“Cuando hayáis matado a todos mis profetas, entonces: ¡¡GRITARÁN LAS PIEDRAS!!”

Tomado del Libro: La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús
Dictados de Jesús a Marga
MargaLaVerdaderaDevoción


23-02-2005

Jesús:
Como comprenderás, nada de lo que se ha creído por los siglos es mentira… Porque tú estés en desolación y porque todo tu entorno ennegrezca no van a dejar de ser verdad las Verdades inmutables. Porque nadie crea, no por eso dejo Yo de existir. Porque no haya nadie o muy pocos que me escuchen ya, dejo Yo de hablar. Yo, que Soy la Palabra.[1]

¿Puede alguien dictarle a Dios lo que tiene que hacer? ¿Podrá alguien opinar sobre los gustos de Dios, a quién elige o deja de elegir, cómo y en cuáles circunstancias habla o deja de hablar, qué ha de decir? ¿Puede alguien dictarle a Dios sus Planes? ¿Es que hay alguien que sepa más que Dios?

¡Oh, Dios mío! eres Omnipotente. ¡Cómo te bajas hacia tu criatura! ¡Oh, qué Humildad la de Dios, qué bajo desciende! Oh, Dios mío, no soy digna de que entres en mi casa…

Sin embargo, quiero entrar. ¿Quién me ha de frenar?

¡Oh, Corazón de Jesús! ¿Cómo hacer que otros te amen?

Deja que Yo me ocupe de tus cosas. Tú ocúpate de Mí y de las Mías.

Hay cosas que no entiendo, Jesús.

Deja que Yo guíe tu vida. Todo es siempre tan sencillo… Consiste en elegirme a Mí o no elegirme a Mí. En estar conmigo o contra Mí.[2]


26-02-2005

Jesús:
Sonríe, pese a las dificultades. Alegre, siempre alegre. Tú estás en la felicidad de Dios, no dejes que nadie te contagie su pesimismo. Contagia tú más bien tu optimismo y tus ganas de vivir.

¿Podrías hacerme el honor de sonreír hoy a cada persona como si de Mí se tratara? Hazme ese honor. Te estaré esperando.

Yo te bendigo y bendigo esta casa tres veces en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.


01-03-2005

Jesús:
Manifestaciones extraordinarias: Es el camino que Yo empleo para esta Hora, donde casi nadie me escucha ya. Manifestaciones extraordinarias, porque las ordinarias no las atienden. ¡No me escucháis! No me escucháis ya.

Os hablo a través de los libros, de las buenas lecturas que nadie compra.

Os hablo a través de la Biblia, la Palabra de Dios que nadie lee.

Os hablo a través de la Eucaristía que (casi) nadie recibe en Gracia.

Os hablo a través de la oración, que nadie hace.

Os hablo a través del silencio, que nadie emplea, a través de la pobreza y las privaciones voluntarias, que nadie busca.

Y finalmente os hablo a través de mi Madre, a quien ya nadie acude. ¡¡¿Cómo podréis escucharme?!!

¿Cómo podréis escucharme, oh, cruel generación que matáis a los profetas? Os envío profetas. Os envío el Don de profecía, que prolifera en estos Días y al cual no hacéis caso y al cuál perseguís hasta dar muerte.

Os envío mi Espíritu en gran profusión a través de mi Eucaristía, en las Adoraciones, en los Sagrarios. ¿Cuántos acudís? ¿Cuántos acudís a recibirlo?

Me comunico a vosotros en vuestras comuniones, cuerpos a los que he de entrar con repugnancia, plagados como se encuentran de pecados. Aun así os hablo, ¿cuántos me escucháis?[3]

Os hablo a través del remordimiento de vuestra vida pasada y de vuestra vida actual de pecado, ¡oh, cuántos me escucháis!

Aun así os digo Palabras de Amor, Palabras de Cariño… de las que huís con miedo. Os asusto. Os asusta mi Amor. ¡¿Por qué?!

Decidme, ¿por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? Por qué os asusta mi Amor, el Amor de Yo, que Soy Dios… ¿por qué? Es un Amor Infinito. ¿Por qué tener miedo? Borrará todas tus culpas, si te arrepientes con corazón sincero. Ven a Mí. ¡Venid a Mí y lo experimentaréis! Arrepentíos por un solo segundo. ¡Jugad a eso si queréis! ¡Probad a arrepentíos una vez por un solo segundo! Veréis a mi Espíritu descender sobre vosotros y arrebataros en su Amor mostrándoos su Belleza, de la que ya no podréis huir, no podréis huir más, porque os habrá cautivado.

No queréis. Decidme, ¿por qué no queréis? No queréis cambiar de vida. Es eso. Pero, ¿por qué? ¿No veis cómo vuestra vida actual sólo os trae sufrimientos? ¿No queréis sufrir en esta hora actual con los santos?

¡Oh…! ¡Se acaba, se acaba el tiempo de salvación! ¡Ya no quieren ser salvados! ¡Los hombres no quieren ser salvados! Ya no.[4]

¡Padre! ¡Padre! ¡Adelanta esta Hora! ¡Adelántala, pues los hombres ya no quieren ser salvados! Míralos, ¡no se cogen a mi Mano! No quieren… Caen en el abismo ¡¿Para qué me sacrifiqué?! ¡¡Para qué mi Sacrificio!![5]

Santos. ¡Santos de los Últimos Tiempos! Sabed que en vosotros pensé en aquella Hora de mi Pasión para tener cumplimiento en ésta de la Iglesia. Sabed que vuestros sufrimientos de esta Hora me dieron valor para continuar con la Mía. Que mereció la pena por la Gloria que me dais tan sólo uno de vosotros. Sabed, en el Cielo llevaréis esta inscripción: «Los Santos de los Últimos Tiempos» los que supieron sufrir, los que supieron morir en la Hora de la Pasión de la Iglesia por la salvación de sus hermanos.

Los Santos sobre los que se cebó el último ataque fiero del Maligno sobre mis hijos. Los Santos sobre los que se derramó el Espíritu Santo en efusión nunca conocida en el mundo. Son los Santos cuya Pasión es más semejante a la Mía, porque es una Pasión sobre todo moral. Es una ruptura del Corazón, es una ruptura interior. Y sobre algunos también exterior.

Pero Yo os digo: Sabed que Dios-Jesús, en su Hora de su Pasión pensó en vosotros y que por el más insignificante recibió el consuelo, el grande consuelo para que su Corazón no se rompiera y pudiera seguir hasta el final. Que por el amor de uno de vosotros, el más insignificante, le mereció la pena morir. Que fuisteis el Consuelo de Dios-Jesús en esa Hora y lo sois ahora para toda la Iglesia que agoniza en dolores de parto.

Daréis a Luz la Nueva Generación. La Iglesia no morirá, sino que, por vosotros, quedará nuevamente constituida. Quedará renovada y su Pasión llegará a su fin, alcanzando su Resurrección.

Esto es Doctrina de la Iglesia. Esto es Verdad de fe nuevamente revelada.

No añado nada nuevo. Lo especifico, lo aclaro para esta Hora.

Atended, escuchad el Don de Profecía, no lo desdeñéis. Atended, escuchad a mis Profetas. Os hablan. Os hablan porque si callan estos, gritarán las piedras.

Cuando hayáis matado a todos mis profetas, entonces: ¡¡GRITARÁN LAS PIEDRAS!![6]

________________________

[1] Cfr. Jn 1,1.
[2] Cfr. Lc 11,23; Mt 12,30; Mc 9,40.
[3] Hace llorar este Dolor del Corazón de Jesús. Cómo dice: «¡Cuántos me escucháis!».
[4] Qué angustia la del Corazón de Jesús. Parece Getsemaní.
[5] Jesús alarga la Mano y no quieren agarrarse a ella. Se tranquiliza y parece que piensa en mí. Se yergue Jesús. Ahora está de blanco y radiante.
[6] Se cierra con esa Voz potente de Jesús. Entiendo que desaparecerá el Don de Profecía y estallará el Reino Nuevo incluso con un estallido material de la Creación material en pleno. ¡Qué bonito! ¡Qué Mensaje más precioso! Lo leo ahora y ¡Dios mío! ¡no es exactamente así como me lo has dicho! Tu Palabra era distinta. Entendía más cosas de las que he puesto. Cfr. Lc 19,40.

Sitio Oficial de La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús. Libros Rojo y Azul:
http://vdcj.org/ 

Dictados de Jesús a Marga publicados en esta página:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/dictados-de-jesus-a-marga/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s