“¿Papas Herejes?”, por Luis Eduardo López Padilla

Publicación, autorizada por su autor, Luis Eduardo López Padilla, de algunas partes de su último libro, “TÚ ERES PEDRO.” 
http://www.apocalipsismariano.com/@lopezpadilla7

Del Libro: Tú eres Pedro. Profecías sobre el Papa, la Iglesia y el Mundo. Escrito por: Luis Eduardo López Padilla

Tú eres Pedro_López Padilla

III

¿Papas Herejes?

La personalidad de cada Papa está perfilada por sus hábitos, costumbres, modos de ser, virtudes y defectos que lo sellan en el desarrollo de su pontificado y en su condición personalísima de católico ante Dios. A lo largo de la Historia se ha constatado que ha habido Papas de gran santidad, de notable virtud, o incluso, de conductas alejadas de la moral que eventualmente los encaminaban por el sendero de la condenación eterna. Ha habido Papas intelectualmente más brillantes que otros; de mayor o menor carácter; pero lo fundamental que nos ocupa en este estudio es que ningún Papa, sea quien sea, puede caer en herejía, así como también clarificar el hecho de que se ha promovido la idea fundada en un error de lectura e interpretación, que si el Papa cae en herejía deja de ser Papa, afirmación que reiteramos desde ahora es errónea, como lo veremos a continuación.

Que un Papa sea débil no quiere decir que sea hereje. Que un Papa le haga “daño” a la Iglesia tampoco lo convierte en un hereje. De hecho, los católicos le hacemos daño a la Iglesia con nuestros pecados de acuerdo a la enseñanza de la Comunión de los Santos. Asimismo, que algunos santos, y los ha habido, se hayan sentido con el derecho de regañar o llamar la atención a determinado Papa, no los convierte en superiores a él. Ni toda inculpación a un Papa por parte de un santo se convierte en Dogma de Fe para la Iglesia.

Para enfatizar la “supuesta enseñanza de que el Papa puede ser hereje”, hay quienes citan algunos textos de ciertos Padres de la Iglesia como por ejemplo San Roberto Belarmino, Doctor de la Iglesia (1542–1621), quien supuestamente afirma esta sentencia, pero en realidad no es así.

Citamos en primer lugar a Santo Tomás de Aquino (1225–1274), el máximo doctor de la Iglesia y quien dice a nuestro favor lo siguiente:

De aquí que solamente la Iglesia de Pedro… siempre fue firme en la fe. Y mientras en otras partes o es nula la fe, o está mezclada con muchos errores, la Iglesia de Pedro, en cambio, se robustece en la fe y limpia está de errores et ad erroribus munda est –. Y no es de admirar, porque el Señor dijo a Pedro según San Lucas XXII, 22: “Yo he rogado por ti Pedro para que tu fe no desfallezca”.[13]

A favor también está la siguiente cita:

“La autoridad de la Iglesia reside en el Soberano Pontífice, contra el cual ni Jerónimo, ni Agustín, ni otro alguno podría sostener su opinión” (Suma Teológica. 2ª, 2 a e, Q II, art 2, ad 3).

Santa Catalina de Siena decía:

“Por indigno que pueda ser personalmente un Papa, el cristiano debe ante todo y a pesar de todo, reconocer en él al Vicario del Verbo Encarnado y venerarlo como tal.[14]


Cristo-Pedro

San Roberto Belarmino enseñó siempre que sólo con Pedro comunica Cristo su nombre, el nombre que lo significa a Él mismo, indicando así que a Pedro lo hace fundamento y cabeza de la Iglesia con Él. Roberto Belarmino demuestra que desde un principio los Papas han enseñado esa identidad de Cristo-Roca con Pedro-Roca y sus sucesores. Al efecto cita al Papa San León en la Epístola 89 en su Opera Omnia tomo I pág. 513.[15]  

“Esto dijo expresando una asociación de indivisible unidad, lo que era Él mismo quiso significarlo diciéndole: Tú eres Piedra, etc.”

La siguiente cita del mismo Papa San León la hace también San Roberto Belarmino:

“Así como mi Padre te reveló Mi Divinidad, así también Yo te hago notar tu excelencia, porque tú eres Pedro; esto es, de la misma manera que Yo soy piedra invulnerable, Yo la piedra angular, que de una y otra hago una sola, Yo el fundamento, en lugar del cual ninguno otro puede ponerse, con todo tú también eres la piedra, para que, afirmado con Mi Virtud, las cosas que son propias de Mi Poder sean también tuyas en participación conmigo”.[16]

No puede ser más expresiva la afirmación de San León Magno: “que de las dos piedras hago una sola”. No se puede expresar mejor la identidad del Papa con Cristo. Luego si el Papa pudiera caer en herejía, también Cristo podría ser hereje, lo cual es una blasfemia.


Herejía, Cisma y Apostasía

En virtud de que estaremos indistintamente hablando de estos conceptos, conviene para mayor erudición definir y distinguir cada uno de ellos.

El Código de Derecho Canónico define estas tres figuras:

Canon 751: Se llama herejía la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma; apostasía es el rechazo total de la fe cristiana; cisma, el rechazo de la sujeción al Sumo Pontífice o de la comunión con los miembros de la Iglesia a él sometidos.


Sanción Canónica

La herejía, el cisma y la apostasía están tipificados como delitos canónicos castigados con excomunión latae sententiae[17] (cf. can. 1364).

La herejía, el cisma y la apostasía tienen otras consecuencias:

a) El can. 1184/1, 1 indica que se deben negar las exequias eclesiásticas “a los notoriamente apóstatas, herejes o cismáticos”, salvo que haya manifestado algún signo de arrepentimiento antes de morir.
b) Según el can. 1041, 2, son irregulares para recibir las órdenes sagradas “quien haya cometido el delito de apostasía, herejía o cisma”.
c) El can. 194 /1, 2, establece que queda removido del oficio eclesiástico ipso iure quien se ha apartado públicamente de la fe católica o de la comunión de la Iglesia”.[18]

________________________
[13] “El Credo”. Ed. Tradición. p. 144. México, 1972.
[14] “Historia de la Iglesia”. Rops. T VI p. 184.
[15] Abascal, Salvador. Ob. Cit Tradición. 1979.
[16] Sermón III del Aniversario de su Elevación al Pontificado. Ob. Cit. Opera Omnia. Tomo I p.513, en su “Explicación más copiosa de la Doctrina Cristiana Breve”, traducida por Joaquín Moles, impreso en Madrid en 796, en Absacal, Ob Cit p. 277.
[17] Otros casos de excomunión latae sentenciae, es decir, sin necesidad de juicio previo, de modo que incurre ipso facto en ella quien comete el delito:
—Profanación de la Eucaristía canon 1367.
—Violencia física contra el Romano Pontífice: canon 1370.
—Ordenación de un obispo sin Mandato Apostólico: canon 1382.
—Violación del sigilo sacramental: canon 1388.
—Absolución del cómplice en pecado torpe: canon 1378.
—Apostasía, herejía, cisma: canon 1364.
—Aborto: canon 1398.
—Captación o divulgación, por medios técnicos, de lo que se dice en confesión: Decreto para tutelar la dignidad del sacramento de la penitencia de 1988.
[18] Al derecho de la Iglesia se llama Derecho Canónico. Existe Derecho Canónico, por lo tanto, desde que existe la Iglesia, desde Jesucristo. Es misión del Derecho Canónico garantizar que las relaciones sociales en la Iglesia Católica estén presididas por la justicia. Para los fieles  católicos la existencia del Derecho Canónico supone una garantía de que se verán respetados sus legítimos derechos e intereses en la Iglesia. A los estudiosos del Derecho Canónico se les conoce como Canonistas.

Fuente: http://www.apocalipsismariano.com/index.php/articulos/signos-de-los-tiempos/492-libro-tu-eres-pedro 

Escritos de Luis Eduardo López Padilla publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/luis-eduardo-lopez-padilla/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s