“Adora Mi Divinidad y Mi Humanidad, que fueron escondidas dentro del Corazón de Mi Madre Inmaculada.”

Del Libro: “La Victoriosa Reina del Mundo” (1939-1987)
Escrito por: Sor María Natalia Magdolna – Keeskemet, Hungría

3. VIDA DE ORACIÓN

¡Sólo mírame!

—Tú solamente tienes que mirar a Jesús, pensar en Él y abrazarlo. Si tú haces esto, Él te abrazará en silencio. Míralo en silencio y permítele crecer en ti mientras tú estás disminuyendo. Tú debes gozarlo, verlo, sentirlo y disfrutar Su mirada. Tú debes descansar en Él y experimentar Su Amor Divino.

Adviento

En noviembre de 1985 le pregunté a Jesús:

—Querido Jesús mío, ¿cómo debemos vivir durante este Adviento?

—Tú debes vivir en silencio total —me contestó—, tanto del cuerpo como del alma. Vive una vida santa, adora Mi Divinidad y Mi Humanidad, que fueron escondidas dentro del Corazón de Mi Madre Inmaculada. Tú que vives en el seno de Mi Divino Amor debes esperarme y recibirme con el calor de tu corazón limpio. Si tú quieres alabar a Mi Madre Inmaculada en este santo período de Adviento, reza el Ave María, tres veces al día, de rodillas. De rodillas, porque Ella recibió el saludo del Ángel y la Encarnación del Verbo de rodillas. Es un pequeño sacrificio que Mi Madre recibe con gran alegría y te recompensará con la Gracia de la humildad. Además Ella te llevará más cerca de Mí, hacia el Verbo que se hizo hombre en Ella.

Orar es amar

—¡Estate ocupada Conmigo, no contigo misma! —Jesús me dijo en muchas ocasiones—. Si tú haces esto, nos volveremos uno en el amor. ¿Por qué necesitas tú correr a Mis Brazos? ¿Por qué no Me permites hablar? ¡Ámame! ¡Bendíceme! En Mi vida terrenal Yo siempre alabé a Mi Padre Celestial. Como Hijo Suyo, Yo Lo bendecía por todas las cosas que Me pasaban. Yo siempre estaba en Él. Alábame, adórame, bendíceme. Pide que Yo esté en ti en cada momento de tu vida, en cada palabra que tú pronuncies, en cada pensamiento que pase por tu mente y que Yo sea tu meta final para que tú puedas subir desde la profundidad hasta la cumbre.

Cómo orar

Jesús resumió cómo debemos orar todos los que queremos ir más allá de las oraciones convencionales:

  1. Vive siempre en la Santa Presencia de Dios.
  2. Experimenta como una verdadera realidad que Yo vivo en ti.
  3. Encuéntrame en cada momento de tu vida, como Yo te encuentro a ti.

—Jesús mío —le pregunté—, ¿qué debo hacer para no perder Tu Presencia cuando hablo con los demás?

—Aún entonces quédate en Mí —me contestó—. Nunca des un paso fuera de Mí. Mientras tú escuchas atentamente a tus hermanos, ofréceme su caso y su alma. Si Yo te envío alguien que te pida oración y te pide suplicar para que pueda recibir algún favor, sólo responde: “Sí, lo haré”. Yo te escucharé cuando realmente esa persona lo necesite. Pero si esto es en perjuicio de su alma, Yo Me rehusaré.

Desde entonces actúo siempre según este consejo de Jesús. Mientras mis hermanos hablan, los escucho en Jesús, los ofrezco a Él y oro por ellos. Cuando Jesús me mostraba cómo Él sufría en ellos por causa de sus malos hábitos, entonces yo me proponía hacer penitencia por ellos. Yo hago esto por todos los que encuentro en mi vida.

Jesús me dijo muchas veces que Él no puede aceptar algunas oraciones porque la persona no confía en Él totalmente. A veces nosotros queremos que Él arregle nuestros asuntos a nuestro modo, y no pensamos que Él es el único que sabe qué es lo mejor para nosotros, el que puede arreglar nuestros asuntos para nuestro beneficio y alegría.

Yo estoy en ellos

A veces, cuando hablaba con las personas, decía: “Jesús está aquí, presente, a nuestro lado”. Pero Él me corregía: “No, hija Mía pequeña, no. ¡Yo no estoy a tu lado, ni entre ustedes, sino dentro de ti, dentro de ustedes!” Entonces Él me demostró que Él está vivo en cada alma. Además, aprendí también, lentamente, que yo mientras oraba, no debía imaginarme a Dios en las nubes mientras oraba, sino que yo debía buscarlo en mí. Dios está mucho más cerca de  nosotros que lo que nosotros estamos de nosotros mismos. No hay obstáculo, pues, para hablarle en cualquier momento. Esto me dio alas.

Mientras decía mis oraciones diarias me sentí como en un vuelo encumbrado que nunca había experimentado antes. Antes me sentía impaciente cuando rezaba mis oraciones diarias y deseaba terminarlas rápidamente. A pesar de esto, sentía la dulzura de Jesús; pero cuando entendí esto, mi oración se volvió sin fin, una escucha amorosa. Por eso recomiendo esta clase de oración a todos mis hermanos, si quieren vivir una profunda vida de oración.

Jesús me dijo que si alguien viene a mí, yo lo reciba como Su Madre Inmaculada lo recibió a Él. Un día le pregunté:

—Querido Jesús, ¿es un placer para ti si yo hago feliz a una persona que vive en pecado mortal?

Entonces Él me mostró un alma en pecado mortal. Para mi gran sorpresa Él no había salido de aquella alma, Él todavía vivía en ella. Pero, ¿cómo? Exactamente como yo lo había visto a Él muchas veces en el camino del Calvario: todo Su Cuerpo cubierto de heridas. Él estaba tan desfigurado que ni aún su bendita Madre podía reconocerlo a primera vista. Ella pudo reconocerlo solamente por sus ojos. Así es como Jesús se veía en esa alma. La Sangre fluía de Sus heridas. Él me miró con ojos llenos de dolor, pidiendo ayuda y exclamó: “¡Ayúdame! ¡Ora por esta alma! Sacrifícate por Mí, para que Yo salve a esta alma”.

Yo así aprendí que tenemos que rodear a los pecadores aún con más amor, porque Jesús sufre en ellos y de esta manera podemos ayudar a Jesús.

Una vez le pregunté a Jesús:

—¿Cómo puedo encontrarte en cada momento de mi vida?

—Mi pequeña hija —me respondió—, si tú tienes éxito al finalizar un trabajo, o te regocijas en algo, di en seguida: “¡Bendito sea Dios! ¡Gracias!” Y cuando no tengas éxito, debes repetir lo mismo, porque también en este caso Yo merezco tu gratitud porque tú no sabes qué clase de tesoro te estoy preparando por aceptar de Mi Mano el fracaso o el sufrimiento.

—Si alguien Me bendice en medio de problemas y sufrimientos, hizo todo lo que el hombre puede hacer. Yo no deseo más. Esto es más valioso que si se azotara a lo largo de todo un día o rompiera rocas de la mañana a la noche.

—Desde que tú eres Mía, esto es suficiente para que tú seas feliz, ya sea que tú experimentes felicidad o tristeza. Tú debes servirme con alegría y hacer felices también a los demás. Hay muchas almas que están cerca de Mí, pero que todavía no pueden encontrarme en cada momento de su vida. Tanto la alegría como la tristeza pueden separarte de Mí si tú no aprendes a estar Conmigo todo el tiempo. Pero si, tú estás siempre Conmigo, entonces la alegría y la tristeza te serán indiferentes.

¿Qué debemos hacer para convertir a alguien?

Jesús envió un mensaje a un Sacerdote quien en su fervor quería convertir almas y almas a toda costa, hasta usando la fuerza y por eso siempre vivía ansioso y preocupado. Jesús me dijo debía contestarle:

—El padre X. no debe hacer nada por la fuerza. Él debe unirse a Mí con más frecuencia. También el éxito de su trabajo pastoral debe confiármelo a Mí. Si descansa en Mí y encuentra paz en Mí, entonces sí tendrá éxito. Él está equivocado si piensa que debe usar la fuerza para lograr resultados. En el alma del padre X. hay un ardiente amor por Mí, él está buscándome, pero no debe querer tener resultados por él mismo y sin Mí. Su ansiedad le impide la unión Conmigo.


4. REPARACIÓN

La efusión de la Gracia

Dijo Jesús:

—Muchos que intentan hacer reparación, lo hacen imperfectamente. En algunos casos aún la mentira puede entrar. Hay un solo camino seguro: unir su esfuerzo de penitencia con Mi Madre Inmaculada. Con Ella la reparación  será perfecta. Aún si la oración y penitencia están hechas con distracciones, cansancio y otras cosas, serán corregidas por la ayuda y la fe de la Madre Inmaculada.

—Yo aceptaré las oraciones y penitencias de tu pequeño grupo de oración. Su esfuerzo de reparación Me es agradable, porque en la luz de sus imperfecciones ustedes pidieron ayuda a Mi Madre Inmaculada. La oración y la reparación traen muchísimas Gracias del Cielo, ¡pero son tan raras!

La oración más agradable

Un día, durante mi oración de reparación, el enemigo de mi alma me dijo: “Tus oraciones no son dignas, tú estás desperdiciando el tiempo”. Él me dijo esto tan serena y convincentemente, que yo casi pensé que era Jesús, por lo cual me volví a Jesús diciéndole: “Mi Señor, ¿cuándo es que mi oración es realmente agradable a ti?” Él me contestó: “Cuando tú olvidas todas las cosas de tu alrededor, cuando te sumerges totalmente en Mí y no permites que nada de lo que pasa a tu alrededor te perturbe”. Más tarde le pregunté: “¿Cuándo es que yo estoy totalmente inmersa en Ti?” “Cuando en Mi Presencia te sientas que todo tu cuerpo esté dormido, y al mismo tiempo tu alma esté despierta en Mí”.

La flecha dorada

El Salvador una vez me dijo: “Maldecir es como una flecha ponzoñosa que hiere Mi Corazón. Hija Mía, Yo quiero que tú hagas reparación por las maldiciones y las blasfemias contra Mi Nombre; de esta manera Yo te daré una flecha de oro”. Entonces Jesús me enseñó la siguiente oración:

Alabanza, veneración,
amor y adoración
sean dados al Santo Nombre de Dios
por todas las creaturas que viven en el Cielo,
en la Tierra y debajo de la tierra.

Especial adoración y alabanza
sean dadas al Divino Nombre de Jesús,
presente en todos los Sagrarios,
y también a Su Sagrado Corazón
y al Inmaculado Corazón de María.

Oh, mi Jesús,
deseo que Tu amorosa sed de amor
por las almas sea siempre satisfecha,
y que todos los corazones de los hombres
Te amen y Te consuelen.
Amén.

________________________
Mensajes de la Victoriosa Reina del Mundo Publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/sor-maria-natalia-magdolna/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s