“Hasta la oscuridad se os hará física.”

Tomado del Libro: El Reinado Eucarístico 
Dictados de Jesús a Marga

Marga_El Reinado Eucarístico-grande

EJERCICIOS  ESPIRITUALES

03-12-2014

Virgen:

Audaces.

Audaces, audaces, audaces. Ser audaces, os pido. Eso es lo que os pide la Virgen María Santísima: la audacia para estos tiempos. La fortaleza manifestada en la audacia, porque son duros los tiempos y no podéis ir por ahí, y mucho menos ser enviados como corderitos despistados. Viene el lobo y os devora. Os pondrá trampas, os propondrá caminos aparentemente de liberación, que lo son de Opresión y, como incautos, caeréis si os encontráis despistados; no, si os encontráis en Mí.

¿Que cuál es el Secreto para estos Tiempos? El Secreto es estar y permanecer en Mí. Yo os llevo, Yo os llevo a la Fuente.


04-12-2014

Jesús:

Querida, si tienes que mirarte a ti, amada querida, sábete que poco tendrás que dar a estos tus hermanos. Muy poco, muy, muy poco. Aunque sea algo, siempre será poco y minúsculo, comparado conmigo. Mírate y mira en y al que tú conoces y te creó, mira al que te ama[126]. Ahí encontrarás Todo. Todo para llenarte, y Todo para dar.

Qué poco refleja, Jesús mío, este Sagrario que Tú estás aquí. A mí no me gusta.

Ni a Mí tampoco.

Debía estar luminoso, refulgente.

Sí. Por eso, querida, mucha gente se olvida que estoy aquí.

No haced eso en vuestras parroquias. Poned al Sagrario como centro de todo, y que al entrar se descubra enseguida dónde está Dios.

¡Oh, amada! ¡Con cuánto anhelo he deseado que vengas a estos Ejercicios!

(Lo dice como un Enamorado que no se puede contener)

¡Con cuánto anhelo! ¿Lo has deseado tú igual?

Sí.

¿Y por qué, querida, te has contenido en decírmelo? ¿No somos, acaso, Novios? ¿No somos, más bien, Marido y mujer?

(Te quedas sin saber qué decir que pueda corresponder esto). Es verdad, Jesús, que me contengo contigo.

¡Pues no contengas tus ternuras para conmigo![127] Yo también las necesito.

(Estoy apuntando, recibiendo Calor de Amor del Sagrario, miro, y es tan feo el Sagrario este).

Pues no lo mires si no te inspira. Quédate más bien en el Fuego de Amor que escuchas que sale de él, porque aquí estoy Yo, y sale de Mí.

¡Jesús! ¡Eres Maravilloso!

Lo Soy. Gracias, hija, mi niña pequeña…

Dime, Jesús mío…

¿Crees tú que estos coloquios (Conmigo) no se hacen y harán deliciosos a las almas?

Pues no sé. Supongo. Y será por Ti.

Y será también por ti, porque sin tu sencillez, querida, esto no hubiera podido tener lugar.

¡Gracias!

A ti, querida, a ti.

Jesús, no esperaba que estuvieras tan Cariñoso conmigo, después de estos días tan horrendos que han sido los previos a Ejercicios.

Pues no sé por qué piensas así de tu Amado. ¿No sabes que te amo como a nada en el mundo? ¿No sabes que me gozo en tu presencia, y que mi Corazón se regocija[128] sólo con ver tu cara de ratita apareciendo por la puerta? Me río contigo, me gozo en tu amor, me gozo en tu sencillez y en tu poca cosa. No me prives de tu presencia. Cuando estoy Triste es cuando no estás, no cuando lo estás. Y cada año deseo con Ardor estos Ejercicios que tú vienes a hacer aquí.

(No paro de llorar. Qué vergüenza. No me gusta ponerme delante, cuando hay gente, por esto).

En el Cielo hay una Fiesta cuando tú vienes. ¿No lo notas?

Sí.

Pues entonces no desconfíes, cero desconfianza. Si lo notas, y es así que lo notas, créelo cuando Yo te lo digo y te lo ratifico.

Mis Palabras, éstas que tú oyes así, se quedan aún cortas. Porque tú las oyes en la cortedad de tu mente, ¡siempre corta con respecto a Dios! No te apures, pues con esto basta. Y tus hermanos, así con esto, entenderán. No les hace falta más, porque también son cortas criaturas, como tú.

¿Es que la criatura se cree dios? No venga entonces a Mí. Y no venga a través de estos Escritos, pues no lo encontrará[129].

(Es un Joven Hermoso, Alegre. Gracioso. Optimista. Qué Maravilla de Hombre-Dios).


Virgen:

Sí. ¡Qué Maravilla!

¡Qué Hermoso, Mamá! Enhorabuena. Gracias.

Mas esta Obra de Arte no es Mía. La Obra de Arte de la Creación y de la Redención no es Mía: Es de Dios.

Madre mía: quisiera morirme ya así.

¡Quisieras morirte, hija, muy a menudo! Y te queda mucho por hacer. No te hagas la vaga, ¡o tardarás aún más![130]

(Mamá siempre me devuelve a los pies en la tierra).

Aunque tu corazón, hija, debe estar siempre en el Cielo[131].

No te canses ¡nunca de trabajar por tu Maestro, aunque todo se vuelve así muy oscuro, como lo está siendo esta temporada para ti. «Yo estoy con vosotros»[132], ha dicho Él, y Yo estoy contigo, te he dicho Yo. ¿Entonces? No temas, no temas nada. Ni siquiera te temas a ti misma, que ahora, así, cuando se te descubre el velo de tu interior, hasta te asustas.

No le asustas a Dios: no te asustes tú de ti misma. Así, como eres, te escogió, y así te sigue amando. Tranquila.

¿No te gusta? Agradece, más bien, el que tú puedas conocer los recovecos de tu pecado, o tu espacio donde permaneces todavía cerrada a la Gracia, para poder abrirlo. Que entre la Luz, que se ventile y lo putrefacto salga y sea extirpado para así gozar en el Día del Juicio de la Presencia en Plenitud de Dios, así, tal cual, entero. Sin partes, como en la tierra, que no le veis ni tocáis. Como se os velaría si, al morir, todavía quedara de este vuestro (tu) pecado en ti sin extirpar.

Es por esa la razón de los sufrimientos que envío sobre Nuestros elegidos. Es por esa la razón de la expiación profunda que sufrís ahora por vuestras almas. Es por esa la principal razón por la que sufrís en la tierra.

Primero, quiero extirpar de vosotros vuestro pecado.

Luego, puedo haceros corderos de expiación por el pecado de vuestros hermanos los hombres y de la humanidad[133].

Pero no sin antes haceros puros. Un cordero impuro no puede ser utilizado inmolado para el sacrificio.

Vosotros, grupo de combatientes, soldados de Cristo porque antes lo habéis sido de María: ¡No os arredréis ante las dificultades! ¿Las hay? Sí. ¿Las habrá? También. No quiero ni puedo engañaros al llamaros y contaros a lo que venís. Pero todas las superaréis Conmigo.

Habrá dificultades como nunca las ha habido en la historia de la humanidad. Oscuridad, como nunca antes oscuridad. Hasta la oscuridad se os hará física. Hasta la tierra entera se cubrirá de luto en señal del luto que se vive en ella por la muerte de mis fieles, vosotros, mis hijos.

Y también tres años de quebrantos.

Mamá: si no podemos resistir ésta, ¿cómo resistiremos aquello?

Yo os haré fuertes, en mi Corazón.

En el día de la Inmaculada se presentan ante Mí gentes de las naciones, de todos los pueblos. Soy «Nuestra Señora de todas las Naciones»[134]. Se presentan ante Mí como corderos dispuestos a ser inmolados para el Sacrificio, el Sacrificio Eterno. Unirse al Sacrificio Eterno por todos los pueblos (gentes) de todos los pueblos. Son los hijos de la Madre del Cordero Pascual, Cordero Inmolado. Vienen para que se consuma su holocausto. Vienen a ser quemados, a ser inmolados. Vienen inmaculados. Por el Poder que me ha sido concedido Yo les he venido preparando para esta Hora. Y vienen alegres, y vienen cantando. Tanto más gozo cuanto más preparación, tanto más gozo cuanto más entrega son.

No hay tiempo, y se os avecinan grandes catástrofes. Porque la humanidad no ha querido convertirse.


Jesús:

El Reinado Eucarístico, el Reinado Eucarístico. Hacia lo que camináis. Pero antes ha de verse la Abominación de la Desolación.

Querida, vosotros camináis en la consecución de mi Obra: el Reinado Social. El Reinado en cada corazón, hecho primariamente por la consecución del Reinado en cada corazón, de mi Madre.

Aún falta, querida, y no desfallezcas ni desfallezcáis, porque aún estáis empezando en la Batalla, la Batalla cruenta que tendrá lugar.

Primero esa batalla se presenta en cada corazón, como lo está siendo ahora.

El Demonio ha comenzado primero. Ha comenzado su ataque, pero vosotros os tenéis que defender. Ya sabéis con qué armas os defendéis, ya lo sabéis. Estad siempre previstos para ella. No abandonéis ni la oración, ni mi penitencia. Sobre todo, no abandonéis el Rosario, el Rosario es la más poderosa arma contra Satanás. Yo le he provisto de esos «poderes especiales» para derrotar a la Serpiente. Es poderoso porque lo empuña la Virgen María, mi Madre. Es poderoso, especialmente por su sencillez y humildad. Es la humildad de esta oración la que desbanca a Satanás, la que lo aparta de vuestro lado. Rezad todos los días mi Rosario y os veréis libres de ser engullidos por él:

Rezad con humildad. La humildad de los hijos obedientes que hacen caso a la Mamá y al Papá. Mamá y Papá han dicho esto. Esto se hace, y así. Así se hace, así se haga por siempre.

Obediencia a la Voz de Dios. Siempre Dios os habla a través de mi Madre: escuchadla.

Dios habla mucho —se parece a ti[135]—. Bueno, en serio ahora: Dios habla. Os habla, y mucho. ¿Cómo decir que no le oís? ¿Cómo decir que no oís nada? Mirad estos tres Libros. ¿Son acaso pocas palabras de Dios?

Sabed que, aunque en estos Libros no sea todo 100% Palabra de Dios, porque a este instrumento se le puede haber colado algo propio que no ha detectado su Director espiritual, Yo lo he hecho Mío. Lo he hecho Palabra de Dios, porque no hay en ello nada contrario a la fe y porque amo en exceso esta criatura sencilla y a su Padre Director, el que da la cara por ti, tu valedor.

Tú dices: «y no podías decir esto mismo por otro lado?»

Ah, sí, es verdad que lo estaba diciendo.
(Él me lleva, muchas veces, a pensar y a preguntarle lo que Él quiere que le pregunte).

Y Yo te digo: ¿y para qué, si ya te lo estoy diciendo a ti?

Jesús, ¿y tu esfuerzo?

¿Crees que para Mí esto es un esfuerzo? El esfuerzo es para ti. Para Mí es un alivio el poder, y poderte comunicar esto.

¿Y si esto te sale rana?

Pues ya me las apañaría. Soy Dios, ¿lo olvidas?

¡No! Perdón.

Perdonada. No me saldrá, porque Yo sé bien a quién he elegido. ¡Oh, los que te juzgan inútil! ¡Inútiles ellos!

Jesús, no empieces, no empieces.
(Él sonreía).

¿Y por qué no?

Porque me confundes. Déjalos.

Hija, son inútiles porque no saben lo que se pierden.

Los llamados a esto, que por juzgar torpe al instrumento, dijeron que no… en la eternidad se tirarán de los pelos, si es que los tienen.

No quisiera almas tibias, quisiera almas fervorosas, y para eso es esta Devoción. «A los tibios, los haré fervorosos»[136].

Querida Marga.

Ahora me pareces mayor, Jesús.

Con la seriedad de un Hombre maduro, quiero hablarte. Aunque a veces con la complicidad de un Joven, o la dulzura de un Niño. Quiero ahora que escuches las cosas graves para la humanidad.

Que si estuvieseis sin pecado…, pero no lo estáis. Si hubierais hecho penitencia por vuestros pecados…, pero no lo hacéis, ni lo harás, oh, humanidad. Entonces, irremediablemente vendrá el Castigo sobre ti.

Importante, muy importante sois para esta Hora las almas víctimas. Importante estar para esta Hora todas, y por esto es que Yo retraso los Tiempos. A mis ojos, mil años son como un día[137].

Aprended a mirar con los ojos de Dios, que marca los tiempos por actitudes de conversión, de vueltas hacia Él. Aunque a vosotros os parezcan lentos, tienen el justo tiempo, el justo contrario.

¿El justo contrario?

Contrario a lo que vosotros pensáis, en Justicia y en Verdad. Los Tiempos son en Justicia y en Verdad tal y como deben ser, los marco Yo. Y Yo-Estoy-Soy-en-Todo-Todo.

(Ser y Estar a la vez. Y el Todo).

_________________________
[126] Cfr. Ap 1,5; Ga 2,20.
[127] Cfr. Sal 40,12.
[128] Salta.
[129] A Dios.
[130] En morirte.
[131] Cfr. Col 3,1.
[132] Cfr. Mt 28,20.
[133] Cfr. Rm 12,1.
[134] Desde 1945 a 1959, la Stma. Virgen se apareció en Amsterdam con esta denominación. Cfr.http://www.corazones.org/maria/todoslos_pueblos_nraserone.htm
[135] Ríe.
[136] Una de las promesas del Corazón de Jesús a santa Margarita María de Alacoque fue «Los tibios se harán fervorosos.»
[137] Cfr. 2P3,8.

libros_margaSitio Oficial de La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús. Libros Rojo, Azul y Blanco: http://vdcj.org/
Descarga gratuita en formato PDF de los Libros de La Verdadera Devoción Al Corazón de Jesús:  http://vdcj.org/la-vdcj-formato-electronico

Dictados de Jesús a Marga aquí publicados:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/dictados-de-jesus-a-marga/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s