26 de Julio: Escapulario Rojo de la Pasión revelado por Jesús a Sor Apolonia Andriveau

26 de Julio – 171º Aniversario
Año: 1845 / Lugar: Troyes, Suroeste de París, Francia
Escapulario de la Pasión
Vidente: Sor Luisa Apolonia Andriveau (1810-1895)

APARICIONES DE JESÚS A SOR LUISA APOLONIA ANDRIVEAU

El “Escapulario de la Pasión”, llamado “Escapulario Rojo” fue revelado por Jesús a Sor Apolonia Andriveau, de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paul, en 1846. Había entrado en la Compañía, en 1833, fruto de una gran renuncia que era como el preludio de toda una vida de generosidad apoyada principalmente en la meditación de los Misterios de la Pasión del Salvador.

Cincuenta y una cartas dirigidas al Superior General, Padre ETIENNE, nos revelan los secretos de su intimidad con Cristo doliente.

En Troyes, donde pasó treinta y ocho años como Hija de la Caridad ejemplar, recibió, el 26 de Julio de 1846, la misión de difundir, según sus propias palabras: “Un Escapulario Escarlata en el que estaba representado Cristo en la Cruz, rodeado de los instrumentos de Su Pasión que más hicieron sufrir a Su Santa Humanidad. Leí en torno al Crucifijo: “Santa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, protégenos”. En el otro extremo… estaban los Sagrados Corazones de Jesús y de María, uno rodeado de espinas y el otro atravesado por una lanza; entre los dos había una Cruz que se elevaba por encima de ambos”.

Sor Apolonia fue destinada después a Caen y a Montolieu, donde terminó, el 23 de febrero de 1895, a la edad de ochenta y cinco años, una vida realmente oculta con Cristo en Dios, empleando la expresión de San Pablo.

Escapulario Rojo_Hna. Apolline Andriveau4¿Quién es Apolonia Andriveau?

Luisa Apolonia Andriveau, nació el 7 de mayo 1810, en Porsan, al centro de Francia, siendo hija legítima de Leonardo Andriveau y Apolline Grangier. Desde pequeña Apolline, muy estimada por la familia, siempre supo corresponder a los afectos de los más íntimos. Modesta, obediente y muy fervorosa en la Iglesia, tenía gran veneración a la Imagen de Jesús ‘Ecce Homo’, y era llamada por muchos ‘la santita’.

Siempre gustaba de dar limosna y socorrer a los más débiles. Cuando se mudó para París con su familia, estudió música, pintura, lenguas, siendo ejemplar y muy estimada. Después de la muerte de su madre fue a estudiar en un colegio religioso, en el Convento de Santa Isabel, donde permaneció durante dos años. A los 23 años ingresó en el Convento de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, renunciando para siempre a las artes y a las ciencias.

Así relata ella misma: “Nada me parece más peligroso para una mujer que los elogios a su espíritu y talentos. Fue la Mano Divina de Nuestro amantísimo Redentor, que me ha librado este camino resbaladizo que pasé con satisfacción.”

Con certeza fue el gran amor por los pobres que la hizo escoger este instituto, donde comenzó su noviciado el 15 de octubre de 1833, en París, en la Rue du Bac, donde años antes Nuestra Señora revelara la Medalla Milagrosa a Santa Catalina Labouré y el Escapulario Verde a la Hna. María Justina Bisqueyburu. Pasado el tiempo del noviciado, fue enviada a Troyes, al suroeste de París, donde vivió 38 años.

Primeras manifestaciones sobrenaturales

En 1845 la Hermana Apolonia fue objeto de fenómenos místicos y fue llamada por la Divina Providencia a ejercer una misión sobrenatural que fue para ella una fuente abundante de Gracias y también de grandes sufrimientos. Así ella escribe en una de las cartas a su confesor, el Padre Ettiene, “que había recibido del Señor comunicaciones tan íntimas que la dejaban atemorizada, a tal punto que temía ser víctima de algún tipo de ilusión.”

Describe ella, el 11 de octubre 1846: “Yo estaba meditando en la Santa Misa en la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Creí entonces verlo en la Cruz. Su Santo Rostro era de una palidez que me impresionó tan vívidamente que me encontré toda cubierto de un sudor glacial. La Cabeza de Nuestro Señor estaba inclinada. Pensé que las largas espinas que cubrían Su frente adorable fuesen la causa de esta posición incómoda. En el mismo instante, el Señor levantó súbitamente la Cabeza y las espinas de la corona se enterraron con fuerza hasta los ojos y la frente. Nunca podré olvidar aquel movimiento. Era algo terrible el dolor que debe haber experimentado en el choque violento de la Sagrada Cabeza contra el madero de la Cruz. ¡Quedé toda sobresaltada, toda agitada y estremecida! Y Nuestra Señora estaba ahí. ¡Oh, Jesús! ¡Oh, María! ¡Qué sufrimiento! Desde aquel momento la Pasión de Nuestro Amantísimo Salvador está en mí siempre delante de los ojos.

Pocos meses antes de serle revelado el Escapulario de la Pasión, la hermana Apolonia tuvo otra visión. Hacía el Santo Viacrucis, cuando la 13ª Estación, Nuestra Señora le depositó en los brazos el Cuerpo sin vida del Maestro y le dijo:

—“El mundo se pierde, porque no piensan en la Pasión de Jesucristo; haz todo para que piense en ella, haz todo para que se salve.”


Escapulario Rojo_Hna. Luisa-apolline-andriveau2EL ESCAPULARIO ROJO DE LA PASIÓN

Fue el 26 de Julio de 1846, en la octava de la Fiesta de San Vicente, en la tarde, que le fue revelada su misión en una Aparición de Nuestro Señor a la Hermana Apolonia Andriveau, Hija de la Caridad, en Troyes, Francia. Durante un retiro con el Padre Russeau, ella le contó lo que vio, y éste le ordenó que escribiese todo para el Padre Ettiene. La hermana obedeció, y en septiembre de 1846 inicia sus correspondencias, que más tarde se volverían públicas, y de las cuales tenemos todos los pormenores relativos al Escapulario de la Pasión. En total fueron escritas 51 cartas. En su primera Carta ella describe la Aparición:

Estando en la Capilla, una tarde de la Octava de Nuestro Bienaventurado Padre, el día 26 de Julio de 1845, vi yo Aparecer a Nuestro Señor Jesús revestido con una larga túnica encarnada y un manto azul. ¡Oh, Amor de Jesucristo, cómo llenaste mi corazón en este momento sublime! ¡Oh, cómo era Bello Él! Ya no era aquel Rostro fatigado por los dolores del pretorio, como yo lo había visto unos días antes durante la Santa Misa. Era la belleza por esencia. Tenía en la Mano derecha un Escapulario Rojo, en el cual Él estaba colgado en la Cruz, rodeado de los instrumentos de la Pasión que más lo hicieron sufrir en Su Santa Humanidad. Alrededor del Crucifijo leí estas palabras: “Santa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, sálvanos.” En el otro extremo del cordón, en paño escarlata, estaba la Imagen de los Dos Corazones de Jesús y María; uno cercado de espinas, y el otro, herido por la lanza; entre los Dos Corazones se elevaba una Cruz.

Escapulario Rojo_Sor Apolline Andriveau3Pasados varios días, volvió a ver la misma Imagen. En una carta el 17 de agosto de 1848, la Hermana Apolonia agrega otros detalles sobre el Escapulario de la Pasión Nuestro Señor:

“Estaba Él encima del Altar un poco inclinado hacia la derecha, si bien recuerdo. Un brillo incomparable que Lo rodeaba, parecía obscurecer el fondo de la Capilla. Estaba vestido de túnica roja y manto azul. Las Manos y los Pies estaban un poco coloridos por las gotas de Sangre que manaban de las Llagas. La frente, ligeramente manchada, dejaba ver las espinas. ¡Oh, aquellas espinas! No puedo pensar en ellas sin estremecerme. La Belleza de Jesús ultrapasaba todo cuanto he visto en los cuadros de los artistas. ¡Oh, mi Divino Jesús! Vos tenéis en la Mano derecha este Escapulario escarlata, que parece brillante como el fuego por pasar por Vuestras Manos, que tantas veces han bendecido. ¡Y Os vi crucificado y moribundo, cercado de todo lo que Os hizo a Vos sufrir! En el otro extremo del Escapulario unido por la cinta roja, la Cruz se eleva en medio de los Dos Corazones, alrededor estaba escrita la jaculatoria: “Corazones de Jesús y de María, protégenos.”

Finalmente el día de la Exaltación de la Santa Cruz, el 14 de Septiembre, Nuestro Señor le dijo:

 “Los Padres de la Misión han de dar este Escapulario, y quienes lo traigan bendito recibirán todos los viernes la entera remisión de sus culpas, y el aumento de la fe, la esperanza y la caridad.”

Nuestro Señor pidió también que se hablase mucho de Sus sufrimientos y de Su muerte. Las Apariciones se repitieron, y en todas ellas, Nuestro Señor acentuaba Su infinita Misericordia para con los hombres y el deseo de su salvación.

Autorizaciones pontificias

El mismo Padre Etienne, en su circular del 1 de enero de 1848, refiere cómo obtuvo de Pio IX, en un viaje que hizo a Roma, la autorización para establecer el “Escapulario de la Pasión de Nuestro Señor y de los Sagrados Corazones de Jesús y de María”. Así mismo hizo erigir, en la iglesia de San Lázaro, la “Capilla de la Pasión” que puede verse, al entrar, a la derecha.

Entre tanto, un Sacerdote de la Misión, el Padre Antonio-Hipólito NICOLLE, fundó en Valfleury (Loira) la Archicofradía de la Santa Agonía de Nuestro Señor, así como la Congregación de las Hermanas de la Caridad de Getsemaní, que se puso poco después bajo la jurisdicción del Arzobispo de Albi, diócesis en la que tenía su Casa Madre, en Mazamet. Hoy, ésta se encuentra en Rive-deGier, en el departamento del Loira. Estas dos Instituciones fueron aprobadas también por el Papa Pio IX. Están, evidentemente, en relación con el “Escapulario Rojo” y pretenden ser una respuesta a la llamada de la Santísima Virgen: “El mundo se pierde porque no piensa en la Pasión de Jesucristo; haz todo lo posible para que piense en ella, ¡haz todo lo posible para que se salve!”.

La Archicofradía de la Santa Agonía tiene actualmente su sede en la calle de Sóvres, n.° 95, en París, y su dirección pertenece al Superior General de la Congregación de la Misión; el Sub-Director es ahora el Padre Jorge LIGNIE.

Este culto especial a los sufrimientos de Cristo en el Huerto de los Olivos es una invitación a compartir los sentimientos de Su Corazón en el momento en que entra en Su Pasión. Dicho culto se traduce especialmente a través de la oración por la Iglesia, por la paz, por los moribundos, y mediante obras de misericordia en favor de los más necesitados: “Jesús estará en agonía hasta el fin del mundo; no hay que dormir durante ese tiempo” (Pascal).

5 Escapulario Rojo_4b-de-la-pasión

5 Escapulario Rojo_4a-de-la-pasión

 

 

 

 

 

________________________
Fuente:
http://vicencianos.org/los-escapularios-verde-y-rojo/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s