La Fiesta de Nuestra Señora de La Merced.

Tomado del Año Cristiano o Ejercicios Devotos para Todos los Días del Año. Madrid, 1778. Septiembre. Día 24. Página 510.

LA FIESTA DE NUESTRA SEÑORA
DE LA MERCED.

En aquel tiempo en que el Imperio Romano iba declinando de su majestad y de su poder, entraron en España los Godos, los Vándalos, los Suevos, los Alanos, y los Silingos: se establecieron en ella, y la repartieron entre sí; pero al cabo quedaron dueños los Godos de todas sus Provincias, y después de Alarico, Ataúlfo, y Sigerico, el año de 416 fijó Walia su trono en aquella región, como Rey de toda la Monarquía. Roderico o Rodrigo, último Rey de los Visogodos, auxiliado de su hermano Cosa, atacó a Witiza, le derrotó, y le mandó sacar los ojos, se apoderó del Reino de España. Era Rodrigo Príncipe cruel, de costumbres estragadas, cuyo duro y tiránico gobierno tenía enconados contra sí todos los ánimos; y arrastrado de las pasiones que le tiranizaban, violó el honor de una dama principal, hija del Conde Julián, uno de los primeros Señores de España, tan acreditado en la Corte, como en el ejército.

Era el Conde Gobernador de Ceuta, Capital de un Gobierno de los Godos en España, situada en la costa de África, no lejos de Gibraltar, donde los Godos poseían algunas plazas. Ofendido, y vivamente irritado de la afrenta que el Rey había he hecho a su sangre y a su estimación en la persona de su hija, disimuló por algún tiempo su sentimiento y su deshonor; pero noticioso de que los Árabes juntaban en el África un poderoso ejército, se valió de este pretexto, y pidió licencia al Rey para retirarse a su Gobierno. Tomó la vuelta de Ceuta, llevándose consigo lo más precioso que tenía; y fingiendo después en su mujer una dolencia mortal que la tenía sin esperanza de vida, escribió al Rey, suplicándole permitiese a su hija que acudiese apresurada a recibir la bendición, y los últimos suspiros de su moribunda madre. Luego que el Conde Julián vio asegurada su hija, puso en ejecución los medios que ya tenía discurridos para saciar su venganza, y comunicó su sentimiento y su dolor a Muza, General del ejército del Califa de Damasco, que se hallaba a la sazón en Berbería. No sólo le ofreció entregarle todas las plazas que estaban en la jurisdicción de su Gobierno, sino hacerle también dueño de toda la Monarquía Española, como le quisiese dar un número de tropas suficiente para salir con la empresa. Por entonces sólo le quiso dar Muza doce mil hombres para que conquistase con ellos una parte de la España: y abierta ésta a los Moros o a los Árabes, en breve tiempo la sujetaren toda a la obediencia del Califa. El año de 713 perdió el Rey Rodrigo la vida y la corona en una sangrienta batalla que ganaron los infieles, viéndose obligados los Españoles a refugiarse en las montañas de León, de Asturias, y de Galicia.

Eran aquellos infieles Mahometanos, por cuya razón también se apellidaban Sarracenos, y multiplicados prodigiosamente en España, se extendieron de la otra parte de los Pirineos, ocuparon las Provincias del Lenguadoc, y causaron muchos estragos en Francia. El año 732 los deshizo en ella Carlos Martel, y el de 778 los desbarató en España Carlo Magno, con cuyos golpes quedó abatido su orgullo; y saliendo los Españoles poco a poco de sus escarpados montes, fueron con el tiempo reconquistando una parte de las Provincias perdidas, y formaron de ellos muchos reinos, encerrando a los Sarracenos en la parte meridional de España, donde, por ser dueños de los Puertos, podían recibir los socorros que les venían del África, y a beneficio de ellos se mantuvieron hasta el reinado de Fernando Rey de Aragón, y de Castilla por su mujer la Reina Doña Isabel. En todo este tiempo continuaron los Moros sin cesar la guerra contra los cristianos, declarando esclavos o cautivos a todos los que hacían prisioneros.

Era durísimo el cautiverio, no habiendo barbaridad que no experimentasen los infelices que le sufrían. A muchos los desollaban vivos, a otros los empalaban: a no pocos los quemaban las plantas de los pies a fuego lento, otros expiraban a violencia de crueles palos, y todos eran peor tratados que los más viles animales de carga; siendo mayor la desgracia de muchos, que rendidos al miedo de tan crueles tratamientos, renunciaban la Fe, y abrazaban el Mahometismo.

ns-de-la-merced_02mLa Madre de misericordia, de quien los Españoles fueron siempre tan devotos, y que estando aún en vida había tomado a España debajo de su protección; cuando apareciéndose al Apóstol Santiago sobre el pilar que hasta el día de hoy se venera en Zaragoza, según la antigua tradición del país, le mandó edificar en aquel mismo sitio una Capilla dedicada a su nombre, prometiéndole su especial protección de una nación que había de ser devotísima suya hasta el fin de los siglos: la Madre de misericordia, vuelvo a decir, compadecida de tantas miserias como afligían a los pobres cristianos cautivos, quiso dar al mundo un ilustre testimonio de su maternal bondad, fundando milagrosamente una Religión, cuyo instituto fuese solicitar el alivio, y la redención de los cautivos cristianos que gemían bajo la cruel esclavitud de los Moros.

Escogió para esta grande obra a uno de sus más santos, y más fervorosos siervos, cual fue San Pedro Nolasco, natural del Lenguadoc, siendo su familia de las más nobles del país, habiendo nacido el año de 1189 en un lugar del Obispado de San Paul, llamado Más de las santas Doncellas a una legua de Castelnaudari. Este gran siervo de Dios, no menos distinguido por su ilustre nacimiento, que por sus grandes riquezas, y sobresalientes prendas, renunciando generosamente las más halagüeñas y mas tentadoras esperanzas que el mundo le prometía, resolvió dedicarse todo a Dios, empleando en su servicio sus bienes y sus talentos.

Sobresalían en él, descollando entre todas las demás virtudes, la tierna devoción a la Santísima Virgen, y una ardiente caridad por los cautivos cristianos que arrastraban las cadenas en poder de los Sarracenos. Parecían como nacidas con él la singularísima ternura hacia la Madre de Dios, y la compasión con los miserables cautivos, tanto, que no pudo sosegar hasta que vendió todos sus bienes para redimirlos de aquella esclavitud. Ya dijimos en su vida, que animado con los felices sucesos que experimentó en los primeros ensayos de aquella abrasada caridad, no contento con añadir a sus propios bienes las muchas limosnas que pudo recoger de sus amigos; persuadió a muchos Caballeros de conocida piedad que se juntasen con él para formar una piadosa Congregación o Cofradía, dirigida a solicitar la redención de los cautivos cristianos, bajo el título y la particular protección de la Santísima Virgen.

Sufrió este piadosísimo proyecto la misma suerte que padecen por lo común todas las obras grandes y santas, las que el demonio procura siempre arruinar en su mismo principio, o por lo menos desacreditarlas con oposiciones, detracciones, y calumnias. Pero el mismo Rey Don Jaime, los Grandes del Reino, y todos los hombres de juicio y de virtud, tocando con las manos la utilidad de aquella buena obra, taparon la boca a la maledicencia, y disiparon aquella tempestad.

Comenzaba la piadosa Congregación a experimentar los efectos de su caritativo celo a favor de los cristianos cautivos, cuando la Reina de los Cielos quiso dar a toda la Iglesia otra nueva, pero muy insigne prueba de la atención que la merecen nuestras necesidades, y de la maternal compasión con que mira las aflicciones y los trabajos de los fieles. Apareció a San Pedro Nolasco la noche del primer día de Agosto del año 1218. A tiempo que estaba el Santo en oración, derritiéndose en lágrimas, con la consideración del duro cautiverio de tantos pobres cristianos, que con peligro de su eterna salvación, gemían bajo la tiranía de los bárbaros infieles. Llenó la Señora de celestiales consuelos a su fidelísimo siervo, y le dijo que no podía hacer cosa más agradable a su Santísimo Hijo, y a sí, que fundar otra nueva Congregación con el título de Nuestra Señora de la Merced, para la redención de los cristianos cautivos en el dominio de los Moros.

ns-de-la-merced_94Asombrado San Pedro Nolasco con aquella milagrosa visión, exclamó postrado en tierra: ¿Y quién sois Vos, que tenéis tan penetrados los secretos de Dios?; pero, ¿y quién soy yo, miserable pecador, para encargarme de tamaña empresa? Yo soy María Madre de Dios, respondió la Virgen, que traje en mis entrañas, y di a la luz del mundo al Soberano Redentor de todos los hombres, y deseo haya en la Iglesia una nueva familia que haga singular profesión de rescatar a los cautivos. Anda, y funda esta Religión, que tomo desde luego debajo de mi protección. Yo te facilitaré los medios, y allanaré todos los estorbos.

Desapareció la Virgen, y Nolasco se reconoció animado de nueva caridad, y de más encendido celo. Persuadido ya de la voluntad del Señor tan descubierta por una visión, en que no podía poner duda, nada tuvo que discurrir sino en proporcionar los medios para la ejecución de empresa tan importante. Pero no atreviéndose a dar paso alguno sin consultarle primero con su Confesor, que lo era San Raymundo de Peñafort, se encaminó a buscarle, y le refirió sencillamente todo lo que le había sucedido en la oración. Había revelado lo mismo la Santísima Virgen a San Raimundo, y éste le declaró que había tenido la propia visión. Confirmados uno y otro en que era de Dios el pensamiento, se fueron derechos a palacio para comunicar al Rey lo que intentaban, y confiarle al mismo tiempo la noticia del duplicado milagro. Pero quedaron gustosamente sorprendidos, cuando luego que el Rey los vio en su cuarto, se anticipó a contarlos una visión que había tenido, y era enteramente conforme a la de los dos; porque no queriendo la Virgen que se pusiese en duda un milagro tan grande de su misericordia y de su bondad con los cautivos cristianos, dispuso que se confirmase con tres testimonios tan auténticos. Desde aquel punto sólo se pensó en disponer todo lo necesario para la fundación de una Orden, que se puede llamar milagrosa, habiendo debido su nacimiento a tan insigne milagro.

El día de San Lorenzo del mismo año, el Rey acompañado de toda su Corte, y de los Magistrados de Barcelona, pasó a la Catedral, llamada Santa Cruz en Jerusalén, donde subió al pulpito San Raymundo, y publicó a presencia de todo el pueblo la visión que a un mismo tiempo habían tenido el Rey, Pedro Nolasco, y el mismo Santo, con lo que la Madre de misericordia los había revelado, tocante a la fundación de una Orden Religiosa, con el título de Nuestra Señora de la Merced, Redención de cautivos.

ns-de-la-merced_90-escudoAcabado el Ofertorio, el Rey Don Jaime, y San Raimundo tomaron de la mano a Pedro Nolasco, y le presentaron a Berenguer de la Palu, Obispo de Barcelona, quien le vistió el hábito blanco, y el escapulario de la Orden: poco antes de la Comunión hizo el nuevo Fundador los tres votos acostumbrados de Religión, y añadió el cuarto, por el cual así él, como todos los que abrazasen el nuevo Instituto, se obligaban, no sólo a pedir limosna para rescatar a los cristianos cautivos, sino a quedarse ellos mismos en rehenes, y por rescate siempre que lo pidiese la necesidad. Al mismo tiempo hicieron también la profesión otros dos Caballeros; y el Rey cedió al Santo Fundador la mayor parte de su palacio de Barcelona para que fabricase el primer Convento de la Orden, y quiso que los Religiosos llevasen sobre el escapulario las armas de Aragón, a las que añadió el Santo, con beneplácito del Rey las de la Catedral.

Tal fue el nacimiento de esta sagrada Religión, tan respetable por su milagroso Instituto, y tan célebre por los grandes hombres, que ha dado para la redención y para el consuelo de tantos cautivos cristianos. La confirmó el Papa Gregorio IX y la honró con crecido número de grandes privilegios la Santa Silla Apostólica, en reconocimiento de tan insigne y tan heroica caridad. Hace mención el Martirologio Romano de esta milagrosa aparición el día 1º de Agosto con estos términos: En España la aparición de la Santísima Virgen María a San Pedro Nolasco, a San Raimundo de Peñafort, y a Jaime Rey de Aragón, inspirándolos el pensamiento de fundar la Religión de la Merced, Redención de cautivos. Y la Iglesia más y más atenta a honrar siempre a la Madre de Dios, celosa de aumentar en el corazón de todos los fieles el culto, la devoción, y la confianza en esta Madre de misericordia, instituyó el día de hoy una fiesta particular para perpetuar la memoria de tan grande beneficio, y en acción de gracias por la fundación de una Orden, que ella misma es un milagro de la más heroica cristiana caridad.

Pocos siglos se hallarán en que no hubiese cuidado la divina providencia de persuadir a los fieles, por medio de algún suceso milagroso, que la protección que debemos esperar de la Madre de Dios, sublimada a la diestra de su Hijo, es al mismo tiempo la más poderosa y la más segura que nos debemos prometer, si nos esforzamos a merecerla.

ns-de-la-merced_barcelona1Por tanto, debemos hacer todos los esfuerzos posibles para merecer esta protección con nuestra confianza, con nuestras oraciones, y con nuestro celo en obsequiarla y servirla. ¿Mas y qué no deberemos hacer nosotros por esta Señora en vista de lo que esta Señora hace por nosotros? Habiendo dado al mundo el Mediador que nos reconcilió con su Eterno Padre y cooperó después ella misma en cierta manera a la obra de nuestra Redención, ofreciendo a su mismo Hijo, y sacrificándole en algún modo por la salvación de los hombres. De aquí podemos inferir que impreso tiene en el alma el deseo de nuestra salvación.

Nos admiramos algunas veces de lo poco que nos dice el nuevo Testamento acerca de las grandezas de la Santísima Virgen, y hasta los más tibios devotos de esta Señora desearan que el Evangelio se hubiese extendido más en sus alabanzas. Pero esto es puntualmente, dicen los Padres de la Iglesia, lo que debe hacernos formar mayor y más sublime concepto de esta Señora. El Espíritu Santo (dicen) que no ignoraba el fundamento en que debía cimentarse la grandeza de su Esposa, juzgó que sólo el título de Madre de Dios, bien explicado, supliría con ventajas todos los demás elogios; y una vez que hiciese conocer la divinidad del Hijo por una larga relación de milagros indubitables, no era posible después dejarse de tributar las mayores honras a la Madre de tal Hijo. Con efecto, estas dos solas palabras, Madre de Dios, bastan para contentar el mayor celo por la gloria de la Virgen. Quien penetrare bien todo su sentido, descubrirá un insondable fondo, por decirlo así, de méritos, de grandeza, y de confianza en su poderosa intercesión. Solamente los herejes no han podido jamás tomar el gusto a una devoción tan justa, tan sólida, tan racional, y que es una de las señales menos dudosas de predestinación.

________________________
Fuente:
https://books.google.co.ve/books?id=Z90lPw1pLIEC&pg=PA88&lpg=PA88&dq=A%C3%B1o+Cristiano+o+Ejercicios+Devotos+Septiembre&source=bl&ots=Zhxb5Fw1sn&sig=ksRKZxo8e_H9IQ5pJdSJenHQwrE&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjdtIf1-P_OAhWHth4KHTv2ARAQ6AEIITAB#v=onepage&q=A%C3%B1o%20Cristiano%20o%20Ejercicios%20Devotos%20Septiembre&f=false 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s