“Mirad las estrellas del cielo, el sol que os alumbra. Mirad los astros del cielo, porque ellos anuncian Mi llegada.”

Los días 7 de cada mes, desde Julio del año 2014, la vidente Isabel recibe Locuciones de Nuestro Señor Jesucristo, publicadas en el sitio: http://elpastorsupremo.es/

jesus_buen-pastor26-1MENSAJE 32
7 DE FEBRERO, 2017

Mirad las estrellas del cielo, el sol que os alumbra. Mirad los astros del cielo, porque ellos anuncian Mi llegada[1]. Mi llegada al fin de los tiempos como ha sido anunciado desde antaño, para vuestra salvación, en las Sagradas Escrituras[2].

Mirad, hijos, las señales que os anuncian, que os están anunciando que Mi llegada es inminente[3] a vuestros corazones: Día de Justicia y de Verdad como no lo ha habido ni lo habrá. Disponeos con la confesión frecuente, que no os sorprenda aquel Día[4] con vuestras almas en pecado, porque entonces no habrá remedio, ya nada podréis hacer sino comparecer ante el Rey de reyes como estén vuestras almas.

No hay remedio para esta generación que tiene en sus manos Satanás; sólo aquel que quiera Mi Luz y la busque entre las tinieblas encontrará Mi favor y Mi Gracia el día del peligro.

Es una generación rebelde como no ha habido, porque no reconoce su pecado y el Día de Mi ira[5] se encenderá Mi furor contra ella porque no ha reconocido a su Dios y no ha creído en Mis señales, que pongo ante vosotros para vuestro bien y salvación.

Es hora de recogeros en vuestra casa, de meditar y pensar en Mi Pasión[6] y en vuestra vida y empezad a conformar vuestra alma con la Mía, en Mi agonía de Getsemaní[7]. Sí, hijos, que el tiempo de la tribulación para este mundo se acerca y aún seguís en vuestras cosas. No os desaniméis ni os asustéis; Mis mensajes os previenen y preparan para vivir lo que está por llegar. Acordaos de los primeros cristianos, pues viviréis un tiempo parecido y sin igual. Deberéis estar firmes en la fe[8], como ellos, porque seréis perseguidos y os matarán a algunos por causa de Mi Nombre[9].

Aleluya, hijos de los hombres, porque vuestra liberación está cerca. Preparaos con vuestras sandalias y vuestro cayado y caminad hacia el desierto en vuestra vida; allí reflexionad y perseverad, haced oración y ayuno, y leed las Sagradas Escrituras.

Es tiempo de soledad y de oración para prepararos a lo que vais a vivir; que no os coja desprevenidos, como el ladrón[10] en la noche, el tiempo de la tribulación; porque, hijos, ahora Yo os lo estoy avisando y advirtiendo de nuevo, pero no Me hacéis caso y seguís en vuestras cosas, aunque tenéis buena voluntad de poneros a trabajar en este camino. Ahora, hijos, con firme determinación y decisión, acomodad vuestra vida a la preparación del tiempo de rigor que se acerca.

Mis sacerdotes serán perseguidos por el león infernal[11], serán perseguidos porque son cauce y depositarios de Mi Gracia. Ayudadlos a que encuentren en vosotros refugio y ayuda, pues ellos deben ser salvaguardados en todo lo que podáis, para que sigáis teniendo y encontrando en ellos Mi auxilio.

Acomodad vuestras familias al tiempo de rigor, y pensad cómo debéis pensar ahora en ellos, pues es un tiempo diferente que no habéis vivido antes, y ello os exige una nueva mentalidad.

Tomad decisiones en orden al tiempo de rigor que vais a vivir, pues seréis perseguidos por los enemigos de la Iglesia, de Mi Iglesia; no Me quieren, hijos, y los que antes Me amaban y ostentan cargos de rigor dentro de ella se han vuelto contra Mí, se han separado de Mis Mandamientos y de Mi Evangelio, y están instando a Mi Pueblo Santo a seguirles y alejarse de Mí. No los hagáis caso; haced oídos sordos a sus arengas; no los prestéis atención, y rezad por ellos. Vosotros, seguid a Mis pastores santos, los que Me aman y obedecen Mi Santo Evangelio, y cumplen fielmente Mis Mandamientos. Sólo a ellos debéis seguir y obedecer, no hagáis caso a los que os insten a seguir caminos que os alejan del Magisterio de la Iglesia inspirado por el Espíritu Santo, pues ahora viviréis un tiempo que el Magisterio será inspirado por Satanás, no por Mi Santo Espíritu. Cuidad Mi Santo Evangelio[12], y no permitáis que lo rectifiquen, y si lo hicieran no les sigáis nunca, pues vendrán tiempos en que nada quedará como Yo os lo he dado, y os dirán que es en Mi Nombre; no, hijos, no les hagáis caso ni prestéis oídos; vosotros seguid Mis caminos de fidelidad al Padre y obediencia[13] a Sus Mandatos y no os fiéis de los que os dirán que es en nombre del amor. El Amor es sólo uno y ha inspirado Mi Santo Evangelio y toda la Sagrada Escritura; y su Palabra es la de Dios. Sólo haced caso a Mi Santo Espíritu, porque vendrán días de negrura y oscuridad en los que os intentarán convencer que lo que viene de Satanás es obra del Espíritu Santo.

Oh, Mis pobres hijos, ¡cuánto sufriréis por Mi Nombre, por Mi causa! Yo estaré con vosotros[14] y Mis ángeles os asistirán en vuestra agonía.

Mi Santo Evangelio será quemado ante vuestros ojos, para reemplazar sus palabras por las de Satanás, y aplaudirán a quien lo haga, porque os dirá que lo hace en el nombre del amor a todas las criaturas, y convencerá a muchos; muchos le seguirán, y pensarán que es un hombre de Dios, pero no, hijos, todo el que cambie, rectifique y borre alguna Palabra de la Sagrada Escritura y cambie Mi Santo Evangelio[15], una sola Palabra, una sola tilde, viene de Satanás y no es Mío.

Oh, Mis hijos amados, preparaos para vivir la confusión de unos tiempos que intentarán perder a Mis almas, y sembrar el error, y la confusión en sus almas. Oh, Mis niños amados, agarraos fuertemente a Mi Santo Corazón, y no os soltéis, pues en Él encontraréis vuestro refugio.

Ya están aquí los tiempos de los que os hablo, ya empiezan a sonar en el horizonte los malvados planes de los que siguen al diablo y quieren perder a Mi Santo pueblo.

Hijos, estad atentos a estas palabras que os hago llegar por Mi querida niña del alma; escuchadla, porque no vienen de ella; vienen de Mi boca, y las pongo en su corazón. Oh, hijos, escuchad atentos Mis avisos, y seguid Mis palabras y consejos, que es por vuestro bien y salvación.

Estad en gracia, permaneced en gracia, huid del pecado mortal como el veneno que puede hacer perecer vuestra vida; mirad que el Señor se presentará de improviso[16], y ¿cómo os cogerá?, ¿en pecado?, ¿en gracia?, ¿esperando?, ¿o en vuestras cosas, distraídos y enajenados por las cosas de este mundo?

Mirad la seriedad y el rigor de Mis palabras, porque no habrá muchos mensajes más que os puedan hacer llegar Mis hijos, los que Me sirven, y están capacitados por Mi Santo Espíritu para esta tarea dentro de la Iglesia.

Escuchad, hijos, y preparaos, porque el tiempo ha llegado. Días vendrán, oh Israel, pueblo Mío, que no escucharéis el canto de la doncella ni el llanto del niño, porque el silencio del terror en vuestras almas os atenazará hasta enmudecer. Es el tiempo del dolor y del sufrimiento de Mi Pueblo Santo, que sufrirá el pecado del mundo: haber renegado de su Dios, y seguir los caminos del diablo.

Avisad a vuestros hermanos, y después llorad en el silencio de vuestra habitación; no os preocupéis por sus respuestas, pues no es a vosotros a quien deben encontrar, sino a Mí, en vuestras palabras y fidelidad a Mis Mandatos de avisarles.

No os sorprendan las malas noticias, pues están al llegar en vuestras vidas. Las noticias que cambiarán vuestra vida, y os dispondrán a ver la inminencia de Mi llegada, y de todo lo que os he avisado.

Sed fuertes, y no desfallezcáis pues siempre estaré[17] a vuestro lado, y tendréis la asistencia de Mi Santo Espíritu[18] y de los ángeles del cielo, que bajarán para asistiros en vuestra lucha y sufrimiento[19].

Haced grupos de oración; no estéis solos. Rezad, y asistid a la Santa Misa unidos, e implorad el consuelo y el favor del cielo para este mundo que se dirige a la cruz. Pedid por los que errarán el camino, y confundirán sus pasos, y harán que otros también se confundan; rezad por ellos para que encuentren la Luz de la Verdad. Orad y estad unidos en Mi amor; rezad el Santo Rosario unidos implorando Mi ayuda y Mi asistencia en los momentos duros y difíciles, que van a venir, que se acercan a este mundo. Sufrid[20] con paz a los que os insulten y hagan sufrir, porque no creen en Mis palabras, que os hago llegar por Mis instrumentos para avisaros del tiempo de rigor, que va a llegar a vuestras vidas.

Es tiempo de silencio y de oración, de ayuno y de penitencia, porque muchas almas se condenarán, porque seguirán al príncipe de este mundo: Satanás; él engañará[21], y perderá a muchas almas, que le seguirán y se apartarán de Mí.

Rezad por los indecisos y titubeantes[22], orad por ellos para que se den cuenta de su error y vuelvan al camino de la Luz y la Verdad, al camino de la obediencia a Mis Santos Mandamientos y Mi Santo Evangelio. Amén. Amén.

No os preocupéis por vuestras familias y seres queridos; si lucháis a Mi lado, Yo les ayudaré con la Gracia especial que pondréis en Mi mano por vuestras oraciones[23] por ellos. Sí, hijos, que los que ponen en Mi Santo Corazón a sus seres queridos con oración, ayuno y penitencia, hacen que redunde en ellos la Gracia especial de la conversión y la salvación de sus almas.

Aquí estoy, Israel, aquí estoy.

Prepara tu alma para Mi venida a tu corazón, porque el tiempo de la Justicia se ha cumplido y está al llegar.

Prepárate, pueblo Mío, para recibir a tu Señor en tu alma y corazón porque el tiempo de la Misericordia está en vuestras puertas, para redimiros del pecado y del mal que atenaza a este mundo.

Preparaos, hijos de los hombres, porque el tiempo del rigor y la calamidad está en vuestras puertas, y os alcanzará.

No temas, pueblo Mío, porque tu Salvador está contigo.

No temas, alma de Mi Padre, porque tu Salvador te defenderá como a Su Vida y Su Gloria.

No temas, ovejita de Mi rebaño, porque tu Buen Pastor te llevará a verdes praderas[24] y te salvará el día de la peste funesta, del ataque del lobo y del cazador furtivo[25].

No temas, pueblo Mío, porque vengo a salvarte de este mundo de pecado[26] y llevarte a Mi Reino[27] de Justicia y de Amor.

Alégrate, hijo de Mi Alma, porque llega tu Salvación.

Abrid las puertas porque va a entrar el Rey de la Gloria[28].

Que se alegren los corazones lastimados por el mal y el pecado, porque ha llegado vuestra liberación. Yo curaré vuestras heridas y consolaré vuestros corazones[29] de todo el mal que sufriréis por vuestra fidelidad y a causa de Mi Nombre.

Aleluya, hijos de los hombres, sed fuertes y valientes[30] porque Yo, Jesús, estoy a vuestro lado y no Me aparto de vosotros. Amén. Amén.

No es tiempo de ociosidad en vuestra vida, sino de trabajo y oración fuerte y confiada en Mis palabras: que vengo, y no tardo[31].

Acompañad a Mis sacerdotes santos, no les abandonéis en estos tiempos tan difíciles para ellos.

Reuníos y orad en Mi Nombre; daos buen ejemplo[32] unos a otros y sed fieles hasta la muerte a Mi Santo Evangelio; en él está la Verdad y la Vida y el Camino[33] al cielo; no os apartéis nunca de él y rechazad toda doctrina que no esté fundamentada en Mi Santa Palabra, en la Verdad Revelada por Mi Santo Espíritu.

Adiós, hijos, orad, orad sin cesar[34] y nos os lamentéis nunca de ser Mis elegidos; vuestra recompensa será grande en el cielo[35].

________________________
[1] Mt 24, 29
[2] Hch 3,20-21 ; 2Tes 1, 7.10
[3] Mt 24,3.14; Mc 13,10; Lc21,24; 2Tes 2,3-12; Ap 13,16-17
[4] 1Tes 5, 4
[5] Sof 1,15.18; Ap 6,17-18
[6] Mt 26 y 27
[7] Mt 26, 36-46; cf. CatIC 677
[8] 1Pe 5, 9
[9] Mt 24, 9
[10] 1Tes 5, 1-2
[11] 1 Pe 5,8
[12] 1Pe 4, 15-19; Gál 1,7-9
[13] Heb 5, 7-8
[14] Is 41, 10
[15] 2Tes 1, 8-9
[16] Lc 12, 35-40
[17] Mt 28, 21
[18] Jn 14, 16-17
[19] Sal 34,8
[20] Mt 5, 5
[21] 1 Tim 4,1
[22] Jds 1, 22-23
[23] Sant 5, 16
[24] Sal 23
[25] Sal 91
[26] Gál 1,4
[27] Zac 14, 9
[28] Sal 24, 7-10
[29] Sal 147, 3
[30] Dt 31, 6 ; Jos 10, 25 ; 2Crón 32, 7-8
[31] 2 Pe 3,9-10
[32] 1 Tes 5, 11
[33] Jn 14, 6
[34] Ef 6, 18 ; 1Tes 5, 17
[35] Mt 5, 12

Nota: El director espiritual de Isabel escribe lo siguiente:
“Conviene tener presente que las citas bíblicas que van a pie de página no forman parte del mensaje, sino que son un añadido posterior: son sólo ilustrativas e indican una concordancia textual entre el mensaje y las mismas. Pero no se pretende demostrar o interpretar la Palabra de Dios a la luz del mensaje.
Al poner a disposición estos mensajes de todo el que quiera conocerlos se hace con la confianza de que un día gocen de alguna aprobación eclesiástica y en el sometimiento al juicio de la autoridad de la Iglesia en cuanto a su origen sobrenatural, pero con la persuasión de que no contienen nada que vaya en contra ni del dogma, ni de la moral de la Iglesia. De momento están acogidos al decreto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe (AAS, 58, nº 16, de 29-12-1966) aprobado por el Beato Pablo VI permitiendo la publicación de escritos de esta índole. Ojalá contribuyan a la nueva evangelización que el Papa Francisco nos propone incansablemente.” http://elpastorsupremo.es/

Fuente:
http://elpastorsupremo.es/wp-content/uploads/2017/02/MENSAJE-32.pdf

Mensajes de la vidente Isabel publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/vidente-isabel/ 

Enlaces a todos los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s