4 de Octubre: San Francisco de Asís, Confesor

4 de Octubre – 790º Aniversario de su muerte.
Años: 1205 – 1216 – 1224 / ASÍS, Italia
Apariciones de la Virgen, Nuestro Señor Jesucristo y Ángeles.
Vidente: San Francisco de Asís (1182-1226) 

El Cristo de la Capilla de San Damián le habla a San Francisco de Asís en el otoño de 1205.
Nuestro Señor Jesucristo y la Santísima Virgen, junto a una multitud Ángeles, se le aparecen en la Iglesia de Santa María de Los Ángeles (La Porciúncula), la madrugada del 1 al 2 de agosto de 1216. En ese lugar, San Francisco pidió a Cristo, mediante la intercesión de la Reina de los Ángeles, el gran perdón o «Indulgencia de la Porciúncula», que luego fue confirmado por el Papa Honorio III.
Al final de su vida San Francisco recibió los Estigmas de Cristo alrededor de la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, en 1224.


Tomado del Año Cristiano o Ejercicios Devotos para Todos los Días del Año. Madrid, 1782. Octubre. Día 4. Página 71.

SAN FRANCISCO DE ASÍS, CONFESOR.

El gran Patriarca San Francisco, tan célebre en todo el Universo por el brillante resplandor de sus virtudes, admiración del mundo cristiano por el total desasimiento de los bienes de la tierra y uno de los mayores Santos que venera la Iglesia en sus altares, fue natural de la Ciudad de Asís, en la Provincia de Umbría. Vio la primera luz, del mundo el año de 1182, y nació en un humilde establo, donde cogieron a su madre de repente los dolores del parto; y allí mismo le parió, queriendo el Señor, que el que había de hacer una vida tan parecida a la de Jesucristo, le imitase hasta en el lugar de su pobre nacimiento. Su padre Pedro Bernardon, y su madre Pica, eran Mercaderes, y vivían del comercio. Se le llamó Juan en el Bautismo, pero después se le dio el nombre de Francisco, por la facilidad con que aprendió la lengua Francesa, necesaria entonces para negociar a los Comerciantes de Italia.

No pusieron sus padres el mayor cuidado en su buena educación. Luego que tomó una leve tintura de las primeras letras, le aplicaron al comercio. Era Francisco mozo de entendimiento, de buena disposición, de corazón noble y generoso, muy compasivo de las necesidades ajenas; sus modales atentas, gratas, afables, y naturalmente airosas y cortesanas, le distinguían mucho entre los demás mancebos de su profesión, y le ganaban los corazones de todos. Gustaba más de la diversión, que del interés; pero tenía horror a la disolución; y su admirable pasión desde la misma infancia, fue la caridad. Era para él un gran tormento, no poder dar limosna al pobre que se la pedía. Se la pidió en cierta ocasión un mendigo, a tiempo que estaba vendiendo no sé qué género; y habiéndosela negado, o por inadvertencia, o por no interrumpir la venta, fue tanto su dolor, que corrió inmediatamente tras del mismo mendigo, le dio todo el dinero que llevaba consigo, y prometió a Dios no negar limosna en adelante a pobre alguno que se la pidiese.

No eran para él ni el ruido de la negociación, ni el aire de un mostrador. Eran muy diferentes los intentos del Señor; pero la disipación de Francisco no le permitía comprender estos misterios, hasta que un suceso de poco gusto le hizo entrar algo más dentro de sí mismo. En cierta diferencia que los vecinos de Asís tuvieron con los de Perusa, fue Francisco uno de los mas acalorados en la defensa de sus derechos. Tomaron unos y otros las armas, vinieron a las manos, y aunque Francisco se señaló mucho por su valor, fue hecho prisionero, y como tal estuvo un año en Perusa. Este retiro comenzó a disgustarle del mundo; pero no le convirtió. Luego que logró su libertad, se vio acometido de una larga y molesta enfermedad, que ni por eso le hizo más devoto.

san-francisco_de-asis_traje-nuevo

Cuando convaleció de ella, se mandó hacer un vestido rico, y muy de moda. El mismo día que le estrenó, se encontró con un hombre muy conocido, pero muy pobre, cubierto de unos indecentes andrajos: le dio su vestido nuevo, y él se acomodó con sus trapos. La noche siguiente le pareció ver en sueños un magnífico palacio, lleno todo él de armas resplandecientes y bruñidas, pero todas marcadas con la señal de la cruz. Despertó, y se persuadió, sin la menor duda, a que la providencia le destinaba para ser un gran Capitán. Con esta idea se le exaltó más aquella gran pasión que tenía por la gloria. Partió inmediatamente a la Pulla, y ofreció sus puños y su valor a Gautier, Conde de Briena, que auxiliado de Felipe Augusto, Rey de Francia, mandaba en aquella Provincia un numeroso ejército contra los enemigos de su casa, pero presto le volvió a llamar a Asís otro misterioso sueño, en que le dio a entender el Señor no quería sirviese a otro Amo que a él. Comprendió entonces que la milicia a que le llamaba el superior destino, era enteramente espiritual; que él mismo, y sus pasiones eran los enemigos que debía combatir. Restituido, pues, a Asís, dejó el comercio, y sólo trató de conocer la voluntad de Dios, para dedicarse a lo que su Majestad quería de él.

san-francisco_de-asis_beso-al-leprosoSaliendo un día a pasearse a caballo por el contorno de Asís, encontró a un pobre leproso, que al principio le llenó de asco y de horror. Pero reflexionando en el mismo punto, que para seguir a Jesucristo, era menester dar principio venciéndose a sí mismo; sin más deliberar, se apea intrépidamente del caballo, se acerca al leproso, le abraza, le besa, le da todo el dinero que llevaba, vuelve a montar, y quedó gustosamente admirado y sorprendido cuando ni allí, ni en toda la campiña vio al leproso, ni descubrió a otra persona alguna. Le enterneció mucho este suceso, y desde entonces resolvió no pensar en otra cosa, que en caminar a la perfección; no hallando ya gusto en nada, sino en la oración, en el retiro, y en la soledad. Se deshacía un día en lágrimas, acordándose de sus culpas pasadas, y se le apareció Jesucristo crucificado como a punto de espirar. Le enterneció mucho más este espectáculo, y fue tanta la impresión que hizo en su alma, que en el resto de su vida no acertaba a hablar de la Pasión de Jesucristo, sino con sollozos, con gemidos, y con un copioso llanto.

Pero no fue este solo el efecto que produjo en su corazón aquel divino objeto. Se apoderó tan violentamente de él un ardentísimo deseo de imitar la pobreza y los trabajos de Cristo, que ya no encontraba gusto sino en estar con los leprosos y con los pobres. Hizo un viaje a Roma, para visitar el sepulcro de los Santos Apóstoles: al salir de la Iglesia, encontró a la puerta una tropa de pobres, que estaban pidiendo limosna a los devotos; repartió entre ellos todo el dinero que llevaba; dio su vestido a uno que estaba medio desnudo; se cubrió él con sus asquerosos harapos, y mezclándose entre los demás mendigos, pasó con ellos todo aquel día. Era Francisco naturalmente presumido y aseado, gustando mucho no sólo de la limpieza, sino de la magnificencia en el vestido; pero aquella noble victoria extinguió enteramente en él una y otra pasión; de manera que parecía haber nacido con él la humildad y el abatimiento: siendo desde aquel punto la pobreza su favorecida virtud.

san-francisco_cruzdesandamianPoco después que se restituyó a Asís, haciendo oración en la Iglesia de San Damián, distante como cuatrocientos pasos de la Ciudad, que estaba amenazando ruina, oyó una voz como que salía de un Crucifijo, que le mandaba reparase aquella Iglesia. Le pareció que era la voz del mismo Jesucristo, resolvió obedecerla ciegamente; se vuelve a su casa, toma muchas piezas de paño, parte a Foliñi, las vende todas, y también el caballo que las llevaba, se vuelve a Asís, pero se va en derechura a la casa del Capellán, que cuidaba de la Iglesia de San Damián; le ruega que le hospede en ella, y le entrega todo el dinero de los géneros que había vendido, para que reparase aquella Iglesia. El Capellán convino gustoso en hospedarle en su casa; pero no hubo forma de admitir el dinero que le ofrecía, por no tener cuestiones ni pleitos con su padre; y Francisco puso el dinero sobre una ventana. Estuvo algunos días en compañía del buen Capellán, empleándolos en ayunos, en vigilias, en disciplinas, y en oración, hasta que al cabo de ellos vio venir a su padre, ciego de cólera, y gritando que su hijo le había robado. Se escapó el Santo, por evitar aquellos primeros ímpetus; y por algunos días estuvo escondido en una cueva: pero acusando después su cobardía, salió de aquel retiro, determinado a sufrir todo lo que se le ofreciese; se deja ver en las calles de Asís totalmente desfigurado y asqueroso, creen todos que ha perdido el juicio, y en un instante se ve perseguido de la gritería y de los silbos de los muchachos. Acudió su padre al ruido, y a la algazara; le lleva arrastrando a casa, añade los palos a las reprensiones: le encierra en un cuarto como a loco; y ofreciéndosele por entonces un viaje, dejó muy encargado a su mujer que le tuviese en buena custodia. Desconfiada enteramente la madre de vencer la constancia de su hijo, le puso en libertad, y Francisco se volvió a San Damián en compañía de aquel buen Clérigo. Noticioso Bernardon de lo que pasaba al volver de su viaje, parte derecho a San Damián, con más sentimiento de perder sus paños, que de perder su hijo; pero éste, lleno de nuevo valor, y animado del espíritu de Dios, le sale al encuentro, y le dice: Padre, yo soy más hijo de Dios que tuyo: no quiero servir sino a aquel: tú ya no tienes nada conmigo, porque estoy en servicio de mejor Amo que tú. Siendo eso así, (respondió el padre) restitúyeme mi dinero, y ven a renunciar tu herencia delante del Obispo. Que me place, replicó Francisco, y luego que se vio en presencia del Obispo, sin dar lugar a que su padre hablase palabra, se despojó de todos sus vestidos, quedándose sólo con un silicio ancho que le mortificaba y le cubría; se los entregó a su padre, y le dijo: hasta ahora te llamaba padre; de aquí adelante diré con más confianza: Padre nuestro que estás en los Cielos. Asombrado y enternecido el Obispo, a vista de aquel generoso despojo, le abrazó, y le cubrió con su ropa, hasta que se halló, el capisayo de un Pastor, con el cual le abrigó, y dándole su bendición, le despidió, y le envió a su Ermita.

Era a la sazón Francisco de veinte y cinco años, cuando rotas todas las cadenas de la carne y sangre, y desprendido de todos los bienes temporales que le habían detenido en el siglo, partió a buscar una soledad muy distante de allí, cantando por los caminos las alabanzas del Señor en lengua Francesa. Se encontró en un bosque con unos ladrones, le regalaron con muchos palos, y le arrojaron en un hoyo lleno de nieve. El grandísimo consuelo que tuvo en padecer alguna cosa por amor de Jesucristo, le desquitó con ventajas de los malos tratamientos, y el Santo contaba después este suceso, como una de las buenas fortunas que había tenido en su vida.

Llegando a Gubio, le conoció un amigo suyo; le hospedó en su casa, y le vistió con una pobre túnica. Creciendo cada día más y más su amor a Jesucristo, se puso a servir a los leprosos en el hospital; y conociendo que volvía a retoñar el asco y la repugnancia, se arrojó sobre el pobre que le causaba más horror; le abrazó, le besó, y en el mismo punto quedó el leproso enteramente sano.

Pero acordándose que Jesucristo le había mandado reparar la Iglesia de San Damián, se volvió a Asís, pidió limosna para repararla, y se salió con ello. Él mismo trabajaba con los peones y albañiles; de manera que en breve tiempo se vio la Iglesia reedificada: cuyo suceso le animó a emprender también la reedificación de la Iglesia de San Pedro, e igualmente se salió con este intento.

san-francsco-de-asi_la-porciunculaEstaba abandonada y casi enteramente arruinada la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, por otro nombre la Porciúncula, llamada así, porque era una porcioncilla de cierta posesión que tenían allí los Monjes Benedictinos. Le inspiró el deseo de repararla el tierno amor y la extraordinaria devoción que profesaba Francisco a la Santísima Virgen. Lo consiguió a expensas de las limosnas, y de su trabajo. Esta Iglesia, distante seiscientos pasos de Asís, fue donde el Santo recibió después tan grandes favores del Cielo, y fue también como la cuna de su Seráfica Religión. Oyendo un día Misa en ella, y cantándose aquellas palabras del Evangelio, en que dice Jesucristo a sus discípulos: No queráis tener oro, ni plata, ni dinero; ni en vuestros viajes llevéis alforja, dos únicas, ni zapatos, ni báculo: (Matth. 10) de repente se sintió Francisco alumbrado con una luz sobrenatural, e inflamado su corazón con un nuevo encendidísimo deseo de aspirar a la más elevada perfección; y conociendo que esto era puntualmente lo que Dios quería de él, tomó por regla el consejo evangélico que acababa de oír. Al punto se descalzó los zapatos, arrimó el báculo, renunció para siempre el dinero, se quedó con sola una túnica, y echando de sí el cinto de cuero, con que la tenia sujeta, se ciñó con una tosca cuerda.

Después que practicó a la letra en esta conformidad lo más perfecto que había oído, sintió en lo interior vivos impulsos de salir en público a predicar penitencia. Como el ejemplo acompañaba a las palabras, no es posible contar el número sin número de conversiones que hizo luego que comenzó a predicar. Quedaban todos atónicos, y ninguno le podía oír sin convertirse. Sus sermones eran sencillos, pero sólidos, y eficaces. Algunos no contentos con oírle, le quisieron imitar, y dejando todo cuanto tenían, se pusieron bajo su dirección y gobierno. El primero fue un ciudadano de Asís, llamado Bernardo de Quintaval, el segundo un Canónigo de la misma Catedral, por nombre Pedro de Catania, y el tercero fue el Beato Fray Gil, a quien el Santo escogió por compañero.

san-francisco_de-asis_frailes-menoresLuego que se vio Francisco con estos tres discípulos, determinó formar de ellos una como Congregación para ir por todas partes predicando penitencia. Creció presto hasta siete el número de sus compañeros, y en breve tiempo llegó al número de doce. Entonces, tomada la bendición, y recibida la misión del Obispo, se esparcieron por todas partes aquellos nuevos Apóstoles, predicando penitencia. Los llamaban los Penitentes de Asís, y no eran conocidos por otro nombre; pero a vista de las portentosas conversiones que hicieron, los veneraban como a unos hombres extraordinarios, enviados por Dios para reformar las costumbres de todo el mundo cristiano, y para mudar el semblante de todo el Universo, tanto con la eficacia de sus palabras, como con la virtud de sus asombrosos ejemplos.

Éste fue el nacimiento de aquella Religiosísima Familia, tan célebre en toda la redondez de la tierra, por la evangélica perfección de su Instituto, por un infinito número de Doctores, de Mártires, y de Santos, una de las más nobles, y más preciosas porciones, del rebaño de Jesucristo, que por el largo espacio de quinientos años es la admiración de tocio el Universo, objeto tierno a la veneración del público, y uno de los más brillantes ornamentos de la Iglesia. Esta Seráfica Orden, cuya santidad respetan todas las naciones, ha dado a la Silla Apostólica cuatro grandes Pontífices, Nicolao IV, Alejandro V, Sixto IV, y Sixto V; un prodigioso número de Obispos, Arzobispos, Patriarcas, y Cardenales, con tanta multitud de ejemplares Religiosos, que aun viviendo el Santo Fundador, se contaban más de seis mil.

Viendo San Francisco que cada día iba creciendo más y más el número de sus discípulos, compuso una Regla, que en términos muy sencillos contenía los mismos preceptos que los había dado; y quiso que sus hijos la guardasen como segunda ley después del Evangelio. El Obispo de Asís, con quien el Santo consultaba todas sus cosas, era de parecer que se reservase algunas rentas para proveer a la subsistencia de los Frailes; pero San Francisco se mantuvo firme en su dictamen, y no quiso absolutamente que tuviesen otras rentas, que las de la divina providencia, y caridad de los Fieles.

Era ya preciso que se confirmase el nuevo Instituto, y a este fin partió a Roma nuestro Santo; pero el Papa Inocencio III, no quiso ni aun siquiera, que le hablasen en el punto, tratando de iluso y de visionario al nuevo Patriarca. No se desalentó Francisco por este mal recibimiento, antes se retiró con humildad, y recurrió a la oración. Aquella noche tuvo el Papa un sueño, en que le pareció que nacía a sus mismos pies una pequeña palma, la que en breve tiempo crecía a ser un árbol robusto, y corpulento, notando también que aquel pobre, a quien había despedido con tanto sacudimiento, sostenía con sus espaldas la Iglesia de San Juan de Letrán, que, desnivelada ya, venía con lastimoso estrago a dar en tierra.

san-francisco_de-asis_papa-inocencioiiiLuego que despertó mandó buscar a Francisco, y apenas le oyó hablar, cuando reconoció entre aquel aire de humilde sencillez, uno de los mayores Santos de la Iglesia. Le abrazó, le animó a llevar adelante su empresa: aprobó la Regla de viva voz, y ordenándole primero de Diácono, le declaró después por Ministro General.

Colmado San Francisco de favores y de bendiciones del Sumo Pontífice, salió de Roma con sus doce compañeros, determinados todos a morir a sí mismos, y vivir únicamente con la vida de Jesucristo. Habiendo llegado al Valle de Spoleto, consultaron entre sí si sería más seguro para ellos quedarse en aquella soledad, para no tener más comercio que con Dios. Pero en una fervorosa oración que tuvo nuestro Santo, le dio el Señor a entender, que los había escogido para trabajar en la salvación de las almas, predicando penitencia en todas partes, así con Sus ejemplos como con sus sermones. Enterados ya de la voluntad de Dios, se restituyeron a la Iglesia de la Porciúncula, que los había cedido la religiosa generosidad de los Padres Benedictinos. Al principio construyó Francisco algunas pocas celdillas; pero en breve tiempo concurrió de todas partes tanto número de pretendientes, a serlo en el de sus hijos, que fue menester fabricar muchos Conventos. Clamaron por ellos Cortona, Arezzo, Vergoreta, Pisa, Bolonia, Florencia, y otras muchas Ciudades: de manera que en menos de tres años se contaban más de sesenta Monasterios. No fue el menor de los milagros de San Francisco esta propagación tan prodigiosa y tan pronta de su Religiosa Familia; pero uno de los mayores milagros que se han visto en la Iglesia de Dios, fue la misma vida de este portentoso Santo.

san-francisco_de-asis_23Ninguno de cuantos veneran los altares le hizo ventajas en la mortificación. Era continuo su ayuno, sin que jamás se dispensase en él por sus excesivos trabajos. Casi nunca comía cosa cocida, y siempre negó a sus sentidos todo aquello que los podía halagar. Si en lo que le daban de limosna encontraba algún gusto particular, por mínimo que fuese, que lisonjease el apetito, luego lo sazonaba con ceniza. Trataba a su cuerpo con tanto rigor y con tanto desprecio, que le llamaba el jumento; y por su gusto sólo se había de sustentar con cardos silvestres. Su cama ordinaria era la desnuda tierra, y una dura piedra por almohada. Su hábito en todos tiempos era una sola túnica, sin arrimarse nunca a la lumbre en lo más rigoroso del invierno, supliendo la falta del fuego material el del divino amor que le abrasaba. Pareciéndole que no le podía reconocer Jesucristo por discípulo suyo, si no crucificaba su carne, la maceraba con extraordinario rigor. Siendo muy blando, y muy compasiva con sus hijos, sólo era severo consigo mismo; ni en su celo se advirtió jamás el menor asomo de amargura. Después de haber empleado el día en predicar, en servir a los enfermos, y en todo género de obras de misericordia y ejercicios de caridad, pasaba la mayor parte de la noche a los pies de un Crucifijo, o delante del Santísimo Sacramento deshaciéndose en lágrimas. No sólo se mostraba un Serafín todo abrasado de fuego en los frecuentes raptos que padecía, visitándole en ellos Jesucristo, y la Santísima Virgen, sino que todas sus oraciones eran unos éxtasis continuos. Su semblante estaba siempre inflamado con aquel divino fuego, que le abrasaba día y noches por eso le llamaban el Serafín humano, y por eso se dio el nombre de Seráfica a su Sagrada Religión. Pero lo que daba mayor relieve a su elevadísima virtud, era su profundísima humildad. No hubo en el mundo hombre puro más humilde que este gran Santo. En medio de tan extraordinarios favores del Cielo, no creía hubiese en toda la tierra mayor pecador que él. Hallándose tan iluminado con aquellas divinas ilustraciones, con aquellas luces sobrenaturales, que recibía en su íntima comunicación de Dios, en fuerza de las cuales había logrado aquel comprensivo conocimiento de la Religión, que sólo Dios puede comunicar a una alma querida y privilegiada, Francisco nunca salía de su primera simplicidad, y penetrado íntimamente de su nada, se tenía por más despreciable que el más vil gusano de la tierra. Nunca se pudo resolver a ordenarse de Sacerdote, y por este mismo espíritu de humildad dio a su Orden el nombre de la Religión de los Frailes Menores. En fin resplandecían tanto en todo el mundo las virtudes de San Francisco; era tan admirada su eminente santidad, que lo menos que asombraba a todos, tanto a los Grandes, como al pueblo, eran sus estupendos milagros. Por eso nunca se dejaba ver en el púlpito, que no se deshiciese en lágrimas todo el auditorio; sin que hubiese sermón, ni aun conversación particular, a que no se siguiesen ruidosas y admirables conversiones.

san-francisco_predica-ante-elpapahonorio-giotto129Hallándose en Roma, donde consiguió que el Cardenal Hugolino fuese nombrado por Protector de la Orden, quiso el Papa oírle predicar. Fue muy brillante, y muy autorizado el auditorio; pero mucho más maravilloso fue el fruto de su predicación: se compungieron los Cardenales, y el Papa no pudo contener las lágrimas todo el tiempo que duró el sermón.

Mientras los hijos de San Francisco se iban extendiendo por todo el Universo con tan inmenso fruto, inspiró Dios a Santa Clara, que se pusiese debajo de su dirección. Hizo con ella tan ventajosos progresos en el camino de la perfección, que renunciando los grandes bienes que poseía, a ejemplo de su Santo Director, fue Fundadora de una de las más santas, y más ilustres Religiones de Monjas, que hay en la Iglesia de Dios. Las dispuso San Francisco una Regla conforme a su primer Instituto, llamándose al principio las Señoras pobres, y después las Clarisas, o las Religiosas de Santa Clara.

Movidas de los sermones y de los ejemplos de San Francisco y de Santa Clara innumerables personas casadas de uno y otro sexo, deseaban todas retirarse a los Claustros, para pasar en penitencia los días de la vida; pero haciéndolas reconocer nuestro Santo, que en todos los estados se podían santificar, y que no era incompatible el conyugal con una vida cristiana y penitente, las dio cierta forma de vida proporcionada a su estado, y ésta fue la tercera Regla de su Orden. Dio el nombre de Hermanos y de Hermanas a las que querían entrar en esta especie de Congregación, que se llamó la Tercera Orden, la cual florece hoy en el mundo, con mucho bien y honor de la Santa Iglesia.

Viendo el Santo Patriarca las bendiciones que derramaba Dios sobre su recién nacida Religión, extendida ya por todas las Provincias de Italia, todavía se consideraba como siervo inútil, y se tenía por tal. Pero al paso que crecía por instantes su tierno amor a Jesucristo, se inflamaba cada día más su ardiente caridad a los próximos; y ya la Europa entera le parecía estrecho campo a su celo. Con resolución de pasar a Siria para anunciar el Evangelio a los Sarracenos, tomó el camino de Roma para pedir al Papa la licencia y su bendición.

Obtuvo de su Santidad todo cuanto deseó, y habiendo fundado en Roma un Convento, se embarcó para Siria. Le arrojó una tempestad a las Coscas de la Esclavonia, y se vio precisado a restituirse a Italia. Le tenía inquieto el ansioso deseo del martirio, y movido de él pasó a España con ánimo de embarcarse para la África, esperando siempre encontrar en los Moros la corona porque suspiraba. En todas las Ciudades por donde transitó dejó insignes pruebas del poder que Dios le había concedido sobre las enfermedades, sobre los elementos, y sobre la misma muerte, haciendo en todas milagros estupendos; pero por una larga enfermedad que le sobrevino, se vio en precisión de retirarse a Italia por la segunda vez. Se fue a su primer Convento de Nuestra Señora de los Ángeles, donde perfeccionó su Instituto con adición de algunas nuevas Constituciones. Desde allí se pasó al Monte Alvernia, donde, el Conde Orlando de Catania, que le veneraba como a su Padre, le había fundado un Convento. Aquí pasó algún tiempo, empleándole en las dulzuras de la contemplación, y convirtió a un ladrón famoso. De Alvernia sé fue al valle de Fabiano, otra soledad que también era muy de su gusto; y desde ella envió a sus Frailes a las Misiones de Francia, de Inglaterra, y de Alemania, donde en breve tiempo vio apresurarse todas las Ciudades por tener Religiosos de San Francisco, y por fundarles Monasterios.

san-francisco_y-santo-domingoHabiendo muerto Inocencio III, después del Concilio General de Letrán, pasó a Roma nuestro Santo, para obtener de su Sucesor, Honorio III, la confirmación de su Orden. Le recibió el nuevo Pontífice con toda la ternura y con toda la veneración que merecía tan ilustre santidad: confirmó la Orden con una Bula, y la concedió grandes y singulares Privilegios. Con ocasión de este viaje a Roma, se conocieron por la primera vez Santo Domingo y San Francisco, y estrecharon aquella santa hermandad que comunicaron los Santos Patriarcas a sus hijos, en tanto bien y provecho de la Iglesia.

Cuando volvió a su Convento de Nuestra Señora de los Ángeles, que fue el año 1218 celebró en él aquel famoso Capítulo General, que se llamó el Capítulo de las Esteras, porque de ellas principalmente se levantaron en un espacioso campo las celdas necesarias para más de cinco mil Frailes que concurrieron a él, formándose otras de juncos y de ramos. No vio el mundo espectáculo más asombroso, ni de mayor edificación. Comunicado el espíritu del Padre a todos los hijos, se veneraron en aquel Capítulo tantos Santos como Religiosos, y lejos de ser necesarias exhortaciones, ni pláticas para encender el fervor, lo que dio más que hacer al Cardenal Hugolino, Protector de la Orden y Presidente del Capítulo, fue moderar las penitencias de los que excedían en las que prescribía la Regla.

Después que se disolvió aquella numerosa Junta, tuvo noticia San Francisco de que cinco hijos suyos, Fray Pedro de S. Geminiano, y Otón, Sacerdotes; Fray Bernardo de Corbia, Ayutu, y Acurso, a quienes el mismo Santo había enviado a Marruecos a predicar la Fe, habían recibido la corona del martirio. Con esta ocasión, movido de una santa envidia, se le volvió a encender su antiguo celo y deseo.

san-francisco_ante-el-sultan-ghirlandaio66Partió, pues, para Siria, llevándose consigo algunos Religiosos, y habiendo llegado a Damiata, se presentó al Sultán, y con una intrepidez digna de los primeros Héroes cristianos, le declaró, que sólo había venido para manifestarle la falsedad de la Ley de Mahoma; y para enseñarle que no había otro camino de salvación sino la Ley de los Cristianos. Parecía consiguiente a una declaración tan esforzada la corona del martirio; pero le reservaba Dio para otro martirio de amor. Asombrado el Sultán de la santidad de Francisco, enamorado de su conversación, y mucho más de la generosidad con que él se negó a recibir los ricos presentes que le ofrecía, le colmó de honras, y le despidió rogándole, que le encomendase a Dios, pidiéndole que le alumbrase; y desconfiado el Santo de derramar su sangre por la Fe, se volvió a embarcar para restituirse a Italia.

Se retiró al Monte Alvernia; y no sosegó hasta que renunció su empleo de Ministro General en el Bienaventurado Fray Pedro de Catania. Descargado ya de aquel peso, empleaba los días y las noches en continua comunicación con Dios, y en ejercicios de la más rigorosa penitencia. Hacia el fin de la Cuaresma de San Miguel, que hacía todos los años, recibió del Cielo aquel insigne favor, cuya memoria consagró la Iglesia con fiesta particular. Éste fue la Impresión de las Sagradas Llagas en su santo cuerpo, al mismo tiempo que el fuego de el divino amor abrasaba su corazón, y le transformaba en un serafín de la tierra. Por más cuidado que puso en ocultar a los ojos de los hombres aquellas señales del amor divino, la sangre que derramaban hacía traición a su humildad, y desde allí en adelante todos le llamaban el Patriarca Seráfico.

Después de este martirio del amor, apenas vivía San Francisco sino de milagro; y las continuas lágrimas que derramaba, le debilitaron tanto la vista, que casi no percibía los objetos. Los dos años que sobrevivió a la Impresión de las llagas, no fueron más que enfermedades molestas, dolores agudísimos, éxtasis continuos, los que le acabaron de consumir, y Dios le reveló en fin el dichoso momento en que le quería premiar.

Luego que se divulgó la voz de que el Santo había tenido revelación del día de su muerte, se excitó entre las Ciudades vecinas una piadosa contienda sobre cuál de ellas había de poseer el precioso tesoro de su cuerpo; pero el mismo Santo sin tener noticia de lo que pasaba, se declaró a favor de la de Asís. Se hallaba postrado en el Convento de Fuen-Colomba, y mandó que le llevasen al de Nuestra Señora de los Ángeles, para cuya Iglesia había alcanzado de nuestro Señor el famoso Jubileo llamado de la Porciúncula, el que después confirmaron tantos Sumos Pontífices, asignando para él el día de la Dedicación de la misma Iglesia, cuna de la Religión Seráfica, y es el día segundo de Agosto. Luego que llegó al Convento, mandó que le quitasen la túnica, y que le tendiesen en el suelo, para morir con la más extrema pobreza, a imitación de su divino modelo Jesucristo, que espiró desnudo en el Árbol de la Cruz. Le dieron aquel gusto, pero al mismo tiempo tomó el Guardián una túnica vieja, y una cuerda, y se la alargó diciendo: Te doy de limosna este hábito como a un pobre; tómale por obediencia.

san-franciso-se-asis_muerte

Obedeció el Santo, y viéndose cercado de todos sus Frailes, que se ahogaban en sollozos, y se deshacían en lágrimas, levantando las manos al Cielo, los exhortó a que conservasen el amor de Dios, el cual era el alma de su Instituto; a que guardasen con suma puntualidad todas las Reglas; a que nunca desmintiesen aquella rigorosa y perfecta pobreza, que era su distintivo y su carácter; a que conservasen con fidelidad y con infinita sumisión la Fe de la Iglesia Romana; a que profesasen tierno y ardentísimo amor a la Santísima Virgen, su querida Madre; y a que mantuviesen entre sí una inalterable caridad.

Extendiendo después el Santo Patriarca los brazos, y poniéndolos en forma de Cruz, suplicó humildemente al Señor, que echase su bendición sobre todos sus hijos, y que los cuidase en lugar de Padre. Mandó que le leyesen la Pasión de nuestro Señor Jesucristo, según el Evangelio de San Juan; y después de ella comenzó él mismo a rezar con voz lánguida, y moribunda el Salmo 141. Voce mea ad Dóminum clamavi: clamé al Señor con mi voz, implorando su asistencia. Effúndo inconspéctu eius orationem meam: derramo mi corazón delante de él, y le hago presente mi aflicción. In deficiendo in me spíritum meum: Viendo que me va faltando el espíritu, acudo a Vos, Dios mío, que tenéis tan conocidos todos mis pasos. Clamavi ad te Dómine, dixi: tu es spes mea, portio mea, in térra viventium: A Vos, Señor, dirijo mis clamores, diciendo a voz en grito: tú eres mi esperanza, y tú mi herencia en la tierra de los que viven. Habiendo llegado al último versículo: Educ de custódia, ánimam meam, ad confiténdum nómini tuo: Libra, Señor, mi alma de la prisión de este cuerpo, para que confiese incesantemente tu Santo Nombre: todos los Justos esperan que me hagas misericordia, dándome lugar entre los escogidos; al pronunciar estas últimas palabras espiró tranquilamente en manos de sus hijos, Sábado 4 de Octubre del año 1226. A los cuarenta y cinco de su edad, el 19 de su conversión, y diez y nueve de la fundación de su Orden.

san-francisco_muerteApenas espiró San Francisco, cuando pareció haberse comunicado al cuerpo la gloria que gozaba su benditísima alma, exhalando aquel un suavísimo olor, que llenó de fragancia toda la celda. No se oía por las calles de Asís otra cosa que estas palabras: murió el Santo. Todos vieron a su satisfacción las sagradas llagas, o señales de las suyas, que había impreso nuestro Señor en manos, pies, y costado de nuestro Santo. Fue llevado el santo cuerpo primero al Convento de San Damián, que era el de Santa Clara, para satisfacer su devoción; y la de sus hijas; y de allí fue conducido como en triunfo a la Iglesia de San Jorge, donde había sido bautizado, y donde se le dio sepultura.

En vista del prodigioso número de milagros, que obró Dios en ella, el Papa Gregorio IX, antes Cardenal Hugolino, grande amigo del Santo, y testigo ocular de su eminente santidad, le canonizó dos años después, el de 1228, el día 17 de Julio, con extraordinaria solemnidad, en la misma Ciudad de Asís. Luego que se acabaron las funciones de Canonización, se abrieron los cimientos de una magnífica Iglesia, y el mismo Papa quiso poner la primera piedra, acabándose en menos de dos años el suntuoso edificio; y el de 1230, cuando se celebraba el Capítulo General, fue trasladado el santo cuerpo a la nueva. Basílica el día 25 de Mayo, y colocado en una bóveda debajo del altar mayor. Se encontró el cuerpo entero, y sin haberse descarnado, ni consumido, y se dice que se conserva de la misma manera sin corrupción, manteniéndose en pie sin ningún arrimo, con los ojos abiertos, y un poco levantados al Cielo, y la sangre de las llagas —roja y liquida. Doscientos y veinte y tres años después de su muerte, el de 1449, le vio en esta misma postura el Papa Nicolao V, acompañado de un Cardenal, de un Obispo, de su Secretario, del Guardián del Convento, y de tres Religiosos, como todo consta de auténtico instrumento.

Aunque este gran Santo no se aplicó mucho al estudio de las ciencias humanas, lo suplió Dios con la luz sobrenatural, y con la ciencia infusa que le comunicó, no menos que con los divinos arcanos, que se le manifestaban en la íntima y continua comunicación que tenía con el Señor. Además de eso tenía una excelente capacidad, y poseía una elocuencia natural, que se dejaba traslucir por entre los celajes de su profunda humildad; y aquella santa simplicidad que observaba perpetuamente en sus palabras, y en todas sus modales, en sus Sermones, en sus Conferencias Espirituales, en sus Instrucciones Monásticas, en aquella admirable obra, que se llama el Testamento de San Francisco, en sus Cánticos Espirituales, en sus Advertencias, y en algunas otras obras devotas de nuestro Santo, que se han dado a luz, se descubre aquella ciencia de los Santos, que sólo Dios comunica, aquella sabiduría, y aquella sublime inteligencia, que son dones y frutos del Espíritu Santo.

________________________
Fuente:
https://books.google.co.ve/books?id=IqFakWhEfMIC&pg=PA5&lpg=PA5&dq=a%C3%B1o+cristiano+o+ejercicios+devotos+octubre&source=bl&ots=x7oDPbhW5g&sig=u74ejQofToWRH99LmS3J77kAaCA&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwj0g5G4y6XXAhVBQCYKHR-lAk44ChDoAQgvMAA#v=onepage&q=a%C3%B1o%20cristiano%20o%20ejercicios%20devotos%20octubre&f=false

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s