“El Papa es el luchador y el Santo Padre de los cristianos de hoy y del futuro.”

VIDENTE IDA PEERDEMAN / ÁMSTERDAN, HOLANDA
Posición de la Iglesia: 
http://www.de-vrouwe.info/es/posicion-de-la-iglesia 

AÑO 1952

39ª APARICIÓN
17 de febrero de 1952

Iglesia y Cruz

Aquí está de nuevo la Señora. Se me acerca y dice:
“Escucha bien y di a los teólogos y a los pueblos de este mundo que interpreten bien mi mensaje e intenten comprenderlo. El Señor Jesucristo vino y trajo la Cruz y la Iglesia como un don del Señor y Creador. La Iglesia es y será. El Señor y Creador desea gratitud de su criatura. La Iglesia es la Comunidad de los pueblos que tienen que adorar y venerar al Señor y Creador; al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Todos los que han sido puestos a la cabeza de la Comunidad tienen que encargarse de que la Iglesia continúe y se extienda”.

El tiempo ha llegado

“Este tiempo es Nuestro tiempo. El Señor y Creador considera necesario llamar la atención de la Iglesia por medio de la Señora de todos los Pueblos. El tiempo ha llegado. Di esto a los teólogos. Que la Iglesia, Roma, aproveche ahora su oportunidad. Todos los cristianos de este tiempo son responsables de todos los que han de venir.

Dile al Papa que está bien. Que la Señora de todos los Pueblos lo asistirá, por la voluntad de su Señor y Maestro. El Papa llevará todo a cabo. El Papa es el luchador y el Santo Padre de los cristianos de hoy y del futuro. Los pueblos venideros lo venerarán. Él será incluido entre los Nuestros.

La Iglesia es y quedará. La Doctrina es y quedará. Sin embargo, la forma y las leyes podrán cambiarse con la asistencia del Espíritu Santo. Di eso a sus teólogos.

Cristo, el Hijo del Padre, trajo la Cruz al mundo. Con la Cruz vino el Sacrificio”.

La Sierva del Señor

Ahora la Señora sigue de pie largo rato, sin decir nada. Luego prosigue:
“El Señor y Maestro eligió de entre todos los pueblos a una Señora, llamada Miriam, o María. Ella tenía que traer al mundo, por la voluntad del Padre, al Hijo del Hombre con su Iglesia y su Cruz. La Señora era la Sierva del Señor. Por la voluntad del Padre, Ella trajo al Hijo del Hombre y por eso tenía que estar unida a la Iglesia y a la Cruz. La Señora está aquí, delante de ti y en este tiempo, como la Corredentora, Medianera y Abogada.

Entiende bien estas palabras: la Señora de todos los Pueblos quiere y puede dar Gracia, Redención y Paz a todos los pueblos que se lo pidan. Pero tú has de llevar a la Señora de todos los Pueblos por el mundo entero”.

El signo de la Señora de todos los Pueblos

Ahora la Señora indica la tierra. Veo el globo girando bajo sus pies y por todas partes caen intensamente copos de nieve. Entonces dice la Señora:
“¿Has visto? Así será llevada por el mundo la Señora de todos los Pueblos, de ciudad en ciudad, de nación en nación. El mundo será una sola comunidad por medio de una sencilla oración.

Pídele a tu obispo que la oración sea publicada bien y por entero: ‘Que la Señora de todos los Pueblos, que un día era María, sea nuestra Abogada’. Dile a tu obispo que la Señora de todos los Pueblos estará a su lado y lo ayudará; que la difusión tendrá que hacerse de verdad. Dile que el momento aún no ha llegado; que primero hay que llevar a la Señora de todos los Pueblos a todo el mundo. El signo de la Señora de todos los Pueblos será visto más tarde en todo el mundo. Haz que comprenda bien esto. Las potencias falsas caerán”.

Con la cruz en la mano

La Señora espera entonces un largo rato y entonces dice:
La Iglesia, Roma, se debe ocupar de los pueblos del mundo. Hay que reunir a las ovejas en un solo rebaño.
Que cada uno de ustedes, los cristianos, tome la cruz en la mano”.
Al decir esto, es como si la Señora levantara la cruz y la mostrara.

“Con la cruz en la mano poseerán el Reino. Con la cruz en la mano encontrarán al prójimo. Con la cruz en la mano vencerán a su enemigo. Así los cristianos de este mundo se sentirán unidos con la Iglesia y con la Cruz. Habrá que llevar más el Memorial del Señor Jesucristo entre los pueblos. Obispos, pueden encargarse de esto, pueden hacer que el Sacrificio se celebre de una forma más comunitaria. Entiendan bien estas palabras”.

Gracia, Redención y Paz

Otra vez la Señora espera un momento y luego dice:
“Los cristianos están advertidos. Pónganse todos bajo la Cruz y el Sacrificio y los paganos no podrán vencerlos.

A los obispos y sacerdotes les pido que den asistencia a este mundo, a esta humanidad. Yo les ayudaré. El Señor Jesucristo, Hijo del Padre, les traerá al Santo y verdadero Espíritu, si todos se lo piden. Te repito: La Señora de todos los Pueblos puede dar la Gracia, la Redención y la Paz, y así lo hará.

Y ahora te hablo a ti, hija. Ocúpate de la difusión. Trabaja sólo en eso y ayuda física y espiritualmente, rezando la oración de la Señora de todos los Pueblos. Ven ante esta imagen y pide. Llegado el momento, yo daré un mensaje acerca de esta imagen. Di esto. Di que esta imagen está destinada a todos”.

Ahora la Señora se va lentamente.


40ª APARICIÓN
19 de marzo de 1952

El Papa recibirá su signo

Mientras estoy ante la imagen rezando por el Papa, una voz empieza a hablar de repente, y veo a la Señora de todos los Pueblos ante mí. Está muy seria y dice:
“Dile al Papa que él recibirá un signo de la Señora de todos los Pueblos. La Iglesia, Roma, tendrá que sostener una gran lucha. Antes que llegue el año 2000, mucho habrá cambiado en la Iglesia, en la Comunidad. Sin embargo, el núcleo permanecerá”.

Un solo rebaño

Entonces veo correr confusamente las ovejas alrededor del mundo. Muchas salen huyendo, es como si el rebaño se dispersara. La Señora me lo indica y dice:
“¿Ves eso? La Iglesia, las ovejas, están dispersas y otras todavía saldrán huyendo. Sin embargo, la Señora de todos los Pueblos las reunirá de nuevo en un solo rebaño”.
Ahora es como si la Señora intentara con sus manos reunir el rebaño y con voz dulce y melancólica dice otra vez:
“En un solo rebaño”.

Pidan a la Señora de todos los Pueblos

“Dile a tu obispo que le pida a la Señora de todos los Pueblos y yo le daré un signo. Pidan todos a la Señora de todos los Pueblos. Y tú, hija, ven ante esta imagen y pide cuanto más puedas”.

Y de repente desaparece la Señora.

________________________
Fuente: http://www.de-vrouwe.info/es/1945-1959/118-botschaft-1952

Mensajes de Ida Peerdeman publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/ida-peerdeman/  

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s