La Santísima Virgen Maestra de la niña Dolorcitas a los cuatro años

Tomado del Libro: Vida Admirable de la Sierva de Dios Madre Patrocinio
Escrita por: Sor María Isabel de Jesús, r.c.f.

Motivos de la presente
Segunda Edición

Se han cumplido los primeros CIEN AÑOS (27 Enero 1891-1991) desde que la Sierva de Dios, MADRE PATROCINIO, terminó su carrera por este valle de lágrimas en vida y después de muerta. A fe que acertó, por desgracia

La calumnia, el desdén, la persecución la arroparon y quisieron envolver su vida ejemplar de excelente religiosa concepcionista franciscana, reformadora a fondo de su misma Orden y sabia conductora de un ejército innumerable de Hijas, que la comprendieron y siguieron fidelísimamente.

Tampoco fueron muchos los que dedicaron su investigación desapasionada desde que ella murió, para desentrañar los pliegues que continúan oscureciendo su gran personalidad, así como para hallar la verdad auténtica de su historial brillante de mujer excepcional, humana, religiosa y espiritualmente. Ella constituyó, sin género de dudas, un ápice y un foco luminoso durante el SIGLO XIX, que lo abarcó ignominioso y prolongado a que la sometieran los políticos de turno y de todas las tendencias. Es doloroso que ni siquiera una sola referencia a alto nivel científico ha tenido eco ni en las revistas históricas o de espiritualidad, ni en libros o conferencias, exceptuando cuanto se organizó en Guadalajara al inicio de las celebraciones, en los meses de Enero y Febrero de 1991. Nadie tiene que decir una palabra luminosa. Es extraño.

Por ello, este libro, “VIDA ADMIRABLE…”, escrito con la pasión de una hija del alma, Secretaría fidelísima, Madre Isabel de Jesús, constituirá de nuevo la fuente inexhausta de verdad histórica, con el ropaje de una sincera admiración, llena de calificativos de devoción afectuosa y nunca disimulada hacia la Madre querida y recordada, hacia SU MADRE PATROCINIO. Todo lógico y entrañable.

Pero será la presente reedición el homenaje único que volverá a perfumar al personaje olvidado, hecho presente un tanto con motivo de sus CIEN AÑOS CENTENARIOS.
El texto no admite retoques. Sale tal cual fue publicado en Guadalajara, el año 1925, en el Establecimiento Tipográfico del sucesor de Antero Concha, recopilado, ordenado y corregido por el Padre Juan José Fernandez García-Ontiveros, Ofm., Vice Postulador de la Causa de Beatificación de la Sierva de Dios, con maravilloso Prólogo del Obispo y Mártir Monseñor Narciso Esténaga, Prior de las Ordenes Militares, en Ciudad Real, donde fue muerto en 1936.

Tiene esta obra la frescura de quien la redacta lo que vio y es testigo fiel del relato. No cabe la mentira, ni la desinformación. Admira a su biografiada, pero jamás la deforma, ni corrige, ni la disloca. Así fue, porque así vivió esta mujer. Los datos aportados están comprobados uno por uno y minuciosamente. Tampoco entre adulación. Se la quiere, pero ese cariño pide la exactitud y la verdad.

“LA VIDA ADMIRABLE…”, a la distancia de un siglo de la muerte de esta Sierva de Dios, MADRE PATROCINIO, es una obra de primera mano, fundamental, digna de toda consideración y veraz por sus cuatro costados. Por eso mismo, las actuales Religiosas Concepcionistas Franciscanas de Guadalajara, custodias de sus restos y de todo su acerbo doctrinal, decidieron reimprimir íntegramente este libro, como obsequio hacia su Madre y como recuerdo eficiente de la presente efemérides centenaria. Por otro lado, la primera edición está totalmente agotada, contando sólo contados ejemplares.

Nos parece acertada esta decisión y la aplaudimos. Cuantos deseen conocer de cerca a la Sierva de Dios, MADRE PATROCINIO, podrán empaparse en la lectura de sus páginas sabrosas y elocuentes.

La Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias, que ocupa lugar importante en la vida de la Madre Patrocinio, acepte complacida la presente segunda edición y la haga fructífera.

Alcázar de San Juan, 17 de Septiembre 1991
Fiesta de la impresión de las Llagas de N. P. S. Francisco

P. Manuel Ortega Lope, ofm.
Vice-postulador de la causa de Beatificación

Vida Admirable1

La Sierva de Dios Sor María de los Dolores y Patrocinio a los 46 años.

PRÓLOGO

Cristiano lector, si con avidez curiosa tu espíritu indagar quisiera quien fue la historiada en estas largas y hermosas páginas; y si, aún más, me pidiera que yo le diese como en cifra y compendio la nota, que campea en el transcurso de los dilatados años de la vida que narran, te habría siempre que responder que este libro es la historia de lo maravilloso. De lo maravilloso de una santa mujer, que vino a la vida, como rosada flor, entre blanca nieve y que no se acabó ni se extinguió su memoria, como cárdeno lirio, entre las fauces del sepulcro, sino que, de siemprevivas coronada, todavía la buscan con anhelo las almas, que, enderezando sus pasos hacia la verdadera inmortalidad, con ánimo fervoroso en pos de aquellos caminan, que siguen los mismos derroteros.

Si te place lo desusado, si gustas del valor y de la entereza, si te entusiasmas a la vista de lo débil luchando con el fuerte y acabando la fortaleza por ser de la misma debilidad vencida, si te extasías en presencia de la albura de un alma que sobrepasa a la del blanco lirio sin mancilla, si te admiras de la fecundidad del espíritu virginal que forma a las almas para el cielo, si te enajenas ante prodigios, que primero dejan suspensos el ánimo, para rendirle muy largo por la repetición de hechos y la veracidad de testigos que vieron, oyeron y palparon cuanto afirman; si todo esto te place, al tomar el libro entre tus manos, lo has de leer por entero, no sin antes despojarte de los prejuicios, si algunos tuvieras, mirando con espíritu sereno la vida de tan extraordinaria Religiosa descrita en estas páginas con una sencillez y candor que atrae y subyuga.

Varona de dolores, a Sor Patrocinio yo la llamaría, pues ¿quién más fuerte que ella ante la persecución encarnizada? El dolor fue su cotidiano sustento y jamás comió el pan sino empapado en lágrimas. A ella, que en los albores de su juventud se apartó al retiro del Claustro, a ella le acecharon algunos de los sucesos políticos, de que, para nuestro mal, tan pródigo fue el siglo XIX. Mas ¿qué mucho que esto hicieran en la Corte aquellos extraviados con un alma tan grande, si aún a la virtud anónima que fue a ocultarse en el solitario Monasterio de las montañas o en el humilde Convento de las aldeas la lanzaron de su santo nido con injurias y denuestos, sembrando a nuestra Patria entera de ruinas, que todavía lloran de nostalgia, acordándose de quienes amaron aquellos relicarios de la Fe y de la Raza.

De haber nacido Sor Patrocinio en los pasados siglos, se hubiera deslizado su vida mansamente, a la manera que en sosegadas noches silenciosas cruzan el espacio las fugitivas estrellas, dándonos sus resplandores. Pero desatada en sus días la brava tempestad, que años demasiadamente largos ha durado en nuestra patria oscureciendo los ojos de mucho para que no vieran la verdad y turbando la santa paz y calma de todos, es forzoso que esta figura venerable campee y se destaque en medio de las tinieblas de cruentas y desaforadas luchas, que, en su vesania, todo para sus fines les parecía, no sólo honesto, sino aún digno de aplauso. A mí me pesa que en la narración se haya de dejar entrever la ferocidad de aquellas gentes, presas de verdadero frenesí, siempre atentas no más que a sus particulares provechos. Sucedió lo que tenía que suceder, porque escrito está: “Todo reino dividido caerá en la desolación”. España fue arrojada con ignominia a aquellos pueblos, que, allende el Atlántico, con amor de madre, había a sus pechos criado; y en Europa, llegó a significar poco, muy poco.

———————–

Sor Patrocino tuvo en su vida un calvario muy áspero y muy abundoso de punzadoras espinas. A porfía, parecían luchar en ella la gracia divina y el malvado espíritu, nuestro enemigo. Dios la colmó de sus dones, y dejó impresas en aquel cuerpo dolorido Sus benditas llagas; y el mundo, abrasado por el odio a todo lo santo y enloquecido por la feroz discordia, asentó con toda su fuerza sobre la cabeza de esta valerosa Virgen la corona de espinas de todas las injurias, de todas las burlas y de las calumnias todas, entre los vejámenes de los de arriba y de los denuestos y silbidos de los de abajo.

Sólo veinticuatro años contaba Sor Patrocinio, cuando el Gobierno de la Nación, queriendo deshacer la superchería de las llagas de la Monja Milagrera, el 7 de Noviembre del año 1835, el año fatídico, envió al Convento de Caballero de Gracia a un juez con un escribano, un médico y otras personas, además de un piquete de milicianos; y entrando todos violentamente, en la clausura, con centinelas de vista día y noche, apresaron en sus mismas celdas a unas cuantas débiles mujeres. El alboroto armado con el suceso en una calle tan céntrica de la Corte aumentaba por momentos, y aquellos valientes temerosos de algún desmán, creyeron acertado y aún necesario retirarse con disimulo, dejando dentro a los milicianos, para volver, como lo hicieron dos días después en el silencio de la noche, sacando en coche cerrado y entre bayonetas a la angelical joven, para llevarla a una casa de la calle de la Almudena, donde de continuo la velaban, mejor diré la llenaban de insultos, tratándola bárbara y despiadadamente, como conspiradora política de mucho cuidado, aquella gente soez llamados los Nacionales.

Los médicos vanamente, se empeñaron en cerrar las heridas de las llagas; y a los tres meses, desesperanzados de lograrlo, la llevaron sus perseguidores a las arrepentidas de la Magdalena en la calle de Hortaleza, ordenando que nadie, fuera de aquellas desdichadas mujeres, la hablara y tratase.

De la Magdalena, la condujeron desterrada al Convento de la Madre de Dios de Talavera de la Reina y, a los dos años, la sacaron para el de Torrelaguna; hasta que por una Real Orden de 25 de Septiembre del año 1844 el Gobierno la permitió que se incorporara a su Comunidad.

No duró mucho aquella calma; pues el General Narváez, a quien lograron sorprender en su buena fe los enemigos de sor Patrocinio, el 21 de Octubre del año 1849, la envió desterrada al Convento de Santa Ana de Badajoz, dándola para el camino un delegado del gobierno, con órdenes severísimas de que, estrechamente la vigilase; pero el bravo militar, conociendo, pocos meses después, la inocencia de aquella Religiosa, la levantó el destierro; y Sor Patrocinio pudo volver otra vez a su Convento de la Corte.

El atentado de Marino contra la Reina Dª Isabel II constituyó otro motivo de nuevas persecuciones, y aquella bendita Religiosa salió desterrada para el extranjero el 4 de Marzo de 1852. El camino hasta la frontera lo hizo con agentes de la policía; y desde Bayona se fue a Tolosa y, casi moribunda, la policía francesa, por presiones del Gobierno español, la llevó a Carcasona y luego a Mompeller, falleciendo mientras tanto una de las religiosas que la acompañaban, víctima de los dolores y sufrimientos. Fueron tantas las murmuraciones entre los franceses y tales sus protestas ante la Embajada española de París, que el Gobierno, por una Real Orden del mes de Octubre del año 1853, trasladó a Sor Patrocinio al Convento de Santa Ana de Toledo, alzándola al año siguiente su destierro.

Otra vez, en marzo de 1855, el Gobierno mandó llevarla, con aparato de fuerzas, al Convento de Santa Catalina de Baeza; y de allí, en Agosto del mismo año, al de Dominicas de Benavente, en Zamora y después al de Torrelaguna.

Disfrutó luego de paz Sor Patrocinio, fundando en aquellos años los Conventos de Aranjuez, de la Granja, de El Escorial, de Lozoya, cerca de San Sebastián y de Guadalajara; y reformando además el de Manzanares.

Para desdicha nuestra, en Septiembre del año 1968, estalló la revolución, con todo su cortejo de infamias y horrores, dando rienda suelta la impiedad a sus viejos odios. El Cardenal de Toledo, que lo era a la sazón el Emmo. Fray Cirilo Alameda y Brea, Religioso de la Orden del Padre San Francisco, mandó a Sor Patrocinio que, a toda prisa, huyera a Francia. Cuando el Gobierno revolucionario tuvo noticias de su escapada, telegrafió a la frontera para que la detuviesen, pero el aviso había llegado tarde.

En Francia fundó varias Comunidades, acogiendo a sus Religiosas de los Conventos de España, con quienes la revolución se portó sañudamente. Como muestra, bastará decir que las de El Escorial solo le dieron tres horas para salir de su Convento; y como tuviesen la comida de vigilia preparada para aquel día, ni eso las dejaron a aquellas pobres infelices.
El año 70, fue Sor Patrocinio testigo de las horribles calamidades de la guerra franco-prusiana; y al abandonar poco después, a causa de la revolución, los alrededores de París, donde tenía uno de sus Conventos, poco faltó para que, en medio de la calle de la gran urbe, fuera víctima de las ferocidades de la Commune.

Con la restauración de la Monarquía en España renació poco a poco la calma, volviendo Sor Patrocinio a fines del año 1876, a su Convento de Guadalajara, donde, ocupada en laudabilísimas obras, permaneció hasta su preciosa muerte, acaecida el 27 de Enero de 1891, a los 80 años de edad y 62 de religión.

Tal es en suma el tejido de las persecuciones y dolores de una Religiosa, que cuando más huía del mundo, más el mundo se empeñaba en hacerla blanco de sus iras.

—————————–

Ni puedo, ni en buena ley callar debo quién fue para Sor Patrocinio entre tantas amarguras un dulce lenitivo. La piadosísima Reina Doña Isabel II, la que sí muchas veces no pudo detener el ímpetu arrollador de los enemigos aunados contra aquella venerable Religiosa, mas, siempre guardó para ella un cariño, que sólo se debe a los santos y sólo nace, cuando al acercarse los espíritus, descubren entre sí analogías y semejanzas. Y no es porque Sor Patrocinio se mezclara en los asuntos de la Real Familia, ni menos en los sucesos políticos como, tercamente y con miras a sus fines, publicaban aquellos espíritus inquietos y del poder ambiciosos, no, no es eso, sino que la Reina conocía muy a fondo las heroicas virtudes de aquella alma, a la que, por su intercesión y valimiento con Dios Nuestro Señor, la tenía en el más alto aprecio.

¿Y qué espíritu generoso, aún después de pasados largos años, al leer en las frías páginas de un libro tantas y tan absurdas trazas, tantos malos tratos, persecuciones tantas y vejámenes y burlas sin número, qué espíritu levantado y generoso no hierve de indignación y se inclina con simpatía hacia la perseguida, hacia la calumniada? La Augusta Reina, que tenía un corazón tan magnánimo como misericordioso y recto, ¿Había de ser acaso una excepción al conocer tan de cerca a Sor Patrocinio?

A medida que se van con el tiempo aplacando las pasiones y desapareciendo prejuicios, la figura de tan excelsa Reina, que alcanzó muy turbulentos tiempos, aquellos en que casi por toda Europa se deshicieron en nada muchas coronas y principados, su figura se destaca más briosa y más diáfana en la historia. La verdadera historia la hará justicia merecida y exhumará tanto como yace en el silencio, así de las virtudes de esta Señora, como de sus esfuerzos constantes y generosos por la prosperidad de su amada España.

Leed con atención en la vida de Sor Patrocinio aquella escena, en que los Reyes y el venturoso General O´Donell daban gracias a Dios con solemnísima Procesión Religiosa, en Aranjuez, el 31 de Febrero del año 1860. La Reina, hora es ya de publicar este secreto, la Augusta Señora, vestida de toda gala, marchaba descalza, cubriendo sus pies el oro recamado de los zapatos, pero sin suela alguna, por voto hecho a los piadosos Cielos, para lograr el triunfo de nuestras victoriosas amas. Al llegar allí, piadoso lector, detente un poco, medita el caso y escucha lo que tu corazón te hable.

——————-

Cristiano lector, si cuando acabes la lectura de la vida de Sor Patrocinio, tienes por bien a volver a mirar las primeras líneas de este prólogo, a buen seguro que dirás tenía razón al responderte que el libro es la historia de lo maravilloso. Admirable es Dios en sus Santos y por distintos caminos, sendas y carreras los lleva hasta la cumbre de la perfección. Si es maravilloso en todos, en Sor Patrocinio la maravilla raya a la altura que, muda la lengua y absorto el ánimo, no se acierta a otra cosa sino a alabar a Dios Nuestro Señor por esta obra excelsa de sus poderosas manos.

Ciudad Real, 31 de Agosto de 1925
NARCISO

Obispo Prior de las Cuatro Órdenes Militares


PREÁMBULO

RECUERDO DE JUSTICIA Y ACLARACIÓN NECESARIA

El día 3 de Agosto de 1922, a las cinco de la tarde y contando de edad setenta y cuatro años, moría en el Convento de Religiosas Concepcionistas Franciscanas de esta ciudad de Guadalajara con la muerte del justo y tras larga y penosa enfermedad, la Rda. Madre María Isabel de Jesús, autora de esta “VIDA ADMIRABLE Y EJEMPLARÍSIMAS VIRTUDES DE LA ÍNCLITA SIERVA DE DIOS REVERENDA MADRE SOR MARÍA DE LOS DOLORES Y PATROCINIO”, que constituyó, por mucho tiempo, una de sus principales preocupaciones y la mayor delicia de su espíritu recto y delicado; por haber sido siempre fina amante de tan esclarecida Sierva de Dios, a fuer de testigo excepcional de sus virtudes y maravillas, por espacio de treinta años, su fiel intérprete, expatriada en Francia, su confidente y secretaria en la última época de su gloriosa vida y, por último, una de sus hijas más queridas, por las singulares cualidades y dones de naturaleza y gracia con que plugo al Altísimo enriquecerla.

Había nacido la madre Mª Jesús en Madrid, el día 19 de noviembre de 1848, de padre español (de Tortosa), D. Leonardo Alemany, y de madre francesa (de París), Dª Amalia Antonia Pierrot. Habiendo fallecido ésta cuando la niña Isabel apenas contaba cuatro años de edad, tomóla a su cargo la abuela materna, Dª Carlota Gorhay, la cual educó a su nieta tan a lo cristiano y tan esmeradamente, en un colegio de la Corte, que desde la más tierna edad, dio muestras singulares de virtud y de vocación religiosa, revelándose en ella, a la vez, un extraordinario talento y una disposición excelente para las letras. A los siete años, era ya tan encendido el deseo que tenía de ser religiosa, que, escapándose de la casa paterna, echóse a buscar por las calles y plazas de Madrid un convento de monjas, donde poder ingresar, juzgándolo cosa fácil; y fue tal el disgusto que experimentó al ver frustradas sus ansias, que, cayendo enferma de gravedad, no se puso bien, hasta que, pasados algunos años por consejo de los médicos, le dieron permiso sus abuelitos para vestir el santo hábito en el convento de Concepcionistas Franciscanas Descalzas de Aranjuez, de cuya Comunidad era, a la sazón, abadesa la Sierva de Dios Rda. Madre Sor María de los Dolores y Patrocinio. Tenía entonces la Madre María Jesús catorce años de edad, y vistió el hábito, de manos de tan bendita y santa abadesa, el 19 de noviembre de 1862.

Formó parte esta virtuosa madre de la Comunidad que, desde Aranjuez, se trasladará, en el año 1867, a Guadalajara con la Sierva de Dios; y siguiéndole, al año siguiente, en su emigración a Francia, vivió a su lado los nueve años que allí estuviera con sus hijas, sirviéndole de intérprete; pues hablaba el francés a maravilla. Cuando la Sierva de Dios pudo volver a España, a su convento de Guadalajara, se trajo a su “francesilla”, como solía llamarla, y nombróla secretaria suya particular, cargo que desempeñó hasta la muerte de la Sierva de Dios, muy a su gusto y con entera perfección. Otros honores, cargos y oficios tuvo en la Comunidad, incluso el de abadesa, en los cuales dio pruebas claras de su gran virtud y de su extraordinario talento, hasta que la enfermedad de parálisis la imposibilitó enteramente para todo cargo y oficio.

Y fue entonces, cuando quiso Dios que esta ilustre religiosa, impedida para todo lo demás, no lo estuviera para manejar la pluma y trabajar a favor de la causa de Beatificación y Canonización de su bienaventurada Madre, con un celo tal, que no perdonó fatiga, ni desperdició ocasión que pudiera ser útil a tan grande empresa; y a su celo y trabajo se ha de atribuir, en parte, el buen éxito del Proceso Informativo y del de non cultu y escritos de la Sierva de Dios, introducidos ya felizmente en la Sagrada Congregación de Ritos. Gracias a ella también, se han podido agregar a las cartas Postulatorias de los Prelados de España y de otras muchas personas puestas en dignidad y de Corporaciones Religiosas, más de treinta mil firmas, recogidas en España, Bélgica y en varios Estados de América(un verdadero plebiscito) pidiendo la Beatificación de la Sierva de Dios.

Y porque no era bastante todo eso a saciar su fe y su devoción ferviente hacia la que consideraba santa, llamándola así a boca llena en toda ocasión, para con su bendita madre patrocinio, al mismo tiempo que trabajaba a favor del Proceso de su Beatificación, recordando hechos y confrontando fechas, desempolvando escritos y estudiando documentos valiosísimos, preparaba los datos principales para la vida de la Sierva de Dios, que por último dejó escrita al morir, sin editar y aún sin corregir ni ordenar convenientemente, con grande pena de su corazón, aunque muy resignada en la divina voluntad y muy confiada en que sus deseos habían de cumplirse en plazo no lejano, tanto en lo referente a la Beatificación de su santa Madre, como respecto a la publicación de esta su obra póstuma.

¡Con qué fervor y entusiasmo hablaba siempre la Madre Mª Jesús de ambos asuntos! Era tan grande la fe que en las virtudes y santidad de la Sierva de Dios tenía esta su esclarecida hija, que solía repetir con frecuencia: “Mil vidas que tuviera daría yo por confesar y hacer creer a todo el mundo que mi Madre Patrocinio fue una santa de las más grandes del Cristianismo”…

Estaba persuadida la ilustre escritora de la extrema gravedad de su mal y no podía menos de conocer que, poco a poco se le iba haciendo más difícil la vida; sin embargo, creyó siempre que no moriría sin ver empezado, al menos, el proceso Apostólico de la Santa Causa y sin salir a la luz esta “Vida”, el más sagrado y espléndido homenaje y tributo de veneración y cariño que podía ofrecer a su Madre idolatrada. Ambas cosas le preocupaban hondamente.

Y cuando contaba ya con el visto bueno de muchos admiradores insignes de la Sierva de Dios y con la alabanza de bastantes prelados eclesiásticos, con quienes se comunicaba y de cuya “Vida” inédita tenían ya noticia, Dios le exigió el supremo sacrificio de su vida, y ella no titubeó en ofrecérselo al punto, muy conforme y muy gozosa; pues hasta ahí llegaba su caridad para con Dios: “más fuerte que la misma muerte”.

Expirando estaba ya esta ejemplar religiosa y me decía muy tranquila: “muero contenta y conforme con la voluntad de Dios”. Su último suspiro fue precedido de un sí de aceptación de la muerte, por el amor de Jesucristo nuestro Redentor.

¿Qué la importaba a la M. Mª Jesús morir sin terminar su obra y sin haberse empezado el Proceso Apostólico de Beatificación de su bendita Madre, si así lo quería Dios? Por otra parte, era grande su fe y todo lo esperaba de la Bondad divina.

Así vivió y murió esta insigne religiosa, dejándome el encargo, como a Vice-Postulador de la causa de la Rda. Madre Patrocinio, de no abandonar su obra y de cooperar eficazmente a su pronta publicación.

Y éste ha sido el motivo que he tenido, para, no obstante mi inexperiencia, en esta clase de trabajos, y mi ninguna preparación para ellos, secundar los deseos de esta Comunidad de Concepcionistas de Guadalajara, corrigiendo y ordenando los materiales que la Rda. M. María Jesús se dejara acumulados en dos gruesos tomos; y confieso ingenuamente, que todo el mérito que pudiera haber en esta obra es de su piados e insigne autora y nada mío.
Tal vez no falten lectores escrupulosos que exijan mayor número de pruebas en algunos referentes a la defensa de la inocencia de la Sierva de Dios, ni tampoco quienes reclamen mayor perfección en la forma, estilo y pureza de lenguaje que la M. Mª Jesús emplea en esta su obra; téngase en cuenta, no obstante, que todo en ella es fruto de su amor a la Sierva de Dios y que, al escribir su “Vida”, atendió más a lo verdadero que a lo elegante, más a lo devoto que a lo atildado, creyendo al mismo tiempo que, cuando escribía y afirmaba, podía resistir el más riguroso examen de la crítica más severa y que no hacía falta decir más en gloria de su santa protagonista, ni para la edificación de los prójimos, que fueron las dos únicas cosas que se propuso al escribir, en gloria de Dios y de su Madre Inmaculada.

Fr. JUAN JOSÉ FERNÁNDEZ Gª-ONTIVEROS. O.F.M.
Vice-Postulador
Guadalajara 7 de Septiembre de 1923

PROTESTA

Antes de dar principio al pequeñísimo obsequio que mi gratitud y cariño dedica a la memoria y virtudes de mi Reverenda y amadísima Madre Abadesa y Fundadora Sor María de los Dolores y patrocinio, advierto y solemnemente declaro, que cuantas veces se lea en él. O en las copias que lleva de escritos o cartas, las palabras Venerable o Santa, no es mi intento, ni lo fue en los demás, anticiparnos a las declaraciones de nuestra santa madre Iglesia, ni darles otro sentido que el que, humanamente, puede y debe darse a las virtudes que, en grado heroico, se vieron y admiraron siempre en tan amable Madre mía; cuya vida fue un ejemplar de perfección. Así lo confesaron cuantos lo escribieron y así lo declaro y protesto yo, como hija sumisa, amante, fiel, rendida y romana; cuya santa fe y creencias, creo y confieso con todo el corazón, alma y vida; y deseo y espero de la misericordia de Dios y de su Purísima y Santísima madre, creer y confesar hasta el último aliento de mi vida.

Sor María Isabel de Jesús
Esclava del Smo. Sacramento


DEDICATORIA

A la Reina de todo lo criado, Excelsa Emperatriz de los Cielos, Madre de Dios y de los hombres, Inmaculada desde el primer instante de su concepción, patrona Augusta y Celestial Madre de la Orden Seráfica, en sus tres Familias, y para su gloria en los tres títulos misteriosos de su sagrada Imagen del Olvido, Triunfo y Misericordias, dedica y consagra este humilde trabajo, que a la vez pone bajo sus inefables y seguros auspicios, la última de sus hijas.

Sor María Isabel de Jesús. r.c.f.

 

CAPÍTULO I

Ilustre cuna y santo linaje de mi Madre Patrocinio.-  Su nacimiento prodigioso.-  Gracia sobre gracia.-  Primeros albores de perfección.-  La Virgen será su madre.-  Un león misterioso.-  Vocación de monja, perseguida desde el principio.-  Travesuras de mal género de su hermana Ramona.-  La Santísima Virgen Maestra de la niña Dolorcitas a los cuatro años.-  Voto de virginidad de la candidísima niña.-  Apariciones del Niño Jesús a la niña Dolores.-  Guerra del demonio.-  Nuestra Señora de las Misericordias vestida de azul y blanco, mostrándole lo que había de ser.-  Huérfana de padre y coronada de espinas por el Niño Jesús.

Existe en el archivo de este convento de Guadalajara una copia del libro genealógico auténtico que poseía don Juan Antonio de Quiroga, hermano de mi Reverenda Madre Sor María de los Dolores y Patrocinio, y consta en él, claramente, que esta felicísima criatura, portento de la gracia y maestra singular de perfección cristiana, fue hija legítima de D. Diego de Quiroga y Valcárcel, natural de San Vicente Deade, Obispado de Lugo, y de Dª Dolores Capopardo del Castillo, de San Clemente de la Mancha, provincia y diócesis de Cuenca. Fueron sus abuelos paternos D. Fernando de Quiroga y Bussón y Dª Manuela Valcárcel de la Torre, ambos naturales de San Vicente Deade, y maternos D. José Capopardo y Villanueva y Dª Ramona del Castillo y Paños. Por el abuelo materno, era mi venerada Madre Patrocinio descendiente de Santo Tomás de Villanueva, o de Fuenllana, de la provincia de Ciudad Real y bien puede decirse que con la sangre heredó el espíritu del Santo Obispo limosnero; pues, como él, fue en su vida esta Sierva de Dios un verdadero modelo de todas las virtudes, especialmente de la caridad con Dios y con los prójimos. De ella solían decir los primeros directores de su espíritu, que no sabían a donde llegaría su santidad; pues comenzaba por “donde otros habían terminado”.

Raro, o más bien prodigioso, fue el nacimiento de esta mujer privilegiada, de esta candidísima azucena del jardín Seráfico.

Fugitivos de Madrid, por la invasión francesa, y de incógnito, por salvar intereses del Real Palacio que, en razón de su cargo, guardaba D. Diego de Quiroga, huían ambos consortes, los padres de la Sierva de Dios, separadamente para mayor seguridad de sus vidas; y sucedió, que, hallándose Dª Dolores Capopardo encinta, se sintió, al pasar por el pinar de San Clemente de la Mancha, con los dolores del alumbramiento y, sin poderlo evitar, allí mismo dio a luz a esta hermosísima niña; huyendo enseguida, por el temor que embargaba su ánimo, dejándose abandonado entre la nieve a aquel fruto de sus entrañas, pedazo nobilísimo de su corazón. Para quienes conocieron a Dª Dolores no era extraña esta conducta antinatural y cruel; enseguida hemos de ver que, ciertamente, su corazón, más que de madre para con esta hija, fue verdaderamente de hiena. ¡Permisiones de Dios, que en sus divinos planes respecto de sus escogidos, tienen siempre sencilla y fácil explicación! Era el día 27 de Abril de 1811 cuando vino al mundo esta felicísima criatura; y aquí empezaron los prodigios y maravillas de Dios con esta escogida entre millares para esposa suya. Tres días habían transcurrido desde el nacimiento de mi venerada Madre, cuando acertó a pasar por aquel sitio, providencialmente, su mismo padre D. Diego, quien, oyendo con toda claridad que le llamaba una voz infantil y tiernísima con el nombre de padre, sospechó enseguida lo que había ocurrido, y, bajándose del caballo, fuese al sitio donde yacía la recién nacida y, reconociéndola por hija suya, tomó en sus brazos y, acariciándola con ternura imprimió en su frente el primer beso de su amor, aunque irritado sin duda en su interior, por la conducta fiera de su esposa. Cargó enseguida con su rico tesoro y dando gracias a Dios, llegóse con él al pueblo inmediato, llamado Valdeganga, de Cuenca, en cuya iglesia parroquial, de Santo Domingo de Silos, y previamente avisada la abuelita materna de la niña, Dª Ramona del Castillo, para que se hiciese cargo de esta angelical criatura, fue bautizada por el Rdo. P. Francisco Montoro, ex-Vicario general de la orden de San Gerónimo y teniente, en aquél entonces, de la citada parroquia. La tuvo insacrofonte, D. Juan Guerrero, vecino de San Clemente, imponiéndosele los nombres de María Josefa Dolores Anastasia.

Contaba la muy ilustre Dª Ramona, que, cuando llevaron a bautizar a ésta su santa nieta, iba muy adornada con muchos lacitos azules en la gorrita y cintas muy vistosas, de las cuales tiraba el angelito, con admiración de todos; para la abuela, era aquello señal de lo que había de ser la sierva de Dios en orden a las vanidades del mundo. Cuando referíamos este sencillo detalle delante de mi venerada Madre, decía, graciosamente, que “haría aquello porque le gustarían mucho los lazos azules”.

Sabíamos ya las religiosas todas las circunstancias antes descritas del nacimiento y bautizo de la Sierva de Dios, de boca de varios miembros de su familia. Mas, poco antes de morir la venerable, hablando de la casa solariega de sus mayores en San Clemente, en la que se proyectaba de tiempo atrás hacer una refundación de nuestra Reforma, me atreví a preguntar a mi bendita Madre, con la sagacidad y disimulo que pude, que se dignara hacerme una descripción del sitio donde nació su Reverencia; y, sencilla y naturalmente, díjome después de una breve pausa: “Mira, en el Pinar de San Clemente hay una plazoleta grande y redonda de esta forma” y señaló su reverencia con el dedo en una mesa que tenía delante “para escribir” sin árboles ni nada sembrado; en aquella plazoleta nací yo y allí me encontró mi padre. Cerca de la plazoleta hay un camino transversal; por allí pasaba mi padre a caballo, huyendo, cuando oyó una voz que le llamaba; se apeó del caballo, fue donde yo estaba, me cogió en sus brazos y, enternecido por la pena y el gozo, me llevó al pueblo de la Jara, donde me puso en ama, dando aviso a mi abuela Ramona, para que “fuera donde yo estaba”.

Mi alegría, al oír a mi venerada Madre la anterior explicación, fue indecible, y, asegurada, más firmemente que antes lo estuviera, en lo prodigioso de su nacimiento, tuve por cierto yo también lo que era ya creencia de todas las religiosas antiguas, esto es, que desde su nacimiento, tuvo esta bendita virgen ejercicio cabal y perfecto de su inteligencia, por particularísima gracia de Dios.

Aprovechando una tregua en la persecución horrorosa que se había desencadenado contra todo lo que se relacionaba con la familia real, y anhelando asegurar más su libertad y sus vidas, reuniéronse por fin los dos esposos, D. Diego y Dª Dolores, en su casa solariega de San Clemente, llamada de los Quirogas, y allí, gozando de santa paz y del fruto de su matrimonio, que Dios tan prodigiosamente les regalara en mi venerada Madre, dejaron correr los años de la infancia de este ángel, no sin que, desde los primeros momentos de su vida, se notaran el él indicios muy claros de la extraordinaria santidad a que estaba predestinada por Dios Nuestro Señor

Por eso, comenzó a ser ya, desde entonces, la admiración de todos cuantos la veían y contemplaban, y creciendo juntamente en la edad, en la gracia y en la virtud, a imitación del Divino Maestro y Redentor Nuestro Jesucristo, fueron los primeros años de esta niña, un perfecto alborear de la más alta perfección, con todos los dones y gracias sobrenaturales que suelen acompañar a la santidad en los más grandes siervos de Dios.

Desde sus más tiernos años, fue esta hermosa alma favorecida del cielo con admirables revelaciones y visitas del Divino Niño Jesús y su Purísima Madre.

Cuéntase de ella que, a los dos años de edad, con ocasión de llevarla el ama a la Iglesia, en donde se notaba ya que tenía sus delicias, —cual otro San Pascual Bailón—, al pasar por delante de una Imagen de la Virgen Nuestra Señora, alzó sus ojos y sus manitas al cielo y pidió a la celestial Reina que fuese su madre, aceptándolo la Santísima Virgen y asegurándola que sería monja y Madre de muchas monjas. Aseguraba esta bendita mujer —muerta en olor de santidad—, que, notando en esta ocasión algo extraordinario en la niña, la miró y la vio con el rostro tan hermoso y resplandeciente, que más parecía un sol que rostro humano.

Era muy pequeñita aún y guardaba ya su comida para darla a los pobres, los cuales, besando sus manitas, la bendecían, encantados de tan celestial prodigio de hermosura, de inocencia y de virtud. Cierto día, no contenta de guardar para los pobres parte de su comida, ayudada de su hermano Juan, hízose como pudo de un saquito de arroz y lo guardó para dárselo a una ancianita; mas, como después lo descubriera todo su hermano a la abuela Ramona, ésta les reprendió, para evitarles el castigo de la madre, la cual no profesaba a la niña Dolores el cariño propio que era natural y el que correspondía a una hija tan excepcional y virtuosa como esta tierna infanta.

Tengo oído y lo he visto escrito, relatado por testigos de vista, que en la edad tierna de tres o cuatro años, buscando esta angelical niña mayor retiro y soledad que el que tenía en su casa, salióse al campo, y andando hasta un despoblado y solitario desierto, tropezó con una cueva y entrándose en ella, vio un león que estaba echado. El fiero a la vez que noble animal, al ver a la niña, se levantó, como un manso cordero, y se colocó en la parte de fuera de la cueva, como para defender la entrada. Cuando de casa echaron de menos a Dolorcitas, la buscaron por todas partes, llenos de angustia, sin que nadie les diera razón del paradero de la niña Dª Ramona, la providencial abuela de mi Santa Madre, salióse al campo, y caminando a la ventura en busca de su nieta, quiso Dios Nuestro Señor que, a cierta distancia de la población, viera la atribulada anciana que un enorme león venía hacia ella en veloz carrera, por lo cual, aterrada quiso huir, más un vivísimo resplandor que a lo lejos divisara, como un globo de brillante luz, la esperanzó de modo que ya no temió a la fiera y, llevada por sus caricias y halagos, no dudó en seguirla, ansiosa de encontrar el tesoro que hacía tres días andaban buscando: a su amada santita. Junto a la cueva, dio un salto el león y, adelantándose a la anciana, entrose dentro y detrás la abuelita; quien, viendo a la niña de rodillas en oración y extasiada, se llenó de admiración y alabó a Dios, que tan maravilloso se manifestaba en esta escogida criatura. Contó Dolorcitas a su abuela todo lo que le había ocurrido, y vio la feliz matrona cómo la niña halagaba y acariciaba al león, cual si fuera un manso cordero. Enseguida desapareció el león de aquel paraje y jamás, ni antes ni después de este maravilloso suceso, se vio semejante fiera por aquellas tierra. Haciendo ya muchos siglos que en España no se crían leones, no cabe duda que éste que protegiera la vida de mi bendita Madre, en esta ocasión, fue misterioso a todas luces; lo que no debe extrañar en una criatura tan favorecida por Dios con favores extraordinarios de todo género, como iremos viendo en esta historia.

Terminada la guerra de la Independencia y tranquilas ya las cosas públicas, pudo D. Diego de Quiroga volver de nuevo a desempeñar cargos de importancia en el reino, y de hecho, con uno muy importante, fue destinado a Valencia, llevándose a su lado a la familia y por consiguiente a su hija Dolores, que era todo su hechizo y amor. Existía entre D. Diego y Dª Dolores su esposa, cierta rivalidad en el cariño de los hijos, y al paso que él adoraba a su Dolorcitas, por las maravillas y dones del cielo que en ella se manifestaron desde el nacimiento, Dª Dolores, su esposa, había fijado su cariño principal en otra hija de los dos esposos llamada Ramona, siendo éste uno de los motivos principales que hubo en esta madre singular y despiadada para que tratara a nuestra venerable como la trató, según se irá viendo en los años que con ella vivió y en otras circunstancias, después de ser religiosa esta su santa hija.

Entre los dones con que favoreció Dios a esta escogida, uno de los mayores fue sin duda el de la vocación religiosa, la cual se manifestó en ella temprano, que bien puede decirse que nació juntamente con la Sierva de Dios. Todo su recreo en la infancia era hacer conventitos, ayudada de su hermano Juan, y vestir muñequitas de monjas, con traje blanco y capa o manto azul.

Como su hermana Ramona veía el disgusto que a su madre producían estas y otras cosas de Dolorcitas, le daba guerra y la mortificaba atando a veces una cuerda a la garganta de las muñecas monjas, y simulando que las ahorcaba; otras veces las arrojaba al pozo, o al aljibe, para que se ahogasen, y decía al mismo tiempo: “Mira Dolores, mira tus monjitas”. Ella se afligía mucho y recurría a su padre, buscando salvación para sus monjas. Su padre la consolaba cuanto podía, poniendo paz entre las dos hermanas, y por fin extraía del pozo las muñequitas y se las daba a Dolores, quien las estrechaba contra su pecho y las besaba llena de inocencia y candor. Por estas travesuras de mal género de Ramona, tuvo que sufrir no poco esta virtuosa niña, mi amada Madre; pues solía pagar las acusaciones falsas de su hermana con duros golpes, que le propinaba su madre Mª Dolores. La inocente niña todo lo sufría en silencio y con gran resignación, manifestando ya desde tan tierna edad, la grandeza y santidad de su alma pura, tan amada y regalada de Dios.

Cierto día, habían estrenado las dos hermanas unos vestiditos muy lindos, con ramitos estampados en la tela; estaba nuestra inocente niña sentada en una silla, ocupada en hacer una labor que su madre la señalara, cuando, llegando por detrás su traviesa hermana Ramona, con mucho cuidado, para no ser notada, le cortó, uno por uno, todos los ramitos del vestido y fuese enseguida a acusarla a su madre; lo que ocasionó a la Sierva de Dios un fuerte castigo de la señora. Estas y otras aventuras nos contaba después la misma interesada Dª Ramona que solía hacer con su santa hermana cuando era niña, sintiéndolo y llorándolo entonces mucho, como, igualmente, los malos tratos que, con su madre, diera a su hermana Dolores, siendo ésta ya monja, de los cuales hablaremos en su lugar debido.

Al mismo tiempo que esto sucedía con esta niña privilegiada, Dios la regalaba y la consolaba de diferentes modos a cuál más maravillosos. Unas veces se le aparecía en forma de Niño, descalzo y llagado todo, otras precedido de una cruz, o en brazos de la Santísima Virgen. Tendría unos cuatro años de edad, cuando, apareciéndosele la Santísima Virgen, la enseñó a leer, escribir, coser, bordar y otras labores, conforme a su edad, para que su madre, que siempre era muy exigente con Dolorcitas, no la castigara, como solía hacerlo frecuentemente, llevada del ningún cariño que la tenía; permitiéndolo Dios así para acrisolar a esta niña, desde el principio, en los trabajos que habrían de ser su pan cotidiano durante su atribulada y larga vida.

En una de estas apariciones de la Santísima Virgen renovó en sus manos el voto de virginal pureza que, desde los tres años, tenía hecho a Dios, en fuerza del encendidísimo amor que le tenía desde tan temprana edad. Ya hemos advertido que, desde la edad de dos años, se manifestaron en esta felicísima criatura los dones del Espíritu Santo, con otras gracias gratis dadas, y por consiguiente que se hallaba su alma en disposición de practicar los actos más perfectos y heroicos de todas las virtudes. Sábese por sus directores todo esto, como también, que al hacer el voto de virginal pureza en manos de la Santísima Virgen, asistieron al acto Santa Inés, Santa Catalina y otros santos.

Tan llena de los dones sobrenaturales del Cielo y tan capaz y bien dispuesta para la virtud y trato con Dios la encontró, en la edad de seis años, un P. Escolapio que la confesara, que le mandó comulgar; como lo hizo desde aquel día, con la frecuencia que pudo, viéndola arder en vivas llamas de amor a Jesús-Hostia, cada vez que le recibía Sacramentado en su virginal pecho. Tan temprano, todo esto, hizo de su pecho sagrario para Jesús esta candidísima Virgen que, después por toda la vida, había de ser centinela constante del Tabernáculo Augusto y esclava voluntaria del Santísimo Sacramento.

Furioso el demonio con un alma tan favorecida de Dios desde los primeros años, intentó no pocas veces quitar la vida a la angelical niña Dolores; mas, como esto no le era permitido, la atormentaba de mil maneras, apareciéndosele en diversas formas, a cual más horribles, y haciendo en derredor suyo ruidos extraordinarios, apareciéndose a veces el padre de la niña D. Diego, quien, para evitarle semejantes molestias, que él no explicaba, mandola trasladar de habitación junto a la suya, para estar más a su cuidado. Sucedió a veces que, entrando en la habitación de su hija, se la encontró llena de animales dañinos: salamanquesas, lagartos, etc., y al ir a matarlos, desaparecían sin saberse cómo ni por donde.

Diabólico también juzgamos el odio de Dª Dolores para con su bendita inocentísima hija, permitiéndolo Dios en sus altos juicios; y por eso, aunque con repugnancia, no queremos dejar pasar en silencio un caso horripilante que, en diversas ocasiones, hemos oído contar a testigos formales y de excepcionales condiciones de veracidad. En cierta ocasión y siendo bien pequeña esta amante Madre mía Patrocinio, intentó la autora de sus días envenenarla y, al efecto, le dio a comer una tortilla, con la suficiente dosis de veneno para causarle la muerte, lo que efectivamente hubiera sucedido, al no proteger Dios a su escogida de un modo visible y extraordinario. Fue el caso, que, apercibiéndose el intento de la cruel madre un fiel criado de la casa, confidente de D. Diego respecto de su querida hija en estos y otros semejantes percances, dio aviso enseguida a su señor y también a la niña, previniéndola que no comiera la tortilla envenenada. Cuando Dª Dolores presentó la tortilla a su hija, el padre mandó que, inmediatamente y antes de probarla Dolorcitas, se la echasen al gato, lo que se hizo al punto, muriendo el animal al poco tiempo. Desde este día ya no se fiaban de Dª Dolores ni su esposo ni la abuela Dª Ramona, respecto de la perseguida niña. Ella, sin embargo, mostrábase siempre cariñosa, humilde y obediente para con su madre, a la que amaba con todo su corazón.

En cambio, el Cielo seguía manifestándose cada vez más bondadoso y liberal con esta Sierva del Altísimo. En cierta ocasión, se le apareció la Santísima Virgen, como se venera actualmente en nuestro Convento de Guadalajara, bajo el título de Nuestra Señora de las Misericordias y Prelada de la Comunidad, y le dijo, que había de vestir el hábito de su Inmaculada Concepción, en la forma que la celestial Reina le traía vestido y aparece en la Imagen indicada; túnica blanca y manto azul, cubriendo sus pies con las sandalias de la descalcez y ciñendo su cintura el cordón franciscano; añadiendo la divina Señora, que sería mi Venerad Madre, “Madre de muchas hijas”. Después por los años 1856 al 57, viviendo Su Reverencia en Torrelaguna, hizo D. Mariano Beliver la encantadora Imagen aludida, conforme a la explicación que la Sierva de Dios le hiciera, la que fue conforme en un todo a la celestial visión descrita anteriormente. Para que tuviera toda la inspiración que merecía el asunto y que la Venerable ansiaba ver en la Imagen, el piadoso escultor se preparó al hacerla por un novenario de Comuniones y con una novena a la Santísima Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias. La entregó estando ya la Sierva de Dios en Aranjuez, y fue colocada inmediatamente en el coro, en el sitio de la Prelada, como correspondía a la gran Señora, Prelada principal de nuestras Comunidades y Soberana y celestial Reina y Madre de todas y cada una de las religiosas de esta orden de su Concepción sin mancha.

Pocos años habían pasado de ausencia de la Corte para los señores de Quiroga y precisado un día D. Diego a ir a Palacio, el Rey D. Fernando VII le recibió con muestras de cariño tales, que le devolvió el cargo que en un tiempo desempeñara a su lado. Mostróse, además, muy interesante en saber de la familia de D. Diego y quiso verla, especialmente a Dolorcitas, de las que tan excelentes referencias le hacía el buen padre. Así prometió hacerlo el Señor de Qyiroga, mas la muerte atajó sus pasos llevándole al sepulcro, casi repentinamente. Con tal fatal desgracia y recordando Dª Dolores el gran cariño que su difunto esposo profesora a su hija Dolorcitas, procuró ahora amarla como verdadera madre, si bien, por no fiarse la abuelita Dª Ramona, llevóse ésta a la niña consigo para terminar su educación en la forma que había empezado y venía obteniéndose, con el favor divino, condescendiendo con ello Dª Dolores, por de pronto, hasta decidir el nuevo giro que había de dar a los asuntos de su casa y familia.

Estando viviendo con Dª Ramona, salió un día de paseo con ella su santa nieta, y allí mismo, en el paseo, se le apareció el Niño Jesús, como de unos diez años de edad, vestido con túnica morada, destrenzado el cabello rubio y todo Él deleitable y amoroso, como quien es. Traía en las manos dos coronas, una de rosas y otra de espinas, y alargándoselas a la candorosa e inocente niña, le dijo que escogiera entre las dos, cuál de ellas quería y le agradaba más; y, sin titubear, escogió la de espinas, colocándosela al punto en la cabeza. Sucedía esto en un descuido que tuvo la abuela, dejándola sola detrás de ella, y cuando volvió la cabeza y vio a la niña toda absorta y extasiada, se acercó a ella y, esperando que volviera en sí, le preguntó al fin qué le había pasado; la inocente virgen se lo contó y, extrañándose la venerable anciana de que hubiera cogido la corona de espinas, le dijo que por qué escogía más penas; a lo que respondió ella: “Porque éstas son las más agradables a Dios”. Efectivamente, penas, dolores, persecuciones, cruz y calvario tuvo siempre esta Sierva de Dios y, como verdadero retrato de Jesucristo crucificado, habrán de reconocerla las futuras generaciones.

________________________
Vida de la Madre Sor María de los Dolores y Patrocinio publicada en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/sor-patrocinio/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s