“Pedro será cribado como el Trigo”, por Luis Eduardo López Padilla

Publicación autorizada por su autor, Luis Eduardo López Padilla, de algunas partes de su último libro, “TÚ ERES PEDRO.” 
http://www.apocalipsismariano.com/@lopezpadilla7

Del Libro: Tú eres Pedro. Profecías sobre el Papa, la Iglesia y el Mundo. Escrito por: Luis Eduardo López Padilla

Tú eres Pedro_López Padilla

VIII

Pasión y Renovación
de la Iglesia

La Iglesia está llamada a una gran pasión – al igual que Su Fundador – pero a diferencia de Jesucristo que era inocente y asumió el pecado para redimirnos, nosotros somos los únicos culpables de las grandes llagas y heridas que sufre la Iglesia. Por eso nuestro sufrimiento y nuestra pasión será “siete”[78] veces más intenso y más doloroso. Las palabras de Jesús son inequívocas: “Hijas de Jerusalén. No lloréis por mí. Llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos. Pues si esto han hecho con el leño verde, que soy Yo; ¿que no harán con el seco, que son ustedes?” (Lc XXIII, 28 y 29).

La Iglesia entonces tendrá que experimentar todos los sufrimientos y las traiciones que el mismo Jesucristo experimentó. Dice Jesucristo: “si el mundo os odia, sabed que primero me odió a mí… acordaos de esta palabra que os dije: no es el siervo más grande que su Señor. Si me persiguieron a mí también os perseguirán a vosotros…” (Jn XV, 18-20). Aquí nuestro Señor profetiza claramente cómo las persecuciones probarán el carácter sobrenatural de su Cuerpo Místico, de donde se colige que la vida del cristiano llevará el signo de la cruz, y la vida de la Iglesia el signo de la persecución. Por eso Jesucristo dijo: “quien no lleve su cruz no puede ser mi discípulo” (Lc XIV, 27. Cfr Mt X, 38 y Mc VIII, 34).


Pedro será cribado como el Trigo

Al llegar la hora del poder de las tinieblas, el Padre deja vía libre a Satanás para cribar a los apóstoles y a todos los discípulos de Jesús; el mismo Pedro caerá –objetivo principal de Satanás– aunque inmediatamente arrepentido vuelve a Jesús y confirma en la fe a sus hermanos. Sólo Juan, acompañando a María al pie de la cruz, sale indemne de esta criba.

Así pues, si estamos ya en la inminencia de “la hora del poder de las tinieblas”, todo el pueblo fiel cristiano, y particularmente sacerdotes, obispos y cardenales, han sido pedidos por Satanás para cribarlos como el trigo. Y esto hay que tenerlo muy presente para ahorrarnos muchos escándalos y dificultades.

“Simón, Simón, he aquí que Satanás os ha pedido para cribaros como el trigo; más yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca; y tú, una vez convertido confirma a tus hermanos” (Lc XXII, 31-32).

Jesús rogó para que la fe de Pedro no desfalleciera, por eso la asistencia del Espíritu Santo al Papa garantiza su infalibilidad cuando enseña lo que hemos de creer, lo que hemos de obrar para alcanzar la salvación eterna. Pero el Papa ejerce el primado de manera constante ya sea de manera extraordinaria, o sea ex cáthedra, o de manera ordinaria, sin necesidad de definir dogmas. El gobierno – que incluye el Magisterio – lo ejerce todos los días y siempre es el Papa y cabeza de la Iglesia y es Pedro en todo momento, aunque nunca hablara ex cáthedra en su vida de Sumo Pontífice (Jn. XXI, 15–17).

Pero los ataques de los poderes del infierno no sólo se enderezan contra la cabeza sino contra toda la Iglesia, por lo que vemos cada vez más contradicciones, oscuridad, enfrentamientos, divisiones y expresiones de falta de unidad entre todos los miembros de la Iglesia, incluidos temas de dogma, fe, costumbres y disciplina de la Iglesia y esta contradicción entra en los planes de la Divina Providencia.

Debemos pues insistir que si bien la promesa de Jesucristo asegura que la “fe de Pedro no desfallecerá” y que “las puertas del infierno no prevalecerán”, no quiere decir que la Iglesia no vaya a tener pérdidas y grandes menoscabos, hasta el punto en que parezca que la fe sucumbe y que la Iglesia llega a su fin, tal y como pareció también con Jesucristo al estar crucificado en un madero, aparentemente vencido por sus enemigos y abandonado por los suyos, salvo por María y Juan.


La Gran Prueba

La Iglesia está a punto de pasar la más grande y terrible prueba que haya pasado desde que fue fundada. Así como a la muerte de Jesucristo “el velo del templo se rasgó en dos” (Mt XXVII, 51) la Iglesia “será rasgada en dos”. Así está profetizado. Y para eso sirven las profecías, para que cuando se acerque su cumplimiento y realización, estemos fortalecidos con el escudo de la oración y del sacrificio, llenos de fe, fortalecidos en la esperanza y encendidos en la caridad. Asimismo, la historia profética nos demuestra que en la medida en que los hechos anunciados se van acercando, las profecías se hacen más claras en su comprensión y cumplimiento.

En el libro del Apocalipsis[81] encontramos puntualmente la revelación del futuro de la Iglesia en el orden natural y sobrenatural. En las visiones que tiene Juan – el vidente de Patmos – nos deja adivinar una división que se hará realidad en la Iglesia, simbolizada en dos mujeres. Esta división está también relatada proféticamente en algunas auténticas revelaciones privadas anunciadas tanto a místicos y santos, así como reveladas por la propia Madre de Dios en algunas de sus apariciones.

En efecto, Juan en Apocalipsis XII habla de la “mujer que huye al desierto en medio de grandes dolores de parto” (v. 6) pues es sujeta a una gran persecución y sufrimiento. Esta mujer que da a luz en medio de grandes dolores de parto en un sentido analógico se refiere a la Santísima Virgen, pero los Padres de la Iglesia de los primeros siglos ven más propiamente en esta mujer a la Iglesia, específicamente a la Iglesia del fin de los tiempos que estará acechada por el “Dragón que le hace la guerra y con cuya cola derriba la tercera parte de las estrellas del cielo” (v. 4). Frente a esta mujer “que sufre grandes dolores de parto” se presenta otra mujer que es una “ramera que fornica con los reyes de la tierra, revestida de púrpura y escarlata, resplandeciente en oro y piedras preciosas, pero que se embriaga de la sangre de los mártires, mujer que está sobre una bestia de 7 cabezas y 10 cuernos y las 7 cabezas son 7 colinas sobre las que se asienta la mujer” (Ap. VII, 1–9), que es precisamente la Ciudad de Roma. Esta mujer, a diferencia de la anterior es una falsa iglesia que surgirá también en el final de los tiempos.

De hecho, las dos mujeres –las 2 iglesias– tienen una misma raíz y origen; pero mientras una se mantuvo fiel a las enseñanzas de Cristo y sus apóstoles de ahí que “esté vestida de sol y coronada con 12 estrellas sobre su cabeza” (Apoc. XII, 1), la otra se “prostituyó con los poderes de este mundo” (Apoc. XII, 2).

________________________
[78] Número bíblico que significa plenitud. Se refiere entonces que el sufrimiento de la Iglesia llegará a su máximo necesario. Por su parte, la oración y el sacrificio serán mandatorios.

[81] El Apocalipsis es el libro profético que completa, ordena, integra y da coherencia a todas las profecías referentes a los últimos tiempos que se encuentran dispersas a lo largo y a lo ancho de la Sagrada Escritura. Dicho de otra forma, los temas relativos a los últimos tiempos presiden y terminan la predicación de Jesucristo, y es en el Apocalipsis donde  encontramos las herramientas que nos van a permitir dar orden y unidad a todas estas profecías relativas a los últimos tiempos.

Fuente: http://www.apocalipsismariano.com/index.php/articulos/signos-de-los-tiempos/492-libro-tu-eres-pedro 

Escritos de Luis Eduardo López Padilla publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/luis-eduardo-lopez-padilla/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s