“Pidan, pues, que el Papa dé instrucciones, ya que Alemania tiene tanta necesidad del buen Espíritu.”

VIDENTE IDA PEERDEMAN / ÁMSTERDAN, HOLANDA
Posición de la Iglesia: 
http://www.de-vrouwe.info/es/posicion-de-la-iglesia 

AÑO 1950

21ª APARICIÓN
14 de febrero de 1950

Los jóvenes

Veo a la Señora de pie. Ella me dice:
“Hija mía, vengo aquí para decirte qué clase de mensaje traigo. Hay que trabajar mucho y fuertemente”.
Entonces la Señora hace un gesto con las manos, como si hiciera señas a varias personas, y veo muchos jóvenes; chicos y chicas. Desaparece esa imagen y ahora veo como si la Señora les hiciera señas a los jóvenes para que vengan a ponerse de pie ante Ella y dice:

“Todavía no veo los ejércitos de chicos y chicas. ¿Por qué no se les forma y siempre son olvidados?”
Es como si Ella mirara a su alrededor para ver dónde se meten. Entonces dice:

“Por eso vengo aquí a llamar la atención sobre esto. Eso vale también para Alemania”.

La simple Cruz

Entonces la Señora continúa:
“En el mundo hay una gran inclinación hacia el bien. Precisamente por eso es que el otro espíritu también trabaja. Ese espíritu ejerce una influencia sobre el mundo para corromperlo. Los hombres de por sí no son malos, sino débiles”.
Luego la Señora tiene de nuevo una Cruz en la mano. Es como si Ella la pusiera sobre una especie de elevación y dice:

“¿Ves esa Cruz? A ella habrá que hacer que vuelva la humanidad. Les pido con insistencia que en el mundo moderno, con toda su técnica, no se olviden de esa simple Cruz”.

Trabajar con medios modernos

Después veo al Papa ante mí y a su alrededor todo el Vaticano. Es como si en un instante la Señora se encontrara por encima de todo eso. Luego veo caer gotas sobre el Vaticano; esas gotas vienen de la Señora. Ella advierte:
“Esta Iglesia todavía tiene la oportunidad, pero no quiero decir más. He hablado del mundo moderno. ¿Por qué Roma no busca medios más modernos y trabaja con un espíritu más moderno? Que recurran a esos medios para vencer a ese espíritu del mundo. Los otros se ocupan del cuerpo. La Iglesia tiene que ocuparse del espíritu. Ahora tienen una gran oportunidad, porque la humanidad está buscando. La cuestión ya no es contra las naciones, sino contra el espíritu”.

Estados Unidos y Rusia. Japón. Indonesia

Entonces continúa la Señora:
“Vendrá una gran lucha: América y Rusia; se está acercando”.
Siento un dolor tremendo en las manos. La Señora dice:

“El Japón se convertirá”.
No sé qué significa esto.

Después siento venir sobre la Indonesia un dolor espantoso; la Señora hace que yo lo sienta en mi mano.

Aún hay una oportunidad

Entonces dice la Señora:
“Si Roma quiere trabajar mejor, de todas partes vendrá un mayor entusiasmo”.
Y entonces veo el Vaticano. La Señora está otra vez como por encima de él y hace un gesto con las manos, como si Ella colocara diferentes iglesias alrededor del Vaticano. Entonces la Señora dice tal como si estuviera en discurso:

“Aún hay una oportunidad. Este Papa tiene que darse cuenta del gran trabajo que tiene que realizar en este tiempo”.

Alemania

Luego me muestra Alemania y dice:
“Pidan, pues, que el Papa dé instrucciones, ya que Alemania tiene tanta necesidad del buen Espíritu. Ellas pueden traerle ese Espíritu”.
Veo un Arzobispo en Alemania, un hombre fuerte.

“Él librará una batalla”, —oigo que dice la Señora.
Luego traza con dos dedos, el índice y el mayor separados, una línea en zigzag a través de Alemania y dice:
“Hay que trabajar con la juventud alemana; han sido encargados de eso. No se los digo en vano”.
Y la Señora se va.


22ª APARICIÓN
27 de mayo de 1950

Trabajar en lo espiritual

Veo a la Señora de pie. Mirándose las manos, me dice:
“Hija, aún veo manos vacías. Te pido que transmitas que mi plan es, precisamente en ese núcleo de personas, formar un grupo que quiera el bien y haga el bien. Escucha. Dedican mucho tiempo a lo material; pues que también le dediquen tiempo a lo espiritual. Es tan urgente. ¡Cómo quisiera yo que ese grupo lo comprendiera! Te repito: los católicos tienen que trabajar en serio. Un gran peligro es inminente. Italia sufrirá una especie de lucha interna”.
La Señora me muestra ahora la basílica de San Pedro y dice:

“Así están trabajando también en otras direcciones para formar algo grande”.

Alemania

“En Alemania hay que trabajar duro. Afortunadamente, alguno que otro ha empezado ya a trabajar más y mejor entre los creyentes. Sobre todo Alemania tiene que vigilar mucho. Allí se juega un papel falso”.

Los jóvenes

Ahora veo un gran grupo de jóvenes, en pie, alrededor de la Señora. Ella los mira y los señala, y dice:
“Hija, que empiecen…”
—y de nuevo indica el grupo a su alrededor—

“a dar a los jóvenes la correcta formación espiritual. Es difícil y fatigoso, aún para quienes se sienten llamados a esto. Sin embargo, no puedo insistir lo suficiente. Urge empezar a hacerlo”.

El primer y más importante mandamiento

Ahora la Señora traza con la mano una especie de arco y dice:
“Esto es para más tarde”.
No sé lo que esto significa. Entonces dice la Señora:

“Vas a ver que sólo después de muchas miserias y calamidades la Cruz será plantada de nuevo. Que cada uno haga lo suyo; lo que pueda. Y sobre todo insisto de nuevo en el primer y más importante mandamiento: el Amor, la Caridad”.
Y de repente la Señora desaparece.

________________________
Fuente: http://www.de-vrouwe.info/es/1945-1959/116-botschaft-1950

Mensajes de Ida Peerdeman publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/ida-peerdeman/  

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s