LA Presentación de la Santísima Virgen María en el Templo

Tomado del Año Cristiano o Ejercicios Devotos para Todos los Días del Año.
Barcelona, 1863. Noviembre. Día XXI. Página 378.

LA PRESENTACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN

La santa Iglesia celebra en este día la Fiesta de la Presentación de Nuestra Señora en el Templo; es decir, aquella pública y solemne ofrenda que la santísima Virgen hizo a Dios, de su corazón, de su cuerpo, de su espíritu y de todas las potencias de su alma , y todo en el modo más perfecto y más glorioso al mismo tiempo que nunca se vio. Éste fue el mayor sacrificio de una pura criatura que se hizo al Señor desde el principio del mundo; pues ninguna hubo más cumplida, más perfecta, ni mas santa. Santificada en el primer instante de su vida, y ella sola más santa el día de su nacimiento (dicen los Padres) que todos los Santos juntos en el último de su vida. A la edad de tres años, María por sí misma se ofrece, se dedica, se consagra a Su Criador en el templo de Jerusalén. ¿Qué ofrenda hubo jamás de igual valor? ¿Se vio nunca en el templo del Señor alguna víctima que le fuese más agradable? ¡Cuántos espíritus celestiales asistirían a aquel acto de religión tan glorioso para Dios, a aquella augusta ceremonia que fue la admiración de toda la Jerusalén celestial! Se regocijó todo el cielo en aquel festivo día, y no podía dispensarse la Iglesia de festejar también su solemnidad. En atención a esto muchos santos Padres, como san Evodio de Antioquía, san Epifanio de Salamina, san Gregorio Niseno, san Gregorio el Teólogo, san Andrés Cretense, san Germán de Constantinopla, y tantos otros Padres latinos consideraron la Presentación de la Virgen en el Templo de Jerusalén como el primer acto de religión que fue más grato al Señor, y la Fiesta de este día como el preludio de todas las demás.

Dos géneros de presentaciones se usaban entre los judíos. La primera establecida por la ley, donde se mandaba que la mujer que diese a luz algún hijo le presentase en el templo, si fuese varón a los cuarenta días, si fuese hembra a los ochenta, ofreciendo por el hijo un cordero con un pichón, o con una tórtola; y si fuese pobre, dos tórtolas o dos pichones. Esta ceremonia se llamaba con propiedad la presentación del hijo y la purificación de la madre. Otra presentación era voluntaria, y sólo obligaba a los que hacían voto de ella; porque desde el principio de la ley de Moisés fue religiosa costumbre entre los hebreos ofrecerse ellos mismos, y ofrecer sus hijos a Dios, o ya irrevocablemente y para siempre, o ya reservándose la facultad de rescatarlos con dones hechos al Señor, o con diferentes sacrificios. Para este fin había alrededor del templo varios edificios con sus cuartos y sus divisiones, destinados unos para hombres, y otros para mujeres; estos para niños, y aquellos para niñas, donde se mantenían todos hasta cumplir el voto que ellos o sus padres habían hecho por ellos. Se ocupaban en servir a los ministros sagrados y en trabajar los ornamentos del templo, cada uno según su edad, su estado y su capacidad. En esta conformidad sabemos que Ana, mujer de Elcana, ofreció a Dios el hijo que había dado a luz, y fue el profeta Samuel. (I Rey). Y en el segundo libro de los Macabeos, cap. III, se hace mención de las doncellas que vivían y se criaban en el templo; así como san Lucas, hablando de Ana profetisa, hija de Fanuel, nos dice que desde que enviudó no salía del templo.a santa Iglesia celebra en este día la Fiesta de la Presentación de Nuestra Señora en el Templo; es decir, aquella pública y solemne ofrenda que la santísima Virgen hizo a Dios, de su corazón, de su cuerpo, de su espíritu y de todas las potencias de su alma , y todo en el modo más perfecto y más glorioso al mismo tiempo que nunca se vio. Éste fue el mayor sacrificio de una pura criatura que se hizo al Señor desde el principio del mundo; pues ninguna hubo más cumplida, más perfecta, ni mas santa. Santificada en el primer instante de su vida, y ella sola más santa el día de su nacimiento (dicen los Padres) que todos los Santos juntos en el último de su vida. A la edad de tres años, María por sí misma se ofrece, se dedica, se consagra a Su Criador en el templo de Jerusalén. ¿Qué ofrenda hubo jamás de igual valor? ¿Se vio nunca en el templo del Señor alguna víctima que le fuese más agradable? ¡Cuántos espíritus celestiales asistirían a aquel acto de religión tan glorioso para Dios, a aquella augusta ceremonia que fue la admiración de toda la Jerusalén celestial! Se regocijó todo el cielo en aquel festivo día, y no podía dispensarse la Iglesia de festejar también su solemnidad. En atención a esto muchos santos Padres, como san Evodio de Antioquía, san Epifanio de Salamina, san Gregorio Niseno, san Gregorio el Teólogo, san Andrés Cretense, san Germán de Constantinopla, y tantos otros Padres latinos consideraron la Presentación de la Virgen en el Templo de Jerusalén como el primer acto de religión que fue más grato al Señor, y la Fiesta de este día como el preludio de todas las demás.

Hallándose santa Ana y san Joaquín, según la más antigua y respetable tradición, muy avanzados en edad, y sin esperanza natural de tener hijos, hicieron voto al Señor, que si se dignaba concederles algún fruto de bendición, librándolos de la nota de esterilidad, que en su nación era infame y vergonzosa, consagrarían a su servicio en el templo el fruto que se dignase concederles. Y el Señor, que quería fuese todo milagroso en Aquella a quien desde la eternidad había destinado para Madre de su unigénito Hijo, fue servido de oír benignamente su oración, haciéndolos padres de aquella bienaventurada criatura, aurora tan suspirada, y madre futura del divino Sol de Justicia que había de desterrar las tinieblas del pecado en que yacía miserablemente sepultado todo el género humano. Luego que la destetaron, y llegó la niña a la edad de tres años, cumplieron religiosamente su voto san Joaquín y santa Ana, llevando ellos mismos a su santa hija para presentarla y para dejarla en el templo.

PRESENTACION-DE-LA-VIRGENDice Isidoro de Tesalónica que la ceremonia de presentar en el templo a la santísima Virgen se celebró con extraordinaria solemnidad, asistiendo a ella no sólo su parentela, sino también todas las personas más distinguidas y más ilustres de Jerusalén, movidas de cierta oculta inspiración, cuyo misterio ignoraban, y que los Ángeles en invisibles coros acompañaban la fiesta con celestial armonía: Primarios quoque Hierosolymitas viros et mulieres interfuisse huic dedicationi: suspicientibus universis angelis. (Orat. de Proesent. B. V.).

No se sabe quién fue el sacerdote que recibió aquella incomparable Virgen, aunque san Germán, patriarca de Constantinopla, y Jorge, arzobispo de Nicomedia, tienen por verisímil que fue san Zacarías. Sin duda que a esta ofrenda acompañaría también algún sacrificio, como acompañó a la que hizo Ana de su hijo Samuel; pero el que hizo a Dios aquella bendita niña de todo cuanto era y de todo cuanto tenía, fue de otro mérito y de otro valor en la presencia de Dios.

Las demás niñas que eran presentadas en tan tierna edad, destituidas del uso de la razón, no sabían entonces lo que hacían de ellas hasta que con el tiempo lo comprendían; pero ésta, en quien, por especial privilegio, se había adelantado la razón desde su primera concepción inmaculada, instruida perfectamente por el Espíritu Santo, comprendió toda la importancia de aquella santa ceremonia, haciendo lo que no es fácil explicar para que fuese agradable a la divina Majestad. Mas fácil es concebir cuáles serían los afectos de religión, de respeto, de reconocimiento, y cuáles los extáticos arrebatados deliquios de amor de aquel gran corazón, de aquella alma privilegiada, en quien tenía Dios sus complacencias desde el primer instante de su inmaculada concepción, y que dentro de pocos años había de ser Madre del Salvador del mundo.

 Presentación Virgen Mária en el Templo_temAún no había visto el mismo Dios otro sacrificio más a la medida de su corazón, ni víctima que le fuese más agradable. Pero lo que hizo más preciosa aquella presentación en el templo, y lo que fue propio, singular y privativo de María, fue el voto que hizo en el mismo día de perpetua virginidad. No se duda que aquella que era el tesoro de la misma virginidad, como la llama san Juan Damasceno, virginitatis thesaurus; la gloria y el ornamento de las vírgenes, gloria virginum; la primera de todas ellas, la maestra, la que levantó el estandarte de la virginidad, como la apellida san Ambrosio, virginum vexillifera, et virginitatis magistra; no se duda, vuelvo a decir, que hizo voto de virginidad desde que tuvo uso de razón; esto es, desde el primer instante de su vida. Pero este anticipado sacrificio de su integridad, dicen los Padres, fue totalmente interior, y se confundió con los demás actos espirituales de todas las virtudes en que se ejercitó desde el primer instante de su dichosa animación. El día de su gloriosa presentación en el templo fue cuando aquella Hija querida del eterno Padre, aquella Madre de su unigénito Hijo, aquella Esposa del Espíritu Santo, toda hermosa, toda inmaculada, y Reina en fin de las vírgenes, hizo a Dios como solemnemente su voto de perpetua virginidad, la más pura, la más perfecta que jamás hubo ni pudo haber. Por eso dijo san Anselmo, hablando con Jesucristo:

Vos, Señor, descendisteis del trono de vuestra gloria a las castas entrañas de una tierna doncella, la más humilde, la más despreciable a sus propios ojos; pero la primera que fue consagrada y como sellada con el voto de virginidad: Descendisti a regali solio sublimi glorioe tuoe, in humilem et abjectam in oculis suis puellam, primo virginitatis voto sigillatam. Por este sagrado sello se llama en la Escritura huerto cerrado y fuente sellada: hortus conclusus, fons signatus. Seguramente, dice san Agustín, que si la Virgen no hubiera hecho voto de virginidad, no hubiera dicho al Ángel en la anunciación: ¿Cómo puede ser lo que me dices? Profecto non diceret Virgo: Quomodo fiet istud? nisi Deo ante virginitatem vovisset.

¡Qué hermosos son tus pasos, hija del príncipe! (Cant. VII). ¡Qué ceremonia tan augusta! ¡Qué sacrificio tan precioso! ¡Qué bien recibida fue esta ofrenda! El aire, la modestia, la majestad, la compostura con que entró en el templo aquella tierna doncellita, fueron la admiración de los Ángeles y de los hombres; pero ¡qué gratos serian a los ojos de Dios los interiores afectos, las amorosas disposiciones de aquel purísimo corazón! No por cierto: el día de la solemne dedicación del templo, en que todo él , según la expresión de la Escritura, se vio rodeado y como envestido de la gloria del Señor, no fue tan glorioso para Dios como el día en que la Virgen vino al mismo templo; ni las víctimas que Salomón mandó sacrificar para realzar la pompa de aquella solemnidad fueron ofrenda tan agradable a los ojos del Señor como lo fue hoy la presentación de esta purísima doncella que enteramente se consagra a su gloria y a su servicio.

No hay palabas para encarecer dignamente la generosa piedad de san Joaquín y santa Ana, ambos de tan consumada virtud, que ni aun les pasó por el pensamiento cercenar, disminuir o moderar en parte el sacrificio que hacían. Aquella tierna niña y aquella única hija era todo su consuelo: la habían pedido al Señor por largo tiempo, y el Señor se la había concedido. Podían cumplir con su voto, presentando a la hija en el templo, y rescatándola después por tres siclos, precio que señalaba el Levítico para el rescate de las niñas ofrecidas al Señor desde un mes hasta los cinco años de su edad. Podían llevársela consigo para único consuelo de su vejez; pero, en este punto, ni escucharon, ni dieron oídos a su natural inclinación. Atendieron únicamente a la de su santa hija, la cual, mas iluminada a los tres años que toda la sabiduría humana en la perfección de la más experimentada ancianidad; instruida perfectamente ella sola de los designios de Dios, solicitó con sus amados padres el perfecto cumplimiento de un sacrificio, que a la verdad les costaba mucho; pero al fin era indispensable hacerle por más que lo resistiesen la naturaleza y el corazón. Se ejecutó. Concluida la ceremonia de la presentación, dejaron en el templo aquel precioso tesoro para servir en él en las funciones que le correspondían, quedándose en el cuarto de las doncellas hasta la edad de quince años en que fue desposada con san José para cumplimiento de los mayores misterios. Le había prevenido también con semejante don de castidad el mismo Dios que le tenía destinado para ser su casto esposo: ni la Virgen consintió en darle la mano hasta estar segura de que el mismo voto de castidad había de unir inviolablemente a los dos purísimos esposos, siendo el principal ornamento de su matrimonio.

PresentacióndelaVirgen1Las extraordinarias virtudes que resplandecían en aquella santa niña, y los dones sobrenaturales con que Dios la había enriquecido tan extraordinariamente, se arrebataron la atención universal, admirándola todos como un prodigio de la gracia, y concibiéndose ya idea tan superior de su eminente, de su milagrosa santidad, que aseguran Evodio, Jorge de Nicomedia, san Germán de Constantinopla y otros muchos Padres (como lo afirma Nicéforo) que por un privilegio verdaderamente singular se la permitió a la virgen todo el tiempo que se mantuvo en el templo que entrase libremente en el santuario, y aun en el mismo Sancta sanctorum, donde según la ley solo era lícito entrar al sumo sacerdote: gracia que sólo se dispensaba con las personas de una santidad muy relevante, en cuya atención se le concedió también al apóstol Santiago el Menor. En aquel santo lugar pasaba la mayor parte del día la más santa de todas las puras criaturas, derramando su corazón en la presencia de Dios, y ofreciéndole sacrificio de alabanzas más agradable y más precioso que cuantos sacrificios de animales se le habían ofrecido en el mismo templo. ¡Comprendamos, si es posible, cuál sería el ardor del fuego divino en que se abrasaba el corazón de María en aquel santo lugar! ¡Cuánto el fervor de sus votos y oraciones! Solamente las celestiales inteligencias, testigos ordinarios de sus amorosos incendios, pudieron formar idea justa de la santidad de sus meditaciones, de la excelencia de su contemplación, del valor y mérito de aquella multitud infinita de actos continuados de las más heroicas virtudes, ocupación ordinaria de María los once años que se mantuvo en el templo.

Cuando decía el Profeta rey que la había de seguir numeroso acompañamiento de vírgenes haciéndola corte, por explicarme así: Adducen-tur virgines post eam (Ps. XLIV), parece que tuvo presente la presentación de la santísima Virgen; la cual, en este misterio y en su mansión en el templo, había de servir como de modelo a tanta multitud de tiernas doncellitas que renunciando el mundo pasan toda su vida en el templo, cumpliendo o llenando en presencia de su divino Esposo todas las obligaciones de la justicia de la ley: In sanctitate et justitia coram ipso omnibus diebus nostris. (Luc. I).

¡Cuántos millones de doncellas han imitado el ejemplo de esta Reina de las vírgenes, consagrándose al servicio de Dios en el retiro del claustro para dedicarse toda la vida a ejercicios de la más alta perfección! Con razón se puede decir que la presentación de la santísima Virgen, y su mansión en el templo de Jerusalén, fue como el sagrado original, y por decirlo así, la primera época del instituto de todas las religiosas. Por eso la fiesta de este misterio debe ser de particular devoción y de especialísima veneración para todas ellas.

 Sí, Señor, antes que bajase al mundo vuestro unigénito Hijo; antes que se ofreciese víctima de nuestros pecados en el ara de la cruz, sola María era la única hostia digna de ser ofrecida a Vos. La sangre de los toros y de los corderos, la efusión de los licores y el olor de los perfumes eran todos objetos muy materiales para que mereciesen todo el lleno de vuestra divina atención. Los sacrificios de Abel, de Noé y de otros patriarcas, las magnificencias de David, las religiosas profusiones de Salomón ya eran acreedoras a que las miráseis con alguna benignidad; pero les faltaba mucho para satisfaceros plenamente. El sacrificio de Abrahan, de Manué y de Ana, madre de Samuel, os fue sin duda agradable: no obstante, aunque estas víctimas fueron excelentes, siempre tenían algún defecto, siempre las faltaba aquella perfecta pureza, sin la cual no podían ser perfectamente dignas de vuestros divinos ojos. Solo María, en quien no encontrásteis mancha, pudo ser hostia tan santa y tan pura que llenase vuestro corazón, y excitase vuestra misericordia mientras se llegaba el día del grande sacrificio de la cruz. Recibid, pues, hoy a esta inocente paloma, a la cual no tardará en seguir aquel Cordero inmaculado que solo él puede quitar los pecados del mundo. Recibid los votos de la más santa entre todas las puras criaturas, la ofrenda de una Virgen que fue el esmero de vuestra misericordia, destinada por Vos mismo para refugio de los pecadores.

La Fiesta de la Presentación de la Virgen es mucho más antigua entre los griegos que entre los latinos. El emperador Emanuel Comneno, que reinaba el año de 1130, hace mención de ella en una de sus ordenanzas, y era ya muy célebre en el Oriente. No se comunicó al Occidente hasta el año de 1372, en que Felipe de Maizieres, canciller de Chipre, viniendo por embajador de aquel Rey, habló de esta fiesta al papa Gregorio XI, a quien presentó el oficio que Su Santidad examinó por sí mismo, y haciéndole después examinar por los cardenales y por los teólogos, le aprobó, y mandó que se celebrase en la Iglesia universal,

Nota del traductor.

«El emperador Emanuel Comneno no comenzó a imperar hasta el año de 1144, como es indubitable en la historia, y así puede ser yerro de imprenta el suponerle reinando ya el año de 1130. Y aunque es cierto que el papa Gregorio XI, a instancia del canciller de Chipre, fue el primero que mandó celebrar esta fiesta en toda la universal Iglesia, dando principio el mismo Pontífice a celebrarla el día 21 de noviembre del año de 1372 en la iglesia de los frailes Franciscos de Aviñon, no lo es tanto (aunque digan algunos lo contrario) que aprobó y mandó se rezase en la Iglesia latina el oficio que le presentó el Canciller, pues consta que el año de 1585 aún no se veía en el Breviario romano.» (Thomasin. lib. 2 de Dier. Festor. celebrat. cap. 20, § 7).

________________________
Fuente:
https://books.google.co.ve/books?id=7p1eDIzOxegC&pg=PA3&lpg=PA3&dq=A%C3%B1o+Cristiano+o+Ejercicios+Devotos+Noviembre&source=bl&ots=UrL6P8EQq-&sig=Fz6V6401FnPEOLe3Gtik8YUtf8c&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjuusKqtcbOAhXDpx4KHZ4DAgQQ6AEIJjAC#v=onepage&q=A%C3%B1o%20Cristiano%20o%20Ejercicios%20Devotos%20Noviembre&f=false

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s