16 de Julio: La Fiesta de Nuestra Señora del Carmen o del Santo Escapulario

Tomado del Año Cristiano o Ejercicios Devotos para Todos los Días del Año. Barcelona, 1854. Julio. Día 16. Página 291.

LA FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN, O DEL SANTO ESCAPULARIO.

Siendo tan célebre y tan autorizada en la Iglesia la fiesta de Nuestra Señora del Monte Carmelo, llamada vulgarmente (en otras partes) la fiesta del Escapulario, es muy justo referir su historia en este día, singularmente consagrado a tan santa devoción, aprobada por tantos Pontífices, confirmada con tantos milagros, establecida con tanto fruto en casi todas las partes del mundo cristiano, y en todas con tan visible provecho de todos los fieles.

Según se refiere en la vida del santo profeta Elías, día 20 de julio, había muchos siglos que los Padres Carmelilas florecían en la Iglesia, con especialidad en el Oriente, donde a pesar del furor de los bárbaros, de los sarracenos y de los musulmanes, se mantenían encarcelados en las cavernas del Monte Carmelo, tomando de aquí el nombre de Carmelitas. Había, vuelvo a decir, muchos años que florecía en el Oriente esta sagrada familia, tan célebre y tan respetable por su pública y especial devoción a la Santísima Virgen, cuando los europeos pasaron a la Palestina con el fin de libertar los Cristianos y los Santos Lugares donde se obró nuestra redención de la opresión de los infieles; y enamorados no menos de la virtud que de la penitente vida de aquellos santos ermitaños del monte Carmelo, los persuadieron que se transfiriesen a Virgen del Carmen_visión profeta ElíasEuropa. Con efecto, hacia la mitad del siglo XIII vinieron algunos de ellos a Francia en compañía del santo rey san Luis, y fue su primer establecimiento en cierta ermita a una legua de Marsella, llamada el Aigallades. Se declaró por su protector el piadosísimo Monarca, y los extendió por otras muchas partes de sus Estados, mientras algunos de ellos resolvieron embarcarse para Inglaterra, donde la divina Providencia les tenia destinado un sujeto, que por su extraordinario mérito y por su rara santidad muy en breve había de dar grande esplendor a su Orden.

Era el célebre Simón Stock, inglés de nación, de las más nobles familias del país; pero más esclarecido por su inocencia y por su eminente virtud, que por su ilustre nacimiento. (La Colombier. Serm. 35). Prevenido desde su niñez con extraordinarias gracias, a los doce años de su edad fue conducido a un desierto por el Espíritu de Dios. Practicó desde luego penitencias increíbles: se sustentaba de raíces y de hierbas; una clara fuentecilla le ofrecía el agua para apagar la sed; su cama, su celda y su oratorio se reducían a la concavidad de un viejo tronco, donde sólo podía estar en pie, tan estrecho, que no le permitía revolverse a ningún lado; y de aquí se le dio el sobrenombre de Stock, que en lengua inglesa quiere decir tronco de árbol. Su continuo ejercicio era la oración, con la cual se purificó tanto, aquella alma, que los Ángeles, cuya pureza igualaba, casi nunca le abandonaban en aquella soledad. Al mismo paso que su asombrosa penitencia, crecía también la tierna devoción que casi desde la cuna había profesado a la Santísima Virgen; y aseguran los autores de su vida, que los más de los días esta Señora le visitaba en su desierto, donde era tan íntima y tan familiar su conversación con Dios, que los espirituales consuelos de su alma parecían auroras o precursores de las dulzuras del cielo.

Treinta y tres años había que hacía Simón aquella angelical vida, cuando entraron en Inglaterra los ermitaños del monte Carmelo, que habían venido de Oriente, y comenzaron a mostrar en aquel reino el mismo fervoroso celo que los había adquirido tanta veneración y tanto honor en toda la Palestina. El santo solitario tuvo noticia de su arribo por una revelación; y habiéndole declarado la Santísima Virgen cuán grata era aquella Orden a sus maternales ojos, y que sería muy de su agrado que él se agregase a ella, dejó al punto el desierto, buscó a los Padres, se arrojó a sus pies, y abrazó su instituto, sometiéndose a su gobierno.

Virgen del Carmen_ReinaNo hay mayor prueba de la especial estimación que hizo entonces la Reina de los cielos de aquella dichosa Orden, que haberla dado al más querido de todos sus fieles siervos. Parece que la Señora se había encargado, por decirlo así, de formarle de su mano desde sus más tiernos años, y de enriquecerle con los más preciosos dones, sólo para regalársele a aquella Orden tan querida suya, y para que fuese muy presto uno de sus mayores ornamentos. Admitido Simón entre los religiosos del Carmen, no echó menos la compañía de los Ángeles que gozaba en el desierto. Apenas hizo la profesión religiosa, cuando deseó pasar a la Tierra Santa para beber en la fuente el espíritu doble que había animado al gran Elías. Visitó descalzo los Santos Lugares que el Salvador consagró con su presencia; y llegando al monte Carmelo, se detuvo seis años en él, haciendo una vida, tal, que se pudo llamar un éxtasis continuado, sin otra comunicación en todo aquel tiempo que con los espíritus celestiales. Se dice también que la Santísima Virgen cuidó de sustentarle con un modo milagroso. Volviendo, en fin, a Inglaterra, extendió por toda ella aquel fuego divino que se apoderó de su corazón en el monte Carmelo; de manera, que comunicado a toda la isla, no quedó menos asombrada de las portentosas conversiones que se seguían a su predicación, que de los frecuentes milagros con que eran acompañadas.

Le iba disponiendo la Gracia como por diversos grados de perfección a más singulares favores que el cielo le preparaba. Elevado al cargo de superior general por unánime consentimiento de sus hermanos, se aplicó con el mayor empeño a avivar el sagrado fuego de la devoción a la Virgen en una Orden que se honraba con su nombre, y aun se gloriaba de haberla dedicado altares casi desde el nacimiento de la Iglesia.

Se lograron los esfuerzos de su fervoroso celo, porque el devoto General tuvo el consuelo, no sólo de ver renovada en la Orden con nuevo fervor la tierna devoción a la Madre de Dios, sino de verla igualmente extendida y comunicada a todos los pueblos. Creció en Simón la confianza con la ternura, y se sintió movido interiormente a pedir a la Reina de los cielos algún nuevo y especial favor, así para la Orden, como para los fieles. Después de muchos años, de lágrimas, de penitencias y de ruegos, se rindió, en fin, la Madre de Misericordia a las instancias de su fidelísimo siervo. Dice la historia, que un día se le apareció esta Señora, rodeada de innumerable multitud de espíritus celestiales con un escapulario en la mano, y alargándosele al Santo, le dijo estas dulces palabras:

Virgen del Carmen_SanSimonStock-esc (4)

«Recibe, amado hijo mío, este escapulario para ti y para tu Orden, en prendas de Mi especial benevolencia y protección, que sirva de privilegio a todos los Carmelitas: Dilectissime fili, recipe tui ordinis scapulare meae confraternilatis signum tibi, et cunclis Carmrlitis privilegium. Por esta librea se han de conocer Mis hijos y Mis siervos: Ecce signum salutis. En él te entrego una señal de predestinación, y una como escritura de paz y de alianza eterna: Foedus pácis, et pacli sempiterni; con tal que la inocencia de la vida corresponda a la santidad del hábito. El que tuviere la dicha de morir con esta especial divisa de Mi Amor, no padecerá el fuego eterno, y por singular misericordia de Mi querido Hijo gozará de la bienaventuranza: In quo quis moriens, aeternum non patietur incendium.»

Escapulario marrón del Carmen_4a

Apenas se publicó en el mundo una devoción de tanto consuelo, y de tanto provecho, hecha a un varón tan santo; cuando los Reyes y los pueblos tomaron a competencia el escapulario de la Virgen, y se alistaron en la cofradía dedicada a su servicio. Creció la ansiosa y devota competencia con los muchos milagros que obró Dios para manifestar lo mucho que le agradaba aquella devoción. Por tanto, se puede en algún modo decir, que entre todos los piadosos ejercicios que el cielo ha inspirado a los fieles para honrar a la Madre de Dios, acaso no hay otro más ruidoso que el de su santo escapulario; pues parece que ningún otro ha sido confirmado con tantos y tan auténticos prodigios. ¡Cuántos incendios se han apagado con su virtud! ¡Cuántas veces, dice un gran siervo de Dios (P. La Colombier), se conservó el mismo escapulario ileso en medio de las llamas! ¡Cuántas libertó hasta los vestidos y hasta los cabellos de muchos que se hallaron envueltos entre voraces incendios! Hoy mismo se experimenta a cada paso de cuánto auxilio es el santo escapulario en los naufragios. Pocos hay que alguna vez no hayan sido testigos de lo que respetan las olas a esta sagrada divisa. Se ha visto a muchos, que cayendo en los ríos o en el mar, quedaron como suspendidos en las aguas, escapándose de una muerte inevitable por virtud del santo escapulario. No pocos, precipitados de espantosos despeñaderos, se mantuvieron como péndulos en el aire, sostenidos milagrosamente del escapulario asido a la punta de un peñasco. Detiene la violencia del trueno, y, divierte la dirección del rayo a pesar de su velocidad y sutileza. ¡Cuántas fiebres mortales y contagiosas, cuántas violentas tentaciones, cuántas enfermedades incurables desaparecieron por la virtud del santo escapulario! Nunca acabaríamos si se quisieran referir todos los funestos accidentes, todos los géneros de muertes de que ha preservado a los verdaderos siervos de María esta piadosa devoción.

Notorio es a todo el mundo lo que sucedió en el último sitio de Montpeller a vista de todo un ejército. Recibió un soldado en el asalto un mosquetazo en el pecho sin padecer lesión alguna, habiéndose detenido la bala como por respeto en la superficie anterior del santo escapulario. Fue testigo de esta maravilla el mismo rey Luis XIII, de feliz y triunfante memoria, a cuya vista el devoto Monarca se vistió luego aquella santa cota, como lo hizo san Luis luego que se descubrió al mundo este tesoro. El difunto rey Luis el Grande, cuyo lamoso reinado, inmortal en la memoria por tantos prodigiosos sucesos, será la admiración de los siglos; este gran Monarca, desde los primeros años de su floreciente Virgen del Carmen_Manto2aimperio se puso bajo la protección de la Virgen, tomando su santo escapulario. A su imitación hicieron lo mismo muchos príncipes; y habiendo ya quinientos años que se estableció en la Iglesia esta devoción, cada día se extiende, se aviva y se aumenta más en todas las naciones con indecible inmenso provecho de los fieles.

Luego que se descubrió fue aprobada por los Vicarios de Cristo; porque sabiendo muy bien la Santísima Virgen que las más especiosas devociones no son estimables mientras la Silla apostólica no las autorice, la misma soberana Reina dio a conocer al papa Juan XXII los privilegios singulares de esta devoción, como lo afirma e! mismo Papa en su bula Sacratissimo, de la que hacen mención en las que expidieron a favor del santo escapulario los papas Alejandro V, Clemente VII, Paulo III, Paulo IV, san Pío V y Gregorio XIII; de suerte, que siete grandes Pontífices conspiraron, por decirlo así, en encender más y más esta devoción en el corazón de los fieles, por el número sin número de indulgencias que concedieron a los que se alistasen en tan piadosa cofradía. ¿Qué prenda más dulce ni de mayor consuelo de la especial protección de María? ¿Qué motivo más sólido para fundar una copiosa confianza?

El que solicitó esta divisa de la especial protección de la Madre de Dios fue uno de sus más amantes siervos, y él mismo es quien asegura haberla conseguido. La autorizó el cielo por el oráculo de los Vicarios de Cristo, y por la voz de los milagros. Ningún católico duda de esta poderosa protección. Se sabe que san Buenaventura no señala otros límites a lo que puede la intercesión de María, que los que reconoce el poder de Dios. Asegura san Antonino, que para alcanzar, no ha menester más que pedir. Adelanta el bienaventurado Pedro Damiano, que se presenta al trono de su Hijo, no ya como sierva sino como Madre, y que sus súplicas pueden tener como fuerza de decretos: Accedit ad aurem humanae reconciliationis altare, non orans, sed imperans, domina, non ancilla. ¿Cómo es posible que sea eternamente infeliz, dice el mismo Padre, un hombre por quien María ha ya intercedido una, sola vez? Aeternum vae non sentiat, pro quo vel semel oraverit Maria? Al abad Gualrico, discípulo de san Bernardo, le parece ser casi lo mismo merecer uno la protección de la Virgen, que asegurarse de la posesión del paraíso: Nullatenus censendum est majoris esse felicitatis habitare in sinu Abrahae, quam in sinu Mariae. Bien sabidos son los devotos afectos de san Anselmo en este particular. Cree que no es posible perecer en el servicio de la Reina de los Ángeles; a ella dirige estas palabras tan memorables, y tan frecuentemente repetidas: Omnis ad te cnversus, et ad te respectus, impossibile est ut pereat. No dijo menos que todos los demás san Germán, obispo de Constantinopla, cuando dijo que la protección de la Virgen era muy superior a todo cuanto nosotros podíamos concebir: Patrocinium Virginis majus est, quam ut possit intelligentia apprehendi.

Virgen del Carmen_Carmelitas3

No sólo consiguen en esta vida la protección particular de la Santísima Virgen los que traen su devoto escapulario, sino que también la disfrutan en la otra los que le trajeron en ésta, y fueron verdaderos siervos de María. Una Madre tan tierna y tan amorosa no parece posible que dejase de moverse a piedad, si viese padecer por largo tiempo los tormentos del purgatorio a sus queridos hijos. Así los tesoros de la Iglesia, que con tanta profusión han derramado los sumos Pontífices en favor de los cofrades del escapulario, como la parle que tiene cada uno de ellos en las oraciones y en las buenas obras de la cofradía, y de la religión del Carmelo, contribuye mucho al alivio y más pronta libertad de los cofrades. Es cierto que la santísima Virgen a ningún alma sacará nunca del infierno; pero tiene muchos medios para hacer que el pecador no muera en la impenitencia final, como una falsa confianza no sea causa de que se conserven en pecado los falsos devotos de María.

Acerca de la aparición de la Santísima Virgen al papa Juan XXII para hacerle saber las indulgencias que a favor de los individuos de la Orden de los Carmelitas, y de los que por su devoción entrasen en su cofradía y trajesen su escapulario, había alcanzado de su Hijo Jesucristo, las cuales promulgó aquel Pontífice el día 3 de marzo del año 1322, en la bula llamada Sabatina, en la cual se declara la promesa que hizo la Madre de Dios, de bajar los sábados al purgatorio a sacar de allí a los que en vida la sirvieron con el culto establecido por los Carmelitas; llegaron a dudar algunos de su autenticidad hasta el punto de promoverse reyertas en la cristiana república, a las cuales puso fin Paulo V en un  decreto alabado por los mismos contrarios, que dudaban de la verdad de la bula.

En este decreto se permite y se autoriza a los Padres Carmelitas predicar que el pueblo cristiano piadosamente puede creer el eficaz auxilio que a los religiosos y cofrades de la Orden de los Carmelitas, que guardando todo lo que están obligados muriesen en gracia de Dios, promete dar después de su muerte la Virgen María con su continua intercesión y sufragios, y méritos y especial patrocinio, especialmente en el sábado, día que a su culto tiene consagrado la Iglesia.

Aprobó la festividad del santo Escapulario primero Sixto V para el Orden de los Carmelitas el año 1587, y Paulo V por decreto de la congregación de Ritos añadió a su oficio lecciones nuevas. Luego después se extendió esta solemnidad a algunas provincias y reinos, hasta haberse hecho general en la Iglesia por decreto de Benedicto XIII.

Escapulario marrón7

________________________
Fuente:
https://books.google.co.ve/books?id=OR59jatDYqAC&pg=PA5&lpg=PA5&dq=A%C3%B1o+Cristiano+o+Ejercicios+Devotos+Julio&source=bl&ots=8ltriWhWi3&sig=A1T31kD12Fcoub3Bkqv_ibt_ejU&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwiN7L_bp8bOAhWE2B4KHaKSAaIQ6AEIHDAA#v=onepage&q=A%C3%B1o%20Cristiano%20o%20Ejercicios%20Devotos%20Julio&f=false

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s