El Tiempo del Aviso se Acerca, por Luis Eduardo López Padilla

Publicación autorizada por su autor, Luis Eduardo López Padilla, de su libro, “EL GRAN AVISO DE DIOS.”
http://www.apocalipsismariano.com/@lopezpadilla7

Del Libro: El Gran Aviso de Dios.
Escrito por: Luis Eduardo López Padilla

el-gran-aviso-de-dios_articulo

 

VIII
El Tiempo del Aviso se Acerca

Si bien es cierto que a lo largo de la Sagrada Escritura descubrimos que en cuanto a fechas se refiere, nadie las conoce sino sólo el Padre, precisamente como un medio eficacísimo y saludable para estar siempre y en todo momento preparados para la hora en que nos llame a cuentas el Señor, no es menos cierto que el mismo Señor Jesucristo nos invita a que estemos atentos a las señales que anuncian la cercanía de ciertas profecías. Así se lee en Lucas XII, 56: “Hipócritas, sabéis discernir el tiempo que va a hacer por el aspecto del cielo, ¿por qué entonces no conocéis los signos de los tiempos?”


La Medida de los Tiempos

El Sagrado Corazón le dice a Vassula: “Mi Plan tiene un tiempo determinado. Mis llamadas misericordiosas tienen también un tiempo determinado. Una vez se haya acabado el tiempo de misericordia, mostraré a todos, buenos y malos, que Mi Severidad es tan grande como Mi Misericordia. Todas las cosas predichas por Mí van a pasar rápidamente ahora.” (La Verdadera Vida. Volumen V. Ob. Cit. Mensaje 19/II/93).

De esta manera, es errónea la idea de que nadie sabe cuándo van a ocurrir los acontecimientos y que no hay forma de poder aproximarnos a la fecha de su posible realización. En la Sagrada Escritura, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, encontramos innumerables citas que hacen referencia a un tiempo específico, a una medida de los tiempos puesta por Dios para que tengan fiel cumplimiento, medida que el Señor ha inspirado y ha dado a algunos el conocimiento para saber cuándo ocurrirán las cosas por Él profetizadas. Por ejemplo, cuando Daniel tuvo la visión del Final de los Tiempos, él oía decir a un santo que hablaba y a otro santo que decía al que hablaba: “¿Hasta cuándo la visión del sacrificio perpetuo, la iniquidad desoladora, el santuario y el ejército pisoteado?” Le respondió: “Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas: después será reivindicado el santuario.” (VIII, 13-14).

Luego entonces, los tiempos están fijados y las señales nos confirman su proximidad. Así se lo dice el ángel Gabriel a Daniel: “Mira, voy a manifestarte lo que ocurrirá al fin de la Ira, porque el fin está fijado.” (VIII, 19).

De hecho, una de las razones de publicar este libro es la inminencia del gran Aviso de Dios que prácticamente está “a la vuelta de la esquina”.

La primera referencia clara que nos revela la cercanía del Aviso es que Juan Pablo II fue el último Papa previo al Fin de los Tiempos. Así se lo confirmó la Santísima Virgen en Garabandal, España, a la vidente Conchita González en 1963, cuando le dijo: “Después de este Papa (Juan XXIII), sólo quedarán tres Papas más (Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II) y luego vendría el Final de los Tiempos.” (Luis E. López Padilla. Garabandal. Ob.Cit. p. 57). Y para que no hubiera confusiones, cuando fue electo Pablo VI, la Santísima Virgen le confirmó que ese Papa, (Pablo VI) “era el primero de los tres”.

Asimismo, en esta línea profética está el mensaje del Sagrado Corazón de Jesús a la Santa Faustina Kowalska, en 1931:

“Quiero a Polonia de una manera muy especial: si es fiel y dócil a Mi Voluntad, la elevaré en poder y santidad y de ella saldrá la chispa que preparará al mundo a Mi Segunda Venida…” (Idem p. 119) Esa chispa que salió de Polonia fue, sin lugar a dudas, Juan Pablo II, junto con todo el movimiento mundial de la Divina Misericordia que surgió a través de esta extraordinaria revelación.

Así pues Juan Pablo II fue el Papa previo al Final de los Tiempos y el Aviso de Dios es el anuncio del Final de los Tiempos, luego entonces el Aviso ha entrado a una fase de inminencia. Es decir, estamos ya en el corazón de la profecía. Ahora entremos a los detalles de los eventos que rodearán la venida del Aviso según las distintas revelaciones que se han dado hasta ahora, avaladas por su autenticidad probada por sus frutos y coincidencia con el evangelio.


Tiempos de Caos y Confusión

Según se desprende de la revelación que la Santísima Virgen hiciera en Garabandal a las cuatro niñas sobre el Aviso, se ha afirmado respecto a este gran acontecimiento, que poco antes de que suceda, la situación en la Iglesia será mala hasta el punto de que va a ocurrir un suceso que será doloroso y desgarrador. Efectivamente, Serafín, el hermano mayor de Conchita González, afirma haber oído a su hermana anunciar durante un éxtasis, que el Aviso vendría después de un doloroso desgarramiento de la Iglesia, “algo como un cisma”.

Del mismo modo, Mariloli, una de las cuatro niñas de Garabandal, también afirmó “que el Papa tampoco podría estar en Roma abiertamente… a él también se le perseguiría y tendría que esconderse como todos los demás.” (Ver capítulo III) Y esto ocurriría un poco antes del Aviso. Nos viene a la memoria aquella visión que tuvo el Papa Pío X, y que ahora recordamos: “He tenido una visión terrible; no sé si seré yo o uno de mis sucesores, pero he visto a un Papa huir de Roma sobre los cadáveres de sus sacerdotes. Él tomará refugio disfrazado en algún lugar y después de un corto retiro, él morirá de una muerte cruel. La maldad actual del mundo es sólo el comienzo de los dolores que deben de llevarse a cabo antes de que terminen los tiempos.”(Citado por Luis E. López Padilla. El Sol Eclipsado. p. 150)

Esta visión de San Pío X es muy similar a la visión de Lucía que nos dio a conocer la Jerarquía de la Iglesia como el supuesto tercer secreto de Fátima, en la que “el santo Padre atravesaba una ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino.” (Idem p. 183) Por tanto, es una salida en condiciones dramáticas, de revolución, tribulación o persecución en Roma, y desde luego en el Vaticano.

En este sentido, resulta muy esclarecedor el mensaje que tuvo la vidente Sadie Jaramillo, el 21 de agosto de 1998, de parte de la Santísima Virgen respecto de cuándo ocurriría el Aviso: “Estas visiones son para que tú comprendas el cumplimiento de las palabras que te he dado y a muchos otros, de que pronto, en los términos en que entiendes esta palabra, la iluminación de tu conciencia y del estado de tu alma ocurrirán. ¿No se te ha dicho que este gran evento vendrá en medio de un gran caos y confusión?”. (www.message.home.att.net/~thewarning)


Revolución en Roma

Confirma lo anterior también el mensaje que recibiera en 1976, el 14 de septiembre la vidente Verónica, en Nueva York, respecto al momento del Aviso: “Mis hijos, Yo les he dicho a ustedes ya respecto a la venida del Aviso. Cuando ustedes vean, cuando ustedes oigan que hay una revolución en Roma; cuando vean que el Santo Padre sale a buscar refugio a otra tierra, entonces conocerán que el tiempo ha llegado.”(Nuestra Señora de las Rosas. Ed. Apostolado Mariano. El Salvador, CA).

En otro mensaje dice: “Habrá una gran revolución en Roma, en Italia y en muchos países de Europa, porque el Anticristo prepara ya el camino. Las fuerzas del comunismo están reorganizándose y entrarán en la sede de Pedro. Roma pasará (una) gran prueba con revolución y derramamiento de sangre.” (Idem p. 164).

Este mensaje de revolución en Roma y que vendrá vinculada a una “victoria del comunismo”,  es muy común en muchos videntes. De hecho la Santísima Virgen en Garabandal profetizó de ello y por esa razón Jacinta González, en agosto de 1989, tal y como lo hemos expuesto anteriormente, afirma que “el Aviso está vinculado a una “invasión” en Roma, en la que el comunismo jugaba un papel muy importante. Y que estos acontecimientos tendrían lugar antes del Aviso, que ocurriría cuando la situación estuviera en su peor momento.”

El Aviso parece que se vincula a una revolución en Roma y en donde el comunismo juega un papel determinante. Así lo han profetizado, como decimos, varios místicos y santos que anuncian que el Vaticano será invadido por las fuerzas rojas, amén de que el partido comunista italiano ha tenido ahora un gran resurgimiento a través de lo que se conoce como la “coalición del olivo”.

En este sentido, la vidente María Elena Aiello, estigmatizada y alma víctima, quien era frecuentemente consultada por el Papa Pío XII, el viernes Santo de 1959, la Virgen le dijo lo siguiente: “Rogad incansablemente… Roma será castigada… Rusia se impondrá sobre todas las naciones, de manera especial sobre Italia y elevará la bandera roja sobre la cúpula de San Pedro.” (El Sol Eclipsado. Luis. E. López Padilla. p. 153).

Por su parte, la religiosa agustina estigmatizada, y gran mística del siglo pasado, Ana Catalina Emmerick dejó entrever lo siguiente: “La Iglesia se encuentra en un gran peligro. Debemos orar para que el Papa no se vaya de Roma, ocurrirán males incontables si lo hace. Estará cerca el reino del Anticristo… esto causará el cisma más grande que se haya visto en el mundo.” (Citado por Luis E. López Padilla. La Hora de la Verdad. p. 159).

La Beata Ana María Taigi en el siglo XIX dice: “La religión será perseguida y los sacerdotes masacrados, el Santo Padre se verá obligado a salir de Roma.” (El Sol Eclipsado p. 151).


Rusia

No nos extrañemos que se hable del comunismo y de Rusia. Hay que entender que el comunismo no ha muerto. Desde la caída del muro de Berlín y el estallido de la Unión Soviética en 1989/1990, el marxismo ha vuelto a una condición de fantasma. Parece haber muerto entre sus crímenes y frustraciones, pero demasiadas veces su veneno siniestro ha vuelto a aparecer en el mundo y tal vez pronto sea capaz de resucitar y de volver a la vida. Dice el Apocalipsis: “Una de sus cabezas parecía herida de muerte, pero su llaga mortal se la curó, entonces la tierra entera siguió maravillada a la Bestia.” (c. XIII, 3).

Hay diversos motivos para hablar de la resurrección de Rusia y del comunismo. El primero de todos se llama China. Después de Marx, Lennin y Stalin, Rusia se debate en una crisis grave de identidad, de configuración social y de economía. Pero en China no ha sucedido lo mismo. La nación más poblada del mundo, que ya está al borde de convertirse en potencia mundial, dotada de armamento nuclear y de una capacidad agrícola e industrial ilimitada, dueña de una cultura milenaria muy profunda y muy anterior a la de occidente, fue ganada para el comunismo por Mao Tse Tung. China logró superar las diversas crisis ideológicas; logró sofocar la rebelión democrática de los estudiantes con el uso totalitario del terror y la fuerza, y logró también que Inglaterra devolviera a Hong Kong como estaba previsto, antes de terminar el siglo XX, y ha sabido utilizar sus relaciones diplomáticas para conseguir un trato benévolo de occidente, irrumpiendo el siglo XXI sin esperanza para el respeto de los derechos humanos. El poder del comunismo Chino es innegable, y no se puede hablar que el marxismo haya muerto mientras domine férreamente a la nación más poblada, cuyo carácter de gran potencia está próximo a vislumbrarse.

Por otro lado, Corea del Norte también está regida por una dinastía roja, lo mismo que Vietnam, que es el único régimen que ha provocado la única derrota de los Estados Unidos en una guerra. O en Cuba donde el desafío comunista permanente de Fidel Castro sigue ante los Estados Unidos, y si bien es cierto que la persecución de la Iglesia Católica se ha atenuado desde que Juan Pablo II fue a la Isla, la amenaza persecutoria sigue pendiente sobre la Iglesia.

Así pues la supervivencia de regímenes comunistas impide o retrasa la aniquilación completa del marxismo y del comunismo. Por tanto, el marxismo no ha muerto y el comunismo permanece aún en miles de mentes obstinadas e irracionales de muchos comunistas y marxistas recalcitrantes, en numerosos medios de comunicación, centros de enseñanza y universidades de occidente, en núcleos de intelectuales y amplios sectores religiosos que se obstinan en preservar para el futuro inmediato la herencia del marxismo.


La Consagración al Corazón Inmaculado

Por su parte, la profecía incondicional de la Virgen de Fátima de que Rusia se convertiría la verdad es que no se ha cumplido. Actualmente es un Estado Independiente, donde la Iglesia hoy en día es prácticamente débil por no decir inexistente.

La realidad de las cosas es que lo que la Virgen pidió en cuanto a la consagración de este país a su Corazón Inmaculado no se ha llevado a cabo como Ella lo solicitó, es decir, en unión con todos los obispos del mundo y hecha por el Santo Padre mencionando expresamente a Rusia. Y por ello, queda pendiente la conversión de Rusia como María la profetizó incondicionalmente.

Se ha dicho que el 25 de marzo de 1984, el Año Santo de la Redención, en la Plaza de San Pedro Juan Pablo II llevó a cabo la consagración de Rusia pedida por la Virgen de Fátima. Sin embargo, los que estuvieron pendientes del contenido de dicha consagración, advierten claramente que en ningún momento el Santo Padre menciona expresamente a Rusia. Se sabe que un cardenal y alto jerarca de la Iglesia en el Vaticano, le sugirió al Papa no mencionar Rusia para evitar problemas serios con los dirigentes de la Iglesia Ortodoxa Rusa, así como con los líderes políticos de la entonces URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas).

La realidad actual es que a raíz de “la caída del comunismo” en 1989, según el propio Patriarca Ortodoxo Ruso, la condición moral, espiritual y material de la sociedad rusa se ha ido degenerando rápidamente. Por ejemplo, hoy en día hay dos abortos por cada nacimiento vivo en Rusia. Asimismo, este país se ha vuelto un centro mundial para la distribución de la pornografía infantil. El aborto, los anticonceptivos, el divorcio, el alcoholismo y el crimen violento están destruyendo lo que queda de la sociedad Rusa.

Incluso la Iglesia Católica en Rusia hoy en día vive bajo restricciones severísimas, que ni los ortodoxos, ni los judíos, ni los musulmanes o hindúes están sujetos a ellas. Particularmente al católico se le prohíbe todo tipo de proselitismo entre los no católicos. Así pues, no hay conversión en Rusia. No podemos confundir lo que es una alteración de un sistema político como ha sucedido entre la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y los Estados Independientes en el territorio ruso, con lo que es la conversión sobrenatural milagrosa de las almas a una verdadera y única religión, tal y como la Santísima Virgen lo profetizó.

Así que el punto de Rusia es de gran importancia, ya que la Virgen de Fátima en 1929 dijo a Lucía que había llegado el momento que el Santo Padre hiciera, en unión con todos los obispos del mundo, la consagración de Rusia a su Corazón Inmaculado, prometiendo salvarla por este medio. Sin embargo, esa petición, que no fue atendida por la Iglesia en su momento, años después en una “locución interior” nuestro Señor se quejó y le dijo a Lucía: “No quisieron atender a mi súplica… se arrepentirán y la harán después, pero será tarde.” (Idem Pág 49).

La Virgen María le reveló al Padre Gobbi el 25 de marzo de 1984 lo siguiente (después de que el Santo Padre hiciera ese día la consagración de las “las naciones más necesitadas” al Corazón Inmaculado de María): “Unas circunstancias particulares no han permitido la consagración expresa de Rusia como he pedido tantas veces… esta consagración será hecha cuando ya estén en vías de realización sangrientos acontecimientos” (Idem P. 53).

Por tanto, la consagración de Rusia tendrá que hacerse, y será Benedicto XVI o su legítimo sucesor, y la hará “cuando ya estén en vías de realización sangrientos acontecimientos”.


El Quinto Dogma Mariano: La Corredención

Finalmente, también en relación con el Aviso se ha asociado que estará estrechamente vinculado al momento en que el Papa proclame el dogma Mariano de la Corredención de María. En la actualidad hay cuatro dogmas marianos: María Madre de Dios, La Virginidad Perpetua de María, La Concepción Inmaculada de María, La Asunción de María en Cuerpo y Alma a los Cielos.

Pues este dogma de la Corredención de María sería el quinto dogma que está siendo esperado y promovido por un sector de la Iglesia, como un medio extraordinario para alcanzar las gracias en estos tiempos de tribulación que se avecinan. Asimismo, sería un signo muy grande que definiría en tiempos de oscuridad cuál es el Camino Verdadero.

Efectivamente, la vidente de Denver, Colorado, Teresa López, recibió un mensaje de la Virgen en 1990, de que “el momento del gran silencio, donde nuestro interior nos sería revelado, ocurriría cuando se proclame su último título” (Ted Flynn. Ob. Cit. p. 238). Por tanto, estamos convencidos de que falta ya muy poco tiempo para la realización del Aviso, que será la muestra visible y contundente del Final de los Tiempos y con ello las grandes pruebas espirituales y físicas que desencadenarán la llamada Gran Tribulación anunciada en la Escritura.

El Aviso será pues el acontecimiento que pone fin a una serie de señales y signos dramáticos que hemos venido palpando en los últimos tiempos. Del mismo modo, el Aviso también será el inicio de otras grandes señales que ocurrirán en el mundo como parte de la época marcada por el Final de los Tiempos.

________________________
Fuente:
http://www.apocalipsismariano.com/index.php/articulos/profecia/503-la-iluminacion-de-las-conciencias 

Escritos de Luis Eduardo López Padilla publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/luis-eduardo-lopez-padilla/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s