oración de desagravio a la Divina Justicia.

Mi amado Hijo Jesucristo, os mostró el Rostro del Padre Eterno: ¿Dónde para Él, el descanso y la comodidad? El Rostro bondadoso de Dios fue mostrado a las prostitutas, a los pobres de espíritu, a los enfermos, a los que como niños sin cuestionar, aceptaron con agrado la Fe.

Mis padres, Joaquín y Ana, desde Niña Me enseñaron que los judíos tenían un concepto de un dios castigador, de un dios que se complacía en la venganza, pero Jesús dijo: “Quien Me ve a Mí, a Mi Padre ve”; es por eso, que a los Suyos vino y los Suyos no Le recibieron, continuaron con sus tradiciones inútiles, se llenaron de envidia los escribas y los fariseos, también los saduceos los secundaron en sus propósitos. Jesús os mostró el camino, Él mismo, desde el momento de la concepción fue Camino, Verdad y Vida; pero el mundo amó más la mentira que la Verdad y despreciaron en su corazón al Portador de la Vida Eterna. Ahora, en esta generación actual, los hombres discuten entre sí, quién será el más importante; nadie se vuelve como los niños, todos andan buscando novedades, corren para acá y allá, y satanás los atrapa con cadenas difíciles de romper.

Mis mensajes os recuerdan cuanto os he dicho. ¡Insistan Conmigo! ¡No os quedéis a medio camino! Mis mensajes son luz, son remedio para las almas débiles.

Los descendientes de los antiguos judíos, Maestros de la Ley y Fariseos, son los que promueven discordias dentro de Mi Iglesia, luego buscan un culpable y culpan al sencillo y al pobre, sin darle oportunidad de defenderse. ¡No se puede jugar con Dios! Cuando Dios habla, a través de sus instrumentos, hay que tomarlo con seriedad.

Los católicos tienen que instruirse con esmero en el valor infinito y hermoso de la Santa Misa. ¡Cuánto derroche de ignorancia de los que viven la Misa sin fe! La Madre os pide a todos, que guardéis silencio en la Casa de Dios y Casa de Mi Hijo, es Casa de Oración y recogimiento. ¡Diles que enseñen eso, Mi niño, díselo a quien corresponda! Nadie se quede callado ante las injusticias y sacrilegios que se cometen cada día en los templos y en las casas de formación de religiosos. La humanidad debe ya abrazar el camino de la perfecta contrición; es tiempo de cruz y de calvario, es tiempo de dar la vida por Jesús. ¿No lo entendéis aún?

Jerusalén será terriblemente castigada debido al afán de lucro desmedido. ¡Ay!, que perjudicial para la fe es el amor al dinero; no en vano lloró Jesús diciendo: “Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas”[5].

¡Oren sin desanimarse porque el desánimo no es de Dios!

Queridos hijos, la humanidad es ahora como una bomba de tiempo, cuya hora está muy cerca. La humanidad arde ahora con el Fuego Divino de los Sagrados Corazones. ¡Dichosos los que os dejéis abrasar por ese Divino Fuego!

Ahora os doy un aviso para que entendáis, que las manifestaciones auténticas del Cielo tienen un signo especial, muy característico: La devoción a Mi Amado Hijo Jesús en la Eucaristía; no digáis despectivamente, “recibí la Hostia”. Decid, “recibí a Jesús en Su Cuerpo y en Su Sangre”;  fijaos en cuán hermosa presencia se allega a vosotros para curarlos de su sordera y ceguera espiritual.

¡Oren, Mis pequeños!, oren por ser dignos ministros del altar, oren por los religiosos y religiosas para que el Espíritu Santo renueve su vida de fe. Quien no vive la fe, está muerto en la vida espiritual.

No os preocupéis si un mensaje está aprobado o no, más bien preocupaos de tener fidelidad a Dios, de hacer Su Voluntad, de vivir con un deseo grande de amarle a Él y a Su creación. El espíritu del mundo quedó incapacitado para entender las cosas hermosas y profundas del Espíritu.

Viene a la humanidad un gran Efecto de Gracia, el cual, si estáis dispuestos, os abrirá el entendimiento, pero la causa de todos los males y sus causantes tendrán que ser arrojados al lago del fuego eterno. ¿Quién concibe a un Dios Amor, que no es justo y celoso de su creación? O bien, ¿quién le aconsejará lo que tiene que hacer?

Dios permite lo que vosotros llamáis, “grandes males”, para obtener luego “un gran bien”; es lícita la corrección paterna a fin de que el hijo se enmiende, cambie de vida y vuelva por el buen camino[6].

La conversión total de los judíos y los no católicos costará sangre de consagrados. Vino Jesús a traer a vosotros el fuego de la Purificación del Espíritu Santo, pero también el fuego del Juicio de Dios: Fuego destructor de todo aquello que no puede o no quiere someterse a la acción reformadora.

Aparecerá el anticristo, y todo el que niegue a Cristo, será su colaborador. Se mezclará, por acción premeditada de los enemigos de la Iglesia, una rara mezcla de profecías de pseudo-videntes anónimos y del mundo, con las profecías auténticas aprobadas por el Magisterio de la Iglesia; crearán confusión general, pues tergiversaron sutilmente las cosas para engañar a todo aquel que busque lo novedoso, lo milagroso, lo extraordinario. Hablarán del Fin del Mundo, de caída de estrellas, de desórdenes políticos, económicos, sociales y morales; pero jamás hablarán de la Devoción a Mi Corazón Doloroso e Inmaculado, ni de los Sacramentos, mucho menos, del rezo del Rosario, que tanta falta hace en el mundo. ¡En esto los reconoceréis!

Abrirán espacios en los medios de comunicación, sobre todo, en los programas frívolos, en revistas de origen ocultista, gnóstico. El diablo hará reales milagros al engañar; desde estigmas falsos hasta levitaciones y poder mental. Y la atención de los hombres se centrará, no en Jesús Eucaristía, sino en lo novedoso. Se manejarán grandes cantidades de dinero para la difusión de estos programas, mientras en grandes regiones de la Tierra los climas naturales serán alterados, para dar a entender que Dios es dueño de la Creación y que nada puede oponerse a Sus leyes; los enemigos discriminarán la creación de Dios, utilizando toda clase de artimañas para demostrar que la existencia creada por Dios, no está limitada ni en tiempo ni en espacio. Se exaltará aún más la sexualidad. La creación será movida a expulsar todo cuanto le esté afectando: La tierra se abrirá y brotará de ella lodo hirviendo, los gases tóxicos se extenderán causando epidemias.

Llamarán los medios de comunicación la atención, promoviendo toda clase de impureza denigrando, en cuanto pudieren, las Órdenes de los Consagrados; mezclarán brujería con medicina; invocarán a los espíritus de los muertos: todos darán por un hecho la existencia de seres interplanetarios; la seducción mayor llegará sin remedio a través de los televisores con su mensaje muy subliminal: LA DECLARACIÓN DEL MAITREYA, que comunicará al mundo entero un deseo de amor y paz universal; de una armonía con el universo, de un anhelo de paz social. Pero Yo, la Madre de Jesús, os digo y os prevengo: las mentes y los espíritus de aquellos que no hacen oración serán seducidas al grado de convertirlos en objetos perfectos para sus planes de destrucción y de dominio.

¡Recen, Mis hijos! Vuestros rezos, vuestras oraciones, tienen también poder para rescatar a las almas de las garras del malo. La Nueva Era, está apartando a las almas de la oración. Si no hay oración sucumbirán muchos, oigan Mi llamado, Yo, la Madre de Jesús, os pido con Lágrimas de dolor en Mis ojos: ¡Abran ya las Casas de Desagravio! ¡Den a conocer Mis mensajes! Éste es el esfuerzo último del Cielo, no se detengan.

Recen, Mis hijos, porque Yo, su Madre Amorosa, necesito de vuestra oración y de vuestro sacrificio. Por favor, hagan de esta Cuaresma, verdaderos propósitos de conversión; no guarden silencio, porque está sobre vosotros la suerte de miles de almas. No os limitéis a ritos externos, absténganse del mundano ruido y clamen con sinceridad al Cielo, para que Dios tenga misericordia y acorte los días que han de venir. El mundo no podrá entender la importancia de “La Gran Señal”, si no se entrega de corazón a la Oración Reparadora y al rezo con devoción del Rosario.

Estudien, queridos hijos, la Sagrada Escritura, principalmente:

  • 2ª Timoteo 3, 1-5                                      
  • Judas 1, 17-21
  • Marcos 13, 28-31
  • Romanos, todo el Cap. 1
  • Mateo 24, 26                                    
  • Apocalipsis 20, 2–3

Mi Corazón Doloroso e Inmaculado os bendiga.

Discípulo:
La Santísima Virgen bendice con la Señal de la Cruz, estos escritos.

________________________
[1] Ap. 13, 9-10
[2] Ap. 11; Ap. 12, 6
[3] Ap. 13, 4-6
[4] Mt. 3, 8
[5] Lc. 13, 34
[6] Lc. 12, 47

Fuente:
APOSTOLADO DE REPARACIÓN Y DESAGRAVIO A LOS SAGRADOS CORAZONES:
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/u—vi-maria-5

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/  

Todos los Mensajes de Julián Soto, “El Discípulo”, publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/julian-soto-el-discipulo/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s