El Rosario de La Armada de Nuestra Señora de La Preciosísima Sangre

28 de Enero – 39º Aniversario
Años: 2002-2016 / Lugar: Luisiana, USA – Páramo Los Torres, Estado Trujillo, Venezuela
Apariciones y Mensajes de Nuestra Señora de la Preciosísima Sangre
Vidente: Thomas ‘Mac’ Smith

El 28 de Enero de 1977, la Santísima Virgen se le apareció en Little Rock, Arkansas, USA, al Padre Thomas Mac Smith, durante 30 días consecutivos para hablarle acerca de una misión en Washington, Luisiana, USA, conectada al Páramo Los Torres, en Venezuela. En 2002 Thomas tuvo la primera visita de Nuestra Señora de La Preciosísima Sangre. En Diciembre de 2005, la Virgen le pidió que se construyese una Cruz en lo alto del Páramo Los Torres, Estado Trujillo, Venezuela, y en Marzo de 2007, una estatua de Su Imagen de 1,60 m de alto. Sus Mensajes públicos comienzan en 2006.

El Rosario de La Armada

Rosario De La Armada_aprobación e

INTRODUCCIÓN

Este libro de oración está basado en una revelación privada, dada al hermano Thomas Mac Smith, de Little Rock, Arkansas, Estados Unidos de América.

Su Santidad, el Papa Urbano VIII, ha declarado:

«En casos que conciernen a revelaciones privadas, es mejor creer que no creer; porque si crees y son aprobadas por la Iglesia como verdaderas, estarán contentos porque creyeron, y porque la Santísima Virgen lo ha pedido. Si creyeron y fueron declaradas como  falsas, recibirán las gracias como si hubieran sido verdaderas porque creyeron.» Papa Urbano VIII, 1623-1644

Las oraciones aquí recomendadas por Nuestra Señora de la Preciosísima Sangre pertenecen a la Tradición de la Iglesia; estas oraciones son:

El Santo Rosario de la Santísima Virgen y la Letanía Lauretana (Letanía a la Santísima Virgen); Los Dolores de María, revelados a Santa Brígida, aprobados en 1862; la Oración del Ofrecimiento de Vida, a Santa Nathalia Magdolna en 1955; La Devoción a Dios Padre, a la Madre Eugenia Ravasio en 1932 y la Letanía y Consagración a la Preciosa Sangre de Jesucristo, a Bernabé Nwoye de Nigeria-África en 1999.


ROSARIO DE LA ARMADA DE NUESTRA SEÑORA
DE LA PRECIOSÍSIMA SANGRE

La Santísima Virgen María nos recomienda que las oraciones que se encuentran en este libro se recen los 25 de cada mes o, si es posible, diariamente. Ha pedido que se realicen estas oraciones en grupos, de no hacerse de esta manera, se puede realizar de forma individual pidiendo la asistencia del Ángel de la guarda.

Esta devoción puede ser incorporada al itinerario de los grupos de oración ya establecidos, como por ejemplo, la Legión de María, grupos carismáticos, etc. Las únicas condiciones que Ella nos pide son: que se recen todos los 25 de cada mes, y que no se cambie el orden de las oraciones, ‘ni le añadan ni le quiten’; ya que la unidad es un signo visible de la presencia del Espíritu Santo. También ha pedido que estos grupos no duren reunidos más de una hora y media. Previamente, el grupo y su coordinador (a), deben dedicar tiempo a la oración personal, haciendo ayuno, sacrificios; es decir, preparando el espíritu para el día del Rosario de la Armada.

“Dios Padre ha escogido este lugar (el Sur de Luisiana) como piloto de Mi Armada, la cual se realizará en los próximos, 3 a 5 años.” [1]

La Santísima Virgen María se refiere a la Armada, como un servicio donde los grupos o flotas de barcos acuden en defensa de una nación. Esta armada que Nuestra Señora reseña tiene su origen en la Batalla de Lepanto, que España libró en los años 1500; donde la llamada Liga Santa, formada por el Reino de España, los Estados Pontificios, la República de Venecia, la Orden de Malta, la República de Génova y el Ducado de Savoya, se enfrentó a los turcos otomanos.

La victoria de esta batalla fue atribuida a la Virgen del Rosario, por haber tenido lugar el primer domingo de Octubre, fecha en la que las Cofradías del Rosario, fundadas por el Papa San Pío V, organizaron un Rosario público en la Basílica de Santa María la Mayor.

El Papa San Pío V, estableció la Fiesta de la Virgen de Las Victoria el primer domingo de Octubre, cuando los cristianos de la Liga Santa, resultaron vencedores gracias a que ellos antes de salir a la batalla, acudieron a la confesión, asistieron a la Santa Misa, recibieron al Señor en la Comunión y rezaron el Santo Rosario.

Nuestra Santísima Madre, en la actualidad está haciendo Su llamado a todos Sus hijos a integrarse dentro de Su Armada, que consiste en almas que aman al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María, que se comprometen a rezar el Santo Rosario y todas las oraciones que están en este libro; para cumplir la Voluntad de Dios Padre, pedir la conversión de Estados Unidos, Latinoamérica, el mundo entero y muy especialmente por las intenciones de la Santa Madre Iglesia.

Cada grupo de oración que se reúne los 25 de cada mes a rezar estas oraciones, representa un barco de esta Armada y a su vez cada persona que reza el Rosario constituye un remo que mueve el barco hacia la conversión y salvación del mundo.

De nuevo hoy, Nuestra Señora de la Preciosísima Sangre nos pide que tomemos nuestros Rosarios como armas y formemos los grupos de la Armada para defendernos del enemigo y ayudarla a llevar a cabo Sus intenciones, cumpliendo así la Voluntad de Dios.

“He pedido que se formen los grupos del Rosario de la Armada y estoy muy complacida con las ciudades en el Sur de Luisiana que ya han formado esta Armada del Rosario. Esta Armada se conectará con Latinoamérica y África, y será este poder de intercesión lo que salvará al mundo.” [2]

“Todas las personas que pertenezcan a la Armada son naturalmente personas que aman a Dios, son personas que Le brindan su tiempo a Dios. Dentro de los próximos seis meses quisiera que se formaran los grupos para que todos los remos estén en total unión con la Armada.” [3]

“Quiero que Mis hijos se unan a rezar el Rosario, con el propósito de formar el Rosario de la Armada, para convertir Sacerdotes y para que sean portadores de salvación y conversión para el resto de esta nación (U.S.A.). Estos grupos, al rezar estas oraciones, recibirán muchas Gracias y al mismo tiempo podrán ayudar a los demás; esto es una gran Bendición. La Armada es una flota de barcos, almas que Me invocan a Mí y a Dios Padre, para ayudar a la salvación de la humanidad. Esto no solamente es para el resto del país (U.S.A.), sino para los que participen en estos grupos, muchos milagros les serán dados. Gracias por haber escuchado Mi llamado.” [4]

Lo que estamos viviendo hoy en día es una batalla espiritual; es por esta razón que debemos revestirnos con las Armas de Dios para proteger nuestra alma y nuestro cuerpo. 

“Estos son tiempos de batalla espiritual, Nuestro Padre Eterno, no perderá esta batalla.” [5]


CONTENIDO DEL ROSARIO DE LA ARMADA

Estas oraciones no deben ser sustituidas por otras semejantes, ni alterar el orden en que están dispuestas.

De esta manera todos los grupos de la Armada estarán unidos espiritualmente en un solo corazón.

Éstas son:

  1. LAS ARMAS DE DIOS
    (Efesios, capítulo 6, versículos 10 al 18)
  2. ROSARIO DE LA SANTÍSIMA VIRGEN
    (Misterios Gozosos, Luminosos, Dolorosos y Glorioso)
  3. ORACIÓN DEL OFRECIMIENTO DE VIDA
  4. LETANÍA A DIOS PADRE
  5. LETANÍA DE LA PRECIOSA SANGRE DE JESUCRISTO
  6. LETANÍA A LA SANTÍSIMA VIRGEN
    (Letanía Lauretana)
  7. CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO
  8. ROSARIO DE LOS SIETE DOLORES DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


INSTRUCCIONES GENERALES

  1. El Rosario de la Armada se inicia con la Señal de la Cruz. (En el Nombre del padre y, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén).
  2. Todos los presentes —a una sola voz— leen la Carta de San Pablo a los Efesios 6, 10-18 (Las Armas de Dios).
  3. Se anuncia el misterio según corresponda, encabezado por un Padre Nuestro, diez Ave María y, se cierra con la oración: ‘Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo’. (No se añade jaculatorias locales o devociones particulares). Y así meditamos los cinco misterios.
  4. Todos juntos rezan la Oración del Ofrecimiento de Vida.
  5. Se recitan las Letanías, rezando al unísono las oraciones que indican ‘Oremos’.
  6. Luego al meditar los Dolores de la Santísima Virgen María, se anuncia cada misterio seguido por un Padre Nuestro, siete Ave María y un Gloria, y así, sucesivamente hasta meditar los siete Dolores.
  7. Seguidamente, en honor a las Lágrimas vertidas por nuestra Santísima Madre se ofrecen tres Ave María.
  8. Se finaliza con la siguiente oración de alabanza: ‘¡Gracias, Jesús, por haberme salvado mi alma!’


†  EN EL NOMBRE DEL PADRE, Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN.

LAS ARMAS DE DIOS
(Ef. 6, 10-18)

“Por lo demás, fortalézcanse en el Señor y en su fuerza poderosa. Revístanse de las Armas de Dios para poder resistir a la acechanza del diablo. Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra los espíritus del mal que están en el aire. Por eso, tomen las Armas de Dios, para que puedan resistir en el día funesto, y manténganse firmes después de haber vencido todo.

Pónganse en pie, ceñida su cintura  con la VERDAD y revestidos de la JUSTICIA como coraza, calzados los pies con el CELO POR EL EVANGELIO DE LA PAZ, abrazando siempre el ESCUDO DE LA FE, para que puedan apagar con él todos los encendidos dardos del maligno. Tomen, también, el casco de la SALVACIÓN y la Espada del Espíritu, que es la PALABRA DE DIOS. No dejen ustedes de orar: rueguen y pidan a Dios siempre, guiados por el Espíritu. Manténganse alerta, sin desanimarse, y oren por todo el pueblo santo.”

Padre, en Tus Manos encomiendo mi espíritu, alma y cuerpo; Te lo pido, en el Nombre de Tu Hijo Jesús. Amén.


EL SANTO ROSARIO

MISTERIOS GOZOSOS
(Se rezan los lunes, sábados y, diariamente, desde Adviento hasta la Epifanía)

  1. La Anunciación. (Lc. 1, 28)
  2. La Visitación. (Lc. 1, 41-42
  3. El Nacimiento del Niño Jesús. (Lc. 2, 7)
  4. La Presentación en el Templo. (Lc. 2, 22-23)
  5. El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo. (Lc 2, 46)

MISTERIOS LUMINOSOS
(Se rezan todos los jueves) 

  1. El Bautismo de Nuestro Señor Jesucristo. (Mt. 3, 17-17)
  2. Las Bodas de Caná. (Jn. 2, 5-7)
  3. La Proclamación del Reino de Dios. (Mt. 10, 7-8)
  4. La Transfiguración de Nuestro Señor Jesu-cristo. (Lc. 9, 29-35)
  5. La Institución de la Eucaristía. (Lc. 22, 19-20)

MISTERIOS DOLOROSOS
(Se rezan los martes y viernes y, diariamente desde el Miércoles de Ceniza hasta el Sábado de Gloria)

  1. La Agonía del Señor en el Huerto de Get-semaní. (Lc. 22, 44-45)
  2. La Flagelación de Jesús, atado a la columna. (Jn. 19, 1)
  3. La Coronación de espinas. (Mt. 27, 28-29)
  4. Nuestro Señor carga Su Cruz. (Jn. 19, 17)
  5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo. (Lc 23, 46)

MISTERIOS GLORIOSOS
(Se rezan los miércoles y Domingos el resto del año)

  1. La Resurrección. (Mc. 16, 6)
  2. La Ascensión del Señor al Cielo. (Mc. 16, 19)
  3. La Venida del Espíritu Santo sobre los Após-toles. (Hch. 2, 4)
  4. La Asunción de la Virgen María al Cielo. (Cant. 6, 10)
  5. La Coronación de María Santísima como Reina del Cielo y Tierra. (Ap. 12, 1)


ORACIÓN DEL OFRECIMIENTO DE VIDA

Mi Amado Jesús, delante de las Personas de la Santísima Trinidad, delante de Nuestra Madre del Cielo y toda la Corte Celestial, ofrezco, según las intenciones de Tu Corazón Eucarístico y las del Inmaculado Corazón de María Santísima, toda mi vida, todas mis santas Misas, Comuniones, buenas obras, sacrificios y sufrimientos, uniéndolos a los Méritos de Tu Santísima Sangre y a Tu Muerte de Cruz:

  • Para adorar a la Gloriosa Santísima Trinidad.
  • Para ofrecerle reparación por nuestras ofensas.
  • Por la unión de nuestra Santa Madre Iglesia.
  • Por nuestros Sacerdotes.
  • Por las buenas vocaciones Sacerdotales.
  • Y por todas las almas hasta el fin del mundo.

Recibe, Jesús mío,  mi Ofrecimiento de Vida y concédeme la Gracia para perseverar en él fielmente hasta el fin de mi vida. Amén.


LETANÍAS A DIOS PADRE

L: ¡Oh, Dios, Padre del Cielo!
R: Ten piedad de nosotros.

L: ¡Oh, Dios, Hijo Redentor del mundo!
R: Ten piedad de nosotros.

L: ¡Oh, Dios, Espíritu Santo!    
R: Ten piedad de nosotros.

L: Santísima Trinidad, que Eres un Solo Dios.         
R: Ten piedad de nosotros.

  • Padre, Creador del Mundo.
           —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Reconciliador del Mundo.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Sabiduría Eterna.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Bondad Infinita.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Providencia Inefable.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Fuente de cada cosa.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre Dulcísimo.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, de Infinita Misericordia.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Defensor nuestro.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Gozo y Gloria nuestra.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Rico con toda la Creación.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Triunfo de las naciones.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Esperanza de los cristianos.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Grandeza de la Iglesia.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Esplendor de los reyes.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Trastorno de los ídolos.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre Consolador de los pueblos.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Gozo de los Sacerdotes.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Guía de los hombres.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Don de la vida familiar.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Ayuda de los pobres.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Guía de los jóvenes.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Amigo de los pequeños.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Libertad de los esclavos.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Luz de los que están en tinieblas.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Destructor de los orgullosos.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Sabiduría de los justos.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Reposo en la tribulación.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Esperanza en la desolación.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Puerto de Salvación en los peligros.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Consolador de los pobres.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Consolador de los afligidos.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Refugio de los desesperanzados.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Refugio de los huérfanos.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Refugio de los moribundos.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, que apagas nuestra sed y pobreza.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Vida de los muertos.
    —Ten piedad de nosotros.
  • Padre, Gloria de los Santos.
    —Ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
       —Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
       —Escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
       —Ten piedad de nosotros.

Oremos:
Padre, el mundo Te necesita, todo hombre Te necesita, el aire pesado y contaminado Te necesita. Te rogamos, querido Padre, vuelve a caminar por las calles del mundo, vuelve a vivir entre Tu gente, vuelve a guiar a las naciones, vuelve a traer la paz y con ella la justicia,vuelve a traer el Fuego de Tu Amor, para que así, redimidos por nuestras tristezas, podamos ser criaturas nuevas. Amén.


LETANÍAS DE LA PRECIOSA SANGRE
DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

L: Señor, ten piedad de nosotros.                                            
R: Cristo, ten piedad de nosotros.

L: Señor, ten piedad de nosotros.                                            
R: Señor, ten piedad de nosotros.                                            

L: Cristo, escúchanos.
R: Cristo, escúchanos con bondad.

L: Dios, Padre Celestial.               
R: Ten piedad de nosotros.

L: Dios, Hijo Redentor del mundo.         
R: Ten piedad de nosotros.

L: Dios, Espíritu Santo.                 
R: Ten piedad de nosotros.

L: Santísima Trinidad, Un Solo Dios.      
R: Ten piedad de nosotros.

L: ¡Oh, Preciosísima Sangre de Jesucristo, Sangre de Salvación!
R: ¡Cúbrenos a nosotros y al mundo entero!

  • Océano de la Sangre de Jesucristo.
           —Sálvanos.
  • Sangre de Jesucristo, llena de Santidad y Compasión.
    —Sálvanos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, nuestra Fuerza y Poder.
    —Sálvanos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Alianza Eterna.
    —Sálvanos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Fundamento de la Fe cristiana.
    —Sálvanos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Armadura de Dios.
    —Sálvanos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Caridad Divina.
    —Sálvanos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Flagelo de los demonios.
    —Sálvanos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Ayuda de los cautivos.
    —Sálvanos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Vino Sagrado.
    —Sálvanos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Poder de los cristianos.
    —Sálvanos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Defensora de la Muralla Católica.
    —Sálvanos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Verdadera Fe de los cristianos.
    —Sálvanos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Sangre Sanadora.
           —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Sangre de Unción.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Fortaleza de los hijos de Dios.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Capitana de los guerreros cristianos.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Sangre de Resurrección.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Bebida de los Ángeles Celestiales.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Consolación de Dios Padre.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Poder del Espíritu Santo.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Circuncisión de los gentiles.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Paz del mundo.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Luz del Cielo y de la Tierra.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Arco Iris del Cielo.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Esperanza de los niños inocentes.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Palabra de Dios en nuestros corazones.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Arma Celestial.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Sabiduría Divina.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Fundamento del mundo.
    —Libéranos.
  • Preciosa Sangre de Jesucristo, Misericordia de Dios Padre.
    —Libéranos.

¡Oh, Preciosísima Sangre de Jesucristo!
       —¡Limpia los pecados del mundo!
¡Oh, Preciosísima Sangre de Jesucristo!
       —¡Purifica el mundo!
¡Oh, Preciosísima Sangre de Jesucristo!
       —¡Enséñanos cómo consolar a Jesús!

Oremos:
¡Oh, Preciosísima Sangre de nuestra Salva-ción! Creemos, esperamos y confiamos en Ti. Libera a todos aquellos que están en manos de los espíritus infernales, Te rogamos. Protege a los moribundos de toda obra de los espíritus malignos y dales la bienvenida a Tu eterna gloria. Ten misericordia del mundo entero y fortalécenos para adorar y consolar al Sagrado Corazón. Te adoramos, ¡oh, Preciosa Sangre de Misericordia! Amén.

L: ¡Oh, Preciosísima Sangre de Jesucristo!
R: ¡Sana las Heridas del Sacratísimo Corazón de Jesús! (TRES VECES).


LETANÍAS A LA SANTÍSIMA VIRGEN
(Letanía Luretana)

L: Señor, ten piedad.       
R: Señor, ten piedad.

L: Cristo, ten piedad.        
R: Cristo, ten piedad.

L: Señor, ten piedad.        
R: Señor, ten piedad.

L: Cristo, escúchanos.
R: Cristo, escúchanos con bondad.

L: Dios, Padre del Cielo.               
R: Ten piedad de nosotros.

L: Dios, Hijo Redentor del mundo.         
R: Ten piedad de nosotros.

L: Dios, Espíritu Santo.                 
R: Ten piedad de nosotros.

L: Santísima Trinidad, Un Solo Dios.     
R: Ten piedad de nosotros.

  • Santa María.
           —Ruega por nosotros.
  • Santa Madre de Dios.
     —Ruega por nosotros.
  • Santa Virgen de la Vírgenes.
     —Ruega por nosotros.
  • Madre de Cristo.
     —Ruega por nosotros.
  • Madre de la Divina Gracia.
     —Ruega por nosotros.
  • Madre de la Iglesia.
     —Ruega por nosotros.
  • Madre Purísima.
     —Ruega por nosotros.
  • Madre Castísima.
     —Ruega por nosotros.
  • Madre Siempre Virgen.
     —Ruega por nosotros.
  • Madre Inmaculada.
     —Ruega por nosotros.
  • Madre Amable.
     —Ruega por nosotros.
  • Madre Admirable.
     —Ruega por nosotros.
  • Madre del Buen Consejo.
     —Ruega por nosotros.
  • Madre del Creador.
     —Ruega por nosotros.
  • Madre del Salvador.
     —Ruega por nosotros.
  • Virgen Prudentísima.
     —Ruega por nosotros.
  • Virgen Digna de Veneración.
     —Ruega por nosotros.
  • Virgen Digna de Alabanza.
     —Ruega por nosotros.
  • Virgen Poderosa.
     —Ruega por nosotros.
  • Virgen Clemente.
     —Ruega por nosotros.
  • Virgen Fiel.
     —Ruega por nosotros.
  • Espejo de Justicia.
     —Ruega por nosotros.
  • Trono de la Sabiduría.
     —Ruega por nosotros.
  • Causa de Nuestra Alegría.
     —Ruega por nosotros.
  • Vaso Espiritual.
     —Ruega por nosotros.
  • Vaso Digno de Honor.
     —Ruega por nosotros.
  • Vaso Insigne de Devoción.
     —Ruega por nosotros.
  • Rosa Mística.
     —Ruega por nosotros.
  • Torre de David.
     —Ruega por nosotros.
  • Torre de Marfil.
     —Ruega por nosotros.
  • Casa de Oro.
     —Ruega por nosotros.
  • Arca de la Alianza.
     —Ruega por nosotros.
  • Puerta del Cielo.
     —Ruega por nosotros.
  • Estrella de la Mañana.
     —Ruega por nosotros.
  • Salud de los Enfermos.
     —Ruega por nosotros.
  • Refugio de los Pecadores.
     —Ruega por nosotros.
  • Consoladora de los Afligidos.
     —Ruega por nosotros.
  • Auxilio de los Cristianos.
     —Ruega por nosotros.
  • Reina de los Ángeles.
     —Ruega por nosotros.
  • Reina de los Patriarcas.
     —Ruega por nosotros.
  • Reina de los Profetas.
     —Ruega por nosotros.
  • Reina de los Apóstoles.
     —Ruega por nosotros.
  • Reina de los Mártires.
     —Ruega por nosotros.
  • Reina de los Confesores.
     —Ruega por nosotros.
  • Reina de las Vírgenes.
     —Ruega por nosotros.
  • Reina de Todos los Santos.
     —Ruega por nosotros.
  • Reina Concebida Sin Pecado Original.
     —Ruega por nosotros.
  • Reina Asunta al Cielo.
     —Ruega por nosotros.
  • Reina del Santísimo Rosario.
     —Ruega por nosotros.
  • Reina de La Paz.
     —Ruega por nosotros.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
       —Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
       —Escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
       —Ten piedad de nosotros.

L: Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R: Para que seamos dignos de alcanzar las Promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración:
Te rogamos nos concedas, Señor, Dios nuestro, gozar de continua salud de alma y cuerpo, y por la gloriosa intercesión de la Bienaventurada, siempre Virgen María, vernos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutar de las eternas alegrías. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.  

L: Que el Auxilio Divino permanezca siempre con nosotros.
R: Y que por la Misericordia de Dios, las almas de todos los fieles difuntos descansen en paz.  Amén.


CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO

Consciente de mi nada y de Tu Sublimidad, Misericordioso Salvador, me postro a Tus Pies, y Te agradezco por las innumerables pruebas de Tu Gracia que Te has dignado derramar en tan ingrata criatura. En especial, Te doy gracias por haberme liberado por Tu Preciosa Sangre del poder destructivo de satanás. En presencia de mi querida Madre María, mi Ángel Guardián, mi Santo Patrono y de todas las Huestes Celestiales, me Consagro voluntariamente y de todo corazón, ¡oh, querido Jesús!, a Tu Preciosa Sangre con la que redimiste al mundo del pecado, de la muerte y del infierno. Te prometo, con la ayuda de Tu Gracia y con todas mis fuerzas, suscitar y promover la Devoción a Tu Preciosa Sangre, que es el Precio de nuestra Redención, para que Tu Adorable Sangre sea honrada y glorificada por todos. De esta forma quiero reparar mi deslealtad a Tu Preciosa Sangre de Amor y ofrecerte satisfacción por las muchas profanaciones que los hombres cometen contra el inestimable Precio de su Salvación. Que mis propios pecados, mi frialdad y todos los actos irrespetuosos que haya cometido en el pasado contra Ti, ¡oh, Sangre Santa y Preciosa!, queden borrados. Mira, ¡oh, querido Jesús!, Te ofrezco el Amor, el Honor y la Adoración que Tu Santísima Madre, Tus fieles Discípulos y todos los Santos han ofrecido a Tu Preciosa Sangre. Te pido olvidar mi anterior falta de fe y frialdad, y Te pido que perdones a todos los que Te hayan ofendido. Báñame, ¡oh, Divino Salvador!, y a todos los hombres, con Tu Preciosa Sangre, para que podamos, ¡oh, Amor Crucificado!, amarte de ahora en adelante con todo nuestro corazón y que honremos dignamente el Precio de nuestra Salvación. Amén.

Bajo Tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas en las necesidades, antes bien, líbranos de todos los peligros, ¡oh, Virgen, siempre gloriosa y bendita!


ROSARIO DE LOS SIETE DOLORES
DE NUESTRA SANTÍSIMA MADRE

Esta devoción se originó en el siglo XIII. El Rosario consiste en rezar un Padre Nuestro, siete Ave María y un Gloria, meditando cada Dolor sufrido por la Virgen Santísima.

Primer Dolor: La Profecía de Simeón: “Una Espada de Dolor atravesará Tu Corazón.”

Segundo Dolor: La Huida a Egipto: Escapando de la persecución de Herodes que quería matar a Su Hijo amado.

Tercer Dolor: El niño perdido y hallado en el Templo.

Cuarto Dolor: Jesús y María se encuentran en el Camino al Calvario.

Quinto Dolor: Jesús Muere en la Cruz.

Sexto Dolor: Jesús es bajado de la Cruz y depositado en Sus Brazos.

Séptimo Dolor: Cuando contempló el Cuerpo de Su Divino Hijo acostado en el sepulcro.

Ofrecemos tres Avemarías en honor a las Lágrimas derramadas por nuestra Santísima Madre.

(La Santísima Virgen prometió a Santa Matilde que quien rece diariamente la devoción de las tres Avemaría, tendrá Su auxilio durante la vida y Su especial asistencia a la hora de la muerte).

________________________

[1] Nuestra Señora de la Preciosísima Sangre al Hermano Thomas Smith, 15 de Noviembre, 2008, Raceland, LA / U.S.A.
[2] Mensaje de Nuestra Señora de la Preciosísima Sangre al Hermano Thomas Smith, 11 de Junio de 2009. Washington, LA / U.S.A.
[3] Mensaje de Nuestra Señora de la Preciosísima Sangre al Hermano Thomas Smith, 8 de Julio de 2009. Washington, LA / U.S.A.
[4] Mensaje de Nuestra Señora de la Preciosísima Sangre al Hermano Thomas Smith, el 25 de Julio de 2009. Denham Springs, LA / U.S.A.
[5] Palabras de Nuestra Señora de la Preciosísima Sangre al Hermano Thomas Smith, 29 de Noviembre de 2007. Washington, LA / U.S.A.

Fuente:
http://thebloodofthelamb.net/

Los Mensajes de Nuestra Señora de la Preciosísima Sangre publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/thomas-mac-smith/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El Rosario de La Armada de Nuestra Señora de La Preciosísima Sangre

  1. Leila Castañeda de Martinez dijo:

    Gracias a Dios. Una Gracia, recibir en este nuevo Dia, este Regalo. Pediré a Santa Maria Virgen su intercesion, para según el Querer de Dios. Poderlo llevar a la práctica en mi vida. Inicialmente, lo asumo muy agradecida.

  2. Iris Diaz dijo:

    Bellisimo y Poderoso Rosario! Dios BendigaVenezuela y a Valiente Pueblo.

  3. Edith m dijo:

    Exelente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s