Del Año Cristiano de 1778: La Exaltación de la Santa Cruz.

Tomado del Año Cristiano o Ejercicios Devotos para Todos los Días del Año. Madrid, 1778. Septiembre. Día 14. Página 302.

LA EXALTACIÓN DE
LA SANTA CRUZ

Se instituyó la fiesta de la Santa Cruz para celebrar la memoria de aquel día, en que el Sagrado Madero, sobre el cual el Salvador del mundo, Jesucristo consumó la grande obra de la Redención, fue solemnemente restituido por el Emperador Heraclio a Jerusalén, de donde catorce años antes le había sacado Cosroas, Rey de Persia. Atenta siempre la Iglesia, y siempre solícita en rendir a este precioso instrumento todo el culto, que por tantos títulos se le debe, instituyó esta fiesta en reverencia de la Santa Cruz, celebrando todos los años las maravillas que obró en semejante día, que con razón se puede llamar el día de su triunfo.

Cosroas II, hijo de Hormisdas, Rey de Persia, subió al Trono el año de 591 y fue tan inhumano, que mandó quitar la vida a su proprio padre a garrotazos, para que fuese más cruel, y más ignominioso el género de muerte. Este detestable parricidio le hizo, tan odioso a sus vasallos, que se vio precisado a buscar su seguridad en la fuga. Se refugió a Constantinopla bajo la protección del Emperador Mauricio, que le recibió con excesiva bondad, y le restableció en su Trono. Pero Focas, que de simple Centurión había ascendido a los primeros empleos del ejército, se hizo proclamar Emperador el año de 601 y persiguiendo a Mauricio hasta las cercanías de Calcedonia, primero mandó quitar la vida a cuatro hijos suyos delante del desgraciado padre, y después hizo cortar la cabeza al mismo Mauricio. Resuelto Cosroas a vengar la muerte de su insigne bienhechor, declaró la guerra a Focas, entró en la Siria, se apoderó de la Palestina, de la Fenicia, de la Armenia, y de la Capadocia, talando a fuego y sangre todo el Oriente, hasta las mismas puertas de Constantinopla.

Heraclio, hijo del Gobernador de África animado con los clamores de los pueblos, que ya no podían sufrir las violencias del Tirano, dio fondo con una Escuadra naval en el puerto de Constantinopla, y derrotadas las tropas de Focas, le hizo prisionero, y le mandó cortar la cabeza. Fue Heraclio proclamado Emperador el año de 610, y no perdonó a diligencia alguna para hacer la paz con el Rey de Persia; pero orgulloso éste con la prosperidad de sus primeras conquistas, despreció todas las proposiciones del Emperador y volvió a comenzar sus irrupciones en las tierras del Imperio. Entró en la Palestina, puso sitio a Jerusalén en el año de 615, la tomó, y se llevó a Persia el tesoro más precioso que tenían los Cristianos en el Oriente, es decir, la Cruz en que había muerto Jesucristo por la salvación de todos, los hombres; y apoderándose también de todos los Vasos Sagrados, se llevó igualmente a Persia un gran número de cristianos esclavos, entre los cuales fue el Patriarca de Jerusalén Zacarías, que nunca perdió de vista el sagrado madero de la Cruz.

La llevaron como en triunfo los infieles a la Ciudad de Cresifon sobre el Tigris, intentando erigir en ella un trofeo a su idolatría; pero la Cruz, aunque al parecer cautiva en medio de sus enemigos, se hizo respetar de ellos, no de otra manera que en otros tiempos el Arca del Señor en medio de los Filisteos. Ningún Persa tuvo atrevimiento para tocar aquella preciosa prenda de nuestra redención; conservándose siempre dentro de la caja, o del estuche de plata, en que la había mandado cerrar Santa Elena, sin que toda la codicia de Cosroas se atreviese nunca a aprovecharse de ella, por respeto a aquella inestimable reliquia. Segunda vez le pidió Heraclio la paz, sujetándose a las más indecentes condiciones; pero el soberbio Persa, hinchado con sus victorias, especialmente desde que el General Sarbazara, uno de los más acreditados de sus tropas, se había apoderado de Calcedonia, cuya Plaza se consideraba como arrabal de Constantinopla, respondió a los Embajadores de Heraclio, que le concedería la paz, con la precisa condición de que el Emperador, y todos sus vasallos Cristianos habían de renunciar a Jesucristo, y no habían de reconocer ni adorar otro Dios, que al Sol, único Dios de los Persas. Se horrorizaron los cristianos al oír tan impía proposición; y animado de una justa indignación el Emperador Heraclio, declaró a presencia de todos sus Oficiales que estaba pronto a derramar hasta la última gota de su sangre para vengar tan sacrílega como bárbara insolencia.

f-cruz_exaltacion-de-la-cruz_batalla-heraclio-y-persia-cosroas

Batalla del emperador Heraclio contra los persas.

El Clero Secular, los Monasterios Religiosos, y todos los Cristianos ofrecieron al Emperador bizarramente sus bienes para una guerra tan justa, considerándola ya como guerra de Religión; y ajustando Heraclio la paz con el Can de los Avaros, que le atacaba por un lado de la Tracia, se puso  al frente de sus tropas, y marchó derecho a Persia. Estando ya a vista del ejército enemigo, tomó en la mano una milagrosa imagen del Hijo de Dios, corrió con ella las líneas, acordando a sus soldados que iban a pelear por Jesucristo, y que así debían poner su confianza en el poderoso auxilio del Señor Dios de los Ejércitos.

No les engañó esta confianza. Se dio la batalla, y los persas, aunque muy superiores en número, y tan acostumbrados a vencer, fueron enteramente derrotados. La campaña siguiente aun fue mucho más gloriosa a los cristianos. Batió el Emperador a los Persas en muchas ocasiones, y obligó a Cosroas a abandonar la Ciudad de Gazac, donde estaba el célebre Templo del Fuego. Habiendo entrado Heraclio en la Ciudad, halló en el palacio la estatua de Cosroas, sentada debajo de una especie de media naranja, que representaba el cielo. Alrededor de la estatua se descubrían el sol, la luna, y las estrellas, como también algunos ángeles, que estaban en pie con cetros de oro en las manos. Mandó el Emperador poner fuego a este palacio, a este Templo, y a toda la Ciudad, de donde prosiguiendo en sus conquistas, entró en la Albania, y allí movido de compasión, dio libertad a cincuenta mil prisioneros que llevaba consigo, y en breve tiempo se apoderó de muchas Provincias.

Mientras Heraclio adelantaba sus conquistas en el país enemigo, estaba sitiada Constantinopla por los Avaros, que habían roto la paz, y por los persas que se mantenían en Calcedonia; pero acudiendo los sitiados en aquella extremidad a la Santísima Virgen, fueron oídas sus oraciones. El ejército de los Bárbaros pereció, introduciéndose en él una especie de contagio; y fatigados por otra parte, con las continuas y vigorosas salidas de la guarnición, levantaron el sitio. Viendo el Emperador que el Cielo se declaraba visiblemente en su favor, marchó a buscar a Cosroas, aunque fuese en el mismo centro de la Persia. Tardó muy poco en encontrarle. Al principio como que se acobardaron los cristianos a vista de la superioridad del ejército enemigo; pero Heraclio los animó, llevando siempre en la mano la imagen de Jesucristo. Ea, hijos, los dijo en breves razones, por Dios combatimos: cada uno de vosotros vencerá a mil: Con efecto, vinieron a las manos los dos ejércitos: Cosroas fue enteramente derrotado, sus tropas hechas pedazos, todos sus Oficiales prisioneros, y él mismo obligado a salvar la vida con la fuga. Se hizo tan odioso el bárbaro Rey a todos sus vasallos, que le abandonaron; y aunque había intentado desheredar a Syroes, su hijo primogénito, para colocar en el trono al segundo, fue proclamado Rey, y mandó quitar la vida inhumanamente a su padre dentro de la prisión, disponiendo que le hiciesen morir a saetazos por espacio de cinco días, para que fuese más cruel, y más prolongada su muerte. Pidió después la paz a Heraclio, dejando a su arbitrio las condiciones, y siendo la principal que restituiría la preciosa Cruz del Salvador, que había catorce años estaba en poder de los Persas dentro de la Ciudad de Cresifon, y que pondría en libertad al Patriarca Zacarías con todos los demás cautivos Cristianos. Aceptó Syroes todas estas condiciones, y el sagrado tesoro fue primero llevado en triunfo a Constantinopla, saliendo a recibirle todo el pueblo con ramos de olivas y velas encendidas, entonando himnos y cánticos. Salió del poder de los persas la Cruz del Salvador el año de 628.

f-cruz_exaltacion-santa-cruz_entrada-de-heraclio

Entrada del emperador Heraclio a Jerusalén.

El siguiente de 629, se embarcó el Emperador Heraclio para restituirla a Jerusalén, y dar gracias al Señor por sus victorias. Fácilmente se puede imaginar el concurso, y el gozo de los Fieles, cuando vieron que volvía a Jerusalén aquel sagrado Madero, trono adorable de las misericordias del Salvador del mundo. Concurrieron a la santa Ciudad de todas partes. El Clero, y el pueblo le salieron al camino, ansiosos y apresurados todos por honrar el triunfo de la verdadera Cruz, que, por decirlo así, acababa de triunfar de los más mortales enemigos del cristianismo. Quiso el mismo Emperador llevar hasta el Calvario aquella sagrada carga, vestido de las más ricas y más magníficas galas Imperiales. Precedido del Clero, acompañado del Patriarca, rodeado de los Grandes de su Corte, y en medio de una inmensa multitud de pueblo, cargó sobre sus hombros la sagrada Cruz; pero llegando a la puerta que sale al Calvario, quedó extrañamente atónito, sintiéndose inmoble; y viendo que no podía dar un paso, se asombraron todos a vista de aquel portento; pero el Patriarca descubrió luego la verdadera causa. Considerad, Señor, dijo con respeto al Emperador, si quizá esa púrpura Imperial, y esas pomposas galas que os adornan, son menos conformes al pobre y abatido traje con que Jesucristo llevó esa misma Cruz, y salió por esta misma puerta para subir al Monte Calvario. Penetró inmediatamente el Emperador el verdadero significado de aquellas palabras, y movido de su peso, se desnudó al punto de sus vestidos Imperiales, descalzó los pies, y cubierto de una humilde túnica, descubierta la cabeza y, despojado de toda insignia Imperial, caminó sin dificultad hasta el Calvario, colocó en su lugar el sagrado Madero, y rogó al Patriarca que sacándole de la caja, o del estuche, se le mostrase a todo el pueblo.

Reconoció el Patriarca los sellos que estaban intactos, y enteros: abrió el estuche de plata con la llave que se guardaba en el tesoro; y habiéndola adorado, dio con ella la bendición a los Fieles, la volvió a cerrar, y a colocar en el mismo sitio de donde catorce años antes la habían sacado los persas. Quiso Dios exaltar la gloria de este precioso instrumento de nuestra Redención con pompa tan augusta, acompañada de muchos milagros, en el día catorce de Septiembre del año 629. Regaló después el Emperador a la Iglesia de Jerusalén con dones preciosísimos, para borrarla hasta la memoria de las calamidades f-cruz_exaltacion-santacruz_sevilla-iglesia-de-la-caridadpasadas: reparó los santos lugares, restituyó en sus dignidades al Patriarca, y a los demás Ministros de la Iglesia, dejando en todas partes ilustres monumento de su insigne piedad.

Con el tiempo se ordenó que todos los años se celebrase una solemne fiesta en memoria de esta gloriosa restitución, la que fue muy célebre con especialidad en el Oriente, y aquel día concurrían Peregrinos a Jerusalén de todas las partes del mundo.

Pero se debe advertir que mucho tiempo antes de este suceso, así en la Iglesia Griega, como en la Latina, se celebraba una fiesta con nombre de la Exaltación de la Santa Cruz en el mismo día catorce de Septiembre, y era en memoria de aquellas palabras de Cristo hablando de su muerte: cuando sea exaltado de la tierra, atraeré a mí todas las cosas: Si exaltâtus fúero a térra, ómnia trakam ad me ipsum (Joann. 12). Luego que levantareis al Hijo del hombre, conoceréis quién soy yo: Cùm exaltaverítis Fílium hóminis y tunc cognoscêtis quia ego sum (Joann. 8).

El Cardenal Baronio dice que fue exaltada la Cruz en tiempo del Emperador Constantino el Grande, cuando se dio libertad a los cristianos para predicar el Evangelio, y para erigir Iglesias públicas.

f-cruz_exaltacion-constantino-santa-helenaTambién se llamó la Exaltación de la Santa Cruz aquella solemnidad que con tanta magnificencia, y con tanto aparato se celebró en Jerusalén, cuando la Emperatriz Santa Elena encontró el verdadero Leño de nuestra Redención, y le mandó colocar en la magnífica Iglesia que a su costa se edificó en el Calvario, celebrando desde entonces la Iglesia Griega y Latina una solemne fiesta en el día catorce de Septiembre con el título de Exaltación de la Cruz. Hace mención de esta fiesta el Sacramentado de San Gregorio, y el Padre Canisio cita las palabras con que la anuncia el Menologio de los Griegos: Exaltâtio preciósa, Ó vivífica Crucis sub Imperatôre Constantíno Magno, La Exaltación de la preciosa y vivífica Cruz en tiempo del Emperador Constantino el Grande.

El Autor de la vida de San Eutyques, Patriarca de Constantinopla, que fue su contemporáneo, refiere que mucho tiempo antes del Em-perador Heraclio, volviendo el Santo Patriarca de su destierro por orden de los Emperadores Justino y Tiberio, pasó por un Monasterio donde el día catorce de Septiembre celebró con mucha solemnidad la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz: Postquam salutífera étiàm Crucis memóriam die quartadécima mensis Septémbris splendidè celebrávimus, Monastério benedíxit.

Leoncio, Obispo de Nápoles en la Isla de Chipre, escribiendo la vida San Simón, por sobrenombre Salus, habla de la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, la cual se celebraba con grande solemnidad, y mucho concurso de Fieles, como cosa f-cruz_exaltacic3b3n-de-la-santa-cruzestablecida largo tiempo antes del Imperio de Heraclio: Témpore Iustiniáni, dice, cùm accedérent ii qui Christi erant amántes, Ó pro more sancta Christi loca cupiébant adoráre, quae sunt in sancta civitâte, in Exaltatiône preciosae Ó vivíficae Crucis; norunt autem omnes, qui illic adesse consuévere in hoc sancto, Ó ómibus láudibus celebrándo festo, quod ex univérso orbe terrárum multitúdo populôrum, quae crucem Ó Christum díligit, Óc.

Así, pues, parece muy probable que el Emperador Heraclio muy de intento escogió el día catorce de Septiembre para restituir la Santa Cruz al mismo lugar de donde catorce años antes la habían sacado los Persas, como día consagrado ya muy de antemano a la Exaltación de la Santa Cruz; y que por la devoción, y por la grande confianza que siempre tuvo en ella el Emperador Constantino, se determinaron los Sumos Pontífices a instituir esta fiesta particular.

________________________
Fuente:
https://books.google.co.ve/books?id=Z90lPw1pLIEC&pg=PA88&lpg=PA88&dq=A%C3%B1o+Cristiano+o+Ejercicios+Devotos+Septiembre&source=bl&ots=Zhxb5Fw1sn&sig=ksRKZxo8e_H9IQ5pJdSJenHQwrE&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjdtIf1-P_OAhWHth4KHTv2ARAQ6AEIITAB#v=onepage&q=A%C3%B1o%20Cristiano%20o%20Ejercicios%20Devotos%20Septiembre&f=false 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s