Santa Matilde de Hackeborn

19 de Noviembre – 716º Aniversario de su muerte
Año: ~1261 / Lugar: Helfta, Alemania
Revelaciones Místicas, Libro de la Gracia Especial
Santa Matilde de Hackeborn (1241-1299)

Matilde nació en el castillo de Helfta, región de Sajonia, reino de Germania, en el seno de la noble y poderosa familia de los Hackeborn. Nació tan débil que se la creyó muerta, pero al presentarla al sacerdote para que la bautizara, éste profetizó que llegaría a ser santa y Dios obraría grandes cosas a través de ella.

A los siete años visitó con su madre a su hermana Gertrudis de Hackeborn, futura abadesa del monasterio cisterciense de la localidad de Rodersdorf (no confundir con Gertrudis de Helfta o Gertrudis la Grande). En 1258, debido a la escasez de agua, las monjas se trasladan a Helfta. Este nuevo monasterio llegaría a prosperar tanto económica como cultural y espiritualmente. Matilde ya desde joven tenía experiencias místicas, pero nunca escribió nada. En 1261, a los 20 años, ejercía el cargo de maestra y recibió a su cuidado a una niña llamada Gertrudis, de 5 años de edad, que llegará a ser conocida como Santa Gertrudis la Grande. Por sus dotes naturales para el canto, Matilde sería también nombrada maestra de coro. La tradición acabó llamándola “el Ruiseñor de Cristo”…


De la Audiencia General del Papa Benedicto XVI, sobre Santa Matilde de Hackeborn

Plaza de San Pedro
Miércoles 29 de septiembre de 2010

Matilde de Hackeborn
Queridos hermanos y hermanas:

Hoy desearía hablaros de santa Matilde de Hackeborn, una de las grandes figuras del monasterio de Helfta, que vivió en el siglo XIII. Su hermana, santa Gertrudis la Grande, en el libro VI de la obra Liber specialis gratiae (Libro de la gracia especial), en el que se narran las gracias especiales que Dios concedió a santa Matilde, afirma: «Lo que hemos escrito es muy poco respecto a lo que hemos omitido. Únicamente para gloria de Dios y utilidad del prójimo publicamos estas cosas, porque nos parecería injusto guardar silencio sobre tantas gracias que Matilde recibió de Dios, no tanto para ella misma, según nuestra opinión, sino para nosotros y para aquellos que vendrán después de nosotros» (Matilde de Hackeborn, Liber specialis gratiae, VI, 1).

Esta obra fue redactada por santa Gertrudis y por otra monja de Helfta, y tiene una historia singular. Matilde, a la edad de cincuenta años, atravesaba una grave crisis espiritual acompañada de sufrimientos físicos. En estas condiciones, confió a dos religiosas amigas las gracias singulares con que Dios la había guiado desde la infancia, pero no sabía que ellas tomaban nota de todo. Cuando lo supo, se angustió y se turbó profundamente. Pero el Señor la tranquilizó, haciéndole comprender que cuanto se escribía era para gloria de Dios y el bien del prójimo (cf. ib., II, 25; V, 20). Así, esta obra es la fuente principal para obtener informaciones sobre la vida y la espiritualidad de nuestra santa.

Con ella entramos en la familia del barón de Hackeborn, una de las más nobles, ricas y potentes de Turingia, emparentada con el emperador Federico II, y entramos también en el monasterio de Helfta, en el período más glorioso de su historia. El barón ya había dado al monasterio una hija, Gertrudis de Hackeborn (1231-1232/1291-1292), dotada de una notable personalidad, abadesa durante cuarenta años, capaz de dar una impronta peculiar a la espiritualidad del monasterio, llevándolo a un florecimiento extraordinario como centro de mística y cultura, escuela de formación científica y teológica. Gertrudis les dio a las monjas una elevada instrucción intelectual, que les permitía cultivar una espiritualidad fundada en la Sagrada Escritura, la liturgia, la tradición patrística, la Regla y la espiritualidad cisterciense, con particular predilección por san Bernardo de Claraval y Guillermo de Saint-Thierry. Fue una verdadera maestra, ejemplar en todo, en el radicalismo evangélico y en el celo apostólico. Matilde, desde la infancia, acogió y gustó el clima espiritual y cultural creado por su hermana, dando luego su impronta personal.

Matilde nació en 1241 o 1242, en el castillo de Helfta; era la tercera hija del barón. A los siete años, con la madre, visitó a su hermana Gertrudis en el monasterio de Rodersdorf. Se sintió tan fascinada por ese ambiente, que deseó ardientemente formar parte de él. Ingresó como educanda, y en 1258 se convirtió en monja en el convento que, mientras tanto, se había mudado a Helfta, en la finca de los Hackeborn. Se distinguió por la humildad, el fervor, la amabilidad, la limpidez y la inocencia de su vida, la familiaridad y la intensidad con que vive su relación con Dios, la Virgen y los santos. Estaba dotada de elevadas cualidades naturales y espirituales, como «la ciencia, la inteligencia, el conocimiento de las letras humanas y la voz de una maravillosa suavidad: todo la hacía apta para ser un verdadero tesoro para el monasterio bajo todos los aspectos» (ib., Proemio). Así, «el ruiseñor de Dios» —como se la llama—, siendo muy joven todavía, se convirtió en directora de la escuela del monasterio, directora del coro y maestra de novicias, servicios que desempeñó con talento e infatigable celo, no sólo en beneficio de las monjas sino también de todo aquel que deseaba recurrir a su sabiduría y bondad.

Iluminada por el don divino de la contemplación mística, Matilde compuso numerosas plegarias. Fue maestra de doctrina fiel y de gran humildad, consejera, consoladora y guía en el discernimiento: «Ella enseñaba —se lee— la doctrina con tanta abundancia como jamás se había visto en el monasterio, y ¡ay!, tenemos gran temor de que no se verá nunca más algo semejante. Las monjas se reunían en torno a ella para escuchar la Palabra de Dios como alrededor de un predicador. Era el refugio y la consoladora de todos, y tenía, por don singular de Dios, la gracia de revelar libremente los secretos del corazón de cada uno. Muchas personas, no sólo en el monasterio sino también extraños, religiosos y seglares, llegados desde lejos, testimoniaban que esta santa virgen los había liberado de sus penas y que jamás habían experimentado tanto consuelo como cuando estaban junto a ella. Además, compuso y enseñó tantas plegarias que, si se recopilaran, excederían el volumen de un salterio» (ib., VI, 1).

En 1261 llegó al convento una niña de cinco años, de nombre Gertrudis; se la encomendaron a Matilde, apenas veinteañera, que la educó y la guió en la vida espiritual hasta hacer de ella no sólo una discípula excelente sino también su confidente. En 1271 ó 1272 también ingresó en el monasterio Matilde de Magdeburgo. Así, el lugar acogía a cuatro grandes mujeres —dos Gertrudis y dos Matilde—, gloria del monaquismo germánico. Durante su larga vida pasada en el monasterio, Matilde soportó continuos e intensos sufrimientos, a los que sumaba las durísimas penitencias elegidas por la conversión de los pecadores. De este modo, participó en la pasión del Señor hasta el final de su vida (cf. ib., vi, 2). La oración y la contemplación fueron el humus vital de su existencia: las revelaciones, sus enseñanzas, su servicio al prójimo y su camino en la fe y en el amor tienen aquí sus raíces y su contexto. En el primer libro de la obra Liber specialis gratiae, las redactoras recogen las confidencias de Matilde articuladas a lo largo de las fiestas del Señor, de los santos y, de modo especial, de la bienaventurada Virgen. Es impresionante la capacidad que tiene esta santa de vivir la liturgia en sus varios componentes, incluso en los más simples, llevándola a la vida cotidiana monástica. Algunas imágenes, expresiones y aplicaciones a veces resultan ajenas a nuestra sensibilidad, pero, si se considera la vida monástica y su tarea de maestra y directora del coro, se capta su singular capacidad de educadora y formadora, que ayuda a sus hermanas de comunidad a vivir intensamente, partiendo de la liturgia, cada momento de la vida monástica.

En la oración litúrgica, Matilde da particular relieve a las horas canónicas y a la celebración de la santa misa, sobre todo a la santa Comunión. Aquí se extasiaba a menudo en una intimidad profunda con el Señor en su ardientísimo y dulcísimo Corazón, mediante un diálogo estupendo, en el que pedía la iluminación interior, mientras intercedía de modo especial por su comunidad y sus hermanas. En el centro están los misterios de Cristo, a los cuales la Virgen María remite constantemente para avanzar por el camino de la santidad: «Si deseas la verdadera santidad, está cerca de mi Hijo; él es la santidad misma que santifica todas las cosas» (ib., I, 40). En esta intimidad con Dios está presente el mundo entero, la Iglesia, los bienhechores, los pecadores. Para ella, el cielo y la tierra se unen.

Sus visiones, sus enseñanzas y las vicisitudes de su existencia se describen con expresiones que evocan el lenguaje litúrgico y bíblico. Así se capta su profundo conocimiento de la Sagrada Escritura, que era su pan diario. A ella recurría constantemente, ya sea valorando los textos bíblicos leídos en la liturgia, ya sea tomando símbolos, términos, paisajes, imágenes y personajes. Tenía predilección por el Evangelio: «Las palabras del Evangelio eran para ella un alimento maravilloso y suscitaban en su corazón sentimientos de tanta dulzura, que muchas veces por el entusiasmo no podía terminar su lectura… El modo como leía esas palabras era tan ferviente, que suscitaba devoción en todos. De igual modo, cuando cantaba en el coro estaba totalmente absorta en Dios, embargada por tal ardor que a veces manifestaba sus sentimientos mediante gestos… Otra veces, como en éxtasis, no oía a quienes la llamaban o la movían, y de mal grado retomaba el sentido de las cosas exteriores» (ib., VI, 1). En una de sus visiones, es Jesús mismo quien le recomienda el Evangelio; abriéndole la llaga de su dulcísimo Corazón, le dice: «Considera qué inmenso es mi amor: si quieres conocerlo bien, en ningún lugar lo encontrarás expresado más claramente que en el Evangelio. Nadie ha oído jamás expresar sentimientos más fuertes y más tiernos que estos: Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros (Joan. XV, 9)» (ib., I, 22).

Queridos amigos, la oración personal y litúrgica, especialmente la liturgia de las Horas y la santa misa son el fundamento de la experiencia espiritual de santa Matilde de Hackeborn. Dejándose guiar por la Sagrada Escritura y alimentada con el Pan eucarístico, recorrió un camino de íntima unión con el Señor, siempre en plena fidelidad a la Iglesia. Esta es también para nosotros una fuerte invitación a intensificar nuestra amistad con el Señor, sobre todo a través de la oración diaria y la participación atenta, fiel y activa en la santa misa. La liturgia es una gran escuela de espiritualidad.

Su discípula Gertrudis describe con expresiones intensas los últimos momentos de la vida de santa Matilde de Hackeborn, durísimos, pero iluminados por la presencia de la santísima Trinidad, del Señor, de la Virgen María y de todos los santos, incluso de su hermana de sangre Gertrudis. Cuando llegó la hora en que el Señor quiso llamarla a sí, ella le pidió poder vivir todavía en el sufrimiento por la salvación de las almas, y Jesús se complació con este ulterior signo de amor.

Matilde tenía 58 años. Recorrió el último tramo de camino caracterizado por ocho años de graves enfermedades. Su obra y su fama de santidad se difundieron ampliamente. Al llegar su hora, «el Dios de majestad…, única suavidad del alma que lo ama…, le cantó: Venite vos, benedicti Patris mei… Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino…, y la asoció a su gloria» (ib., VI, 8).

Santa Matilde de Hackeborn nos encomienda al sagrado Corazón de Jesús y a la Virgen María. Nos invita a alabar al Hijo con el corazón de la Madre y a alabar a María con el corazón del Hijo: «Te saludo, oh Virgen veneradísima, en ese dulcísimo rocío que desde el corazón de la santísima Trinidad se difundió en ti; te saludo en la gloria y el gozo con que ahora te alegras eternamente, tú que preferida entre todas las criaturas de la tierra y del cielo fuiste elegida incluso antes de la creación del mundo. Amén» (ib., i, 45).


El Libro de la Gracia Especial

Santa Matilde_libro-de-la-gracia-especialEn el Libro de la Gracia Especial, escrito por Santa Gertrudis la Grande, se narran las gracias especiales que Dios concedió a Santa Matilde. El libro consta de siete partes. En las dos primeras, se recogieron las experiencias místicas de Matilde en torno a las Fiestas Litúrgicas. La tercera y cuarta, reúne las enseñanzas referentes a la salvación del hombre y a las virtudes. La quinta parte está dedicada a las almas de los difuntos. La sexta es una breve biografía de Gertrudis de Hackeborn, hermana de Matilde. La séptima parte describe los últimos días de Matilde y su muerte.

Doctrinalmente, el libro se centra en la vida espiritual monástica: Liturgia de las Horas, Lectio Divina, Eucaristía. En el centro de todo está el Corazón de Jesús, símbolo del Amor Divino, encontrándose en este libro una de las referencias más antiguas de esta Devoción.

Ocupa un papel importante el tema de María. Sostiene tres dogmas marianos: La Inmaculada Concepción de María, Su Maternidad Divina y la Concepción Virginal de Jesús. Además inauguró la devoción mariana de rezar diariamente tres Avemarías pidiendo la especial protección de María:

«Dios te salve, por la Omnipotencia del Padre; Dios te salve, por la Sabiduría del Hijo; Dios te salve, por la Bondad del Espíritu Santo.» Libro de la Gracia Especial, Libro I cap. XIV.

Respecto a las virtudes, se desarrolla la idea de la suplencia de Cristo. Jesús suple con sus méritos y virtudes la insuficiencia del hombre para salvarse:

«Cuando Me presento al Padre para alabarle y darle gracias, conviene que supla en Mí y por Mí de la manera más perfecta, las imperfecciones de todas las criaturas. Mi bondad no puede soportar, que lo que un alma desea y por sí misma no puede alcanzar, quede sin realizarse» Libro de la Gracia Especial, Libro I cap. XVI.

AnunciaciónAveMaríaSobre La Salutación Angélica

La Virgen María le dijo cierto día a Santa Matilde:

 “Todas las Salutaciones Angélicas que Me dijiste están escritas en este manto. Cuando esta parte del manto esté llena de Avemarías, te llevaré al Reino de Mi Hijo querido”.

En otra ocasión, Santa Matilde estando en éxtasis, vio a la Santísima Virgen que llevaba sobre el pecho la Salutación Angélica en letras de oro. Escuchó que le dijo:

“Hija Mía, nadie puede honrarme con saludo más agradable que el que Me ofreció la adorabilísima Trinidad. Por Él, Me elevó a la dignidad de Madre de Dios.

La palabra ‘Ave’ —que es el nombre de Eva— Me hizo saber que Dios en Su Omnipotencia Me había preservado de toda mancha de pecado y de las calamidades a que estuvo sometida la primera mujer.

El nombre de ‘María’ —que significa Señora de la Luz— indica que Dios Me colmó de Sabiduría y Luz, como astro brillante, para iluminar los Cielos y la Tierra.

Las palabras, ‘Llena de Gracia’ Me recuerdan que el Espíritu Santo Me colmó de tantas Gracias, que puedo comunicarlas con abundancia a quienes las piden por mediación Mía.

Diciendo, ‘el Señor es Contigo’, siento renovarse la inefable alegría que experimenté cuando el Verbo Eterno se encarnó en Mi seno.

Cuando Me dicen, ‘bendita Tú eres entre todas las mujeres’, tributo alabanzas a la Misericordia Divina, que se dignó elevarme a tan alto grado de felicidad.

Ante las palabras, ‘bendito es el Fruto de Tu vientre, Jesús’, todo el Cielo se alegra Conmigo al ver a Jesús, Mi Hijo, adorado y glorificado por haber salvado al hombre”.

La Virgen le dijo a Santa Matilde:

“Yo a todos los que Me sirven devota y santamente los quiero favorecer fidelísimamente en la hora de la muerte como Madre piadosísima, y consolarlos y defenderlos”.

________________________
Fuente:
https://es.wikipedia.org/wiki/Matilde_de_Hackeborn
http://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/audiences/2010/documents/hf_ben-xvi_aud_20100929.html 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Santa Matilde de Hackeborn

  1. ROXANA dijo:

    Santa Maria Madre de Dios ruega por nosotros Virgen ponderosa y bendita HONDURAS Madre y por los mas necesitados de tu interseccion a ti acudimos Madre Reina de los apostoles de los ultimos tiempos! amen

  2. ROXANA dijo:

    Dios te Salve Maria Inmaculada lleSenor es contigo!!!!gracias por ser la corredentora del mundo en la primera venida del Senor y Reina de los apostoles de los Ultimos dias en su segunda venida Ahora ruega por nosotros te entrego a HONDURAS rueguen por nostros hermanos amen!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s