Visiones, Revelaciones y Profecías de Anne Katherine Emmerich

9 de Febrero – 192 Años de su muerte
Años: 1819-1824 / Lugar: Dülmen, Alemania
Visiones, Revelaciones y Profecías
Vidente: Beata Anne Katherine Emmerich (1774-1824)

VIDA DE ANNE KATHERINE EMMERICH

Beata Ana Catalina Emmerick, monja agustina y mística alemana, nació el 8 de septiembre de 1774, en una humilde granja del pueblo de Flamske, comunidad agraria, actualmente en la diócesis de Münster, en Westfalia. Fue la quinta de nueve hermanos. Sus progenitores, Bernardo Emmerich y Ana Hillers, eran muy pobres y de sencilla piedad cristiana. Fue bautizada ese mismo día en la iglesia de Santiago en Koesfeld (Kösfeld).

Niñez

Ana Catalina, una niña despierta y muy vivaz, aunque siempre delicada de salud, nació y creció en medio de la pobreza. Poseía el uso de razón desde su nacimiento y podía entender latín litúrgico desde el primer día que acudió a Misa. Desde los cuatro años recibió frecuentes visitas y visiones celestiales. Ana Catalina conversaba familiarmente con el Niño Jesús y vivía estas experiencias místicas tan habituales desde su niñez y con tanta normalidad que, en su inocencia infantil, creía que todos los demás niños también las experimentaban.

Así describe ella las visiones de su infancia:

“Cuando, hacia la edad de cinco o seis años, yo meditaba sobre el primer artículo del Credo de los Apóstoles, ‘Creo en Dios Padre, Dios Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra’, todo tipo de imágenes que se remitían a la creación del cielo y de la tierra se presentaban a mi alma. Vi la caída de los ángeles, la Creación de la Tierra y del Paraíso, Adán y Eva, y la Caída del Hombre. Creía simplemente que todos veían esto, como otras cosas que nos rodean. Yo hablaba de esto a mis padres, a mis hermanos y hermanas, a mis compañeros de juego, contaba todo esto ingenuamente, hasta el momento cuando me di cuenta que se burlaban de mí, preguntándome si tenía un libro en el cual todo esto estuviera escrito. Así comencé poco a poco a callar estas cosas, pensando, sin mucha reflexión, que era inoportuno hablar de tales temas; no obstante, no me hice ninguna inquietud particular en cuanto a eso.”

A los doce años ejercía las labores del campo

Su familia, muy humilde y piadosa, se dedicaba a las labores del campo, tareas que también Ana Catalina tuvo que ejercer desde los doce años. Luego fue costurera por varios años para de este modo ayudar económicamente en su hogar y ahorrar algo de dinero, pues su deseo era ingresar en un convento, lo que precisaba entonces  entregar una dote a la congregación.

Fue enviada a estudiar música

Sin embargo, sus padres decidieron que su hija estudiara música y la llevaron a la casa de Stöntgen, un organista que también era muy pobre. Su madre le llevaba alimento en los recreos viendo que Ana Catalina pasaba necesidades pero ella les daba su comida y los escasos ahorros para la dote que había conseguido como costurera. Fue además sirvienta en la casa parroquial, ayudando en las tareas del hogar de la familia del organista por unos años.

Ingreso al monasterio

En 1802, a los 28 años de edad, entró en el humilde monasterio de las Agustinas de Agnetemberg, en Dülmen, el cual carecía de la biblioteca más básica. Allí padeció la incomprensión de las monjas a causa de su vida mística y del hecho de haber ingresado sin dote. Su ascetismo y sobretodo sus éxtasis producidos mientras trabajaba o durante la oración, tanto en su celda como en el oratorio, su celo religioso y sus extrañas dolencias, creaban malestar a la comunidad que, al no comprenderla, la tachaban de privilegiada y la trataban con cierto desprecio. Sin embargo, ésta fue la época más feliz de su vida y cumplía sus tareas con alegría por el hecho de que, además la tuvieran de menos.

Invasión Napoleónica

Durante los procesos de exclaustración de 1813, tras la invasión napoleónica de Alemania, la supresión de conventos decretada por Jerónimo Bonaparte, Rey de Westphalia, dispersó a las monjas; Anne Katherine fue la última en abandonarlo; se le otorgó refugio en casa de una viuda, hermana del sacerdote dominico Joseph Aloys Limberg, su confesor. Allí llegaban enfermos y pobres en busca de ayuda, y según sus contemporáneos, ella sabía cuáles eran sus enfermedades y daba alivio a los necesitados. Ana Catalina predijo la caída de Napoleón unos doce años antes de que sucediera y así, de algún modo que encierra cierto misterio, se lo hizo llegar al Papa.

En 1813 recibe los estigmas de Nuestro Señor Jesucristo

Su vida transcurrió sembrada de continuas enfermedades, agravadas al quedarse postrada en cama, inválida tras un accidente en 1813. Fue en casa de la viuda donde recibió los estigmas de Nuestro Señor Jesucristo durante la Pasión: los de las manos y pies, la herida de la lanza, Corona de Espinas e incluso una cruz sobre su pecho; signos externos que ella trataba inútilmente de ocultar. Sufría y rezaba mucho por las almas de Purgatorio, a quienes veía con frecuencia; además, por la salvación de los pecadores. Sólo mucho tiempo después se supo que las sábanas empapadas del sudor producido por el sufrimiento físico y espiritual de la hermana Ana Catalina, se helaban literalmente sobre su cuerpo por el viento que, en las frías noches de la Europa Central, se colaba por las rendijas de las paredes. 

Desde ese mismo año hasta el final de su vida, su único sustento fue la Sagrada Comunión y agua. Este hecho fue tres veces exhaustivamente investigado por la diócesis, la policía bonapartista y las autoridades.

Desde entonces la vida de Anna Katherine Emmerick fue un permanente sufrimiento expiatorio: carga sobre sí los sufrimientos de otros y se ofrece a Nuestro Señor como alma víctima por la conversión de los pecadores, cuyas miserias ella conocía aún cuando estuviesen muy lejos. Sufría y se ofrecía asimismo en reparación por tantas ofensas, sacrilegios y desprecios a la Iglesia y a los Sacramentos. Ella vivió tiempos muy decadentes que la atormentaban. La impiedad invadía pueblos y naciones enteras de tal modo que la Fe parecía haberse extinguido, sucumbiendo la Iglesia ante la revolución reinante.

Otros Dones Místicos

Durante toda su vida fue adornada de muchos otros dones místicos: locución o éxtasis entre otros; visiones de la historia de la Salvación, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento; de la Virgen María y la vida pública de Jesús; las visiones de la primitiva Iglesia naciente y las futuras sobre la Iglesia; así como de la vida después de la muerte: experimentó la vida de la Iglesia triunfante (en el Cielo), la Iglesia purgante (en el Purgatorio) además de la Iglesia militante (sobre la tierra). De esta época son conocidas sus visiones sobre los acontecimientos de estos últimos siglos de la historia, como la caída del Muro de Berlín o el Concilio Vaticano II.

Primera Investigación Eclesiástica

En 1818 una comisión episcopal, encabezada por el famoso Vicario General Overberg, la investigó por primera vez junto a tres médicos que la examinaron escrupulosamente, con el objeto de no dar lugar a críticas por parte de los enemigos de la Iglesia. Los exámenes dieron como resultado la veracidad de los estigmas y la santa vida espiritual de la hermana Ana Catalina. El Señor, entonces premió su heroicidad y paciencia, con la cicatrización y curación de los estigmas de las manos y los pies y el alivio de las demás señales externas. Más en el Viernes Santo de ese mismo año se le volvieron a manifestar sangrantes.

Segunda Investigación

No contentos con las escrupulosas investigaciones anteriores, Ana Catalina fue encerrada en contra de su voluntad por orden gubernamental. Permaneció en otra habitación aislada de todos y vigilada estrictamente día y noche durante unos veinte días, teniendo que sufrir insultos y amenazas, tratando de obligarle a declarar que sus dones divinos constituían un fraude. Finalmente no consiguieron encontrar en ella nada sospechoso y demoraron la publicación de sus resultados. En vista de la presión ejercida por el pueblo y las autoridades eclesiales, la comisión del Gobierno viendo que Ana Catalina se negaba a declarar culpabilidad alguna, dieron por concluido apresuradamente que todo era un engaño.

La Amarga Pasión de Nuestro Señor Jesucristo

Desde el 18 de febrero de 1818 hasta el 6 de abril de 1823, Anne Katherine vivió místicamente y día a día la Predicación y Pasión de Jesús, la cual trataba de describir en su dialecto del alemán, ofreciendo innumerables y grandes sufrimientos. Cuando se efectuó la segunda investigación en 1819, indujeron a Clemens Brentano, un notable poeta alemán, famoso intelectual y reconocido escritor, a visitarla; para gran asombro de éste, ella le dijo que le había sido señalado por inspiración divina como el hombre que escribiría sus revelaciones y permitiría cumplir con la voluntad de Dios, es decir, a escribir para el bien de innumerables almas la revelaciones recibidas por ella.

Permaneciendo día a día, al pie de la cama de la enferma, Clemens Brentano traducía del dialecto de Westphalia que ella hablaba, los relatos de la vidente, transcribía sus palabras y le traía de nuevo los escritos volviendo a leérselos para comprobar la fidelidad del relato. Se cuenta que Ana Catalina era analfabeta y que por esa causa no podía escribir ni leer lo que Bretano transcribía de sus palabras. A medida que el escritor iba viviendo con ella los relatos y viendo la paciencia de la religiosa enferma, ante sus indescriptibles sufrimientos, su humildad y pureza, Clemens fue recuperando la fe de su infancia. “No hallé en su fisonomía ni en su persona el menor rastro de tensión ni exaltación” —afirmó tras conocer a la que él respetaba como a la novia escogida de Jesucristo— “Todo lo que dice es breve, simple, coherente y a la vez lleno de profundidad, amor y vida.”

Muere en 1824

Anne Katherine murió en Dülmen a los 49 años, el lunes 9 de febrero de 1824. Su alma se liberó de su cuerpo consumido por las enfermedades y las penitencias. Su cuerpo se encontró incorrupto a casi dos meses de su fallecimiento; la tumba había sido abierta con autorización, tras los rumores que corrían de que sus restos mortales habían sido hurtados.

Edición de los Libros

Después de 1824, Brentano tuvo los escritos preparados para su publicación y en 1833 publicó su primer volumen: “La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo”, de acuerdo a las visiones de Ana Catalina Emmerick. Brentano preparó entonces para su publicación, la Vida de la Bienaventurada Virgen María de acuerdo a las visiones, pero él murió en 1842. El libro fue publicado póstumamente en 1852 en Múnich.

El sacerdote católico Karl Schmöger (Schmoeger) editó los manuscritos de Brentano y de 1858 a 1880 publicó en tres volúmenes, “La vida pública de Nuestro Señor” en que se describen hechos muy detallados de la vida de Jesús, ya que, lo que se lee en los Evangelios en unos minutos puede tomar unas horas en las visiones de Ana Catalina. Hechos destacados de Jesús, como caminar sobre las aguas se habrían repetido, y los mercaderes del Templo de Jerusalén habrían sido echados fuera varias veces. En 1881 en una gran edición ilustrada, Schmöger también escribió una biografía de Ana Catalina en dos volúmenes.

Proceso de Beatificación

En 1892 el obispo de Münster introdujo la causa de beatificación y fue declarada Venerable a finales del siglo XIX. Proceso de beatificación reabierto en 1972.

En 1975, después de reiniciar el proceso de beatificación por el postulador de la causa Josef Adam, sus restos fueron trasladados a la cripta de la cercana Iglesia de la Santa Cruz.

En el año 2001 se declaró la heroicidad de sus virtudes (Venerable) anunciando el Vaticano que pronto sería beatificada.

Anne Katherine fue beatificada, el 3 de octubre de 2004 por Su santidad Juan Pablo II, en la Basílica de Roma ante más de mil peregrinos que acudieron a la ceremonia.

Investigaciones Arqueológicas

La veracidad de lo que vio Ana Catalina a todo lo largo de su vida, ha servido de punto de partida para realizar numerosas investigaciones arqueológicas. Con sus visiones en la mano se descubrió Reynolds, los restos de la ciudad de Ur de Caldea. La recientemente descubierta morada de la Virgen en Éfeso resultó ser también tal como ella la había descrito. Del mismo modo se descubrieron en 1981 los pasadizos bajo el Templo de Jerusalén, que Ana Catalina vio al contemplar el misterio de la Inmaculada Concepción de María, dogma que no sería proclamado por la Iglesia hasta treinta años después de la muerte de esta vidente.

Anne Katherine Emmerich escuchó del mismo Jesucristo que el regalo de sus revelaciones del pasado, presente y el futuro en visión mística, era mayor que el poseído por nadie jamás en la historia.


VISIONES, REVELACIONES Y PROFECÍAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

________________________
Fuente:
https://es.wikipedia.org/wiki/Ana_Catalina_Emmerick
http://www.capillacatolica.org/AnaCatalinaEmerich.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s