Se acerca… El Gran Aviso de Dios, por Luis Eduardo López Padilla

Hoy comenzamos la publicación, autorizada por su autor, Luis Eduardo López Padilla, de su libro, “EL GRAN AVISO DE DIOS.”
http://www.apocalipsismariano.com/@lopezpadilla7

Del Libro: El Gran Aviso de Dios.
Escrito por: Luis Eduardo López Padilla

el-gran-aviso-de-dios_articulo

Se acerca…

El
Gran Aviso
de Dios

 

Luis Eduardo López Padilla

*******

Reservados todos los derechos. El contenido de esta obra está protegido por la Ley que establece penas de prisión y/o multas, además de las correspondientes indemnizaciones por daños y perjuicios, para quienes reprodujeren, plagiaren, distribuyeren o comunicaren públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la previa autorización del editor.

© 2012 Luis Eduardo López Padilla
Roberto Gayol 1260
Col. Del Valle
México, 03100
D.F

ISBN 970-94055-5-1

Printed in Mexico
Impreso en México

*******

Dedicatoria

A todos aquellos que en su vida han pasado o pasarán, por Gracia y Misericordia de Dios, por la experiencia del Hijo Pródigo, quien habiendo malgastado todos los bienes de la herencia que le correspondía, volvió en sí, se levantó, regresó con su Padre y le dijo: “Padre he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros.” (Lc 15, 11-32)

 

“Las dificultades que presenta el panorama mundial en este comienzo del nuevo Milenio nos inducen a pensar que sólo una intervención de lo Alto, capaz de orientar los corazones de quienes viven situaciones conflictivas y de quienes dirigen los destinos de las Naciones, puede hacer esperar en un futuro menos oscuro”, (Juan Pablo II, Rosarium Virginis Mariae, 16-10-02, nn 39-40).

Prólogo

Es muy probable que para el público en general el título del presente libro provoque una reacción de desencanto, desconfianza, aversión o indiferencia. Y es así, porque a nadie le gusta que le adviertan nada y menos si dicha advertencia viene de parte de Dios, ya que el concepto que la mayoría tiene de Él es la de un Dios “amoroso y misericordioso” que no anda amenazando a nadie, y mucho menos si la amonestación se refiere al Final de los Tiempos o al Fin del Mundo, temas pasados de moda y de los que se demuestra su falsedad toda vez que nos encontramos en la primera decena del nuevo siglo y, aparentemente, no han sucedido las grandes catástrofes y calamidades que se venían profetizando décadas atrás en relación a la llegada del año 2000.

De tal forma que la empresa de estudiar el presente tema no resulta nada fácil; pero es, como el lector se dará cuenta, necesario y urgente afrontarlo con la mayor seriedad y gravedad.

El presente libro explica un acontecimiento de tan gran magnitud y trascendencia que será un parte aguas definitivo en la historia de la humanidad. Por la naturaleza de este evento, estamos convencidos que la historia moderna se va a dividir en un antes y un después y esto va a traer consecuencias insospechadas en todos los órdenes de la vida humana. Si los atentados terroristas del 11 de septiembre del año 2001 marcaron una huella en el mundo, no dude un instante el lector que el Gran Aviso de Dios del Final de los Tiempos va a superar en cien por ciento el impacto y efectos de lo sucedido en tan nefasto día. El evento que se detalla en este libro será originado por un fenómeno cósmico impresionante de proporciones gigantescas, que vendrá directamente de Dios y será experimentado internamente, al mismo tiempo, por absolutamente todos los hombres de la tierra.

Quienes estén vinculados a los mensajes de la Santísima Virgen María en este tiempo, habrán oído hablar del Aviso o la Advertencia que vendrá al mundo. De este suceso tuve información por vez primera en 1985 .En la medida que fui estudiando con detenimiento el tema me sorprendí de todas las implicaciones y características que tendrá este evento universal. Mucho más profundas de lo que a primera instancia pareciera, que hacen que definitivamente el hombre tenga que ser avisado para que se prepare convenientemente.

Este Aviso, cuya naturaleza queda al descubierto a lo largo de las siguientes páginas, será el anuncio oficial por parte del cielo de que se inicia para el mundo el Final de los Tiempos. Es decir, cierra decididamente una etapa de la historia, para abrir otra, que en términos cronológicos, será muy corta. Para nadie resulta nuevo cómo han ido aumentando “los dolores de la humanidad”, a través de todo tipo de guerras, actos terroristas, revueltas sociales, violencia familiar, catástrofes naturales, accidentes sangrientos, hambruna y pobreza en muchos países, injusticia en otros, escándalos y corrupciones, que nos hacen vivir en un mundo de horror y zozobra. Son las señales de los tiempos. Pues este Aviso será el último de una serie de signos que Dios ha estado dando por mucho tiempo, y el primero de otros grandes acontecimientos que van a suceder muy pronto y que nos introducen de lleno, “oficialmente”, en el Final de los Tiempos. No dejaremos tampoco sin mencionar las múltiples referencias tocantes al 2012, año que según la tradición de antiguos pensamientos y de corte esotérico, la señalan como el “fin” y el “inicio” de un “nuevo” tiempo, y la posible vinculación con este Aviso.

Así pues, el lector, apoyado por una voluminosa recopilación de las más serias y probadas revelaciones privadas, y de las profecías de la Sagrada Escritura, junto con el análisis de los hechos que actualmente estamos viviendo en todos los órdenes de la vida humana, se convencerá de la realidad e inminencia de este acontecimiento mundial. Conocerá qué es, en qué consiste y por qué Dios va a enviar un Aviso de esta envergadura, así como sus múltiples facetas y repercusiones para el mundo y para la Iglesia. Por consiguiente, es impostergable la necesidad de prepararse para ese momento, cada vez más cercano, en que esta “Luz” invadirá los corazones de todos los hombres.

El problema que existe es que la inmensa mayoría de la humanidad está tan acostumbrada a la oscuridad, que ya se ha vuelto un inquilino permanente de ella. Sus ojos se han habituado a “ver” en la oscuridad, aunque en realidad no vea nada y esté totalmente ciega, por lo que la luz de este Aviso será tan deslumbrante y cegadora, que muchos morirán de la impresión.

Así pues, vendrá el Gran Aviso, no será cualquiera, ni tampoco uno más. Será el más grande de todos, tal y como lo exige la humanidad descreída y sin fe de hoy; ya no viene de parte de un profeta o vidente o santo, sino del mismo Dios, con Su Omnipotencia y Sabiduría; y será, el que sin duda y de una vez por todas, anuncie al mundo que efectivamente (y no obstante que muchos digan lo contrario o nieguen esa posibilidad) llega el Final de los Tiempos, con todo lo que esto implica para el futuro de la Iglesia y de la humanidad entera.

Que la Luz del Espíritu Santo nos ilumine a todos para entender con la Sabiduría que viene de lo Alto, lo que a partir de entonces le espera a la humanidad.

El Autor.

Introducción

“He aquí los Tiempos del Fin, los que cerrarán esta época sin Dios y abrirán el tiempo de una era nueva, la de la paz con Dios. Yo quiero acercaos los unos a los otros en Mi Paz, en Mi Amor de Padre. Para esto emplearé lo que los mismos hombres han desencadenado y que vosotros llamáis el Gran Aviso.” (20 de junio del 1997).

Mis hijos alejados deben ser advertidos de manera que no haya más duda: Yo soy Su Padre. Yo os llamaré de la misma manera a todos al mismo tiempo. Luego Mi Verdad, el Aviso, vendrá a iluminaros. En medio de los elementos desencadenados, vuestra alma se despertará súbitamente de este sueño que os ha adormecido durante tantos siglos. Nadie podrá decir que no conoce a Jesucristo, el Hijo del Padre Eterno. Nadie podrá decir que no conoce a Mi Santa Iglesia, nacida de Mi Sangre y de Mi Agua brotada de Mi Santo Corazón.

El Aviso está programado en Mi Plan, pero antes deben venir ciertos acontecimientos. Con la angustia de la tierra, debe llegar la angustia de las almas; ellas se verán como la tierra, ¡es decir, caer!… ¿Creéis que las profecías han quedado vanas porque nada ha sucedido todavía? ¿Qué mis videntes han mentido? Mis profetas son mis enviados. (18/ feb/ 1997).

“He aquí que os envío un signo de Mi Misericordia. El mundo debe entrar en Mi Verdad pasando por la purificación de los cuerpos y los espíritus; mirándoos tal como sois, desde dentro hasta afuera, recibiréis la purificación; es el Gran Aviso que viene a vosotros. Bendecid a Dios que viene a salvaros, veréis cuánto os ama Dios.

“El Aviso viene para instruir a todas las almas que Yo he creado. Es Mi verdad que viene a iluminar al mundo actual que se ha vuelto espiritualmente un desierto. (14 de mayo de 1997).

“Mi Santa Faz estará delante de ellos, sin hablar, ellos se juzgarán a sí mismos porque la imagen de Dios en ellos se convertirá en su propio espejo. Qué horribles visiones tendrán ante los ojos de su conciencia los que son verdugos, pues los que matan Mi Amor son los asesinos de Dios. Yo les infringiré tal arrepentimiento, ante esta gran purificación, que ellos saldrán de ahí transformados, olvidando hasta que han existido, porque clamarán por su perdón de rodillas delante de Mi Santa Imagen. Si ocurre lo contrario, si ellos no me quieren, si renuncian a este juicio maldiciéndome, Yo borraré de ellos hasta el recuerdo de su existencia; ellos se volverán inmediatamente nadas en la gran nada.” (1º de noviembre de 1997).

Revelación dada por Nuestro Señor a Magdalena Aumont, dictadas en Dozulé, Normandía, Francia. (“Testigos de la Cruz”. 4 volúmenes. Cenáculos de Oración del Santo Rosario. Madrid, España. 1999.)

I
El Final de los Tiempos

Antes de explicar con toda claridad en qué consistirá el Gran Aviso de Dios del Final de los Tiempos, es preciso que todo lector tenga clara conciencia y conocimiento de lo que es el Final de los Tiempos. ¿Qué significa el Final de los Tiempos que tanto se anuncian en nuestros días en los mensajes del Cielo, particularmente a través de las apariciones marianas y de algunas profecías de místicos y santos de nuestra época? ¿De qué Tiempo estamos hablando? Desde luego que no es el tiempo astronómico, el de nuestros relojes, que indica el paso del tiempo planetario y biológico, y la sucesión de cada día, semana, mes y año. Sin duda este tiempo astral forma parte de las señales de los tiempos de las cuales hablaremos en su oportunidad, pero el Final de los Tiempos no hace referencia necesariamente al fin del segundo milenio o inicio del tercer milenio en el que nos encontramos, sino más bien a un período sucesivo de la Gracia que está marcado por las diferentes etapas de la Revelación. (Ver Fr. Christian Curty O.F.M., Prólogo del libro Himno a Mi Iglesia, Volumen 2. Testigos de la Cruz. Madrid, España. 1996.)

Para mayor comprensión del lector, diremos que la historia bien podría dividirse en Tiempos, que se han ido sucediendo desde la Creación y que concluirán hasta el Fin del Mundo. Así entonces, entendemos estos Tiempos de la siguiente manera:

  • Tiempos Paradisíacos
  • Tiempos de los Patriarcas
  • Tiempos de Israel
  • Plenitud de los Tiempos
  • Tiempos de las Naciones o de los Gentiles
  • Final de Los Tiempos (de estas Naciones o Gentiles)
  • Tiempos Mesiánicos (que están aún por venir)
  • Tiempos del Fin del Mundo.

Ahora bien, y sólo para una mayor claridad en el propósito de este ensayo, dentro del Final de los Tiempos de las Naciones o de los Gentiles, haremos una subdivisión de la siguiente manera:

  • Oscuridad de los Tiempos (Apoc. VII, 14; Mt. XXIV, 21)
  • Tiempos del Gran silencio (Apoc. VI, 12)
  • Tiempos de la Gran Tribulación. (Apoc. VIII, 1)

Continúa…

________________________
Fuente:
http://www.apocalipsismariano.com/index.php/articulos/profecia/503-la-iluminacion-de-las-conciencias 

Escritos de Luis Eduardo López Padilla publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/luis-eduardo-lopez-padilla/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s