“Yo, Jesús, reconozco en la Tierra a un solo guía, al Papa que legítimamente ocupa el lugar de Pedro en Roma. Quien lo desprecia a él, Me desprecia a Mí.”

JULIÁN SOTO AYALA, “EL DISCÍPULO” / MÉXICO

MENSAJES DE LA SEMANA SANTA DEL AÑO 2003
Recibidos por “El Discípulo” ante el Santísimo Sacramento
Después del rezo del Rosario – Templo Cristo Rey,
Cucurpe, Estado de Sonora – México.

MENSAJE DEL JUEVES SANTO, 2003.

Segunda Visión:  

Encontrándome solo y en profunda oración vi el cielo abierto un rayo de Luz Divina que inundó la Tierra, vi a Nuestro Señor Jesucristo sentado en Su trono de majestad.

¡Millares de Ángeles Le servían y Le adoraban!

La Tierra entera estaba en tinieblas, la conciencia de pecados se había perdido y en la Tierra, los malos libros abundaban.

Los hombres andaban  a tientas, la locura del mundo no era la de la Cruz, sino la del imperio del diablo; escuché a Nuestro Señor Jesucristo que dijo:


Jesucristo:

Los Juicios Divinos vendrán en breve sobre este mundo, lo podrido caerá y la Tierra será sacudida y purificada por Mi Palabra y por Mi Poder.

Llamaré a cada Nación, una por una, los reyes y jefes de las Naciones conocerán que Yo, el Señor, reinaré y apartaré de Mi Reino, todo aquello que mancha la pureza de las almas.

La tribulación vendrá como una purificación, como último aviso, antes de que el trueno de Mi Justicia haga resonar la Tierra de extremo a extremo, de mar a mar. Yo, el Señor Reinaré y Mi Madre Conmigo.

En medio de la confusión más grande, traeré paz al mundo que estará lleno de temor por el anuncio de nuevas guerras; después, el final, en atención a los que he escogido, durará un abrir y cerrar de ojos.

Mi Justicia caerá como un rayo sobre los injustos, les pondré sus propios pecados delante de su vista, tan solo para que se conviertan de corazón a Mí.

Ese Nuevo Cielo y esa Nueva Tierra, eficaz cumplimiento es entonces, que la Iglesia y Mis ministros serán santos, pobres y obedientes, llenos de humildad y llenos de sabiduría.

Un portento grandioso se aproxima en atención a Mis elegidos y todos Me conocerán, Me reconocerán en Mi gran Misericordia y Bondad porque Yo Soy Justo y sé lo que hay en el corazón de cada hombre.

Será una nueva estirpe, una nueva descendencia, con otra nueva historia que se escribirá con los Hechos Divinos que se transmitirán de generación en generación.

Muchos se han olvidado de que Yo Soy el Buen Pastor y se han buscado falsos dioses, se han abandonado al privilegio del poder y del dinero, truncando en todo Mi Voluntad.

Muchos se han decepcionado de Mis mensajes, pensando sólo en su cumplimiento inmediato.

Les recuerdo: Estos tiempos son malos.

El verdadero amor  se  está  enfriando  y  pocos son   los  que cumplen Mi Divina Voluntad, aun se resisten a Mi Gracia.

Son pocos los que se han decidido por el camino de la Cruz, ahora les hablamos de un éxodo. De una salida, de un reacomodo, para los que tengan que florecer y dar frutos donde no han sido sembrados.

Sigue escribiendo, hijo Mío:

El fruto de estos mensajes dará gloria sólo a Mi Nombre, los malos servidores serán apartados de Mi vista, daré, al final, la orden al jefe de los Ángeles para que recojan lo que es paja, que tendrá que ser arrojada al fuego.

Un gran Misterio será revelado en breve y el conocimiento de Mi Poder inundará la Tierra y se habrá cumplido esta profecía: “Mi Evangelio será conocido y predicado en todas las regiones de la Tierra”.

Azotaré con el látigo de Mi Palabra al malvado. Llorarán los hombres su miseria y no encontrarán consuelo. Pues, habiéndose voluntariamente apartado de Mi Ley, después de haberme conocido, escogieron la muerte, escogieron el fuego de sus pasiones.

¡Tanta indolencia del hombre hoy Me duele en el Alma! Sin embargo, haré Mi mayor Voluntad de la cual el Padre Me ha concedido facultad.

En medio de tormentas y luchas fratricidas la Tierra entera estará pronto con dolores como de parto; sí, como cuando una madre va a dar a luz.

Se acerca la persecución a Mis escogidos, esta vez se hará mayor, pues será la última en la historia de la humanidad, se levanta ya nación contra nación y reino contra reino.

¡Jerusalén, Jerusalén!, en tus murallas y fronteras no has encontrado la paz, ya descansarás de tus fatigas pues el imperio de los que te someten caerá y no se levantará  jamás. Yo, Jesús, fui tajante al declarar… Quien crea en Mí se salvará, aún es tiempo, Mis hijos, de escapar de la condenación eterna.

Quien no crea en Mí se condenará, quien coma de Mi Cuerpo tendrá vida eterna, lo dije: el que no cree en Mí, morirá en sus pecados, quien no comiera de Mi Cuerpo y de Mi Sangre no tendrá la vida eterna.

Yo, Jesús,  este día  instituí solemnemente este gran Sacramento y constituí  legítimamente la soberanía de Mi Iglesia para un solo guía, jefe y pastor.

Oigan, guarden silencio y presten atención: Yo, Jesús, reconozco en la Tierra a un solo guía, al Papa que legítimamente ocupa el lugar de Pedro en Roma. Quien lo desprecia a él, Me desprecia a Mí. Quien desobedece a él, Me desobedece a Mí; todo lo que a él le hacen, a Mí Me lo hacen, Yo no dejaré sin castigo a los que le causan pena, tristeza y tribulación.

Estos Cielos y esta Tierra pasarán, mas Mis Palabras no pasarán: fuego y humo se verá en las Naciones, terremotos y ceguera espiritual ocurrirán juntos.

La Tierra entera será sacudida y removida de sus bases, granizo y hielo serán el premio para las ciudades que imitan a Sodoma y a Gomorra, Mi Sangre tiene que cubrir vuestras casas, Mi Cruz no debe faltar en vuestras moradas, levantarán el fuego de las ceniza y las águilas retomarán su vuelo, pues Mi Justicia tendrá que brillar como un nuevo sol de primavera.

La espada derramará sangre y caerán los artefactos que vuelan en el aire para vomitar fuego: Yo haré venir a los profetas de los últimos tiempos a donde no quieran ir, aclamarán Mi Nombre y Yo los escucharé, pues he aquí el tiempo en que su misión sobre la Tierra está ya próxima.

El Medio Oriente será sacudido nuevamente por el ruido de la guerra.

Los ministros del altar purificarán con su sangre el cáliz y la patena: viene dolor tras dolor, pena tras pena.

Pero Yo,  Jesús,  traigo el laurel de la victoria para los que perseveren hasta el último momento, un poco más, sólo un poco más no más. Lo justo, para que la humanidad entera se convierta y vuelva a Mí. Los Cielos y la Tierra claman a Mi Justicia, ¡ya no puedo soportar tanto pecado!

Durante años y años, He demostrado Mi Paciencia y Mi Poder, pero lo He dicho: todo tiene límite y es preciso que Mi Justicia corone Mi Misericordia.

A ustedes, hijos Míos, Sacerdotes y fieles, que se esfuerzan día con día para vivir en Mi Divina Voluntad, les tengo reservado un gran premio…

Te bendigo, hijo Mío, Yo Soy tu Jesús Misericordioso.

Ixtus                                                          
Firma de Jesús


Mensaje de la Santísima Virgen María:

Mi pequeño hijo: has escuchado bien lo que dice Jesús, ¿no es, acaso, lo mismo que Yo repito, mensaje tras mensaje? La humanidad no quiere ni pensar ni imaginarse lo que va a acontecer:

Los acontecimientos mundiales marcan la entrada a otro eslabón de la cadena: si el mundo entero conociera Nuestros mensajes se convertiría y Dios no mandaría los azotes que se necesitan para la disciplina, hijos Míos: aún están a tiempo de enmendar sus errores, vuélvanse a Dios de todo corazón y Él perdonará sus culpas y el castigo merecido por ellas.

El final de una historia cuenta de homicidios y desviaciones morales, de lujuria, egoísmo y pereza, en fin, todos los pecados capitales.

Se aproxima, es muy corto el tiempo ya. Mientras se efectúa el éxodo y reacomodo surgirá el malvado, el que desea ser adorado como dios y rey universal. Dirigirá una falsa iglesia y arrastrará tras de sí a muchos seres humanos: el flagelo del hambre provocará desórdenes sociales y las grandes economías mundiales se vendrán abajo.

La Iglesia de Jesús, de la cual soy Madre, Medianera y Abogada subirá el peldaño o escalón más doloroso en toda su historia, Yo he prometido la protección para todos aquellos que adoran y bendicen a Jesús Sacramentado.

Éste es el tiempo en que lo que se hace en la obscuridad, se hará a plena luz.

Durante la crisis económica más grande que asolará a las Naciones se levantará de su ignominia una nación grande y poderosa, la nación de los herederos de las Promesas del Cielo que se extenderán sobre todos los confines de la Tierra, con una descendencia purificada, serán ampliamente bendecidos junto con las Comunidades de Preservación.

Mi pequeño, ya es tiempo de la construcción de esas Comunidades, es preciso salir ya del ruido pecaminoso de las ciudades grandes, se ha retrasado mucho ese trabajo, hagan todo cuanto puedan por conformar ya esa vida de comunidad que tanto he pedido. Yo, vuestra Madre, les urjo: si no fuera necesario, no se los diría. ¿Por qué se tardan tanto? ¿Van a… desesperados? ¡Pero es que ya el tiempo para esto se está terminando!

Renuncia y sacrificio, conversión, oración, unidad, únanse más, Mis hijos, porque en la medida que se dé esa unidad, y ustedes cooperen, en esa medida avanzará ese proyecto celestial.

Ahora, hagan actos extremos de humildad y obediencia… Traigan las rosas frescas de las buenas decisiones y cobren ánimo, ustedes verán que sus esfuerzos no han sido en vano.

¡Por hoy, descansa, hijo Mío, en Mi Corazón y en el Corazón de Jesús Sacramentado!

Recibe Mi bendición.                                                           
Firma de la Santísima Virgen


MENSAJE DEL DÍA VIERNES SANTO, 2003.
 

Dice la Santísima Virgen:

Todo cuanto te he dicho es veraz y digno de crédito y se cumplirá justo a tiempo.

Pequeño niño Mío: escribe, y no dejes de hacerlo y lleva todos estos mensajes a los Sacerdotes y Obispos:

En el orden de acontecimientos que te he dicho, hay un gran Misterio de Fe que ahora pocos, muy pocos, comprenden, la avidez por saber más de estas cosas no es buena, basta solo con confiar y creer que en cada uno de estos acontecimientos gozarán de la protección maternal y del consuelo del Cielo, cuya esperanza es ese Reino de Paz y Amor instaurado con poder sobre la Tierra.

Hijos Míos: Nadie puede amar a quien no conoce, tampoco puede amar por obligación y ningún amor acepta la tristeza. El amor, más que un sentimiento humano, es el fundamento y la base que rigen las leyes de la naturaleza con sus elementos.

El amor es el origen de la vida.

Esta Tierra fue creada por amor, el hombre fue creado por amor pero, ¿qué entienden los hombres por amor?

Todo amor tiene exigencias para quienes han recibido la misión de procrear naturalmente sin medios artificiales, que denigran la esencia del ser humano. 

Sobre el amor se efectuará el Juicio de Dios en este mundo.

Dios bendice el amor humano, creado por Él como un regalo divino de pertenencia. El amor verdadero es el que Mi Hijo Jesús les enseña, casto, sencillo, obediente, dulce y sacrificado.     

El mandamiento de la caridad más excelsa inundará la Tierra, será esa llama de amor viva que calienta e ilumina, será un resplandor de amor el cual abrasará la Tierra y quien se resista a él, habrá resistido a Dios y a Su Gracia.

El diablo, queridos hijos, ha hecho que el desamor impere en el mundo, pues bien sabe que eso lleva a la división, las divisiones son producto de la falta del amor verdadero; por eso, la prueba máxima del Juicio Final será sobre el amor.

Hay un amor puro y sublime que ustedes deben conocer en su profundidad, es el amor sacrificado, aquel que da sin reserva y soporta toda clase de adversidades por el bien de los demás. Es el amor que perdona todo, hasta la más grave ofensa, ese amor es fuerte y ni la muerte puede derrotarlo.

Queridos hijos, cada acto de la Justicia Divina, tiene un rayo de amor y de misericordia, en este rayo está misteriosamente oculto el amor que Dios siente por el hombre.

Ése es el Misterio de Fe que hoy quiero dar a conocer, esta misericordia no necesita de razones teológicas para comprenderse, supera toda filosofía y está sobre las normas de toda lógica. Esto es lo que manifestará Dios, en forma de purificación universal.

En la Tierra se mueven dos tipos de fuerza diferente, la fuerza de las tinieblas, que no tiene ningún poder sobre la Luz; dos tipos de hombres, los que detestan la luz y siguen sus instintos de perversión.

Se mueve la fuerza del amor sacrificado, que es lo que santifica al mundo y el hombre que cumple por amor y con amor los Mandatos Sagrados.

Estas fuerzas ya no pueden cohabitar juntas, porque no puede el diablo desterrar la luz del mundo, hay dos bandos espirituales en la batalla y sólo habrá lugar para uno solo, el bando de los que pelean la batalla de la fe, con una bandera de amor y de la Luz, que es Mi Hijo Santísimo Jesucristo.

En esta guerra espiritual, una batalla sin tregua que dirige el príncipe de los ejércitos celestiales, no es un juego ni una mera diversión, sino algo muy serio, pues satanás ha usado la mentira el engaño, la seducción, la falsificación y ha inspirado a los hombres de ciencia a crear y a usar las más terribles armas que arrancan a las almas de la vida terrena. Y Nuestro dolor son aquellas almas que mueren en pecado mortal o lejos de un Sacerdote o de los Sacramentos.

El costo de la Salvación está en la Sangre por Mi Hijo derramada, el secreto de esa Salvación está en la Cruz y el alma de esa Salvación es el Amor Divino, dado por gracia (es decir gratis). Las Llagas Santísimas de Mi Hijo ahora son una gran Fuente de sanación y de liberación.

Conviene, pues, a ustedes, queridos hijos, que leen y creen lo que se dice en estos mensajes, conocer los acontecimientos exactos, conocer sus efectos, su propósito, preparándose para enfrentar cualquier contingencia.

Es un deber también trabajar para dar a conocer Mis mensajes a todo hijo Mío, a todo hijo de Dios, por el cual Mi Hijo dio Su propia Vida.

Sólo en acto de obediencia a una autoridad eclesiástica legítimamente instituida, pueden dejar de hacerlo, pues la autoridad de la Iglesia es una sola y no está en contra de ninguna de sus partes. Por eso, Dios juzgará con mayor rigor a Sus ministros, pues conociendo lo bueno no lo dieron a conocer.

Este Juicio será sus conciencias, nadie los puede juzgar sólo Aquél que los llamó a Su servicio. Por eso, Mis pequeños, oren y trabajen para ganar almas para el Cielo, que es la gran preocupación Mía.

Y ahora, escribe, Mi pequeño, los Actos de la Justicia Divina que sólo tienen por objeto mostrar el Rostro Misericordioso de Dios:

  1. La crisis financiera internacional (la caída de las grandes economías), un espíritu egoísta, al servicio del mal, lo produce. El mal uso de los recursos hace más grande la brecha entre ricos y pobres. Consecuencia: aumento de poderío, hambre, robo e intranquilidad, falta de justicia y paz social. 

Objetivo Divino: Que se vea en los pobre el Rostro de Cristo y sean movidos los corazones de piedra.

  1. La usurpación del poder en el mando de la Iglesia, con sus patrones de cambio; el dominio humano y el odio racial, el uso del libre albedrio un espíritu religioso lo provoca, alrededor de él se agrupan otros espíritus de desorden e indisciplina, de inmoralidad y falso juicio.

Objetivo Divino: preservar la moral y la fe, separando la verdad de la mentira, Dios muestra una Iglesia santa y pura, casta pobre y obediente que va al destierro, con un Pastor que emigra por Mandato Divino, para proteger su integridad como Supremo Pastor, dirigiendo la Iglesia en medio de tribulaciones como parte de la purificación.

  1. La aparición de la Señal material visible en lo alto del cielo, el símbolo de la Redención humana, una llamada de alerta conun mensaje de Amor Divino: “Yo te amo y eres Mío, Yo te protegeré del mal, sólo ve en ella el fruto de Mi Amor, Yo te daré la seguridad, seré tu espada de combate y tu escudo de protección… Llegó la Hora de Dios y de Su Cristo”…
  2. La gran Advertencia: no condicionada ni amenazante, “Eres Mi hijo, y por lo tanto Yo te amo, la obediencia es el tesoro máximo de todas Mis Gracias.” Dios quiere, hijos Míos, que en este acontecimiento sean iluminadas las conciencias de los hombres, para que por sí mismos vean sus obras y se arrepientan. Es un acto de amor sin precedentes, es terrible para satanás. Para el Cielo es una demostración de amor al hombre.

Dios avisa, advierte positivamente, que la humanidad toda se vuelva con ayunos, lágrimas, sacrificios, oraciones y buenas obras. La gran Advertencia de Dios, es para lograr la salvación de almas mediante el conocimiento inmediato de Dios, o sea, el Don de la Fe infusa.

El Buen Juez aún aboga por los casos difíciles y desesperados y Yo soy la Madre que advierte a Mis hijos: no más guerras ni divisiones, no más tristezas ni rencores, vengan, vengan todos al Refugio de Mi Corazón Inmaculado.

  1. El gran Milagro:sucederá el milagro más grande de todos los tiempos, los enfermos se curarán, principalmente los enfermos del alma; volverá arrepentido el pecador, volverá el hijo ausente y el preso será liberado de su prisión, no habrá frontera ni camino donde falte el saludo y el buen deseo. Yo soy la Madre de la profecía, el Cielo, con este acontecimiento revelará el Amor providencial que el Padre tiene a Sus hijos.

El mundo entero será revestido de rocío y se anunciará a una nueva primavera. Dichosos  los  que vivirán este acontecimiento, que mostrará el verdadero rostro de la Iglesia.

Sera un fresco rocío cayendo sobre el verano caluroso y seco; habrá lluvia, se oirán grandes truenos en el cielo y las nubes bajarán a las montañas, una luz cubrirá los Lugares de Preservación en toda la Tierra, será una luz de esperanza, una Luz del Corazón de Jesús. Un regalo divino al alma. Los padres reconocerán a sus hijos y sus hijos a los padres, se oirá de nuevo el canto de las aves.

  1. Los grandes Castigos:

Después ocurrirán los ruidos propios del desplazamiento de los ejes de la Tierra, la fuerza de Dios caerá sobre toda clase de mal, se sacudirán las montañas, temblarán ante la Presencia del Dios Todopoderoso, se abrirán los caminos y el mar danzará frenéticamente, los ricos y poderosos que cerraron su corazón, durante la Aparición de la Cruz del cielo, la gran Advertencia y el gran Milagro, verán venirse abajo sus mansiones lujosas y serán vestidos de harapos, sufrirán el hambre y la sed.

La fe de muchos habrá desaparecido y el aire estará pesado (muy contaminado); mas sin embargo, muchos lugares serán protegidos milagrosamente del fuego, de la langosta y el pulgón…

Muchas ciudades desaparecerán completamente, incluso países enteros, los ríos estarán secos o cubiertos de maleza, de animales e insectos venenosos; habrá muchos hombres como idos de la mente, como vagabundos sin patria, como mendigos sin hogar, serán aquellos que persiguieron y dieron muerte a Sacerdotes y Obispos; a los hombres infieles y adúlteros, les espera la peor suerte, pues de  pronto estarán enfermos de enfermedades incurables, por los  cerros aullarán de dolor los que hicieron pecar a los niños con toda clase de pecados de impureza…

Un frío muy intenso, en algunos  lugares,  querrá  partir  las rocas; mientras que en otros, un calor sofocante secará la vegetación y los rayos del sol producirán llagas y úlceras malignas. De algunas montañas, donde antes había lugares de recreo o veraneo, se abrirán, harán grandes grietas y arrojarán lava y ceniza aun los volcanes muertos; el agua del mar bañará e inundará grandes extensiones de kilómetros en las playas y muchas ciudades y puertos sufrirán ese castigo…

Morirán inexplicablemente grandes cantidades de peces y animales salvajes. En algunos lugares, no habrá energía eléctrica, el Sol estará como eclipsado y la Luna dará una luz pálida y rojiza.

Los bares, sitios de juego, de apuestas, la suntuosidad de grandes mansiones y palacios se vendrán abajo, será una tribulación muy grande.

El infierno abrirá por última vez sus fauces, en el cielo habrá grandes ruidos, y muchos hombres y mujeres tendrán visiones aterradoras que les quitarán el sueño, desearán muchos morir.

Pero óiganlo bien, hijos Míos, será preservado para los Nuevos Cielos y para la Nueva Tierra un resto muy poderoso, recibirá autoridad sobre bestias y animales del campo, serán Mis hijos y Mis hijas, ustedes, que han decidido después de escuchar Mis mensajes, formar nuevos lugares llenos de oración y de gracia; las Comunidades de Oración serán oasis de paz y de protección, estarán todas activas con la vida de trabajo y oración, esas comunidades de los apóstoles de los últimos tiempos serán una satisfacción y un regalo para Mi Inmaculado Corazón.

La Alianza Profética y las casas de unidad y paz serán como granitos de oro brillando con luz propia, luz sobrenatural, las Comunidades de Preservación serán muy protegidas de las comunidades anunciadas, por eso, Mis hijos: únanse más a estudiar Mis mensajes.   

Es todo, Mi pequeño hijo: Recibe la bendición de tu Madre Celestial


Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo
                                                

Hijo Mío:

Habla al mundo y no calles, da a conocer al juicio de los hombres de fe estos mensajes, pues terrible será el Día Mi Justicia.

Contra las fuerzas del mal someteré a Mí, con severidad, a toda autoridad e imperio, regiré al mundo con justicia y castigaré con azote el orgullo de los malvados. Haré huir la corrupción de los tribunales y restituiré los gobiernos.

Mi Voz tronará desde lo Alto pues el gran Día de la batalla, en que convergerán los ejércitos, ya está aquí…

Formaré una nueva forma de vida, Mis Juicios sobre el mundo llenarán de temor a los que obran mal. No podrán resistir Mi Presencia, los que se opusieron a Mi Plan, sólo Mis servidores fieles marcharán seguros a Mi lado.

Haré que la santa y divina Ley se grabe para siempre en los corazones, volveré y purificaré la humanidad con grandes pruebas, todos sentirán Mi Presencia y reconocerán que Yo Soy el Señor, el mismo Crucificado que Resucitó de entre los muertos, en Mi Reino no habrá lugar para los adúlteros, ni para el que pervierte mentes y corazones.

Las pequeñas comunidades de Mis rebaños recibirán Mis consuelos, todo lo que siembren producirá, y la luz de la alegría llenará los corazones.

Hijos Míos, ánimo, pues, y trabajen sólo por el bien y la unidad. Este día de Pasión dolorosa, hago caer Mi Sangre sobre ustedes y los bendigo con Mi Cruz.

Shalom
I x t u s

________________________

Fuente:
APOSTOLADO DE REPARACIÓN Y DESAGRAVIO A LOS SAGRADOS CORAZONES:
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/2003

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/  

Todos los Mensajes de Julián Soto, “El Discípulo”, publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/julian-soto-el-discipulo/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s